PDA

Ver la Versión Completa : Revista pentagrama nº. 3 2010



mikonos
16/06/2010, 09:53
Si lo deseas puedes descargar de forma gratuita la resvista Pentagrama
https://www.rosacruzaurea.org/index.php?option=com_content&view=article&id=366&Itemid=165&lang=es

Cuántas veces no suspiramos, ocupados como estamos en una vida febril: «¡no vivo, soy vivido!» En el primer artículo, ¡el gnóstico Jan Van Rijckenborgh (1898-1968)
nos muestra que somos vividos por eones! Doce concentraciones de fuerzas que aunque provienen del pasado no han desaparecido en absoluto y tampoco quieren desaparecer.
Ellos nos tienen continuamente ocupados. Razón por la que Jan van Ricjkenborgh puso el acento sobre la única posibilidad que tenemos: elevarnos al «decimotercer eón», un campo magnético particular y puro, a saber, como la Pistis Sophia en el evangelio del mismo nombre.
Esto nos conduce al teósofo y gnóstico George Mead (1863-1933) que, entre otras cosas, tradujo el evangelio de la Pistis Sophia. Los tres artículos siguientes son textos del simposio del 28 de noviembre que tuvo lugar en el Centro de Conferencias de Renova con el título: Las Voces del Silencio, dedicado a George Mead, a Mme. Blavatsky y a su libro -una joya- titulado La Voz del Silencio.
Esas alocuciones fueron precedidas por textos de la literatura mundial sobre «el silencio», alguno de los cuales encontrará en este pentagrama.
Así que, tras haber experimentado algo sobre la naturaleza del silencio, el último artículo titulado «Tu Dios - mi Dios», nos conduce a una reflexión, contemplación, en el templo de la Rosacruz. «Lo único nunca será reconocido; sólo podemos deducir su existencia de la multiplicidad. Sin embargo, es más verdad que la multiplicidad». La redacción espera que, partiendo de la multiplicidad de esta edición, podrá percibir ese mensaje: «Esfuérzate, oh alma, en adquirir la verdadera comprensión, gracias a la existencia y aprende a conocer lo esencial de las cosas.Y sabe, oh alma, que no moras en este mundo, que de él tú
no puedes llevarte nada. Comprende el significado del Uno, y abandona la multiplicidad».
Deseamos que esta lectura le inspire.

Índice de artículos
-El particular poder del decimo tercer eón (J. van Rijckenborgh)
-La voz del silencio (16)
-Renova, simposio 2009
-Hermes Trismegistos (18)
-Una vida al servicio de la palabra (20) Sobre la vida y la obra de George Mead
-Eco de la gnosis (26)
-A propósito de «la voz del silencio» (32)
-«tu dios y mi dios» (36) (tratado sobre la unidad y la multiplicidad

mikonos
16/06/2010, 10:11
Cubierta:

La rosa, como consecuencia de su delicada
forma, de su perfume y de su sutil belleza, es
un símbolo particularmente adecuado de la
vida del alma, imposible de formular. En una
leyenda oriental, una rosa blanca es un don
del Altísimo. Su belleza exalta a un ruiseñor
que se posa sobre su tallo. Él canta un himno
sublime pero las espinas le pinchan en la garganta
y la rosa se tiñe de rojo. Finalmente, el
Sol cura la herida y reviste la rosa con reflejos
de oro irisados, color de la perfección absoluta.

abdal-lah
17/06/2010, 13:17
El Teosofismo. Historia de una seudoreligión.

