PDA

Ver la Versión Completa : El Libro Del Guerrero



arconte
06/11/2008, 04:14
Salamualeikum wa rahmatulahi wa barakatu.

PARTE 1:

Unos de los mejores Libros Subahanallah. Para que os entretengais un poco y se nos fortalezca el espiritu insha'allah....

El libro del guerrero
Por Abdullah Shamil Abu Idris
(Shamil Basayev)

BISMILLAH, ALABANZAS A ALLAH SEÑOR DE LOS MUNDOS, QUIEN NOS CREÓ MUSULMANES Y LAS PAZ Y LAS BENDICIONES SEAN CON EL PROFETA MUHAMMAD, SU FAMILIA, SUS COMPAÑEROS Y TODOS AQUELLOS QUE SIGUEN SU RECTA SENDA HASTA EL DÍA DEL JUICIO

Si algo de lo que escribo no se corresponde con el Corán y la Sunna del Profeta (s.a.s.), entonces renuncio a ello y le pido disculpas a Allah por mi trasgresión ignorante. A finales de Marzo del pasado año dispuse de dos semanas de tiempo libre cayendo en mis manos por aquel entonces el libro llamado “Manual del Guerrero de la Luz” de Paulo Coelho, y fue entonces cuando me propuse reescribir dicho texto eliminando algunos excesos y enriqueciéndolo con diferentes ayats, hadices e historias de las vidas de los Sahabas (Compañeros).
He escrito este libro con la sola esperanza de la misericordia de Allah, y del beneficio que se pueda derivar para los muÿahidines chechenos.

No hay más poder y fuerza que la de Allah (Allahu Akbar)

Marzo, 2004

LA LUCHA

Dice Allah (s.t.) en el Corán: “Se os ordena la lucha, aunque os repugne; pues es posible que os disguste algo que os es bueno, y es posible que os guste algo que es malo para vosotros. Allah sabe todas las cosas y vosotros no.” (Sura al-Baqara, 216) La lucha es el empleo del poder y la energía en el Camino de Allah con la sola intención de exaltar la palabra de Allah. El Profeta (s.a.s.) dijo, “En verdad, la lucha en el camino de Allah, tanto por la mañana como por la noche, es mejor que este mundo y todo cuanto contiene!” (Bujari y Muslim)
EL GUERRERO

El Guerrero es aquel que toma parte activa en la Lucha tanto con sus propiedades como con su alma pensando solo en Allah, Señor de los Mundos, y que es capaz de comprender el milagro de la vida y de luchar hasta el final por aquello en lo que cree…

Un Guerrero desea ardientemente recibir la recompensa de Allah por su cumplimiento en la Lucha, que es el deber más importante para todo musulmán.
Allah (s.t.) dice: “…luchad duramente en la senda de Allah con vuestras propiedades y con vuestras personas; esto es lo mejor para vosotros, y vosotros sois conocedores.” El Profeta (s.a.s.) dijo: “Un Guerrero es aquel que lucha contra sus pasiones” (At-Tirmidi y Ahmad).

Un Guerrero se aferra al Tawhid (Unidad y Unicidad de Allah) y renuncia a la idolatría,

Se aferra a la Verdad y renuncia a las mentiras,
Se aferra a la justicia y renuncia a la injusticia y la opresión,
Se aferra a la honestidad y renuncia a la traición,
Se aferra a la fidelidad y renuncia a la astucia,
Obedece a sus padres y renuncia a desobedecerles,
Mantiene los vínculos con los amigos y parientes y no rompe con ellos,
Mantiene buenas relaciones de vecindad y no causa daño a sus vecinos,

Un Guerrero siempre usa los buenos modales y rechaza la villanía.

Un Guerrero mira atentamente a los ojos de un niño, pues ellos son los únicos capaces de ver el mundo sin sombras.
Si un Guerrero quiere saber si alguien es digno de confianza, trata de mirarlo con los ojos de un niño. Pero jamás pierde de vista las cosas duraderas, y los lazos creados con solidez a través del tiempo.

Un Guerrero sabe distinguir lo que es pasajero de lo que es definitivo.

Todo Guerrero ya tuvo alguna vez miedo antes de entrar en combate.
Todo Guerrero ya traicionó y mintió en el pasado.
Todo Guerrero ya recorrió un camino que no le pertenecía.
Todo Guerrero ya sufrió por cosas sin importancia.
Todo Guerrero tiene que llegar a la conclusión de que no era un Guerrero.
Todo Guerrero ya falló en sus obligaciones espirituales.
Todo Guerrero ya dijo “sí” cuando quería decir “no”.
Todo Guerrero ya hirió a alguien a quien amaba.

Por todo ello, tiene el derecho de ser llamado un Guerrero, un Guerrero, porque atravesó todo lo anterior y no ha perdido la esperanza de ser mejor de lo que antes era.

