PDA

Ver la Versión Completa : Parabolas



Caminaensueños
15/09/2009, 23:38
A una ciudad de ciegos llego un circo. El circo traia un elefante. Es posible que los ciegos tuvieran perros lazarillos, ignoro como hacian las cosas, me imagino que seria un estropicio.

El caso es que los ciegos querian saber como era un elefante y se reunieron y nombraron a unos pocos ulemas-ciegos para que fueran a ver que tal era el elefante.

Total que habia un ciego malo y rebelde que no estaba conforme y se fue detras, pero los payasos del circo lo vieron y lo fochearon con viento fresco.

El caso es que un ulema le palpo las patas y dijo "esto aplasta a cualquiera", otro le palpo las orejas y dijo "esto es amplio", etc. tampoco se trata de extenderse demasiado.

El caso es que el ciego malo y rebelde se hincho de llorar y se fue afuera ahi enrabietado y penso, "sere ciego, pero no sordo".

El caso es que aguzo el oido y oyo que el elefante se reia, claro, es obvio, con las cosquillitas que le hacian los ciegos ulemas pos se reia el elefante.

Como tres casos son muchos casos los ulemas ciegos se discutieron entre ellos y cada cual tenia su tribu de acolitos que los seguian a cada cual y tenian tremendas broncas, de modo que ahora ademas de ciegos estaban medio sordos de tanto grito y ademas se peleaban.

El niño malo y rebelde dice, "pos el elefante se rie", pero ya le escupieron y no le escucharon porque ya no escuchaban tampoco, fueraparte que el no habia estado alli y ellos no se habian fijado que se riera, ahi alelados palpando al elefante.

De modo que el niño malo se fue.

"Adios", dijo esto enfadado y enrrabietado.

Otro dia si nuestro señor dios Jesucristo nuestro señor quiere cuento otra o sigo esta.

Dado que el intercambio intercultural entre nosotros los cristianos y los musulmanes es algo interesante me sentire honrado si alguien se cuenta una parabola islamica, no en balde el Coran esta lleno de parabolas.

Salam Alaykhum, como dicen ustedes los ()utiles musulmanes.

(Nota: pongase in o sut en el parentesis).

xisca
16/09/2009, 10:14
"A la risa dije: Enloqueces; y al placer: ¿De qué sirve esto? 3Propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino, y que anduviese mi corazón en sabiduría, con retención de la necedad, hasta ver cuál fuese el bien de los hijos de los hombres, en el cual se ocuparan debajo del cielo todos los días de su vida."

Caminaensueños
16/09/2009, 10:16
Salaam o la paz de cristo-dios sea con vosotros.

El niñito se fue llorando, entro en el bosque y las zarzas destrozaron sus brazos, se cayo y se destrozo las rodillas, tuvo hambre y sed y se olvido del elefante. Comio frutos amargos, bebio agua estancada, su ropa quedo hecha jirones, no en balde estaba ciego y la furia le hizo sordo.

A poquito a poco fue aprendiendo a subsistir y despues a poquito a poco aprendio a guiarse por el sonido del arroyo para encontrar agua, o el tropel de los animales le hacia huir, el canto de los pajaros le flipo, se pregunto si el sonido se podia comer y concluyo que no, pero al menos le serviria para ubicarse en el mundo negro.

Pasaron chorrocientos años y es obvio que al final el niñito iba por el bosque como si no estuviera ciego, saludando a los sonidos, que le decian que la rugosidad arbol tenia frutos no amargos en su justo punto, etc, entonces volvio donde los ulemas ciegos y acostumbrado al sonido del silencio nadie lo percibio, pues todo cristo estaba con su ruido. Les ayudo sin que se dieran cuenta, pero dijeron que ellos habian barrido el suelo y ayudado a las ciegas a levantarse, etc. de modo que penso, voyme, enrrabietado de que no le hicieran caso y se pensaran que eran ellos los que hacian las cosas.

GGGGGGGGGGGGGrrrrrrrrrrrr, dijo y se fue. Se cree que se fue a causa de que olvido la risa del elefante. De modo que se fue cabizbajo y pensativo y tropezo y se cayo rodando de nuevo. "He olvidado algo, ignoro que es", dijo.

