PDA

Ver la Versión Completa : Mi autocrítica



isae1959
04/12/2009, 02:44
Salam

Así soy. Nací cristiano católico por herencia pero también (me imagino) como otros cristianos de mi generación y bagaje cultural con a) conocimientos de biología y astronomía y b) que además le gusten las mujeres y no tenerse que conformar solo con probar una. Al final, tuve que cambiar. Se me inculcó que Jesucristo era Dios y célibe. Si era célibe es que el sexo lúdico o tiene escaso valor moral, o bien es pecado por definición. Dejé de practicar y me tuve que construir un Dios propio. Si no vives como piensas, terminas pensando como vives.

Y luego además lo bonito de las Ideas de Darwin y el Big bang. Y lo confuso y lioso que es comprender que Dios elija a un solo pueblo en vez de salvar a toda la humanidad, que tienes que poner la otra mejilla siempre (duras escasos minutos, oye), que los que coronan los papas se dediquen a hacer guerras injustas, que Dios es Uno y Trino, que salen puristas (los protestantes) que se descontrolan del todo por la misma causa, la de negar una autoridad única. Hay sectas cristiana que llegan incluso a impulsar que sus hijos e hijas se corran verdaderas orgías antes de profesar su credo.

Y luego conozco al Islam. Por una parte es atractivo el esquema: que Jesucristo es un gran profeta (no creo que ninguna religión no respete esa figura), que Dios es uno, que puedes tener más de una esposa. En vez de un líder alejado y sobrehumano como Jesucristo, un líder próximo, nacionalista y apasionado como Muhammad. Solo un poco mayor, para mi gusto.

Por la primera parte me devano los sesos encontrando por ahí un acontecimiento que pruebe la existencia histórica de Jesucristo, buscando esa estrella de Belén que tuvo que ser algo gordo, porque si no, no hubieran venido astrónomos de países lejanos. Por esa parte también examinando lo que ponen los manuscritos del Mar Muerto. Por la segunda parte, nadie pone en duda cada centímetro de cada acto de Muhammad. Por la primera parte el sentido común me dice que deberían tener razón en todo lo que atestiguen que vieron cierto tipo de gente. Gente que se metía en una piscina de agua helada hasta morir y cuando se rajó uno, le sustituyó el soldado que los vigilaba, ante tal prueba de fe. Bueno, prueba a quemarte la palma de la mano con un zippo durante varias horas sabiendo que solo tienes que mover el brazo para pararlo y comprenderás lo que era este tormento. Por tanto, la Resurrección debió de producirse. Por el otro lado, la personalidad de Mohammed debió de ser tan respandeciente que sus amigos,que eran unos pobres caravaneros de la periferia del antiguo imperio romano, conquistaron lo que Genghis Kahn o Alejandro Magno en el mismo periodo de tiempo.

Pero me encuentro a los musulmanes. Uf, vaya cada uno con cada cual que me he encontrado. Incluso la figura beatífica de Gato Sentado se lleva varapalos. Me sorprendo y me encuentro dentro de este foro a por lo menos una facción con el cuchillo entre los dientes, que arremete con furia inusitada contra cualquier opinión "opuesta". Y que me dice que solo puedo estar a favor, no estorbando, o en contra del Islam. Incluso se me dijo con sorna que bien sabía yo en que puesto estaba. No pude evitar un escalofrío de sentirme visto como un keffir :).

Les propongo un juego mental. Imagínense que no han nacido ni son lo que son. Métanse en la piel de otro. Son un campesino del neolítico temprano. Apenas tienen que ocuparse sino en cuidar la tierra y su familia. Relájense y piensen si las cosas transmutables no son una pista o simbolo de lo intransmutable. Ya tienen a Dios. Piensen en si este Dios interviene en este mundo o no. Piensen si Dios querría que algo tan insignificante como un ser humano tuviera que actuar de una determinada forma o no le daría igual. Piensen si a algo tan importante como Dios le importaría o no que un ser humano pensara que es directa creación suya. Piensen si a algo tan supremo como Dios le importaría o no que hubiera alguien que dijera que a) yo fundaré el Pueblo Elegido, b) que a Dios no le gusta el sexo lúdico c) que que la gente solo pueden estar a favor, no estorbando, o en contra de Dios o d) que no estuviera claro la edad con la que se puede casarse una mujer, cuando lo podría haber dejado lo suficientemente claro para que los infieles no tuvieran excusas.

Mis conclusiones: No creo que a Dios le importemos mucho, como no sea por curiosidad intelectual. No creo que Dios vea oportuno inmiscuirse en la historia humana, ni siquiera cuando se rapiña en su nombre. No creo que haya otra vida, ya hemos tenido bastante suerte de no ser solo hidrógeno. Moisés solo tuvo la astucia de poner muy pronto por escrito una Teología nacionalista, cosa que repitió Hitler pero sin tanto éxito por estar ya el planeta lleno de pueblos elegidos. Jesucristo se encontró con muchos pueblos que no eran el elegido y tuvo la feliz idea de insinuar que todos los pueblos podían ser los elegidos. Muhammad es el penúltimo en llegar, fundó una Teología nacionalista, cuando todavía había un poco de sitio, pero ya quedaba poco. Ahora el carisma de Muhammad es un borroso recuerdo. Sus seguidores aunque tienen la llave del mundo con el petróleo, en su lugar el que manda son los EE.UU, sino ¿porqué está la ONU en Nueva York? ¿Quien es el que dicta las fronteras? ¿Que pagan tributo los keffir en forma de petrodólares? ¿Y quien y como se lo gasta? No, un pueblo con Dios de su parte no pierde poco a poco su poder.

Lo siento, sigo siendo libre pensador, pero estoy abierto a cualquier opinión razonada o sentida.

maria
04/12/2009, 06:58
Tu autocrítica, como no, acaba siendo crítica ajena. Nada nuevo.
Que si el Corán no estipula edad mínima para casarse...como si el Crán fuese un código civil. Además no sé para qué te digo nada si esto ya lo hemos hablado, victor, y si te trajera las aleyas que hablan del tema sería la cuarta vez (que yo sepa) que se te traen las aleyas que hablan del tema y que no, decididamente, no permiten el matimonio con niñas.
Dan risa tus escalofríos al sentirte visto como un kufar. Dan risa si no fuera por lo que insinuas con ese escalofrío. Pero ya nos dice el Corán sobre los kafirun. "Para ti tu camino, para mí el mío". No insinues que nadie te amenaza al decir que eres kufar, sólo es una descripción de tu actitud cerrada, manipuladora, cubridora... a quien debes temer es a Dios y si no crees en su castigo... pues a seguir a lo tuyo. Nosotros seguiremos a lo nuestro.

Badr
04/12/2009, 08:21
Pero María de lo que nos acusa Víctor o el isae éste que es lo mismo no es de llamarle descreyente, sino de llamarle yogur. Y yo creo que llamar yogur a alguien que no se lo hemos llamado, pero bueno ante lo irracional, al menos buen humor, pues eso dice que le diremos keffir, con dos efes no sé por qué, pero bueno, pero kefir es una especi de yogur de por la Rusia y el Asia y el Cáucaso. Qué cosa tan curiosa que alguien quiera por encima de todas las cosas que le llamen yogur. No si lo que no venga a este foro... ¿No será que quiere que alguien le sorba lo que le queda por sus alturas corporales? ¡Que cosas!

Salaam

maim
04/12/2009, 08:38
Anda! Acabo de caer en la cuenta!! Esto ha sido un monólogo de humor, no? ja... ja... ja... autocrítica, dice... si, sí, muy irónico...

No se esfuerce... si ya hemos notado que no puede hacer autocrítica, con ese ego es imposible, le acaba saliendo una crítica a secas.

Pero es que no se da cuenta de que nos importa un rábano su currículum? Que nos lo pone porque quiere ser un modelo a seguir? Es para morirse de risa.

Qué yogur más cafre...

abdal-lah
04/12/2009, 14:30
Anda esto no tiene desperdiciooo.

isae1959:<<Así soy. Nací cristiano católico por herencia pero también (me imagino) como otros cristianos de mi generación y bagaje cultural con
a) conocimientos de biología y astronomía y
b) que además le gusten las mujeres y no tenerse que conformar solo con probar una.
Al final, tuve que cambiar. Se me inculcó que Jesucristo era Dios y célibe. Si era célibe es que el sexo lúdico o tiene escaso valor moral, o bien es pecado por definición.

`Abdal-lâh: <<¡Anda, así que "te gusten la mujeres (es el punto b) forma parte de tú bagaje intelectual? Jajajjaaja. Vaya pues a quienes no les gusten las mujeres no tienen bagaje intelectual jajajajaja.

