PDA

Ver la Versión Completa : ¿Nos toman el pelo?



yousef
11/12/2009, 20:05
La UE ofrece 7.200 millones para que los países pobres luchen contra cambio climático

BRUSELAS, 11 Dic. (EUROPA PRESS)

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea ofrecieron 7.200 millones de euros para ayudar a los países pobres a recortar sus emisiones durante el periodo 2010-2012 (es decir, 2.400 millones al año).

El objetivo de esta iniciativa es desbloquear las negociaciones de la cumbre de Copenhague sobre el clima, sumar a los países pobres, y lograr así un acuerdo internacional de lucha contra el cambio climático que sustituya al protocolo de Kioto.

La contribución de la UE constituye un tercio de lo que la Comisión Europea ha calculado que será necesario para financiar la lucha contra el cambio climático durante los tres primeros años tras la cita de Copenhague (en total, 21.000 millones de euros).

Francia, Reino Unido y Alemania anunciaron que aportarán 1.200 millones de euros en total para el trienio (400 millones al año). Por su parte, España contribuirá con 375 millones de euros, mientras que Suecia ha adelantado que destinará 800 millones. La aportación de Italia se eleva a 600 millones y la de Austria a 120 millones.

El primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, cuyo país ocupa la presidencia de turno de la UE, dijo que esta oferta confirma el "liderazgo" de la UE en la lucha contra el cambio climático y pidió al resto de socios internacionales que realicen aportaciones similares.

Por su parte, el presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, aseguró que esta cantidad "supera lo que podía esperarse de la UE". "Esperamos que ahora otros igualen nuestras cifras y nuestra ambición", afirmó. "Es importante para hacer creíble el compromiso de los países más ricos con respecto a los países africanos, a los que necesitamos para lograr un acuerdo ambicioso en Copenhague", resumió el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, consideró que la decisión demuestra el compromiso con que los Veintisiete acuden a Copenhague y la "determinación de ser exigentes hacia las otras grandes partes" implicadas y que "tienen mucho que decir en este gran tema".

Así, adelantó que "sería imperdonable" que de la reunión de Copenhague saliera un "acuerdo de mínimos". El objetivo debe de ser "un acuerdo final que implique y comprometa a todas las partes", insistió.

Reinfeldt aseguró que todos los Estados miembros realizarán aportaciones a este fondo, pese a que eran voluntarias y a que en la última fase de las negociaciones cinco países se resistían a contribuir alegando su mala situación económica, según explicaron fuentes diplomáticas.

Sin embargo, al final todos los países, incluso los que tienen "serias dificultades financieras", en palabras de la canciller alemana, Angela Merkel, han contribuido. "El hecho de que al final haya sido algo más es el resultado de todo esto", ilustró la canciller.

Por otro lado, los líderes europeos reiteraron su oferta de aumentar del 20% al 30% su objetivo de reducción de emisiones de aquí a 2020 en relación con los niveles de 1990 "siempre que otros países desarrollados se comprometan a reducciones de emisiones comparables y que los países en desarrollo contribuyan suficientemente con arreglo a sus responsabilidades y capacidades respectivas".

OFERTA CONDICIONAL

Reinfeldt insistió en que esta condición todavía no se cumple. "Cuando miramos a las cifras de Estados Unidos, se trata de un objetivo de reducción de sólo un 4% o un 5%, mientras que Europa ya ha adoptado un objetivo vinculante del 20%. Es una oferta, pero condicional. Tenemos que ver movimientos de otros países desarrollados antes de que Europa se mueva", recordó. También Merkel incidió en que, a pesar de que Estados Unidos se ha movido y la UE acude a Copenhague con espíritu "constructivo", "no es suficiente".

"Los dos pasos críticos son el compromiso que deberá asumir Estados Unidos y la financiación a largo plazo y sobre estos dos aspectos vamos con espíritu constructivo pero tenemos que decir lo que se ha dicho hasta ahora: que no es suficiente", subrayó Merkel.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro británico, Gordon Brown, defendieron de nuevo que la UE debería aumentar ya su oferta al 30% para lograr en Copenhague un acuerdo "ambicioso" que se convierta en jurídicamente vinculante al cabo de 6 meses.

Ambos aseguraron que todos los países de la UE se acabarán sumando a esta iniciativa, aunque de momento la mayoría de Gobiernos cree que todavía no es el momento de mejorar la oferta porque consideran que ni Estados Unidos ni China han realizado avances comparables.

yousef
11/12/2009, 20:14
El cambio climático es un hecho indiscutible. Ahora bien, lo que no estoy tan seguro es que esté producido directamente por los efectos del CO2 y demás gases contaminantes, pues toda esta parafernalia del cambio climático se está convirtiendo en un dogma y todo el entramado hace que sospeche y mucho.
Pero dejando esto de lado, sea cierto o no que el cambio del clima lo causamos nosotros, se les ve el plumero a todos estos artistas que ven la oportunidad perfecta para ralentizar más si cabe el desarrollo de los países africanos. Sobre todo, me llama la atención que en los últimos años hayan aparecido tantos artículos informativos acerca de ayudas a los países en vías de desarrollo para luchar contra la catástrofe cuando lo que contaminan estos países me atrevería a decir que no llega ni al 5% de lo que contaminan los países industrializados más India, Brasil, China y Rusia

Tiene gracia, pero todo este entuerto de la crisis ambiental parece que en vez de salvar a la humanidad pretenda, una vez más, salvar a los pocos que están en la posición económica beneficiosa contra la más mínima posibilidad a que sea alcanzada la mínima igualdad social global. Porque…¿qué son 7,200 millones comparados con los réditos que producirán a largo plazo? Y sobre todo, me gustaría saber si es dinero regalado, o como en otras ocasiones, se utiliza el término ‘dar’ para lo que realmente es ‘prestar’ con altos intereses. Desde luego, toda una trampa para África pintada del color del dinero.

STOP, países en vías de desarrollo: Europa da el alto.

Salam

Badr
11/12/2009, 21:40
El cambio climático es una superchería sostenida por el club de Roma y un arma contra los países pobres de la tierra.

Ahora al fin ha saltado el climagate y parece que se ha roto la urna de la intengibilidad del dogma del cambio climático. Copenague hace aguas y para que los países pobres voten y balen como les mandan les hacen rebajitas para que no se vayan sin comprar.

En cualquier caso los ecologistas bona fide -no los cantamañanas y financiados- parece que están tomando sus distancias de la superchería, no sea que el escándalo se lleve a justos con pecadores.

Salaam

miknasa
11/12/2009, 23:40
Hola Badr, Paradise: Estoy completamente deacuerdo con vosotros, solmente se trata de poner trabas al progreso de los paises en vias de desarrollo l disfrazandolo con el asunto del cambio climático, por cierto ¿ que fué la última Glaciación?, ¿se puede considerar un cambio climático?, el hombre afecta, por supuesto, pero no nos olvidemos que seguimos estando a merced de la naturaleza.

Un saludo a todos.-

maria
12/12/2009, 13:40
Estaría bien que los que supiéseis más acerca de este tema colgaseis más información.

miknasa
12/12/2009, 15:01
La Cumbre del Cambio Climático en Copenhague navega sin rumbo
Por Efe - Agencia - 9/12/2009

COPENHAGUE |

La Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático de Copenhague navegaba hoy sin rumbo en su tercer día, en medio de un claro enfrentamiento entre naciones ricas y pobres tras filtrarse un documento del gobierno danés respecto a un nuevo acuerdo sobre la reducción de gases de efecto invernadero.



El primer ministro danés, Lars Loekke Rasmussen, quitó hoy hierro al texto publicado ayer por el diario británico "The Guardian" y resaltó que la presidencia danesa no ha presentado ninguna propuesta, sino que se trata de un "documento de trabajo" o un "borrador".



Rasmussen señaló, no obstante, que si este fin de semana no se ha producido un avance significativo en las negociaciones,la presidencia danesa sí podría entonces presentar una propuesta.



También el secretario ejecutivo de la cumbre, Yvo de Boer, quiso tranquilizar a los países en vías desarrollo, que se han mostrado contrarios a algunos puntos del texto danés, y subrayó que la preocupación de este grupo obedece a que "el texto está desequilibrado".



Agregó que la vasta mayoría de los 192 países asistentes en Copenhague "quieren una continuación del Protocolo de Kioto".



A la espera de que lleguen los ministros de Medio Ambiente de los 192 países participantes, a partir de finales de esta semana, y los jefes de Estado y de Gobierno hacia el final de la conferencia, el 18 de diciembre, ni la sesión plenaria ni los paneles sectoriales daban pistas sobre el camino a seguir para lograr un documento vinculante en Copenhague.



El jefe de la delegación de China, Su Wei, llegó incluso a pedir a la presidenta del plenario, Connie Hedegaard, que se abstuviera de las cuestiones de procedimiento para ir más al grano.



Mientras se espera un claro liderazgo de Estados Unidos en la meta para reducir los gases de efecto invernadero y que China mueva ficha, la sesión plenaria de hoy vivió momentos de enfrentamiento con la presidencia de la conferencia.



Entre quienes levantaron la voz estuvo el delegado de Tuvalu, que reclamó la atención sobre la posible amenaza de desaparición por la subida del nivel del mar de esta isla del Pacífico, una intervención que recibió el decidido apoyo de varios países en desarrollo.



El borrador elaborado por Dinamarca, que preside esta cumbre de la ONU, fue interpretado por ONG ambientalistas como Oxfam Internacional como un intento de favorecer a los países industrializados en el reparto de las cuotas de reducción de CO2.



Al mismo tiempo, circulaba en la conferencia una propuesta apoyada por países emergentes y en desarrollo, como China, Brasil, la India y Sudáfrica, que defienden mantener el curso iniciado por el Protocolo de Kioto de 1997, al que se han adherido 37 países industrializados y que expira en 2012.



Precisamente, el "texto danés", como se ha apodado la propuesta, pretende tomar una nueva ruta, incluso fuera del camino fijado por la ONU, según Antonio Hill, portavoz de la ONG ambientalista Oxfam Internacional.



Los desmentidos, lejos de acallar los rumores sobre una brecha entre ricos y pobres para acometer una reducción de CO2 y financiar la mitigación de los efectos causados por la contaminación de los países industrializados en el mundo en desarrollo, han reavivado las suspicacias entre ambas partes.



El delegado sudanés, Lumumba Stanislaus Di-Aping, ha criticado duramente el documento danés y subrayado que no hay dinero suficiente para zafarse de la responsabilidad de las emisiones de CO2.



Sostuvo también que los 10.000 millones de dólares anuales prometidos hasta 2012 por los países ricos "no llegan ni para comprar ataúdes suficientes para la población del Tercer Mundo".



El portavoz del G77 criticó la intención de los anfitriones daneses de querer crear un nuevo acuerdo y apartarse del Protocolo de Kioto, lo que perjudicaría a los países en desarrollo.



En los próximos días, el grupo de 42 islas y países costeros más amenazados por el cambio climático y los nos alineados del G77, encabezados por China, esperan ser escuchados en las numerosas ruedas de prensa y presentaciones de esta conferencia.

yousef
13/12/2009, 15:52
El cambio climático es una superchería sostenida por el club de Roma y un arma contra los países pobres de la tierra.