Estracto del Libro de RENÉ GUÉNON

http://win.esonet.org/public/Biblioteca/(Ebook%20-%20Studi%20Tradizionali%20-%20ESP)%20-%20Gu%C3%A9non,%20Ren%C3%A9%20-%20El%20Teosofismo.pdf

<<Las doctrinas, en realidad completamente modernas, que profesa la Sociedad Teosófica, son tan diferentes, bajo casi todos los aspectos, de aquellas a las que se aplica legítimamente el nombre de teosofía, que no se podrían confundir las unas con las otras más que por mala fe o por ignorancia: mala fe en los jefes de la Sociedad; ignorancia en la mayoría de los que los siguen, y también, es menester decirlo, en algunos de sus adversarios, que, insuficientemente informados, cometen el grave error de tomar en serio sus aserciones, y de creer, por ejemplo, que representan a una tradición oriental auténtica, mientras que no hay nada de eso>>.


<<A pesar de todo cuanto se puede decir contra Mme Blavatsky, no obstante no se puede negar que tenía una cierta habilidad, e incluso algún valer intelectual, muy relativo, sin duda, pero que parece faltar totalmente en sus sucesores.

Con éstos, en efecto, el lado doctrinal del teosofismo ha tendido a pasar cada vez más al segundo plano, para hacer sitio a declamaciones sentimentales de la más deplorable banalidad. Lo que no se podría contestar tampoco a la fundadora de la Sociedad Teosófica, es un extraño poder de sugestión, de fascinación en cierto
modo, que ejercía sobre su entorno y que a veces se complacía en subrayar en los términos más descorteses para sus discípulos: «Vea cuan necios son, decía a propósito de Judge, que ayunaba y veía apariciones, y de qué manera los conduzco por la nariz»(1)(1*). Ya hemos visto como, más tarde, juzgaba a Olcott, cuya estupidez, sin embargo, no debía de ser tan «incurable» como la de algunos otros, pero que a veces se comportaba torpemente en las funciones presidenciales que ella le había confiado para poder escudarse detrás de él, y que temblaba ante todos aquellos que, como Franz Hartmann, sabían demasiado acerca de los bajos fondos de la Sociedad.

En el curso de sus confidencias con Solovioff, Mme Blavatsky dice también:

«¿Qué se debe hacer cuando, para gobernar a los hombres, es necesario engañarlos; cuando, para persuadirlos a dejarse conducir adonde una quiere, una debe prometerles y mostrarles juguetes?… Suponga que mis libros y el Theosophist hubieran sido mil veces más interesantes y más serios, ¿cree usted que hubiera tenido el menor éxito en alguna parte, si detrás de todo eso no hubieran estado los “fenómenos”?… ¿Sabe usted que, casi invariablemente,(1) Carta fechada en Nueva York, el 15 de junio de 1877.

(1*) Al final de un artículo aparecido en el "Lotus" de febrero de 1889 (ver a este respecto la p. 89), F.-K. Gaboriau se dirige a Olcott en los siguientes términos:

"Créame, estimado Sr., no me fuerce a recordarle la escena familiar ocurrida el 2 y el 8 de octubre de 1888, en Londres, entre
Vd., Mme. Blavatsky y yo. Ese día, Vd. bajó la cabeza ante la violencia mordaz de esa amazona que doma tanto a los hombres como a los animales. Parece Vd. olvidar que los Adeptos le han
situado a las puertas de la barraca para tocar el tambor y hacer dos o tres cabriolas; no se equivoque y no se pase Vd. de la raya".cuanto más simple y más grosero es un “fenómeno”, mayores posibilidades tiene de triunfar? La inmensa mayoría de los individuos que se consideran y que son considerados como hábiles, son inconcebiblemente necios>>..




Estractos del Libro de RENÉ GUÉNON El Teosofismo. Historia de una seudo religión.

mikonos
20/06/2010, 09:37
No conozco lo que dijo René Guénon en su libro, pero independiente de esto, lo que si puede tener en mis manos y reflexionar sobre ello es su gran obra, muchos escritores y buscadores se apoyaron en ella y inspirados por ella escribieron libros, fundaron movimientos. Lo que si capto es que fue una gran buscadora de la Verdad, y que no lo tuvo fácil, nació en 1831 y murió en 1891, y además mujer, pero apesar de esto se las ingenió para viajar y buscar la Verdad allí donde estuviese. Muhammad creo que dejó un dicho: ir en busca de la Verdad aunque esté en la China. Con sus trabajos hizo tambalearse los valores en los que se apoyaba la humanidad de áquel tiempo, esto no gustó a muchos, pero los hizo reflexionar y replantearse su smodelos de vida.