Me parece que no te comes una rosca, lo digo por tú obsesión por “el sexo, mujeres y las niñas”.

isae1959: <<Dejé de practicar y me tuve que construir un Dios propio. Si no vives como piensas, terminas pensando como vives>>.

`Abdal-lâh: <<Tú ego supera todas las espectivas: hasta se creó tú ego un dios a tú imagen y semejanza, tío vas muy mal.

isae1959: <<Y luego además lo bonito de las Ideas de Darwin y el Big bang. Y lo confuso y lioso que es comprender que Dios elija a un solo pueblo en vez de salvar a toda la humanidad,

`Abdal-lâh: <<”lo confuso y lioso que es comprender a Dios” cuando uno diviniza su ego te ha faltado decir.

isae1959: <<que tienes que poner la otra mejilla siempre (duras escasos minutos, oye),>>.

`Abdal-lâh: <<Solo los valientes son capaces de repudiar la venganza, y creo que de valiente tienes poco>>.

isae1959: <<que los que coronan los papas se dediquen a hacer guerras injustas, que Dios es Uno y Trino, que salen puristas (los protestantes) que se descontrolan del todo por la misma causa, la de negar una autoridad única. Hay sectas cristiana que llegan incluso a impulsar que sus hijos e hijas se corran verdaderas orgías antes de profesar su credo>>.

`Abdal-lâh: ¡Ostras!!! “que llegan incluso a impulsar que sus hijos e hijas se corran verdaderas orgías antes de profesar su credo”, igual a ti te gustaría estar en esas orgías eh pillin, otra nuestra más de tu obsesión por el sexo pervertido>>.

isae1959: <<Y luego conozco al Islam>>

`Abdal-lâh: <<menos mal que no te as quedado con el Islam, un obseso menos>>.

isae1959: <<Por una parte es atractivo el esquema: que Jesucristo es un gran profeta (no creo que ninguna religión no respete esa figura), que Dios es uno, que puedes tener más de una esposa.

`Abdal-lâh: <<Otra vez tu obsesión por las mujeres, en el Islam si puedes dar a todas tus mujeres el mismo trato se puede casar con cuatro, pero querido obseso, ningún hombre puede hacer eso; pero veo que a ti te gustaria ¿eh pillin?, además muchas personas en este mundo (musulmanes o no) se casan varias veces, después de separarse, eso se llama monogamia reiterada>>.

isae1959: <<En vez de un líder alejado y sobrehumano como Jesucristo, un líder próximo, nacionalista y apasionado como Muhammad. Solo un poco mayor, para mi gusto>>.

`Abdal-lâh:<<Muhammad -s.a.a.s.- jamás fue nacionalista, fue un internacionalista, anda y lee el Al-Qur`ân, no mejor no, no se que te de por ser musulmán (lo que nos faltaba, éramos pocos y parió la burra).

isae1959: <<Por la primera parte me devano los sesos encontrando por ahí un acontecimiento que pruebe la existencia histórica de Jesucristo, buscando esa estrella de Belén que tuvo que ser algo gordo, porque si no, no hubieran venido astrónomos de países lejanos.

`Abdal-lâh:<<jajjajaj esa si que es buena jajajaj, igual eran extraterrestres jajajja>>.

isae1959: <<Por esa parte también examinando lo que ponen los manuscritos del Mar Muerto.

`Abdal-lâh:<<¡Anda, no me digas, pues no se te nota>>.

isae1959: <<Por la segunda parte, nadie pone en duda cada centímetro de cada acto de Muhammad. Por la primera parte el sentido común me dice que deberían tener razón en todo lo que atestiguen que vieron cierto tipo de gente.
Gente que se metía en una piscina de agua helada hasta morir y cuando se rajó uno, le sustituyó el soldado que los vigilaba, ante tal prueba de fe. Bueno, prueba a quemarte la palma de la mano con un zippo durante varias horas sabiendo que solo tienes que mover el brazo para pararlo y comprenderás lo que era este tormento. Por tanto, la Resurrección debió de producirse.

Abdal-lâh:<<¡Aquí se te ha ido la olla, me parece que tú necesitas una ducha muy muy fria>>.

isae1959: <<Por el otro lado, la personalidad de Mohammed debió de ser tan respandeciente que sus amigos,que eran unos pobres caravaneros de la periferia del antiguo imperio romano, conquistaron lo que Genghis Kahn o Alejandro Magno en el mismo periodo de tiempo.

Abdal-lâh:<<¡Aquí también se te ha ido la olla, ¡sigue duchandote1>>.

isae1959: Pero me encuentro a los musulmanes. Uf, vaya cada uno con cada cual que me he encontrado. Incluso la figura beatífica de Gato Sentado se lleva varapalos.

Abdal-lâh:<<jajjaajj “figura beatífica” dice el tio de GATO SENTADO jajajajaj. Tío se te va la olla>>.

isae1959: <<Me sorprendo y me encuentro dentro de este foro a por lo menos una facción con el cuchillo entre los dientes, que arremete con furia inusitada contra cualquier opinión "opuesta".

Abdal-lâh:<<No será una katama que es mejor jajajajajaj>>.

isae1959: <<Y que me dice que solo puedo estar a favor, no estorbando, o en contra del Islam. Incluso se me dijo con sorna que bien sabía yo en que puesto estaba. No pude evitar un escalofrío de sentirme visto como un keffir>>

Abdal-lâh: jajajaj keffir dice jajjaa, el yogur de la inmortalidad vaya jajajaj, se te va la olla tío>>.

isae1959: : Les propongo un juego mental. Imagínense que no han nacido ni son lo que son. Métanse en la piel de otro. Son un campesino del neolítico temprano. Apenas tienen que ocuparse sino en cuidar la tierra y su familia. Relájense y piensen si las cosas transmutables no son una pista o simbolo de lo intransmutable. Ya tienen a Dios.

Abdal-lâh:<<Esa es la diferencia antropológica, los antiguos creían en Dios en su relación de unión con la naturaleza, con la llegada del monoteísmo el concepto de Dios fue el triunfo de la abstracción *.

isae1959: <<Piensen en si este Dios interviene en este mundo o no>>.

`Abdal-lâh: ¡Claro, que actúa en el mundo: con la llegada de los Profetas, Walis, y en la vida personal de cada, siempre y cuando se esta pendiente de sus signos, pero todo dependerá de quién observe. ¡Pero Al-lâh `Alim (pero Al-lâh es quien lo sabe todo)>>.

isae1959: <<Piensen si Dios querría que algo tan insignificante como un ser humano tuviera que actuar de una determinada forma o no le daría igual.

Abdal-lâh: pasas de un ego grosero “que construye dioses”, a un pesimismo auto flagelante, pasivo, y autocompasivo con “que el ser humano es insignificante”. Háztelo mirar.

isae1959: <<Piensen si a algo tan importante como Dios le importaría o no que un ser humano pensara que es directa creación suya>>.

Abdal-lâh: <<Lo dicho anteriormente>>.

isae1959: << Piensen si a algo tan supremo como Dios le importaría o no que hubiera alguien que dijera que
a) yo fundaré el Pueblo Elegido,
b) que a Dios no le gusta el sexo lúdico
c) que que la gente solo pueden estar a favor, no estorbando, o en contra de Dios o
d) que no estuviera claro la edad con la que se puede casarse una mujer, cuando lo podría haber dejado lo suficientemente claro para que los infieles no tuvieran excusas.

`Abdal-lâh:<<El punto b y d demuestra tus obsesiones “sobre el sexo, las mujeres y las niñas; como dijo Jorge Aldao te haces pajas mentales, ¡Háztelo mirar!

isae1959: Mis conclusiones: No creo que a Dios le importemos mucho, como no sea por curiosidad intelectual. No creo que Dios vea oportuno inmiscuirse en la historia humana, ni siquiera cuando se rapiña en su nombre. No creo que haya otra vida, ya hemos tenido bastante suerte de no ser solo hidrógeno. Moisés solo tuvo la astucia de poner muy pronto por escrito una Teología nacionalista, cosa que repitió Hitler pero sin tanto éxito por estar ya el planeta lleno de pueblos elegidos. Jesucristo se encontró con muchos pueblos que no eran el elegido y tuvo la feliz idea de insinuar que todos los pueblos podían ser los elegidos. Muhammad es el penúltimo en llegar, fundó una Teología nacionalista, cuando todavía había un poco de sitio, pero ya quedaba poco. Ahora el carisma de Muhammad es un borroso recuerdo. Sus seguidores aunque tienen la llave del mundo con el petróleo, en su lugar el que manda son los EE.UU, sino ¿porqué está la ONU en Nueva York? ¿Quien es el que dicta las fronteras? ¿Que pagan tributo los keffir en forma de petrodólares? ¿Y quien y como se lo gasta? No, un pueblo con Dios de su parte no pierde poco a poco su poder.

