PDA

Ver la Versión Completa : Se expande la guerra de Afganistán al Cuerno de África y el océano Índico



yousef
15/01/2010, 17:29
Posteo aquí este interesante análisis geopolítico sobre los intereses de los aliados del Atlántico Norte en el noroeste del Océano Índico y sus últimos movimientos. Como Somalia se percibe como la suerte de país central en este movimiento imperialista por el establecimiento de focos de conflicto por toda la zona lo envío aquí (y así de paso Maite no me echa la bronca ni me castiga colocando el post en "Recortes de prensa" :p)

Salam


Estados Unidos y la OTAN expanden la guerra de Afganistán al Cuerno de África y el océano Índico
por Rick Rozoff*

14 de enero de 2010 Fuente: http://www.voltairenet.org/article163543.html

La administración Obama ha emprendido un nuevo despliegue militar tanto en el Medio Oriente, en el Este de África así como en Asia. En todos estos lugares su propaganda está creando conflictos ficticios, y si estos conflictos en realidad no existen, el ejército estadounidense se encarga de crearlos bombardeando a las poblaciones civiles indefensas para luego acusarlos de terroristas de Al Qaida y proseguir en un engranaje de guerra y desgaste que tanto les favorece para implantar nuevas bases para sus tropas. Nuestro colega Rick Rozoff experto en asuntos militares nos relata la situación.



De forma paralela a la escalada de la guerra en el sur de Asia (operaciones contra la insurgencia en Afganistán y ataques con misiles lanzados desde [aviones teledirigidos drones en inglés ] en Pakistán), Estados Unidos y sus aliados de la OTAN han preparado el trabajo preliminar para operaciones navales, aéreas y por tierra cada vez mayores en el Cuerno de África y el golfo de Adén.

Durante el mes pasado Estados Unidos llevó a cabo mortales ataques militares en Yemen: bombardeos aéreos en el norte y ataques con misiles crucero en el sur de este país. Se ha acusado a Washington de matar a gran cantidad de civiles en estos ataques en ambas partes del país que se llevaron a cabo antes del incidente del 25 de diciembre en Northwest Airlines utilizado para justificar ex post facto estas acciones anteriores de Estados Unidos. Y de forma preocupante el incidente se ha explotado para hacer retumbar un sonido constante de tambores de guerra pidiendo que se expanda la intervención militar y sea aún más directa.

El programa militar y de seguridad del Pentágono para Yemen que fue dado a conocer públicamente, aumentó de 4,6 millones de dólares en 2006 hasta 67 millones el año pasado. «Esta cifra no incluye la ayuda encubierta y confidencial que ha proporcionado Estados Unidos» [1].

Además, «según un nuevo acuerdo de cooperación confidencial, Estados Unidos podría hacer volar misiles crucero, aviones de combate o aviones armados drone no tripulados contra objetivos en el país, pero permanecería callado públicamente acerca de su papel en los ataques aéreos» [2].

El día 1 de enero el general David Petraeus, jefe del Comando Central del Pentágono, que se ocupa tanto de las guerras de Afganistán e Irak como de las operaciones en Yemen y Pakistán, se encontraba en la capital iraquí, Bagdad, y habló de profundizar la implicación militar en Yemen: «El año pasado tuvimos, es bien conocido, unos 70 millones de dólares en ayuda de seguridad. El próximo año esta ayuda será más que duplicada [3].

Al día siguiente Petraeus estaba en la capital de Yemen donde se reunió con el presidente del país, Ali Abdullah Saleh, para discutir «el continuo apoyo estadounidense para extirpar las células terroristas» [4].

El asesor de antiterrorismo de la Casa Blanca (ayudante del presidente para la seguridad nacional y antiterrorismo) John Brennan informó al presidente Barack Obama sobre la visita de Petraeus al nuevo escenario de la guerra de Washington y después declaró: «Hemos convertido a Yemen en una prioridad para el curso de este año y esto es lo último en este esfuerzo» [5].

Estados Unidos y los gobiernos occidentales han identificado las supuestas células terroristas en cuestión como células afiliadas a al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP, en sus siglas en inglés). Sin embargo, el 4 de enero CNN informó de que «un alto cargo estadounidense citó una rebelión de las tribus huti [houthi] en el norte y actividad secesionista en las áreas tribales del sur» como elementos que preocupaban a Washington. [6]

El origen confesional de los houthis es el Islam chií y no sunní, y las fuerzas de oposición en el sur están dirigidas por el Partido Socialista Yemení, por lo tanto los intentos de relacionar a cualquiera de los dos con al Qaeda son erróneos, interesados y deshonestos.

Tanto en el norte como en el sur [de Yemen] Estados Unidos, sus aliados de la OTAN (Gran Bretaña y Francia cerraron sus embajadas en Yemen a principios de este semana de forma conjunta con Estados Unidos) y Arabia Saudí están trabajando conjuntamente para apoyar al gobierno de Saleh en lo que a lo largo del mes pasado se ha convertido en un estado de guerra contra las fuerzas de oposición en el país.

Arabia Saudí ha emprendido bombardeos aéreos regulares y ataques con infantería y vehículos armados en el norte del país, y de acuerdo con fuentes rebeldes houthi, han sido apoyados por aviones de combate estadounidenses en sus ataques mortíferos contra pueblos.
Los portavoces houthi han acusado a Riyadh de lanzar más de mil misiles en Yemen y a finales de diciembre el ministro de Defensa saudí reconoció que sus bajas militares en el mes anterior incluían 73 muertos, 26 desaparecidos y 470 heridos.
En resumen, una guerra entre dos países fronterizos en la Península Arábiga.

Sin embargo, Occidente tiene unos planes aún más amplios para Yemen, unos planes que incluyen integrar operaciones militares desde el noreste de África hasta la frontera china. Típico de las recientes declaraciones de altos cargos estadounidenses y de sus aliados occidentales, la semana pasada el primer ministro británico Gordon Brown afirmó, falazmente, que «la debilidad de al Qaeda en Pakistán les ha obligado a salir de Pakistán e ir a Yemen y Somalia» [7].

Brown declaró el 3 de enero a la [televisión británica] BBC: «Se ha reconocido Yemen, al igual que Somalia, como una de las zonas en las que no sólo tendremos que estar pendientes sino que tendremos que hacer algo más. Esto significa fortalecer la cooperación antiterrorista, significa trabajar más duramente en los esfuerzos de inteligencia» [8].
A Brown le corresponde explicar por qué si se «ha obligado a salir» a al Qaeda de Pakistán, está añadiendo soldados a la oleada de tropas estadounidenses y de la OTAN que pronto hará que la suma de soldados occidentales llegue a 150.000 en Afganistán mientras que se intensifican los ataques mortíferos en el propio Pakistán.

El primer ministro británico también ha pedido que se celebre un encuentro internacional sobre Yemen para finales de este mes y ha anunciado que «Gran Bretaña y Estados Unidos han acordado financiar una unidad de policía antiterrorista en Yemen...» [9]

En las noticias occidentales, o más bien venta de rumores, se acusa a los rebeldes yemeníes de suministrar armas a miembros de la oposición somalí y se dice que estos han ofrecido combatientes a los primeros.

En resumen, la oficialmente descartada pero reanimada y expandida de hecho «guerra global contra el terrorismo» se está librando hoy en un único teatro de guerra que se extiende desde el mar Rojo hasta Pakistán.
Un esfuerzo conjunto por parte de los Comandos Central de África del Pentágono y de la Organización del Tratado del Atlántico Norte de forjar la consolidación de casi todo el continente europeo bajo el control de la OTAN y del Pentágono y ceder el control del continente africano al Comando de África estadounidense (AFRICOM) (excepto para Egipto, activo individual del Pentágono y socio del Diálogo Mediterráneo de la OTAN).

(Continúa)

yousef
15/01/2010, 17:31
(Continuación)

De hecho la administración Reagan inauguró el Comando Central en 1983 sobre los cimientos de la Fuerza Conjunta de Despliegue Rápido (RDJTF, en sus siglas en inglés) que su predecesor Jimmy Carter había activado tres años antes [10].
El desarrollo posterior de las Fuerzas de Despliegue Rápido (RDF, en sus siglas en inglés) se lanzó directamente para contrarrestar los acontecimientos en Afganistán y Somalia un 1979 (un componente integral de la doctrina Carter) y se diseñó deliberadamente para establecer el control militar en el Cuerno de África, el mar de Omán y el oeste del océano Índico.

Las administraciones pueden salir (George W. Bush y Tony Blair han cesado en sus cargos) y los nombres pueden cambiar (la guerra global contra el terrorismo se ha rebautizado operaciones de contingencia en el exterior) pero las ambiciones geopolíticas globales de Washington, ilimitadas desde el colapso del Pacto de Varsovia y de la Unión Soviética en 1991 no han hecho sino aumentar y universalizarse, y los medios empleados para llevarlas a cabo sino hacerse más agresivos.

En los últimos tiempos la Casa Blanca y sus aliados europeos han resucitado y exagerado el espectro de al Qaeda hasta un grado nunca visto desde los días inmediatamente posteriores al 11 de septiembre de 2001.

Con la excusa de proteger el territorio estadounidense de esta vaga y ubicua entidad, el Pentágono está implicado en operaciones militares que van desde el oeste de África hasta el este de Asia contra, entre otros, grupos de izquierda decididamente no vinculados a Osama bin Laden en Colombia, Filipinas y Yemen; milicias chiíes en Líbano y Yemen; rebeldes étnicos en Mali y Niger; y una rebelión cristiana extremista en Uganda.

Como los tristemente célebres ladrones de tumbas del siglo XIX William Burke y William Hare, tan bien pagados por proporcionar cadáveres a la facultad de medicina de Edimburgo y que cuando se quedaban sin cadáveres para vender los creaban, al Qaeda es un villano digno de confianza al que se puede evocar cuando sea necesario.