Escritores y movimientos fueron impulsado y creados a partír de la lectura de sus obras .

La doctrina secreta.
Isis sin velo.
La voz del silencio.
La clave de la Teosofía etc.
Párrafo de la clave de la teosofía:

PREG. Habláis de Teosofía y de Ocultismo; ¿son ambos idénticos?
TEÓS. De ninguna manera. Puede un hombre ser muy buen Teósofo, dentro o fuera
de la Sociedad, sin ser en modo alguno Ocultista. Pero nadie puede ser un verdadero
Ocultista sin ser Teósofo en toda la extensión de la palabra; de otro modo, no es más
que un mago negro, consciente o inconsciente.
PREG. ¿Qué queréis decir?
TEÓS. Ya he dicho que un Teósofo verdadero debe poner en práctica el ideal moral
más elevado; debe esforzarse en reconocer la unidad con la humanidad entera, y
trabajar incesantemente para los demás. Ahora bien; si un Ocultista no lleva esto a
cabo, obrará de un modo egoísta para su beneficio personal; y si ha adquirido mayores
poderes prácticos que los demás hombres, por lo común se convierte, por esto mismo, en
enemigo del mundo y de los que lo rodean, mucho más temible que el simple mortal.
Esto es claro.

Tenemos la posibilidad de leer su obra y opinar sobre ella dfesde nosotros/as.

Un abrazo,

Inma
21/06/2010, 10:35
Salam Alaicum Warahamatulah Warakatuh,


Diario De...........................................Una Intrusa.



Continuara.

abdal-lah
21/06/2010, 15:54
No conozco lo que dijo René Guénon en su libro, pero independiente de esto, lo que si puede tener en mis manos y reflexionar sobre ello es su gran obra, muchos escritores y buscadores se apoyaron en ella y inspirados por ella escribieron libros, fundaron movimientos. Lo que si capto es que fue una gran buscadora de la Verdad, y que no lo tuvo fácil, nació en 1831 y murió en 1891, y además mujer, pero apesar de esto se las ingenió para viajar y buscar la Verdad allí donde estuviese. Muhammad creo que dejó un dicho: ir en busca de la Verdad aunque esté en la China. Con sus trabajos hizo tambalearse los valores en los que se apoyaba la humanidad de áquel tiempo, esto no gustó a muchos, pero los hizo reflexionar y replantearse su smodelos de vida.

Escritores y movimientos fueron impulsado y creados a partír de la lectura de sus obras .

La doctrina secreta.
Isis sin velo.
La voz del silencio.
La clave de la Teosofía etc.
Párrafo de la clave de la teosofía:

PREG. Habláis de Teosofía y de Ocultismo; ¿son ambos idénticos?
TEÓS. De ninguna manera. Puede un hombre ser muy buen Teósofo, dentro o fuera
de la Sociedad, sin ser en modo alguno Ocultista. Pero nadie puede ser un verdadero
Ocultista sin ser Teósofo en toda la extensión de la palabra; de otro modo, no es más
que un mago negro, consciente o inconsciente.
PREG. ¿Qué queréis decir?
TEÓS. Ya he dicho que un Teósofo verdadero debe poner en práctica el ideal moral
más elevado; debe esforzarse en reconocer la unidad con la humanidad entera, y
trabajar incesantemente para los demás. Ahora bien; si un Ocultista no lleva esto a
cabo, obrará de un modo egoísta para su beneficio personal; y si ha adquirido mayores
poderes prácticos que los demás hombres, por lo común se convierte, por esto mismo, en
enemigo del mundo y de los que lo rodean, mucho más temible que el simple mortal.
Esto es claro.