Hombre, yo no me atrevería a decir que el cambio climático es una estafa pues que la temperatura está aumentando, al menos donde yo vivo, lo tenemos más que constatado. Ahora bien, que sólo responda a un ciclo natural del clima y no a un calentamiento irreversible y causado por la acción del hombre, no lo sé no soy científico.

Lo que sí es más que evidente es el arma que esto supone contra los países en desarrollo, pues están haciendo una campaña mediática indiscriminada para que todos creamos que el igualar los límites a la emisión de gases tanto para los países ricos como para los pobres es una condición indiscutible , siendo que la cantidad de gases que expulsan los países industrializados es desproporcianada respecto de los países en vías de desarrollo. Por tanto y esto es matemática pura, el pedir estas condiciones a todos los países resulta insultante y una tomadura de pelo con todas las de la ley. Los países industrializados han llegado a un punto tecnológico y a unos medios que les permiten seguir creciendo en materia de producción energética casi del mismo modo que hasta ahora y de un modo más limpio. No tienen esa posibilidad los países pobres, pues las energías renovables necesitan mucha inversión y producen mucha menor energía. Lo único que se intenta con todo esto es robarle a los países pobres su derecho a desarrollarse.

El tema es complicado ala hora de recabar información porque la gran mayoría de teorías que contradicen el cambio climático están financiadas por empresas del sector de la energía y que son las grandes perdedoras en este entramado, recuerdo un documental que circulaba por la red que no hacía falta ser muy avispado para saber quien lo había financiado. El sector de la energía, del petróleo en especial, lleva años invirtiendo en científicos y medios para probar que el calentamiento global es un engaño.

Pero es interesante la pista que deja Badr acerca del Club de Roma. Este Club integrado por los personajes más prominentes son los que iniciaron toda esta propaganda climática con la publicación del documento "Los límites del crecimiento". Informe que si bien tiene un punto de vista ecológico y racional en cuanto a los límites del crecimiento humano, no se centra en el problema del crecimiento capitalista de los países industrializados sino que engloba el problema a la humanidad en general. Esto no hace sino desvelar sus verdaderas intenciones.

Aquí dejo un artículo publicado en Kaos en la Red hace unos meses.

Salam


El club de Roma y el cambio climático como arma de dominación global

Después de la cumbre de Río, las «ideas verdes» mayoritarias son una excusa más, en la que se apoya el Establishment, para dictar órdenes al Tercer Mundo.

Antimperialista | Antimperialista para Kaos en la Red | 7-5-2009
www.kaosenlared.net/noticia/club-roma-cambio-climatico-como-arma-dominacion-global

En el año 1968 se reunieron en Roma, científicos, políticos e investigadores de diferentes países, con la excusa de buscar soluciones a los cambios climáticos que se estaban produciendo en el planeta. Según ellos, dichos cambios se deberían, exclusivamente, a la "acción humana". Este grupo fue el primero en plantearse una situación de cambio climático en el planeta tierra como consecuencia de la acción humana, por lo que se les debería considerar, sin ninguna duda, los padres fundadores de la actúal doctrina del cambio climático.

Es importante señalar que estos supuestos expertos medioambientales estaban, de una u otra forma, vinculados con las grandes potencias capitalistas.

Dos años después de la citada reunión, se constituye el llamado "Club de Roma" -formado por tecnócratas, dirigentes de empresas, e investigadores-, se legaliza bajo legislación suiza y cuenta con el apoyo financiero del mundo empresarial, a través de diversas fundaciones, entre ellas la fundación Rockefeller.

El "Club de Roma" ha elaborado múltiples informes sobre las medidas a tomar para frenar lo que ellos llaman "crisis ambiental", entre las instituciones que han participado en su elaboración, es curioso ver al Departamento de Estado de los EE.UU. y la CIA. El mensaje final de todos estos informes es "que el Planeta está en peligro, no por culpa de los países «ricos», sino porque los países «pobres» de la Periferia tienen un gran crecimiento de población y talan demasiados árboles. En definitiva, se sitúa la causa principal de los problemas en la explosión demográfica y la pobreza del «Sur», y no en la concentración de riqueza y formas de vida del «Norte»" (Ramón Fernández Durán).

Después de la cumbre de Río, las «ideas verdes» mayoritarias son una excusa más, en la que se apoya el Establishment, para dictar órdenes al Tercer Mundo; utiliza el problema medioambiental para reforzar su derecho a decir lo que hay que hacer, todo en interés (supuestamente) del medio ambiente mundial, para seguir tiranizándoles con el cuento de que «la protección medioambiental requiere una mayor flexibilidad con respecto a la soberanía nacional». Es decir, en este sentido, el ecologismo occidental mayoritario es intrínsecamente conservador puesto que sirve a EE.UU. y a Occidente, en general, para hacer de contrapunto ante las naciones tercermundistas, que obstruyen sus deseos. Hay quien incluso habla de «imperialismo medioambiental» (Alicia Stürtze).

Ejemplos de lo anteriormente dicho son los acuerdos trans-nacionales como el Tratado de Biodiversidad, con los que se está cediendo el control de grandes zonas de tierra al control de las Naciones Unidas (en África los parques son administrados por organismos exteriores sobre los que las personas y los Estados no tienen control) o la determinación de impedir el desarrollo industrial de los países pobres, todo ello con la excusa de frenar el cambio climático.

Se empieza a pedir a los ecólogos que determinen, tecnocrática y exactamente, la manera de vivir de los humanos: por ejemplo, se les pide que digan qué dosis de radiación no son peligrosas, o qué dosis de pesticidas; se les pide que determinen niveles máximos tolerables de emisiones de dióxido de carbono; incluso se les pide que indiquen densidades óptimas de población (al menos en los países pobres) para evitar que los pobres degraden el medio ambiente. Los organismos internacionales y los bancos multilaterales de ayuda al desarrollo económico hacen servir el concepto de capacidad de sustentación (sólo para países pobres) como base de nuevas políticas de «desarrollo sostenible».

Otra de las soluciones aportadas por estos "ecotecnócratas", es el encarecimiento del precio de los combustibles, como bien advierte Samir Amin: "El Club de Roma, hacía sonar la alarma, anunciaba la penuria generalizada y el agotamiento de los recursos naturales, preparando así el aumento de los precios de la energía y de las materias primas".

En realidad toda esta supuesta preocupación por el medio ambiente por parte de criminales de guerra, como Al Gore, o instituciones responsables de que más de un tercio de la población mundial viva en la más absoluta pobreza, como el BM o el FMI, no es otra cosa que una estrategia perfectamente diseñada, para someter a la humanidad a los intereses de las multinacionales y sus propietarios, y en ocasiones se asemeja mas a la propaganda que a análisis científicos serios.

Al igual que otras falacias como el "terrorismo internacional" o la más reciente "gripe porcina", la paranoia del cambio climático (think tank, ideado y creada por personajes con estrechos vínculos con los grandes círculos de poder económico y propagado a través de multimillonarias películas y reportajes holywodienses), se está revelando como un poderoso arma de control social, a nivel mundial.

Ni niego, ni afirmo que exista un cambio climático (más teniendo en cuenta que de cuestionar el mismo seré estigmatizado de por vida con el calificativo de negacionista), o que su origen sea las emisiones de CO2 a la atmósfera, lo que me resulta indignante y sospechoso es el uso interesado que se está haciendo del mismo, por parte de las potencias capitalistas. El último ejemplo lo constituye la acusación, el pasado 22 de abril, por parte del periódico de la oposición ultraderechista de venezolana, de que el gobierno bolivariano de Venezuela es responsable de ser el cuarto país con más emisiones de CO2, algo totalmente falso por otra parte.

Una cosa está clara y es que el poder siempre ha utilizado el miedo como una herramienta de control social. En relación con esto último veamos lo que dijo Rodrigo Rato, ex Director General del Fondo Monetario Internacional, en una de las últimas reuniones del Club de Roma, meses antes de dejar su cargo: "El ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, dijo que el cambio climático es el factor más importante que puede poner en peligro la civilización, y es que el cambio climático no es que sea perjudicial, sino que es catastrófico."

http://antimperialista.blogia.com/2009/050601-el-club-de-roma-y-el-cambio-climatico-como-arma-de-dominacion-global..php

Hawah Hussain
14/12/2009, 08:35
Sera seguidor de al gore que se ha forrado a costa del cambio climatico, eso si luego contamine el pollo que no veas, el cambio climatico otro sacacuartos nuevo.

Saludos,

yousef
18/12/2009, 15:23
Caracas, 18 Dic. ABN.- 'Los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) impugnamos desde ya cualquier documento que saque (Barack) Obama por debajo de la puerta', sostuvo este viernes el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías.

Durante su nueva intervención en la Cumbre del Clima de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en Copenhague, Dinamarca, Chávez destacó: 'Nos vamos a sabiendas de que no fue posible un acuerdo en Copenhague, por la falta de voluntad política de los más responsables de la destrucción de la tierra: de los países desarrollados'.

Chávez Frías denunció este viernes que el imperio está tratando de cocinar un documento a espaldas de los integrantes de la cumbre climática que se lleva a cabo en Copenhague, Dinamarca.

'(Barack) Obama habló y salió por la puertita esa, por la puerta de atrás, es el imperio que llega a media noche y en la oscuridad, a espaldas de la mayoría y de manera antidemocrática, pretende cocinar un documento, que no nosotros no aceptamos ni aceptaremos', aseveró Chávez durante su nueva intervención en la Cumbre.

Y así saldrá el imperio yanqui, por la puerta de atrás, de manera indigna.

El presidente Chávez denunció que Obama llegó a última hora, convocó una reunión fuera de los establecido en protocolo y trató a los representantes de los demás países como naciones de segunda.

'Llamamos a los pueblos del mundo a que nos unamos a denunciar las pretensiones imperiales, y a señalar las causas de los daños ambientales: el capitalismo, y el principal culpable, que es Estados Unidos, y su presidente, el premio Nobel de la Guerra, llega a última hora a tratar de consignar un documento excluyendo la opinión de la mayoría de los participantes de la Cumbre', reiteró el jefe de Estado venezolano.

Dijo que es necesario dejar claro que todos los pueblos y los presidentes son iguales, condenando la reunión de un pequeño grupo de presidentes de países desarrollados, quienes excluyeron a los demás mandatarios que participan en esta cita.

Destacó el jefe de Estado venezolano que han estado circulando papeles y documentos fraudulentos, que de antemano son rechazados principalmente por los países del Sur.

Denunció la violación de los principios de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y ratificó que el protocolo de Kyoto no puede declararse como muerto.

'(Obama), haga todo lo que tiene que hacer para que Estados Unidos respete al protocolo de Kyoto', dijo Chávez.

Agregó: 'Copenhague no termina hoy, abrió las puertas para que logremos el equilibrio de la madre tierra, la protección del ambiente'.

'Obama quedará para la historia como una gran frustración para los estadounidenses que creyeron en él. Pero no importa, lo importante es que la mayoría de los pueblos del mundo se unan para luchar y conseguir el equilibrio de las sociedades (...) que no se le olvide a nadie que el capitalismo es el culpable y es el camino a la destrucción del plantea', agregó Chávez.

Jorge Aldao
18/12/2009, 20:38
Estaría bien que los que supiéseis más acerca de este tema colgaseis más información.