Lo siento, sigo siendo libre pensador, pero estoy abierto a cualquier opinión razonada o sentida.

`Abdal-lâh: <<Por esto te as puesto manos a la obra y te has convertido tú en Dios eh?; como Dios nos ha dejado a la nuestra, tú te as marcado la labor de Dios: la de decir que es la Verdad y la mentira eh? y la de protegermos de esos musulmanes tan malos.

La autocrítica no la veo por ningún lado, pero lo que si veo que es que confundes lo que llamas "critica" (enfermedad obsesiva sexual) con la autocrítica (ninguna pues todo ególatra no la puede hacer), así que siempre me demuestras que tú inteligencia emocional y tú inteligencia racional está tocadas.

Alé una vez más a freír espárragos.

GATO SENTADO
04/12/2009, 15:58
Muy buena la critica o autocritica... jajajaja. Me gusto, recuerdo que Voltaire criticaba tan de buen humor los excesos de mi Religion (de algunos de sus miembros) que inclusive me parece genial y gusta, y es que la critica cuando viene de esta forma, hasta agrada.

Dr.Akbaricus
04/12/2009, 16:53
Tal vez, este rechazo provenga de ciertas manifestaciones anteriores que demuestran tan solo un espíritu crítico por todo y sin razonamiento alguno, por parte del o forista que aparenteme obra con cierta digamos humildad.
¿Quien puso en duda, por ejemplo (de entre varios) que las famosas bodas auspiciadas por Hamas, entre viudas de patriotas combatientes en Palestina se hiciese con niñas ? Un ridículo espantoso de varias prensas ultras, cuando cualquiera en su sano juicio solo tenía que investigar las fuentes como REUTERS, EFE, TV-E y muchas mas que aclaraban tal difamación...........
Así es de lógica el esperar estas manifestaciones, de quien copiando un diálogo quiere escucharse a sí mismo, para poner cuerda al temita.
Salam

Badr
04/12/2009, 17:35
¡La leche que le han dado al Padre Yogur y la juerga que me estoy corriendo con la exégesis exotérica de su crítica del automóvil (autocrítica es eso ¿no?) que han hecho los coforeros!

A ver si os animáis a hacer la exégesis esotérica y a lo mejor Su Paternidad alcanza suficiente masa crítica para convertirse en queso.

¡Ay, que me hago pipí!


Salaam

GATO SENTADO
04/12/2009, 17:48
Tal vez, este rechazo provenga de ciertas manifestaciones anteriores que demuestran tan solo un espíritu crítico por todo y sin razonamiento alguno, por parte del o forista que aparenteme obra con cierta digamos humildad.

¿Y sus "criticas" son muy " "razonables"?

¿Quien puso en duda, por ejemplo (de entre varios) que las famosas bodas auspiciadas por Hamas, entre viudas de patriotas combatientes en Palestina se hiciese con niñas ? Un ridículo espantoso de varias prensas ultras,

A usted le parece ridiculo eso, a mi me parece ridiculo un supuesto doctor que se la pasa de inquisidor de la Inquisicion.


cuando cualquiera en su sano juicio solo tenía que investigar las fuentes como REUTERS, EFE, TV-E y muchas mas que aclaraban tal difamación...........

creame a diferencia de la edad media o siglos anteriores, HOY si existen los derechos humanos.

Así es de lógica el esperar estas manifestaciones, de quien copiando un diálogo quiere escucharse a sí mismo, para poner cuerda al temita.

Mmmm. creo que se lastimo la boca doctor...

xisca
04/12/2009, 20:14
Pero María de lo que nos acusa Víctor o el isae éste que es lo mismo no es de llamarle descreyente, sino de llamarle yogur. Y yo creo que llamar yogur a alguien que no se lo hemos llamado, pero bueno ante lo irracional, al menos buen humor, pues eso dice que le diremos keffir, con dos efes no sé por qué, pero bueno, pero kefir es una especi de yogur de por la Rusia y el Asia y el Cáucaso. Qué cosa tan curiosa que alguien quiera por encima de todas las cosas que le llamen yogur. No si lo que no venga a este foro... ¿No será que quiere que alguien le sorba lo que le queda por sus alturas corporales? ¡Que cosas!

Salaam

je, je :p

maite
05/12/2009, 14:54
Gato sentado, para dar tu opinión sobre la pedofilia de los palestinos, así como sobre la pedofilia de Muhammad, es mejor que lo hagas en este hilo donde se habla de ello: Manipulación mediática: Las bodas masivas de Hamás (http://foro.webislam.com/showthread.php?t=4099)
De esta manera no se mezclarán los temas y no hay que andar repitiendo los comentarios.
Sobre Sudan y la ablación también hay hilos en el foro, sólo tienes que utilizar el buscador,introducir las palabras clave y serás reconducido al hilo adecuado donde expresar tus opiniones.

Dr.Akbaricus
05/12/2009, 17:41
Las personas son iguales por lo que atañe a la humanidad, al respeto de los derechos humanos y la dignidad humana; ninguna persona o grupo es mejor que los demás, excepto en la piedad y las buenas acciones. La cooperación es un principio que todos están obligados a respetar. Dios dice:
"¡Hombres! Os hemos creado de un varón y de una hembra y hemos hecho de vosotros pueblos y tribus, para que os conozcáis unos a otros. Para Dios, el más noble de entre vosotros es el que más Le teme. Dios es omnisciente, está bien informado"[1].
Dice también:
"No cabe coacción en religión. La buena dirección se distingue claramente del descarrío (…)"[2]. Éste es el principio de la libertad religiosa.
Cuando se difunde el mensaje del islam, el principio y el lema son: poner en marcha la mente y la lógica, y hacer cumplir la justicia. Dios se refiere a esto en muchos versos, como éste: "Di: '¡Gente de la Escritura! Convengamos en una fórmula aceptable a nosotros y a vosotros, según la cual no serviremos sino a Dios, no Le asociaremos nada y no tomaremos a nadie de entre nosotros como Señor fuera de Dios. Y, si vuelven la espalda, decid 'Sed testigos de nuestra sumisión!'"[3], y también dice:
"No discutáis sino con buenos modales con la gente de la Escritura, excepto con los que hayan obrado impíamente. Y decid: 'Creemos en lo que se nos ha revelado a nosotros y en lo que se os ha revelado a vosotros. Nuestro Dios y vuestro Dios son Uno y nos sometemos a Él'"[4].
El principio de la paz y la seguridad es una norma firmemente establecida que no debe violarse en modo alguno, salvo en caso de agresión por parte de los demás y cuando el enemigo recurre a las armas. Dios dice:
"¡Creyentes! ¡Entrad todos en la Paz y no sigáis los pasos del demonio! Es para vosotros un enemigo declarado"[5].
La norma que rige la relación entre los musulmanes y la Gente de la Escritura (judíos, cristianos y otros) es la metodología ideal, más racional e inequívoca, que está expresada en dos versos del Corán:
"Dios no os prohíbe que seáis buenos y equitativos con quienes no han combatido contra vosotros por causa de la religión, ni os han expulsado de vuestros hogares. Dios ama a los que son equitativos. Lo que sí os prohíbe Dios es que toméis como amigos a los que han combatido contra vosotros por causa de la religión y os han expulsado de vuestros hogares o han contribuido a vuestra expulsión. Quienes les tomen como amigos, ésos son los impíos"[6].
1] El Corán (traducción de Julio Cortés, Editora Nacional, Madrid, España, 1980), 49/13

[2] Ibíd., 2/256.

[3] Ibíd., 3/64.

[4] Ibíd., 29/46.

[5] Ibíd., 2/208.

[6] Ibíd., 60/8-9.