Se puede confundir a los combatientes al-Shabaab en Somalia con piratas en golfo de Adén para proporcionar un pretexto para una presencia naval permanente de la OTAN y sus aliados de la Unión Europea en una red que incluye el mar Rojo, el mar de Omán que lleva al Golfo Persico y la mayor parte de la costa este de África.

El componente estadounidense de la más amplia guerra afgana es la «Operación Libertad Duradera» que abarca Afganistán, Cuba (la base naval de la bahía de Guantánamo), Djibouti, Eritrea, Etiopía, Jordania, Kenia, Kirguizstán, Pakistán, Filipinaas, las Seychelles, Sudán, Tajikistán, Turquía, Uzbekistán y Yemen.

Djibouti, que alberga a aproximadamente 2.500 miembros del personal militar estadounidense en la primera base permanente del Pentágono en África, también es el cuartel general de la Fuerza de Tarea Conjunta Combinada-Cuerno de África (CJTF-HOA, en sus siglas en inglés), establecida en 2001 varios meses antes de la «Operación Libertad Duradera» y que en muchos aspectos se superpone con ésta. El Comando Central del Pentágono trasladó la CJTF-HOA, con base en la base militar francesa de Camp Lemonier, a su Comando de África (AFRICOM) el 1 de octubre de 2008 cuando se activó formalmente AFRICOM.

Su zona de responsabilidad incluye Djibouti, Etiopía, Eritrea, Kenia, las Seychelles, Somalia, Sudán, Tanzania, Uganda y Yemen. Sus zonas de interés son las Comores, Mauricio y Madagascar. Éstas tres últimas son, como las Seychelles, islas naciones en el océano Índico. Estados Unidos amplió Camp Lemonier cinco veces su tamaño en 2006 y los soldados de todas las ramas de los servicios armados estadounidenses «utilizan la base cuando no trabajan ’repartidos’ por países como Kenia, Etiopía y Yemen» [11].

Al anunciar recientemente que «Yemen ha recibido equipamiento militar de Estados Unidos para ayudar al gobierno a luchar contra la red de al Qaeda en el sur del país» una agencia de noticias alemana añadía estos antecedentes: «En la década de 1990 Yemen dio la bienvenida a los combatientes árabes que habían abandonado Afganistán tras la caída de la Unión Soviética» [12].

Como con el propio Afganistán y otros lugares en los que el ejército estadounidense está luchando contra grupos insurgentes (Filipinas, Somalia y Yemen), con frecuencia el Pentágono se enfrenta con combatientes financiados, armados y adiestrados por su propio gobierno en Pakistán desde 1978-1992 bajo la Operación Ciclón, la mayor operación encubierta emprendida nunca por la CIA.

Una edición de 2008 de U.S. News & World Report, una revista a la que no se puede acusar de ser poco amistosa con la Casa Blanca y el Pentágono, escribió acerca de la guerra en Afganistán que «dos de los actores más peligrosos son dos violentos islamistas afganos llamados Gulbuddin Hekmatyar y Jalaluddin Haqqani, según altos cargos estadounidenses» [13].

Una valoración repetida en la Valoración Inicial del 30 de agosto de 2009 del general Stanley McChrystal, comandante de todas las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN en Afganistán. El informe, que fue la base para que la Casa Blanca incrementara las tropas en el teatro de la guerra hasta llegar a más de 100.000 soldados, afirmaba que «los principales grupos insurgentes en función de su amenaza para la misión son el Quetta Shura Taliban (05T), la Red Haqqani (HQN) y el Hezb-e Islami Gulbuddin (HiG)».

La revista U.S. News & World Report proporcionó estos antecedentes:

«Estos dos señores de la guerra (que actualmente encabezan la lista estadounidense de los hombres más buscados en Afganistán) fueron una vez unos de los más valiosos aliados de Estados Unidos. En la década de 1980 la CIA canalizó cientos de millones de dólares en armas y munición para ayudarles a luchar contra el ejército soviético... Hekmatyar, al que Washington consideraba que era un rebelde antisoviético en el que se podía confiar, incluso voló a Estados Unidos llevado por la CIA en 1985.
Los altos cargos estadounidense incluso tenían una alta opinión de Haqqani, al que consideraban el señor de la guerra rebelde más eficaz... Haqqani también fue uno de los principales defensores de los llamados afganos árabes y organizó hábilmente a los combatientes voluntarios árabes que fueron a emprender la jihad contra la Unión Soviética y ayudaron a proteger al futuro dirigente de al Qaeda Osama bin Laden»" [14].

En nombre de luchar contra este mismo bin Laden y al Qaeda, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN, además de aumentar la fuerza militares combinadas que luchan en Afganistán ahora en su noveno año hasta más de 150.000 hombres, más hombres de los que desplegó nunca la Unión Soviética en esta nación, están intensificando las misiones mortíferas de los misiles [teledirigidos] drone (en inglés), los helicópteros de combate y los ataques de comandos dentro del vecino Pakistán.

Un reciente informe del gobierno en esta nación indicaba que habían muerto 708 personas sólo a causa de ataques con drones de la CIA.
Sólo cinco de estas personas fueron identificadas como sospechosas de al Qaeda y talibán [15].
El 6 de enero al menos 13 personas más murieron en un ataque con misil en la agencia tribal pakistaní de Waziristán del Norte.

El mes pasado un periódico militar estadounidense informó de que «un equipo operativo de combate de marines formado por 1.000 soldados capaz de desplegarse rápidamente a lugares conflictivos podría estar pronto a disposición del Comando de África estadounidense», un anuncio que llegó «unos pocos meses después de que las fuerzas especiales estadounidenses perpetraran un ataque a la luz del día en el interior del sur de Somalia» y después de que otra fuerza de marines «ya se hubiera desplegado para apoyar a misiones de adiestramiento en Uganda y Mali» [16].

A finales de octubre del año pasado el Secretario General de la OTAN el general Anders Fogh Rasmussen estuvo en los Emiratos Árabes Unidos [UAE, en sus siglas en inglés] para coordinar a los miembros de la Iniciativa de Cooperación de Estambul de la OTAN para una futura confrontación con Irán.

yousef
15/01/2010, 17:32
En una conferencia sobre las Relaciones OTAN-UAE y Futuras Perspectivas de la Iniciativa de Cooperación de Estambul amplió su misión a reclutar a las monarquías del golfo Pérsico para la siempre en aumento Guerra del Gran Afganistán: «Tenemos un interés común en ayudar a países como Afganistán e Iraq a volverse a levantar, en fomentar la estabilidad en Oriente Medio...y en impedir que países como Somalia y Sudán se deslicen más hacia el caos» [17].

Dos meses antes se informó de que «unos 75 miembros del ejército estadounidense y civiles se dirigirán a las islas Seychelles en las próximas semanas para organizar... operaciones [con aviones] Reaper, que empezarían en octubre o noviembre. El Comando de África estadounidense llama a la misión dirigida por la Marina Ocean Look. Estados Unidos instalará la base de los [aviones] Reapers (que se utilizarán para servicios de inteligencia, vigilancia y reconocimiento) en el aeropuerto regional de Mahe en las Seychelles...» [18].

El [avión] Reaper es el más novedoso vehículo aéreo (drone) no tripulado «cazador-asesino» del Pentágono equipado con quince veces más potencia de fuego y que vuela a tres veces la velocidad de su Predador precursor, utilizado con un efecto devastador en Pakistán y Somalia.
El pasado mes de octubre rebeldes somalíes afirmaron haber abatido un drone estadounidense y «residentes locales informan rutinariamente de aviones sospechosos de ser drones estadounidenses sobrevolando [su ciudad]. Se cree que los drones salen desde barcos de guerra situados en el océano Índico» [19].

El estacionamiento permanente de fuerzas militares estadounidenses en las islas Seychelles forma parte de un modelo de los últimos años de establecer tropas estadounidenses para manejar baterías de misiles, radares para interceptar misiles, bases aéreas, bases de contrainsurgencia y otras instalaciones en países en los que su presencia habría sido inconcebible hace unos pocos años: Afganistán, Colombia, Bulgaria, Djibouti, Irak, Israel, Kirguizstán, Mali, Polonia y Rumanía.
Un informe del 7 de enero afirma que Estados Unidos planea establecer una base aérea en Yemen, en el archipiélago Socotra del océano Índico [20].

Más tarde se reveló que «además de los aviones no tripulados, el ejército estadounidense está considerando establecer la base de la patrulla de aviones Navy P-3 Orion en las Seychelles por un tiempo limitado. Como el Reaper, el Orion puede vigilar una amplia región...» [21].

Una fuente de noticias de de Oriente Medio informó de la siguiente manera sobre estos hechos: «Estados Unidos está llevando esta empresa militar en África a nuevos niveles en medio de sospechas de que Washington podría estar promoviendo, sin embergo, otra agenda oculta. Se espera que operativos estadounidenses lancen aviones de vigilancia no tripulados sobre el territorio de las Seychelles desde barcos estadounidenses situados en sus costas, en lo que Washington afirma son [despliegues] con el objetivo de espiar a los piratas somalíes... Pretextos similares se utilizaron para justificar la invasión estadounidense de Afganistán, los ataques con misiles en Pakistán y sus cada vez menores operaciones militares en Irak... Washington también ha empezado a equipar a Mali con vehículos militares y equipamiento de comunicación por valor de 4,5 millones de dólares estadounidenses, en lo que se informa que es una creciente implicación estadounidense en África» [22].

