PDA

Ver la Versión Completa : Situación del Siglo XXI y sus desajustes. MAALOUF



mikonos
27/09/2009, 13:17
:)
Amin Maalouf en Casa Árabe
Organizador: Casa Árabe
Tipo: Educación - Conferencia
Red: Global
Fecha: lunes, 28 de septiembre de 2009
Hora: 19:30 - 21:30
Lugar: Auditorio de Casa Árabe
Calle: c/ Alcalá, 62
Ciudad o población: Madrid, Spain
Ver mapa Google
MapQuest
Microsoft
Yahoo

DescripciónEl escritor libanés Amin Maalouf acudirá a la sede de Casa Árabe en Madrid el lunes 28 de septiembre, donde participará en un acto con motivo de la publicación en español de su nuevo libro "El desajuste del mundo. Cuando nuestras civilizaciones se agotan" (Alianza, 2009).

Maalouf, uno de los más reconocidos escritores árabes, estará acompañado por Javier Rioyo, periodista, escritor, director y guionista de cine, y Gema Martín Muñoz, directora general de Casa Árabe.

El acto, organizado por Casa Árabe y Alianza Editorial, servirá para presentar la última obra traducida de Maalouf, una larga reflexión sobre la situación en el siglo XXI y sus desajustes que concluye con varias razones para mantener la esperanza.

La presentación comenzará a las 19:30 horas en el Auditorio de Casa Árabe en Madrid (c/ Alcalá, 62) y la entrada es libre hasta que se complete el aforo de la sala

Amin Maalouf: Escritor francolibanés, nacido en Beirut el 25 de febrero de 1949, es uno de los escritores árabes vivos más prolíficos y traducidos. Tras estudiar Sociología y Economía se dedicó inicialmente al periodismo. Fue especialista en política internacional del diario libanés al-Nahar y en 1976, huyendo de la guerra civil, se instaló en París, donde trabajó para la revista Jeune Afrique.

Su exilio en Francia, que se haría permanente, determinó la elección del idioma utilizado en su carrera literaria, que se inició en 1983 con la publicación de Las cruzadas vistas por los árabes, una obra a caballo entre la narrativa y la investigación histórica a la que siguió, en 1986, León el Africano, su primera novela propiamente dicha. El éxito obtenido con ambos libros le hizo abandonar el periodismo para dedicarse plenamente a la literatura. Ha escrito desde entonces otras seis novelas —una de las cuales, La roca de Tanios, ganó el Premio Goncourt en 1993—, tres ensayos y dos libretos de ópera.

Las obras de Amin Maalouf están pobladas de personajes fronterizos y nómadas como el propio autor y muestran una decidida defensa del mestizaje, de la identidad múltiple y de la cultura no excluyente. La mayoría de sus títulos han sido traducidos al español.

Abdel_Iluro
30/09/2009, 19:16
Amin Maalouf: «Los árabes necesitan un siglo de las luces»

• El autor aparca la ficción para reflexionar sobre las civilizaciones agotadas en El desajuste del mundo (Alianza / La Campana)

MERCEDES JANSA
MADRID

–En este libro se le nota a usted bastante enfadado ante los desajustes de este milenio ¿Por qué?–

Vivimos un periodo delicado e inquietante, pero lo que de verdad me enfada es que tenemos los medios para afrontar los problemas pero nos falta la voluntad y la visión políticas. El desajuste, la perturbación más grave, es la que se deriva de un cambio climático con consecuencias terribles para toda la humanidad. Otro peligro es la desconfianza entre los dos mundos o civilizaciones de las que me siento parte: lo que conocemos como Occidente y el mundo árabe.

–¿Es la misma desconfianza desde hace siglos o se ha agudizado tras el 11-S?

–Hay un fondo de desconfianza debido a las cruzadas y a los problemas que dejó la descolonización. Pero hay otra, derivada de la reciente transformación de un mundo que ha pasado de dividirse ideológicamente a hacerlo por cuestiones identitarias. En el mundo árabe ha habido una evolución desde los movimientos religiosos más nacionalistas a movimientos políticos con un mayor componente religioso.

