PDA

Ver la Versión Completa : Terremoto en Chile



JamilaNoor
27/02/2010, 20:12
As salamu aleykum hermanos:
Hemos despertado con la triste noticia de los daños causados la
madrugada de hoy en Chile debido al terremoto.
rogamos a ALLAH clemencia y misericordia para los hermanos chilenos en General y en espeial con los hermanos musulmanes que viven alla.
La comunidad islamica de Chile es una de las más grandes en América Latina, compuesta principalmente por hermanos palestinos.
Jorge, esperamos que junto con tu familia estén bien en Argentina.

Jorge Aldao
27/02/2010, 23:11
As salamu aleykum hermanos:
Hemos despertado con la triste noticia de los daños causados la
madrugada de hoy en Chile debido al terremoto.
rogamos a ALLAH clemencia y misericordia para los hermanos chilenos en General y en espeial con los hermanos musulmanes que viven alla.
La comunidad islamica de Chile es una de las más grandes en América Latina, compuesta principalmente por hermanos palestinos.
Jorge, esperamos que junto con tu familia estén bien en Argentina.

Jamila... Salam...
Gracias por preocuparte.... Vivo en Ushuaia que es zona sísmica 4, es decir zona peligrosa.
Todos los días hay microsismos que la gente ni nota y allá por los años cuarenta hubo un terremoto creo que de grado 5 0 6 que no provocó daños porque eran, en ese entonces, casas bajas,en su mayoría de madera.
Pero, pese a eso, en el patio del Colegio Don Bosco que se encuentra al lado de la Iglesia, cedió todo el terreno del patio unos 25 cm que obligaron a fabricar un escalón donde antes estaba todo plano.
Y hubo algunas grietas en la iglesia pero no pasó de allí.
Hoy la cosa sería diferente porque hay muchas viviendas de concreto de 2, 3 y 4 plantas y no construidas de acuerdo a las normas sísmicas, de modo que la cosa sería mas complicada.
Yo me crié en la ciudad de Salta, también zona sísmica (donde hoy están teniendo movimientos sísmicos) y que tuvo un terremoto famoso que rajó la estructura de la catedral a la que hubo que ponerle un cinturón de hormigón armado para que no se viniera abajo.
Y he pasado personalmente por algunos temblores (como le decimos los salteños a los terremotos pequeños) que levantaban los pisos de las casas (el parquet del dormitorio de mis padres tenía una bonita "panza" a los pies de la cama) y rajaban los muros de las casas hasta que se podían ver los muebles dentro de las casas. A veces quedaba la grieta (había que rellenarla) y a veces se cerraba durante el mismo temblor y quedaba como si no hubiera pasado nada.
MI posición frente a un temblor o terremoto es cerrar las llaves de gas de la casa para evitar un incendio y salir afuera con toda la familia y ubicarse en un terreno amplio (yo tengo por fortuna una plaza enfrente de mi casa) por si se rompen los cables de electricidad y caen arriba de la gente.
Y una vez que se tiene la familia a salvo quedarse tranquilo sin angustiarse ya que no se puede hacer más nada.
Y... disfrutar de ver las fuerzas de la naturaleza desatadas.
Es un espectáculo notable, feroz por supuesto, por las fuerzas que están en juego pero que no se tiene (por suerte) la oportunidad de verlo demasiado a menudo.
Si uno acepta esa fatalidad con serenidad y tiene a los seres queridos a salvo (es lo único importante) ... pues... vale la pena ver un terremoto en acción... luego de eso, uno se ríe del cine catástrofe.
Y después... bancarse la falta de agua y de gas si se rompieron los caños y si cayó la casa o se deterioró mucho volver a empezar de nuevo...
Supongo que los Palestinos, los Libaneses, los Iraquíes y los Afganos viven o han vivido como si estuvieran en una zona sísmica 100 y, pese a todo siguen adelante.
De modo que nosotros no podemos hacer menos.

Un abrazo y gracias nuevamente.

Jorge Aldao

JamilaNoor
28/02/2010, 01:02
Alhamdullilah Jorge. Es que estamos viviendo una etapa de acomodamiento de las placas tectónicas, ya ves como ha habido temblores tanto en el caribe como en el pacífico. Tenes razón, es impactante ver las fuerzas naturales en acción, lástima que mueren muchos en estos procesos. Todavía no se sabe la cifra de muertos en chile, pero si que la destrucción es muy grande.

Jorge Aldao
28/02/2010, 01:50
Alhamdullilah Jorge. Es que estamos viviendo una etapa de acomodamiento de las placas tectónicas, ya ves como ha habido temblores tanto en el caribe como en el pacífico. Tenes razón, es impactante ver las fuerzas naturales en acción, lástima que mueren muchos en estos procesos. Todavía no se sabe la cifra de muertos en chile, pero si que la destrucción es muy grande.


No sólo la cifra de muertos sino el millón y medio o más que han perdido todo, casa, bienes, ropa, documentos, etc.

Pongamos todo eso en la cuenta de este mundo que es un asco, sea por lo que hacemos los humanos o por lo que hace la naturaleza. Pero vivir en este planeta no es precisamente una experiencia agradable para la mayoría de sus habitantes.

Puajjjj

Un saludo

Jorge Aldao

maite
28/02/2010, 10:42
En una semana procederemos a cerrar el foro viejo. Así que si quereis rescatar alguna información publicada allí, teneis que hacerlo ahora.

Jorge Aldao
28/02/2010, 13:45
En una semana procederemos a cerrar el foro viejo. Así que si quereis rescatar alguna información publicada allí, teneis que hacerlo ahora.

Gracias Maite y Salam

Un saludo

Jorge

Jorge Aldao
28/02/2010, 15:00
En una semana procederemos a cerrar el foro viejo. Así que si quereis rescatar alguna información publicada allí, teneis que hacerlo ahora.

Gracias Maite y Salam

Un saludo

Jorge

cynara
28/02/2010, 15:15
Me uno con Jamila al pueblo chileno.

Como ya lo ha demostrado varias veces, siempre se pone de pie, así que una vez más, Fuerza Chile, po!

Salams

Jorge Aldao
28/02/2010, 16:35
Me uno con Jamila al pueblo chileno.

Como ya lo ha demostrado varias veces, siempre se pone de pie, así que una vez más, Fuerza Chile, po!

Salams

Cynara... salam...

Sin que esto signifique que los argentinos somos mejores... (porque no lo somos) no creo tanto eso de que el pueblo chileno siempre se pone de pie.
Hay muchos chilenos, incluso de pocos recursos, que se quejaban del gobierno de la Concertación, diciendo "esto con el Pinocho no pasaba" (eso se lo he escuchado yo a los albañiles que trabajaban en las obras que yo administraba y lo he escuchado también a gente de todas las clases sociales en mis viajes a Punta Arenas- Chile).

Y la Bachelet, que ha hecho un gobierno netamente neoliberal y que le ha dado palos, hidrantes y gases lacrimógenos a rolete a los que manifestaban contra las cosas perversas de su gobierno, tiene una excelente imagen en Chile.

Y ahora ha ganado las elecciones Piñera que es una descarada continuación de Pinochet y eso lo sabían perfectamente quienes le votaron.

Creo que todavía falta mucho para que el pueblo chileno se ponga de pie.

Es una lástima.

Un saludo

Jorge Aldao

Jorge Aldao
28/02/2010, 17:39
A lo dicho antes añado (a la vista de las escenas de saqueos en la ciudad de Concepción trasmitidas por los noticieros) que se hace palpable la insensibilidad de la Bachelet y de sus funcionarios que no decretaron la expropiación de todos los alimentos y botellones de agua de las grandes cadenas de supermercados para entregarlas a los chilenos que se han quedado en la calle y sin agua ni comida.
Así hubieran evitado el saqueo de electrodomésticos y productos que no son de primera necesidad.
Lo único que saben hacer las autoridades chilenas es reprimir con sus camiones hidrantes a una población deseperada y abandonada a su suerte.

Si se mira con detenimiento la destrucción de los puentes en los cruces de autopistas o pasos a nivel, se advierte que esos puentes estaban simplemente apoyados (como se hace habitualmente en las zonas que no son riesgosas por razones sísmicas) y no firmemente entralazados con el resto de la autopista para evitar su caída lo que permite suponer que ha habido negociados al autorizar a las empresas privadas administradoras de esas autopistas el uso de sistemas constructivos temerarios.

Esto es el Chile de la Concertación... una continuidad perfecta -en los hechos- del Chile de Pinochet (mientras se declaman tibias consignas de izquierda) de la misma manera que la Argentina de los Kirchner es una continuidad perfecta de la Dictadura y del Menemismo (mientras se declaman consignas de los derechos humanos).

Un saludo

Jorge Aldao

Mudejar-Chile
28/02/2010, 18:14
TERREMOTO EN CHILE

Dice Allâh en el Qurân: “Implorad la ayuda de Allâh y sed pacientes [ante esta prueba]. La Tierra es de Allâh…”

Assalâmu ‘alaikum wa rahmatullâhi wa barakatuh

El Centro Islámico de Chile y su Directorio comunica a la comunidad que, por la Gracia y Misericordia de Allâh, hasta donde hemos averiguado no hubo ningún daño físico a ningún miembro de nuestra comunidad que haya sido afectado por este grave terremoto en nuestro País. Tampoco hubo ningún daño a nuestras mezquitas de Santiago y San Bernardo.

Agradecemos muchísimo a Allâh que nos hace firmes en la Fe a través de estas pruebas, aunque son más fuertes de lo que quisiéramos, y nos hace también fortalecer nuestra relación con Él, especialmente a través de nuestras oraciones, nuestras súplicas, y la lectura del Qurân.

