PDA

Ver la Versión Completa : Masacre en Nigeria



Loyda
11/03/2010, 05:44
Masacre en Nigeria: más de 500 cristianos asesinados a machetazos



JOS, 08/03/2010 (Efe, RD/)

La violencia religiosa en la ciudad de Jos, en el norte de Nigeria, se ha saldado con más de 500 muertos. Durante todo el fin de semana, los ataques de musulmanes de la etnia fulani contra los pastores y fieles cristianos de esta región han despertado los peores fantasmas del país. La cifra de víctimas es difícil de decir con exactitud.


La masacre tuvo lugar a menos de dos kilómetros de la residencia del gobernador del estado de Plateau, Jonah Jang. Los periodistas que han visitado la zona afirman haber visto cientos de cadáveres en las calles de las localidades atacadas por los fulani, en su mayoría de mujeres y niños. Pastores musulmanes de la etnia fulani, armados con revólveres, fusiles, metralletas y machetes, asaltaron las viviendas de las localidades de Dogo Na Hauwa, Ratsat y Jeji durante el pasado fin de semana matando a todos los que encontraban en ellas, principalmente mujeres y niños.

Un residente dijo a la agencia Reuters que los atacantes entraron en Dogo Nahawa con armas de fuego. "Empezaron a disparar al aire para sacar a la gente de sus casas y una vez fuera los iban cortando con los machetes". Jos se encuentra a caballo entre el norte, mayoritariamente musulmán, y las regiones cristianas del sur.

El Gobierno de Plateau ha anunciado un funeral colectivo de las víctimas, mientras que el presidente interino de Nigeria, Goodluck Jonathan, se ha reunido con las agencias de seguridad del estado y ha afirmado que sus efectivos se encuentran en alerta roja.

EL EJÉRCITO EN LA ZONA
"Aunque es demasiado pronto para afirmar por qué se ha reavivado la violencia, queremos informar a los nigerianos de que las fuerzas de seguridad tratan de controlar la situación", declaró a través de un comunicado el portavoz de Jonathan, Ima Niboro.

La matanza se produjo a pesar de que estaba impuesto un toque de queda en la zona desde las 6 de la tarde hasta las 6 de la mañana después de la violencia del pasado enero en Jos.

El Foro Cristiano de Consulta de Ancianos del Estado de Plateau ha acusado a los militares de la zona de haber sido cómplices de esta última matanza: "Avisamos a los militares de lo que estaba sucediendo, pero tardaron dos horas en reaccionar, cuando los musulmanes se habían ido".

"Queremos que los soldados expliquen los motivos de esta tardanza intencionada que consideramos arte del plan, y queremos que el Estado de Plateau sepa que ya no confiamos en el ejército de Nigeria ni en las agencias de seguridad, porque están en contra de los cristianos", afirmó la organización a través de un comunicado.

LAS CAUSAS
Se cree que el motivo de los enfrentamientos de la zona es la lucha por la explotación de terrenos de cultivo entre los cristianos y los animistas de una parte, y los pastores musulmanes fulani por otra. Se habla también de que fue la respuesta de los líderes musulmanes a los enfrentamientos religiosos de la zona del pasado enero que dejaron 326 muertos, lo que ellos consideraron como una acción organizada para asesinar musulmanes.

Mientras que la policía ha arrestado a 22 sospechosos, el líder espiritual de Jos, Gbong Gwom, que ha visitado el lugar de los hechos, ha declarado que "la situación es triste, inaceptable e inhumana".

Los conflictos que tienen como protagonistas a cristianos y musulmanes en Nigeria se han cobrado la vida de más de 12.000 personas desde 1999, cuando se implantó la "sharia", o ley islámica, en doce estados norteños del país.

Fuente: Efe, RD.

abdal-lah
11/03/2010, 11:06
Salam Loyda:



Tristes acontecimientos en ese país.

Pero si empezamos a poner la religión de los que cometen esos crímenes vamos mal.

Porque nosotros también podemos poner delate y “constantemente”, “machaconamente” en cualquier noticia de fechorías el termino “cristiano”.