María... Salam...

Este post puede ayudar a entender un poco mejor el asunto

Apocalypse, ¿now?

John Brown
Iohannes Maurus


“El objetivo de esta normativa no debería ser eliminar la contaminación por el humo, sino garantizar la cantidad óptima de contaminación por humo, siendo esta la cantidad que maximiza el valor de la producción” (R. Coase, The problem of social cost)

Alrededor de la cumbre de Copenhague sobre el clima se multiplican los mensajes tenebrosos. Según un inesperado coro compuesto por gobiernos, organizaciones internacionales, ONG e incluso representantes de la industria nuclear que han descubierto virtudes “verdes” a su fuente de energía, el mundo se va a acabar o se va a convertir en un auténtico infierno si no se toman con urgencia las medidas necesarias contra el cambio climático. En Bélgica se está distribuyendo a través de la red de tiendas de productos ecológicos una película titulada “Nuestros hijos nos lo reprocharán” que coincide con la campaña ecologista oficial en la que los distintos dirigentes del planeta aparecen tal y como serán dentro de veinte años, canosos y arrugados y abrumados por la culpabilidad de no haber decidido veinte años antes lo que de ellos demandaba el saber ecologista.

El registro fundamental de la campaña es el de la culpabilidad, pero no sólo del sistema y de sus dirigentes, sino de cada uno de nosotros, por una catástrofe anunciada. En el contexto del saber ecologista, todos somos siempre culpables de no hacer lo suficiente, porque lo suficiente es algo relativamente indefinido: ¿se trata acaso de evitar la destrucción del planeta?, ¿de preservar las condiciones que hacen posible la vida humana sobre él?, ¿de mantener la naturaleza en su estado “natural”? A propósito del calentamiento climático se plantean todas estas preguntas, sin preguntarse un solo momento por el valor explicativo de la propia hipótesis del calentamiento climático y acusando, por el contrario, a cualquiera que se oponga a ella de “negacionista”. El uso del término “negacionista” (en inglés “denialist”) evoca otra catástrofe de indudable origen humano: el judeicidio nazi, pues los que primero fueron tachados de “negacionistas” fueron los historiadores que negaron la realidad del exterminio de los judíos de Europa o la existencia del principal instrumento de esta matanza industrial: las cámaras de gas. El término no se maneja así con ninguna inocencia y marca como un tabú absoluto cualquier intento de cuestionamiento de la única opinión autorizada. Quien se oponga al calentamiento planetario es un enemigo de la humanidad.

El calentamiento planetario catastrófico y de origen antrópico es un dogma. Las recientes filtraciones sobre el modo en que se defiende este dogma en el el marco del grupo oficial de sus consevadores, el GIEC (Grupo Internacional de Estudios sobre el Clima) de las Naciones Unidas, son reveladoras. Confiesa un eminente científico de este grupo que las curvas climáticas que nos indican el calentamiento mundial han sido manipuladas para que tengan la elocuente forma de un palo de hockey que muestran en los gráficos, eliminando una decena de años en los que los datos no correspondían a la hipótesis. El problema de las verdades dogmáticas en materia tan compleja es que para mantenerlas, es indispensable maquillar la realidad y silenciar las voces discrepantes, que no son todas de reaccionarios apoyados por la industria del petróleo.

Es impresionante ver cómo en casi todos los medios de comunicación importantes existe un consenso sin fallas entorno a este dogma y no se escucha ninguna voz discrepante. Si la hipótesis del calentamiento catastrófico del planeta fuera una hipótesis científica, no se ve el interés de silenciar a quienes en la comunidad científica no la comparten. Lo que ocurre es que es, en su dimensión pública, una hipótesis política. El calentamiento planetario y las catástrofes que amenaza producir se ha convertido en el gran incentivo para el ingreso de los países desarrollados en un nuevo modelo de acumulación capitalista, un capitalismo verde. Con las amenazas apocalípticas se crea un estado de urgencia permanente que permite al poder capitalista intentar un nuevo despegue tras la crisis. Es la situación tan brillantemente descrita por Naomi Klein en su Doctrina del Shock, con la particularidad de que el “shock” aún no se ha producido. Mediante el miedo y el sentimiento de urgencia, se intenta imponer un modelo de crecimiento con menores emisiones de carbono, mayor recurso a la energía nuclear, energías renovables y formas complejas de gestión financiera de los derechos a contaminar. Todos estos elementos reafirman la hegemonía de los países más ricos, pues son ellos los que tienen la capacidad técnica defendida mediante patentes para desarrollar los elementos fundamentales del nuevo modelo de crecimiento. De ahí el escándalo de los países del Sur en Copenhague cuando supieron que las tecnologías para combatir los efectos de un cambio climático que se anuncia oficialmente como inminente y catastrófico van a seguir estando protegidas por los derechos de propiedad intelectual. Se pretende usurpar en nombre del mercado un conocimiento técnico y científico que es un bien común de la humanidad y que está destinado a proteger otros bienes comunes como el aire o el clima. El capitalismo actual muestra aquí su carácter fundamentalmente parasitario frente a una producción real de riqueza basada en el acceso universal a los bienes comunes (bienes naturales como el aire o el agua o los recursos minerales, bienes intelectuales como la ciencia o la cultura etc.). El capital es ya sólo un obstáculo a la producción y la libre redefinición de la riqueza en términos no mercantiles: su función en la producción es nula y acumula riqueza fundamentalmente mediante la privatización y financiarización de lo común. Cada vez más la reproducción del capital se basa en la renta financiera exterior a la producción y no en el beneficio.

Pero en Copenhague no sólo está el punto de vista económico de los neoliberales. Con lo que nos encontramos es con el reverso del planteamiento de la economía. En la economía actividades humanas fundamentales como la producción, el intercambio o la distribución de riqueza se sitúan del lado de la naturaleza, pues el mercado que las rige es según la hipótesis que funda la economía como disciplina un orden natural autorregulado. Junto a la economía, tenemos ahora la ecología, la cual pretende -al menos en sus variantes conservadoras, ver en la naturaleza una realidad también perfectamente autorregulada. El objetivo de ambos planteamientos es alcanzar puntos de equilibrio “homeostáticos” en sus órdenes de realidad respectivos. Copenhague se ha convertido así en el punto de encuentro entre dos sistemas de regulación de la sociedad y de la naturaleza basados en una misma idea de equilibrio: el sistema d autorregulación natural del ecologismo y el sistema de autorregulación mercantil del neoliberalismo. Sin embargo, sabido es que para que estas “autorregulaciones” sean posibles es necesaria una intervención política considerable. Kyoto representaba ya esta misma convergencia de los naturalismos en la que para “salvar la naturaleza” se retoma el ideal de los fisiócratas de abolir toda política distinta de la por ellos preconizada en nombre del respeto del orden natural y de su forma humana que es el mercado generalizado. Para el ecologismo apolítico, de lo que se trata es de restablecer un equilibrio entre el hombre y su medio ambiente que neutralice los efectos negativos de la actividad humana. Para la economía (neo)liberal, se trata de llegar a un equilibrio entre la oferta y la demanda reguladas ambas por el mercado.

El protocolo de Kyoto que se pretende prorrogar y banalizar en Copenhague -según los primeros borradores de acuerdo filtrados- está centrado en dos pilares: la reducción de emisiones de una serie de gases que supuestamente inciden en el efecto invernadero y el reparto y libre comercio de los derechos de emisión. Según Kyoto -y, probablemente también Copenhague- los países que menos contaminan tienen derecho a vender a los que más contaminan parte de sus cuotas de emisiones. Esta singular fórmula para la reducción de emisiones sólo se aprecia en todo su valor si se tiene en cuenta el marco teórico en el que se hace formulable, que no es sino la teoría de los costes de transacción de Ronald Coase y del reciente premio Nobel Williamson. Esta teoría cubre el conjunto de la economía y, en realidad, como el propio concepto de transacción que maneja, abarca la casi totalidad de la actividad humana que implique a dos o más individuos, convirtiéndose en clave explicativa del conjunto de la vida social. Lo que nos dice esta teoría es que en toda actividad de producción y venta de mercancías existen unos costes que el cálculo económico clásico no tuvo en cuenta, pero que resultan en la práctica fundamentales, los denominados costes de transacción. Estos costes se originan en el contacto con otros agentes económicos, contacto éste que se realiza en la realidad con menos fluidez y muchas más fuerzas de fricción que lo que pretendería la economia clásica, pues no existen mercados perfectos sin distancias geográficas, diferencias culturales, obstáculos legales y administrativos etc. Costes de este tipo son los que genera por ejemplo la selección de ofertas para entrantes del proceso productivo o la selección de mercados para la comercialización de los productos. Estos costes pueden ser tales que a veces sea interesante para una empresa internalizar determinados procesos para los que antes acudía al mercado: la empresa como tal no es sino el lugar de dimensiones variables en que se operan las distintas internalizaciones o desde el que se operan las externalizaciones.

Jorge Aldao
18/12/2009, 20:39
El cálculo de estos costes no se para naturalmente en la economía legal y abarca, entre otras cosas, a la actividad delictiva. Así, afirmará el premio Nobel Gary Becker que se inspira en particular en los trabajso de Coase que “la “delincuencia” es una actividad o sector industrial económicamente importante por mucho que los economistas la hayan ignorado.” Un delincuente racional imbuido de teoría neofuncionalista efectúa un cálculo de los riesgos policiales, judiciales y penales de su acto, del mismo modo que una empresa puede evaluar los riesgos de un fraude fiscal de mayor o menor dimensión o de otras ilegalidades. Uno de los ejemplos concretos que da Coase de este tipo de cálculos considera que los efectos dañinos de una actividad económica pueden corregirse o compensarse mejor mediante acuerdos de compensación del coste del daño con el tercero dañado que mediante sanciones penales o adminstrativas impuestas por las autoridades públicas. Los efectos dañinos son siempre según Coase relativos y pueden incluso, si se consideran sus consecuencias económicas globales, resultar marginalmente más positivos que negativos. Así, acerca de la normativa legal en materia de contaminación atmosférica, afirmará el propio Coase:

“El objetivo de esta normativa no debería ser eliminar la contaminación por el humo, sino garantizar la cantidad óptima de contaminación por humo, siendo esta la cantidad que maximiza el valor de la producción” (R. Coase, The problem of social cost) Y el ya citado premio Nobel Gary Becker afirmará en su famoso artículo Crime and Punishment: an Economic Approach (Journal of Political Economy, March-April, (78): 169-217.1968) lo siguiente:“El principal objetivo del presente ensayo es reponder a las versiones normativas de estas cuestiones, a saber, ¿cuántos recursos y cuántas sanciones hay que utlizar para aplicar distintos tipos de legislación? O, de manera equivalente, aunque ello produzca algo más de extrañeza, ¿Cuántos delitos deberían permitirse y cuántos delincuentes deberían quedar impunes?”

Frente a la lógica de la ley que pretende eliminar el delito, Becker y los demás neoliberales lo que pretenden es establecer un planteamiento que normalice la actividad delictiva viéndola como una práctica económica con riesgos específicos. Así, según Becker en el mismo artículo:

“El planteamiento que aquí seguimos sigue el análisis habitual de los economistas basado en la elección (choice) y parte del principio de que una persona comete un delito si la utilidad que espera obtener supera la que podría lograr dedicando su tiempo y demás recursos a otras actividades. Algunas personas, según Becker, se hacen “delincuentes” no por que su motivación básica difiera de la de las demás personas, sino porque difieren los costes y los beneficios.”.