Rogamos a todos ustedes preocuparse de cualquier familiar o hermano musulmán, como nos enseña nuestro Dîn. También preocupándonos por nuestros vecinos, parientes y toda la comunidad, ayudando lo más que podamos en estas graves circunstancias.

Nuestros 'Ulamâ nos recomiendan en situaciones como estas, hacer mucho Du'â (súplicas), Istigfâr (pedir perdón a Allâh), y la lectura de la Sûrah Yasin (36).

Que Allâh nos proteja y nos haga un medio para traer alivio a los demás. Amîn.

Wassalâmu ‘alaikum wa rahmatullâhi wa barakatuh

Directorio Centro Islámico de Chile – Mezquita As-Salam

JamilaNoor
28/02/2010, 19:13
Wa aleykum salam hermano de Chile:
Subhanallah que estan bien ustedes alla. Estaremos con súplicas, aca en Honduras, por todos los hermanos de Chile y no duden en avisarnos si necesitan algo.

islamhonduras@yahoo.com

JamilaNoor
28/02/2010, 19:17
Salam Jorge:
En un inicio la presidenta de Chile dijo que no necesitaban ayuda de nadie, pero en la conferencia de prensa que dió hace unos minutos reconoció que necesitan de la ayuda internacional.
Me extrañó un poco esta afirmación, porque la magnitud del terremoto no es para menos, no creo que haya un país que no necesite de otros en momentos de catástrofe, menos mal que ellos ya enmemdaron un poco esta situación.
Y lo que ocurrió con esa islita que arrasó el tsunami también es grave.
Bueno, muy diferente a como se ven las cosas en Haiti, una gran brecha entre nuestros paises.

Jorge Aldao
28/02/2010, 19:53
Salam Jorge:
En un inicio la presidenta de Chile dijo que no necesitaban ayuda de nadie, pero en la conferencia de prensa que dió hace unos minutos reconoció que necesitan de la ayuda internacional.
Me extrañó un poco esta afirmación, porque la magnitud del terremoto no es para menos, no creo que haya un país que no necesite de otros en momentos de catástrofe, menos mal que ellos ya enmemdaron un poco esta situación.
Y lo que ocurrió con esa islita que arrasó el tsunami también es grave.
Bueno, muy diferente a como se ven las cosas en Haiti, una gran brecha entre nuestros paises.


Salam Jamila....

Ante todo una pequeña digresión para alivianar un poco el tema.
Si se usa la palabra Presidenta para las mujeres que ocupan la cabeza del poder ejecutivo de un país, debería usarse la palabra Presidento para los hombres que ocupan el mismo cargo.
Porque el femenino de Ingeniero es Ingeniera, de Arquitecto es Arquitecta, de Médico es Médica y así con todo. :rolleyes:

La Bachelet es una mujer incapaz (rodeada de incapaces) no solo por haber dicho inicialmente que no necesitaban ayuda sino por no haber previsto un envío inmediato de ayuda a la zona de Concepción, la más afectada por el terremoto.
Y demuestra que es ciega además de incapaz ya que, tanto ella como su Ministro del Interior han dicho que esos saqueos no se justifican ya que sólo han trascurrido 24 hs del terremoto.
Esos estúpidos no comprenden que mucha gente ha perdido todo porque su casa se derrumbó aplastando todos sus bienes (incluidos los alimentos) y que aquellos cuya casa esta muy dañada, temen entrar en ella por miedo a que una réplica (que se están dando todo el día) termine de derrumbarla y los aplaste junto con esos víveres que intentan rescatar.
Además de que hay una falta total de agua potable y eso no se puede conseguir aunque la casa esté en condiciones razonables.

Y la única solución de esta estúpida es declarar el Estado de Emergencia (una especie de toque de queda) militarizando la zona lo que permitirá reprimir sin asco a las fuerzas armadas que siguen teniendo la mentalidad de la dictadura de Pinochet.

Esa es la triste realidad de Chile. Han salido del incapaz gobierno de la Concentración para caer en la UltraDerecha de Piñera.

Un saludo

Jorge Aldao

Badr
28/02/2010, 20:47
Esta resultando un año movido.

En fin lo inevitable por que ninguna fuerza humana lo puede evitar, se sobrelleva con dolor. Lo evitable se lleva muy mal y con rabia.

Rezo por que los inevitable sea poco y lo evitable nada. Se diría que los pueblos estmos atados de pies y manos. Nos han copado tan perfectamente por todas las salidas que realmente parece imposible encontrar escapatoria.


Salaam

cynara
28/02/2010, 21:26
Jorge apreciadísimo, te contesté y luego lo borré, pero ahí va.

No se si defecto o virtud, pero contra lo que dice la biblia separo la cizaña del trigo.

En este momento centro mi atención hacia la catástofre enorme del pueblo chileno.

No era mi intención hablar de politica.

Los chilenos han soportado la masacre pinochista, el golpe más cruento de toda América Latina, un estadio entero fusilado !!!!
El primer país que accedió a la izquierda mediante elecciones.

Y se ha levantado de otros varios terremotos.

La presidenta Michellet se va con un altísimo porcentaje de apoyo, quizás cabría preguntarse como es que ganó la derecha, en una de las economías más fuertes del continente.

Yo también he visto los guanacos tirando agua a los estudiantes !!, y no habían pasado ni seis meses de gobierno. Algo no me cerraba, fíjate los estudiantes la avanzada en el mundo de la protesta. Tu me has enseñado a cuestionarme, creo que acabo de encontrar la respuesta.

Mañana deja el mando Tabaré, otro que sale con un 70 % de aprobación, y sube otro más de izquierda, claro nuestra economía como el paisito no aparece en ninguna estadística.

Saludos

JamilaNoor
28/02/2010, 22:05
Salam Jorge:
Lo de presidento, no creo, recordá que en español o y e sirven para el masculino y a e i sirven para el femenino.
Volviendo al tema, puede ser que la primera actitud de la presidente fue para dar una imagen de control y confianza, que obviamente estuvo equivocada. como está repitiendo su último discurso he reparado que la ayuda internacional la condiciona solamente a equipamiento y funcionamiento de hospitales de campaña. Es una lástima que todavía estén con eso de las apariencias.

Salam Cynara:
me perdí un poco, ¿lo de guanacos es por los salvadoreños? es que así les dicen, pero también hay un animal que se llama así.
Yo creo que este ir y venir entre la izquierda y la derecha, en América, solo refleja que los gobiernos no dan soluciones reales a las necesidades de los pueblo.

cynara
28/02/2010, 22:17
No mi querida Yamila, los guanacos son los carros que lanzas chorros de agua para dispersar tumultor, manifestaciones.

Guanacos se les dice en mi pais.

Ayer es estado prácticamente viendo lo relacionado al terremoto. Se declaro estado de emergencias en algunas regiones y ciudades. Y se han reprimido los robos.

Creo que este terremoto ha cortado al pais al medio, por eso hay tanta confusión, y no han podido dar datos ciertos. Son cientos de kiló
metros afectados a lo largo, y solo se accede por helicóptero.

Además las réplicas se repiten constantemente y son de 5 en la escala de Ritzer, nada suaves.

Quizás mañana se tenga un panorama más realista.

Salams

hussein
28/02/2010, 22:46
Assalamu aleikum wa Rahmatullahi wa Barakatu

MashaAllah hermana Jamila!!!!!!

Es que ser de derechas o izquierdas es un invento del kuffar.

Los musulmanes de las tres primeras generaciones, no se dividían en ser de derechas o izquierdas. más bien ellos eran una sola comunidad y hermanos.

Evitemos pues toda inovación en el Islam, somos musulmanes Alhamdulillah.

Barakallahu fik

cynara
28/02/2010, 23:46
Imagino hussein que las primeras generaciones jamás hubieran sido de izquierda, se hubieran adelantado a su época.

Pero te invito a leer el titulo Terremoto en Chile

Espero que hagas como las primeras generaciones tratando de unir a todos los musulmanes que participamos en el foro, porque hasta ahora lo que veo es la maldad que desparramas en todos tus mensajes, tratando a los que no piensan como tu de kuffar, un poco más de respeto o te creer colaborador de Allah, swt?

Baraka Allah fiik

JamilaNoor
01/03/2010, 03:17
Salam hermano:
Estamos de acuerdo. Yo me refiero a los gobiernos de latinoamérica, que no son musulmanes.
Salam hermana Cynara:
¡Qué cosas! como tiene una palabra tantos significados en nuestras tierras, esa es la riqueza de nuestros pueblo.
Inshallah llegue ayuda a los hermanos de Chile, digo hermanos latinos, porque las cosas se están poniendo feas para ellos y el gobierno no acepta la ayuda de los otros paises que la han ofrecido.
ALLAH tenga compasión por ellos y pronto esten en mejores condiciones.

Amazigh
01/03/2010, 06:05
:) assalam aleikum ...

Es curioso estos vídeos que encontré en youtube, acerca del HAARP, sus orígenes, su misión y la finalidad, supuestamente la misión son los repudiados. Menciona desde Chile, Haití, Perú, Indonesia etcétera.

Hasta el presente siguen produciendo armas nucleares (las bombas de Japón son juguetitos en comparación con las producidas actualmente) Y otras formas de ABUSO contra la naturaleza y por ende contra nosotros mismos, la humanidad.

HAARP Terremoto Haití (Salfate CHILE) 1 (http://www.youtube.com/watch?v=aEeWl198m4M)

HAARP Terremoto Haití (Salfate CHILE) 2 (http://www.youtube.com/watch?v=nlJJF-_bpF8)

HAARP creadora de Terremotos y Huracanes (http://www.youtube.com/watch?v=GK3aKcXoujY)

HAARP y Terremotos - Documental (http://www.youtube.com/watch?v=dX7se6jUstI)

HAARP_CBC_part_1_subtitulos (http://www.youtube.com/watch?v=qgXYkkffG6A)


Salam.

junior said
01/03/2010, 12:11
:) assalam aleikum ...