Como por ejemplo, militares cristianos y paramilitares especialistas en la guerra sucia asesinan a 200 civiles musulmanes en Irak etc., etc.

O tropas de cristianos asesinan en Afganistán a civiles musulmanes. Etc

O cristianos violan y abusan a presos musulmanes en Irak

O asesinos paramilitares cristianos ortodoxos matan en Bosnia-Herzegovina a 7000 civiles musulmanes delante de las narices de soldados cristianos protestantes holandeses de las fuerzas de pacificación de la ONU

O hordas de creyentes hinduistas asesinan a la población musulmana en India, el gobierno formado en su mayoría por hinduistas no hacen nada para evitarlo, etc.

O decir, el presidente cristiano del ejecutivo francés ha cometido tal o cual fechoría.

O judíos masacran a los musulmanes palestinos. Etc.

Si empezamos a poner la religión de los que violan la (su propia) religión con sus fechorías y actos criminales vamos muy mal, esto se puede convertir en el concurso de haber que religión es más asesina.


Espero que recapacites sobre la intención de colgar esos repugnates cortes de prensa mal intencionadas o informaciones pendenciosas. Y me refiero a que no niego que sucedan esas cosas sino cómo lo explican los medios de (des) información de masas (cristianas :cool:).

salam

Badr
11/03/2010, 11:54
Concuerdo completamente con lo dicho por Abdallah.

Aparte de la dificultad de saber exactamente de qué va la cosa de dónde arranca y por qué y si pasa exactamente también lo que dicen, poniendo así las cosas no se sabe qué es lo que se pretendende. Si se trata de lanzar todavía a más cristianos contra más musulmanes o qué.

Si algo es injusto es injusto independientemente de la identidad de quien lo hace o lo sufre.

Por otra parte, anda que no se arma revuelo si aquí alguien dice los judíos matan a los palestinos... Sin embargo cuando al que se pinta como malo es al musulmán parece hasta meritorio.


Salaam

hussein
11/03/2010, 11:59
Assalamu aleikum wa Rahmatullahi wa Barakatu

Es muy cierto lo que dices Abdal-lâh, porque siempre se pone el Islam delante de lo malo que hagan ciudadanos o los gobiernos de los paises de mayoría musulmana, como si eso emanase directamente del propio Islam, y así lo mezclan todo y confuden más a la gente.

Yo creo que todo eso no puede ser obra del azar, es decir yo creo que hay una voluntad difamadora del Islam detrás de eso.

Ahora reconozco que si me dicen que de pruebas de eso, no las puedo dar, pero es mi intuición.

Barakallahu fik

abdal-lah
11/03/2010, 12:47
Salam Badr y Hussein.

Cierto depende que quién asesina es una noticia o otra. Lo de esos chulos fascistas es lo más claro.

Si Hussein no es casualidad, todo se hace para "construir un enemigo", puesto que para construir una identidad estos utilizan o crean a un enemigo que los cohesiones.

Introducción

"Al unir mi nombre a una idea o a una cosa cualquiera 'lo mismo para defenderla que para combatirla, igual da', la distingo y le rindo un verdadero homenaje".
F. Nietzsche.

Después de largos años desentrañando el discurso cristiano (y cuestionándolo con frases como: "la moral cristiana "la peor forma de la mentira voluntaria" ha corrompido a la humanidad") Nietzsche escribe en Ecce Homo:

"Si peleo contra el cristianismo, es precisamente porque nunca me ha molestado. Los cristianos serios, formales, han estado siempre bien dispuestos a favor mío".

Para Nietzsche su ataque a la cristiandad era "una prueba de bondad", una manera de atender al otro, al enemigo. ¿Podía Nietzsche reconocer su propia imagen invertida en su enemigo? Por momentos así lo parece.


El enemigo: imagen de sí

Tal reconocimiento de la propia imagen en el enemigo es poco común en la historia de la humanidad, no obstante que, desde hace siglos, una multitud de pensadores ha apuntado en ese sentido.
E. A. Poe, por ejemplo, en su cuento titulado William Wilson nos muestra de manera tangible como se construye al enemigo a partir de la propia imagen.