Lo interesante de este planteamiento es que nos muestra a todas luces cómo entre capitalismo legal e ilegal la frontera prácticamente no existe. No cabe sorprenderse de que, cuando este planteamiento se quiere aplicar a la reducción generalizada de emisiones sustituyendo las medidas políticas y administrativas por mecanismos de mercado, obtengamos el mismo resultado que en la sociedad en general: un óptimo compatible con el crecimiento económico, un óptimo de contaminación, un óptimo de emisiones, pero en ningún caso una reducción significativa. El mecanismo de mercado mediante el que se pretende obtener la reducción y que sustituye a las prohibiciones y sanciones administrativas es el contemplado en el artículo 17 del Protocolo de Kioto:

“Artículo 17

La Conferencia de las Partes determinará los principios, modalidades, normas y directrices pertinentes, en particular para la verificación, la presentación de informes y la rendición de cuentas en relación con el comercio de los derechos de emisión. Las Partes incluidas en el anexo B podrán participar en operaciones de comercio de los derechos de emisión a los efectos de cumplir sus compromisos dimanantes del artículo 3. Toda operación de este tipo será suplementaria a las medidas nacionales que se adopten para cumplir los compromisos cuantificados de limitación y reducción de las emisiones dimanantes de ese artículo.”

El comercio de derechos de emisión se basa en el el principio “cap and trade”, esto es “limita y comercia” que permite a todo país que logre situarse por debajo de las cuotas de emisiones que le correspondan vender a otros países el derecho a contaminar que no haya utilizado. Este sistema ha sido fuertemente criticado precisamente por uno de los científicos que más han hecho por promover la hipótesis del calentamiento planetario. En un artículo reciente del New York Times (7.12.2009) llegaba Hansen a propósito del comercio de emisiones a las siguientes conclusiones basadas en la experiencia norteamericana del “cap and trade”:

“Dado que la limitación y el comercio (cap and trade) se aplica mediante la compraventa de permisos, en la práctica perpetúa la contaminación que pretende eliminar. Si las emisiones de cada contaminador caen por debajo de un límite que se rebaja cada vez más, el precio de los créditos de contaminación tendería a hundirse desapareciendo así la motivación para seguir reduciendo la contaminación.” Y, prosigue el propio Hansen algo más adelante:

“Si esto no fuese ya bastante, Wall Street está dispuesta a hacer miles de millones de dólares en la parte “comercial” del “cap and trade (limitación y comercio). El mercado de compraventa de autorizaciones de emisiones de carbono parece que va a ser regulado de manera laxista, abriéndose a los especuladores e incluyendo derivados. Todos los beneficios de este sistema de comercio con la contaminación se extraerían al público mediante un incremento de los precios de la energía.” Después de la burbuja inmobiliaria, perparémonos pues a la burbuja del carbono, todo ello dentro de un sistema que apenas conseguirá reducir las emisiones nocivas y aún menos el calemntamiento del planeta. Menos mal que el lugar de honor dejado por los liberales a los ecologistas de mercado que apoyan inquebrantablemente en Copenhague la hipótesis del calentamiento planetario nos permite sospechar que esta hipótesis es sólo una hipótesis. Con todo, aunque el capitalismo no vaya, todavía, a originar un apocalipsis, es necesario por otros motivos combatir seriamente la contaminación y no sólo la asociada con el “efecto invernadero” y, en particular, la originada por la industria nuclear que está hoy intentando crearse una nueva virginidad después de Three Mile Islands o Chernobil. El anuncio de la catástrofe climática, si bien constituye un intento de unir a la “humanidad” en torno a un nuevo ciclo de crecimiento capitalista presentado como una necesidad natural, también puede servir para recordar la necesidad de reafirmar el carácter común de bienes como la tierra, el aire, el agua, la ciencia, los recursos vivos y los recursos minerales, sacando las consecuencias que se imponen desde el punto de vista de la organización de nuestras sociedades. Así, poco importa que el calentamiento global sea verdad o mentira, de su realidad o de su mentira es responsable el capitalismo.

-- Publicado por John Brown para Iohannes Maurus el 12/17/2009 12:19:00 PM

Rebelión ha publicado este artículo a petición expresa del autor, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Badr
18/12/2009, 22:10
El timo del cambio climático es una versión siglo XX-XXI de "todo es pecado y el hombre es culpable" y por tus pecados en el año dos mil se acabará el mundo y hay que flagelarse. Evidentemente lo del dos mil se fue y como no acabó ni siquiera con la ayudita del desajuste informático que iba a paralizar por si solo todo el planeta, pues ahora ya sin una cifra redonda a mano para un anuncio redondo del fin del mundo, los manipuladores de la especie se dedican al cultivo de invernadero, actividad que no es de ahora mismo, sino que arrancó unos decenios atrás, cn sus terrores y su manipulación de la debilidad que tiene la gente por sentirse culpable. La tierra se muere y nosotros la hemos matado. Los animales que pueblan la tierra contaminan la tierra, y existen precisamente porque la tierra no ha hecho más que contaminarse desde que existe. Y la contamina lo que vive, más que lo que no vive. y Vivir es conminar y contaminarse. Y plantear una cosa como esa como culpa es ponerlo todo en manos de los magos que nos contarán las bobadas que convenga al que mantiene a los magos. Muchos científicos han pasado al mando de los magos, porque ha sido la única manera de seguir cobrando un sueldo, porque les ha tentado o por lo que sea, y si aún queda alguno que dice alguna verdad a pesar de que la mano que paga a los magos es muy larga, pues démonos con un canto en los dientes.

Leerse cualquier documento de los organismos que se ocupan del cambio climático es, aparte de un aburrimiento mayor del que cualquier se pudiera imaginar, una prueba para la credulidad y la resistencia al atontamiento de crueldad colosal. La quintaesencia del camelo mande usted. Si a los que sueltan esos ladrillos les precupase el CO2, 1. Lo primero que prohibirían sería los volcanes y 2. Se abstendrían de producir esos ladrillos, que no es que en punto a producción de CO2 monten nada, pero son inútiles y tuestan dolorosamente las neuronas.

La nuclear ha sido siempre la bête noire de los ecologistas y también de los del cambio climático. Lo que pasa es que si repunta es porque indudablemente tiene sus ventajas. Como permitir a quien no tenga ninguna otra cosa, digamos, petróleo, hidroeléctrica, gas, carbón, etc. tener energía abundante. Naturalmente, por eso hay que desfondarla y negársela a todos los países y ese fue el motivo de que se empezase a arremeter contra ella. Prometía mucho y lo prometía hasta a quien no debía prometérsele nada. Por eso se ataca a Irán, se demoniza a quien quiere dominar el ciclo del combustible y se quiere vedar el camino a todos para que no se hagan con ella. No por las bombas, eso es pantomima. Por la independencia que pudiera procurar. Y se ha acosado al Organismo Internacional de Energía Atómica para tratar de convertirlo en perrito dócil de "los buenos" y que deje de cumplir su cometido eminentemente técnico y de garantía y salvaguardas para convertirlo en gendarme de los perros rabiosos.

Dos religiones kosher dos: La Santa Iglesia de la Guerra contra el Terrorismo y la Santa Iglesia del Cambio Climático. Me pregunto cuanto tardará en que nos dediquemos a lo largo del año a ceremonios religiosas de esta índole.

Y sí, es el cambio climático, no el calentamiento. El calentamiento es de meninges cuando a uno le da por preguntarse si siendo el clima por su propia índole cambiante, cómo se nota que cambia por que cambia ahora o porque cambia siempre. No se nota. Es decir si algo cambia, de aquí a unos milecitos de años a lo mejor se nota, se habrá registrado una glaciación. Y a más pequeña escala siempre ha habido épocas más o menos frías. Plantarse a finales del 1900 y decir que en los últimos años ha cambiado el clima porque los hombres fuman mucho, o que tienen chimeneas que fuman mucho me recuerda aquel chiste aquel que la hormiga (macho) que subía por la pata de la elefanta y que a la pregunta de ésta que qué hacia trepándola así, contesta aquello de "Venga, déjate de perder el tiempo y bájate la braga". Perdón por lo ecológico (digo verde) del chiste, pero las proporciones de lo del cambio climatiquito son a la escala de las del chiste.

Hay muchos peligros, incluso climáticos, que acechan a la humanidad por la maldad satánica de algunos elementos imperiales. La intención de crear armas biológicas formidables sigue ahí y los estudios me temo que también y nnunca sabremos como estamos de seguros o inseguros. La rapacidad y amor a los negocios seguirán dañando no el clima, pero si el medio humano y la morada de mucha gente con sus animales y plantas. A mí ese daño ya me parece bastante malo, sin a buscar apocalipsis, pero parece que para montar religiones falsas van mejor los apocalipsis...

Creo que ya me he pasado de las 500 esas

Salaam

brisam
19/12/2009, 14:01
Como en los noticieros tratan de bagatalizar, incluso ridiculizar, la intervención de Chaves en la cumbre, me ha picado la curiosidad para ver qué es lo que dice. (Desde luego como uno dependa de las noticias de la tele para estar informado lo tiene claro)

Esto son algunas de las cosas que dijo:

Lo que vivimos en este planeta es una dictadura imperial, y desde aquí la seguimos denunciando ¡Abajo la dictadura imperial! ¡Y que vivan los pueblos y la democracia y la igualdad en este planeta!

Quiero recodarlo: los 500 millones de personas más ricas, 500 millones, esto es el siete por ciento, siete por ciento, seven por ciento de la población mundial. Ese siete por ciento es responsable, esos quinientos millones de personas más ricas son responsables del cincuenta por ciento de las emisiones contaminantes, mientras que el 50 por ciento más pobre es responsable de sólo siete por ciento de las emisiones contaminantes. Por eso a mí me llama la atención, es un poco extraño, llamar aquí a Estados Unidos y a China al mismo nivel. Estados Unidos tiene apenas, bueno, que, llegará si acaso a 300 millones de habitantes.
China tiene casi 5 veces más población que Estados Unidos.
Estados Unidos consume más de 20 millones de barriles diarios de petróleo, China llega apenas a 5, 6 millones de barriles diarios, no se puede pedir lo mismo a Estados Unidos y a China.


Señor Presidente el cambio climático no es el único problema que afecta hoy a la humanidad, otros flagelos e injusticias nos asechan, la brecha que separa los países ricos y pobres no ha dejado de crecer, a pesar de todos los objetivos del milenio, la cumbre de financiamiento de Monterrey, todas esas cumbres como decía aquí el Presidente de Senegal denunciando una gran verdad, promesas y promesas incumplidas y el mundo sigue su marcha destructiva.

El ingreso total de los 500 individuos más ricos del mundo es superior al ingreso de los 416 millones de personas más pobres, los 2 mil 800 millones de personas que viven en la pobreza, con menos de 2 dólares al día y que representan el 40 por ciento de la población global obtiene sólo el 5 por ciento del ingreso mundial.

Hoy mueren al año unos 9,2 millones de niños antes de alcanzar el quinto año de vida y el 99,9 por ciento de estas muertes ocurren en los países más pobres.