–También en Occidente.–

Sí, pero siempre ha habido una relación muy estrecha entre política y religión mientras que ahora la vinculación es entre religión e identidad. Hay más confusión entre los elementos nacionales y religiosos.

–¿En qué medida la globalización es la causa de esto, por lo que tiene de miedo de las sociedades a perder sus señas de identidad ante la referencia global?

–La globalización ha influido de dos maneras: incitando a superar los sentimientos de las sociedades más pequeñas, que han saltado por los aires; y porque se tiende a una actitud más internacionalista vinculada a la religión. La globalización, además, ha ejercido más presión sobre las culturas que se han sentido amenazadas por la cultura global y se han atrincherado en sus propios límites identitarios. De ahí que haya surgido la tentación de mirar al pasado, de regresar a las tradiciones.

–¿ Cree que aún son válidos los principios de la Ilustración?–

Creo que sí. Para construir una democracia hay que pasar por un Siglo de las Luces. En particular en los países árabes hay que llevar a cabo una revolución volteriana. Cuestionar las religiones se convierte en un refugio del sentimiento identitario.

–El caso de Irán, donde ahora el régimen de los ayatolás exhibe músculo nuclear, ¿sería un ejemplo de mutua alimentación entre la política y la religión?

–Se está presentando la amenaza nuclear como una relación entre religión y nacionalismo, cuando la verdad es que tiene que ver con los recientes acontecimientos, sumamente perturbadores, tras las elecciones pasadas. No soy especialmente miedoso a la amenaza nuclear, pero me preocupa que se esté convirtiendo en una cuestión nacionalista. Cuando hablo con exiliados iranís veo que sostienen puntos de vista similares a los del Gobierno, y lo nuclear se convierte en una cuestión identitaria. Y eso lo han comprendido muy bien los que están en el poder, que pretenden separar por cuestiones diplomáticas la bomba de los misiles. Es un truco, una manipulación que les hace presentarse como portadores de la dignidad nacional.

–¿El problema reside en la utilización de la religión por la política?–
Esa sería en todo caso la consecuencia. El problema es que existe una población excluida, sin posibilidad de futuro en este mundo, tal y como está. Refugiarse en la religión es una consecuencia del desamparo en el que están inmersos.

Helena
30/09/2009, 20:39
Este hombre tiene toda la razón en lo que dice.
Hasta que estas sociedades no se culturicen,y se elimine la pobreza,no se avanzará.
No hemos de perder la esperanza,por lo menos ya hay gente que piensa así y lo explica a la sociedad.

Abdel_Iluro
01/10/2009, 10:04
"El progreso de la mujer en el mundo musulmán ha pegado un frenazo"

Humanista comprometido, el autor analiza en su nuevo libro las relaciones entre Oriente y Occidente con la esperanza de superar el actual periodo sombrío

Charo Ramos / Madrid / Enviada Especial | Actualizado 01.10.2009 - 05:00





Al escritor Amin Maalouf (Beirut, 1949) le preocupa la involución ética y política que sufre el mundo musulmán; a Occidente, en cambio, le reprocha la propensión que tiene a convertir su conciencia moral y democrática en herramienta de dominio, codicia y explotación. Dos civilizaciones enfrentadas que este libanés afincado en París quiere acercar con su nuevo libro: El desajuste del mundo (Alianza). Un ensayo lúcido y descarnado donde el autor de León el africano y Las cruzadas vistas por los árabes retoma el estilo periodístico de sus inicios para lanzar un mensaje urgente a la comunidad internacional.

-Defiende en este libro que el mundo necesita más que nunca a una "Norteamérica reconciliada con él y consigo misma", capaz de construir nuevas relaciones entre las naciones. ¿No es un reto demasiado vasto para Barack Obama a la vista del desafío nuclear iraní?

-Está claro que hay una situación preocupante en las relaciones entre Irán y Occidente. Me inquietan las consecuencias que estos ensayos nucleares puedan tener sobre la iniciativa de Obama de superar las desconfianzas existentes entre Occidente y el mundo musulmán, que había inspirado muchísimas esperanzas. En su discurso en El Cairo, en junio, Obama expuso las líneas maestras de esas relaciones y tendió una mano a Teherán. Lo que sucedió después, con las elecciones iraníes y el pucherazo, lo puso todo en entredicho. No creo que lanzar misiles ayude mucho y el recrudecimiento de las confrontaciones en Afganistán, más todo lo que está pasando en Oriente Próximo, me hace temer que el objetivo de Obama esté muy comprometido ya.