Es curioso estos vídeos que encontré en youtube, acerca del HAARP, sus orígenes, su misión y la finalidad, supuestamente la misión son los repudiados. Menciona desde Chile, Haití, Perú, Indonesia etcétera.

Hasta el presente siguen produciendo armas nucleares (las bombas de Japón son juguetitos en comparación con las producidas actualmente) Y otras formas de ABUSO contra la naturaleza y por ende contra nosotros mismos, la humanidad.

Salam.

amazigh hola

veo que te gusta el tema ese de que las super potencias pueden generar esas catastrofes como huracanes y terremotos.

una pregunta: ¿tu haces idea de la cantidad de energia necesaria para crear un terremoto de esa magnitud? 8.8 graus?

si juntarmos las armas nucleares de todo el mundo no llegaria a tener esa fuerza.

és mas:todo eso ocurre a decenas de kilometros bajo tierra y todos sabemos que no tenemos tecnologia para penetrar tan hondo en la tierra(maximo de 8 kilometros). y ese terremoto fue a 50 kilometros mas o menos.

haga una busqueda en internet sobre los grandes terremotos y te daras cuenta que siempre ocurrio y hubo terremotos muchos mas grandes que eses...

si miras e mar mediterraneo te daras cuenta que fue un hundimiento por varios cataclismos en el largo de los milenios.

solo un ejemplo:el llamado terremoto de lisboa en 1775.ese fue considerado el mas destructivo que se saben...

si en lisboa existise altos edificios y una poblacion como la de haiti problamente superaria las sifras de un millon de muertos

la prensa hace su papel de divulgar`,pero lo hace de una manera sensacionalista, un minuto de lo que vemos vale mas que una hora hablada.

ficcion cientifica no debe de ser tomada en serio.
salam

Jorge Aldao
01/03/2010, 15:34
Salam Jorge:
Lo de presidento, no creo, recordá que en español o y e sirven para el masculino y a e i sirven para el femenino.
.


Jamila... Salam...
Era una broma... Simplemente me cansa un "feminismo de apariencias" como el de nuestra "presidenta", que insiste en que la llamen así y dispuso que sus edecanes (esos militares que suelen acompañarla a cualquier lado) sean únicamente mujeres, mientras millones de mujeres en la Argentina viven una discriminación constante digna de un país machista.
La "presidenta" se cree que todos somos estúpidos y que nos conformaremos con eso.

Una broma y nada más.

Un saludo

Jorge

Jorge Aldao
01/03/2010, 16:02
Cynara… Salam…

Aunque no pusieras apreciadísimo, ambos sabemos que nos apreciamos mucho.
Y yo también dudé al poner mi mensaje pero finalmente lo dejé porque en mayor o menor medida todo es atravesado por la política.

Pero no es cierto que Chile sea una de las economías más fuertes del continente.

Es por el contrario, una de las economías más débiles.

Porque la economía de verdad no debería hacerse para llenar estadísticas sino para buscar la felicidad de la gente.

Y en eso Chile es un fracaso total.

Se han conformado dos Chile muy opuestos entre sí

Uno, el que gira alrededor de un reducido círculo de magnates, tanto chilenos como multimillonarios extranjeros con inversiones en el país. Son los dueños de las grandes minas, enormes extensiones de bosques, las tierras de cultivo más fértiles, los mejores litorales costeros y lacustres, suelos urbanos estratégicos, valiosas fuentes de agua en ríos y lagos, grandes industrias, centros comerciales, etc. La privatización no se detiene ante desiertos y montañas. Dos tercios del territorio nacional son ahora propiedad privada. Están identificados 114 grupos económicos controladores de sociedades anónimas, que son los que concentran los mayores patrimonios. Existen unas 1.200 mega empresas que facturan el 63% de las ventas de todos los mercados.

El otro Chile, está constituido por la inmensa mayoría de la población que incluye desde indigentes y pobres hasta extensas capas medias. Aquí se incluyen obreros y empleados, los 600.000 mini y pequeños empresarios, cuyas ventas no pasan del 10% del total. Ni unos ni otros poseen patrimonio suficiente que les asegure su existencia, pues sus viviendas están hipotecadas, sus ingresos comprometidos por años, debiendo trabajar al límite de sus fuerzas para sostener a sus familias. Sus horas de trabajo, sin contar el tiempo de traslado, están entre las más agobiadoras. (Santiago es la 7a ciudad con la jornada más larga del orbe) Una enfermedad grave, un accidente, una crisis económica, la separación de los padres, bastan para caer en la pobreza o en la indigencia. Como reconoció el empresario Felipe Lamarca: “Un gran porcentaje de la población se levanta y se acuesta con angustia. Viven tremendamente ajustados, con el espectro del desempleo y las deudas encima.”

El gran botín de las transnacionales

Desde luego, buena parte de lo que el país produce no entra en la distribución. Se incluye dentro del Producto Interno Bruto (PIB) pero no del Producto Nacional Bruto (PNB), que es lo que realmente se reparte entre los chilenos. Se habla del PIB, pero nunca del PNB. En el 2005, por ejemplo, se restó el 12% del PIB para obtener el PNB. Se trata de una suma tan grande como la mitad de toda la inversión interna. Estos recursos van a engrosar las arcas de los multimillonarios del mundo. Es una pérdida neta para el país, es un pesado costo que paga toda la nación al capital transnacional. En los últimos años la rentabilidad del capital foráneo se ha multiplicado, gracias al mayor precio del cobre y de otras materias primas, no porque las compañías hayan sido más eficientes. Este sobre-precio debiera ser propiedad nacional. (Ecuador acaba de decretar que cuando el precio de su petróleo adquiere un nivel anormalmente alto, el 99% del sobreprecio incrementará la renta del estado.)

Desde el año 2003 hasta el 2007, las compañías globales se han llevado la cantidad de 59.271 millones de dólares, esto es cerca de la mitad del Producto Interno Bruto. A comienzos de los noventa eran sumas discretas, pero en los últimos años han ido escalando vertiginosamente: Desde 4.600 millones en 2003 hasta 16.300 millones de dólares el 2007. La Escondida, Angloamerican, Santander, Enersis, Telefónica, Aguas Andinas, ING, Shell, Nestlé, etc) están entre las que se llevan la mayor tajada. Es tan grande la ganancia que se apropian las transnacionales mineras que les bastó un solo año, el 2006, para recuperar todo lo invertido en los quince años anteriores. Las otras multinacionales -en la banca, las afp, isapres, concesionarias o dueñas de la electricidad, agua, gas, autopistas, comercio, industria- acumulan enormes beneficios mediante intereses usurarios, comisiones incontroladas, peajes abusivos, reajustes excesivos, mensualidades y altas tarifas que extraen de usuarios y consumidores indefensos. Un ejemplo de ganancias excesivas es el que exhiben las empresas sanitarias, vendidas o concesionadas al capital extranjero por Frei y Lagos. Ellas declararon una rentabilidad exorbitante en el primer semestre del 2007: 35,5% sobre su patrimonio. Las tarifas de estos servicios privatizados podrían ser muy inferiores a los actuales, sus trabajadores mejor remunerados, el Fisco podrían contar con más recursos y aún así, esas compañías tendrían utilidades presentables.

Grupos financieros internacionales compran y venden empresas chilenas en dificultades, pero potencialmente rentables. Despiden gente, aumentan las jornadas, reducen remuneraciones y luego las revenden al poco tiempo, con cuantiosas ganancias: Algunos ejemplos: El complejo minero La Disputada, privatizada por Pinochet para la Exxon, que ésta explotó declarando falsas pérdidas y vendida luego con ganancias; La multitienda La Polar, la eléctrica Transelec. Yacimientos mineros, bosques, reservas de agua, industrias, bancos, plantas eléctricas, afiliados a las afp, cotizantes de isapres, cadenas comerciales, con sus empleados incluidos, cambian de dueños extranjeros, con el beneplácito de nuestras autoridades. Al revés, en Europa y EE.UU, los gobiernos obstaculizan la venta de empresas estratégicas al capital extranjero, porque lo consideran un asunto de soberanía nacional.

Los multimillonarios chilenos y los trabajadores

Los jefes de los clanes familiares y grupos económicos chilenos más poderosos son conocidos: Angelini, Matte, Luksic, Claro, Ibáñez, Hurtado, Vicuña, Said, Yarur, Calderón, Paulman, Solari, Piñera, Saieh, Larraín, Obach, Bezanilla, Lavín, Délano, Ponce, Fernández León, Vial, Silva, Yurasek, Edwards, entre otros. Todos ellos han multiplicado sus haberes en los últimos veinte años a un ritmo que no guarda relación con el resto de los chilenos. A algunos les fue muy bien con la dictadura y hasta mejor con la concertación. Se repartieron Cap, Endesa, Iansa, Lan, Soquimich, Celulosa Arauco, Instituto de Seguros del Estado, TV de la Universidad de Chile y muchas otras empresas estatales, compradas a vil precio y revendidas con grandes ganancias. Según la revista Forbes, la familia Angelini acumula un patrimonio de 6.000 millones de dólares y subió al lugar 119 entre los más acaudalados del mundo. El clan Matte le sigue de cerca, 5.600 millones de dólares en el lugar 137. Ambos subieron en un año, 62 puestos. Poco más atrás está el grupo Luksic. El dueño de Lan, Chilevisión, y decenas de miles de hectáreas de tierras vírgenes de Chiloé e infinidad de otros negocios, Sebastián Piñera, avaluado en 1.200 millones de dólares se ubica entre los 799 hombres más ricos del planeta. En cambio los obreros, administrativos y técnicos que contribuyen a la acumulación de estos magnates están muy por debajo de lo que perciben europeos, norteamericanos, del este asiático y del pacífico. Por ejemplo, un operario agrícola bien calificado percibe en Chile hasta $300.000, su similar en Nueva Zelandia, $900.000. Difícilmente esta distancia puede acortarse, mientras año tras año los asalariados chilenos sigan recibiendo mucho menos del aumento de la productividad de su trabajo, mientras los patrones se quedan con la mayor parte de ese aumento. Tal es uno de los mecanismos principales de las mayores desigualdades, refrendado por la legislación laboral heredada de la Dictadura. (prácticas antisindicales, despidos arbitrarios, negación del derecho a huelga, subcontratación). No es de extrañar, entonces, que sea el capital el que aumenta su participación en la renta nacional, en desmedro del trabajo asalariado y del trabajador por cuenta propia. (Cuentas Nacionales, Banco Central)