Un Guerrero sabe que los enemigos existen para probar su Iman (la certeza del Corazón en el Islam), su coraje, su perseverancia, su habilidad para tomar decisiones y su paciencia. Los enemigos están haciendo que él cumpla su papel y su deber ante Allah Todopoderoso.

AMABILIDAD
Allah Todopoderoso dice: “y cualquier bien que hagáis, Allah lo sabe con certeza” (Sura al-Baqara, 215)
El Profeta (s.a.s.) dijo: “En verdad, Allah es amable, ama la amabilidad y por amabilidad da lo que Él hace y no da por severidad o cualquier otra razón” (Muslim)

El Guerrero recuerda la amabilidad.
Los Ángeles le auxilian en la batalla; poderes celestiales colocan todo en el lugar que le corresponde dándole de esta forma la oportunidad de expresar lo mejor de sí mismo.
El ángel Gabriel (Yibril) le dijo al Profeta (s.a.s.): “Muhammad, vive cuanto quieras, -que en cualquier caso eres un mortal; ama a quien quieras, -que morirás en cualquier caso con el ser amado; haz lo que desees, -pues recibirás tu recompensa en cualquier caso.” “¡Hombre afortunado!”, dicen sus compañeros. A veces, un Guerrero hace cosas sobrehumanas. Luego se arrodilla y da gracias a Allah por Su Gracia y Ayuda que le ha concedido. Pero la gratitud del Guerrero va más allá de la esfera meramente espiritual; nunca olvida a sus amigos, pues juntos derramaron su sangre en el campo de batalla. A un Guerrero no hace falta recordarle la ayuda que otros le dieron; él siempre recuerda la ayuda prestada y comparte la recompensa con sus compañeros. Allah (s.t.) dice: “Así, todo aquel que haga un solo átomo de bien lo verá” (Sura açÇalçala,7)

APRENDIZAJE
Un Guerrero siempre está aprendiendo.
Allah Todopoderoso dice: “y di: ¡Oh mi Señor! Acrecienta mi conocimiento.” (Sura Ta Ha, 114)

Un Guerrero siempre está luchando por la perfección.

Cada golpe que asesta al enemigo está respaldado por siglos de sabiduría y pensamiento.
Cada golpe debe contener el poder y la ligereza de los Guerreros del pasado, quienes continúan hasta hoy bendiciendo el campo de batalla. Cada movimiento que realiza honra los movimientos que las generaciones precedentes legaron hasta los presentes a través de la Tradición.Un estudiante dice a su maestro: “Cuando tenso el arco, llega un momento en que se hace la luz: si no suelto la cuerda, perderé la resolución.” El maestro responde: “Hasta que no ceses de traer el momento del disparo a lo más interior de tu mente, no serás un maestro en el arte del arco. A veces, un error puede ser explicado por el excesivo celo y ardor innecesario del arquero.”
El Profeta (s.a.s.) dijo, “Cierta persona fue preguntada acerca de un conocimiento, pero lo ocultó, por lo cual en el Día del Juicio le será colocada una brida de fuego” (at-Tirmidi)

Un Guerrero aprende de sus compañeros, quienes en todo momento se esfuerzan por derrotar al enemigo y por beneficiar a los musulmanes.
Un ejemplo para un Guerrero fue el llevado a cabo por Ibn Abu Talib en la batalla de Mutah. Tan pronto como se desencadenó una fiera batalla, el líder de los Muÿahidines, Zaid Ibn Harisa, murió después de hacer frente con coraje ante el enemigo. Yafar Ibn Abu Talib saltó inmediatamente de su caballo, cortó los tendones de las patas del caballo para que el enemigo no pudiera utilizarlo, y recogió la bandera del Emir con sus “aladas” manos.

Un Guerrero siempre está perfeccionando la belleza de sus golpes.
Cada vez que un Guerrero tiene que desenvainar su arma, hace uso de ella.
Las inscripciones de las dagas chechenas dicen: “No la desenvaines sin necesidad, no la desenvaines sin una causa.” Con las armas puede hacer su camino, prestar ayuda a alguien o impedir un peligro, pero un arma es caprichosa y no ha de ser desenvainada sin una razón. Y es por esto por lo que un Guerrero nunca recurre a las amenazas. Puede atacar, puede defenderse, o puede huir –todo ello forma parte de la batalla. Pero fanfarronear con un arma significa desgastar las energías, lo cual nada tiene que ver con la batalla.

