PDA

Ver la Versión Completa : en estambul La Policía turca dispara gases y cañonazos de agua en una manifestación c



yousef
06/10/2009, 15:47
ESTAMBUL, 6 Oct. (Reuters/EP) -

La policía turca disparó gases lacrimógenos y usó cañones lanzadores de agua el martes para dispersar a cientos de personas que protestaban contra las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial en Estambul.

Policías anti disturbio armados con escudos y que disparaban gases se apresuraron a dispersar a los manifestantes en la plaza Taksim, sólo a unos cientos de metros de donde se realizaba la cita del FMI y el Banco Mundial.

La policía detuvo a ocho personas por arrojar cócteles molotov cerca del centro de convenciones donde ministros de finanzas, presidentes de bancos centrales y economistas se reunían para discutir la economía global.

Los manifestantes mostraron una pancarta negra que decía "FMI-BM (Banco Mundial), váyanse a casa".

Los manifestantes se congregaron en entradas de hoteles y tiendas restregándose los ojos afectados por los gases arrojados a la multitud por la policía anti disturbios. Algunos se cubrían los rostros con pañuelos rojos.

El principal paseo peatonal de la ciudad estaba vacío luego de que la gente huyó para evitar verse involucrada en los choques.

yousef
08/10/2009, 14:01
Miles de policías no consiguen acallar las protestas contra el FMI

Las calles más céntricas de Estambul, especialmente la peatonal Istiklal, que recorren cada día un millón de personas entre locales y turistas, amanecieron ayer también tomadas por la policía. En las bocacalles más importantes tanques y camiones antidisturbios imponían su orden acompañados por decenas de policías que se apostaban frente a cada vehículo.
p004_f00_199x132.jpg

GARA, Urtzi URRUTIKOETEXEA

Conforme se acercaba el mediodía las viseras fueron sustituidas por cascos, pecheras y chalecos antibalas, desplegando las más variadas armas, desde metralletas hasta armas cortas para disparar balas de goma. Decenas de jóvenes fueron retenidos para exigirles que se identificaran hasta bien entrada la tarde, horas después de que terminaran los incidentes de ayer.

De hecho la plataforma Direnistanbul (Resistanbul en inglés) había convocado acciones directas «en cualquier lugar de la ciudad, a cualquier hora», como colofón a las protestas que llevan realizando desde la semana pasada contra la reunión del FMI y del Banco Mundial.

Si anteayer el distrito de Beyoglu fue testigo de los incidentes más graves, que se iniciaron en la plaza de Taksim y prosiguieron durante varias horas en los aledaños de la avenida Istiklal (hasta que los continuos gases lacrimógenos hicieron irrespirable el ambiente en Tarlabasi, Çukurma y Cihangir, donde un hombre murió tras la carga policial), ayer el distrito vecino de Sisli fue el escenario de los enfrentamientos más importantes. El llamado «valle del Congreso», es decir, la avenida en la que se celebró la reunión del FMI y el BM, estaba literalmente tomado por miles de policías (hasta 13.000 en toda la ciudad, lo que supone de tres a seis policías por cada manifestante, dependiendo de quien haya hecho el recuento) acompañados de tanques y camiones policiales. La zona, que cuenta con algunos de los hoteles y comercios más exclusivos de Estambul, está en el límite de los distritos de Sisli y Beyoglu.

Sabotajes

Varios centenares de manifestantes cortaron la importante avenida de Pangalti para acercarse a protestar a la sede de la reunión del FMI. Mehmet, un estudiante de la universidad se unía a los lemas de «¡Fuera el FMI de nuestro país!», para comentarnos que «los mismos que han hundido a medio mundo en la miseria, los que hacen negocios para que vender armas, para que en este país se siga asesinando a kurdos, a alevíes, a comunistas y se aplaste a la disidencia, quieren venir a darnos recetas para salir de la crisis».

La respuesta policial fue inmediata y contundente como en la víspera, y los manifestantes se dispersaron por Okmeydani y otras calles adyacentes. Varios encapuchados atacaron con piedras y cócteles molotov cajeros y sucursales de entidades bancarias, al igual que algunos comercios de empresas multinacionales, causando cuantiosos daños económicos.

Otro grupo consiguió llegar hasta la circunvalación E-5 y cortar el tráfico. Desde allí se reprodujeron los enfrentamientos, varios vehículos policiales fueron atacados y un agente llegó a sacar su pistola para disparar al aire.

A pesar de las numerosas críticas recibidas por la desproporción de las cargas policiales, el gobernador de Estambul Muammer Guler las rechazó de plano. El gobernador cifró en 34 las personas detenidas en el día de ayer. Entre los arrestados, siempre según la versión policial, hay tres personas que fueron detenidas en el barrio mayoritariamente aleví e izquierdista de Gaziosmanpasa y a los que se les acusa de pertenecer al DHKP-C (Partido Revolucionario de Liberación del Pueblo).

La Policía asegura que los detenidos transportaban más de veinte cócteles molotov. Según las cifras policiales, ayer fueron atacados ocho consulados y once bancos, además de otros comercios.

Taksim, tomado

La mayoría de los incidentes se produjeron en el distrito comercial de Sisli, lejos de los turistas de la plaza Taksim. Y es que todo el entorno estaba tomado por cientos de policías y numerosos vehículos antidisturbios.

Durante toda la mañana cualquier atisbo de protesta en Taksim fue rápidamente reprimida con gases lacrimógenos. Por la tarde, pequeños grupos de izquierdas realizaron algunas manifestaciones, siempre bajo la atosigante presencia de decenas de policías fuertemente armados que seguían a pie las marchas.

La plaza de Taksim fue testigo el martes y los gravísimos incidentes provocados por la policía tras una multitudinaria concentración de partidos, sindicatos y organismos de izquierdas.

Tras el mitin del responsable del sindicato KESK Sami Evren, los manifestantes intentaron proseguir con la marcha hasta la cercana sede de la reunión del FMI y del Banco Mundial, pero la Policía cargó con gas pimienta y agua presión sin que la manifestación se hubiera iniciado.

El gas afectó a decenas de personas, tanto manifestantes, como periodistas y viandantes. La ambulancia en la que un policía que estaba siendo atendido por este mismo motivo fue la que transportó al comerciante Isak Kalvo al hospital, tras sufrir un ataque al corazón. Kalvo falleció a los pocos minutos de llegar al centro médico.

Don Pelayo
08/10/2009, 14:41
Si llega a estar ahí la guardia civil y la policia nacional... pobrecitos, tortura y demás :(

abdal-lah
08/10/2009, 15:11
Si llega a estar ahí la guardia civil y la policia nacional... pobrecitos, tortura y demás :(

si como en esos tiempos gloriosos que erais "algo"; y si no era suficiente con la Guardia Civil, la Policia Nacional y el Somaten ibais vosotros eh, con esas camisas azules todo echando pecho. Tan machos, tan "californianos" vosotros.