Fin de parabola, ojala pueda seguirla o escribir otra.

Caminaensueños
16/09/2009, 10:40
Gracias noble xisca, que parabola mas bonita. Ya mismo los hermanos musulmanes se ponen parabolas, ya todo el mundo sabe que han de saber escribir parabolas, sobre todos los hermano y compañeros sufis.

Ojala pueda escribir una parabola sobre vuestra parabola.

La paz de Cristo dios sea con vos.




"A la risa dije: Enloqueces; y al placer: ¿De qué sirve esto? 3Propuse en mi corazón agasajar mi carne con vino, y que anduviese mi corazón en sabiduría, con retención de la necedad, hasta ver cuál fuese el bien de los hijos de los hombres, en el cual se ocuparan debajo del cielo todos los días de su vida."

Caminaensueños
16/09/2009, 10:42
Paz

Ojala quiera Dios que el hermano GATO SENTADO venga a poner parabolas y asi no tengo que buscarlas en la Biblia. Asi seremos tres hermanos, como la Trinidad, y una sola Fe.

Paz

Caminaensueños
17/09/2009, 09:31
Un hombre credulo fue donde un barbero esceptico y el credulo no puedo evitar el toston del barbero, que si cristo no existia, Dios tampoco, etc, que si palestina, la dama de hierro, pinochet, los tsunamis, el terremoto devastador, bard simpson, lo de cristiano rodando y el madrid, los moros malos, los yanquis malos, las peleas conyugales, los mosquitos tigres, etc., obviamente el credulo no dijo nada, fuera ser que en un exabrupto el barbero esceptico le rebanara una oreja.

Total que sale el credulo y ve un hombre barbudo y greñoso y le pregunta: ¿los barberos existen?

y va el hombre grañudo y barboso, que por cierto olia a vino y a otros sonidos que es mejor no mentar y le responde

cuando tenga necesidad de ellos sin duda que existiran, y si no existen pos ya me comprare un cuchillo y me afeito la cabeza y la barba. Por cierto, añadio, ¿usted existe?.

(el que tenga ojos para oir que oiga y el que tenga oidos para ver que vea)

Esta parabola es un interludio a la bella parabola del ciego y la sorda, parabola larga y aburrida por cierto

Caminaensueños
22/09/2009, 19:11
A una ciudad de sordomudos llega un circo. En el circo viene una orquesta polifonica coral y los sordomudos deciden no dejan pasar esta oportunidad. Deciden mandar una delegación de obipos al concierto y luego ya le cuentan a los herman@s. Una niña muy curiosa quiso ver el concierto desde lejos, ya que su mirada era clara, profunda y luminosa, pero los payasos se lo impidieron porque empezaron a hacer muecas y brincos delante de ella, de modo que apenas vio de lejos al director de orquesta, las cuerdas, vientos, timbales, los cantores.

Los obispos obviamente estaban sordos y ademas no hablaban, se repartieron entre los musicos, los observaron, vieron el pulsar de las cuerdas, los dedos veloces, las caras de los musicos, los observaron desde todas las posiciones, desde el suelo, de soslayo, de puntillas, ...las miradas fijas en las partituras y en el director en extraños sincronismos, las posturas y el porte de los cantores...

El final del acto coincide con el director desplomandose de risa ante las caras y muesmes de los obispos, en el retumbar de los cuerpos cayendo al suelo, en la niña lejana mirando humilde el suelo mientras las vibraciones de los cuerpos al chocar contra el suelo le hacen cosquillas en el cuerpo y siente como alegria al ver a los payasos retirarse y a los artistas desternillandose de risa en el suelo.

Los obispos les contaron a la Asamblea lo que vieron, para que pudiesen hacerse una idea de conjunto y su baile, es decir su discurso, era diferente, los unos hablaron de las cuerdas y los dedos, otros del director, que deberia ser quien hacia más sonido, otros de los mofletes hinchados de aire, etc., de modo que al cabo de un rato ademas de sordomudos hacian gestos secos y cortantes con las manos y no habia quien entendiera nada.