Por si lo anterior no fuera suficiente, nuestros millonarios tampoco cancelan los impuestos que debieran, a pesar de las blandas leyes que les rigen. Tienen muchas formas de ocultar sus verdaderos ingresos y eludir el pago de los tributos, entre otras, el secreto bancario y la prohibición de publicar sus declaraciones. Usan los resquicios legales, forman sociedades de papel, inflan sus gastos, o mantienen cuentas en "paraísos fiscales". Tienen expertos, auditores y abogados que les arreglan sus declaraciones. Un ejemplo de estos métodos mafiosos utilizados con la complicidad de bancos “respetables” (cuentas brujas, identidades falsas, compañías ficticias en paraísos fiscales) ha sido revelado en el proceso por fraude a Pinochet y su camarilla. El ex Director de Presupuesto, Mario Marcel asegura que “si miramos el cinco por ciento de la población más rica, sólo la mitad de ellos paga el impuesto a la renta que les corresponde”. Y eso, sin perjuicio de las numerosas exenciones legales vigentes que los favorecen como las donaciones, las plantaciones forestales y muchas otras: el 98% de estos privilegios van a parar al 20% de chilenos más acomodados. El Fisco se desprende generosamente de 3.164 millones de dólares cada año para favorecer a grandes empresarios, entre los cuales están los dueños de las forestales, las inmobiliarias y las financieras.

Si quieres leerlo completo, el artículo está en: http://www.taringa.net/posts/noticias/1012106/Chile:-La-extrema-riqueza,-causa-de-las-desigualdades.html

JamilaNoor
01/03/2010, 16:38
Salam Jorge:
Salió en las noticias del temblor en Salta, precisamente hablabamos de esa zona ayer.
En la conferencia de prensa del presidente electo de Chile, por lo menos rectifica la posición de Bachelet con respecto a la magnitud y necesidades de la población tra el terremoto. Y es que debe estar preocupado el señor este, a unos días de asumir el poder y entra en tremenda crisis!!!!!
te agradezco la información sobre Chile, yo también creía que era una de las economías más fuertes del continente, pero tenes razón, no es lo mismo PIB que PNB.
Allí es donde nos confunden a todos nosotros. Que Chile se levanta es un hecho, hay una mejor organización de país que en Haiti, no vale la comparación pero se hace, y además tienen más experiencia en este tipo de eventos, Chile es uno de los paises que ha tenido los terremotos más fuertes del mundo.
Lo que si me da tristeza y en parte comprendo y en parte no lo acepto, es el toque de queda. Me pregunto ¿que pasará cuando una replica sea tan fuerte que las personas tengan que salir a la calle? anoche hubo como 50 detenidos. es que la gente tiene necesidades, pudimos ver los saqueos por la tv y hay de todo, magnificaron a unos que llevaban una carretilla llena de licores, pero la mayoría se lleva alimentos.
Seguiremos atentos a lo que acurre en este hermano país.

Jorge Aldao
01/03/2010, 18:03
Jamila... Salam...

El presidente electo hará retroceder a Chile al Chile de Pinochet, que, por cierto, no es muy distinto del Chile de Bachelet.
Encima, ahora, con la excusa de reconstruir Chile, el y sus funcionarios harán jugosos negociados y no cumplirá ninguna de las promesas de campaña (que, por supuesto nunca pensó cumplir pero ahora tiene una excusa que le cayó del cielo).

La mayoría de los chilenos, ese “gran porcentaje de la población se levanta y se acuesta con angustia. Viven tremendamente ajustados, con el espectro del desempleo y las deudas encima.” no tienen reservas, no tienen la despensa con mucha harina ni la heladera con mucha carne ni verduras.
Esos chilenos, la inmensa mayoría de ellos viven al día y compran cada día lo estrictamente necesario.
La Bachelet no vive como ellos y su heladera y su depensa están llenas y por ello no entiende que la gente salga a saquear para alimentar a sus hijos.
La Bachelet, hija de un altísimo oficial de la Fuerza Aerea Chilena (fue general de brigada en esa fuerza) no sabe lo que es vivir al día.
Ella es como toda su clase social, insensible al sufrimiento de la gente y ha mandado a reprimir para defender los intereses de su clase, la clase privilegiada.
Por ello no se entiende que después de un gobierno desastroso y represivo donde siguió apoyando proyectos faraónicos como el TranSantiago que, encima, funciona muy mal, tenga el apoyo de la gente.
En fin... algún día aprenderán los chilenos a rebelarse como lo hacen los palestinos, iraquíes y afganos.
Y algun día la izquierda chilena (en su mayoría bastante "aderechada") dejará de hacerle el caldo gordo a la ultraderecha por un principismo estúpido negándose a votar a los candidatos de la Concertación porque esa Concertación fue una continuidad un poco suavizada de la Dictadura.

Un saludo

Jorge Aldao

P.S: Y también los argentinos algún día aprenderemos a rebelarnos contra presidentes y presidentas que dicen defender al pueblo pero que siguen privilegiando con subsidios a un capitalismo predador mientras la pobreza crece en la Argentina.

JamilaNoor
01/03/2010, 21:00
Salam Jorge:
Ajustados como todo el mundo, aunque en muchos paises no hay tantos ricos como en otros, los pueblos siempre vivimos la misma historia: ajustados y angustiados.
Nosotros, que el año pasado nos llovio sobre mojado todo el año, también vivimos eso, lo único bueno, subhanallah, fue que el terremoto que tuvimos hace casi un año y que fue de más de 7 grados de intensidad, casi no dejo daños ni muertos, ALLAH AKBAR, porque nos hubiera pasado lo de Haiti, seguro.
Lo curioso, con el edificio que se calló es que se cuestiona si se siguieron los standares de seguridad que las construcciones requieren, allí mismo estaban los arquitectos desmintiendo que hubiese sido un problema de construcción.

Jorge Aldao
01/03/2010, 21:25
Salam Jorge:

Lo curioso, con el edificio que se calló es que se cuestiona si se siguieron los standares de seguridad que las construcciones requieren, allí mismo estaban los arquitectos desmintiendo que hubiese sido un problema de construcción.

Je... no tiene nada de curioso.
Si reconocen que estaba mal construido tenían que pagar ellos los daños y perjuicios. :mad:
En Chile (y en Argentina) también hay normas muy estrictas. No pueden impedir que un bruto terremoto haga mucho daño a las edificaciones pero lo que se busca es impedir un desplome total o caída hacia los costados o el frente para disminuir los daños.
El problema es que las municipalidades deberían inspeccionar las obras para ver si cumplen esos estándares pero nadie lo hace, en parte porque no tienen suficiente personal y también porque el poco personal que tienen rara vez está capacitado para ver los hierros de una columna y saber si son los elegidos por el calculista estructural ni, tampoco, se toman muestras aleatorias de las coladas de hormigón para ver si cumplen las normas de resistencia.
Y después pasa lo que pasa.
Y bueh... ya se sabe... lo barato sale caro...

UN salduo

Jorge

Jorge Aldao
02/03/2010, 17:34
Vean esta página que demuestra que Bachelet, aparte de ser una incapaz, sólo defiende los intereses de la gente como ella.

Son absolutamente ciertos los tres últimos párrafos que dicen:

Resulta alarmante la situación creada en un país que siempre se creyó, hasta no hace mucho, distinto a sus vecinos y señalaba que situaciones como las vividas en Haití nunca sucederían en Chile. Pero no, bastó este terremoto para que quedara al descubierto cuan desmantelado está el servicio de salud publica y lo poco que le importan a las autoridades o administradores del país, sus ciudadanos.

Esta tragedia no podía evitarse, pero con informaciones de especialistas desde hace 7 años, podría al menos haber preparado un plan de contingencia y evitar ese amateurismo del que han hecho gala desde la casta política, improvisando reacciones, desmovilizando y con esto causando la perdida de cientos de personas.

No hay explicaciones validas, no hay nada que justifique todo lo que ha sucedido y lo que no ha sucedido desde las autoridades que se supone debían velar por sus con-nacionales y que solo vinieron a reaccionar más de treinta horas después y además, sacando al ejercito a las calles, para acallar con botas en la cara su inoperancia, incompetencia y total negligencia para actuar en estas situaciones.


http://santiago.indymedia.org/news/2010/03/84921.php

Un saludo

Jorge Aldao

Jorge Aldao
07/03/2010, 21:43
Grietas de un terremoto

Álvaro Cuadra
Alai-amlatina


Nuestro país ha sufrido un terremoto de magnitud mundial. Todos sabemos que no es el primero y que no será el último. Este tipo de catástrofes que nos sacuden cada tanto desnudan todas aquellas carencias que se han acumulado a lo largo de los años. Como suele ocurrir en estos casos, en un país desigual, las víctimas son los más débiles, los más pobres. Es cierto, las catástrofes no se pueden predecir con exactitud y son eventos fuera del control humano. No obstante, para cualquier gobierno en nuestro país, este tipo de cataclismo es absolutamente previsible y está dentro del horizonte de probabilidades. Por ello, resulta más que inquietante la ausencia de una política seria a este respecto. Este papel le corresponde al Estado, aunque les moleste a los fanáticos del neoliberalismo.