Dr.Akbaricus
05/12/2009, 17:44
En su larga historia desde los días del profeta, los musulmanes se han comprometido a seguir este camino. Así pues, el mensaje del profeta y de sus compañeros y seguidores era una expresión fiel del mensaje único, dirigido a los monarcas, príncipes y líderes del mundo:
"Uníos al islam y no sufriréis daño alguno; de otro modo, cometeréis el mismo pecado que la gente común (labriegos, artesanos, comerciantes y otros)".
"¡Gente de la Escritura! Convengamos en una fórmula aceptable a nosotros y a vosotros, según la cual no serviremos sino a Dios, no Le asociaremos nada y no tomaremos a nadie de entre nosotros como Señor fuera de Dios (…)"[7].
En las diversas guerras contra los árabes, los persas o los romanos, los musulmanes recurrieron a la guerra sólo para defender su existencia, rechazar agresiones, investirse de poder para izar la bandera de la libertad entre todos los pueblos en pie de igualdad, declarar la verdad absoluta, esto es, que la servidumbre y la sumisión se deben sólo a Dios, sin la influencia de un sultán opresor, un gobernante injusto o un líder despótico.
El Estado islámico (califato [8]) fue el único sistema basado en la emancipación del individuo y de la sociedad del fenómeno de la "dominación y subordinación" que prevalecía en la sociedad humana. El islam reemplazó la "dominación y subordinación" por la justicia, la consulta (shura), la igualdad, la misericordia, la libertad y la hermandad, que son las bases islámicas más nobles de las políticas de gobierno [9].
A la luz de esos valores y fundamentos básicos, podemos identificar los principios de la paz y la seguridad determinados por la doctrina y la legislación islámicas y las prácticas musulmanas.
Normas del sistema islámico relacionadas con el orden internacional
A fin de establecer las bases para las relaciones externas o internacionales, el sistema islámico establece numerosas normas. Las más importantes se reseñan a continuación [10].
La hermandad entre los hombres
Los musulmanes han sido confiados a la guía de Dios Todopoderoso, como lo expresa el Corán al indicar que Dios confirma la unidad entre las criaturas y el Creador, la unidad de la raza humana y la hermandad plena entre los hombres. Dios Todopoderoso es el Creador; los seres humanos son Su creación, y Su voluntad y sabiduría disponen que las personas sean diferentes en cuanto a sus facultades intelectuales, opiniones, ideas, creencias y doctrinas. Las personas son libres de elegir lo que más les convenga, a la luz de la revelación divina y de los mensajes de los profetas y enviados reformistas que aparecieron desde los tiempos antiguos hasta la era del Sello (el último) de los profetas, Mohammed Ibn Abdullah (Mahoma), la bendición y la paz de Dios sean con todos ellos. Después de haber elegido y ejercido su libertad, las personas son responsables de la sensatez de su elección. Su obligación es elegir lo que verdaderamente las beneficia, en forma tal que puedan lograr la salvación y la felicidad en esta vida y en la otra. Al explicar el camino a la salvación, que consiste en observar los mensajes de los profetas y los enviados, la paz sea con ellos, dice Dios:
"La Humanidad constituía una sola comunidad. Dios suscitó profetas portadores de buenas nuevas, que predicaban, y reveló por su medio la Escritura con la Verdad para decidir entre los hombres sobre aquello en que discrepaban. Sólo aquéllos a quienes se les había dado discreparon sobre ella, a pesar de las pruebas claras recibidas, y eso por celos mutuos. Dios quiso dirigir a los creyentes hacia la verdad, sobre la que los otros discrepaban. Dios dirige a quien Él quiere a una vía recta"[11].
[7] Cf. ibíd., 3/64.

[8] Estado político-religioso que comprende a la comunidad islámica y a las tierras y pueblos bajo su dominio en los siglos posteriores a la muerte del profeta Mahoma (632 d.C.).

[9] Hamed Sultan, Ahkam al-qanun ad-duwali fi-ash-shari`a al-islamiyya (Rules of international law in Islamic Shari’a) (Normas del derecho internacional en el derecho islámico), Dar an-nahda al-`arabiyya, El Cairo, 1970, p. 115.

[10] Sheikh Rachid Ridha, Al-wahy al-muhammadi (The Muhammadan Revelation) (La Revelación de Mahoma), Dar-al-manar, El Cairo, 1955, p. 228, y del mismo autor, Tafseer al-manar (exégesis de al-manar), Dar-al-manar, El Cairo (nd), vol. 10, pp. 139-144; Mohammed Abu-Zahra, Introduction to the as-siyar al-kabir of Mohammed Ibn al-Hassan ash-Shaybani (Introducción al as-siyar al-kabir de Mohammed Ibn al-Hassan ash-Shaybani), El Cairo (nd), pp. 41-53, y Wahbeh M. al-Zuhili, Athar al-harb fi -l-fiqh al-islami (The effects of war in Islamic law) (Los efectos de la guerra en el derecho islámico), reimpresión de la tercera edición, Dar-al-fikr, Damasco, 1998, pp. 141-147.

[11] El Corán, 2/213.

Dr.Akbaricus
05/12/2009, 17:46
La guerra sólo debe emprenderse en defensa propia, para prevenir injusticias y repeler agresiones. No se debe mutilar a las personas, ni hacerles pasar hambre o sed, torturarlas, abusar gravemente de ellas, agredirlas o saquear sus bienes, violando la santidad de la hermandad humana, salvo en caso necesario y para protegerse contra agresiones.
Honrar al ser humano y proteger los derechos humanos
El Corán considera que honrar a los seres humanos, proteger la existencia de cada uno de ellos y salvaguardar sus derechos, independientemente de su actitud o comportamiento son los elementos básicos en la percepción de la humanidad. Dios dice: "Hemos honrado a los hijos de Adán. Los hemos llevado por tierra y por mar, les hemos proveído de cosas buenas y los hemos preferido marcadamente a muchas otras criaturas"[12].
Dios creó al ser humano y le proporcionó unos preceptos de vida básicos y permanentes: el derecho a la vida, la libertad, la igualdad, la justicia, la consulta y la conducta ética. Esos derechos son los principios esenciales y fundamentales que es preciso proteger. Las relaciones con otros seres humanos han de regirse por esos principios en todas las circunstancias: en el diálogo y en el debate, en la coexistencia pacífica, en la paz y en la guerra.
Así pues, en la legislación y la religión de Dios, se prohíbe perjudicar o dañar a un ser humano a causa de su religión. Tampoco se le debe compeler a cambiar su religión. La dignidad del ser humano debe ser inviolable. No se debe torturar a una persona en una forma que ofenda su dignidad. Está prohibido atacar su honor o violar su modestia. No se debe oprimir al ser humano ni someterlo a prácticas que transgredan la moral y los códigos de ética. Éstos son los principios fundamentales a los que adhieren los musulmanes o las personas piadosas de cualquier religión.
Compromiso con las normas de la ética y la moral
La ética es el marco de la religión, el pilar de la civilización; establece la base y las normas para el trato y las relaciones entre las personas y entre los Estados. No debe tratarse a un ser humano, pueblo o Estado en una forma que infrinja los valores éticos y morales, sobre todo los criterios de la virtud y la nobleza del espíritu. Consecuentemente, se prohíben la esclavización, la degradación, la opresión y la coerción, cualesquiera sean sus motivos. También se prohíben la demolición, la destrucción, la expulsión de las personas de sus hogares, viviendas o tierras, dado que esas acciones constituyen una violación de la santidad del honor y de los valores respetados, incluso si el comportamiento del enemigo se considera abusivo, vil o deshonroso. No se debe tratar al enemigo de la misma forma, sobre la base de la reciprocidad, porque el honor es uno de los valores sacrosantos de Dios en la tierra. Una persona es inviolable e intocable, sea aliada o enemiga y cualquiera sea su sexo, religión, creencias o doctrina. Toda ofensa o pecado es un acto prohibido y genera culpa, independientemente de que la persona que lo cometa sea amiga o enemiga.
En uno de sus mensajes al líder de sus ejércitos, Sa'd Ibn Abi Waqas, Omar Ibn Al-Khattab [13] (Dios se complazca en ellos) dijo: "Os ordeno, a ti y a los que te acompañan, guardarse bien de ofender al enemigo, porque los pecados de un ejército son más temibles que su enemigo. Los musulmanes triunfan porque sus adversarios desobedecen a Dios. De otro modo, no podríamos vencerlos, porque son más numerosos y están mejor equipados que nosotros. Por ende, si los igualamos en faltas, prevalecerán sobre nosotros. Hemos de imponernos por nuestros valores y buenas acciones, ya que nunca podremos hacerlo con nuestra fuerza. (…) Nunca digáis: nuestros enemigos son peores que nosotros, por lo cual no podrán vencernos aunque cometamos una mala acción; muchos pueblos han sido atacados y subyugados por gentes peores que ellos"[14].
Justicia e igualdad en cuanto a los derechos y las obligaciones
La justicia en el trato de los otros es un derecho natural; es también la base de la supervivencia del sistema de gobierno. La opresión presagia la destrucción de las civilizaciones y de la prosperidad y el colapso del sistema. Por ello, Dios Todopoderoso dice: "Dios prescribe la justicia, la beneficencia (…)"[15], de modo tal que las buenas acciones se suman a la justicia para erradicar el rencor de las mentes de las personas y alentar la amistad entre ellas. Dios dice también:
"¡Creyentes! Sed íntegros ante Dios cuando depongáis como testigos de justicia! ¡Que el odio a un pueblo no os incite a obrar injustamente! ¡Sed justos! Esto es lo más próximo al temor de Dios. ¡Y temed a Dios! Dios está bien informado de lo que hacéis"[16].
La palabra de Dios relatada por el profeta encarece: "¡Oh, mis súbditos! He prohibido la injusticia para Mí y la he prohibido entre vosotros. No cometáis injusticias contra otros"[17]. También hay un dicho muy antiguo y conocido del califa Omar: "¿Desde cuándo se esclaviza a las personas que nacieron libres?"
El derecho a la igualdad en materia de derechos y obligaciones y el derecho a litigar son derechos naturales. El derecho a litigar complementa el derecho a la justicia y constituye su expresión. Por ende, no se debe tratar a ningún grupo o persona, ni siquiera a un monarca, con favoritismo ni discriminar contra otros en su favor. El profeta (la paz sea con él) dice: "Las personas son iguales como los dientes de un peine"[18], y en otro dicho, señala: "Si Fátima, hija de Mahoma [mi hija] robara, le cortaría la mano"[19].
Uno de los raros ejemplos de justicia en el trato con otros pueblos es la historia de los habitantes de la ciudad de Samarcanda, que se quejaron al califa omeya Omar Ibn Abdul Aziz (717-720) por la injusticia y la discriminación puestas de manifiesto por el jefe militar musulmán Qutayba, quien conquistó el país sin avisarles previamente del ataque. Omar envió a su juez para que resolviera el asunto. Su decisión fue que los árabes se retirasen del territorio conquistado y regresaran a su campamento, a menos que se concluyera un pacto de conciliación o que la conquista se realizara tras advertir a la población, con la debida antelación, que se iba a lanzar el ataque.
Misericordia en la paz y en la guerra
La ética y los principios básicos del islam prescriben la tolerancia, la misericordia y la concesión de una amnistía en las situaciones difíciles, y exigen evitar la estrictez, la intransigencia o la crueldad que excedan los límites normales, de acuerdo con la naturaleza del mensaje del islam descrito por Dios Todopoderoso, al dirigirse al profeta con estas palabras: "No te hemos revelado la Escritura (…) sino (…) como (…) misericordia para gente que cree".
En otras palabras, los seres humanos, los animales, los genios y los seres inanimados, y, en efecto, todas las cosas, deben tratarse como se ha prescrito. Después de conquistar La Meca, el profeta, la paz sea con él, fue tolerante con los Quraysh, la tribu que hasta ese momento reinaba allí y que lo había injuriado gravemente. Les dijo: "Hoy no tenéis culpa; id, sois libres".
Respetar los pactos y los compromisos, siempre que la otra parte cumpla sus propias promesas (pacta sunt servanda)
Ésta es la base para la construcción de la confianza, la estima y el respeto. En consonancia con este principio, el islam prohíbe la perfidia y la traición en todas las circunstancias. Muchos versos coránicos establecen la obligatoriedad del cumplimiento de los pactos, las obligaciones contractuales y las promesas. Por ejemplo, Dios Todopoderoso dice: "¡Creyentes! ¡Respetad vuestros compromisos! (…)"[20] y "Cuando concluyáis una alianza con Dios, sed fieles a ella. No violéis los juramentos después de haberlos prestado solemnemente. Habéis puesto a Dios como garante contra vosotros. Dios sabe lo que hacéis"[21].
Se prohíbe asistir a grupos oprimidos que piden ayuda a la comunidad musulmana si esa asistencia supone transgredir acuerdos. Dios dice: "(…) Si os piden que les auxiliéis en nombre de la religión, debéis auxiliarles, a menos que se trate de ir contra un pueblo con el que os una un pacto (…)"[22].