La niña no dijo nada, las niñas nunca dicen nada. Intentó aprender los gestos de cada sordomudo para hacerse una cabal idea de lo que era el sonido y les pregunto por la risa que marcaba el fin del concierto, todos se reian, el sonido debia tener relacion con la risa y con..., pero ni la escucharon (vieron) ni le hicieron ni caso.

La niña relaciono la risa con la vibracion del suelo y a veces les hacia reir, in, in, in, salia de sus boquitas y la niña se alegraba, pero nadie oia nada porque estaban sordos y la niña se sentia sola y se fue a una ermita triste y cabizbaja, haciendo sus deberes de la escuela cuando le tocaba y dando largos paseos solitarios.

Etc.

Pobre niñita triste, con lo bonita que es ella ingreso en un claustro cerrado y oscuro para hacer penitencia por bailar desnuda bajo la luz de la luna.

Fin

Caminaensueños
22/09/2009, 19:53
Obviamente los sordomudos y los ciegos tienen olfato, de modo que es inutil elucubrar si fue la niña la que vio primero al ciego dirigirse hacia ella, alli en lo alto de la colina o si fue el ciego el que escuchó los sonidos ululantes que la niña hacia en lo alto de la colina al hablarle al mundo, descendiendo hacia los lejanos valles y cañadas..

Esta parabola esta clasificada X, hay un par de escenas subidas de tono.

El humo del fuego en la soledad del bosque, almizcle, el olor del cuerpo desnudo bajo el frio de una cascada. La rosa que las manos desojan, el agua desnuda de olor el cuerpo de una mujer y le deja su olor, oh el incienso subiendo al cielo.

¿Como narrar la maravilla de aquella voz muda en el mundo negro?.

¿Como narrar la poesia de los gestos del ciego?.

Caminaensueños
22/09/2009, 20:01
Un circo llego a la ciudad de los muertos. Elefantes, acróbatas, musica, danza, la mujer barbuda y el hombre lampiño, fuegos artificiales, indios y danzas de los siete velos, lanzadores de cuchillos.

Los muertos absortos en sus gusanos, dijeron, bah, a quien le interesa un circo.

El circo dio su espectaculo y fue la perfeccion del arte circense.

Caminaensueños
23/09/2009, 18:45
La niña, encerrada en una celda oscura como una tumba, fue entonces ciega. Y lloró su corazón y su voz muda, al estar ahora en el mundo negro, sin luz o vestigio de sombra, abarcó todos los matices de dolor de la misma Tierra, convertida en erial desértico.

Y se lastimó los nudillos contra las paredes de la fría cripta, bebió su propia sangre, conocio el miedo, chocó contra una sillita volcada, una rata trepo por sus pies...

Ella deja de llorar, tiene miedo de hacer avanzar sus manos por delante de ella para palpar los objetos, teme el inesperado arrastrarse de algo por sus muslos, los olores llegan de improviso.

En? HHaa? ¡tasnK¡¡¡ dice su muda voz resonando en el aire y en su caja craneal. Grruazzjjj¡¡¡

Es como soñar, se dijo para si con las palabras de los sordomudos, estoy soñando, se adormeció su alma mecida por su propia voz y el recuerdo del sonido del director cayendo de risa al suelo, los instrumentos volcados. Prendida del recuerdo durmió y cuando despertó una claridad anunciaba el fin de su prisión.

Sigue al hombre del candil a una estancia en lo alto de una torre, donde ha de aprender a tejer para ser útil.

Caminaensueños
30/09/2009, 06:04
Un hombre anciano pasaba las tardes al borde del camino, en la entrada del pueblo.

Un dia viene un hombre y le pregunta:

-¿Hermano, como son las personas de este pueblo?

-¿Como son las personas del sitio de donde vienes?

-Son crueles e ignorantes, ladronas y arrogantes, falsas, asesinas, cobardes, por este motivo hui de aquel lugar.

-Ah, aqui son lo mismo.

El viajero dio las gracias y siguio su camino sin detenerse.

Poco despues llego otro viajero e hizo la misma pregunta y se encontro con la misma pregunta.

-En la ciudad de donde vengo la gente es trabajadora y cumple la Ley, reina el orden, las calles estan limpias de vagos, maleantes e indeseables, reina la paz.

-Aqui es lo mismo.

El viajero decidio quedarse.