Ante la tragedia que hoy enfrentamos todos los chilenos, es imprescindible esclarecer algunas cuestiones de fondo. Desde un primer momento se ha advertido una grave falta de coordinación entre las diferentes instituciones que suponemos debieran actuar en circunstancias extremas. Digámoslo con todas sus letras, los funcionarios civiles o uniformados no han estado a la altura. El terremoto ha mostrado las grietas no sólo de los edificios, carreteras y puentes sino que ha mostrado las graves fisuras institucionales y sociales que aquejan al país. Los síntomas son claros, abandono de amplios sectores populares, negligencia de funcionarios y, consecuentemente, vandalismo desatado. Si bien la respuesta inmediata ha sido la militarización de la zona -que promete ampliarse- es claro que tal medida no soluciona ninguno de los problemas de fondo.

En estos momentos de tristeza y aflicción para todos quienes compartimos una historia y una geografía, la única conducta responsable es la más amplia solidaridad hacia los que están sufriendo no sólo el luto sino el desamparo. Pero al mismo tiempo, reclamar políticas concretas tendentes a mejorar las condiciones de vida de los sectores más marginados del país. La situación actual ha agravado la falta de caminos, hospitales y escuelas en varias regiones, es hora de que el Estado recupere la iniciativa ante tales demandas. La caridad no debe confundirse con justicia social.

El desastre ha puesto de manifiesto todas las falencias del “modelo chileno”, desde el debilitamiento del Estado para actuar a este tipo de situaciones hasta la ausencia de una cultura cívica y solidaria responsable. La televisión exhibe hasta la saciedad las consecuencias físicas del cataclismo, sin embargo, pocos advierten las fisuras sociales que han quedado de manifiesto ante el grave sismo. Los sueños de llevar a nuestro país a los umbrales del mundo desarrollado, se desdibujan ante la mísera realidad social, que vive una gran mayoría de los chilenos. Contra el individualismo, el éxito y la competitividad proclamados por los idólatras del mercado, los grandes desastres naturales nos confrontan con un imperativo ético y político que apunta al “gobierno común”. Las tragedias no pueden privatizarse.

- Álvaro Cuadra es Investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados, ELAP, Universidad ARCIS.

Más información: http://alainet.org

Jorge Aldao
08/03/2010, 14:57
Chile azotado por una doble tragedia
Las razones del terremoto social o el país que hemos construido

Francisco Herreros
El Siglo


Cualquier análisis que pretenda rigor y seriedad debe partir del reconocimiento de la intensidad y la extensión geográfica del terremoto seguido de tsunamis en numerosas localidades costeras de tres regiones, la madrugada del 27 de febrero, inscrito ya entre las peores de las muchas tragedias que ha sufrido este país a lo largo y ancho de su historia.

Pero eso no alcanza para justificar la pasmosa ineficacia, la descoordinación, la tardanza en la respuesta e incluso la crisis de diagnóstico que mostraron por igual las instancias de gobierno central, regional, local y municipal; la institucionalidad dispuesta para la emergencia; las fuerzas policiales, las fuerzas armadas y los servicios de salud; los servicios básicos como electricidad, agua potable, telefonía y telecomunicaciones, e incluso los medios de comunicación; lo cual no obstó para que en el nivel del discurso todo estuviera, en todo momento, “bajo control”.

Dos imágenes bastan para demostrar ese juicio, en general compartido por la ciudadanía.

Tal vez la más emblemática haya sido la descoordinación entre la Armada y la Oficina Nacional de Emergencia acerca de la existencia o no de riesgo de tsunami, transmitida profusamente por el sistema mediático, cuando éste ya había borrado de la faz de la tierra a poblados costeros completos y sembrado destrucción en ciudades más importantes, como Constitución y Talcahuano, donde barrió con una base naval, sin que hasta el momento haya una evaluación medianamente aproximada del número de desaparecidos.

Incluso el alcalde de Tomé, Eduardo Aguilera, denunció esta confusión como causa de la muerte de pobladores que desde los cerros regresaron a sus viviendas confiando en la información difundida por los medios.

La segunda no es menos elocuente. La primera ayuda que recibieron alrededor del mediodía del martes 2 los primeros habitantes de la traumatizada población de Concepción, consistente en víveres de la más elemental necesidad, tardó más de 72 horas después de producida la tragedia. Se trata de la segunda ciudad del país, y no de poblados remotos de los que no se tuviera noticia.

Y hay una tercera, que encierra ominosas interrogantes sobre el país que hemos construido, relativa al hecho de que en el primer plano de las preocupaciones de la autoridad, los políticos, la prensa e incluso de la población de las regiones afectadas haya estado la seguridad pública y por tanto la exigencia del despliegue de las Fuerzas Armadas; en lugar de la solidaridad de un ayer no tan lejano, el reconocerse como pueblo en la tragedia y el inicio de las tareas de la reconstrucción.

En suma, las dolorosas consecuencias de una catástrofe natural a las que este país está habitualmente expuesto, dejaron al descubierto no sólo la pedante insustancialidad del discurso de la modernidad, la eficiencia y el desarrollo, sino también las profundas fracturas de nuestra estratificada sociedad.

Carácter de clase de la tragedia

Por de pronto, y como siempre ocurre en estos desastres, el mayor castigo se abatió sobre los sectores más modestos y vulnerables de la población; sea por el material ligero de sus viviendas; por la ubicación de las mismas, en zonas periféricas, mayormente expuestas a las calamidades naturales, o por carencia de recursos para soportarlas una vez que se presentan. Más aún en este caso, cuando la tragedia llegó a fin de mes, con los hogares precariamente abastecidos y sin haber recibido ingresos salariales.

Una imagen proyectada por los medios de comunicación ilustra el carácter de clase que rápidamente asumen eventos como un sismo de estas proporciones. Casi sin excepción, los periodistas que relataban las impresionantes secuencias de los primeros saqueos de supermercados en Concepción colocaban el énfasis en el derecho de propiedad de los dueños de las cadenas, en lugar del hambre y la necesidad de la gente, en circunstancias de que ya habían pasado más de 36 horas desde el sismo, sin que hubiese llegado no ya ayuda, sino tan siquiera una orientación a esa martirizada población. Tanto es así, que el propio Horst Paulmann, todopoderoso dueño de la cadena Cencosud, llamó al orden a los periodistas a la salida de La Moneda, y les rogó encarecidamente omitir la palabra “saqueo”, por sus potenciales efectos de demostración y contagio.

Lo dijo después de haberse reunido por más de una hora con las autoridades de mayor rango del país en la propia sede del Gobierno, posibilidad que por cierto no tenían las masas desesperadas, lanzadas a la acción directa. Aunque de manera ambigua, quedó flotando la versión de que el Gobierno se haría cargo del costo de la mercadería saqueada. Por tanto cabe la pregunta ¿qué hubiera pasado si los dueños de las grandes cadenas de supermercados toman tempranamente la decisión de olvidarse por un momento de sus ganancias y distribuir la mercadería en la población? Tal vez se hubieran conjurado muchas de las impresionantes escenas que se pudieron observar en directo, o hubiesen descendido los niveles de tensión social, pero a esta altura eso queda en el terreno de la especulación.

En el mismo lodo todos revolcados

Otra cosa muy distinta son los saqueos perpetrados por bandas de lumpen organizado y armado, no sólo a grandes tiendas y pequeños establecimientos, sino también a atemorizados vecinos que intentaban defender sus pertenencias, tema que se verá más adelante, en otro contexto.

Pero ¿es saqueo o libre mercado la conducta de aquellos comerciantes que, aprovechando el contexto de la tragedia, elevaron productos como el pan hasta diez veces su valor? ¿es aceptable que personas de condición acomodada acapararan productos básicos que necesitaban los afectados, mientras otros, en regiones no castigadas por el sismo continuaban su vida como si nada? ¿qué pasa con la condena social a esas conductas igualmente deleznables?

Y una pregunta ineludible: ¿quién le responde a la gente por el enorme sufrimiento social derivado de tan manifiesta inoperancia en el manejo de la crisis?

Pavorosa ineficacia

Quizá convenga aclarar que no se trata de una crítica a conductas individuales. Nadie podría desconocer la oportuna reacción de la Presidenta de la República, que se puso personalmente a la cabeza del dispositivo de emergencia, o a la Directora de la ONEMI, que pasó a lo menos 48 horas ininterrumpidas sin dormir. Distinto es el caso de la alcaldesa de Concepción, que para disimular su propia ineptitud, incapacidad y falta de conducción, le endosó la responsabilidad al gobierno central, con argumentos de tan dudoso gusto como sugerir que éste había sido más expedito en enviar tropas a Haití que a las zonas afectadas por el cataclismo de la madrugada del 27 de febrero.

El problema es que el dispositivo no funcionó, o más bien lo hizo sólo en un sentido mediático, virtual, que en no pocas ocasiones causó más descoordinación y desconcierto, que sensación de orientación y liderazgo, sin perjuicio de la fractura entre la realidad y el discurso.

Y no podía ser de otra forma, porque lo primero que colapsó en este país, supuesto ejemplo de modernidad, fue toda la infraestructura de comunicaciones, incluidas las redes radiales de Carabineros y las Fuerzas Armadas, y las redes inalámbricas de telefonía celular. Con asombro, se pudo comprobar que ni la institucionalidad de la emergencia, ni siquiera las fuerzas policiales o las fuerzas armadas, contaban con una red de respaldo.