Un Guerrero siempre está atento a los movimientos de su arma. Nunca olvida en ningún momento que su arma también está mirando cada movimiento que él hace. El arma no ha sido creada para acompañar a los discursos.
Un Guerrero siempre está abierto a aprender cosas nuevas.
Allah (s.t.) dice: “Aquellos de Sus siervos que poseen conocimiento son los temerosos de Allah”.

arconte
06/11/2008, 06:44
Parte 2:

EXPERIENCIA
El Profeta (s.a.s.) dijo: “El musulmán no será picado dos veces por el mismo avispero”.(Bujari y Muslim)
La experiencia obtenida en el campo de batalla fortalece el espíritu del Guerrero.

El Guerrero cuenta no solo con su poder, sino que también usa la energía de su adversario. Se adentra en el combate armado por su inspiración y el arte de eludir los golpes, utilizando las técnicas de la guerra que durante tanto tiempo ha estado aprendiendo. Pero después se da cuenta de que la inspiración o la destreza no son suficientes para la victoria –también la experiencia es necesaria. Por tanto, pide a Allah que le haga comprender y que le inspire de forma que cada ataque del adversario le enseñe una nueva lección en la ciencia de la defensa. “Está lleno de prejuicios”, comentan sus compañeros. “Para de luchar y empieza a rezar, y esto es lo que el enemigo está esperando.” El Guerrero permanece sordo ante las palabras con sarcasmo, pues sabe que todo entrenamiento carece de valor sin inspiración y experiencia.

El Guerrero no repite los errores del pasado, y arriesga su corazón solo por amor de aquello por lo que merece la pena arriesgarlo.

El Guerrero sabe que nadie puede ser considerado como un tonto y que la vida enseñará a cada uno: siempre que haya tiempo para ello.

El Guerrero sabe que algunos momentos tienden a repetirse. A menudo encuentra dificultades que ya tuvo que vencer antes, y acaba encontrándose en una situación difícil, de la que ya que tuvo que salir con honor, y hace que su espíritu se encuentre embarazado: le parece que todo está repitiéndose y que no hace progresos y que se halla impotente para seguir adelante.
“Ya pasé por esto,” se queja a su corazón.“Sí, ya pasaste por ello”, replica su corazón –“Pero nunca lo superaste completamente.” Y de esta forma, el Guerrero se da cuenta de que Allah lo está probando en Su Recto Sendero enviándole la repetición de la experiencia con un solo propósito: enseñarle aquello que no quiso aprender la vez anterior.

ESTRATAGEMA

“¡La Guerra es una estratagema!” dijo el Profeta Muhammad (s.a.s.)

Un Guerrero recuerda las palabras dichas por Umar Ibn al-Jattab a Saad Ibn Abu Waqqas: “Te ordeno a ti y a tus guerreros ser siempre honestos porque la sinceridad es la mejor arma contra el enemigo y la mejor estratagema en una guerra.”

Un Guerrero nunca usará la astucia. Aunque puede inducir a la confusión y al engaño en el enemigo. A pesar del fuerte deseo de victoria que pueda embargarle, no obstante, para conseguir la meta deseada no desdeña jugar el juego, y es por ello que se convierte en un estratega. Cuando siente que sus fuerzas le abandonan, hacer creer al enemigo que no tiene prisa por escapar. Cuando va atacar el flanco derecho, desplaza sus tropas hacia el flanco izquierdo. Cuando va entrar en batalla de forma inminente, pretende hacer creer que la somnolencia se ha apoderado de él y que se dispone irse a dormir. “Mirad cuan baja ha caído su moral”, dicen sus amigos. Pero el Guerrero no presta atención a sus comentarios, pues ni incluso sus amigos participarán de las estratagemas que él utilizará en la batalla.

Un Guerrero sabe lo que quiere.

