PDA

Ver la Versión Completa : Un jefe militar británico califica de "marcianos" a los soldados de Estados Unidos en



Abdel_Iluro
23/11/2009, 17:03
Un jefe militar británico califica de "marcianos" a los soldados de Estados Unidos en Iraq

23/11/2009 | Actualizada a las 12:27h | Internacional

Londres. (EFE).- Un jefe militar británico describe a sus homólogos estadounidenses en Iraq como un "grupo de marcianos" para quienes "dialogar es algo totalmente extraño" en documentos filtrados al diario The Daily Telegraph.


En los documentos, el coronel JK Tanner se queja del trato dado a los militares británicos por sus colegas estadounidenses, pese a la "especial relación" entre Washington y Londres de la que siempre hablan los políticos del Reino Unido.

El general Andrew Stewart, el mando británico de más alta graduación en Iraq, explica en otros documentos cómo durante la ocupación de Iraq se había visto obligado a "desobedecer" o "burlar" las órdenes de sus superiores estadounidenses. Al menos en una ocasión, su negativa a obedecer una orden tuvo como consecuencia que el embajador británico en Washington, David Manning, fuera convocado por el Departamento de Estado, donde fue objeto de una reprimenda.

Los documentos relacionados con las operaciones llevadas a cabo en Iraq entre mayo del 2003 y el mismo mes del año siguiente reflejan un conflicto entre el belicismo de los militares norteamericanos y el deseo de diálogo de los británicos.

La capacidad del Reino Unido de influir en la política norteamericana en Iraq era mínima, según el general Stewart. Aunque parezca "increíble", explica el jefe militar británico, no había siquiera un canal seguro de comunicaciones entre su cuartel general de Basora y el del general estadounidense Rick Sanchez, en Bagdad. El general Sanchez "sólo nos visitó una vez en siete meses", critica, por su parte, el coronel Tanner, quien agrega que en todo ese tiempo, él mismo sólo habló una vez con su homólogo de cuartel general estadounidense en la Zona Verde, de Bagdad.

Los jefes militares británicos se quejan además de que no se les informase -y mucho menos se les consultase- cuando se producían cambios en la estrategia norteamericana pese a que podían tener importantes implicaciones para ellos y sus hombres.

Así, cuando en marzo del 2004, los estadounidenses decidieron detener a un lugarteniente del líder chiíta Muqtada al-Sadr, lo que motivó una insurrección en el sector británico, "no se coordinó con nosotros ni se nos informó", según denuncia Nick Carter, el comandante de las tropas británicas en aquel momento. "Ahora comprendo que soy europeo y no norteamericano. Me entendí con nuestros aliados europeos y a veces incluso con los árabes mucho mejor que con los americanos. Los europeos conversan entre sí mientras que el diálogo es algo ajeno a los militares estadounidenses", explica el coronel Tanner. "Tratar con ellos es como hacerlo con un grupo de marcianos. Si algo no aparece en la diapositiva de su exposición en PowerPoint, sencillamente no ocurre", agrega el militar británico. "En su condición de única superpotencia mundial, (EE.UU.) se niega a que se discutan sus posiciones. Negociar es para ellos una palabra fea", critica a su vez el general Stewart.

Badr
23/11/2009, 18:17
Un jefe militar británico califica de "marcianos" a los soldados de Estados Unidos en Iraq

23/11/2009 | Actualizada a las 12:27h | Internacional

Londres. (EFE).- Un jefe militar británico describe a sus homólogos estadounidenses en Iraq como un "grupo de marcianos" para quienes "dialogar es algo totalmente extraño" en documentos filtrados al diario The Daily Telegraph.


En los documentos, el coronel JK Tanner se queja del trato dado a los militares británicos por sus colegas estadounidenses, pese a la "especial relación" entre Washington y Londres de la que siempre hablan los políticos del Reino Unido.