[12] Ibíd., 17/70.

[13] Omar I, segundo califa del islam (634-644).

[14] Jamal Ayyad, Nuzum al-harb fi-l-Islam (Statutes of war in Islam) (Normas de la guerra en el islam), Maktabat al-Khangi, Cairo, 1951, p. 43.

[15] El Corán, 16/90.

[16] Ibíd., 5/8.

[17] Relatado por Muslim Ibn al-Hajjaj (según Abi Dhar al-Ghaffary), en Sahih (The Genuine) (Las auténticas tradiciones).

[18] Relatado por Abu Hatem-ar-Razi, en ‘Ilal al Hadith y otros.
[19] Relatado por los autores de los seis libros de hadices, exceptuando a Ibn Majah.

[20] El Corán, 5/1.

[21] Ibíd., 16/91.

[22] Ibíd., 8/72.

Dr.Akbaricus
05/12/2009, 17:50
Aplicar la reciprocidad, a menos que sea contraria a los principios fundamentales de la virtud y la ética
Aunque el principio de la reciprocidad es antiguo, el islam lo adoptó en su trato con otros, tanto en tiempo de paz como de guerra, para establecer que reine la justicia, fijar normas de equidad e imparcialidad y asegurarse de que el enemigo no sobrepasara ciertos límites en sus acciones y comportamiento. Sin embargo, si se infringen los principios éticos y morales fundamentales, los musulmanes no deben hacer lo mismo. Por ejemplo, en caso de guerra, el islam prohíbe mutilar los cuerpos o desfigurarlos, cortándoles la nariz, las orejas o los labios, o destripándolos, incluso aunque el enemigo practique esos actos. En un hadiz breve y claro, el profeta (la paz sea con él) dice: "No mutilarás". Cabe mencionar, por lo menos, un verso fundamental: "Si castigáis, castigad de la misma manera que se os ha castigado. Pero, si tenéis paciencia, es mejor para vosotros"[23].
Reconocimiento de la personalidad internacional de otros Estados
El auge del concepto de Estado vino acompañado del reconocimiento de la personalidad internacional de los Estados, consolidada por el principio de la "igualdad de la soberanía entre todos los miembros de la comunidad internacional". Este principio es aceptable desde el punto de vista del islamismo, ya que su finalidad es permitir a cada Estado vivir en libertad, seguridad y paz, y dedicarse a cumplir las obligaciones que tiene con su pueblo.
Ningún Estado tiene derecho a infringir la soberanía de otro, ni a invadirlo o controlar su destino y su riqueza, ya que si lo hace, su propia soberanía se verá menoscabada. Además, ningún Estado tiene derecho a interferir en los asuntos de otros Estados. La prueba de que el islam respeta este principio reside en su reconocimiento del principio de la paz y la seguridad internacionales para todos los Estados. La larga historia del islam demuestra que los Estados musulmanes se han adherido fielmente a una política de paz con otras naciones y pueblos [24].
El Corán dispone en forma inequívoca que se ha de reconocer a los otros Estados y pueblos:
"No hagáis como aquélla que deshacía de nuevo el hilo que había hilado fuertemente. Utilizáis vuestros juramentos para engañaros so pretexto de que una comunidad es más fuerte que otra (…)"[25]. En otras palabras, guárdate de quebrantar tus juramentos, como la mujer imprudente que rompía el hilo que había hilado con precisión y perfección, dejándolo deshacerse en hebras. Cuando utilizas tus juramentos o promesas para engañar a los demás y exponerlos al peligro, simulas respetar el juramento mientras ocultas tu intención de romperlo y te inclinas hacia otros que son más ricos y poderosos. Las palabras "más fuerte que otra" constituyen un reconocimiento inequívoco de la diversidad y la multiplicidad de las naciones, los pueblos y los Estados.
También está prohibido interferir en los asuntos de otros pueblos o intentar debilitar la estructura de otro Estado, ya que los musulmanes no están autorizados a actuar de esta forma. Por consiguiente, este principio equivale al reconocimiento o aceptación de la existencia de otros pueblos y a la prohibición de cualquier intento por aniquilar a esos pueblos o a los preceptos que han establecido para guiarlos.
Precedencia de los principios de la paz, la hermandad humana y la cooperación internacional
El islam tiene vivo interés en alcanzar soluciones con otros pueblos sobre la base de la paz y la seguridad, el reconocimiento de la asociación en lo que respecta a los intereses comunes, y el respeto por el vínculo de la hermandad humana, ya que todas las criaturas existen por orden y voluntad divinas. Así, está prohibido matar a cualquier ser humano, excepto por razones jurídicas; de otro modo, podría considerarse como una agresión contra la propia creación del Creador.
Un grupo de juristas musulmanes ha decidido que la base (la norma general) de la relación entre los musulmanes y los demás es la paz y no la guerra, ya que Dios así lo dice en muchos versos, como los siguientes:
-"¡Creyentes! ¡Entrad todos en la Paz y no sigáis los pasos del Demonio! Es para vosotros un enemigo declarado"[26].
-"¡Creyentes! ¡Cuando acudáis a combatir por Dios, cuidado no digáis al primero que os salude: '¡Tú no eres creyente!', buscando los bienes de la vida de acá"[27].
-"(…) Si se mantienen aparte, si no combaten contra vosotros y os ofrecen su rendición, entonces no tendréis justificación ante Dios contra ellos"[28].
-"Si, al contrario, tienden a la paz, ¡tiende tú también a ella! ¡Y confía en Dios! Él es Quien todo lo oye, Quien todo lo sabe"[29].
Así pues, esos juristas han determinado que, para el islam, la razón de los combates es luchar contra los que están fuera de la ley o para repeler agresiones, no el ateísmo o las diferencias religiosas. La prueba es que está prohibido matar a civiles o a personas no combatientes, y que se concluyen acuerdos o pactos (dhimma) con las personas no musulmanas quienes viven en la esfera del islam en paz y sin quejas. Además, el islam alienta la creación de nuevos foros para las relaciones y el comercio con otros pueblos con objeto de establecer buenas relaciones entre los musulmanes y los demás.
El jurista Ibn as-Salah dice: "La opinión original es que se debe respetar la vida de los ateos, porque Dios Todopoderoso no desea exterminar a las criaturas, ni las ha creado para que se las mate. Empero, está permitido matar a los ateos si infligen daño, pero no como castigo por su ateísmo. El castigo no se inflige en la vida terrenal, sino en la otra vida… Si la cuestión es así, no está permitido decir que matarlos es la norma"[30].
Los que sostienen la opinión contraria señalan que, en la relación entre los musulmanes y los demás, la norma es la guerra, no la paz. Este concepto es una confirmación, o, más bien, una descripción de las malas relaciones que prevalecían en el pasado a causa de los constantes ataques contra los musulmanes y las recurrentes guerras entre éstos y los demás. El propósito de ese concepto era, tal vez, levantar la moral de los combatientes para que no depusieran las armas, se distendieran y descansaran, sino que estuvieran listos para el combate y decididos a perseverar contra los adversarios que rodeaban a los musulmanes por doquier. Sus sostenedores argumentan que en las grandes guerras o maghazi (expediciones o campañas), 27 de las cuales fueron campañas contra los árabes en tiempos del profeta, los musulmanes fueron víctimas de agresiones. Lo mismo puede decirse de las guerras contra otros adversarios, como los cruzados, los tártaros o los mongoles.
Lamentablemente, las guerras de agresión no se limitan a los ejemplos mencionados, sino que son frecuentes en la historia de las naciones, tanto en los tiempos antiguos como en los modernos. Sin embargo, la conducción de la guerra debe estar sujeta a normas jurídicas. En la siguiente sección, se expondrán algunos principios islámicos pertinentes.
Relaciones internacionales en caso de guerra
Es evidente que la guerra tiene repercusiones en las relaciones entre los beligerantes. Cada parte o grupo percibe al otro como el adversario; anhela derrotarlo y alcanzar la victoria y la supremacía. El deseo de vencer y derrotar al enemigo puede inducir a las partes a cometer incluso las faltas y los crímenes más graves. Por ende, resultó necesario imponer restricciones a la guerra a fin de regular tanto el inicio como la conducción de las hostilidades. También hay normas relacionadas con el fin de las hostilidades. En las secciones que siguen, se reseñan cuatro aspectos principales de esta cuestión.
La finalidad de la división clásica del mundo en dos o tres esferas, basada en la jurisprudencia
Los juristas musulmanes suelen dividir el mundo en dos esferas: la esfera del islam (dar al-islam) y la esfera de la guerra (dar al-harb). Algunos estudiosos añaden una tercera, la esfera del pacto (dar al-'ahd o dar as-sulh). La esfera del islam comprende países donde el poder está en manos de musulmanes y donde se aplican las normas del islam y se cumplen los rituales islámicos. Los pueblos de esa esfera son los musulmanes y las gentes del pacto (no musulmanes que residen en territorio islámico conforme a un pacto). La esfera de la guerra comprende a países que están fuera del alcance de la soberanía islámica y que, por ende, no aplican las normas religiosas y políticas del islam; sus pueblos son beligerantes. La esfera del pacto consiste en las regiones que han concluido pactos comerciales pacíficos, acuerdos de conciliación o treguas de largo plazo con musulmanes. Además, la historia del islam ofrece ejemplos de pueblos neutrales como los abisinios, los nubios y los chipriotas.
De hecho, esta división carece de fundamentos escritos, ya que no está prevista ni en el Corán ni en los hadices. Se trata de la descripción efímera de lo que sucede cuando estalla una guerra entre musulmanes y otros pueblos. Es una narración de los hechos, similar a los confirmados por los juristas del derecho internacional, según la cual la guerra divide a la comunidad internacional en dos partes: los beligerantes, en particular los Estados que intervienen en la guerra, y los no beligerantes y los neutrales, esto es, los restantes miembros de la comunidad internacional. .

