PDA

Ver la Versión Completa : El «minilateralismo» de Obama apuntalará la posición de EEUU



yousef
16/09/2009, 17:03
La estrategia de Barack Obama de implicar a países terceros en sus planes creando pequeñas coaliciones «ad hoc» («minilateralismo», en oposición al «unilateralismo» de la era Bush) podría apuntalar la posición de EEUU como superpotencia mundial. Es la principal conclusión del informe anual del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres (IISS), que apunta asimismo que EEUU podría salir reforzado de la crisis global a la que tanto contribuyó.

GARA

Los EEUU de Barack Obama, asolados por la crisis global, podrían convertirse en una potencia mundial sin parangón si mantienen la lógica actual «minilateral» de alianzas de geometría variable, señala el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres (IISS).

El «minilateralismo» (por oposición al «unilateralismo» de la era Bush) consiste en «reunir a un número adecuado de países para resolver un problema particular en torno a diferentes temáticas y escenarios», resume el reconocido centro de análisis en su informe anual.

La aproximación «minilateral» podría convertirse en la imagen de marca de la presidencia Obama, señaló el director del IISS, John Chipman.

Una estrategia que ha quedado en evidencia en las sucesivas convocatorias del G20 en torno a la crisis global, en la política de mano tendida al mundo musulmán en relación a los conflictos palestino-israelí e iraní, en la multiplicación de cumbres sobre el calentamiento global y en la decisión inédita de Obama de presidir una cumbre sobre no proliferación nuclear en el Consejo de Seguridad a finales de este mes de setiembre.

Eso sí, el IISS advierte de que si «en el plano nacional, Obama hizo campaña con el lema `yes we can', en la escena internacional podría verse obligado cada vez más a reconocer que `no we can' si no logra persuadir a un número creciente de países a compartir sus ideas y sus compromisos». Sólo con esta condición «la política estadounidense podrá, en estos tiempos difíciles, retardar, cuando no invertir, la teoría del declive que algunos han podido airear con demasiada precipitación», añade.

Paradoja

El informe destaca asimismo la paradoja de que EEUU podría salir reforzado de la crisis global a cuyo estallido tanto contribuyó. «Aunque el sistema bancario estuvo a punto de quedar paralizado por la bancarrota, el krack ha demostrado los recursos de EEUU para revertir la situación. Hasta tal punto que la crisis ha apuntalado el dominio americano en lugar de ponerle fecha de caducidad», añade.

El IISS insiste en que «en la mayoría de las cuestiones internacionales, EEUU tiene mucha más capacidad que China para crear coaliciones en torno a sus puntos de vista», por lo que pone en duda la «teoría de un G2 donde EEUU y China se igualarían» como superpotencias.

El informe advierte de posibles trabas a la estrategia «minilateralista» de Obama. Entre ellas destaca que los esfuerzos por relanzar la economía nacional podrían forzar a Washington a «abandonar a su suerte a ciertas regiones, como América Latina o África, donde EEUU evitarán implicarse demasiado a no ser que medien razones de fuerza mayor», concluye el informe anual del IISS.
IRAK

El vicepresidente de EEUU, Joe Biden, llegó ayer a Irak en una visita sorpresa en la que tenía previsto reunirse con dirigentes iraquíes y con soldados acuartelados en el país. Se trata de su tercer viaje sorpresa en lo que va de año.
El IISS defiende una reducción de tropas en Afganistán

El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) apuesta por una reducción de los contingentes militares extranjeros en Afganistán habida cuenta de que el objetivo de debilitar a la red Al Qaeda «ha sido logrado en buena parte».

El informe defiende una presencia permanente de tropas «para facilitar el desarrollo» pero insiste en que el contingente actual «no ayudará a la coalición a lograr sus objetivos». Haciéndose eco del malestar creciente de las opiniones públicas de los países implicados en la ocupación, el presidente del centro de análisis, John Chipman, defendió «la reducción de la presencia militar y la utilización más mesurada de la fuerza».

«Hay que recordar que el objetivo inicial de la operación era impedir que los talibán dieran refugio a Al Qaeda. Es un hecho objetivo que la mayoría de los miembros de Al Qaeda han sido expulsados a Pakistán y a países como Somalia o Yemen», añadió.

En referencia al proyecto de Obama de enviar refuerzos, Chipman insistió en que «en ningún caso deberían ser permanentes».

El director del IISS reconoció, finalmente, que una retirada rápida de Afganistán podría provocar un resurgir de Al Qaeda. «Pero es falso sostener que esta hipótesis sería inevitable», aseguró. GARA