El general Andrew Stewart, el mando británico de más alta graduación en Iraq, explica en otros documentos cómo durante la ocupación de Iraq se había visto obligado a "desobedecer" o "burlar" las órdenes de sus superiores estadounidenses. Al menos en una ocasión, su negativa a obedecer una orden tuvo como consecuencia que el embajador británico en Washington, David Manning, fuera convocado por el Departamento de Estado, donde fue objeto de una reprimenda.

Los documentos relacionados con las operaciones llevadas a cabo en Iraq entre mayo del 2003 y el mismo mes del año siguiente reflejan un conflicto entre el belicismo de los militares norteamericanos y el deseo de diálogo de los británicos.

La capacidad del Reino Unido de influir en la política norteamericana en Iraq era mínima, según el general Stewart. Aunque parezca "increíble", explica el jefe militar británico, no había siquiera un canal seguro de comunicaciones entre su cuartel general de Basora y el del general estadounidense Rick Sanchez, en Bagdad. El general Sanchez "sólo nos visitó una vez en siete meses", critica, por su parte, el coronel Tanner, quien agrega que en todo ese tiempo, él mismo sólo habló una vez con su homólogo de cuartel general estadounidense en la Zona Verde, de Bagdad.

Los jefes militares británicos se quejan además de que no se les informase -y mucho menos se les consultase- cuando se producían cambios en la estrategia norteamericana pese a que podían tener importantes implicaciones para ellos y sus hombres.

Así, cuando en marzo del 2004, los estadounidenses decidieron detener a un lugarteniente del líder chiíta Muqtada al-Sadr, lo que motivó una insurrección en el sector británico, "no se coordinó con nosotros ni se nos informó", según denuncia Nick Carter, el comandante de las tropas británicas en aquel momento. "Ahora comprendo que soy europeo y no norteamericano. Me entendí con nuestros aliados europeos y a veces incluso con los árabes mucho mejor que con los americanos. Los europeos conversan entre sí mientras que el diálogo es algo ajeno a los militares estadounidenses", explica el coronel Tanner. "Tratar con ellos es como hacerlo con un grupo de marcianos. Si algo no aparece en la diapositiva de su exposición en PowerPoint, sencillamente no ocurre", agrega el militar británico. "En su condición de única superpotencia mundial, (EE.UU.) se niega a que se discutan sus posiciones. Negociar es para ellos una palabra fea", critica a su vez el general Stewart.


¡Huy probrecitos maestro en tirar la piedra y esconder la mano, que tienen que lidiar con tan malos discípulos! ¡Qué sufrimiento tan cruel, ay Dios!

Sería lo ideal que se despachasen el uno al otro El Reino Unido y su tradición imperial y los Estados Unidos y su mini tradición imperial, pero de momento no creo que vaya a caer esa breva, pero hay mandamás británico que pone su granito de arena para que sintamos simpatía por "el menos malo". Tiene narices.

Salaam

Jorge Aldao
23/11/2009, 18:40
Abdel_Iluro Hola

Comparado con el Imperialismo Británico, de capa caída desde hace rato, pero que ha tenido la experiencia de ser un imperio en serio durante unos cuantos siglos y que ha tenido derrotas clamorosas pero con la habilidad de convertir esas derrotas en decorosas retiradas al convertir a sus dominios en parte del CommonWealth, el imperialismo yanqui es un "imperialismo pendejo" (para usar una palabra muy gráfica en la Argentina) en comparación con el "imperialismo adulto" de los británicos.

Es por ello que, para un británico, un yanqui (prepotente e inculto como lo fueron los británicos cuando estaban comenzando a ser imperio) le parecen marcianos.

Sería bueno que los británicos de hoy recordaran el trato despreciativo y brutal que dieron a los escoceses, a los irlandeses, a los hindues, a los afganos y a todos los pueblos africanos a los que sometieron y comprobarán que no hay mayores diferencias entre un colonialista ingles del pasado y un USAmericano actual.

Ya dice el refrán que "el Diablo sabe por diablo pero más por viejo".

Y el imperialismo yanqui, de viejo no tiene nada.

Un saludo

Jorge Aldao