Todo bajo control

Sin embargo, a falta de comunicaciones efectivas, emergieron al punto tanto el prurito autoritario heredado de la dictadura, consistente en la obsesión de mantener todo bajo control así el mundo se esté cayendo, como la tendencia posmoderna de hacer pasar la realidad por el tamiz del marketing político, de forma que durante las primeras 24 horas predominó el discurso triunfalista en virtud del cual Chile, debido a su organización e infraestructura, había soportado de una manera más que aceptable un sismo que a otros países hubiera dejado literalmente en el suelo. Fue el día en que se discutió si lo que hubo fue marejada o tsunami, y que, como se encargó de señalar el diario The Washington Post, “la Mandataria sugirió que Chile no necesitaría ayuda internacional”.

Jorge Aldao
08/03/2010, 14:57
Todo bajo control

Sin embargo, a falta de comunicaciones efectivas, emergieron al punto tanto el prurito autoritario heredado de la dictadura, consistente en la obsesión de mantener todo bajo control así el mundo se esté cayendo, como la tendencia posmoderna de hacer pasar la realidad por el tamiz del marketing político, de forma que durante las primeras 24 horas predominó el discurso triunfalista en virtud del cual Chile, debido a su organización e infraestructura, había soportado de una manera más que aceptable un sismo que a otros países hubiera dejado literalmente en el suelo. Fue el día en que se discutió si lo que hubo fue marejada o tsunami, y que, como se encargó de señalar el diario The Washington Post, “la Mandataria sugirió que Chile no necesitaría ayuda internacional”.

Fuego cruzado

El punto de inflexión ocurrió a mediodía del domingo, con la imagen del desvalijamiento de un supermercado Líder en Concepción, ante una fuerza policial largamente sobrepasada, y a partir de ese momento, casi sin pausa, con los informes periodísticos y las imágenes de destrucción, que empezaron a llegar desde las áreas más lejanas, particularmente del borde costero de las regiones del Maule y el Bío-Bío.

La profusión de testimonios unánimes e inapelables de damnificados clamando por ayuda y reclamando por abandono hizo que el sentido del discurso cambiara hasta el extremo opuesto. Se empezó a hablar de una “tragedia sin parangón en nuestra historia”, mientras cada cual intentó salvar sus responsabilidades. Así, el Ministro de Defensa, calificó derechamente de erróneo el comportamiento de la Armada, respecto al aviso de tsunami; “gentileza” devuelta primero por el Comandante en Jefe de la FACh, quién aseguró que la institución tenía listos los aviones dos horas después del siniestro, pero "el problema fue que no nos llegó la orden; son otros los que deben indicar dónde ir y con qué ayuda”, (a lo que ésta replicó que había esperado por cuatro horas un helicóptero la mañana del terremoto) y luego por el Comandante en Jefe de la propia Armada, quién aseguró que se había enviado a la ONEMI un aviso radial por la banda de alta frecuencia alertando sobre la posibilidad de tsunami veinte minutos después del terremoto, reiterado doce minutos después por fax, tal como establecen los protocolos, sin perjuicio de lo cual reconoció que no se le informó con claridad a la Presidenta cuando ésta llamó por teléfono, a las 05:15 de la madrugada. El detalle es crítico, pues los reportes de las distintas localidades afectadas indican que el primero de los tsunami ocurrió a las O4:20 h. en Iloca, y el último a las 06:30 h. en Constitución.

Estado de excepción

La derecha, como de costumbre, a través de personajes como la alcaldesa de Concepción, Jacqueline van Rysselberghe, los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados Jovino Novoa y Rodrigo Alvarez, y el propio Presidente electo Sebastián Piñera, redujeron el problema a “pillaje y vandalismo”, y por tanto dedicaron el resto del domingo a exigir despliegue de las Fuerzas Armadas en las calles, lo cual hizo la Presidenta al día siguiente. Decretó Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe en las dos regiones más afectadas, por un período de 30 días, y designó como responsable de garantizar el orden público en la región del Bío Bío, al jefe del Comando de Operaciones Terrestres del Ejército, General Guillermo Ramírez Chovar, y al General de Brigada Bosco Pesce Quappe, en la del Maule.

A partir de ese momento, el tema de la seguridad pública empezó a predominar sin contrapeso en el discurso oficial: “van a recibir todo el rigor que la ley contempla”, advirtió la mandataria; “las Fuerzas Armadas no se van a inhibir en el cumplimiento de su deber, usando las armas si fuese necesario”, tronó el Ministro de Hacienda. El día martes ya había doce mil efectivos militares en la zona del desastre.

Pérdida de musculatura

En el nivel del discurso, la cadena de desaciertos, descoordinaciones y declaraciones contradictorias se intentó conjurar, de una parte, con la apelación al colapso de los sistemas de comunicaciones, tesis enarbolada por la Ministra Armanet, y de otra, mediante la invocación de que este “no es el momento del análisis, sino el momento de la acción”, tesis de la Presidenta Bachelet, ni el momento de buscar responsabilidades, tesis del Ministro Pérez Yoma.

Sin embargo, es del todo evidente que la gravedad de la emergencia exige un análisis minucioso. Y en un primer nivel no puede resultar tan sorprendente la crisis en el manejo de la emergencia, si se consideran las tres décadas de impugnación a conceptos como planificación o proceso de toma de decisiones a nivel centralizado, así como las diatribas y descalificaciones contra el Estado, perpetradas en nombre de la eficiencia de un mercado tanto más eficiente cuanto mayormente desregulado. De esa manera cuando el aparato del Estado fue interpelado a fondo por una catástrofe de semejantes proporciones, quedó en evidencia que no sólo había perdido entrenamiento, sino también musculatura. En consecuencia, el resultado no podía ser muy distinto.

Lucro y rentabilidad

Enseguida, no se puede eludir las responsabilidades en el colapso de las redes de comunicación, de energía eléctrica, de agua potable y de infraestructura vial, así como en la caída o daño estructural irreparable en numerosos edificios de reciente construcción, incluso en el centro de uno de los símbolos de la arrogancia neoliberal, como la ciudad empresarial; más aún cuando desde hace tres décadas se viene machacando sobre la eficiencia de la empresa privada.

Seriamente no se puede especular acerca de qué hubiese pasado si esos servicios básicos e indispensables estuviesen en poder del Estado o bajo algún régimen de administración pública. Pero el hecho es que estaban en poder de conglomerados privados, cuya primera prioridad, si es que no única finalidad, es la ganancia, y la segunda, la rentabilidad de su inversión. Y el hecho es que 72 horas después de ocurrido el sismo, las zonas más afectadas por el desastre seguían sin energía eléctrica ni agua potable, lo cual generaba numerosos efectos en cascada, incluyendo, naturalmente, la violencia social.

Ciertamente, la debilidad del sistema de energía eléctrica, que ya se ha manifestado en múltiples ocasiones, es el problema principal, pues fue el detonante de la falla de los otros sistemas, como las redes de comunicaciones, las redes de agua potable, las redes de abastecimiento de combustible y las cadenas de supermercados. Es evidente que esa debilidad obedece, al menos en parte, a la huelga de inversiones que sostuvieron los consorcios transnacionales entre 2002 y 2007, mientras no lograron que el gobierno les asegurara la rentabilidad de las mismas, por la vía del incremento de las tarifas.

Las empresas sanitarias aducen que sin energía eléctrica no pueden hacer funcionar las redes de agua potable. Pero ¿qué otra cosa aparte de la ausencia de rentabilidad, les impidió distribuir agua potable mediante camiones cisterna? Claro, podrían argumentar la falta de combustible, y los distribuidores de combustibles alegarán la falta de energía eléctrica, tal como el gobierno imputó su impotencia a la caída del sistema de comunicaciones, y así recursivamente.

En este orgulloso Chile de la modernidad, nadie quiere aceptar sus responsabilidades.

No es accesorio reiterar la interrogante ¿qué hubiese pasado si el gremio de cadenas de supermercados decide el día sábado repartir mercadería en los sectores más azotados por la catástrofe? Con su nivel de interlocución con el Gobierno, igual hubieran logrado el pago de la cuenta, y así y todo, habría sido socialmente más barato para todos. Pero, como en un inmenso tablero de teoría de los juegos, cada cual eligió apostar por su interés individual.

Jorge Aldao
08/03/2010, 14:58
Detrás del derrumbe

El mismo juicio merece el colapso de modernas autopistas concesionadas y la implosión o daños estructurales irremediables en centenares de elevados edificios recién entregados o incluso aún en construcción.

El obispo de Rancagua, Alejandro Goic, fue tajante: “ El hombre usa mal su libertad y por ganar unos pesos más llegamos a esta triste tragedia”, dijo en referencia a los innumerables casos de fallas estructurales en carreteras y edificios. Es evidente que esa fue una de las causas. Pero también están en las normas y protocolos de construcción, y en la supervisión de las mismas. Los ingentes recursos que orbitan en torno al negocio de la construcción parecen haber relajado el cumplimiento de la normativa por parte de ciertas empresas y la fiscalización de ciertos funcionarios de la institucionalidad supervisora.

Como fuere, los resultados están a la vista y nadie los puede desmentir.

Resulta irónico observar que los desvíos de la emblemática ruta sur concesionada pasan por antiguas rutas hoy relegadas a la condición de caleteras (vías secundarias paralelas a las rutas con escaso uso que no cobran peaje), construidas cuando la finalidad de las carreteras era la conectividad vial y no el pretexto para el lucro de grandes consorcios transnacionales, las que resistieron incólumes el terremoto.

En el caso de las autopistas hay por contrato seguros comprometidos. Pero en el caso de los edificios, ¿quién responderá a los propietarios de los departamentos?