La mortalidad infantil es de 47 muertes por mil nacidos vivos, pero es de sólo 5 por cada mil en los países ricos. La esperanza de vida en el planeta es de 67 años, en los países ricos es de 79, mientras en algunas naciones pobres es de sólo 40 años.

Adicionalmente existen mil cien millones de habitantes sin acceso al agua potable, 2 mil 600 millones sin servicio de saneamiento, más de 800 millones de analfabetos y mil veinte millones de personas hambrientas, ese es el escenario del mundo.

Ahora la causa ¿cuál es la causa?

Hablemos de la causa, no evadamos responsabilidades, no evadamos la profundidad de este problema, la causa sin duda, vuelvo al tema de todo este desastroso panorama es el sistema metabólico destructivo del capital y su modelo encarnado: el capitalismo


Hasta cuándo nos preguntamos desde Venezuela señor Presidente, señoras, señores, hasta cuándo vamos a permitir tales injusticias y desigualdades; hasta cuándo vamos a tolerar el actual orden económico internacional y los mecanismos de mercado vigente; hasta cuándo vamos a permitir que grandes epidemias como el VIH SIDA arrasen con poblaciones enteras; hasta cuándo vamos a permitir que los hambrientos no puedan alimentarse, ni alimentar a sus propios hijos; hasta cuándo vamos a permitir que sigan muriendo millones de niños por enfermedades curables; hasta cuándo vamos a permitir conflictos armados que masacran a millones de seres humanos inocentes, con el fin de apropiarse los poderosos de los recursos de otros pueblos.


Si el capitalismo se resiste, nosotros estamos obligados a dar la batalla contra el capitalismo y abrir los caminos de la salvación de la especie humana, nos toca a nosotros, levantando las banderas de Cristo, de Mahoma, de la igualdad, del amor, de la justicia, del humanismo, del verdadero y más profundo humanismo. Si no lo hiciéramos, la más maravillosa creación del universo: el ser humano, desaparecerá, desaparecerá.

Discurso completo aquí: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=97198

yousef
19/12/2009, 15:22
El mecanismo de mercado mediante el que se pretende obtener la reducción y que sustituye a las prohibiciones y sanciones administrativas es el contemplado en el artículo 17 del Protocolo de Kioto:

“Artículo 17

La Conferencia de las Partes determinará los principios, modalidades, normas y directrices pertinentes, en particular para la verificación, la presentación de informes y la rendición de cuentas en relación con el comercio de los derechos de emisión. Las Partes incluidas en el anexo B podrán participar en operaciones de comercio de los derechos de emisión a los efectos de cumplir sus compromisos dimanantes del artículo 3. Toda operación de este tipo será suplementaria a las medidas nacionales que se adopten para cumplir los compromisos cuantificados de limitación y reducción de las emisiones dimanantes de ese artículo.”

Si cuando elegí ponerle de título al post "¿Nos toman el pelo?" ya veo que para nada me equivoqué, pues nos están tomando el pelo de una manera indiscrimanada! ¿Así que resulta que no es lícito contaminar a la madre tierra, la pachamama, pero si lo es el comercializar con los derechos de emisión? Este artículo, el artículo 17, no sólo confirma la tesis de que estos protocolos (sean de Copenhague, Kyoto o de Bilbao mismo) son una herramienta para el control del desarrollo económico y energético de los países pobres, sino que además se incluyen en el mercado los derechos de emisión. Y estos costes de transacción no se los come la empresa, no no no, los pagamos los señores consumidores. ¡Tiene narices!

Salam

amr
19/12/2009, 22:27
Me voy a enfrentar a las ondas, a ver si consigo traspasarlas con esta a modo de respuesta lo dicho por el momento.

Empiezo con una breve descripción de lo que realmente sucede cuando quemamos combustibles sólidos (petróleo y sus derivados, pero también por antonomasia, todos los que en su composición se halla presente el carbono C): el propio carbón, el gas metano, butano, propano (ya lo he metido en los derivados de los hidrocarburos que a su vez vuelven a derivar del petróleo). Lo que sucede es que en la combustión se libera CO2 (anhídrido carbónico o dióxido de carbono, como guste llamarse). El CO2 ya está presente en la composición del aire, si no recuerdo mal, en torno al 73%, el más abundante de los cuatro principales, oxígeno, nitrógeno y vapor de agua. Y hasta aquí no hemos creado una realidad artificiosa seudo-científica, sino que es un hecho constatado.

El CO2 extra que se libera a la atmósfera además de reaccionar en la misma, alterando el equilibrio de su composición inicial, interactúa además con el ciclo energético del océano, acidificando el ph de las aguas, con el de las plantas, en este caso favoreciendo su ciclo vital diurno y menguando el nocturno. Aunque ninguno de estos factores explica por sí solo un fenómeno de cambio climático.

En cuanto a cambio climático está mal llamado, lo correcto es hablar de calentamiento global atmosférico, por ser este espacio físico donde se producen los efectos generados por las partículas de CO2 emitidas a la capa de la atmósfera conocida como biosfera (la que está más pegada a la superficie de la Tierra, y donde precisamente se producen los cambios físicos y químicos que dan lugar al clima). Esta es una estrecha capa que varía entre los 9 km en los polos y los 15 a la altura del ecuador (estrecha en relación al diámetro de la tierra, unos 12.000 km). Es decir, que todo el aire que interviene para que la vida sea posible está condensado en esa franja, fura de la misma, la vida al aire libre ya no es posible. En esa estrecha franja se producen todos los cambios bioquímicos de los seres vivos, todas las transformaciones físico-químicas de la Naturaleza en un perfecto estado de equilibrio casi inmutable por ciclos de miles de años, que efectivamente puede hacer confundir a las mentes del modo o manera que la actividad humana tenga su parte de protagonismo en su proceso evolutivo. De hecho el argumento preferido de los “negacionistas climáticos” es que no pueda llegar a relacionarse un cambio climático por la actividad humana antes que por la propia actividad del propio clima, cambiante a lo largo de su constante evolución. Y que si ahora se asistiera a ese cambio, ese ahora sea el que le corresponda por su hora. Hasta ahí poco o nada que objetar.

Pero los hechos son tozudos, la actividad humana es por sí misma generadora de desperdicios que no terminan de encajarse a la naturaleza sencillamente porque no hemos pensado que cuando hacemos algo, provocamos un residuo que no estamos dispuestos a cargar con él. Antiguamente esos residuos quizás no causaran impactos medioambientales, o no suficientemente perceptibles, o poque la Naturaleza los reintegrase (puede entenderse también reciclara) al ciclo natural sin causar un mínimo efecto. Ello ha provocado un subconsciente colectivo profundamente estratificado en relación con la conducta humana sobre el medio ambiente. Afortunadamente, no todo el mundo piensa así, y son los movimientos ecologistas quienes más sensibles son a la llamada de la Naturaleza o que sencillamente sienten al tacto el cambio que opera en el ciclo natural la actividad económica de los seres humanos. Pero también los científicos, llevados por sus mediciones y comprobaciones empíricas han llegado a conclusiones irrefutables. La actividad económica incide directamente en la actividad de la Naturaleza del planeta, en modo errático e indeseable, y prueba de ello, es el indeseable calentamiento de la atmósfera que hará saltar los resortes del equilibrio climático del actual modelo de circulación atmosférica.

Y el gran responsable de ello es la emisión a la atmósfera de CO2. Cada partícula de CO2 que emitimos a la atmósfera se interpone como un espejo a cada radiación de luz solar que viene de vuelta en forma de onda corta tras rebotar con la superficie sólida del planeta y devolviéndola a ésta, dejando a su vez traspasar las de onda larga procedente del Sol. De esta manera dos ondas (una de alta frecuencia y otra de baja) de luz solar intervienen en el proceso de calentar ese estrecho cinturón aéreo que nos rodea y nos protege y nos da la vida, aumentando en términos absolutos la energía térmica resultante.

Conclusión, el aire se calienta. Y como todo el mundo conoce el primer principio de la Termodinámica, el aire frío de los polos tenderá a calentarse devolviendo frío a las regiones más cálidas, con ellos se pone en marcha el complejo y definitivo proceso de la Termodinámica, sólo que en plena libertad, no en laboratorios controlados o en motores de diseño y demás, junto a unas variables desconocidas para la comunidad de científicos y por tanto de unas proporciones climáticas difíciles de imaginar, si bien apenas hemos asistido a ver la incipiente punta al iceberg.

La segunda parte de este ladrillo tenía como objetivo desmitificar este concepto y retraerlo de los intereses espúreos del capitalismo, que lejos de reconocer el problema (sería fácil hacerlo toda vez que este fenómeno contiene ya un mensaje de deriva de la economía neo-liberal hacia el choque climático), se sirve del mismo para apuntalar las teorías de la Economía moderna, adaptando las variables climáticas a la cuenta de gastos e ingresos para a final de cada ejercicio económico seguir con el balance positivo de su cuenta de resultados, o sea, ha conseguido disfrazar hasta al calentamiento, pero la Naturaleza es rebelde.

Y el tiempo su aliado.

P.D. Y antes de todo, saludos al foro, Hip Hip Hurra!

Salamu aleikun wa rahmatullahi wa barakatuhu.

Hawah Hussain
21/12/2009, 09:15
La tierra es del viento lo ha dicho el Zp ( aquel que tenga tierras en su pueblo mire el registro de propiedad a ver si se lo ha llevado del viento).

Aqui el calentamiento acaba de llegar con 17 grados bajo cero no veas el calor que hace.

amr
21/12/2009, 19:37
La tierra es del viento lo ha dicho el Zp ( aquel que tenga tierras en su pueblo mire el registro de propiedad a ver si se lo ha llevado del viento).

Aqui el calentamiento acaba de llegar con 17 grados bajo cero no veas el calor que hace.

Salam Hawa, mira bien si acaso no te has dejado abierta la puerta de la nevera de tu casa...:p

Jorge Aldao
22/12/2009, 02:25
Presidente Evo Morales Morales llama a una conferencia mundial en Bolivia contra cambio climático tras cumbre de Copenhague

Culpina, Chuquisaca, dic 20 - El presidente Evo Morales anunció este domingo que llamará a todas las naciones del planeta a una "gran movilización" en defensa del medio ambiente y que convocará, para abril que viene, a una conferencia mundial de movimientos sociales a verificarse en Bolivia, tras el "fracaso" de la cumbre de Copenhague.

"El problema mundial (del cambio climático) viene por el desarrollo industrial irracional de las fábricas. A eso deberíamos abocarnos. Estaba pidiendo argumentos técnicos y científicos para garantizar, desde aquí, una gran movilización internacional para defender el medio ambiente, especialmente del agua. El lunes habrá una conferencia de prensa internacional para convocar a los pueblos del mundo", afirmó el mandatario en la localidad rural de Culpina, en el sudeste de Bolivia.

Presidente Morales convoca para el 22 de abril, Día Internacional de la Madre Tierra


Tras la Cumbre del Cambio Climático, que expidió un magro documento de conclusiones, "antidemocrático", según el mismo Morales, que el sábado retornó de la capital danesa, La Paz proponía montar en Sudamérica un foro alternativo al de Copenhague.