Y lo hace de manera directa. En el cuento de Poe, el intruso, ese que poco a poco se apropió de los amigos y espacios de William Wilson, no era otro que un homónimo: William Wilson. Su enemigo era un otro especular, era él mismo en el otro. Y ese enemigo se hacía cada vez más insoportable. Al final del cuento, William Wilson se enfrenta a William Wilson en un duelo a muerte.

Y, al clavarle la espada vengadora, que en principio lo liberaría de tan funesta presencia, se encuentra con el hecho de que, al atravesarle el vientre, moría él en el mismo movimiento. Su acto asesino, por estar dirigido a un otro especular, no podía ser sino suicida.

Por otra parte, Hume, en su Tratado de la naturaleza humana, muestra otra función del enemigo: la de constructor de la identidad nacional. En la obra antes citada indica que el gobierno surge a partir de la guerra, que es a causa de la guerra que hubo necesidad de constituir a las naciones.

Para Hume la identidad nacional se construye a consecuencia del embate del otro, es decir, que una nación es lo que es sólo gracias al ataque que un semejante le presenta.

En la construcción del Yo no es diferente, es el enemigo, el oponente, el otro (el padre para el adolescente), el que me hace consciente de ser lo que soy, de mis aptitudes y límites. El Yo (moi) het/erógeno de Lacan no está muy alejado de la perspectiva de Hume.

Tales cualidades del enemigo, sin embargo, son habitualmente olvidadas; generalmente no se reconoce al enemigo como una presentación de uno mismo y, a consecuencia de ello, se lucha despiadadamente contra él, se le veja, se le degrada e, incluso, aniquila.

Tal frèrocité social era conceptuada por Freud con su noción del narcicismo de la pequeña diferencia:

"De acuerdo con el testimonio del psicoanálisis, casi toda relación afectiva íntima y prolongada entre dos personas "matrimonio, amistad, relaciones entre padres e hijos" contiene un sedimento de sentimientos de desautorización y de hostilidad que sólo en virtud de la represión no es percibido.

Está menos encubierto en las cofradías, donde cada miembro disputa con los otros y cada subordinado murmura de su superior. Y esto mismo acontece cuando los hombres se reúnen en unidades mayores. Toda vez que dos familias se alían por matrimonio, cada una se juzga la mejor o la más aristocrática, a expensas de la otra.

Dos ciudades vecinas tratarán de perjudicarse mutuamente en la competencia; todo pequeño cantón desprecia a los demás. Pueblos emparentados se repelen, los alemanes del Sur no soportan a los del Norte, los ingleses abominan de los escoceses, los españoles desdeñan a los portugueses.".

Es tan difícil el reconocimiento de que el enemigo se encuentra constituido a partir de los recortes de la propia imagen que, en múltiples casos, la única posibilidad de terminar con la lucha fratricida es mediante el establecimiento de una nueva guerra en la cual los oponentes iniciales se unen contra un enemigo común, viviendo, por ello, una guerra interminable.

de Luis Tamayo. Fundador de Simbyosi, inteligencia colaborativa. Investigación horizontal. integración del consumidor de valor, en la creación y desarrollo de los procesos de marketing. Investigación de exploración y desarrollo


salam

abdal-lah
11/03/2010, 13:30
La imagen del Islam en la prensa


El problema de la imagen deformada que existe del Islam en los medios de comunicación no es nueva. Ya en los años cincuenta el escritor Paul Balta destacaba que la representación de los árabes en los mass media se definía en cuatro roles: el terrorista, el trabajador inmigrante poco cualificado e inculto, el emir rico del Golfo, y el integrista fanático.

Hoy los musulmanes todavía están más expuestos a estas identidades debido a que se han convertido en los adversarios del llamado mundo “occidental” (obviando así que existe un Islam europeo o americano).