El segundo terremoto

Queda para el final el análisis del problema más delicado, aquél que el Obispo de Concepción, Ricardo Ezzati denominó “un segundo terremoto” y que los más lúcidos reporteros de televisión describieron como un “terremoto social” de consecuencias casi más devastadoras que el de condición natural, y que obliga a interrogarnos acerca del tipo de sociedad hemos construido.

José Luis Ugarte, profesor de Derecho Laboral de la Universidad Diego Portales, formuló acertadamente la interrogante de la siguiente manera:

“¿Por qué en Chile apenas el orden se retira –cuando el brazo armado de la ley deja de atemorizar- los sectores más pobres se sienten con el legitimo derecho de saquear y tomar aquello que de otro modo –los legales- no alcanzan?”. Y la respondió también de manera atinada: “la sensación de injusticia y de exclusión altamente extendida entre los pobres –que tantas veces se ha diagnosticado como “escandalosa desigualdad”- hace que nuestra sociedad esté pegada con el mismo pegamento que esos edificios nuevos que hoy se derrumban”. E incluso da un paso más allá: “el terremoto –quién lo iba a decir- ha desnudado al capitalismo chileno mostrando vergonzosamente sus pies de barro. Ni nuestra mejor propaganda ni la de los organismos financieros puede esconder que a la hora de repartir entre todos nuestros beneficios, nos parecemos más a los países africanos que a los del primer mundo con los que nos gustaría compararnos”.

En ese cuadro, no sorprende que la derecha reduzca la complejidad del problema a “pillaje y vandalismo”, lo cual, consecuentemente, puede ser resuelto con mano dura y represión, porque eso está en su naturaleza genética.

Incluso tampoco es sorprendente que sectores de modesta condición, la clase más golpeada por la represión dictatorial, haya clamado por la presencia militar en las calles, puesto que la sensación de peligro, inseguridad y desamparo ante la eclosión social, fue una experiencia dramáticamente real.

También es cierto que el análisis fino debe distinguir entre el robo por necesidad y el saqueo del lumpen organizado, sin omitir que el Jefe de la Plaza de Concepción, general Ramírez, declaró que más del 60% de los llamados a las patrullas militares correspondían a psicosis colectiva.

Anomia social

En términos sociológicos, en las regiones asoladas por el terremoto se verificó de manera amplificada lo que Durkheim y Merton caracterizaron como anomia social, referida a la desviación o ruptura de las normas sociales, en concepto del primero, o a la disociación entre los objetivos culturales y el acceso de ciertos sectores a los medios necesarios, por lo que la relación entre los medios y los fines se debilita, en opinión del segundo. O en palabras de Ugarte, una falta de lealtad con la sociedad.

Pero ¿qué lealtad con la sociedad pueden sentir sectores triplemente marginados; marginados del reparto de los recursos; marginados de las oportunidades y marginados de la participación política y social? ¿Y quién puede lanzar la primera piedra en cuanto al respeto a las normas o exigir lealtad social después de tres décadas de prédica de individualismo, de loas al consumismo desenfrenado, de disolvente práctica del sálvese quién pueda y de descarada impunidad de los delincuentes de cuello y corbata?

Una vez más es útil la reflexión del profesor Ugarte: “es que pedir a tanto chileno que recibe el sueldo mínimo, que no tiene mayores derechos laborales ni quienes lo representen -en Chile los sindicatos no existen-; que no tienen ni salud ni educación pública de calidad, que de súbito muestre lealtad y compromiso -y no sólo miedo a la cárcel- con un modelo que los excluye, respetando el sagrado derecho de propiedad, es simplemente una ingenuidad que el terremoto ha hecho caer como la cúpula de la Divina Providencia”. A la inversa, agrega, “no es difícil entender por qué los ganadores en nuestro modelo –unos pocos- exhiben y exigen alta lealtad a las reglas, incluidas las que protegen de mejor manera sus triunfos, como es la propiedad. Lo difícil es pretender que los perdedores de siempre –nuestros eternos pobres- tengan lealtad hacia reglas que no sólo no han diseñado sino que mirada nuestra historia, han estado marcadas desde siempre a favor de los mismos”.

En suma, en primer y último término el problema es político y se inscribe en el proyecto de sociedad que han impuesto las elites en los últimos 35 años.

En sociedades desarrolladas, como Suecia u Holanda, o igualitarias, como Cuba, que han hecho ingentes esfuerzos por incluir y distribuir el producto entre todos, y donde existe alto grado de lealtad y cohesión social, son inimaginables escenas que dieron la vuelta al mundo como la convulsión social que sucedió a la convulsión telúrica, en este país ejemplo de modernidad.

Fascismo agazapado

A la inversa, en sociedades altamente desiguales, la cohesión y la lealtad social son sustituidas por la fuerza, la represión y el temor, que como se sabe, constituyen el caldo de cultivo para el desarrollo del fascismo, el cual, aunque en ciernes, no ha estado ausente en estos días de tragedia.

Expresiones filofascistas son aquellas imágenes que muestran hombres y muchachos enarbolando garrotes y armas arrojadizas para defenderse de las turbas vandálicas. A lo menos protofascista es el siguiente titular de un diario de circulación nacional: “Militares de toman las calles en Concepción: Se Acabó el Webeo, Siñures”, de intencionada connotación pinochetista; y derechamente fascista, es el afiebrado argumento de un columnista de la misma cadena periodística, para quién el origen del problema está en la “hegemonía ideológica de las doctrinas acerca de los derechos humanos” y en el hecho de que “por veinte años la Concertación no hizo sino debilitar el concepto mismo de "orden público".

Para decirlo en breve, el terremoto no fue sino un fogonazo de advertencia, a la luz del cual podemos observar el modo cómo treinta años de modelo económico excluyente y desigual han colocado a este país al borde del abismo.

No es fatal que caigamos en él. No es cierto que el hombre es el lobo del hombre, como muestra la correlación entre la llegada de la ayuda y el cese de los “zaqueoz”, para decirlo en palabras de un majadero reportero de televisión. No es cierto que la “cuestión social” se soluciona con mano dura y represión. A lo más posterga el problema al precio de profundizarlo en su base. No hay mejor garantía para la seguridad pública, e incluso para el derecho a la propiedad, que la justicia distributiva y un contrato social equitativo para todos los contratantes. Ergo, la única solución es el esfuerzo incesante, incansable, insobornable, de los sectores más lúcidos de la sociedad, orientado a generar las correlaciones que permitan avanzar en la construcción de sociedades más justas e igualitarias, en el ambiente más democrático que sea posible.

El problema consiste en que al menos por los próximos cuatro años, esa tarea se hará mucho más cuesta arriba.

JamilaNoor
09/03/2010, 06:31
Salam Jorge
Gracias por este importante documento,parece que la naturaleza se ha empeñado en descubrir violentamente las grietas del sistema y las fallas de los paises. Todo sigue en movimiento amigo, hoy otro terremoto, en Turkia, y vamos de tragedia en tragedia, ya no se sabe para quien pedir.
Esto abre otras grietas, las del temor y la desesperanza. La excelente explicacion que se da en tus mensaje nos hace entender porque la tragedia de Chile es de más de los 8 grados del temblor.

Jorge Aldao
10/03/2010, 19:47
La excelente explicacion que se da en tus mensaje nos hace entender porque la tragedia de Chile es de más de los 8 grados del temblor.

Jamila... Salam...

Más información para entender lo que pasa en Chile y, sobre todo, para no creerse lo que dicen los medios internacionales acerca de que la popularidad de Bachelet se acrecentó después del sismo.
Seguro que así será si la consulta la hacen en Santiago y en los "barrios paquetes" , pero parece que no piensan lo mismo los que viven el las zona más golpeadas y, al mismo tiempo, las más ninguneadas por estos incompetentes de la Concertación.
Que se preparen los chilenos en conjunto a pagar el precio de haber votado a Piñera.
Porque del "Pinocho" podían quejarse porque se había impuesto por las armas (y por el apoyo yanqui y de los europeos).... pero a Piñera lo eligieron los propios chilenos (como nosotros los argentinos elegimos a Menem y a la Kirchner)

Un saludo

Jorge Aldao

Las trizaduras en el modelo económico que deja el terremoto

Mauricio Becerra R.
El Ciudadano


Aeropuerto, casinos, ciudades empresariales, autopistas y edificios recién construidos que se vinieron abajo o amenazan con desplomarse, son la cara del Chile construido en base a la maximización de las ganancias y la socialización de las pérdidas. Al otro lado de la moneda, hordas de personas que han sido educadas por la publicidad y los medios con el ‘sálvate a ti mismo’ dan cuenta de la descomposición del tejido social en la segunda ciudad más grande del país.

Poco a poco el polvo que cubría las ciudades del centro y sur del país se disipa, las réplicas bajan su intensidad y salen del shock quienes les tocó vivir uno de los terremotos más grandes que se tenga registro en la historia. Pero el sacudón de la madrugada del sábado 27 de febrero no sólo terminó de golpe el verano del sur del mundo, devastando gran parte de la zona central y sur del país, sino que también resquebrajó el modelo neoliberal del que tanto se jactaban los medios y los políticos criollos.

El temblor echó al suelo el modelo del Estado mínimo administrado por la Concertación y que será profundizado por el próximo gobierno derechista de Sebastián Piñera. En cosa de segundos colapsó el sistema de distribución de energía eléctrica, alimentos, comunicación y transportes regentado por privados y hoy, a 4 días de la tragedia, aún no se repone de manera eficaz.

Si bien fue un terremoto 8,8 grados en la escala de Richter -que dejó un saldo de muertos que ya se acerca a las 800 personas- la capacidad de reacción y la infraestructura disponible están lejos de las normas y regulaciones que dice tener un país instalado sobre el cordón de fuego del Pacífico.