Tenemos la posibilidad de leer su obra y opinar sobre ella dfesde nosotros/as.

Un abrazo,

salam

Lea el libro reseñado de Guenón y luego hablamos.

No es para fastidiarle solo le aportara una información que le puede ser útil.

salam

mikonos
21/06/2010, 21:32
Gracias por tu consejo Abdal-lâh, leeré el libro, siempre es bueno tener otros puntos de vista.

Agradecido,

abdal-lah
01/07/2010, 08:04
Abú-L-Hasan Al-Nuri de Bagdad: Moradas de los corazones. Madrid: Trotta, 1999. ISBN 84-8164-346-7.

- Addas, C: Ibn al-Arabi, la búsqueda del azufre rojo. Murcia: Editorial Regional de Murcia, 1996.

- Al-‘Alāwī, A.: , La fronda de los secretos (tr. Abdurrahman Maanan) MusulmanesAndaluces.org (consultado el 2006-06-02).
o Hikam, Sentencias de sabiduría (tr. y notas de A. Guijarro). Madrid: Mandala, 2004

- Asín Palacios, Miguel: Abenmasarra y su escuela. Orígenes de la filosofía hispanomusulmana. Madrid: Imprenta Ibérica-E. Maestre, 1914; reimp. en Obras escogidas (vol. 1, pág. 1-216). Madrid: CSIC, 1946.

*
o ––––, «El místico Abū l-‘Abbās Ibn al-cArīf de Almería y su Maḥāsin al-maŷālis», en Boletín de la Universidad de Madrid, III (pág. 441-458), 1931; en Obras escogidas I (pág. 219-242), Madrid: CSIC, 1946.
o ––––, El Islam cristianizado: Estudio del sufismo a través de las obras de Abenarabí de Murcia. Madrid: Plutarco, 1931; Madrid: Hiperión (2ª ed.), 1981.
o ––––, «Un precursor hispanomusulmán de San Juan de la Cruz (Ibn cAbbād de Ronda)» (vol. 1, págs. 7-79), en Al-Andalus, 1933; reimpr. en Obras escogidas, I (pág. 243-326), Madrid, 1946.
o ––––, Šādilíes y alumbrados. Madrid: Hiperión, 1990.
o ––––, Tres estudios sobre pensamiento y mística hispanomusulmanes. Madrid: Hiperión, 1992.

- Atār, Farīd al-Dīn (tr. Clara Janés): El Libro de los secretos. Madrid: Alquitara, 1999.

- Austin, R. W. J.: Los sufís de Andalucía, Sirio, Málaga, 1990.

- Beneito, P., Ibn ‘Arabī: Las contemplaciones de los misterios (estudio, ed. crítica del texto árabe, trad. y notas: Col. Ibn ‘Arabi). Murcia (España): Editora Regional de Murcia, 1994; 2.ª ed. revisada, ERM, 1997.

* ––––, Ibn ‘Arabī: El secreto de los nombres de Dios (ed., trad. e intr.). Murcia: Editora Regional de Murcia, 1996, 2ª ed. revisada, ERM, 1997.
* ––––, El lenguaje de las alusiones en el sufismo. Madrid: Trotta, 2005.
* ––––, Mujeres de Luz: la Mística Femenina y lo Femenino en la Mística. Madrid: Trotta, 2001.


- Burckhardt, T., Cartas de un maestro sufí (extractos de las «Rasā’il» de Mulay al-Darqāwī. Palma de Mallorca: Olañeta, 2001.

* ––––, El Hombre universal, Alquitara, Madrid, 2001.
* ––––, Esoterismo islámico, Taurus, Madrid, 1980.

- Cantarino, V (estudio y traducción): Casidas de amor profano y místico (Ibn Zaydun e Ibn Arabi). México: Porrúa, 1977.