A Estados Unidos no le llevó mucho tiempo hacer operar a los Reapers. A finales de octubre Associated Press informaba de que "aviones militares drone estadounidenses están patrullando las costas de Somalia por primera vez... Oficiales del ejército estadounidense afirman que aviones teledirigidos drones llamados Reapers, estacionados en la isla nación de Seychelles, están patrullando el océano Índico"[22].

«Esto sucede mientras la Casa Blanca busca terrenos en los que establecer una importante presencia militar en África. El ejército estadounidense afirma que ha desplegado sus drones [’del tamaño de un avión de combate’], capaces de llevar misiles para patrullar las aguas de Somalia...» [23].

El intento de Washington de establecer una conexión Afganistán-Pakistán-Somalia-Yemen está íntimamente unido a sus planes para África en su conjunto [24].

El 4 de enero una página web militar estadounidense publicaba la siguiente actualización: «El Comando de África estadounidense ha reforzado sus fuerzas antipiratas con la reciente adición de un avión de patrullaje marítimo y más personal en las islas Seychelles. El pasado mes la armada desplegó tres aviones P-3 desde [barcos] VP-26 Tridents con base en Maine junto con 112 marinos a las Seychelles para patrullar las aguas del este de África... La insignia del Escuadrón Patrol 26, una calavera sobre un compás y dos bombas o torpedos en forma de X, se parece a la bandera Jolly Roger que simboliza la piratería» [25].

El pasado mes de septiembre se demostró qué tipo de piratas está utilizando el Pentágono como pretexto para su concentración militar en el Cuerno de África y en el conjunto del este de África cuando «soldados extranjeros en helicópteros bombardearon un coche...en una ciudad somalí...mataron a dos hombres y capturaron a otros dos que estaban heridos; los testigos afirmaron que oficiales del ejército estadounidense habían asegurado que había fuerzas estadounidenses implicadas en el ataque».
«Dos oficiales del ejército estadounidense afirmaron que estaban implicadas fuerzas del Comando de Operaciones Conjuntas Especiales estadounidense» [26].

Stanley McChrystal dirigió el Comando de Operaciones Conjuntas Especiales desde 2003 hasta 2008. Durante estos años se ha trasladado desde la vigilancia de operaciones de contrainsurgencia en Irak para asumir el control de todas las operaciones de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán.

Un testigo también informó de que «los helicópteros despegaron de un barco de guerra que llevaba la bandera francesa» [27] y una fuente rebelde afirmó: «Estamos reuniendo información de que un barco de guerra francés atacó un coche, lo destruyó completamente y se llevaron a algunos de los pasajeros». [28]

Las fuerzas militares francesas permanecen en la antigua colonia de Djibouti donde se adiestran para operaciones no sólo en Afganistán, sino también en varias antiguas posesiones africanas. Tropas, aviones de guerra y vehículos blindados de las naciones de la OTAN (bajo las banderas de la propia OTAN, de la Unión Europea, de Francia y de Estados Unidos) han intervenido en conflictos civiles y entre países fronterizos a lo largo y ancho de toda África en los últimos años: Somalia, Djibouti-Eritrea, Chad, la República Centroafricana, la región de Darfur en Sudán y en Costa de Marfil; desde el Cuerno de África hasta el rico en petróleo golfo de Guinea.

Un reportaje del mes pasado proporciona algunas indicaciones sobre el papel de Francia en el continente. Radio France Internationale describía a «soldados franceses en Djibouti adiestrándose para Afganistán y echando un ojo a África» con los siguientes detalles:
«Doce comandos de las fuerzas especiales llegaron primero» y «el ejército...tomó por asalto la playa... El ejercicio, considerado crucial para la preparación de batallas en una región tristemente célebre por sus políticas rebeldes, incluyó a todos los sectores militares del país, tierra, mar y aire. Al tiempo que tanques del desierto salían disparados hacia la playa, aviones Mirage cruzaban el cielo abierto. Mientras tanto, desde las bocas de vehículos blindados para transporte de personal se despachaba a las tropas de tierra y los helicópteros transportaban las armas a tierra.
’Es una demostración de fuerza. Demuestra que Francia es capaz de actuar militarmente’, afirmó un oficial de la armada. En los últimos años las tropas francesas en Djibouti han estado implicadas en varias...misiones militares en África. Ayudaron a reforzar a una brigada de Naciones Unidas que patrullaba en Costa de Marfil y el año pasado proporcionaron ayuda logística y táctica a soldados de Djibouti que rechazaron un ataque de la vecina Eritrea. Por el momento el primer escenario de combate que verán estas tropas es Afganistán, donde Francia forma parte del contingente de la OTAN. Su paisaje montañoso y árido se parece mucho al paisaje ondulado y lunar de Djibouti. Estas tropas forma un contingente de 2.500 soldados con base en Djibouti» [29].

Además de encuentros armados intermitentes entre tropas de Djibouti y Eritrea, en las últimas semanas han salido a la luz noticias de combates mortales dentro de Eritrea y entre esta nación y la vecina Etiopía.
Djibouti y Etiopía son regímenes cliente de Occidente y poderes militares en el Cuerno de África, y como se ha demostrado más arriba, está avanzando rápidamente la integración de los frentes de guerra del sur de Asia y del noreste de África.

Desde el otoño de 2008 la OTAN empezó lo que denomina operaciones en contra de la piratería en las costas de Somalia y más lejos en el interior del golfo de Adén, a menudo en asociación con despliegues similares por parte de la Unión Europa con la que comparte buques de guerra, comandantes e «intereses estratégicos comunes» según el acuerdo Berlin Plus y otros [30].

yousef
15/01/2010, 17:33
La operación de vigilancia naval y de destrucción de la OTAN en el Cuerno de África y cerca de éste es una extensión de su toma de poder efectiva de todo el mar Mediterráneo con la Operación Esfuerzo Activo [31] iniciada en 2001 según la cláusula de asistencia militar mutua del Artículo 5 de la Alianza e incrementada con el bloqueo de la costa mediterránea de Líbano por parte de barcos de guerra de naciones de la OTAN bajo los auspicios de la Fuerza Provisional de Naciones Unidas en Líbano (UNIFIL, en sus siglas en inglés) que se inició después del ataque israelí a Líbano en 2006.

La Fuerza Conjunta Marítima (MTF, en sus siglas en inglés) de esta última «ha saludado a unos 27.000 barcos y remitido a casi 400 barcos sospechosos a las autoridades libanesas para una inspección en profundidad. Trece países (Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Indonesia, Italia, Países Bajos, Noruega, España, Suecia y Turquía) han contribuido al MTF con unidades navales» [32].

Los despliegues de la OTAN y la Unión Europea en el golfo de Adén son las primeras operaciones navales en la región en la historia de ambas organizaciones y las primeras de la Unión Europea en las aguas de la costa de África.

La expansión de la presencia militar en el golfo de Adén y en el mar de Omán da a las naciones de la OTAN el control de las vías navegables que van desde el estrecho de Gibraltar al de Hormuz.

Como veterano diplomático y analista indio M. K. Bhadrakumar lo describió en 2008: «Actuando como un rayo y sin publicidad la OTAN seguramente ha creado un fait accompli [hecho consumado].
El despliegue naval de la OTAN en la región del océano Índico es un paso histórico y un hito en la transformación de la Alianza. Ni si quiera en el momento más crucial de la Guerra Fría la Alianza tuvo presencia en el océano Índico. Estos tipos de despliegue casi siempre tienden a ser de duración indefinida. En 2007, una fuerza naval de la OTAN visitó las Seychelles en el océano Índico y Somalia, dirigió ejercicios en el océano Índico y volvió a entrar en el mar Mediterráneo vía en mar Rojo a finales de septiembre» [33].

Y añadió: «Altos cargos estadounidenses han declarado públicamente que AFRICOM y la OTAN prevén una conexión institucional aguas abajo. La estrategia global de Estados Unidos es llevar paulatinamente la OTAN a África de manera que llegue a ser óptimo su futuro papel en la región del océano Índico (y en Oriente Medio) como instrumento de la agenda de seguridad global estadounidense» [34].

El pasado mes de agosto el director de AFRICOM, general William Ward, afirmó que Somalia era «un foco central del ejército estadounidense en el continente».

Para indicar el alcance de los planes del Pentágono no sólo en Somalia sino en la región «el general William Ward ha prometido un apoyo continuo al gobierno federal de transición de Somalia... Hizo estas declaraciones durante una visita a Nairobi, Kenya, que es un aliado clave de Estados Unidos en la región. Cuando se le preguntó por las advertencias estadounidenses a Eritrea por su supuesto apoyo a al-Shabab, el general estadounidense condenó todo apoyó exterior a los rebeldes somalíes» [35].

Altos cargos estadounidenses, británicos y de otros países occidentales han estado haciendo un gran esfuerzo para establecer la (muy) endeble relación entre el llamado frente de guerra AfPak y la necesidad de una intervención militar directa en el este de África y la península Arábiga, como se vio anteriormente con la ridícula afirmación del primer ministro británico de que la OTAN ha tenido tanto éxito en expulsar a supuestos miembros de al Qaeda de Pakistán que han buscado refugio en Somalia y Yemen. Más lógicamente, en vez de ello [lo han buscado] en sitios como Cachemira, Tajikistán y Uzbekistán.

De forma similar los gobiernos occidentales no están ahorrando esfuerzos para fabricar o exagerar vínculos entre los numerosos conflictos armados en el Cuerno de África. Se acusa a los rebeldes somalíes de apoyar al gobierno de Eritrea en su conflicto fronterizo con Djibouti; también se les acusa de ofrecer combatientes para el conflicto interno en el sur de Yemen.

A su vez se acusa a los rebeldes yemeníes de proporcionar armas a los combatientes al-Shabaab de Somalia y cerniéndose por encima de todo ello está la implicación de que Irán está patrocinando a las fuerzas chiíes en el norte de Yemen.