ESTRATEGIA

El Más Elevado dice: “Allah exaltará a aquellos de vosotros que poseen Imán, y a aquellos a los que les ha sido otorgado el conocimiento, en rangos elevados.”
A veces un Guerrero es como la corriente de agua fluyendo a través de los obstáculos que encuentra a lo largo de su camino. A veces sucede que la resistencia conduce a una muerte inevitable, y entonces el Guerrero se adapta a las circunstancias. Sin quejarse y sin protesta alguna, sigue el curso rocoso serpenteando a lo largo del desfiladero de la montaña. Y su poder es semejante al del agua, pues nadie ha sido capaz de aplastarla con el martillo ni cortarla con el cuchillo. La espada más poderosa de la tierra es incapaz de dejar una herida en su superficie. Las aguas del río se adaptan a las posibilidades y obstáculos que encuentra a lo largo de su camino, pero siempre recuerda su objetivo último: el mar. La corriente más débil se hace fuerte a través de la suma de otras corrientes con las cuales se va uniendo a lo largo de su camino. Y llega el momento en él que el poder del río se hace insuperable.
Abu Bakr le dijo a Yazid Ibn Abu Sufyan: “…te he designado como comandante, para que te pongas a prueba a ti mismo; si realizas bien tu trabajo, te devolveré a tu antiguo cargo e incluso te promocionaré aún más allá; pero si no lo haces bien, te relevaré de tus obligaciones. Se temeroso de Allah, porque Allah ve en tu interior de la misma forma en que Él ve tu apariencia externa. Aquel que se aproxima a Allah con sus acciones es él más cercano a Allah.”
Te designé para el lugar de Jalid, por tanto, deja atrás la arrogancia de tu Yahilía (el tiempo previo al Islam), porque Allah lo odia, de la misma forma que odia a los arrogantes. Cuando te acerques a tus tropas, trátalas correctamente. Empieza haciendo el bien y promételes el bien. Cuando des consejos, se breve, porque si hay muchas palabras, una palabra te hace olvidar la palabra que dijiste anteriormente. Mejórate a ti mismo y la gente se mejorará a sí misma por ti. Asegúrate que haces el Salat en su tiempo correcto, con los correspondientes ruku’as y suyud y con el temor de Allah. Si te visitan los embajadores del enemigo, trátalos con respeto, pero no les permitas quedarse mucho tiempo, para que así cuando abandonen tu campamento no puedan saber nada acerca del mismo. Pues si permanecen mucho tiempo, conocerán tus debilidades y tus secretos. Muéstrales el lado más fuerte del ejército. No permitas que nadie de tu círculo hable con ellos y se tú tan solo el interlocutor. Cuando des consejos, sé sincero. Por las noches,mantente despierto junto a tus compañeros y descubrirás muchas cosas, y los velos caerán ante tus ojos. Incrementa el número de centinelas y distribúyelos a lo largo del
campamento. Preséntate por sorpresa y si hallas alguno dormido durante la vigilancia nocturna, dale una buena lección, castígale, pero no seas severo con él. No sientas temor en castigar a los culpables, pero tampoco te apresures en hacerlo. No dejes a los Guerreros sin control, pues de lo contrario acabarán corrompiéndose. No les espíes, pues los deshonrarás. No hagas públicas las faltas de los demás. No te sientes con los perezosos y holgazanes, y acompaña a los hombres veraces y de fe profunda. No seas un cobarde, pues harás cobardes a los demás hombres. No robes de los botines de guerra, pues ello acarrea la necesidad y aleja la victoria. Si encuentras a alguien realizando sus oraciones, déjalo y permítele que siga haciendo lo que estaba realizando.” Omar compensó el escaso número de sus tropas con el poder y la valía de sus comandantes.

Un Guerrero debe ser paciente y rápido al mismo tiempo.
Un sabio dijo: “Según la situación en la que te encuentres, concentra o disipa tu energía.” Cada vez que el Profeta (s.a.s.) emprendía alguna expedición militar, guardaba en secreto
tanto el momento como la ruta para ocultar el propósito de la marcha a los ojos del enemigo. Hay dos errores estratégicos: adelantarse al momento adecuado, o bien perder la oportunidad del momento adecuado. Por tanto, para evitar cualquiera de estos dos errores, el Guerrero considera cada caso en particular como único y nunca utiliza fórmulas comunes o proyectos estándares.
Amr Ben Al-As dijo: “Nunca me metí en un problema sin estudiar la vías de retirada de antemano. Pero una vez que me metía en el mismo, nunca me retiraba precipitadamente.” Cierto sabio chino dijo acerca de la estrategia: “Haz creer al enemigo que no obtendrá grandes beneficios atacándote, y así de esta forma debilitarás su ardor guerrero.” “Si ves que las probabilidades están a favor del enemigo, no te avergüences de dejarle todo el campo de batalla, pues no es el resultado de una batalla lo que cuenta, sino el final de la guerra.” “Si tienes suficiente poder, deja a un lado tu falsa vergüenza y aparenta ser débil: ello hará perder la precaución a tu enemigo y te atacará sin esperar el momento oportuno.” “La habilidad de coger por sorpresa al enemigo es un prerrequisito para la victoria en toda guerra.” Y he aquí las cinco reglas del combate formuladas por el sabio chino Juang Chi hace tres mil años: “Fe: antes de entrar en combate, tienes que creer en lo que vas hacer.” “Compañía: aprende a elegir compañeros y a luchar hombro con hombro con ellos, pues nadie puede ganar una guerra solo.” “Tiempo: un auténtico Guerrero recuerda que un combate en invierno es diferente de un combate en verano. Cuando entra en combate, siempre elige el momento adecuado.” “Espacio: no puedes pelear en las montañas de la misma forma en que pelearías en el llano. Evalúa todo aquello que te rodea y elige el mejor camino para luchar.” “Estrategia: el mejor Guerrero es aquel que puede prever y preparar el curso de la batalla.”DEFECTOS Allah dice: “Busca protección para tus faltas y para las de los hombres creyentes y para las de las mujeres creyentes.” Un Guerrero se encontrará con mucha gente que tratará de mostrar su peor lado tan pronto tenga una oportunidad. Es su falta de confianza interna la que tratan de ocultar tras su conducta beligerante; ocultan su miedo a la soledad tras la máscara de independencia. No creen en sus propias capacidades, pero pregonarán en todo rincón sus virtudes y sus valores.