El foro, cuya agenda se encuentra en etapa de consenso, será anotado para el 22 de abril, Día Internacional de la Madre Tierra.

Morales, que participó este domingo en los 49 años de fundación de Culpina, donde entregó fondos para la ejecución de varios proyectos de riego, la construcción de una unidad educativa y campos deportivos, por un monto de 6 millones de bolivianos, convocará a las fuerzas sociales de todo el mundo a una reunión en Bolivia "para la realización de un gran evento donde se propondrán soluciones sobre el cambio climático".

El mandatario expresó su frustración por no haber alcanzado ningún acuerdo durante la Cumbre de Copenhague, aunque relievó el logro de haber roto la hegemonía de los países desarrollados en ese evento.

Protestó por la propuesta de representantes de países desarrollados que postularon un aumento de la temperatura del planeta en dos grados centígrados, siendo que ahora, con el 0,7% de incremento de la temperatura ambiente promedio en el planeta, se secan lagos, desaparecen los nevados y se teme la desaparición de islas, emplazadas apenas por encima de 10 y 20 m sobre el nivel del mar, por el derretimiento de los hielos continentales.

"Si ahora no tomamos decisiones importantes, dentro de 30 años más nuestros hijos y las próximas generaciones van a tener problemas serios. Por calor ya está muriendo gente en Europa. Y los países capitalistas no quieren cambiar sus políticas para evitar mayor daño a la naturaleza", indicó.

Y si ellos (las potencias industriales) no quieren "los pueblos van a tener que hacerlos cambiar", advirtió.

El mandatario sugirió que en el momento que haya una convocatoria oficial para la reunión internacional, las organizaciones sociales de Bolivia deberán iniciar inmediatamente debates entre sus afiliados, con el fin encontrar soluciones a la problemática mundial.


El presidente Evo Morales en la cumbre de Copenhague (ABI)


Dijo que uno de los motivos centrales de la convocatoria a esta movilización apunta a garantizar la alimentación de la población mundial, frente a la hambruna desatada en diversos puntos del planeta.

"Hasta pensé en tener a compañeros dirigentes que hablen inglés para mandarlos a concientizar, movilizar y nacionalizar los recursos naturales en todo el mundo, incluido en África donde hay mucho sufrimiento y da pena", concluyó el Jefe de Estado.

El acuerdo de Copenhague, formulado por EEUU, que obtuvo el apoyo a última hora de China, reconoce la necesidad de mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados, pero no compromete la manera de hacerlo.

El plenario aprobó un documento calificado de ridículo por las organizaciones ecologistas.

El acuerdo, no vinculante, es más que nada una declaración de principios y muy lejos de las propuestas iniciales.

La Cumbre del Cambio Climático de Copenhague, presentada en los últimos dos años casi como "la última oportunidad" de salvar al planeta, ha sido un fracaso rotundo y lo que es más grave, representó un cambio de mecanismo y participación aceptado anteriormente.

Fuente: ABI

Artículo original publicado el 20-12-2009

Sobre el autor

Tlaxcala es la red internacional de traductores por la diversidad lingüística. Este artículo se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor y la fuente.

URL de este artículo en Tlaxcala: http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=9570&lg=es

Jorge Aldao
10/01/2010, 20:15
Publicado en Rebelión (Alérgicos abstenerse :D)
Como viene sucediendo desde hace mucho, USAmérica, con la inestimable colaboración de la UE, sigue depredando el planeta para que un grupo de corporaciones y políticos criminales se "forren".
Este es otro ejemplo de los muchos logros de la Civilización Occidental o Judeo Cristiana.

Un saludo

Jorge Aldao


Los Estados Unidos cosechan miles de millones mientras condenan a África a una catástrofe climática

Glen Ford
Black Agenda Report

Traducido por Mariola y Jesús María García Pedrajas


“Los EEUU fueron a Copenhagen decididos a imponer un régimen de ‘capitalismo del desastre’ a las naciones pobres del planeta.”

Los EEUU, habiendo cosechado más beneficios que ninguna otra nación del calentamiento industrial del planeta Tierra, buscan ahora revertir el desastre global resultante en su propio beneficio – o, más precisamente, en el beneficio de la clase corporativa amoral y aniquiladora de la humanidad con base en EEUU.

En Copenhagen la pasada semana, la administración de Obama destruyó cualquier oportunidad de prevenir la catástrofe en África y las naciones en desarrollo en el Sur global. Se permitirá que las temperaturas suban 2º C de media, lo que se traduce en tres grados y medio en las latitudes más calurosas. Como consecuencia de ello, dijo el arzobispo Desmond Tutu(1), África será condenada “a la incineración y a la ausencia de desarrollo.”

Cualquier desarrollo que tenga lugar será del gusto de EEUU y Europa. El presidente Obama y la Secretaria de Estado Hillary Clinton fueron a Copenhagen a impedir cualquier posibilidad de un acuerdo global sobre gases de efecto invernadero que las naciones ricas estuvieran obligadas a respetar. Obama le dio el golpe de gracia a los acuerdos de Kyoto, extinguiendo toda esperanza de un acuerdo internacional que respete los derechos de todas las naciones a desarrollar sus economías en un marco de acuerdos vinculantes que protejan los intereses de todos. En vez de eso, los EEUU impusieron su ultimátum de tómalo-o-déjalo: aceptad lo inevitable de la catástrofe en África y en todo el Sur. Y aceptad también que los EEUU y sus corporaciones dictarán al mundo en desarrollo como se le permitirá que crezcan sus economías. Rechazadlo, y los países pobres engreídos serán apartados de la “ayuda” del hombre rico.

“Mientras África arde, Washington no concede nada en términos de acuerdos vinculantes.”

Este es el “capitalismo del desastre” en su forma más infernal. El término fue acuñado por la escritora política Naomi Klein en 2005(2), para describir los desastres económicos inducidos o explotados por el Fondo Monetario Internacional en el Tercer Mundo, y así forzar a los países pobres a rendir su soberanía nacional para poder ser candidatos a recibir préstamos y “ayuda” de los países ricos. El objetivo era hacer imposible para los países pobres controlar sus propios destinos económicos y políticos. Los EEUU fueron a Copenhagen decididos a imponer un régimen de ‘capitalismo del desastre’ a las naciones pobres del planeta. Mientras África arde, Washington no concede nada en términos de acuerdos vinculantes. En vez de eso, los EEUU ofrecen – pero no garantizan o incluso prometen – crear un fondo especial, por una cantidad final de posiblemente 100.000 millones de dólares, de los que la “ayuda” será repartida parcamente. Las naciones ricas determinarán quién consigue un trozo del pastel de la ayuda del calentamiento global, y bajo que términos. Los estadounidenses insisten que parte del dinero vendrá de fuentes privadas, las ricas y avariciosas corporaciones que no responden ante nadie excepto antes si mismas – lo que significa que los hombres de negocios occidentales determinarán como a África y a las naciones del Sur global se les permitirá desarrollarse en condiciones de cambio climático. Los EEUU se reservan el derecho a hacer acuerdos separados con naciones favorecidas, es decir, países cuyos líderes rinden su destino nacional a los deseos de desarrollo de Occidente.

El capitalismo del desastre mantiene rehenes del chantaje imperial a la gente más vulnerable del mundo en los momentos de mayor peligro del planeta. Es un crimen contra la humanidad, y más lamentablemente, un crimen contra África. Que irónico que el principal perpetrador del crimen sea él mismo un hijo de África.

(1) http://www.guardian.co.uk/commentisfree/cif-green/2009/dec/17/copenhagen-no-deal-better-catastrophe

(2) http://www.thenation.com/doc/20050502/klein

Jesus Maria y Mariola Garcia Pedrajas son colaboradores de Rebelión. Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a los traductores y la fuente.

Enlace artículo original en inglés:
http://www.blackagendareport.com/?q=content/us-reaps-trillions-while-condemning-africa-climate-catastrophe

amr
12/01/2010, 00:35
Salam

Estamos en manos de niñatos consentidos y maleducados. Son como esos caprichosos que sólo ansían el pan de hoy (beneficio neto empresarial sin ofrecer nada a cambio, en este caso la beneficiaria debería ser el planeta en su conjunto).

Para esa clase de personajes que defienden los intereses trasnacionales por medio de influyentes organismos como el Gobierno de la Casa Blanca, el FMI, el Club de Roma, el de Bilderberg, y un largo etcétera conjunto de instituciones políticas, entre las que se incluye la UE, el mundo se coloca por montera. Es su nevera particular, cada vez que sienten hambre, van, abren la puerta, y pillan.

El desastre viene por la falta de responsabilidad y compromiso. No se acuerdan que después de saquearla, hay que reponer lo consumido. Pero es que lejos de volver sobre sus pasos para desfacer el entuerto, se largaron dejando la puerta de la misma abierta (Cumbre de Copenhagen en la que se pospone cualquier consideración de responsabilidad que suponga una drástica reducción de gases de efecto invernadero).

Este es el signo de nuestros tiempos, el pillaje de pajarita aliado con la falta de escrúpulos. En conclusión, una ausencia de respeto por la tierra que los acoge, por mucha retahíla de bonitas palabras con que se adornen, por mucho traje de chaqué con que se vistan, por mucha asesoría de imagen de que se invistan y por más que digan que representan a todos. A mí desde luego que no.

Salam

JamilaNoor
12/01/2010, 03:10
Lo que yo no entiendo es como hiceron la lista de los paises más afectado y destacan a Honduras alejado del resto de la Región, pues lo que nos afecta a unos es imposible que no afecte a otros aca.

Jorge Aldao
12/01/2010, 12:52
Jamila Salam

No entiendo el sentido de tu mensaje. ¿Podrías aclararlo para este "lelo"?

Un saludo

Jorge Aldao

JamilaNoor
12/01/2010, 23:42
Salam Jorge:
Intentaré explicarme: en esa reunion sobre el cambio climatico, se declaró a Honduras como uno de los tres paises que más se afectan por el mismo en el mundo. La noticia no impactó mucho pero nos hemos preguntado ¿Acaso Honduras es una isla? estamos unidos geográficamente a otros paises, el itsmo centroamericano es un afranja estrecha y pequeña de tierra. entonces, lo que afecta a Honduras en cuanto al cambio climático ¿no afecta tambien a Guatemala, el salvador y Nicaragua? eso es lo que no entiendo, como se pude no afectar una región y detnerse el efecto en solo un país.
en otro tema: el congreso no aprobó la amnistia.

Jorge Aldao
13/01/2010, 01:57
Salam Jamila...

Quizás esta nota publicada en http://www.laprensa.hn/Apertura/Ediciones/2009/12/16/Noticias/Honduras-esta-amenazada-por-cambio-climatico dé alguna respuesta a tu planteo:


Copenhague,

Dinamarca

El territorio hondureño ha sido incluido en la lista de los cien lugares del mundo que sufrirán los efectos adversos del cambio climático si no se pone freno a éste, afirmaron científicos que participan en la cumbre sobre el cambio climático.

En los últimos 18 años, Honduras padeció más que casi todos los demás países del mundo por eventos climáticos extremos, señala un estudio sobre las pérdidas causadas por fenómenos meteorológicos, difundido en el marco de la cumbre mundial del clima.

Honduras, Bangladesh y Birmania son los tres países que padecieron la mayor combinación de muertes y pérdidas económicas entre 1990 y 2008, según el índice.