-¿Qué sintió cuando oyó a Obama defender en El Cairo el legado de Al-Ándalus?

-Fui sumamente sensible a esa mención de Al-Ándalus y confío en que se sigan sacando ejemplos de un tiempo en el que hubo un encuentro entre distintas civilizaciones, lo que se ha dado en llamar la España de las tres religiones. Evidentemente no hay que idealizar ese periodo de la Historia porque en él también existieron tensiones y conflictos. Pero sí me parece importante recordar que esos encuentros han sido posibles y fructíferos; que fueron grandes momentos en la historia de la humanidad. Aquel discurso de Obama fue sumamente honrado en su visión de las cosas. Me entristece ver que no estamos avanzando hacia las soluciones que él quería poner en práctica y que esa gran oportunidad de reconciliación histórica entre Occidente y el mundo musulmán esté en aprietos.

-La figura de Nasser, el presidente egipcio "que fue capaz de arrojarle el guante a la cara a las potencias occidentales", le sirve para analizar la actual ausencia de liderazgo en el mundo musulmán y cómo Al Qaeda ha ocupado ese vacío...

-La verdadera legitimidad popular se adquiere a través de unas elecciones democráticas (y muy pocos han logrado el poder así) o logrando que el pueblo te perciba como portador de sus inquietudes y aspiraciones, lo que tampoco sucede. Nasser tenía muchísimos defectos, no era un demócrata ni nada parecido. De hecho, su Gobierno puso fin a la diversidad popular que había existido hasta entonces en la sociedad egipcia y no suscribo los valores que él representaba. Pero lo cierto es que gozaba de una verdadera legitimidad en el conjunto del mundo árabe. Nasser aparece en un momento histórico muy concreto: la descolonización. Era el auge del movimiento de los países no alineados y los nacionalismos en el mundo árabe. Él desarrolló toda una acción de socialismo en el Tercer Mundo que hoy ha desaparecido por completo. Ahora no veo, ni tampoco en el futuro inmediato, que se perfile un líder con ese tipo de respaldo.

-En este nuevo ensayo sostiene con rotundidad que "la desesperación suicida es el mayor de los sacrilegios". ¿Imaginaba cuando escribió Samarcanda, donde relató el papel de la secta de los asesinos en la Persia medieval, la virulencia actual del terrorismo islamista?

-Puede existir la tentación de establecer paralelismos entre los atentados recientes y los acontecimientos de finales del siglo XI y del siglo XII, cuando actuaba la llamada horda de los asesinos. Pero la comparación no es adecuada porque la situación actual es muy distinta. Aquellos asesinos jamás hirieron ni mataron a civiles: le clavaban un cuchillo a un líder político y luego se entregaban a la muchedumbre o las autoridades para pagar las consecuencias de sus actos. El fenómeno actual es la consecuencia de una gigantesca desesperación compartida por millones de personas. Y entre esos millones de personas hay unos cuantos cientos o miles que están dispuestos a cometer acciones de extrema violencia con medios como una bomba, que pude matar a cientos y miles de inocentes, lo que resulta sumamente perturbador para todas las sociedades de nuestra época.

-¿Cómo valora la situación actual de la mujer en el mundo árabe y musulmán?

-En muchos países donde la mujer había empezado a adquirir derechos crecientes esa conquista ha pegado un frenazo y en otros ha entrado directamente en regresión. Es triste verlo pero en realidad no es sorprendente porque la posición de la mujer es un indicador muy claro de las actitudes de la sociedad.