El primer viajero siguio su camino y finalmente llego a un sitio en el que una anciana le hizo identica pregunta y dio identica respuesta.

-¿De donde vienes?, pregunto la anciana.

-Vengo de Alemania y soy judio.

-¿Que sabes hacer?

-Trabajaba en una oficina de correos y en mis ratos libres estudiaba Fisica.

-¿Como te llamas?

-Albert, Albert Einstein.

-En esta ciudad hay de todo, pienso que hay sitio para un ex-aprendiz de correos amante de la Fisica. Bienvenido.

De este modo Einstein llego a su destino y Rudolh Hess al suyo.

cynara
30/09/2009, 15:28
Dos ángeles que viajaban pararon a pasar la noche en el hogar de una familia rica. La familia era grosera y rechazó la estancia de los ángeles en el cuarto de huéspedes de la mansión. En su lugar, los ángeles fueron hospedados en un espacio frío del sótano. Hicieron su cama en el suelo duro, entonces, el ángel más viejo vio un agujero en la pared y lo reparó. Cuando el ángel más joven le preguntó porqué lo hizo, el ángel viejo le contestó que "las cosas no son siempre lo que parecen".

La noche siguiente, los ángeles se hospedaron en un hogar muy pobre, pero el granjero y su esposa eran muy hospitalarios. Después de compartir el poco alimento que tenían, los esposos dejaron dormir a los ángeles en la cama de ellos para que estuvieran cómodos el resto de la noche. Cuando el sol salió a la mañana siguiente los ángeles encontraron al granjero y a su esposa hechos pedazos: su única vaca, de la cuál obtenían dinero por su leche, posaba muerta en el campo

El ángel joven se enfureció y le preguntó al ángel viejo por qué permitió que esto sucediera. El primer hombre tenía todo y le ayudaste, la segunda familia tenía muy poco y estaban dispuestos a compartir todo y dejaste morir a su única vaca.

"Las cosas no siempre son lo que aparentan" le contestó el viejo ángel. Cuando permanecíamos en el sótano de la mansión, noté que había oro en ese agujero de la pared. Puesto que el propietario era tan obsesionado, avaro y poco dispuesto a compartir su buena fortuna, sellé la pared para que él jamás lo encuentre. Entonces, ayer en la noche cuando nos dormimos en la cama de los granjeros, el ángel de la muerte vino por su esposa. Le di la vaca en lugar de ella.

Salams

Caminaensueños
30/09/2009, 18:52
Y tejió y tejió, al principio concentrada en los diseños que le habian encargado, cuando dominó el arte entremezclo pequeños matices de color en los margenes, sobre los que pasaba el dedo sin saber si algun día alguien los vería. Cuando fue experta, a veces repetia los viejos patrones mientras su mirada navegaba los diseños de color en las nubes lejanas. Entonces se atrevia, pero habia tejido más despacio y la riñeron.

La niña repite el gesto, coje el hilo y teje. No sabe cómo ahora el dibujo es diferente.

Estrella Refulgente sonrie, le ha llegado el viento desde el bosque y trae aromas a humo y carne fresca, juega con su pelo el viento mientras le trae el olor y el rumor de la hojarasca del otoño.

Caminaensueños
01/10/2009, 23:18
Un hombre pidio a Al lah en su interior conocer uno de sus sabios para que le enseñase lo que ignoraba. Por la noche soño con un hombre en el mercado y el hombre le sonrio y le dijo que podia ir con el, pero con la condicion de no preguntarle nada.

Al dia siguiente fue al mercado y encontro al hombre y le sonrio y le dijo que podia ir con el, pero con la condicion de no preguntar nada.

Juntos salieron al camino y al anochecer encontraron una mansion de gente muy rica. Le pidieron alojamiento y comida, pero solo les dieron los restos y les mandaron a dormir junto a un establo.

Por la noche el hombre se levanto, se construyo unas herramientas con objetos que encontro y arreglo un muro de mamposteria que estaba en estado ruinoso. El hombre joven reflexiono que todo bien que hagamos, aunque sea del peso de un atomo tendra su recompensa y se sintio feliz de haber conocido a un hombre que agradecia un infimo bien con un gran bien. Entonces sucumbio a la curiosidad y le pregunto ¿Como has hecho esas herramientas practicamente de la nada?, ¿donde has aprendido el noble arte de la albañileria?. El hombre no dijo nada.