Según el estudioso Rafael Mirallesy su teoría del Enemigo en el Espejo, las potencias necesitan tener un enemigo común y palpable para dar legitimidad a sus valores. Una vez acabada la Guerra Fría, este rival dejó de ser el comunismo para pasar a centrarse en el Islam. La existencia de fanáticos religiosos alimenta la animadversión hacia esta religión, y los medios de comunicación suelen seguir este juego y pocas veces se centran en informaciones que puedan escocer o que ellos creen que no interesan a la opinión pública.

Los medios tienden a crear de esta manera falsas identidades (mediáticas) que ayudan a esta clasificación entre “buenos” y “malos”, gracias a aspectos culturales, religiosos o sociales. Estas identidades tienen un visibilidad pública y son identificadas como políticamente correctas, ajustándose así a una estructura de oportunidad mediática.

De este modo se trata la información como si de una fábrica a lo cadena de montaje se tratara: así de fácil, con sus productos etiquetados (identidades), y aquellos que se salen del molde van directamente al cubo de la basura (no tienen representación en la esfera pública).

Mediante la elaboración de una muestra de noticias con respecto al Islam en la prensa escrita española antes y después del 11-M se ha llegado a la conclusión de que los estereotipos más utilizados son “terrorista” y “fanático”.

Sus efectos en la opinión pública son claros: según un estudio de la empresa de estudios sociales y de opinión Metroscopia en junio de 2006, un 83 por ciento de los españoles percibía una relación directa entre ser musulmán y fanático. Según el barómetro de opinión pública del Real Instituto Elcano de 2004 sobre terrorismo islámico y fanatismo religioso, un 56 por ciento de los encuestados calificaba a cualquier persona que practicara el Islam como “violenta”. Son interesantes también las encuestas que aparecen en un informe de la empresa Gallup en 2008 y donde se expone que el 68 por ciento de los españoles considera que una mayor interacción entre Islam y “Occidente” sería una amenaza.

Estas relaciones conceptuales que hegemonizan y simplifican ayudan al periodista convencional en su labor de alimentar a un público consumidor que engulle una información poco pulida, que acaba por indigestarle. Las relaciones simplificadas provienen de la creación de un universo simbólico por parte de los medios, en el que se folclorizan ciertos términos. Como declara la catedrática de Historia Contemporánea de la Universitat de Barcelona, Mary Nash, “fabricar una identidad colectiva del otro desde estrategias discursivas de simplificación y de homogeneización facilita el asentamiento de estereotipos y una construcción simbólica de jerarquización cultural y social”.

Esta jerarquización tiene su máxima expresión en la creación de un “nosotros” y un “ellos”. Los medios de comunicación prefieren apostar por la dicotomía antes que por la igualdad para ensalzar el conflicto .

Desgraciadamente el mundo musulmán sólo ha empezado a importar en España a partir de principios de esta década por lo que son casi inexistentes estudio anteriores con los que poder realizar comparativas y obtener análisis de la evolución de la opinión pública española con respecto a este tema.

Lo que sí está claro es que existe una relación directa entre la opinión pública y la publicada.

A menudo las palabras “musulmán y “fundamentalista” van de la mano en la prensa como si fueran inseparables (“ofensiva de los fundamentalistas islámicos”, “los grupos fundamentalistas islámicos criticaron la elección”, son algunas de las frases publicadas), aunque en realidad aluden a realidades y fenómenos diferentes.

Es más, la expresión tiene realmente su origen en el cristianismo, lo que nos debería hacer reflexionar sobre la asimilación eurocentrista de los conceptos. El profesor de la universidad de Georgetown, John L. Espósito, establece que este término implica una amenaza monolítica que no existe y propone “resurgimiento islámico”, o “activismo islámico” como alternativas semánticas.

Si seguimos analizando los términos en la prensa es obligado hacer hincapié en yihad. Los medios de comunicación occidentales generalizan el término y además lo traducen como “guerra santa”, adaptando a un código cristiano occidental conceptos del Islam que poco ayudan a entender este tipo de movimientos. De hecho, el concepto medieval de guerra santa se traduce en árabe como al-harb al-muqaddasah, que no aparece en el Corán ni en los textos de los teólogos musulmanes.