- Chittick, W., Mundos imaginales: Ibn al-Arabi y la diversidad de las creencias, Mandala Ediciones, col. Alquitara, Madrid 2003.

- Chodkiewicz, M,.: «El Corán en la obra de Ibn 'Arabī», en Los dos Horizontes, Col. Ibn al-'Arabī, Editora Regional de Murcia, 1992, pp. 131-148.

- Corbin, Henry: El imán oculto. Madrid: Losada, 2005. ISBN 84-96375-12-9.
o Tiempo cíclico y gnosis ismailí. Madrid: Biblioteca Nueva, 2003. ISBN 84-9742-180-9.
o Templo y contemplación. Ensayos sobre el islam iranio. Madrid: Trotta, 2003. ISBN 84-8164-590-7.
o La paradoja del monoteísmo. Madrid: Losada, 2003. ISBN 84-932916-0-9.
o El hombre de luz en el sufismo iranio. Madrid: Siruela, 2000. ISBN 84-7844-519-6.
o Cuerpo espiritual y tierra celeste. Madrid: Siruela, 1996. ISBN 84-7844-281-2.
o Avicena y el relato visionario: estudio sobre el ciclo de los relatos avicenianos. Barcelona: Paidós Ibérica, 1995. ISBN 84-493-0151-3.
o El hombre y su angel. Barcelona: Destino, 1995. ISBN 84-233-2496-6.
o Historia de la filosofía islámica. Madrid: Trotta, 1994 (2.ª edición 2000). ISBN 84-8164-373-4.
o La imaginación creadora en el sufismo de Ibn Arabi. Barcelona: Destino, 1993. ISBN 84-233-2268-8.

- Corriente, F., Poesía estrófica atribuida al místico granadino Aš-Šustarī, estudio, anotación y trad. de F. Corriente, C.S.I.C., Madrid, 1988.

- Darqāwī, Al-‘Arabī.: Cartas de un maestro sufí, tr. Parcial de T. Burkchardt. Palma de Mallorca: Olañeta, 2004.

- Deladrière, R.: –––, Ibn al-‘Arabī: La maravillosa vida de Dū-l-Nūn, el Egipcio, Col. Ibn ‘Arabī. Murcia: Editora Regional de Murcia, 1991.

- Dermenghem, É.: Vida de Mahoma. Barcelona, 1942.

- Epalza, M.: «Los nombres del profeta en la teología musulmana», Miscelánea de Comillas, XXXIII, 1975, n. 63, pp. 149-203.

- Gazālī, Abū Ḥamīd: Confesiones: El salvador del error, trad. española del Munqid e intr. de E. Tornero). Madrid: Alianza, 1989.
o M aqā`id al-falāsifa: las intenciones de los filósofos (trad. M. Alonso). Barcelona: Juan Flors, 1963.

- Guénon, R.: Iniciación y realización espiritual, http://www.euskalnet.net/graal/ sin fecha.

* ––––, Los estados múltiples del ser. Palma de Mallorca: Olañeta, 2001.
* ––––, Simbolismo de la cruz. Palma de Mallorca: Olañeta, 2001.
* ––––, Sobre el esoterismo islámico y el taoísmo. Barcelona: Obelisco, 1983.

- Ibn Arabi: El esplendor de los frutos del viaje. Edición y traducción de: Carlos Varona Narvión. El Árbol del Paraíso. 60. Madrid: Ediciones Siruela, 2008. ISBN 978-84-9841-213-0.
o Las iluminaciones de la Meca: textos escogidos. Madrid: Siruela, 1996 (1.ª edición, 3.ª impresión). ISBN 84-7844-309-6.
o Los engarces de la sabiduría. Madrid: Hiperión, 1991. ISBN 84-7517-332-2.

- Ibn al-‘Arīf, Abū al-‘Abbās.: Mahasin al-machalis, de Ibn al-cArīf, ed. Sirio, Málaga, 1987.