Al dia siguiente siguieron camino sin que los dueños supieran nada y comprendio el sentido de hacer las cosas bien por si mismas, sin esperar recompensa a causa de ello, ni siquiera de Al lah.

Por la noche llegaron a un hogar de campesinos humildes que tenian una vaca. Al verlos llegar se deshacieron en bendiciones, les dieron los alimentos que tenian para ellos y hasta les cedieron su cama y se fueron ellos a dormir al establo con la vaca.

Por la noche el hombre se levanto, salio a la noche sin hacer ruido y regreso con un manojo de hierbas de fragante olor. Abrio con habilidad la puerta del establo y la vaca salio silenciosa afuera atraida por el olor. Entonces la bendijo y la golpeo en una vertebra y la vaca cayo muerta al suelo. Al amanecer los campesinos gimotearon por la vaca muerta y se escondieron detras de un arbol.

El hombre joven reflexiono que los campesinos temian mas a los hombres que a Al lah, que se habian humillado ante ellos, sus iguales y que habian escogidos ser excesivamente prodigos, sin motivo alguno, excediendose aduladoramente en lo prescrito. Feliz de conocer la respuesta sucumbio de nuevo y le pregunto ¿Quien te ha enseñado el secreto de las hierbas?. ¿Como has podido abrir esa puerta con tal habilidad?, ¿Como has matado a la vaca de un solo golpe?.

Ah, mi pequeño saltamontes, lo he aprendido de cerrajeros y herboristas, mercaderes, cocineros, albañiles, pintores, tejedoras, guerreros y guerreras, campesinos... la gente que sale a los caminos buscando su refugio en Al lah sin asociarle nada.

Caminaensueños
22/10/2009, 22:13
El Rey se vá. Convoca a sus súbditos y reparte el Tesoro Real hasta su regreso. A uno le da 8 monedas de oro, a otro cinco, a otro una.

Un hombrecillo observa la escena a lo lejos, nada es, no se atreve a acercarse, los ve a todos irse a sus quehaceres con sus monedas y ni siquiera se pregunta porque a él nada le ha dado el Rey. Acepta. Observa. Nada es, nadie lo vé. Nadie. Vé el porte del Rey, su caminar, la Guardia Real, silenciosa, fiel. El Rey juega en sus bolsillos con algo. Ahora se gira inesperado y le guiña el ojo al hombrecillo, cobres vuelan de su mano en el aire, la mano los coge al vuelo sin saber ni cómo. Los Guardias Reales nada dicen.

El hombrecillo mira sus 5 cobres, se pregunta que hacer con ellos y piensa que observar inadvertido al que recibió ocho puede ser una buena idea.

Como un ladrón lo ve, ve su alegría, su seguridad, ese sentirse especial al recibir ocho. Lo ve ir al patio, escarbar la tierra y esconder sus ochos monedas. Ahora él hace lo mismo, entierra sus cobres y sigue su camino.

"Taberna". El hombrecillo entra y pide lo que piden todos. El Hombre tras el mostrador le pide el dinero. No tengo. Te fío, pero dame tu palabra de que pagaras. Sí, dice. Volverá al lugar y desentarrará unas pocas monedas y las gastará. Sí, dice.

Luego la bebida le hace olvidar donde escondió sus monedas. Se desespera. Busca. Intenta recordar. Ahora ve al que recibio 8 y las enterro. Lo ve ir a su escondite, como un ladrón "Entonces yo hice, ...", recuerda y corre feliz a desenterrar sus monedas y pagarle al posadero.

Reflexiona: No es bueno enterrarlo todo.

Entonces va donde el segundo hombre y lo acecha, hasta decubrir que ha enterrado tres y ha comerciado con dos.

"Sin duda que este es el camino", se dice. Pero ya gasto unas pocas de sus monedas y decide comerciar con las otras tres. Las otras dos ya están perdidas.

Deámbula por los mercados, se acerca a las tiendas, pero nadie quiere cobres habiendo oro, maxime si el mayor alijo de oro está enterrado y no circula. Se siente triste cuando pasa de nuevo ante la taberna y de nuevo pide bebida, se siente triste al pagar y ver que solo le queda una moneda, mientras su mente se deshace en añoranza y desasosiego.