Sin embargo, existe gran cantidad de pruebas que documentan una genuina intervención extranjera en la región: ataques estadounidenses con misiles, bombas, helicópteros y fuerzas especiales en Somalia y Yemen, y coordinación con los ejércitos de Djibouti y Etiopía en conflictos dentro de Somalia y con Eritrea. Ataques saudíes por aire y tierra en Yemen con el resultado de la muerte de cientos de personas y el desplazamiento de miles de civiles. Operaciones de comando francesas en Somalia y adiestramiento en combate en Djibouti para la guerra en la zona y más allá.

En Occidente se ignora a las verdaderas fuerzas exteriores implicadas en acciones militares a favor de afirmaciones no fundamentadas de que la región está siendo inflamada por los mismos adversarios contra los que Estados Unidos y la OTAN están en guerra en el subcontinente indio y de que los villanos dentro del Cuerno de África y cerca de éste, además de ser la franquicia de al Qaeda, están inextricablemente unidos y en cierto modo vinculados con las operaciones de los piratas. Ésta es la retorcida lógica y los rocambolescos subterfugios utilizados para preparar a las opiniones públicas de Occidente para una escalada de la intervención militar a lo largo de más de 3.000 kilómetros por todo el océano Índico desde el teatro de la guerra de Afganistán-Pakistán.

Los barcos de guerra de la OTAN están haciendo de puente entre ambos extremos. El pasado mes de agosto el bloque militar lanzó su segunda operación naval en las costas de Somalia, el nombre de la cual, Escudo del Océano, indica por sí mismo solo el alcance de los objetivos de la Alianza en el triángulo África-Asia-Oriente Medio. La misión incluye barcos militares de Gran Bretaña, Grecia, Italia, Turquía y Estados Unidos, y según la OTAN «otros países están pensando reforzar la operación que podría evolucionar en cualquier momento».
Un portavoz de la OTAN dijo entonces: «No se ha establecido un marco temporal para esta operación a largo plazo, que durará cuanto se considere necesario» [36].

La Unión Europea está llevando a cabo una misión complementaria, la Operación Atalanta, «que tiene seis fragatas y trabaja con armadas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte y la coalición dirigida por Estados Unidos», y «opera en el golfo de Adén y el océano Índico ...desde el este de las aguas territoriales somalíes a 60 grados de longitud, que va hacia el sur desde la punta este de Omán y 250 millas al este de las Seychelles» [37].
El contraalmirante Peter Hudson del centro del comando de la flota en Gran Bretaña anunció el mes pasado que la operación podía aumentar aún más su alcance hasta llegar a la mayor parte del oeste del océano Índico.

El pasado mes de septiembre el comandante del Grupo Marítimo 2 de la OTAN en el golfo de Adén se reunió con altos cargos de la región autónoma de Puntland en Somalia para planificar operaciones.

A mediados de diciembre la OTAN estableció una conexión directa entre su guerra en el sur de Asia y su expansión en el océano Índico al anunciar que estaba considerando desplegar aviones de vigilancia AWACS al segundo. «Los comandantes están tratando de respaldar un destacamento especial en contra de la piratería formado por cinco barcos con uno de los aviones de vigilancia con sistemas de alarma y control, posiblemente compartiéndolo con la Fuerza Internacional de Asistencia en Seguridad aliada que combate en Afganistán» [38].

yousef
15/01/2010, 17:35
El primer día de este año en una noticia con el titular de «Canadá ayudará a defender Yemen de los refuerzos de al Qaeda» una agencia de noticias canadiense revelaba que «un portavoz de la OTAN afirmó que barcos de guerra que patrullan la vías de navegación por el golfo de Adén, que separa Somalia de Yemen, tenían conocimiento de que al-Shabab, un grupo armado inspirado en al Qaeda y con base en Somalia, había anunciado sus planes de enviar combatientes a Yemen» y a consecuencia de ello «un barco de guerra canadiense implicado en operaciones dirigidas por la OTAN en contra de la piratería en las costas de Somalia ahora tenía una tarea adicional...» [39].

Somalia y Yemen están uno frente a otro en el extremo del golfo de Adén donde el mar Rojo se encuentra con el mar de Omán y el Mediterráneo se conecta con el océano Índico. Un arco que efectúa la conjunción de tres de los más importantes continentes del mundo.

Un territorio demasiado importante para Estados Unidos, cuyo jefe de Estado el pasado mes se autoproclamó comandante en jefe de la única superpotencia militar del mundo y que durante la década pasada se declaró vetado a las expediciones militares conjuntas y de la OTAN.

Notas:

1) Reuters, 1 de enero de 2010.

2) Russian Information Agency Novosti, 30 de diciembre de 2009.

3) Reuters, 1 de enero de 2010.

4) CNN, 4 enero de 2010.

5) CNN, 2 de enero de 2010.

6) CNN, 4 de enero de 2010.

7) Agence France-Presse, 4 de enero de 2010.

8) Xinhua News Agency, 4 de enero de 2010.

9) Press TV, 3 de enero de 2010.

10) Cold War Origins Of The Somalia Crisis And Control Of The Indian Ocean Stop NATO, 3 de mayo de 2009

http://rickrozoff.wordpress.com/200...

11) Combined Joint Task Force - Horn of Africa, 17 de abril de 2009.

12) Deutsche Presse-Agentur, 1 de enero de 2010.

13) U.S. News & World Report, 11 de julio de 2008.

14) Ibid.

15) Stars And Stripes, 16 de diciembre de 2009.

16) Al Arabiya, 1 de noviembre de 2009.

17) Stars and Stripes, 29 de agosto de 2009.

18) Press TV, 19 de octubre de 2009.

19) Press TV, 7 enero de 2010.

20) Voice of America News, 2 de septiembre de 2009.

21) Press TV, 21 de octubre de 2009.

22) Associated Press, 23 de octubre de 2009.

23) Press TV, 25 de octubre de 2009.

24) AFRICOM: Pentagon Prepares Direct Military Intervention In Africa. Stop NATO, 24 de agosto de 2009. http://rickrozoff.wordpress.com/200...
AFRICOM Year Two: Seizing The Helm Of The Entire World

Stop NATO, 22 de octubre de 2009.

http://rickrozoff.wordpress.com/200...

25) Stars and Stripes, 4 de enero de 2010.

26) Associated Press, 14 de septiembre de 2009.

27) Ibid.

28) Agence France-Presse, 14 de septiembre de 2009

29) Radio France Internationale, 11 de diciembre de 2009.

30) NATO

http://www.nato.int/cps/en/natolive...

31) NATO http://www.nato.int/cps/en/natolive...

32) UN News Centre, 31 de agosto de 2009.

33) Asian Times, 20 de octubre de 2008.

34) Ibid.

35) Voice of America News, 21 de agosto de 2009.

36) Agence France-Presse, 17 de agosto de 2009.

37) Bloomberg News, 11 de diciembre de 2009.

38) Bloomberg News, 21 de diciembre de 2009.

39) Canwest News Service, 1 de enero de 2010.


Rick Rozoff
Periodista residente en Chicago. Director de Stop NATO international.

maria
17/01/2010, 13:52
Entrevista a Mohamed Hassan

Autor: Gregoire Lalieu y Michel Collon - Investig'Action - michelcollon.info - Fuente: michelcollon.info

Un pantalón se incendia cerca de Detroit y llueven misiles en Yemen: ¿efecto mariposa? Para Mohamed Hassan la amenaza terrorista es sólo un pretexto. En este nuevo capítulo de nuestra serie «Comprender el mundo musulmán» nuestro especialista nos explica el verdadero reto de Yemen: luchar contra la democracia en el Golfo para conservar el control del petróleo.

Yemen ha saltado a las portadas de los periódico desde el atentado fallido del avión Amsterdam-Detroit: es ahí donde se habría adiestrado al joven terrorista nigeriano. ¿Cómo este país, aliado de Estados Unidos, se ha podido convertir en un refugio para al Qaeda?

En primer lugar debemos observar este fenómeno que se repite: cada vez que un régimen apoyado por Estados Unidos está amenazado aparece terroristas. En el caso de los países musulmanes, esto recae sobre al Qaeda. Este grupo fantasma aparece ahí donde unos movimientos nacionalistas o antiimperialistas hacen tambalearse a gobiernos títeres apoyados por Estados Unidos. Es lo que ocurre hoy en Yemen. Este país está dirigido por un régimen corrupto aliado de Washington. Pero está amenazado por unos movimientos de resistencia.

Y de pronto aparece este joven nigeriano que embarca con explosivos en un avión con destino a Detroit. No tiene sentido. Este supuesto terrorista estaba en las listas de vigilancia desde que su padre previno a las autoridades estadounidenses. Además, Estados Unidos dispone de importantes dispositivos de seguridad y de material puntero: ¡con sus satélites podrían decir si uno come un bocadillo de atún o de pollo! Esta historia de terrorismo parece una cuestión interna que muestra que a Estados Unidos se le escapa la situación de Yemen y que sus intereses están en peligro.

¿Por qué Yemen se ha vuelto tan importante para Estados Unidos?

El presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh, lleva treinta años en el poder. Su régimen es corrupto, pero está alineado con la política de Estados Unidos. Un grupo de resistentes en el norte del país y de separatistas en el sur amenazan la estabilidad del país. Si un movimiento revolucionario derroca a Saleh, esto podría tener un impacto en toda la región y animar a los resistentes que luchan dentro de los Estados pro-imperialistas de la región, particularmente contra el régimen feudal de Arabia Saudí.

