PDA

Ver la Versión Completa : De la naturaleza del Islam



amr
14/01/2010, 01:33
De la naturaleza del islam
En el din del islam hay principios y formas, pero no dogmas ni misterios. No hay sacerdotes ni iglesia, no hay sacramentos ni liturgia: es más bien una manera de vivir y concebir la existencia
Iniciación - 13/01/2010 10:57 - Autor: Hashim Cabrera - Fuente: Webislam

La palabra islam significa al mismo tiempo ‘sometimiento’ y ‘paz’ (salam).Significado de la palabra islam


En una aproximación lingüística, la palabra islam procede de la raíz árabe s-l-m que significa al mismo tiempo ‘sometimiento’ y ‘paz’ (salam). El significado literal de musulmán (muslim) es “aquel que se somete o se adecua a lo único real”. Por ello el significado de la palabra árabe islam sería aproximadamente la de “sometimiento o adecuación a la Realidad Única, a Dios”. Este sometimiento a lo real implica una determinada forma de vivir. A esta manera concreta de vivir y concebir la existencia los musulmanes la denominan din del islam.

En islam no hay sacerdotes ni iglesia, no hay sacramentos ni liturgia en un sentido representacional: es más bien una manera de vivir y concebir la existencia.El islam no es una cultura ni una religión —en el sentido habitual que suele darse a esta palabra en las sociedades y culturas occidentales, de raíces judeocristianas— sino una forma de ser y de vivir. La palabra ‘religión’ tiene la connotación cultural latina de 'religare', que resalta sobre todo el vínculo entre personas de un rebaño o comunidad, que se ‘religan’ por medio de los ritos. Por el contrario, el islam se define a si mismo como din, como forma de vida, como sistema de relación entre el ser y la realidad, y no sólo como vínculo entre los seres, aunque este vínculo, por supuesto, existe. En el din del islam hay principios y formas, pero no dogmas ni misterios. No hay sacerdotes ni iglesia, no hay sacramentos ni liturgia en un sentido representacional: es más bien una manera de vivir y concebir la existencia.

Una vez aclarada esta cuestión podemos decir que el din del islam es la forma de vida que Dios transmitió por medio del Corán y que fue ejemplarmente puesta en práctica por el profeta Muhámmad, la paz y las bendiciones sean con él. El núcleo de este din del islam es una actitud y un ordenamiento existenciales completos y específicos que regulan todas y cada una de las facetas de la vida humana.

El origen de esta forma de vivir se remonta, según el Corán, hasta el profeta Ibrahim (Abraham), la paz sea con él, que era hanif, es decir, “que adoraba y reconocía al Dios Único, sin rendir adoración a ninguna otra cosa”. Por ello decimos también que el islam es una forma de vida revelada al ser humano a través de los profetas y enviados desde los primeros tiempos históricos.

A la hora de estudiar el islam habrá que tener en cuenta que lo que normalmente se entiende por islam, es decir, el islam de Muhámmad, es sólo su última y más reciente manifestación, puesto que, según el Corán, el Dios y el din de Ibrahim (Abraham), de Musa (Moisés), de Isa (Jesús), y de Muhámmad, la paz sea con ellos, son uno y el mismo.

El musulmán, aquel que vive sometiéndose a la realidad, a aquello que viene de Dios, sea bueno o malo, consigue así que su vida fluya libremente, siente que Dios es la esencia de todo ser, de toda criatura, siente que Dios está vivo en su corazón y no es una abstracción inalcanzable; cree en el mensaje y por ello practica el din del islam, que se concreta en cinco pilares que le ayudan, día a día, ciclo tras ciclo, a limpiar su corazón y su mente de la alienación, de las falsas ideas y de cualquier tipo de adherencia o idolatría (shirk).

Todo en la vida del musulmán tiene una cualidad trascendente y sagradaEl musulmán no relega a Dios a momentos y lugares determinados, sino que vive la dimensión divina de lo cotidiano, de lo sencillo. Hace lo que siente, dice lo que piensa, y transmite esa actitud ante la Realidad a todo aquello que alcanza. En este sentido, todo en la vida del musulmán tiene una cualidad trascendente y sagrada. No existe un ámbito para lo religioso y otro ámbito para lo profano sino que ambos, como todas las demás facetas, conforman una unidad indisoluble que se manifiesta en el ahora.

La base sobre la que se asienta el pensamiento islámico, su consecuencia existencial y su visión del mundo, es el tawhid, la conciencia de la unicidad de lo real, que está claramente contenida en la shahada o testificación primera que hace todo musulmán: “La illaha illa Allah”. El musulmán, aquel que reconoce y se somete a la Realidad Única, testifica mediante estas palabras, casi constantemente, muchas veces cada día de su vida, que no existen dioses, figuras o realidades excepto esa Realidad Única a la que llamamos Dios.

Como fruto de esa conciencia, la shahada lleva al musulmán a considerar y a sentir que aquello que pertenece a la creación, al mundo, es ilusorio, diverso, relativo, transitorio y destinado a desaparecer. Para poder vivir en ese mundo inabarcable y múltiple sometiéndose a la Realidad Única, el ser humano necesita una guía, un criterio que le permita el discernimiento cabal de la realidad. Este criterio está implícito en la Revelación, en el Corán, donde se concretan los diversos aspectos de la existencia humana, del cosmos y de las relaciones entre ambos.

.../...

amr
14/01/2010, 01:36
El ser humano aparece en el Corán como parte esencial de la creación de Dios, como Su expresión y representación distinguida (jalifa) en el mundo. Esta distinción que Dios hace al ser humano sobre las demás criaturas, este privilegio, está inevitablemente acompañado de un incremento de la conciencia (haqq) y, por lo tanto, de la responsabilidad (ajlaq).