Ahora decide que quizás el que recibió una es quizás el buen subdito y lo sigue y lo observa y ve que ha puesto su moneda a comerciar. Ve que nadie comercia con él y sin embargo sonrie feliz ofreciendo satisfecho su única moneda.

Dice: "Nadie comercia porque el oro esta enterrado y los que venden nunca encontraran quien comercie".

El hombre llora al gastar su última moneda en la Taberna. Y debe una. El Posadero le invita. Pero ni lo oye. Ahora llora. Tendido en el suelo del arroyo llora.

Llora al ver afanes y sonrisas, sueños, comercio, bellas palabras, esas bellas palabras con las que los mercaderes llaman para poner en venta lo que tienen. LLora. LLora.

Cansancio.

No le cuesta al ladron robarle al primero sus ocho monedas, lo ve acercarse feliz a su escondrijo, feliz de que nadie escudriñe el estiercol o sospeche nada, sus limpidas manos observando el montón creciente de deshechos. No le cuesta escarbar en la suciedad a quien tiene las manos sucias, robar el oro, amontonar la podredumbre de nuevo en su sitio, como si nadie se hubiera acercado a ella nunca, depositar hasta esa minúscula brizna de hierba en el monton, por si el hombre rico se hubiese fijado en ella. No le cuesta irse.

Luego se acerca y pone dos monedas bajo la almohada del segundo, repite el gesto de desenterrar las monedas del segundo hombre y lleva donde el último todas las monedas. Las deposita bajo su almohada y se va, a seguir escudriñando tesoros entre la basura, a buscar restos de cerveza en las latas tiradas en el patio trastero de la Taberna. A veces piensa en el Rey.

Ahora el que recibio 8 no tiene nada y ni siquiera lo sabe, el que recibio cinco tiene 4 y cree tener 7, el que recibio una tiene 12.

Ahora viene el Rey y llama a sus subditos y les dice que le muestren lo que han hecho con su tesoro y el que tenia 8, feliz y orgulloso de su ciencia va donde su escondite, mientras el hombrecillo dice: "Tierra, trágame".

Oh sus lamentos y quejas, Oh el ceñudo rostro del Rey, sus ordenes al respecto del hombre vuelven blancuzca la tez de hombrecillo, que no sabe donde meterse.

El del medio se queda sorprendido a su vez al ver que no estan las que enterro, viendoselas feliz de tener 7, pero el Rey lo nombra guardian de las fronteras y no lo despelleja vivo.

El último rie alborozado. El Rey se siente feliz con él.

Hombrecillo ha pasado del blanco cera al verde vomito, pasando por el negro, el amarillo, el cobrizeo y hasta el transparente. "Tierra, tragame", dice la rojez purpura de su rostro cuando el Rey se vuelve a él para preguntale por las cinco monedas de cobre.

BBbzzzghhhhj, nnrrsssaaaghf, balbucea, nndidoadhs, musita, sus manos retorciendose....

¿Que hiciste con tus cobres?.

A punto de explotar y de morir se hace arrogante, ¿qué saben los Reyes de la basura y del hambre y de la sed, de la codicia, de la mentira, de la autocomplaciencia, de la podredumbre, de las noches desesperadas llorando en silencio, ebrio de vacio, tristeza y vacio, si ni siquiera estan y abandonan a su pueblo?.

"Mios son, tu me los diste. Los gaste en cerveza, ¿y qué?".

Su rebelion es ahora un fuego desafiante, nuestro era y yo robe, menti e hice lo que quise porque no es justo que uno reciba 8, otro 5 y otro 1. No haberte ido.

El hombrecillo desafia al Rey, la Guardia Real lo observa inexpresiva.

Entonces el Rey rie, rie, rie, rie, su risa es como el retumbar del trueno, las lágrimas le corren por la cara de la risa, como si tanto dolor no hubiese sido sino un juego, una esperanza alli donde ya no queda esperanza.

Un solo beso del Rey enjuga todo dolor, su sonrisa no puede ser narrada, sus cosquillas, ay sus cosquillas...