Además, cuando en Yemen estallaron los combates contra los resistentes del norte la Liga Árabe dirigida por Egipto condenó inmediatamente a los rebeldes y dio su apoyo al gobierno yemení. Todavía estoy esperando que esta misma Liga condene las agresiones de Israel contra Líbano y la franja de Gaza. El Consejo de Cooperación del Golfo, una organización consagrada a los intereses occidentales que agrupa a algunos países productores de petróleo, también condenó a los resistentes de Yemen. Para Estados Unidos, que está en plena recesión, su colonia saudí no puede ser amenazada por movimientos de resistencia. En efecto, Arabia Saudí proporciona una parte importante de petróleo a Washington y constituye un precioso aliado en el Golfo. Si la región se volviera inestable, esto tendría graves consecuencias para Estados Unidos.

¿Quiénes son estos resistentes del norte del país?¿Cuáles son sus reivindicaciones?

Desde hace varios años el gobierno se enfrenta en el norte de país a la resistencia armada de hutis, que toman su nombre del fundador de este movimiento, Hussein al-Huti. Murió en combate hace cuatro años y su hermano tomó el relevo. Al igual que la mayoría de los yemeníes en el norte los hutis son zayditas. El Islam se divide en varias corrientes como el sunnismo o el chiísmo. A su vez estas corrientes se despliegan en diferentes ramas y el zaydismo es una rama del chiísmo.

El propio presidente Saleh es zaydita, pero los hutis no reconocen su autoridad. El hecho es que Yemen es un país muy pobre: su economía descansa principalmente en una agricultura en declive, algunas rentas petrolíferas, un poco de pesca así como en la ayuda internacional y el dinero enviado por los trabajadores en el extranjero. Con todo esto, sólo un puñado de personas del entorno del presidente se beneficia de las pocas riquezas del país mientras que la población es cada vez más pobre. La mayoría de los yemeníes tienen menos de treinta años pero ninguna perspectiva de futuro: en 2009 el paro llegaba al 40%. Por lo tanto, los hutis interpelaron al gobierno acerca del subdesarrollo de la región, de la falta de agua y de los problemas de infraestructuras. Pero el presidente Saleh no respondió a sus llamamientos. Después los hutis emprendieron una lucha armada. Su bastión es la ciudad de Saada, lo cual es muy simbólico: en esta ciudad se instaló hace más de diez siglos el fundador del zaydismo yemení.

Los combates cerca de Saada causan estragos. Hay varios miles de refugiados y el gobierno acusa a Irán de apoyar a los rebeldes …

Esta acusación es falsa. Irán es un país de mayoría chií, pero los zayditas de Yemen, por su manera de rezar y por muchas otras cosas, en realidad son más cercanos de los sunníes. Si la resistencia yemení tiene suficientes armas para seguir el combate durante los próximos diez años es porque se beneficia de la ayuda de una parte del ejército yemení. En efecto, muchos de los soldados y oficiales también son zayditas. Los combates en la región ya han causado más de 150.000 refugiados y los militares zayditas ven que sus hermanos sufren. Algunos incluso se unen a la resistencia.

Por consiguiente, el presidente Saleh tiene que movilizar a sunníes oportunistas en el seno del ejército para luchar contra la resistencia en el norte, lo que no deja de tener consecuencias: este presidente zaydita, que ya utilizó sus convicciones religiosas para movilizar a la población y al ejército, hoy apela a unos sunníes para luchar contra otros zayditas. Saleh está perdiendo todo el apoyo que le quedaba en el norte del país.

¡Y el sur pide la secesión! Verdaderamente parece que el presidente está en una mala posición…

La historia de Yemen es esencial para entender lo que ocurre hoy. En su configuración actual el país nació de la fusión en 1990 de la República Democrática Popular de Yemen del Sur y de la República Árabe de Yemen del Norte. Estos dos Estados tuvieron recorridos diferentes…

La creación del norte se remonta a más de diez siglos antes de la llegada de los zayditas a Saada. Pero en 1962 estalla una revolución para derrocar al régimen feudal e instalar un república. Nasser, el presidente egipcio defensor de la independencia árabe, apoya al movimiento revolucionario. Por su parte, Estados Unidos, Gran Bretaña, Arabia Saudí y el sha de Irán envían mercenarios para socorrer a los elementos reaccionarios del antiguo régimen feudal y debilitar a Nasser. El conflicto desemboca en una guerra horrible en la que pierden la vida más de diez mil soldados egipcios. Finalmente el gobierno republicano no es derrotado pero sale muy debilitado del conflicto. No tiene medios para iniciar una revolución cultural, para democratizar completamente al país ni para industrializarlo. Aunque el imán-rey que dirigía el país huyó a Arabia Saudí, una gran parte de Yemen del Norte continúa en una situación feudal.

maria
17/01/2010, 13:55
¿Y en el sur?

Yemen del Sur tuvo un recorrido diferente. Lo colonizaron los británicos para bloquear la expansión de los franceses, que se habían apropiado de Djibouti, y de los rusos, que se extendían hasta Asia central. Pero también se trataba de mantener el dominio británico en el Golfo Arábigo y en el paso estratégico de Hormuz. Gran Bretaña fue quien construyó la ciudad portuaria de Adén en Yemen del Sur. Esta ciudad se volvió muy importante para el imperio Británico. Se podría decir que era el Hong Kong o el Macao de la época. Igualmente se envió a muchos extranjeros a la región.

La pirámide social estaba compuesta de la siguiente manera en esta sociedad colonial: los británicos presidían en la cima y a continuación venían las comunidades somalíes e indias que constituían una especie de tampón con la última clase, los yemeníes. Era una estrategia clásica de los colonos británicos: utilizar a un grupo de individuos contra otro para preservarse a ellos mismos. Al hacerlo, todas la personas a las que Gran Bretaña consideraba peligrosas en su colonia india (como los nacionalistas o los comunistas) eran enviados al exilio en Adén.

Como hemos visto para Somalia, ¿estos presos políticos van a influenciar en curso de la historia en la región?

Completamente. En 1967 unos movimientos independentistas hacen huir a los colonos británicos y dos años después nace la República Democrática Popular de Yemen. La gobierna el Partido Socialista Yemení, una coalición de diversos elementos progresistas en parte heredados de los presos de Adén. En ella hay comunistas, nacionalistas, liberales, baathistas procedentes de Siria o Iraq… Todos estos actores se encuentran reunidos bajo la insignia del Partido Socialista.

Yemen del Sur se convierte entonces en el Estado árabe más progresista de la región y conoce sus mejores años con una reforma agraria, igualdad entre los sexos, etc. Sin embargo, el Partido Socialista sigue estando compuesto de muchos elementos con orígenes diversos. Los comunistas enmarcan el partido y mantienen una cierta cohesión, pero cada vez que hay que hacer frente a un reto importante las contradicciones estallan claramente. A causa de una falta de base industrial y del carácter pequeño burgués de la coalición, estas contradicciones desembocan en asesinatos, ¡literalmente, sus miembros se matan entre sí! El partido conocerá entonces tres sangrientas revoluciones internas y la última le será fatal. La mayoría de los cuadros ideológicos que dirigían el partido son asesinados y el ala liberal se pone a la cabeza del movimiento. Por consiguiente, es un partido Socialista muy débil el que gobierna Yemen del Sur cuando se lleva a cabo la reunificación de ambos Yemen en 1990. Aunque las partes norte y sur del país tuvieran unos recorridos relativamente diferentes, siempre habían inscrito en sus agendas respectivas al unificación del país.

Entonces, ¿por qué hay que esperar hasta 1990 para que se unan el norte y el sur?

En el norte el Estado era muy débil desde la guerra. Estaba dirigido por unos liberales desprovistos de ideas verdaderamente revolucionarias y controlados por los países del Golfo, sobre todo, Arabia Saudí. En efecto, el vecino saudí proporcionaba armas y dinero a la clase feudal para debilitar al gobierno central. Para Arabia Saudi, un Yemen del Norte tribalizado era más fácil de controlar. El sur, en cambio, se había convertido en un bastión de las ideas progresistas. En plena Guerra Fría era considerado un enemigo de la región y había que situarlo en cuarentena.

Pero en 1990 las cosas habían cambiando. Para empezar, la Unión Soviética se había desmoronado y la Guerra Fría había acabado. Además, el Partido Socialista Yemení ya no representaba una gran amenaza. En efecto, sus dirigentes ideológicos habían sido suprimidos durante al tercera revolución interna del país. Por consiguiente, la reunificación de Yemen ya no presentaba un gran peligro para los países de la región y para los intereses estratégicos de los occidentales. Ali Abdullah Saleh, que ya era presidente de la República Árabe de Yemen desde 1978, dirigió el país. Hoy continúa en el poder.

En 1990 Yemen es el único país junto con Cuba que se opone a la guerra en Iraq. Veinte años después, si bien Castro se sigue enfrentado a los «yankees », Saleh, por su parte, se ha situado al lado de Estados Unidos en su guerra contra el terrorismo. ¿Cómo explica usted este cambio?

La oposición a la guerra de Iraq no fue fruto de la política de Saleh, sino de los miembros del Partido Socialista Yemení que ocupaban algunos puestos clave en el nuevo gobierno. Sin embargo, aunque el Partido Socialista siempre había deseado la unificación de Yemen sobre una base progresista, estaba demasiado debilitado por sus revoluciones internas para hacer pasar completamente su política. Además Arabia Saudí, fiel aliado de Estados Unidos, hizo pagar muy caro a Yemen esta toma de postura contra la guerra en Iraq. En efecto, el reino saudí expulsó a un millón de trabajadores yemeníes que se beneficiaban de un estatuto especial para trabajar libremente al otro lado de la frontera. Esto provocó una grave crisis económica en Yemen al tiempo que enviaba una señal al presidente Saleh. Éste revisó su política para convertirse gradualmente en la marioneta del imperialismo estadounidense que conocemos hoy.