En el futuro esto empeorará a medida que el cambio climático intensifique las tormentas, inundaciones, sequías y olas de calor, dijo Sven Harmeling, autor del índice en Germanwatch, una organización no gubernamental alemana que promueve la igualdad y la preservación de los medios de vida desde 1991.

Los cien lugares están condenados a desaparecer. Esos sitios, independientemente de lo que ocurra, sufrirán su propio apocalipsis. Sólo hay una manera de evitarlo: frenar el cambio climático.

Desde que arrancó la cumbre del clima de Copenhague, la ciudad ha acogido una exposición de cien fotografías que muestran los lugares de nuestro mundo que desaparecerán si continuamos como hasta ahora.

Entre ellos está Zahara de la Sierra, en Andalucía, pero hay lugares mucho más grandes y muy poblados que desaparecerán por completo si las temperaturas continúan aumentando. Dos ejemplos son Caracas, en Venezuela, y Tokio. Pero las ciudades creadas por el hombre no son lo único que corre peligro. Países enteros podrían llegar a desaparecer, como Honduras, que en sólo unas décadas no sería para nosotros más que otra Atlántida.

Las Maldivas, la tundra noruega y Siberia son otros ejemplos del desastre que se avecina. Incluso el londinense Támesis desaparecerá con el cambio climático.

En este contexto, es crucial que la 15 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP 15, que se celebra del 7 al 18 de este mes en Copenhague, brinde financiamiento predecible y a largo plazo para ayudar a países vulnerables como Honduras a adaptarse, declaró a Tierramérica Christoph Bals, director político de Germanwatch.


Un saludo

Jorge Aldao

JamilaNoor
14/01/2010, 03:01
Gracias Lorge por la explicación. La verdad es que son malas noticias y lo peor es que la solución es un problema igual de grande.

Badr
14/01/2010, 08:40
Los negocietes de Pachauri
Por balsero1968.
Diciembre 21, 2009

RAJENDRA PACHAURI, Presidente del IPCC
El Telegraph publicó ayer un artículo en el que se interroga por la ética del IPCC y de su presidente Pachauri [foto] una vez compro-bado el conjunto de negocios en los que anda metido este hombre. No es una novedad.

Yo mismo resalté hace tiempo que este señor es empleado del gobierno español - no he logrado que me contesten desde la Presidencia del gobierno a mi pregunta por sus emolumentos - cuando los estatutos del IPCC prohíben taxativamente a sus inte-grantes participar en las políticas internas de las naciones. Si ser miembro de la Comisión Delegada de Cambio Climático del Consejo de Ministros no es participar en la política de España que venga alguien y me lo explique. El Telegraph se ha quedado horrorizado con sus hallazgos, claro. ¿Por qué?

Porque Rajendra Pachauri - subtitula The Telegraph - está hacien-do una fortuna gracias a sus relaciones con las compañías que comercian con los derechos de emisión de CO2.

En 2007 Rajendra pasó a formar parte del consejo asesor de Sideria, una firma de capital riesgo con sede en San Francisco especializada en financiar iniciativas "sostenibles". En 2008 se integró como experto en energías sostenibles en el consejo asesor de las siguientes compañías:

Banco de Crédito Suizo
Fundación Rockefeller
Banco Nórdico Glitnir
Director de un consejo creado ex-novo por E.ON (dueña de Viesgo en España, por ejemplo) y EDF (Electricidad de Francia) para promover "bio-energía". El consejo recibe el pomposo nombre de International Risk Governance Council.

Este año 2009 ha sido fichado por el fondo de inversión neoyorquino Pegasus y ha conseguido una silla en el consejo del Banco Asiático para el Desarrollo, el mismo banco al que nuestro gobierno regaló hace dos semanas - o tiró por el desagüe, que es lo mismo - cinco millones de dólares.

Son notorias las buenas relaciones de la vicepresidenta De la Vega con Pachauri, de hecho la vicepresidenta es su jefa en la Comisión Delegada de Cambio Climático y estuvo con Pachauri como anfitrión suyo en la India unas navidades.

También está Pachauri en el consejo asesor de:

Toyota
Deutsche Bank
Ferrocarriles franceses (SNCF)
Instituto Japonés de Estrategias Medioambientales
Instituto Yale de Clima y Energía
Hasta un climatólogo sensato y ponderado como Hans Von Storch se pregunta en su bitácora si esto no es algo que el público debería saber y algo de lo que los medios deberían haber informado. Un comentarista le pregunta a Hans si se acaba de caer del guindo. Como los del Telegraph

Balsero.

PS. Quizá Santojito pueda llamar la atención de los autores de un artículo sobre Fondos Éticos publicado este año en la revista ApostaDigital para su consideración y estudio, también en los fondos éticos puede anidar la codicia y, pese al oxímoron, la falta de escrúpulos éticos.

COMENTARIO DE FAEC: El Ing. Rajendra Pacahuri es quien reemplazó en la jefatura del IPCC al famoso impulsor del fraude de la Capa de Ozono, el terrible calentólogo y norteamericano Robert Watson, a iniciativa de George Bush. Watson había sido destituido como representante de EEUU en el IPCC porque Bush consideraba que era un personaje negativo para los intereses de su país, y nombró a Pachauri como representante y jefe del IPCC. Digamos que con ese cambio EEUU saltó de la sartén a las brasas - y todavía sigue allí.

Pachauri tiene un título de Ingeniero Ferroviario de la India, y un doctorado en Economía. Sabe tanto de climatología y física de la atmósfera como Al Gore, es decir, algo así como CERO. Quizás sea por eso que es considerado por la prensa mundial como el climatólogo más importante del mundo.

Si Pachauri le dice que mañana hará un día hermoso día soleado, lleve su parguas, capa de agua, galochas y llene con alimentos de supervivencia su canoa canadiense.

Pero Pachauri no demoró en salir al cruce de las acusaciones. El Times of India informa que según Pachauri, todo el asunto "se trata de un paquete de mentiras lanzado por gente que está desesperada” por hacer callar su voz. Dice que “Todas mis relaciones son totalmente legítimas.” También afirma que las acusaciones parten del mismo grupo de intereses ligados al escándalo del ClimateGate, los emails que fueron enviados por un “arrepentido” interno en el CRU, Centro de investigaciones del Clima de la Universidad de East Anglia.

Quien parece "desesperado" es Pachauri. Acusar a la prensa de haber pergeñado el hackeo al server del CRU y emprender la capaña de desprestigio de los científicos del clima en el CRU, NASA/GISS y el NOAA es un dislate que no resiste ningún análisis.

El recuento de Balsero sobre sus conexiones con corporaciones, bancos en instituciones que presentan un gravísimo conflicto de intereses con sus funciones como jefe del IPCC, o mejor dicho, el capitoste de la Industria del Invernadero, ha dejado en el tintero algunas muy reveladoras conexiones con empresas petroleras, financieras, y de la industria. Un poco más sobre hasta dónde está el Sr. Pachauri metido hasta el cuello en el lodo:

Membrecías en Consejos Directivos
Asian Develpment Bank.
Presidente del Grupo Asesor
2006-2009
Oil and Natural Gas Corp. Ltd. Ex Director Independiente, Presidente del Comité de Desarro-llo de Negocios, Presidente del Comité de Salud, Seguridad y Ambiente, Miembro del Comi-té de Auditoría y Ética, Miembro del Comité de Quejas de Accionistas e Inversores, Miem-bro del Comité de Transferencia de Acciones.
2003-presente
Gail India Ltd
Ex Director y Miembro del Comité de Quejas de Accionistas e Inversores.
2002-2009
NPTC LTD
Ex Director Independiente y Miembro del Comité de Auditoría
Deutsche Bank AG
Miembro del Panel Asesor de Cambio Climático
Chicago Climate Exchange Inc Miembro del Panel Externo de Asesores
Indian Oil Corp. Ltd
Ex Director
Glori Oil Limited
Fundador y Asesor Científico
OTRAS AFILIACIONES
Pegasus Capital Advisors, L.P. | Oil and Natural Gas Corp. Ltd. | The Energy and Resources Institute


Eduardo Ferreyra
Presidente de FAEC


http://www.mitosyfraudes.org/Calen11/pachauri_negocietes.html

yousef
22/01/2010, 17:04
Aunque el tema de este post trata, sobre todo, de la verdad o no del cambio climático dejo este artículo que, aunque no se centra en cuestionar lo que en este hilo se cuestiona, sí que arroja algo de luz sobre las diferentes políticas económico-sociales que se pueden llevar a cabo o se llevan desde el inicio realizando. A modo de visión interesante, aunque no comparto que parta de la no-crítica a la parafernalia del presunto cambio climático, merece un sitio aquí.

Salam

¿Desarrollo sostenible?

El autor despliega su planteamiento a partir de una constatación: el concepto de desarrollo, ligado al de progreso, ha fracasado. Son evidencias de ello las crisis económica, ecológica y energética. A partir de ahí, analiza el concepto de «desarrollo sostenible», en torno al cual distingue tres discursos fundamentales. El primero de ellos, ligado al neoliberalismo, defiende que crecimiento y medio ambiente se estimulan mutuamente en el ámbito del mercado, porque los consumidores prefieren productos «verdes». El segundo se identifica con una mirada global al planeta y tiene en el cambio climático su caballo de batalla, proponiendo regulaciones internacionales para el ajuste medioambiental. Y el tercero supera este análisis y aboga directamente por la deconstrucción: consumir menos, trabajar menos y frenar el desarrollo para vivir mejor.

Ion Andoni del Amo sociólogo e ingeniero



El autor despliega su planteamiento a partir de una constatación: el concepto de desarrollo, ligado al de progreso, ha fracasado. Son evidencias de ello las crisis económica, ecológica y energética. A partir de ahí, analiza el concepto de «desarrollo sostenible», en torno al cual distingue tres discursos fundamentales. El primero de ellos, ligado al neoliberalismo, defiende que crecimiento y medio ambiente se estimulan mutuamente en el ámbito del mercado, porque los consumidores prefieren productos «verdes». El segundo se identifica con una mirada global al planeta y tiene en el cambio climático su caballo de batalla, proponiendo regulaciones internacionales para el ajuste medioambiental. Y el tercero supera este análisis y aboga directamente por la deconstrucción: consumir menos, trabajar menos y frenar el desarrollo para vivir mejor.

Fuente: http://www.gara.net/paperezkoa/20100122/178582/es/Desarrollo-sostenible

Y qué es lo que hay que sostener? ¿La naturaleza? ¿El desarrollo? ¿El crecimiento? Surgido en los 80 del difícil matrimonio entre desarrollismo y medioambientalismo, el término «desarrollo sostenible» proporciona una ambivalencia semántica que lo convierte en una percha para todo, desde la «economía sostenible» de Zapatero a Copenhague, pasando por Urdaibai.

El concepto de desarrollo, ligado al de progreso, ha guiado a las sociedades occidentales desde la Ilustración -y la «globalización» ha sido su última expresión- en base a dos supuestos: que el desarrollo occidental podía universalizarse en el espacio y que podría perdurar en el tiempo. Ambos se desvanecen ante la realidad de las crisis económica, ecológica y energética, y el creciente abismo entre los países del centro y los de la periferia. Al tiempo, toda una línea de pensamiento cuestiona el sentido último de la modernización occidental; desde Weber, que parte de la crítica de Nietzsche a la Ilustración, hasta la Escuela de Francfort, Foucault o el movimiento ecologista.