Un Guerrero ve estas características en muchos hombres y mujeres a quienes tendrá que conocer. Pero nunca cae en la ilusión y nunca confía en la primera impresión. Pero si lo que quieren es aturdirlo o buscar su atención, él guardará silencio.

arconte
06/11/2008, 06:54
Parte 3 :

Un Guerrero ve estas características en muchos hombres y mujeres a quienes tendrá queconocer. Pero nunca cae en la ilusión y nunca confía en la primera impresión. Pero si lo que quieren es aturdirlo o buscar su atención, él guardará silencio.

El Guerrero aprovechará cualquiera oportunidad para ver sus defectos, pues se contempla en los demás como si estos fueran su propio espejo. Allah dice: “En verdad Allah no cambia la condición de un pueblo hasta que éste cambia su propia condición.”

CONFRONTACIÓN

Allah Todopoderoso dice: “competid unos con otros en las buenas obras.” El Profeta (s.a.s.) dice: ...y Allah ayudará a Su siervo en tanto que éste ayude a sus hermanos.” Aquel que protege a sus hermanos no temblará ante las tormentas de esta realidad y siempre encontrará poder dentro de sí para vencer las dificultades y seguir adelante. A veces un Guerrero se opone a aquellos que ama. Mira a su alrededor y reconoce a sus hermanos. Mira hacia atrás y sabe quienes son sus adversarios. Es implacable con la traición pero nunca se toma la venganza, sino que aparta a los traidores de su vida y no lucha contra ellos a menos que se vea obligado a ello.

Un Guerrero conoce sus capacidades. No tiene necesidad de fanfarronear sobre su talento y sus virtudes. Un Guerrero no malgasta sus días intentando desempeñar el papel que alguien le ha asignado.

Un Guerrero no hace ningún esfuerzo para parecer lo que no es. ¡Él es tal como es!.

Para un Guerrero no existen conceptos como “mejor” o “peor”, pues todo el mundo ante sus ojos ha sido obsequiado con la posibilidad de seguir el Camino Recto. Pero hay gente que no está satisfecha con éste Camino e intentan herirle, insultarle, provocarle o llevar a cabo cualquier cosa con tal de volverlo loco. En esos momentos el corazón le dice al Guerrero: “Deja a un lado el insulto, pues ello no incrementará tus facultades. Tan solo gastarás tus energías.”

Un Guerrero no desperdicia su tiempo cuando responde a un desafío, pues sabe que lo que fue prescrito por el Más Elevado debe ser realizado.