¿Y los elementos progresistas del sur dejaron hacer?

La reunificación supuso una gran decepción para los dirigentes del sur. Se lanzaron a este proceso sin una verdadera estrategia. Y, como hemos visto, el Partido Socialista estaba muy débil. Por consiguiente, el centro de poder gravitaba al norte en tormo al presidente Saleh. El régimen estaba corrompido, la expulsión de los yemeníes que trabajaban en Arabia Saudí provocó una importante crisis y la situación económica se deterioró.

Todos estos factores llevaron al sur a pedir la secesión. Los separatistas estaban apoyados por Arabia Saudí que por varias razones prefería ver un vecino dividido y débil. En primer lugar, porque mantenía discusiones con su vecino sobre el trazado de la frontera: en efecto Yemen reclamaba unos terrenos situados en Arabia Saudí. A continuación, porque un Yemen unido con unos buenos dirigentes podría traer problemas a las clases feudales de los países del Golfo como Arabia Saudí.

Finalmente estas tensiones entre el norte y el sur desembocaron en un conflicto. El presidente de confesión zaydita movilizó a la población del norte y a una gran franja del ejército en torno a sus convicciones religiosas para luchar contra el sur de mayoría sunní. Los separatistas fueron vencidos lo que debilitó aún más a los antiguos miembros del Partido Socialista en el seno del gobierno yemení. Finalmente esta guerra ofreció al norte y a Saleh la ocasión de asentar su dominio en los planos militar y político.

Quince años después el sur vuelve a pedir la separación. ¿Cree usted que esta vez el presidente Saleh saldrá tan bien parado?

No, evidentemente. Saleh tiene que hacer frente a problemas por todas partes. El sur vuelve a reclamar un reparto equitativo del poder después de que este gobierno corrupto prácticamente haya devuelto al país a un estado feudal. La situación no es aceptable para los yemeníes del sur que tienen un pasado progresista. Pero tampoco lo es para los hutis al norte. Y en este caso el presidente Saleh ya no puede movilizar a una gran parte de la población y del ejército en torno a sus convicciones religiosas, ¡los hutis también son zayditas! De hecho, la resistencia hutista ha permitido poner al desnudo la verdadera política de este gobierno como no habría podido hacerlo ninguna estrategia en tan poco tiempo. La población descubre lo que ocurre verdaderamente y el descontento cada vez es mayor.

maria
17/01/2010, 13:56
¿Cuáles son las razones de la cólera del pueblo yemení?

En primer lugar, la situación social y económica. Mientras que el régimen se beneficia de riquezas, el pueblo es cada vez más pobre. También está el hecho de que Yemen se haya convertido en un bastión del imperialismo estadounidense y que Saleh se haya puesto al lado de Washington en su guerra contra el terrorismo. Los yemeníes ven lo que ocurre en Afganistán, Pakistán e Iraq. Para ellos es una guerra contra los musulmanes. Por mucho que Barack Hussein Obama tenga un nombre musulmán y haga todos los discursos que quiera, no hay otras palabras para definir esta guerra.

Además, el gobierno yemení ni siquiera es capaz de proteger a sus propios ciudadanos. Después de los atentados del 11 de septiembre, algunos fueron raptados y secuestrados sin motivo. Es lo que le ocurrió a un eminente jefe religioso yemení. Cuando se dirigía a Estados Unidos para ver a su hijo, fue detenido y enviado a Guantánamo sin un motivo válido. Fue finalmente liberado tras seis años de detención, pero falleció tres semanas más tarde porque su detención le había hecho enfermar. ¡Verdaderamente, esta guerra contra el terrorismo no cuenta con la aprobación de todos en el seno del pueblo yemení!

Por último, Saleh reconoció las fronteras de Arabia Saudí en la disputa que oponía a ambos países. También autorizó a los bombarderos saudíes para bombardear la región donde están establecidos los rebeldes hutis. Esta situación es inaceptable para los yemeníes. Por ello [Saleh] necesita el apoyo de Estados Unidos que agita el fantasma de al Qaeda para poder actuar libremente en el país.

Entonces, ¿Yemen se va a convertir en el tercer frente de Estados Unidos tras Afganistán e Iraq?

Creo que ya lo es. El ejército estadounidense ya ha enviado misiles y grupos especiales al lugar. También proporciona mucho material a Yemen, pero buena parte de éste pasa a manos de los resistentes debido a los vínculos que mantienen con los zayditas del ejército yemení. Hace seis meses que Saleh lanzó una importante ofensiva contra los hutis. También pidió refuerzos a los ejércitos saudí y estadounidense. No me extrañaría que dentro de poco Israel se uniera a la partida. Pero, a pesar de todo, no logran acabar con la resistencia hutista. Ésta se alberga en una región montañosa, como los talibán. Es conocida toda la dificultad que tiene luchar contra los rebeldes en este tipo de terreno. Además, lo hutis disponen de suficientes armas para luchar todavía durante mucho tiempo.

¿Un nuevo fracaso a la vista para Estados Unidos?

La historia parece repetirse para Estados Unidos. Por mucho que este país esté dirigido ahora por un ex-musulmán, su política no ha cambiado. Además, el discurso de Obama puede ser muy parecido al de Georges W. Bush: promete perseguir a los terroristas ahí donde estén. ¿Washington agita el fantasma de al Qaeda para luchar contra los rebeldes escondidos en las montañas de Yemen? Bush hizo lo mismo hace más de ocho años con Afganistán y esta guerra todavía no ha terminado.

La cuestión es saber cuánto tiempo va a durar esto todavía. El historiador Paul Kennedy reveló que el desfase entre la base económica y la expansión militar era uno de los principales factores de declive de los grandes imperios. Si la economía de una gran potencia pierde velocidad pero aumentan sus gastos militares, esta gran potencia está condenada a hundirse y a volverse muy débil. Ésta es la situación de Estados Unidos.

Mohamed Hassan es un especialista de la geopolítica y del mundo árabe. Nació en Addis Abeba (Etiopía) y participó en los movimientos de estudiantes en el marco de la revolución socialista de 1974 en su país. Estudió ciencias políticas en Egipto antes de especializarse en la administración pública en Bruselas. Diplomático de su país de origen en la década de 1990, trabajó en Washington, Pekín y Bruselas. Co-autor de L’Irak sous l’occupation (EPO, 2003), también ha participado en obras sobre el nacionalismo árabe y los movimientos islámicos, y sobre el nacionalismo flamenco. Es uno de los mejores conocedores contemporáneos del mundo árabe y musulmán.

Traducido del francés por Beatriz Morales Bastos para Investig'Action

yousef
17/01/2010, 16:48
¿Mohammad Hassan es el mismo que analizó la situación de Somalia en un artículo publicado no hace mucho en WebIslam verdad? Desde luego, son interesantes y muy instructivos sus análisis.

A mí hay algo que siempre se me pasa por la cabeza cuando veo algunas imágenes, que no todas, de los talibanes. Me suelo preguntar: ¿por qué parecen tan poco reales? Quiero decir, me da la impresión de que fueran actores ataviados con vestimentas pastunes y haciendo un papel. ¿A alguien más le pasa? Es curioso, tal vez tenga que contratar los servicios de un psicólogo :D

Salam

Brigeco
17/01/2010, 17:21
Yo soy contrario a la OTAN(Organizacion del Tratado del Atlantico Norte)la verdad no se para que sirve ni a que intereses sirve, yo creo que la mayor parte de la poblacion del estado esta contra la OTAN y el felipito tacatun cuando gobernaba en el estado a pesar de las manifestaciones de rechazo y repulsa nos metío como nos metieron en Europa que tambien estoy de acuerdo para que este estado salga de Europa, yo creo que la OTAN es una fuerza militar yanki y proyanki que ademas no sirve en realidad de nada y que paquito o Franco a costa de que los yankis no invadieran el estado cedió a poner bases de la OTAN de todo tipo o yankis en el estado, y luego el Felipe nos metio de lleno en la OTAN.

Luego se ven cosas como esta, que al final lo que pasa en el cuerno de Africa pasa por imperialismos OTANILES yankis en parte, mas que asegurar la justicia, la igualdad y la libertad y educacion sirve para expandir militares de imperios yankis para que siga la injusticia y no erradicar la injusticia de cuajo.

Saludos

Jorge Aldao
17/01/2010, 19:50
El nigeriano del “poderoso explosivo”: ¿una operación bajo bandera falsa para una nueva guerra de agresión de EEUU contra... Yemen?

AUTOR: Mireille DELAMARRE

Traducido por Rocío Anguiano

http://www.planetenonviolence.org/photo/1787357-2431033.jpg?v=1262033204

Las similitudes con el caso Reid y las inconsistencias de la trama cuestionan la versión oficial simplista divulgada por los medios de comunicación serviles. Obama necesita justificar su próxima guerra en... Yemen. Y esta operación bajo bandera falsa llega como caída del cielo. Veamos por qué.



“Déjà vu”

Recordemos el 22 de diciembre de 2001: Richard Reid, el hombre del zapato lleno de explosivos, era detenido por intentar, según las autoridades oficiales, hacer explotar un avión de la American Air Lines, el vuelo 63 procedente de París con destino a Miami. Ahora, en Navidad, ocho años más tarde, Umar Farouk Abdul Mutallab, un nigeriano de 23 años, intenta hacer estallar un avión estadounidense de la compañía Northwest Airlines, el vuelo 253, que une Ámsterdam con Detroit en Estados Unidos.