La frustrada cumbre de Copenhague, en torno a la acuciante cuestión del cambio climático, ha mostrado una vez más la doble dimensión del problema: ecológica, pero también de justicia, en el tiempo y en el espacio. A fin de despejar la ambigüedad, muchas veces calculada, de la terminología alrededor de conceptos como «sostenibilidad» y «desarrollo sostenible», conviene recordar un lúcido artículo de Wolfgang Sachs, en el que distingue de forma brillante tres discursos en torno a la misma, según su valoración del desarrollo y la manera en que relacionan la ecología con la justicia.

El primero entronca directamente con las teorías de la modernización ecológica. La tesis central es que crecimiento y medioambiente, lejos de resultar incompatibles, se estimulan mutuamente de forma positiva. Se señalan dos fenómenos principales. El primero sería la modernización ecológica de las economías industriales: el reto de la competitividad empuja a una mayor eficiencia, especialmente energética. El segundo sería la aparición, fruto de la extensión de la conciencia ecológica, de nichos de mercado «verdes»: los consumidores penalizan a las empresas de comportamientos medioambientales dudosos y optan cada vez más por productos ecológicos. Evidentemente, si se considera que la propia economía resuelve la problemática medioambiental, sobran todo tipo de regulaciones. Esta perspectiva, por tanto, encaja bien con la doctrina neoliberal y, en todo caso, remite la responsabilidad ecológica a los ciudadanos individuales.

Así, los mensajes institucionales de concienciación conviven sin problemas con políticas institucionales en sentido contrario, justificadas en nombre de la competitividad. No obstante, y especialmente a nivel global con cuestiones como el cambio climático, los problemas medioambientales lejos de remitir, se agravan; la mayor eficiencia energética del «capitalismo verde» no es capaz de compensar el aumento del consumo. O la supuesta «energía verde» de algunas empresas del centro se combina con comportamientos bastante poco ecológicos y antisociales en la periferia. En última instancia, se asume secretamente su limitación en el espacio, trasladando al sur el coste del ajuste medioambiental, en base a argumentos como la cuestión de la población y menor eco-eficiencia. El pensamiento desarrollista continúa en la base, el objetivo es poder mantener el crecimiento de los países del centro.

El segundo discurso tendría por seña de identidad la mirada global. El planeta se constituye en objeto científico y político. Aquí cabe situar la hipótesis Gaia, la comunidad científica, perspectivas más espirituales (Leonardo Boff) o las grandes organizaciones ecologistas. La dimensión global de problemas como en cambio climático corre en apoyo de esta perspectiva. Desde esta mirada global, resulta imposible obviar la doble dimensión del problema, temporal y espacial. Así, el planeta en su conjunto, y no principalmente el sur, se revela como escenario del ajuste medioambiental. Se aboga por una planificación racional de las condiciones planetarias, regulaciones internacionales, sistemas de información global u obligaciones multilaterales.

El tercer discurso constituye una deconstrucción. La crítica se dirige al concepto de desarrollo, considerado «una fuerza de descapacitación de las comunidades del sur, una fuerza reductora del bienestar en el norte, y un elemento medioambientalmente perjudicial en ambos casos». La primera causa de la degradación medioambiental es el sobredesarrollo y no una ineficiente distribución de los recursos ni la proliferación de la especie humana. La cuestión de la justicia aparece en primer plano y remite directamente a conceptos de suficiencia y autolimitación, a que las sociedades del norte reduzcan su huella ecológica, liberando espacio para las comunidades locales. Se defienden modelos de desarrollo autocentrados y de democracia local. El estilo de vida del norte no puede generalizarse a todo el planeta, su propia estructura es oligárquica. La eficiencia no sirve si no viene supeditada por el concepto central de la suficiencia.

La disputa entre las dos primeras perspectivas viene protagonizando los debates de las cumbres institucionales como la de Copenhague. La tercera ha recorrido las calles -y los calabozos- de la capital danesa. Nos interpela directamente a pararnos y pensar, a consumir menos, contaminar menos y trabajar menos, para vivir mejor. La velocidad intermedia a favor de una sociedad sin prisas, una relocalización -desglobalización- en torno a las economías regionales y locales, la descarbonización, la sustitución de los bienes desechables y un consumo selectivo que reduzca el volumen de mercancías constituyen señales hacia una civilización sostenible.

Experiencias como los transition towns en Gran Bretaña avanzan positivamente en esa línea. En apoyo de esta perspectiva, parece que la mayoría de las sociedades occidentales traspasaron durante los años 70 el umbral tras el cual el aumento del PIB deja de corresponderse con calidad de vida. La cuestión que afronta es hasta qué punto resulta compatible con la lógica de acumulación capitalista y ésta con el bienestar y la propia supervivencia del planeta.

amr
23/01/2010, 16:10
Como continuación del tema que se desarrolla en el hilo del Terremoto de Haití, y en la dirección que apunta a que este desastre posiblemente ha sido provocado por los militares estadounidenses, se esconde el misterioso Proyecto HAARP, del que puede ser considerado una de las armas más potentes y sofisticadas armas de ingeniería aeropascial, y que en manos de según qué Grupos de Presión mundiales, el mundo corre serios riesgos de sufrir desastres climátcos de envergaduras regionales.

A continuación el artículo que sigue como continuación a lo dicho en el hilo antes referido:

Así pretenden manipular el clima

Por si fuera poco, a la posible manipulación de las mentes humanas y las modificaciones en la ionosfera habría que sumar nuevos efectos negativos. El propio creador del calentador ionosférico del proyecto HAARP, Bernard Eastlund, asegura que su invento podría, también, controlar el clima. Una afirmación que ha llevado a Begich a concluir que si el HAARP operase al cien por cien podría crear anomalías climatológicas sobre ambos hemisferios terrestres, siguiendo la teoría de la resonancia tan empleada por el genial Nikola Tesla en sus inventos. Un cambio climatológico en un hemisferio desencadenaría otro cambio en el otro hemisferio. Una posibilidad que no se debe descartar, sobre todo a tenor de las opiniones de científicos de le Universidad de Stanford, que aseguran que el clima mundial podría ser controlado mediante la transmisión de señales de radio relativamente pequeñas, a los cinturones de Van Allen. Por resonancia, pequeñas señales activadoras pueden controlar energías enormes.



continúa...

amr
23/01/2010, 16:13
La evidencia científica reciente sugiere que el HAARP está en funcionamiento y que tiene la capacidad potencial de desencadenar inundaciones, sequías, huracanes y terremotos. Desde un punto de vista militar, HAARP es un arma de destrucción masiva. Potencialmente, constituye un instrumento de conquista capaz de desestabilizar selectivamente los sistemas agrícolas y ecológicos de regiones enteras.

¿Cómo se alteraría el clima con este proyecto?

Se ha sugerid en diversos trabajos científicos que los vientos de la alta altmósfera ( sobre los 50 km de altura) juegan un papel importante en el chorro, que a su vez controla las estructuras de tiempo en superficie. Otros autores han estudiado el “auroreal electrojet”, y han encntrado que existe una relación muy estrecha con los vientos a 80 km de altura. Por lo tanto los sistemas electrojet – vientos troposféricos están, aparentemente, correlacionados.

Uno de los objetivos del HAARP es modular las corrientes del electrojet y así afectar a la intensidad y dirección de os vientos zonales y del chorro.
Por otra parte, el poder “calentar” ciertas zonas hostiles del globo podría generar las condiciones meteorológicas para producir sequías.

Deberemos estar pendientes de este proyecto enigmático. Se preveé que en Groenlandia y Noruega se instalen o se hayan instalado nuevas antenas dentro del proyecto HAARP. En otras islas del Pacífico se supone que se han instalado otras tantas antenas del proyecto HAARP.

Las primeras pruebas operativas se esperan que se realicen en el 2003.

¿Estaremos viviendo el comienzo de una nueva era de armas geofísicas capaces de modificar el clima a escala local y ser empleadas contra países hostiles ?

¿Quien fue Nikola Tesla?

Para terminar, no queremos olvidarnos de este inventor de nuestro tiempo que, directa o indirectamente, está relacionado con el HAARP.

Nikola Tesla fue uno de los sabios menos conocidos de nuestra época. Nació en Croacia (1856) y murió en Nueva York (1943). Tesla fue ante todo un inventor. Inventó la corriente alterna y el motor de inducción electromagnética, turbinas muy eficientes, etc.. Algunos le atribuyen la invención de la radio, pero su idea, según parece, se la tomaron Marconi y Edison. Tesla fue experto en termodinámica, energía solar, rayos X y cósmicos, etc.

Inventó un sistema de transmisión de energía inalámbrica: transmitir energía sin medio físico. Consiguió encender a un conjunto de lámparas de 50 vatios a 40 km de distancia y lanzó la idea de poder concentrar y transmitir energía a grandes distancias. Tesla fue un visionario y adelantado de su tiempo ya que pronostico la invención de la televisión, potenciales usos de satélites venideros y el posible uso de máquinas del tiempo capaz de controlarlo a grandes distancias (¡antes de 1910!).

El proyecto HAARP parte de la idea originaria de Tesla: poder transmitir potentes ondas electromagnéticas que se puedan reflejarse en la ionosfera y así alcanzar grandes distancias.

Fuente:http://www.meteored.com/ram/913/el-proyecto-haarp-mquinas-para-modificar-y-controlar-el-tiempo-el-proyecto-haarp-mquinas-para-modificar-y-controlar-el-tiempo-atmosfrico/

Badr
23/01/2010, 17:11
Tesla fue inabarcable. Su genio e inventiva eran tales que no fu posible en su época que se aprovechase sino una pizca de sus descubrimientos e invenciones. En cierto sentido, gracias a Dios porqu se trata de cosasdifíciles de imaginar o concebir y de un poder atontolinante. Dejó muchísimos estudios y papeles y es difícil hacerse una idea de si muchas cosas sorprendentes sobre las que especula no vienen de esos papeles.

Salaam

salsaabill23
25/01/2010, 16:08
Salam herman@s

Es verdad !!quien se informe lo suficiente hallara decenas de evidencias que estos seresinhumanos van mas alla de lo imaginado en maldad,crueldad e hipocresia son servidores del dajal y como el,usan de grandes mentiras. Estos locos estan jugando con la ionosfera y el cinturon de van hallen que es nuestro escudo protector frente a las emissiones del sol y del espacio el haarp es oficial y estan los norteamericanos alterando el campo magnetico de la tierra QUE NOS "PERTENECE A TODOS" a todo el planeta no solo a los seres humanos sino a todo ser vivo no tienen el derecho de hacerlo por lo menos oficialmente y propongo desde aqui formar algun tipo de plataforma o de accion para pedir oficialmente a los u.s.a. de desmantelar las bases del haarp que se encuentran en alaska pero ya!
si fuera poco el haarp y las torres gween estan relacionados con control mental pero esto es otra historia.....
http://www.youtube.com/watch?v=V9X5U0dV8FU

http://www.youtube.com/watch?v=Kjm0MsZYxtg&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=vPF5pcXQX78