Dr.Akbaricus
05/12/2009, 17:52
De hecho, esta división carece de fundamentos escritos, ya que no está prevista ni en el Corán ni en los hadices. Se trata de la descripción efímera de lo que sucede cuando estalla una guerra entre musulmanes y otros pueblos. Es una narración de los hechos, similar a los confirmados por los juristas del derecho internacional, según la cual la guerra divide a la comunidad internacional en dos partes: los beligerantes, en particular los Estados que intervienen en la guerra, y los no beligerantes y los neutrales, esto es, los restantes miembros de la comunidad internacional.
En realidad, en la jurisprudencia islámica, como lo afirma el imán Al-Shafi'i (767-820), y en el derecho internacional contemporáneo, el mundo es una esfera [31]. Si no hay seguridad y prevalece la guerra en lugar de la paz, habrá dos zonas: una pacífica y una beligerante. La opinión de algunos orientalistas y de otros estudiosos, que afirman que la esfera de la guerra está empeñada en un antagonismo permanente contra la esfera del islam, no es aceptable. Consideramos que el antagonismo es temporal y que se limita a las zonas donde realmente hay enfrentamientos o conflictos armados.
La guerra como una necesidad en el derecho islámico
En el derecho internacional, la guerra es un conflicto armado entre dos o más Estados; las relaciones entre los beligerantes, y entre los beligerantes y los neutrales, son determinadas por el derecho internacional. Las causas de la guerra son numerosas, cambiantes y complejas [32].
En el idioma árabe, los términos "guerra", "jihad" y "conquista" pueden tener el mismo significado: luchar contra el enemigo. Sin embargo, en la jurisprudencia islámica se ha difundido el término "jihad". En su Mufradat al-Qur'an, Al Raghib al-Asfahani dijo que "jihad y mujahada, o lucha militante, significan hacer el máximo esfuerzo por rechazar al enemigo". Uno de los juristas sunnitas clásicos de la escuela de Maliki, Ibn 'Arafa, también definió a la jihad como "la guerra emprendida por un musulmán contra un infiel, con quien no lo une juramento alguno, para imponer la palabra de Dios Todopoderoso, o contra la presencia o la penetración del infiel en el territorio [musulmán]"[33].
En el islam, la jihad es lícita en tanto sea necesaria para suprimir una agresión. Fue prescrita en el segundo año de la hégira [34], después de que los musulmanes soportaran pacientemente, durante 14 años, el daño que les infligían los paganos. La prueba está en las palabras de Dios Todopoderoso:
"Les está permitido [combatir] a quienes son atacados, porque han sido tratados injustamente. Dios es, ciertamente, poderoso para auxiliarles". "A quienes han sido expulsados injustamente de sus hogares, sólo por haber dicho: '¡Nuestro Señor es Dios!'"[35]. Las palabras de Dios "han sido tratados injustamente" y "quienes han sido expulsados injustamente de sus hogares" ilustran la razón que explica la licitud de la guerra, esto es, que los musulmanes son oprimidos por otros (los infieles). En tanto que Dios prohíbe la guerra en más de setenta versos [36], la permite por primera vez en éste, como lo confirma otro verso:
"Se os ha prescrito que combatáis, aunque os disguste. Puede que os disguste algo que os conviene y améis algo que no os conviene. Dios sabe, mientras que vosotros no sabéis"[37].
Sin embargo, en la jihad, la religión no era el motivo de la guerra, ni era el propósito de la jihad subordinar a los demás y obligarlos a convertirse al islam. La finalidad de la jihad era combatir la injusticia, defender la causa de los débiles y rechazar al enemigo. Como señaló el orientalista europeo, Thomas Arnold, las grandes conquistas que sentaron las bases del imperio árabe no fueron el resultado de una guerra religiosa destinada a difundir el islam. Sin embargo, como fueron seguidas de un gran movimiento de apostasía, se creyó que los árabes apuntaban a destruir el cristianismo. A partir de entonces, los cristianos consideraron que la espada era una de las herramientas de la prédica islámica [38].

Dr.Akbaricus
05/12/2009, 17:53
El islam no reconocía la guerra como una política nacional, como un método para resolver conflictos o como un medio para satisfacer el deseo de hegemonía u obtener botines de guerra. Como ya se ha explicado más arriba, la guerra no se considera lícita salvo cuando es fruto de una necesidad absoluta. Los musulmanes no la desean ni anhelan derramar la sangre de otros seres humanos. Así pues, el profeta (la paz sea con él) dijo: "No desees enfrentarte con el enemigo. Pide a Dios que te proteja del mal. Pero si te enfrentas con el enemigo, sé firme e invoca muchas veces a Dios"[39].