TRES DÍAS EVALUANDO LOS DAÑOS

Pese a que el amanecer de ese sábado daba cuenta de que la debacle era total, la mínima lógica de establecer las prioridades: comunicación, asistencia médica y alimenticia, no entraba dentro de las pesadas lógicas gubernamentales. En un gesto más efectista que de real eficacia para los momentos en que se vivía, la presidenta Michelle Bachelet se fue a recorrer el sur en una comitiva de 3 helicópteros.

Un rápido recorrido por Valparaíso y Santiago daba cuenta de que pese a lo intenso del movimiento telúrico la mayoría de las construcciones habían soportado en pie, cayendo cornizas, muros exteriores y una que otra casa antigua.

A esa hora del día las informaciones difundidas eran vagas, ya que no había conexión con las ciudades de Talca, Concepción y la zona costera de esas regiones. Los canales de televisión a esa hora mostraban la caída de carreteras elevadas y el colapso de un edificio recién construido en la comuna de Maipú.

Pero al pasar las horas el restablecimiento de las comunicaciones daba cuenta de que Santiago no es Chile y que las regiones del Maule y del Bío Bío estaban en el suelo. Pese a que se desnudaba poco a poco la magnitud de la catástrofe en un gesto de soberbia y falsa idea de ser un país ‘desarrollado’, el gobierno de Bachelet no quiso pedir ayuda internacional, política que remedió hace pocas horas.

La petición oficial ante la ONU de ayuda por el terremoto fue oficializada recién 2 días después de la catástrofe, detallando la necesidad de hospitales de campaña y conexiones satelitales, pese a que se ha estimado en US$ 30.000 millones los costos de la catástrofe.

Las ‘autoridades’ decían que estaban evaluando la tragedia, tarea en que se pasaron hasta el lunes en la tarde, cuando recién se anuncia (para la tele) la entrega de ayuda, la que recién comenzó a llegar la jornada del martes.

Parece que hasta antes del terremoto no habían en el país teléfonos satelitales o sistemas de comunicación que no requirieran energía eléctrica y aún hoy a las autoridades no se les ocurre implementar una sencilla base de datos en internet que recoja la información sobre personas vivas y desaparecidas (donde todos contribuyan en la recolección de la información), que centralice las búsquedas y permita saber de la situación de los seres queridos.

LO QUE SE VINO ABAJO

El edificio Borde Río, edificado por la constructora Socovil en Concepción y terminado el año pasado, que se fue literalmente de espaldas ha sido el símbolo de la catástrofe. De su interior se han rescatado ya 30 cuerpos y, pese al paso de las horas, aún hay esperanza en encontrar personas con vida.

Si bien la mayoría de las edificaciones resistieron el terremoto, efecto de las normas de edificación chilenas que exigen una resistencia a temblores de 9 grados, otros edificios nuevos de las comunas de Maipú, Santiago centro, Conchalí y Ñuñoa; algunos del borde costero de Viña del Mar que amenazan con derrumbarse dan cuenta de que constructoras inescrupulosas y funcionarios públicos ineficientes han sido la tónica del modelamiento de las ciudades.

En Concepción y Santiago dos torres de tantos pisos como costo, recién terminadas, amenazan con derrumbarse sobre sus vecinos. El edificio de Ñuñoa con serios daños estructurales fue edificado por la constructora Paz, una de las estrellitas de la industria inmobiliaria local

Otro símbolo lo constituye el colapso de la Ciudad Empresarial, símbolo de la arquitectura neoliberal y la arrogancia empresarial, cuyos edificios han quedado inutilizados. Se suman el reciente inaugurado casino Monticello, a la salida sur de Santiago, y el de Viña del Mar, cuyos salones de juego vinieron venir sus techos abajo. Igual situación ocurrió con el hotel 5 estrellas del casino costero, construido hace menos de 5 años.

Pese a que el resto de las edificaciones se ven en buen estado, hay que esperar las inspecciones que darán cuenta si en el país el auge inmobiliario aplaudido por las ‘autoridades’ no terminó siendo una promesa de tumba para sus moradores.

Pero la naturaleza también desplomó la infraestructura cuya construcción desde la gestión de Ricardo Lagos como ministro de Obras Públicas el Estado dejó en manos de consorcios privados. Así ocurrió con las carreteras que vieron desplomarse pasos bajo nivel entregados hace menos de un año y vías elevadas, cuyo su desplome por suerte no dejó víctimas fatales.

La intensidad del seísmo no justifica que los pasos en altura de autopistas como Vespucio Norte colapsaran. Dicha autopista y Vespucio Sur, que también se cortó en varios puntos, son de propiedad de las concesionarias españolas ACS Sacyr y Cintra, las que hasta esta mañana seguían cobrando el tag y los peajes.

En tanto, la ruta entre Santiago y Osorno aún tiene 105 problemas entre cortes de puentes y caminos en pésimo estado, llamando la atención la caída del puente que cruzaba el rió Maule. Otros 2 puentes y 3 pasos superiores se hallan en el suelo. Herman Chadwick, representante de las autopistas, se limitó a decir a la prensa que el plazo fijado por las mismas concesionarias es de 6 a 8 meses para su reparación.

Pero la imagen más molestosa para los arquitectos del Chile neoliberal que ha hecho Tratados de Libre Comercio con más países que ningún otro es el colapso del aeropuerto de Santiago. Si bien no se trata de daños estructurales, el área de recepción de pasajeros recién inaugurada dejó caer todas sus molduras y revestimientos dejándolo inutilizado por un buen tiempo.

Jorge Aldao
10/03/2010, 20:01
LOS SAQUEOS Y LA COMPETITIVIDAD

Una imagen de militar apuntando con pistolas a civiles en Concepción, parecida a las vistas décadas atrás, será quizás la imagen final del gobierno ciudadano de Michelle Bachelet y el anuncio de la administración de Piñera.

Es una situación de caos reinante, los saqueos amenazan la estabilidad social de la zona afectada por el terremoto, claro que esto ha sido jalonado por la incompetencia de la ayuda del gobierno central, el que 3 días después de la catástrofe recién dispuso el envío de 60 mil raciones de comida a ciudades que no han tenido luz, agua ni alimentos. De estas, unas 25 mil se repartieron en un solo día en la región del Maule, hecha pedazos por el terremoto.

Antes las ‘autoridades’ apostaron por el golpe de imagen de una presidenta cercana, recorriendo la zona afectada horas después de ocurrido el seísmo. Pero las palabras de pobladores de Concepción que acusaban que de nada servía que la presidenta se “paseara en helicóptero repartiendo saludos” y denunciando la crítica situación mostraron que se trató de un efecto de imagen.

La mañana del domingo los canales de televisión nos desayunaron con las imágenes de los primeros saqueos al supermercado Lider de Concepción, situación que se repitió en Constitución, Talca, Santiago y muchos otros pueblos y localidades. Pese a que los primeros relatos periodísticos mostraban cierta comprensión del hecho, al correr las horas los canales volvían a su ideología de respeto irrestricto a la propiedad privada.

Ningún periodista fue capaz de constatar lo evidente: en situaciones de catástrofe se demuestra que dicha propiedad no es algo natural a lo humano y las multitudes, pese a la barbarie con que se la describe, se concentró en los grandes almacenes para buscar alimentos.

Ni las promesas de D&S de repartir canastas familiares, cosa que aún no se cumple, ni la convocatoria a las reuniones de emergencia en La Moneda de los magnates de los supermercados –los que administran con criterios de maximización privada la gestión de alimentos para la población, ni las amenazas del ministro Viera Gallo de hacer respetar el toque de queda impuesto “por la razón o la fuerza”; logran apaciguar la constatación de los más pobres y afectados: con un Estado mínimo las ayudas tardarán en llegar y no serán permanentes.

Pero no sólo hubo saqueos de alimentos; las imágenes del robo de televisores, tiendas de ropa o lavadoras dieron pie a los medios criollos para criminalizar simples actos de sobrevivencia. En las mismas ciudades cuyos paraderos de micro y gigantrografías exhiben aún la invitación al paraíso de las cosas, las multitudes aprovechan un desastre para conseguirlas sin pasar por cajas o créditos de consumo.

Que luego del saqueo de las grandes tiendas y supermercados se pase al daño al vecino o al que vive en el barrio de al lado, también da pistas de la subjetividad producida en estas décadas del ‘sálvate a ti mismo’ o ‘ráscate con tus propias uñas’. Años de praxis individualista en los mensajes mediáticos y en las relaciones no dejan otro saldo que al momento de una crisis social las hordas se tomen las ciudades.

Qué nos importa el vecino, si siempre ha sido un competidor en esta jungla neoliberal. La solidaridad o la hermandad frente a la catástrofe suenan a palabras añejas que huelen a poder popular o autocontrol de las bases sociales, cosas exterminadas por los mismos militares que ahora son convocados a defender los negocios que se erigieron sobre la ruina del tejido social.

Y como la derecha no pierde oportunidad, Piñera ya manifestó este martes su deseo de extender la ‘zona de catástrofe’, la que permite el toque de queda, la pérdida del derecho a libertad de reunión y concentración, a otras regiones y por mayor tiempo.

En la capital el comercio de los barrios Meiggs, Patronato y La Vega cerraron sus puertas ante la amenaza de saqueos; y en Ñuñoa los vecinos de barrios antiguos esperan la caída de una torre recién construida sobre sus casas.

Las réplicas siguen al momento de escribir esto y los saqueadores fantasmas asolan más ciudades. La madrugada de hoy tuvo más de 4 movimientos y la cifra de muertos aumentará a medida que se hallen los desaparecidos.


www.elciudadano.cl/2010/03/03/las-trizaduras-en-el-modelo-economico-que-deja-el-terremoto/