- Ibn ‘Atâ’ Allah al-‘Iskandari.: Sobre el Abandono de sí mismo (traducción del Kitāb at-Tanwīr), tr. Juan José González, Hiperión, 1994, Madrid. o colgado en http://www.webislam.com/?idl=186

- Lings, M.: Un santo sufí del siglo XX. Palma de Mallorca: Olañeta, 2001.

* ––––, ¿Qué es el sufismo?. Madrid: Taurus, 1981.
* ––––, Muhammad: su vida basada en las fuentes más antiguas. Madrid: Hiperión, 1983.

- López-Baralt, L.: Abī l-Ḥasan al-Nūrī de Bagdad: Moradas de los corazones. Madrid: Trotta, 1999.

- Massignon, Louis: Palabra dada. Madrid: Trotta, 2005. ISBN 84-8164-742-X.
o Ciencia de la compasión. Escritos sobre el Islam, el lenguaje místico y la fe abrahámica. Madrid: Trotta, 1999. ISBN 84-8164-255-X.
o La pasión de Hallaj: mártir místico del Islam, Paidos Ibérica: Barcelona, 1999. ISBN 84-493-0804-6.

- Nasr, S. H (ed.).: –, Sufismo vivo: ensayos sobre la dimensión esotérica del Islam, Herder, Barcelona, 1985.

- Pajares, E, Las enseñanzas de Abū Ḥasan al-Ŝadilī según la «Durrat al-asrār» de Ibn al-Ṣabbāg, tesis doctoral inédita, Universidad de Sevilla, 2002.

- Popovic, A. Y Veinstein, G.: Las sendas de Alá, Bellaterra, Barcelona.

- Puerta Vílchez, J. M.: Historia del pensamiento estético árabe. Al-Andalus y la estética árabe clásica. Madrid: Akal, 1997.

- Qayrawānī, Ibn Abī Zayd, Compendio de derecho islámico (Risāla fī l-fiqh) (intr. y trad. de Jesús Riosalido). Madrid: Trotta, 1993.

- al-Qurṭubī, Compendio del tafsir del Corán, tr. Zakarya Maza, CDAD. Musulmana de España mezquita al-Taqwa, 2005 (tomos I, II y X).

- Ramón Guerrero, R.: Contribución a la historia de la filosofía árabe: Alma e intelecto como problemas fundamentales de la misma. Madrid: Ed. de la Universidad Complutense, 1981.
o ––––, El pensamiento filosófico árabe, prólogo de S. Gómez Nogales. Madrid: Cincel, 1985.

- Rubio, L.: El ocasionalismo de los teólogos especulativos del Islam, El Escorial, 1987.

- Schimmel, Annemarie: Las dimensiones místicas del Islám. Madrid: Trotta, 2002. ISBN 84-8164-486-2.

-Sihâboddin Yahya Sohravardî: El encuentro con el ángel. Tres relatos visionarios comentados y anotados por Henry Corbin. Madrid: Trotta, 2002. ISBN 84-8164-526-5.

- Sulamī, ‘Abd al-Raḥmān.: Futuwah: Tratado de caballería sufí, versión española de A. López Ruiz, Paidos Orientalia, Barcelona, 1991.

* ––––, La lucidez implacable, Risāla al-Malāmatiyya, tr. Deladrière, Obelisco, 2003, Barcelona.
* ––––, Las enfermedades el alma. Palma de Mallorca: Olañeta, 2003.

- Toshihiko Izutsu: Sufismo y taoísmo: Ibn Arabi (volumen 1). Madrid: Siruela, 1997 (2.ª edición 2004). ISBN 84-7844-342-8.

- Ŷāmī, ‘Abd ar-Rahmān, Los hálitos de la intimidad (extractos del Nafahāt al-Uns), tr. Jordi Quingles). Palma de Mallorca: Ediciones de la Tradición Unánime, ed. José J. de Olañeta, 1987.