Los dos utilizaron el mismo tipo de explosivo, el PETN (pentaeritritol), ambos fueron reducidos por pasajeros de los vuelos que supuestamente iban a hacer saltar por los aires y, también en los dos casos, las autoridades responsables de la seguridad aeroportuaria aprovecharon para reforzar los controles a los pasajeros. En el caso de Reid, la obligación de quitarse los zapatos y otras medidas de registro intensivo y, en el caso de Umar, la prohibición de levantarse durante la última hora de vuelo y futuras restricciones a la libertad de movimientos.

Otra similitud entre el caso Reid y el de Umar es el momento político especialmente inestable. El caso Reid se produjo justo después de los ataques del 11 de septiembre en Nueva York, cuando la administración Bush llevaba varios meses preparándose para atacar y ocupar Afganistán e Iraq. En el caso de Umar, el momento también es políticamente delicado, ya que Obama acaba de lanzar una gran ofensiva en Afganistán con amplias repercusiones en Pakistán, y recientemente ha ordenado a la aviación estadounidense que ayude a las fuerzas del gobierno yemení a bombardear los supuestos refugios de “terroristas” de Al Qaeda donde, según lo que divulgan los medios de comunicación proguerra, Umar habría recibido el entrenamiento en el uso de explosivos.

El fiasco de la tentativa para encender lo que los propios pasajeros del vuelo 253 calificaron como “petardo”, parece demostrar que o bien ese tipo de “entrenamiento” no es serio, o que la historia del “entrenamiento” en el Yemen es simplemente falsa. Reid tampoco consiguió hacer detonar los explosivos escondidos en su zapato.

El caso Umar, las inconsistencias que hacen pensar en una operación bajo bandera falsa.

El padre de Umar, el Dr. Umaru Mutallah, uno de los banqueros más importantes de Nigeria, ex ministro de economía de Níger, contactó con la Embajada de EEUU y se reunió con responsables de la CIA y con altos funcionarios de la agencia de servicios de información de su país y les avisó de que su hijo representaba un peligro. Entonces por qué se autorizó a Umar a subir a un avión que se dirigía a Estados Unidos. Las autoridades estadounidenses dicen que estaba en una base de datos de individuos vigilados pero no en la lista de los que no podían volar, a pesar de las alertas de su padre.

Otra inconsistencia: Umar, que no tenía pasaporte, pudo coger el vuelo 253 en circunstancias dudosas. Un pasajero de ese vuelo, Kurt Haskell, hizo unas declaraciones de lo más abrumadoras sobre la forma en que Umar pudo subir a bordo del aparato:

Yo estaba cerca del terrorista cuando pasó el control en el aeropuerto de Ámsterdam el día de Navidad temprano. Mi mujer y yo jugábamos a las cartas justo delante del mostrador de facturación. Esto es lo que vi (y lo que declaré al FBI cuando fuimos retenidos en la aduana):

“Un hombre de la India bien vestido, de unos 50 años, se acercó al mostrador de facturación con el terrorista y dijo «este hombre necesita subir a bordo de ese vuelo y no tiene pasaporte». Los dos hombres formaban una extraña pareja, el terrorista un hombre bajito negro que parecía muy pobre y debía de tener unos 17 años (aunque creo que tiene 23, pero no lo parece). No pensé que fueran terroristas, solo que formaban una extraña pareja. El empleado dijo: «no puede subir a bordo sin pasaporte», Entonces el indio respondió: «viene de Sudán, hacemos esto continuamente». Deduje de ello que era difícil obtener un pasaporte en Sudán y que en cierta medida era una estratagema basada en la simpatía. Entonces el empleado contestó: «tendrá que hablar con mi jefe» y envió a los dos hombres hacia el pasillo. No volví a ver al indio, no estaba en el avión. También es raro que el terrorista no pronunciara una sola palabra durante todo ese tiempo. En cualquier caso, el terrorista consiguió subir al avión. No sé si hubo una gratificación o simplemente simpatía por parte del jefe de seguridad”.


Sin embargo, los controles de seguridad del aeropuerto de Ámsterdam tienen fama de ser muy estrictos, incluso se somete a los pasajeros a un interrogatorio personal.

Otro factor desconcertante en los testimonios de esta tentativa de hacer estallar un avión estadounidense en vuelo, es lo que contó Jasper Shuringa, el pasajero que saltó de su asiento para controlar a Umar y apagar el principio de incendio:

“Temblaba. No opuso ninguna resistencia. Simplemente resulta difícil creer que estuviera intentando hacer estallar el avión. Estaba en trance. Tenía mucho miedo”.

El hecho de que no opusiera resistencia, hace que surjan serias dudas sobre sus capacidades de “jihadista”, al igual que en el caso de Reid, por cierto. Los dos parecían presentar en el momento de los hechos actitudes y comportamientos de personas bajo el efecto de estupefacientes.

La versión oficial simplista de los sucesos, divulgada con complacencia por los medios de masas, se desmorona a medida que surgen nuevos datos.

Apenas un año después de su investidura, Barack Obama ha adoptado la política extranjera de «guerra contra el terrorismo» «guerra contra Al Qaeda» de Bush II frente a los estados que EEUU califica de “delincuentes”, como Yemen y Somalia.

En Yemen, según el NYT, la CIA es ya muy activa desde hace más de un año en el marco de operaciones clandestinas y la formación de agentes gubernamentales de contra insurrección. En los próximos 18 meses, el gobierno de Estados Unidos va a invertir 70 millones de dólares en financiar el despliegue de fuerzas especiales estadounidenses para dichos entrenamientos y en equipar a las fuerzas armadas yemeníes, lo que representa el doble de lo que había gastado hasta ahora.

La administración Obama intenta establecer relaciones de vasallaje con el actual presidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh. Este país ocupa una posición estratégica en la península arábiga y, según Christopher Boucek, especialista de Yemen en la Carnegie Endowment for International Peace de Washington “los problemas de seguridad en Yemen no son solo cosa de Yemen... son problemas regionales y afectan también a los intereses occidentales”. Dicho de otro modo, el intervencionismo bélico de Estados Unidos ha encontrado una nueva presa. Este país pobre, inestable, cuyos dirigentes son fácilmente manipulables.

Los EEUU se han especializado en atacar a este tipo de país débil estratégicamente bien situado.

Obama puede contar con la “oposición” en Washington para aprobar esta nueva “guerra necesaria”. Algunos senadores halcones republicanos así como Joe Lieberman, un sionista estadounidense a la vanguardia de todas las iniciativas bélicas de EEUU, ha exigido ya a Obama que lance un ataque “preventivo” contra los “nidos de terroristas” de Al Qaeda en Yemen.

Pero la opinión pública estadounidense, mayoritariamente en contra de nuevas guerras, no está dispuesta a aceptar otra guerra "necesaria". Para acabar de convencerla de que cambie libertad contra falsa seguridad, el totalitarismo, impuesto por un presidente blanco o negro, adopta siempre los mismos métodos. Hacer que reine el terror cuando resulte necesario montando falsos ataques, lo que se llama una operación bajo bandera falsa.

El caso Umar –puesto en la palestra por los medios de comunicación cuya función esencial es tocar a rebato, como hace el NYT que se empeña en vender a la opinión pública estadounidense un ataque “preventivo” contra un país refugio de “terroristas”- presenta elementos chocantes que hacen pensar en una operación de este tipo.
Fuente: Le Nigérian à la bombinette : Une opération sous faux pavillon pour une nouvelle guerre d'agression US...au Yémen?

Artículo original publicado el 28 de diciembre de 2009

Sobre la autora

Rocío Anguiano forma parte de los colectivos Rebelión y Tlaxcala, la red internacional de traductores por la diversidad lingüística. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar a la autora, la traductora y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala: http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=9725&lg=es

amr
17/01/2010, 20:45
Es que está más claro que el agua que esconden un auto-atentado de nuevo para preparar l coartada a una nueva guerra preventiva ahora en el Yemen.

Desde la primera hora, con la detención del nigeriano Umar, los polocías ya sabían todo de este atentado frustrado. Lo que nos recuerda a los primeros diez minutos de los auto-atentados del 11-S, y la retransmisión en diresto de las imágenes desde los mejores ángulos de visión y los acompañamientos informativos de los periodistas informando con todo detalle de la autoría del mismo.

Parecen que están tan interesados en causar el efecto inmediato en la población por medio de la noticia bomba, que se olvidan que la credibilidad no se gana con la propaganda, sino a través de los hechos probados.

Veamos, sirva yo mismo para ponerme de ejemplo de la siguiente situación. Supongamos que me cuelo por el control de seguridad de cualquier aeropuerto con medio kilo de explosivos camuflado. Que más tarde me pillan en el interior del avión, y que luego de inflarme a puñetazos limpio, me devuelven a la policía. Digo con los labios partidos y como buenamente puedo, que formo parte de una célula terrorista de al qaeda. Después de partirse de la risa, y con una nueva tanda de bofetones más en mi rostro, estómago, costillas y otraas partes que ppor consideración mejor me la callo, me introducen de un puntapié en el primer sótano de la primera comisaría que más cerca se encuentre del lugar de los hechos.

Al día siguiente, que no se ha enterado de la movida ni el tato, saldrá, si acaso, alguna noticia casi de soslayo en relación a un subnormal que pretendía poner en peligro la seguridad aérea. Pero nada más.

De dónde y cuándo se sacan a calculados intervalos de tiempo, una estudiada estrategia de mantener aterrorizada a la población del mundo a través de probables atentados que están por venir por la mano de Al Qaeda?

Y qué se esconde detrás de esta estrategia?

No será acaso el pretexto de seguir adelante con la guerra preventiva contra el mal?