Por tanto, la guerra nunca es “santa” en el Islam, tal y como apunta el investigador Khaled Abou-el-Fadl. Visto que muchos términos son asimilados de forma errónea y ayudan a crear falsas identidades, algunas asociaciones de periodistas como la de Indianápolis intentan paliar este hecho.

Desde el 2002 aparece en sus principios generales que se tiene que abolir la utilización de este tipo de términos si no se está seguro del significado preciso, que en el caso de yihad significa realmente “esforzarse por ser un buen musulmán”. En España todavía no se ha llegado a este tipo de consensos, pero sería muy interesante para la salud de nuestra prensa.

Los medios de comunicación prefieren apostar por la dicotomía antes que por la igualdad para ensalzar el conflicto, ya que de este modo las noticias surgen de manera espontánea y son más fácilmente asimilables por el público.

El hecho de que se produzca esta separación implica un sentimiento de superioridad por parte de Occidente, y en parte estrategia política (por ejemplo identidad cultural de la Unión Europea frente a Oriente).

Existe un consenso invisible en torno, no sólo a la imagen que el Islam tiene en “Occidente”, sino a la imagen de “Occidente” en el Islam, como una cultura hostil hacia los primeros.

De todos modos en este artículo se caería en una reducción simplificada si dejáramos esta idea sin explicar: no tiene sentido hablar de “Occidente” e Islam como dos elementos diferentes, ya que se obvia que la comunidad musulmana forma parte de la cultura occidental.

seguiremos........

abdal-lah
11/03/2010, 13:31
El comienzo de la satanización del Islam

Muchos pensarán que el inicio de la satanización del Islam en los medios surge a partir del 11 de septiembre de 2001.
Es cierto que a nadie se le escapa que esto supuso un punto de inflexión y prácticamente el nacimiento del s. XXI, pero la profesora de la Universitat Autonoma de Barcelona, Moualhi Djaouida, indica algo insólito: la asociación entre musulmán y fanatismo comienza con los ataques de la Iglesia a Mahoma entre los siglos XII y XVIII y prosigue como arma ideológica en el s. XIX con la colonización de los países árabes y musulmanes por parte de “Occidente”.

Autores como Edward Said no se van tan lejos, ya que consideran que la Revolución Iraní de 1979 fue el verdadero punto de partida de la mala imagen que existe del Islam en los medios.

En sus propias palabras: “debido a los tintes trágicos y negativos de la experiencia iraní, los medios de comunicación de Estados Unidos procedieron a analizar tanto la religión islámica como el mundo árabe con un tipo de visión tendenciosa y desinformada que, entonces y ahora, sigue sin tener parangón en el resto del planeta”.

El Islam, en general, se muestra como incompatible con el modo de vida occidental y la democracia. La Revo- *Beatriz Cabrera es periodista. pero va más allá, se trata de una declaración de guerra del Islam radical a la cultura judeocristiana”.

La declaración de guerra y el Islam como enemigo es una constante en el documental, donde curiosamente se refleja la demonización de “Occidente”.

Hasta ahora se ha hablado del caso contrario, pero es interesante saber que no sólo hay personas en Europa y EE UU que tienen al Islam como enemigo, sino que grupúsculos de países árabes también están interesados en tener a “Occidente” como enemigo para manipular a las masas.


Intento de cambio

Hay instituciones que luchan contra este tratamiento injusto que se da por parte de los medios de comunicación a los musulmanes. Un ejemplo son las labores de la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI). Ya en el año 2006 realizaba una recomendación en la que alentaba a las autoridades españolas a recalcar a los medios la necesidad de evitar crear una atmósfera de hostilidad y rechazo hacia miembros de grupos minoritarios, incluidos expresamente los musulmanes.

Pero eso no es todo, ya que Internet ha abierto la puerta a la creación de nuevos medios que luchan para dar a conocer la verdadera cara de esta religión. Un ejemplo es Webislam, que es un soplo de aire fresco con respecto a los medios masivos. Aun así, lo ideal sería que los mass media se guiasen más por sus códigos deontológicos, o por lo menos que los revisaran debido a la importancia que tiene la convivencia intercultural para evitar que se produzcan conflictos en la sociedad.