Helena
25/10/2009, 13:56
Amin Maalouf: «Los árabes necesitan un siglo de las luces»

• El autor aparca la ficción para reflexionar sobre las civilizaciones agotadas en El desajuste del mundo (Alianza / La Campana)

MERCEDES JANSA
MADRID

–En este libro se le nota a usted bastante enfadado ante los desajustes de este milenio ¿Por qué?–

Vivimos un periodo delicado e inquietante, pero lo que de verdad me enfada es que tenemos los medios para afrontar los problemas pero nos falta la voluntad y la visión políticas. El desajuste, la perturbación más grave, es la que se deriva de un cambio climático con consecuencias terribles para toda la humanidad. Otro peligro es la desconfianza entre los dos mundos o civilizaciones de las que me siento parte: lo que conocemos como Occidente y el mundo árabe.

–¿Es la misma desconfianza desde hace siglos o se ha agudizado tras el 11-S?

–Hay un fondo de desconfianza debido a las cruzadas y a los problemas que dejó la descolonización. Pero hay otra, derivada de la reciente transformación de un mundo que ha pasado de dividirse ideológicamente a hacerlo por cuestiones identitarias. En el mundo árabe ha habido una evolución desde los movimientos religiosos más nacionalistas a movimientos políticos con un mayor componente religioso.

–También en Occidente.–

Sí, pero siempre ha habido una relación muy estrecha entre política y religión mientras que ahora la vinculación es entre religión e identidad. Hay más confusión entre los elementos nacionales y religiosos.

–¿En qué medida la globalización es la causa de esto, por lo que tiene de miedo de las sociedades a perder sus señas de identidad ante la referencia global?

–La globalización ha influido de dos maneras: incitando a superar los sentimientos de las sociedades más pequeñas, que han saltado por los aires; y porque se tiende a una actitud más internacionalista vinculada a la religión. La globalización, además, ha ejercido más presión sobre las culturas que se han sentido amenazadas por la cultura global y se han atrincherado en sus propios límites identitarios. De ahí que haya surgido la tentación de mirar al pasado, de regresar a las tradiciones.

–¿ Cree que aún son válidos los principios de la Ilustración?–

Creo que sí. Para construir una democracia hay que pasar por un Siglo de las Luces. En particular en los países árabes hay que llevar a cabo una revolución volteriana. Cuestionar las religiones se convierte en un refugio del sentimiento identitario.

–El caso de Irán, donde ahora el régimen de los ayatolás exhibe músculo nuclear, ¿sería un ejemplo de mutua alimentación entre la política y la religión?

–Se está presentando la amenaza nuclear como una relación entre religión y nacionalismo, cuando la verdad es que tiene que ver con los recientes acontecimientos, sumamente perturbadores, tras las elecciones pasadas. No soy especialmente miedoso a la amenaza nuclear, pero me preocupa que se esté convirtiendo en una cuestión nacionalista. Cuando hablo con exiliados iranís veo que sostienen puntos de vista similares a los del Gobierno, y lo nuclear se convierte en una cuestión identitaria. Y eso lo han comprendido muy bien los que están en el poder, que pretenden separar por cuestiones diplomáticas la bomba de los misiles. Es un truco, una manipulación que les hace presentarse como portadores de la dignidad nacional.

–¿El problema reside en la utilización de la religión por la política?–
Esa sería en todo caso la consecuencia. El problema es que existe una población excluida, sin posibilidad de futuro en este mundo, tal y como está. Refugiarse en la religión es una consecuencia del desamparo en el que están inmersos.




es una pena que en temas como lo que expresa Amin Maalouf.citado en el post de AbdelIluro,y del post de más abajo,sobre la opinion de este escritor árabe sobre los derechos de la mujer en las sociedades islámicas,hay apenas debate,
,

maria
25/10/2009, 14:08
Deberías alegrarte por el objetivo conseguido. Lo otro es hipocresía.
Nos teneis tan ocupados con vuestras chorradas que no llegamos a todo.

maim
25/10/2009, 14:26
es una pena que en temas como lo que expresa Amin Maalouf.citado en el post de AbdelIluro,y del post de más abajo,sobre la opinion de este escritor árabe sobre los derechos de la mujer en las sociedades islámicas,hay apenas debate,


:eek::eek:
Pero si los temas relacionados con las mujeres y sus derechos etc. son de los más debatidos en el foro!!

Es que hay que leer los mensajes que ponen los demás, no sólo los propios....

Salam