TÁCTICAS

Allah Todopoderoso dice: “Y di: Trabaja; y así Allah verá tu trabajo” Antes de emprender una batalla, la cual depende de muchos factores, un Guerrero se pregunta a sí mismo: “¿Qué haría si tuviera que combatir con mi propio ser?, ¿he conseguido desarrollar en mi mismo la maestría y la destreza?”Y de esta manera aprende cuales son sus puntos débiles. Sabe que al menos aprendió algo de sus anteriores batallas. Pero al mismo tiempo las lecciones que aprendió le hicieron sufrir más de lo que debía. Cuando la hora del combate se aproxima, el Guerrero trata de estar listo para cualquier imprevisto que pudiera surgir. Siempre trata de golpear primero al enemigo y así imponerle su propio plan de batalla al enemigo. Cuando el enemigo es superior, tanto en fuerza como en medios, el Guerrero utiliza las tácticas de sus gloriosos antepasados: “las tácticas de la abeja”. Al igual que las abejas, los Guerreros rodean constantemente al enemigo inflingiendo débiles pero múltiples y repetidos golpes en cualquier punto posible. De esta forma el enemigo se desgasta y lo numérico pasa a ser cualitativo.
Umar Ibn al-Jattab le dijo a Saad Ibn Abu Waqqas:
“Te ordeno a ti y a tus hombres que tengáis más miedo ante vuestras faltas que al enemigo. Porque las faltas y transgresiones de los hombres que componen las tropas son mucho más dañinas que el propio enemigo. Los musulmanes vencerán gracias a las faltas y transgresiones del enemigo ante Allah. Si esto no fuese así, entonces sería imposible derrotarle, puesto que nuestro número es inferior al suyo y nuestras armas no son como las que ellos tienen. Si le igualáramos en faltas y transgresiones ante Allah, ellos nos vencerán. Pero nosotros venceremos gracias a nuestra dignidad, y no a nuestro poder. Sabed que los ángeles de Allah estarán siempre con vosotros en vuestro camino; ellos saben lo que estáis haciendo. Sentid vergüenza ante ellos. No cometáis errores mientras estéis en el camino de Allah. No digáis, Nuestro enemigo es peor que nosotros, no nos vencerán’. A veces una nación gobierna a otra, siendo peor que ésta, tal y como les sucedió a los Hebreos cuando fueron gobernados por los paganos al provocar la ira de Allah. Pedid ayuda a Allah contra vuestros deseos de la misma manera en que Le pedís la victoria sobre vuestros enemigos. Tratad con amabilidad a los musulmanes en vuestras campañas. Dadles un día de descanso cada semana. Permaneced tan lejos como podías de las villas y pueblos donde se haya firmado un pacto y donde los Dimmíes (gente de otras creencias bajo gobierno musulmán y que mantiene un pacto con los musulmanes) viven. No dejéis a nadie allí excepto aquellos de mayor confianza, excepto la gente de más espiritualidad. Si queréis derrotar al enemigo, no permitáis ninguna injusticia hacia la gente con la que se firmó un tratado o pacto. Cuando entréis en la tierra del enemigo, enviad a hombres de reconocimiento para que os faciliten información. Mantened con vosotros a algunos de los
hombres del lugar, a aquellos que os sean fieles y a aquellos en los que confiéis. Pues los mentirosos no son de utilidad, aunque a veces digan la verdad. Los mentirosos siempre te espiarán para perjudicarte y nunca en tu beneficio. Envía a menudo destacamentos avanzados. Elige a los más hábiles y a los de mayor experiencia para tales destacamentos. Dales los mejores caballos. A la hora de elegir no te dejes llevar por tus propias simpatías; no envíes destacamentos y grupos a los lugares de evidente peligro. Procura conocer el terreno y a la gente del lugar. Cuando veas al enemigo, reúne todas las tropas, destacamentos y grupos. Concentra todas tus fuerzas, no entres en combate hasta que sea necesario. Vigila cuidadosamente tu armamento, ten cuidado con los ataques nocturnos. Si un prisionero trata de escapar cortadle la cabeza, de esta manera atemorizarás a vuestros enemigos y a los enemigos de Allah. Allah os protege y a aquellos que están con vosotros. Allah es el Único que da la victoria sobre el enemigo y al Único a Quien debéis pedir ayuda.”

Un Guerrero sabe que es imposible vivir en un estado de total relajación o de total tensión. Él es como el arquero que ha de tensar el arco. Él contempla como el caballo tensa todos sus músculos cuando salta el obstáculo. Pero de la misma manera sabe distinguir la tensión de la agitación sin propósito y nunca confunde las dos cosas.
Él sabe que un gamo es fuerte en sus patas y que la fuerza de la gaviota reside en su agudeza visual para detectar el pez bajo el agua y de su habilidad para sacarlo de ella. El Guerrero sabe que el tigre no siente miedo ante la hiena, pues el tigre confía en su poder. Y entonces el Guerrero trata de comprender con que puede contar. Comprueba su munición, que consiste en tres cosas: confianza en Allah, esperanza en Su Misericordia y su amor por el Islam. Si estas tres cosas las encuentra en sí mismo, entonces, el Guerrero sigue y continúa su camino. Pues después de todo, el Más Sublime dice en el Venerable Corán: “Y la ayuda a los musulmanes es siempre incumbencia Nuestra.”

arconte
06/11/2008, 07:00
Parte 4 :

PERSEVERANCIA

El Más Sublime dice: “Y con toda seguridad os pondremos a prueba hasta que Nosotros hayamos sabido quienes de entre vosotros se han esforzado, y quienes son los pacientes, y se haga manifiesto vuestro caso.”

Un Guerrero honra el principal postulado del libro chino I Ching: “La perseverancia es saludable”. Él sabe que la testarudez nada tiene que ver con la perseverancia. Habrá momentos en los que las batallas se prolongarán más de lo normal y desgastarán tu fuerza y reducirá tu inspiración. Y es entonces cuando el Guerrero cambia sus tácticas. Entiende que su habilidad para resistir se está viniendo abajo, así se retira de la batalla y se toma un respiro. Es perseverante en la realización de su objetivo, espera el momento favorable y reanuda de nuevo la ofensiva.

Un Guerrero siempre retorna a la batalla no a causa de la testarudez.

Un Guerrero siempre recuerda estas palabras: “Hubo un tiempo en el que yo escuchaba las historias de hazañas acerca de alguien. Hubo un tiempo en el que vivía: simplemente porque tenía que seguir viviendo. Y ahora vivo porque soy un Guerrero y porque un día quiero presentarme ante el Uno por Quien estuve luchando tanto tiempo.