Antes de una declaración de guerra o de una jihad, habría que procurar que el enemigo opte por una de tres posibilidades: el islam, como prenda de paz; la reconciliación o un tratado de paz con los musulmanes; o, por último, la guerra, si el enemigo insiste en emprenderla. Es evidente que, al ofrecer tres opciones, queda excluida la coacción.

Hay pruebas concluyentes de que el islam no se difundió con la espada, y de que hay una clara diferencia entre la difusión del islam mediante la sabiduría y los buenos consejos, y la declaración de una jihad para hacer frente a las agresiones. Éste y otros argumentos demuestran que, en la historia de la prédica islámica, no hubo una conversión compulsiva al islam. Así lo subrayan las palabras de Dios: "No cabe coacción en religión. La buena dirección se distingue claramente del descarrío. (…)"[40].

La percepción islámica del motivo de la guerra

En el islam, el motivo de la guerra no son las diferencias religiosas o el propósito de imponer a los demás la doctrina islámica o una clase social racista. Tampoco proviene de una tendencia nacionalista o de intereses materiales o económicos. El califa omeya Omar Ibn Abdul Aziz dijo a uno de los gobernantes del califato, que se quejaba de los pocos recursos recabados por concepto de kharaj (impuestos territoriales), debido a la gran cantidad de personas que se convertían al islam: "Dios envió a Mahoma con la Verdad para que ejerciera como guía y no como recaudador de impuestos".

Según la mayoría de los juristas musulmanes, el motivo de la guerra es responder a un ataque y agresión. No ha de matarse a ningún ser humano sólo porque contraviene al islam, sino para protegerse contra cualquier agresión de su parte. Como no participan en la guerra, es evidente que no puede matarse o atacarse a las personas civiles o a los no combatientes. El profeta (la paz sea con él) prohibió matar a las mujeres, a los niños y a los sacerdotes. Si los no musulmanes eligen concluir tratados de paz y de conciliación, pueden hacerlo. No están obligados a más. Dios Todopoderoso dice: "Si, al contrario, (los enemigos) tienden a la paz, ¡tiende tú también a ella! (…)[41] y "(…) cuidado no digáis al primero que os salude: "¡Tu no eres creyente!" (…)[42].

En el islam, hay tres tipos de circunstancias que dan legitimidad a la guerra, a saber: (…)[43]

a) la agresión contra los musulmanes, sea individual sea colectivamente, como predicadores del islam; o todo intento para que los musulmanes apostaten; o la declaración de guerra contra los musulmanes. Dios Todopoderoso dice: "Les está permitido [combatir] a quienes son atacados, porque han sido tratados injustamente"[44]. Dice también: "Matadles donde les halléis y expulsadles de donde os hayan expulsado. La tentación es peor que el homicidio (…)"[45];

b) la asistencia a las víctimas de la injusticia, ya sean personas o grupos. Dios Todopoderoso dice: "¿Por qué no queréis combatir por Dios y por los hombres débiles, las mujeres y los niños, que dicen: '¡Señor! ¡Sácanos de esta ciudad de impíos habitantes!' (…)?"[46];

c) la defensa propia y protegerse contra los ataques en su propio país. Dios Todopoderoso dice: "Combatid por Dios contra quienes combatan contra vosotros, pero no seáis vosotros los agresores. Dios no ama a los agresores"[47].

En algunos versos se insta a los musulmanes a luchar sólo cuando las batallas ya han empezado y no antes. La preparación a la guerra es necesaria para evitar que los adversarios de los musulmanes ganen ventaja. Dios Todopoderoso dice: "¡Preparad contra ellos toda la fuerza (…) que podáis (…)!"[48].

Dr.Akbaricus
05/12/2009, 17:53
Ibn Taymiyya (1263-1328) dijo: "La manera de obrar del profeta (la paz sea con él) consistía en no hacerle la guerra a los infieles que le acordaban una tregua. Nunca comenzó la lucha contra los infieles, pero si Dios le hubiera ordenado que matara a los infieles, hubiera empezado con las matanzas y la guerra"[49].

También dijo: "Para los musulmanes, el permiso para hacer la guerra proviene del hecho de que los otros tienen permiso para hacerla". El discípulo de Ibn Taymiyya, Ibn Qayyim al-Jawziyya (m. 1350) dice: "Los musulmanes prescriben la guerra contra aquellos que se la han declarado, y no contra los que no lo han hecho". Como se menciona más arriba, Dios Todopoderoso dice: "Combatid por Dios contra quienes combatan contra vosotros, pero no seáis vosotros los agresores. Dios no ama a los agresores"[50]. Este corto verso es pertinente tanto para el jus ad bellum (particularmente por lo que atañe a la defensa propia y a la no agresión) como para el jus in bello (particularmente la distinción entre combatientes y no combatientes).
En resumen, la guerra legítima en el islam es una guerra justa y, en concreto, aquellos que hacen la guerra a los musulmanes han de ser combatidos.
Restricciones jurídicas en la guerra

Si se hace la guerra, ésta se rige por una clara reglamentación según el derecho islámico. Las enseñanzas religiosas tuvieron una gran influencia en la aparición de las normas de la guerra, que alcanzaron la categoría de preceptos jurídicos sobre la base de tres requisitos fundamentales: necesidad, humanidad y caballerosidad. Por consiguiente, los principios que figuran a continuación se prescribieron ya en los primeros días del islam:

no debe atacarse a un no combatiente que no participa en la guerra, ni con su acción, opinión, planificación o provisiones;
está prohibida la destrucción de la propiedad, excepto cuando se trata de una necesidad militar, por ejemplo, cuando el ejército arrolla las barricadas, o cuando la propiedad contribuye directamente al esfuerzo de la guerra, a saber, los castillos y las fortalezas;
han de respetarse, durante y después de la guerra, los principios de humanidad y virtud;
está permitido garantizar la seguridad pública o privada en el campo de batalla, para evitar dentro de lo posible que continúe la guerra.

La conducción de las hostilidades está estrictamente reglamentada por el Sagrado Libro del Corán y por las palabras del profeta (la paz sea con él), así como por las órdenes de Abu Bakr as-Siddiq (632-634), primer califa del islam, y de otros jefes musulmanes, como puede observarse en los textos fundamentales.

Uno de los hadices más conocidos es: "Avanzad en el nombre de Dios, por Dios y en la religión del profeta de Dios. No matéis a ancianos, o a niños, o a mujeres, no os apropiéis indebidamente del botín, reunid vuestros bienes, haced el bien porque Dios ama las personas de bien"[51].

Abu Bakr reiteró varios mandamientos, inspirados por el profeta, a su comandante Yazid Ibn Abi Sufyan. Este es el texto de su famoso decreto: "Os prescribo diez mandamientos: no matéis a mujeres, a niños o a ancianos, no cortéis árboles frutales, no destruyáis zonas habitadas, no masacréis ovejas, vacas o camellos excepto para comer, no queméis palmeras de dátiles ni las aneguéis, no os apropiéis de bienes (cometáis ghulul)[52], ni seáis culpables de cobardía"[53].

El califa omeya Omar Ibn Abdul Aziz escribió a uno de los gobernantes del califato: "Se nos ha informado de que cuando el profeta de Alá (la paz sea con él) enviaba una compañía militar, les solía decir: 'Avanzad con vuestra expedición en el nombre de Alá y, por el amor de Alá, haced la guerra contra los infieles [54]. No seáis desertores, ni cometáis perfidia, ni mutiléis (a vuestro enemigo). No matéis a un recién nacido. Repetid esto a vuestros ejércitos y compañías, es la voluntad de Dios, la paz sea con vosotros'"[55].

Dr.Akbaricus
05/12/2009, 17:54
Estas dos series de instrucciones y otros códigos de conducta similares constituyen mandamientos y prohibiciones obligatorios. Ningún musulmán puede sobrepasarlos o violarlos a menos que una necesidad militar absoluta lo requiera; por ejemplo, cuando tiene que arrancar un árbol o derribar una pared que el enemiga utiliza para impedir el avance del ejército musulmán. Comparemos no obstante estos preceptos religiosos nacientes y su nobleza espiritual con lo que sucede hoy en día, innecesariamente y de manera injustificada, en muchos conflictos armados y situaciones de ocupación militar.