Pues Yemen es el candidato ideal, a él le toca el turno por la situación estratégica que ocupa sobre el control de una de las vías marítimas más concurridas del mundo. Y más recursos estratégicos que el común de nosotros ignoramos.

brisam
20/01/2010, 21:19
Mas cosas se van sabiendo del caso del vuelo de Detrot: no solo era un adolescente que subió sin pasaporte acompañado de un hindú bien vestido. Además el padre del adolescente Mutallab, es un socio del Mossad y el contacto número uno de Israel en Nigeria. Como ex Director General del banco más influyente de su país y el hombre que gobernó su industria nacional de armas, el Sr. Mutallab también alberga muy estrechas relaciones con el embajador de EE.UU. y jefe de la CIA en Nigeria.

Por si fuera poco, la empresa encargada de la seguridad en el aeropuerto Schiphol de Amsterdam, es de propiedad israelí "International Consultants on Targeted Security" (ICTS). "Casualmente" es la misma empresa que gestionó la seguridad de los aeropuertos del 11-S y la misma empresa que manejó la seguridad para el sistema de autobuses de Londres durante los bombardeos de sus 7-7 ( ver RIPPLE EFFECT 7-7, subtitulado minuto 17:20 ) y también "..la misma empresa que gestionó el aeropuerto Charles de Gaulle en el caso de Richard Reid, el hombre del zapato con explosivos, en un avión de American Airlines procedente de París el 22 de diciembre de 2001."

"..Luego, durante el vuelo, los observadores señalaron que otro de los pasajeros pasó una gran cantidad de tiempo filmando a Mutallab con su videocámara.Y durante el supuesto incidente, el hombre continuó la grabación con calma y sin interrupciones.

Israel y la India están muy cerca de los socios comerciales, especialmente a través de sus contratos militares. Además, la agencia de inteligencia de la India (Research and Analysis Wing) trabaja mano a mano con Israel." Fuente: Americanfreepress

Moshe Lan, vicepresidente de ICTS , en 1989 afirmaba, sin que el periodita de El Pais le hubiese preguntado o acusado: "No somos el Mossad..."! . "...ICTS ha venido operando tambien en España al amparo de H Seguridad, empresa constituida en el holding de Hachuel. Pero H Seguridad entró en crisis en agosto de 1989, cuando todas las personas que representaban a Hachuel en el consejo de administración de esa sociedad traspasaron sus acciones a Jorge Trias Sagnier, abogado de la Embajada de Israel y de ICTS..."

http://despiertateya.blogspot.com/2010/01/la-empresa-de-seguridad-israeli-que.html

cynara
20/01/2010, 21:58
Lo primero que me vino a la mente al enterarme del intento de explosión fue porque este chico esperó la hora del aterrizaja para hacer explotar el avión, habiendo tenido largas horas de oscuridad para hacerlo y de verdad.

Claro que no lo hubieran visto y no habrían frutrado el "atentado".

En fin, a veces es un atentado pero a la inteligencia.

Salams

maria
24/02/2010, 10:22
Autor: Mohamed Hassan - Fuente: michelcollon.info

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha votado a favor de imponer sanciones a Eritrea. Esta decisión descansa en una campaña de mentiras que acusa al país de apoyar militarmente a los rebeldes somalíes. En realidad, el objetivo de las sanciones es reforzar los intereses estratégicos de algunas superpotencias en el Cuerno de África. Mientras que Eritrea paga injustamente el precio de su independencia en el mundo se prevén manifestaciones de apoyo.

Treinta y cuatro minutos es el tiempo que necesitó el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para decidir la suerte de Eritrea. En efecto, el Consejo votó la resolución 1907/2009 que impone sanciones a este pequeño país del Cuerno de África. Pero esta decisión descansa en unas informaciones inventadas y en una campaña de mentiras dirigida principalmente por Estados Unidos, Gran Bretaña y Uganda. Sólo China se abstuvo y Libia votó en contra.

A Eritrea se le reprocha proporcionar armas y munición a grupos armados en Somalia, y mantener relaciones conflictivas con sus vecinos de Etiopía y Djibuti. Es evidente que los miembros del Consejo que votaron a favor de la aplicación de sanciones no conocen ni la historia de Eritrea ni la situación de Somalia. Sin embargo, el gobierno de Asmara no ha dejado de repetir a Naciones Unidas que no proporciona armas a los grupos somalíes. No sólo no posee los medios de hacer sino que además propuso unas pistas de solución para resolver la crisis somalí: abrir a todos los actores del país el diálogo para la reconciliación, sin injerencia de, por ejemplo, potencias extranjeras.

Naciones Unidas no tuvo en cuenta estas propuestas y acusa a Eritrea. Sin embargo, este país no es quien ha creado el problema somalí, tampoco quien lo ha invadido ni quien ha violado el embargo de armas impuesto en 1992. Entonces, ¿quiénes son los verdaderos responsables (1)? Quienes dirigen hoy el barco del Consejo de Seguridad.

En efecto, el Cuerno de África es una región estratégica para Washington, que trata de instalar ahí una base militar. ¿Con que objetivo? Controlar Oriente Medio y el acceso africano al océano Índico. Se ha ganado a Etiopía y a Djibouti para la causa de Estados Unidos. En Somalia no hay gobierno desde hace veinte años y el país está sumido en el caos. Cuando el movimiento de los Tribunales Islámicos consiguió devolver la paz al país en 2006, el ejercito etíope apoyado por Washington invadió Mogadiscio. Desde entonces la situación no ha dejado de deteriorarse. Queda Eritrea, que resiste a las políticas imperialistas llevando una política independiente.

Precisamente por eso se la ataca hoy. El gobierno de Asmara ha hecho cuanto ha podido con los pocos medios que tiene para proteger a su pueblo de los saqueos y continuos abusos de las potencias coloniales. La economía del país se basa esencialmente en una agricultura en pleno desarrollo, el gobierno apuesta mucho por elevar el nivel educativo y la red de infraestructuras está relativamente desarrollada. El país dispone además de importantes recursos en oro, cobre, gas y petróleo todavía sin explotar. Estas materias primas atraen el apetito de las potencias neo-coloniales. Pero Eritrea elabora su propio modelo de desarrollo y desea disponer de sus riquezas a su manera.

También en el plano diplomático Asmara desea devolver la paz al Cuerno de África invitando a todos los actores de la zona a dialogar sin interferencia de las potencias extranjeras. Evidentemente, esta visión de la política no coincide con los intereses estadounidenses. En efecto, Washington teme perder totalmente el control del Cuerno de África. En primer lugar, porque no logra imponer el gobierno que desea en Somalia. A continuación, porque el actual régimen etíope, fiel a Estados Unidos, cada vez es más cuestionado dentro de sus fronteras y podría perder las próximas elecciones. Por último, porque el modelo eritreo, que se basa en una política independiente de las potencias extranjeras, podría tener imitadores en la zona.

Por consiguiente, Estados Unidos trata de marginar a Eritrea. Por ello ha hecho que se aprueben unas sanciones injustas contra este país. Pero los miembros del Consejo de Seguridad deben evaluar todos los hechos y las pruebas presentadas para encontrar una solución pacífica a los problemas del Cuerno de África. Se han previsto manifestaciones en Europa, Estados Unidos y Australia para pedir al Consejo de Seguridad que revise su decisión (2). Los países de África necesitan paz, no traficantes de armas, invasiones o sanciones.

Notas

1. Véase el capítulo de nuestra serie “Comprender el mundo musulmán”: “Cómo mantienen a Somalia en el caos las potencias coloniales”

2. Para más información véase http://eritrean-smart.org/node/26

Traducido del francés por Beatriz Morales Bastos.

Enlace con el original.

yousef
24/02/2010, 17:31
Precisamente por eso se la ataca hoy. El gobierno de Asmara ha hecho cuanto ha podido con los pocos medios que tiene para proteger a su pueblo de los saqueos y continuos abusos de las potencias coloniales. La economía del país se basa esencialmente en una agricultura en pleno desarrollo, el gobierno apuesta mucho por elevar el nivel educativo y la red de infraestructuras está relativamente desarrollada. El país dispone además de importantes recursos en oro, cobre, gas y petróleo todavía sin explotar. Estas materias primas atraen el apetito de las potencias neo-coloniales. Pero Eritrea elabora su propio modelo de desarrollo y desea disponer de sus riquezas a su manera.

Es que el Imperio y sus intereses no son tan complejos como algunos pretenden hacer creer: se trata de una máquina cuyo sistema está continuamente averiándose. Conforme va pasando el tiempo aparecen más fallos, y las medidas paliativas que éste lleva a cabo para prevalecer son parches que no alargarán mucho más su existencia. Antes el comunismo amenazaba la máquina imperial y ésta lo perseguía difamándolo, ahora es el socialismo y progresismo de los pueblos oprimidos el que desafía el estatus, para el que la máquina ha conseguido fabricar un telón mucho más grueso y mejor preparado que el que creara para derrotar al fantasma del comunismo: el terrorismo.
Pero como una máquina vieja pronto sucumbirá y no habrá arreglo posible que pueda volver a ponerla en marcha.

Salam

Jorge Aldao
24/02/2010, 18:11
Es que el Imperio y sus intereses no son tan complejos como algunos pretenden hacer creer: se trata de una máquina cuyo sistema está continuamente averiándose. Conforme va pasando el tiempo aparecen más fallos, y las medidas paliativas que éste lleva a cabo para prevalecer son parches que no alargarán mucho más su existencia. Antes el comunismo amenazaba la máquina imperial y ésta lo perseguía difamándolo, ahora es el socialismo y progresismo de los pueblos oprimidos el que desafía el estatus, para el que la máquina ha conseguido fabricar un telón mucho más grueso y mejor preparado que el que creara para derrotar al fantasma del comunismo: el terrorismo.
Pero como una máquina vieja pronto sucumbirá y no habrá arreglo posible que pueda volver a ponerla en marcha.

Salam

Paradise... Salam...

Dios te oiga

Un saludo

Jorge Aldao