Tal y como dijo Rafael Miralles: “El periodista no puede limitarse a reproducir el discurso dominante que hemos venido denunciando: tiene que evitar el recurso a los tópicos de siempre y favorecer una mejor comprensión de las realidades complejas que hoy están presentes en las sociedades arabomusulmanas”.

La revolución iraní de 1979 dio muestras de que podía existir un Islam político en el mundo, así que se empezó a convertir en un problema para “Occidente”, que veía cómo su hegemonía estratégica en Oriente Medio, vestigio de su época colonizadora, podía menguar (y de hecho así ha sido).

Los medios de comunicación han amparado las políticas exteriores de los países “occidentales”, a las que les interesa una visión negativa del Islam.

Hace dos años apareció un documental llamado Obsession, Radical Islam’s war against the West. A pesar de que al principio de la película advierten claramente de que la mayor parte de los musulmanes son pacíficos, hay un continuo desgaste a esta religión, ya que se fusionan imágenes de yihadistas con personas rezando.

En un informe de la empresa Gallup en 2008 se expone que el 68 por ciento de los españoles considera que una mayor interacción entre Islam y ‘Occidente’ sería una amenaza . En un momento dado un mapa que poco a poco se va llenando de cruces rojas, simbolizando cómo, atentado tras atentado, los musulmanes intentan invadir todas las naciones. Lo más interesante es cómo relacionan el discurso de los radicales con el del nazismo, de hecho la mayor parte del film está basado en imágenes comparativas de Hitler y el Gran Mufti, adeptos yihadistas y nazis con el brazo derecho en alto... La voz más reconocida (además, claro está, de Daniel Pipes) es Nonnie Darwish, hija del mártir Shahid que ofrece una visión de la yihad como la menor (guerra contra los infieles, a diferencia de la yihad mayor, que es la lucha interna por superar las tentaciones). Nonnie realiza esta declaración: “Alguna gente se piensa que se trata de un choque de civilizaciones [en alusión a Huntington],pero va más allá, se trata de una declaración de guerra del Islam radical a la cultura judeocristiana”.

La declaración de guerra y el Islam como enemigo es una constante en el documental, donde curiosamente se refleja la demonización de “Occidente”.

Hasta ahora se ha hablado del caso contrario, pero es interesante saber que no sólo hay personas en Europa y EEUU que tienen al Islam como enemigo, sino que grupúsculos de países árabes también están interesados en tener a “Occidente” como enemigo para manipular a las masas. Tal y como dijo Rafael Miralles: “EL periodista no puede limitarse a reproducir el discurso dominante que hemos venido denunciando: tiene que evitar el recurso a los tópicos de siempre y favorecer una mejor comprensión de las realidades complejas que hoy están presentes en las sociedades arabomusulmanas”

Beatriz Cabrera

http://lacomunidad.elpais.com/la-abadia-de-theleme/2010/1/11/la-imagen-del-islam-la-prensa-occidental-

maria
13/03/2010, 09:57
http://foro.webislam.com/showthread.php?t=5104

maria
13/03/2010, 10:00
Autor: Redacción Mundo. DPA, AFP - Fuente: elcomercio.com

La violencia entre cristianos y musulmanes despierta una y otra vez de forma abrupta a Nigeria de un sueño engañoso sobre la armonía entre ambos grupos religiosos, que representan cada uno al 50% de la población.

El último enfrentamiento violento se produjo el pasado fin de semana en Jos, capital del estado de Plateau y localidades aledañas. Y dejó más de 500 muertos, a machetazos y quemados, de la etnia cristiana berom, la mayoría de ellos mujeres y niños.

En enero tuvo lugar otro enfrentamiento que produjo más de 300 víctimas musulmanas en la misma zona. El motivo entonces fue una nimiedad. Se trataba de una disputa por la reconstrucción de una casa destruida en 2008 en otros enfrentamientos religiosos.