SUFRIMIENTO

Allah Todopoderoso dice: Y entre la gente hay quienes están listos para venderse a sí mismos con el objeto de satisfacer a Allah; y Allah está lleno de compasión hacia Sus siervos.”
El Profeta (s.a.s.) dijo: “Por todo aquello que le acontece al musulmán, ya sea el cansancio, una ligera enfermedad, ansiedad, tristeza, pena, y aún el simple pinchazo de una espina, Allah con toda certeza le dispensará de alguna de sus faltas por aquel sufrimiento padecido.” (Transmitido por Bujari y Muslim)

Los Guerreros procuran que el brillo de sus ojos no se desvanezca. Son gente que viven en este mundo, no rehuyen a los demás, empiezan su andadura con un corazón abierto. A menudo el miedo les sobrecoge. No siempre hacen lo correcto. A veces sufren por insignificancias, a veces sus mentes se muestran pequeñas e insustanciales, y a veces piensan que no pueden crecer. Muy a menudo tienen la convicción de que no son dignos de recibir la gracia ni un milagro. No siempre se muestran confiados en sí mismos. Pasan noches enteras sin dormir y sufren por haber hecho algo mal. Pero los Guerreros siempre buscan la calma y la fuerza en el Salat.
Cuando el Guerrero experimenta una injusticia hecha sobre su persona, trata de permanecer a solas, de forma que nadie le vea sufrir. Esto es tanto bueno como malo. Pues una cosa es cuando permites a tu corazón sanar las heridas por sí mismo, y otra cosa es pasar todo el día en reflexiones profundas y tener miedo de mostrar tu debilidad a todo el mudo. Pero cuando tal cosa sucede, el Guerrero se retira en el silencio y no malgasta sus energías con las palabras, pues las palabras pueden carecer de ayuda. Es mucho mejor ahorrar tus energías para la Resistencia, armarte de paciencia y tener siempre en mente que Allah ve que estás sufriendo injustamente y que de esta forma Él te está poniendo a prueba.

Un Guerrero dice: “¡Oh Allah, Tú ves todo!, ¡Todo es por Tú amor!, ¡mi recompensa está en Ti! Y Allah le da al Guerrero lo que más necesita: tiempo, y tarde o temprano todo se tornará en beneficio para él si demuestra tener paciencia. El Profeta (s.a.s.) dijo: “Sentid temor ante el Salat de alguien ofendido porque no hay barrera entre él y Allah.” La desesperación es familiar al Guerrero. Algunas veces siente no tener el poder de despertar en sí mismo el sentimiento deseado de la inspiración en su alma. Durante muchos días y noches tiene que soportar su estado de ánimo depresivo, y ninguno de los nuevos acontecimientos pueden devolverle a su estado de inspiración previa. “Su lucha está acabada”, dicen sus amigos.

El Guerrero se siente herido y avergonzado cuando escucha tales palabras, pues sabe que no ha alcanzado el objetivo por el cual ha estado luchando. Es perseverante y no se queda a medio camino. En tales momentos se dirige al Más Elevado en su Salat y una nueva puerta se abre ante él cuando menos se lo espera.

El Guerrero es aconsejado: “No levantes una tormenta en una taza de te.” No siente inclinación alguna a exagerar las dificultades y siempre trata de mantener la calma necesaria. Pero nunca comienza evaluando la medida del sufrimiento de alguien. Algo sin importancia cualesquiera que sea, puede actuar como mecha, y la desesperación que se ha estado acumulando en el alma de su hermano puede estallar.

El Guerrero respeta el sufrimiento de sus seres amados y no lo compara con su propia pena. Cada persona tiene su propia medida de dolor.

DIFICULTADES

Allah Dice: “Y en verdad Nosotros os pondremos a prueba con el miedo, el hambre, la pérdida de las propiedades, de las vidas y de los frutos; pero da buenas noticias a los perseverantes”

A veces el Guerrero no tiene donde dormir, nada que comer, ni siquiera armas ni municiones. A veces la enfermedad le abate y no encuentra asistencia médica. “Todo está bien”, piensa –“Todo ello forma parte de mi trabajo. Nadie me obligó a tomar este camino. Fue una decisión mía.” Estas palabras encierran todo su poder: él eligió su Camino, y para él no hay nada de lo que quejarse y nadie a quien lamentarse.
El Profeta (s.a.s.) dijo: “A quien Allah le desea un bien, le pone a prueba.” (Transmitido por Bujari)

Un Guerrero admira la firmeza que demostró la tía del Profeta(s.a.s), Safía. Fue la primera mujer de entre 8 mujeres musulmanas en matar al enemigo en defensa del Islam. Durante la batalla de Uhud luchaba desesperadamente para defender al Profeta (s.a.s.), cuando finalizó la batalla descubrió a su hermano Hamza con el vientre abierto, su hígado destrozado, su nariz y sus orejas amputadas y su rostro terriblemente desfigurado, y ella dijo: “Todo ello por el nombre de Allah, y soy feliz por el destino que Allah le ha preparado. Juro por Allah que permaneceré firme y que Allah le otorgue la recompensa merecida.”