Las obras de la naturaleza y las del ser humano pertenecen a la sola creación de Dios. El ser humano vive inmerso en esta creación formando parte de ella. Por ello, no existe para el musulmán esa vocación de ‘conquista de la naturaleza’ tan presente en la tradición occidental. Lo único que diferencia al ser humano del resto de las criaturas es el intelecto (aql), cualidad que implica discernimiento, reflexión y, sobre todo, lenguaje. El ejercicio reflexivo está íntimamente ligado al albedrío, a la posibilidad de elegir entre lo diverso que se muestra en la creación, a la adquisición y expresión de sentido y finalidad.

El islam es una forma de vida que ayuda al ser humano a vivir una experiencia de la realidad al mismo tiempo integral e integradora.El islam atiende a todos y cada uno de los aspectos y facetas del ser humano, tanto a la dimensión interior y espiritual como a las relaciones sociales, familiares o económicas, así como al papel del ser humano con relación a los demás seres, a la naturaleza y al cosmos. Podemos decir por ello que el islam es una forma de vida que ayuda al ser humano a vivir una experiencia de la realidad al mismo tiempo integral e integradora.

Por ello, en un acercamiento al islam que pretenda una visión integral de esta forma de vivir será necesario tener en cuenta diversos niveles: la proposición esencial, metafísica o doctrinal, los pilares sobre los que ésta se asienta, los diversos ámbitos de la creencia (aquida), la concepción del ser humano y las formas de relación del ser humano con Dios y con Su Creación, las expresiones de la adoración (ibada), la vida espiritual (tasawwuf), los preceptos legales (sharíah), la dimensión y concepción del vínculo social (ummah) y la consideración de la naturaleza y del cosmos.

El islam en el contexto de la Revelación y de la Historia

El Corán designa como Gentes del Libro (Ahl Al Kitab) a cristianos y judíos con sus respectivos mensajeros y revelaciones. Sin embargo, el Corán actualiza dichas revelaciones anteriores porque cada Mensajero es enviado para reconducir, completar y actualizar lo revelado anteriormente. Existe una diferencia entre mensajero (rasul) y profeta (nabí). Muhámmad es, al mismo tiempo, las dos cosas: completa la revelación divina y es “el sello de la profecía”.

Todos los pueblos de la tierra han tenido sus profetas, en todas las lenguasEl punto de partida de las tres grandes religiones “del Libro” es el mismo: Ibrahim (Abraham), la paz sea con él. Pero el Corán no expresa tácitamente que esas Gentes de Libro (Ahl al Kitab) sean exclusivamente las que se conocen como las tres grandes religiones monoteístas, sino que lo deja abierto: todos los pueblos de la tierra han tenido sus profetas, en todas las lenguas. Por tanto, en todos los lugares de la tierra hay pueblos susceptibles de ser considerados depositarios de una revelación divina. Menciona específicamente a mazdeos y zoroastrianos. El Corán expresa con ello la universalidad y pluralidad del mensaje divino.

Al mismo tiempo, el Corán aparece como el estadio final y definitivo de la transmisión profética y de la Revelación, dándose la feliz circunstancia de que es el único texto revelado que se ha conservado intacto e íntegro, sin sufrir correcciones o alteraciones desde que fuera revelado a Muhámmad en el siglo séptimo de la era común hasta nuestros días. El reconocimiento de Muhámmad como profeta y mensajero, es decir, la vivencia del Corán como revelación divina y no como una composición humana o literaria cierra la shahada o testificación: La illaha illa Allah, Muhámmad rasullullah: No hay Dios sino Dios y Muhámmad es el mensajero de Dios.

Hemos de tener en cuenta también que el islam que reveló Muhámmad en el siglo séptimo surge en un contexto árabe formado por tribus nómadas que hablaban una antigua lengua y poseían una escritura. Estos pueblos no tenían tradición ni idea del Estado como ocurría en el mundo grecorromano. Los únicos vínculos que existían entre las diversas tribus eran la lengua y el unitarismo abrahámico. En medio de estos grupos de ganaderos y mercaderes existían algunos núcleos urbanos en los que se había conservado secularmente la antigua tradición semita de los unitarios (hunafa) descendientes de Ibrahim (Abraham), la paz sea con él. Estos asentamientos ancestrales jalonaban la Ruta del Incienso por donde circulaban las caravanas que cruzaban la Península Arábiga.

No había conciencia en estos pueblos de la existencia de una estructura política o cultural más allá de la propia tribu sino una lengua común y una tradición oral ampliamente difundida y compartida por culturas diversas. Los habitantes de los desiertos de Arabia estaban en ese tiempo profundamente paganizados, pero el vínculo ancestral con la tradición unitaria seguía vivo en medio de la región del Hiyaz, en la ciudad santa de Meca al Mukarrama.

Así pues, cuando Muhámmad, la paz sea con él, comienza a transmitir la revelación coránica en el siglo séptimo de la era común, sus contenidos están claramente vinculados a la historia profética, a quienes antes de él, transmitieron la Revelación desde Abraham. Adam, Noé, Abraham, David, Salomón, Moisés, Jesús, la paz sea con todos ellos, son nombrados en el Corán donde se expresan también pasajes enteros de sus respectivas revelaciones.

Hashim Ibrahim Cabrera es artista plástico y escritor
Capítulo I del libro Iniciación al Islam (Un ensayo sobre el sometimiento a la Realidad y algunas reflexiones sobre el islam y la contemporaneidad)
Centro de Documentación y Publicaciones de Junta Islámica, 2006
ISBN 978-84-932513-6-9
Nº de paginas: 196