Hace algunas semanas la intervención de tropas del gobierno estacionadas en la región impidió nuevos combates, después de que un grupo de jóvenes cristianos atacara una marcha fúnebre. Los musulmanes querían enterrar a un niño en un cementerio reclamado por ambos bandos religiosos. Con cada nuevo ataque el odio crece aún más.
Las causas reales del conflicto suelen ser el éxito económico del otro, la competencia por el acceso al agua o los territorios fértiles para la agricultura y el ganado.

Plateau está en el límite entre los territorios del sur, de mayoría cristiana, y el norte musulmán. Ambos grupos religiosos cuentan con una representación más o menos similar en ese estado. Los Fulani Hausa, originarios del propio Jos, se sienten presionados por la llegada de los cristianos.

Debido a las proporciones étnicas de su población, Nigeria intenta cuidar puntillosamente de un equilibrio de fuerzas, para que ningún grupo pueda dominar al otro. En la jefatura de Estado, por ejemplo, se alternan el poder un cristiano y un musulmán.

Un año antes de las elecciones presidenciales, ese equilibrio empieza a desplomarse. Debido a una larga enfermedad del verdadero presidente, el musulmán Umaru Yar'Adua, el cristiano Jonathan ocupa, como su “segundo”, el cargo desde hace algunas semanas. Sobre todo los líderes musulmanes del norte observan la situación con desconfianza y advierten contra un posible dominio de los cristianos.

Para analistas, las rivalidades étnicas seculares, conflictos ligados a la tierra y frustraciones políticas son causas de la violencia en Plateau, y sostienen que los factores religiosos son secundarios.

Los berom constituyen uno de los principales grupos étnicos de Plateau, pero en los últimos años los ganaderos musulmanes del norte emigraron hacia esa región. Esos movimientos de población provocaron conflictos ligados a la tierra, particularmente fértil en esa región. “Es un conflicto entre locales y nómadas que tiene una coloración religiosa”, afirma Tajudeen Akanji, director del Centro para la Paz y la Solución de los Conflictos de la Universidad de Ibadan, de Nigeria.

El arzobispo católico de Abuja, capital de Nigeria, monseñor John Onaiyekan, dijo: “No se matan a causa de la religión sino por reivindicaciones sociales, económicas, tribales, culturales...”.

Un diputado del estado de Plateau destacó las frustraciones de la comunidad cristiana. “En cada elección ganan los hausas (etnia musulmana), para los nativos de la región es más difícil”. Ninguno de los administradores regionales pertenece a la etnia berom, señala. “Existe un sentimiento de injusticia”, en los berom, que temen ser dominados por los hausas y los fulanis, expresa Akanji, de la Universidad de Ibadan.

Las cifras sobre la población cristiana y musulmana son controvertidas. Debido a cuestiones políticas, desde 1963 no se han incluido preguntas sobre religión en ningún censo. Los resultados del censo de 1963 han sido ampliamente disputados. Tanto los musulmanes como los cristianos afirman ser la mayoría.

En 2007 Nigeria contaba con 135 millones de habitantes, siendo el país más poblado de África.

96 detenidos tras la masacre

Las fuerzas policiales y militares detuvieron a 96 hombres del clan musulmán Fulani Hausa, presuntos autores de la masacre. 19 de ellos llevaban machetes y cuchillos. En sus primeras declaraciones, los detenidos dijeron que se encontraban en una “misión de venganza”. El presidente Goodluck Jonathan destituyó a su asesor de seguridad como consecuencia de la matanza.

Mientras, varios cientos de víctimas fueron sepultadas, el lunes, en fosas comunes. Muchas de ellas eran niños pequeños y mujeres que fueron asesinadas con machetes. No hay ni siquiera ataúdes para la mayoría de las víctimas. “Hemos perdido a toda una futura generación”, denunció Da Philip Jang Kim, alcalde de una de las comunidades afectadas.

En los pueblos atacados se estacionan soldados para evitar nuevos enfrentamientos.

El grupo de DD.HH. Human Rights Watch (HRW) instó a Nigeria a procesar a los responsables de la masacre y poner fin a un ciclo de impunidad. “Este tipo de violencia terrible ha dejado miles de muertos en la última década, pero nadie ha sido sancionado”, dijo Corinne Dufka.