arconte
06/11/2008, 07:04
Parte 5 :

SABIDURÍA

Allah dice: “Llamad al camino de vuestro Señor con sabiduría y buenos modales...”
El Profeta (s.a.s.) dijo: “El sabio es aquel que vigila su alma y realiza acciones virtuosas para lo que será su Otra vida. El débil es aquel que permite que su alma sea guiada por sus pasiones, mientras que mantiene la esperanza en Allah.” (Transmitido por Tirmidi)

Un Guerrero aprendió hace ya mucho tiempo que Allah envía la soledad para enseñar al hombre el arte de la vida en común. Allah utiliza la cólera para demostrar el infinito valor del mundo y Él utiliza el aburrimiento para hacer comprender la importancia del riesgo y de la falta de egoísmo. Allah usa el silencio para sugerir cuan de responsable ha de ser cada palabra. El cansancio sirve para hacer deleitar y manifestar el descanso.
La enfermedad sirve para que apercibamos la dicha de una salud plena. Con el fuego Allah nos da la idea del agua. Con la tierra Él nos enseña qué es el aire. Y con la muerte Allah nos muestra cuan importante es la vida.

Un Guerrero no malgastará su tiempo en criticar las decisiones de otros. Las cosas importantes permanecerán y las fútiles se desvanecerán. Para creer en tu Camino, no hay necesidad de probar que alguien eligió el sendero incorrecto para sí mismo. El filósofo y sabio chino Lao-Tse dijo: “El camino del Guerrero incluye el respeto hacia todo lo pequeño y frágil. Siempre trata de atrapar el momento correcto en el que debes dar los pasos apropiados. Aunque hubieras alcanzado la maestría en el arte del arco, aún así pon atención en como colocas la flecha y tensas el arco. Al final, el novicio que se da cuenta plenamente de cuales son sus necesidades termina siendo más sabio que el sabio distraído. Concentrar el amor dentro de ti mismo significa felicidad; concentrar odio conlleva la desazón. Aquel que no puede discernir una dificultad deja la puerta abierta y da entrada a la calamidad. Una batalla nada tiene que ver con una reyerta!” Los hábitos implantados no pueden determinar los pasos importantes.

Un Guerrero recuerda las palabras expresadas por otro sabio: “Las consecuencias de las acciones que tomamos aturden a los cobardes, pero para el hombre sabio son como rayos de luz. El mundo es como un tablero de ajedrez. Las piezas son nuestros hechos diarios: las reglas del juego son las así llamadas leyes de la naturaleza. No podemos ver a Aquel con Quien estamos jugando, pero sabemos que: Él es justo, paciente y honesto.”

Un Guerrero se regocija al cumplir en totalidad con el pacto firmado con Allah. Sabe que Él no omitirá ni un solo error hecho por aquellos a los que Él ama, y no permitirá a aquellos a los que Él prefiere que no sean conscientes de las reglas de aquel pacto.

Un Guerrero es sabio y por tanto nunca pierde el tiempo hablando y hablando de sus derrotas.

RIESGO

El Más Elevado dice: “Si hubiera habido una ventaja cercana y un corto viaje, en verdad ellos te habrían seguido, pero el dificultoso viaje era demasiado largo para ellos; y ellos juran por Allah: si hubiéramos sido capaces, hubiéramos ido contigo; (pero al cometer un perjurio) hacen perecer a sus propias almas, y Allah sabe con toda certeza que están mintiendo”

Un Guerrero estudia atentamente el objetivo de su ataque. Cualquiera sea la dureza del camino hasta el objetivo, siempre hay medios y astucias para vencer los obstáculos.

Un Guerrero no busca caminos que den un rodeo. Afila su espada y trata de que su alma esté repleta de firmeza sin la cual no puedes entablar una batalla que merezca la pena. Pero una vez que se pone en movimiento a lo largo del camino, se da cuenta de que hay dificultades y obstáculos con los que no contaba. Si decide esperar para un momento más oportuno, nunca se pondrá en movimiento; un poco de locura es necesaria par dar el primer paso.

Un Guerrero puede poner esta locura a su servicio.
Pues es imposible prever todo de una sola vez, especialmente durante una guerra.

Fin...

arconte
30/05/2010, 12:59
Siempre que leo este libro me viene en mente a Ali r.a y en el que hay que tomar ejemplo.

"El leon del Islam"

yinn
02/06/2010, 07:54
Muy buen material hermano arconte. Espero que el compañero Paulo Coelho no se lo tome a mal, de todos modos su carrera empieza con un cuento sufi desarrollado en forma de novela.

Brigeco
09/06/2010, 14:56
Si, es interesante....