Dado que el cautiverio como consecuencia de la guerra es una cuestión importante en todo conflicto, deseamos concluir este artículo recordando el principio de trato humano aplicable a esa categoría de víctimas. El islam recomienda que los prisioneros de guerra (cautivos) sean tratados humanamente, pues Dios Todopoderoso dice: "Daban de comer, por agradar a Dios, al pobre, al huérfano y al cautivo"[56]. El profeta (la paz sea con él) dice: "Os ordeno que tratéis bien al cautivo"[57]. A menudo son puestos en libertad "concediéndoseles la gracia sin exigir nada a cambio" o son canjeados por dinero o por otros cautivos. Ha de brindarse tratamiento médico a los enfermos y heridos y ha de enterrarse a los muertos para preservar su dignidad.

Notas
[1] El Corán (traducción de Julio Cortés, Editora Nacional, Madrid, España, 1980), 49/13

[2] Ibíd., 2/256.

[3] Ibíd., 3/64.

[4] Ibíd., 29/46.

[5] Ibíd., 2/208.

[6] Ibíd., 60/8-9.

[7] Cf. ibíd., 3/64.

[8] Estado político-religioso que comprende a la comunidad islámica y a las tierras y pueblos bajo su dominio en los siglos posteriores a la muerte del profeta Mahoma (632 d.C.).

[9] Hamed Sultan, Ahkam al-qanun ad-duwali fi-ash-shari`a al-islamiyya (Rules of international law in Islamic Shari’a) (Normas del derecho internacional en el derecho islámico), Dar an-nahda al-`arabiyya, El Cairo, 1970, p. 115.

[10] Sheikh Rachid Ridha, Al-wahy al-muhammadi (The Muhammadan Revelation) (La Revelación de Mahoma), Dar-al-manar, El Cairo, 1955, p. 228, y del mismo autor, Tafseer al-manar (exégesis de al-manar), Dar-al-manar, El Cairo (nd), vol. 10, pp. 139-144; Mohammed Abu-Zahra, Introduction to the as-siyar al-kabir of Mohammed Ibn al-Hassan ash-Shaybani (Introducción al as-siyar al-kabir de Mohammed Ibn al-Hassan ash-Shaybani), El Cairo (nd), pp. 41-53, y Wahbeh M. al-Zuhili, Athar al-harb fi -l-fiqh al-islami (The effects of war in Islamic law) (Los efectos de la guerra en el derecho islámico), reimpresión de la tercera edición, Dar-al-fikr, Damasco, 1998, pp. 141-147.

[11] El Corán, 2/213.

[12] Ibíd., 17/70.

[13] Omar I, segundo califa del islam (634-644).

[14] Jamal Ayyad, Nuzum al-harb fi-l-Islam (Statutes of war in Islam) (Normas de la guerra en el islam), Maktabat al-Khangi, Cairo, 1951, p. 43.

[15] El Corán, 16/90.

[16] Ibíd., 5/8.

[17] Relatado por Muslim Ibn al-Hajjaj (según Abi Dhar al-Ghaffary), en Sahih (The Genuine) (Las auténticas tradiciones).

[18] Relatado por Abu Hatem-ar-Razi, en ‘Ilal al Hadith y otros.
[19] Relatado por los autores de los seis libros de hadices, exceptuando a Ibn Majah.

[20] El Corán, 5/1.

[21] Ibíd., 16/91.

[22] Ibíd., 8/72.

[23] Ibíd., 16/126.

[24] V. H. Sultan, op. cit. (nota 9), p. 118.

[25] El Corán, 16/92.

[26] Ibíd., 2/208.

[27] Ibíd., 4/94.

[28] Ibíd., 4/90.

[29] Ibíd., 8/61.

[30] Makhtut (manuscrito) fatawa Ibn as-Salah, Dar al-kutub de El Cairo, nº. 337, p. 224.

[31] Ad-Dabboussi, Ta’sis an-nazar, al-matba`a al-adabiyya, El Cairo (nd), p. 58.

[32] V. H. Sultan, op. cit. (nota 9), p. 245.

[33] Ibn Rushd, al-muqaddimat al-mumahhidat, as-sa ’ada Press, El Cairo, 1905, vol. I, p. 258; al-Khirashi (the First Sheikh of al-Azhar), fath al-Jalil ’ala mukhtasar al-’Allama Khalil, Boulaq Press, El Cairo, 1880, vol. III, p. 107.

[34] La hégira (Hijra) es la emigración del profeta de la Meca a Medina en 622 d.C. (el año 1 de la hégira, el primer año de la era musulmana).

[35] El Corán, 22/39-40.

[36] Relatado también por Abdul Razzaq e Ibn al-Mundhir, tomado de az-Zuhry, citado en el tafsir de al-Alussi, Idarat at-tiba ‘a alamiriyya, El Cairo, 1853, vol. XVII, p. 162.

[37] El Corán, 2/216.

[38] Thomas Arnold, ad-da’wa ila-l-islam (The Preaching of Islam) (La prédica del islam) (traducción al árabe), El Cairo, 1957, 2ª ed., p. 47.
[39] Relatado por al-Bukhari y Muslim, en Sahih, tomado de Abi Hurayra. Dicho en otras palabras: "Si los encuentras, sé paciente".

[40] El Corán, 2/256.

[41] Ibíd., 8/61.

[42] Ibíd., 4/94.

[43] W. al-Zuhili, op. cit. (nota 10), pp. 93–94.

[44] El Corán, 22/39.

[45] Ibíd., 2/191.

[46] Ibíd., 4/75.

[47] Ibíd., 2/190.

[48] Ibíd., 8/60.

[49] Ibn Taymiyya, risalat al-qital, p. 125.

[50] El Corán, 2/190.

[51] Relatado por al-Bayhaqi (según Malik ibn Anas).

[52] Ghulul significa la apropiación indebida de un botín o de los despojos de la guerra.

[53] Relatado por Imam Malik. V. Jalal-u-din al-Sayuti, tanweer al-hawalik, sharh a’la muwatta’ Malik, al-Halabi Press, El Cairo (nd), vol. II, p. 6.

[54] Es decir, los que han sobrepasado los límites del ateísmo y que han atacado a musulmanes.

[55] Relatado por Malik, tanweer al-hawalik, op. cit. (nota 53), p. 7.

[56] El Corán, 76/8.

[57] Relatado por al-Tabarani (según Abu Âziz al-Jumahi), as-sunan al-kubra, da’irat al-ma`arif al-usmaniyya, Hyderabad, 1ª edición, 1935.

Añadir a:
Facebook Digg Del.icio.us reddit
¿Qué son estos enlaces?
Otros documentos en esta sección
Recursos informativos > Revista Internacional > 2005 - Nº 858

En otras secciones
Derecho humanitario\Otros temas


Página anterior

GATO SENTADO
05/12/2009, 18:46
Ok...

Salam.

Dr.Akbaricus
05/12/2009, 18:59
Luego....Su comentario podría interpretarse mal.
cuando cualquiera en su sano juicio solo tenía que investigar las fuentes como REUTERS, EFE, TV-E y muchas mas que aclaraban tal difamación...........
Gato:
creame a diferencia de la edad media o siglos anteriores, HOY si existen los derechos humanos.

maite
05/12/2009, 19:16
No Dr. Akbaricus, el problema no es el comentario que está publicado sino la parte de él que ha sido borrada.

Dr.Akbaricus
05/12/2009, 21:06
Salam Aleikum
Gracias por la aclaración
Wasalam

isae1959
05/12/2009, 23:52
................

Salam, querido Doctor

Yo le respeto, pero si a mi me cuesta esfuerzo leer todos los post que ha puesto en este hilo, pienso que posiblemente a algunos les desanimará la extensión de lo que expone, por muy acertado que sea lo dicho.

¿Podría sintetizar lo que quiere decirnos?

Badr
06/12/2009, 02:07
Salam, querido Doctor

Yo le respeto, pero si a mi me cuesta esfuerzo leer todos los post que ha puesto en este hilo, pienso que posiblemente a algunos les desanimará la extensión de lo que expone, por muy acertado que sea lo dicho.

¿Podría sintetizar lo que quiere decirnos?

Me parece falto de respeto esto que hace el caballero isae. Se pasa la vida exigiendo pruebas y textos y atribuyendo malas artes continuamente a los musulmanes porque dice que queremos ocultar cosas y hacer que parezcan bien todas esos horrores que según él ocultamos sin duda, y cuando alguien le pone prolija y pormenorizadamente textos que comprobar, se queja de que es largo y dice que se le resuma. Yo no soy Akbaricus y no voy a responder en su lugar, pero me ofrezco a decir a isae en una palabrita todo lo que necesita para que le ilumine en su búsqueda.

¡Hay que fastidiarse con los buscadores!

Salaam

Dr.Akbaricus
07/12/2009, 00:10
Ya lo intento, pero es imposible sintetizar aun mas de lo que hago, tanto en mis comentarios personales como en las copias de fuentes fidedignas, pero procuraré ser mas esplícito y hablar mas por mi mismo, Pero.....¡será largo!
Salam