PDA

Ver la Versión Completa : El tumor del demonio de Tasmania es nervioso.



Muntassir
27/01/2010, 12:49
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


EL tumor facial incurable que está diezmando al demonio de Tasmania ya es un poco menos misterioso.Un grupo de investigadores ha desvelado que esta enfermedad, que se transmite a través de la mordedura, se origina en las células que recubren los nervios.También han identificado varios genes responsables, lo que puede acercar una vacuna que frene su avence.Si no se consigue, podría acabar con esta especie única de la isla de Tasmana en menos de 30 años."Nuestro trabajo es un gran paso adelante en la carrera para salvar a los demonios de la extinción, señala la investigadora de la Universidad Nacional de Australia Elizabeth Murchinson, una de las autoras del trabajo.

RÁPIDA EXPANSIÓN.- Los primeros caso de tumor del demonio de Tasmania se detectaron en 1996.La enfermedad se ha extendido con rapidez al 60% del habitat de este icono australiano y ha acabado con la mitad de la especie.Provoca tumores en el hocico y la boca que se extienden por el resto del cuerpo y acaban con los animales en tres meses.Lo poco que se sabe del tumor es que es contagioso.(...) El nuevo estudio, publicado hoy en "Science", ha analizado los genes de los tejidos sanos y enfermos en busca de las causas del tumor.(...) El trabajo también ha encontrado un nuevo método de diagnóstico que facilitaría detectar los ejemplares enfermos y aislarlos para evitar que la enfermedad se propague.


Muntassir.

N.D.(Madrid).
Público, 020110.

cynara
27/01/2010, 21:18
Gracias Muntasir por la actualización, lo estaba siguiendo de cerca.

Por lo menos se que han aislado a los sanos.

Espero que pronto encuentren la cura, porque si no se acaba la especie.

Salams

Muntassir
28/01/2010, 14:25
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

Las aves actuales heredaron el vuelo de dinosaurios planeadores.

Los dinosaurios que inventaron el vuelo de las aves :

LOS primeros ancestros voladores de las aves fueron pequeños dinosaurios que vivían en los árboles y que podían planear gracias a sus cuatro alas cubiertas de pluma.Así lo mantiene un estudio que publica hoy "PNAS" y cuyas conclusiones se basan en una maqueta con la que los autores han analizado el vuelo de los microrraptores, los parientes del velocirraptor que surcaban el aire hace unos 120 millones de años.Este género de dinosaurios ha vivido no pocas polémicas y algunos expertos creen que las diferentes especies incluidas en el grupo no son sino la misma.

También ha originado otro debate paralelo sobre cómo surgió la manera de volar de los pájaros modernos, que son parientes lejanos de los dinosaurios.Una escuela señala que los ancestros de las aves eran dinosaurios terrestes muy rápidos que ya habían desarrollado plumas y que comenzaron a despegar desde el suelo hasta conseguir volar tras muchas generaciones de evolución.La teoría opuesta es que los primeros "pájaros" eran dinosaurios con plumas que vivían en los árboles y planeaban de una rama a otra.Algo así sería lo que hizo el "Microrraptor gui", la especie en la que se ha basado el equipo de Larry Martin en la Universidad de Kansas (EEUU) para el presente estudio.

DINOMODELISMO.-Los expertos viajaron a China para analizar cientos de fósiles de estos dinosaurios, que eran del tamaño de un halcón.Después intentaron construir el suyo propio.Primero hicieron una maqueta del esqueleto y la piel del dinosaurio, incluidas plumas de faisán con el mismo tamaño de las que muestran los fósiles originales.Estas primeras maquetas sirvieron para calcular el peso de estos animales, algo más de un kilo.

Después se creó una segunda maqueta más ligera del microrraptor con las cuatro alas extendidas.Tras varios lanzamientos dentro y fuera del laboratorio, los investigadores concluyeron que era capaz de planear a una velocidad de más de diez metros por segundo.Sus cuatro alas le daban mayor estabilidad de la que gozan planeadores actuales, como el lémur volador que vive en Filipinas.Al igual que ellos, el microrraptor vivía en los árboles, pues sus plumas de 17 centímetros le hacían demasiado torpe en el suelo.


Muntassir.

Nuño Domínguez.Madrid.
Público, 260110.

Muntassir
29/01/2010, 22:52
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

Primera prueba del color en fósiles.


POR fin se ha encontrado una base para asignar color a los dinosaurios, por lo menos a las plumas de algunos de los numerosos hallazgos en el yacimiento de Jehol, un verdadero tesoro paleontológico de China.Por primera vez se han identificado en fósiles de dinosaurios, predecesores de las aves, células productoras de pigmentos que darían color a las plumas primitivas.Además, de esta forma, se ha confirmado que estos dinosaurios, de hace más de 100 millones de años, estaban recubiertos de este tipo de plumaje.

Hasta ahora todas las representaciones del color de los dinosaurios eran fantásticas, en el sentido de que no se basaban en ningún dato objetivo.La investigación halló que el pequeño dinosaurio "Sinosauropteryx" tenía la cola recubierta de plumas con anillos de color naranja y blanco alternados y que el ave primitiva " Confuciusornis" presentaba zonas de colores blanco, negro y marrón anaranjado.Todavía queda por estudiar con detenimiento el aspecto del ave completa.

Los paleontólogos de varias instituciones de China, Reino Unido e Irlanda informan en la revista "Nature" que han hallado melanosomas de dos tipos en las plumas de numerosos fósiles procedentes de Jehol.Los melanosomas contienen el color y están incrustados en la estructura de las plumas y el pelo en las aves y mamíferos modernos, informa la Universidad de Bristol, que participa en el trabajo.

Dado que los melanosomas forman parte de la resistente estructura proteíca de la pluma, sobreviven con ella incluso durante centenares de millones de años.Sin embargo, es la primera vez que se encuentran en dinosaurios y también que uno de los dos tipos se identifica en una pluma fósil.Este descubrimiento reafirma la hipótesis de que las aves evolucionaron a lo largo de 50 millones de años a partir de los dinosaurios carnívoros.


Muntassir.

Malem Ruiz de Elvira.Madrid.
El País, 280110.