PDA

Ver la Versión Completa : Israel y el tráfico de órganos



Badr
10/09/2009, 10:30
El FBI arrestó a alcaldes y rabinos por tráfico de órganos en EE.UU.
En total eran 44 personas. Una de ellas prestaba dinero a cambio de un riñón.
Por: ANA BARON
La red estaba formada por tres alcaldes, cinco rabinos, dos miembros de las legislaturas locales y varios políticos. En total eran 44 personas, lo suficiente para mostrar que en Estados Unidos el puritanismo coexiste con la cultura de la corrupción y de la transgresión de una manera muy sutil. Los agentes del FBI dijeron ayer que los arrestos masivos de 44 personas –dedicadas a enriquecerse ilícitamente cobrando coimas, lavando dinero y vendiendo órganos– no tiene precedentes. La historia de EE. UU. está llena de casos de corrupción que se suceden ano tras año a nivel empresarial –como el caso Enron–, financiero –como Madoff– o simplemente otros delitos como la compra y venta de las drogas en las calles de Nueva York. Lo que más sorprende en el caso de ayer fue la cantidad de arrestados en un solo día y que entre los mafiosos hubiera funcionarios, políticos y rabinos. Estos últimos, bajo el aspecto de rectitud religiosa no hacían otra cosa que lavar dinero o robarles a sus fieles. La investigación del FBI duró dos años. No sólo abarcó varios estados (New Jersey y Nueva York) sino que también a nivel internacional se extendió a Suiza e Israel. Según los papeles presentados por el fiscal ante la corte, todo comenzó con una demanda de fraude bancario contra un miembro de un enclave sirio-judío situado en la costa atlántica de New Jersey en un pueblito llamado Deal. El demandado, cuyo nombre permanece en el anonimato, confesó su crimen, se convirtió en un informante del FBI y comenzó a hacerse pasar por un especialista en desarrollo inmobiliarios que ofrecía grandes coimas para poder obtener los permisos oficiales correspondientes para realizar las obras. Fue así que cayeron los intendentes de Hoboken, Peter Cammerano (que asumió apenas hace un mes), de Seacaucus, Dennis Elwell, ambos del Partido Demócrata, y Anthoyn Suárez de Ridgefield. También el legislador republicano por Nueva Jersey, Daniel Van Pelt, y la segunda de la alcaldía de Jersey City, Leona Baldini. "Para estos acusados la corrupción era una manera de vivir", dijo el fiscal de Nueva Jersey, Ralph Marra Jr., durante la conferencia de prensa que dio para anunciar los arrestos. "Se movían en una zona libre de ética", agregó. Weysan Dun, el agente especial encargado de la investigación en la oficina del FBI en New Jersey, explicó que los rabinos arrestados, incluyendo el de la comunidad judía siria de EE. UU., Saúl Kassin de Brooklyn, formaban parte de una gran red de lavado de dinero con tentáculos en Israel y Suiza. Otro de los arrestados, Levy Izhak Rosenbaum de Brooklyn fue acusado de persuadir a personas con problemas económicos a venderle un riñón por 10.000 dólares que luego vendía por 160.000. Según Dun, la motivación de los acusados, sin embargo, no fue ni religiosa ni política. Lo importante para todos era simplemente el enriquecimiento. "Cualquier tipo de corrupción es inaceptable, en cualquier lugar, en cualquier momento, sea quien sea el implicado", dijo el gobernador de Nueva Jersey en un comunicado distribuido a la prensa. "La escala de la corrupción que estamos viendo a medida que el caso avanza es simplemente terrible y no puede ser tolerada." Otro de los detenidos es el presidente del Legislatura de Nueva Jersey, Mariano Vega, y la funcionaria de la alcaldía Leona Beldini. La demanda contra Vega indica que cobró 10.000 dólares antes de la elecciones y la de Peter Cammerano, un miembro de la legislatura local, explica que cuando el informante del FBI le ofreció una coima de 10.000 dólares (la cifra que siempre ofrecía) para que le apure un expediente, el funcionario respondió "le prometo que usted será tratado como un amigo".

Badr
10/09/2009, 11:00
Israel, el centro de todas las aberraciones y del tráfico de Órganos humanos
Publicado por: Felipe IV el 24 / 08 / 2009 a las 09:16 pm. 332 lecturas


Desde hace más de una década era sabido en los informados círculos médicos y penales el financiamiento por Israel de transplantes de órganos en otros países de forma clandestina mediante una extensa red criminal, como confesó Geldaya Tauber Gady, alto oficial retirado del ejército israelí, ante un tribunal de Brasil: "el gobierno israelí está enterado del tráfico de órganos para los pacientes de su país y paga por todas las transacciones (sic) a través del plan 4 de salud" (BNET; Transplant News; 30/1/04).


Por Alfredo Jalife-Rahme
Según Larry Rohter, de The New York Times (23/5/04), el israelí Ilan Peri es el cerebro tratante del mercado negro del transplante global de riñones por conducto de la empresa TechCom, con sede en Tel Aviv. Después de haber sido expuestos en Sudáfrica y Brasil, los traficantes israelíes de órganos trasladaron a China gran parte de sus operaciones.




Rohter arguye que la "emergencia de Israel como foco del sindicato (criminal de riñones) no causa sorpresa" debido a que por consideraciones religiosas "la tasa de donación en Israel (Nota: 8 por ciento) se encuentra entre las más bajas del mundo occidental (Nota: 35 por ciento)".

Hace dos años, Zaki Shapiro, cirujano israelí y anterior director de transplantes en el Rabin Medical Center de Israel, fue detenido en medio de una balacera en Turquía por estar implicado en una red clandestina de venta de riñones en un hospital privado de Estambul, según The British Medical Journal (12/5/07)

El rotativo israelí Haaretz (12/12/01) había reportado hace casi ocho años que las "autoridades de Rumania buscan posibles vínculos entre las agencias de adopción (sic) israelíes y la ilegal conspiración (¡supersic!) global en la venta de órganos para transplantes". Rumania investiga "si los niños rumanos llegaron a Israel con todos los órganos en sus cuerpos". Las parejas israelíes pagan 20 mil dólares por cada infante rumano adoptado. Se teme que varios papeles de adopción hayan sido falsificados, relata pulcramente Haaretz, que ya había señalado que "algunos médicos israelíes estaban implicados en transplantes ilegales de riñones" en Turquía, Rumania y otros países de Europa oriental.

Hechos:

El pasado 23 de julio, en un operativoespectacular en New Jersey, la policía judicial de Estados Unidos detuvo a 44 personas, incluidos cinco rabinos de Brooklyn, por lavado de dinero, tráfico de riñones y fabricación de bolsas falsas de diseño.

El lavado de dinero del eje Nueva York-Tel Aviv (¿incluirá al "México neoliberal"?) está ya muy visto, por lo que nos detendremos en el menos conocido tráfico de riñones por los mismos operadores criminales, entre quienes destaca el rabino Levy Izhak Rosenbaum, quien resultó un óptimo financiero al comprar los riñones a los"donadores" en el mercado negro por 10 mil dólares para venderlos en 160 mil a los urgidos "receptores" (MSNBC; 24/7/09). ¡Qué buen negocio!

Nancy Scheper-Hughes, profesor de antropología de la Universidad de California en Berkeley, había alertado al FBI desde hace siete años sobre la red de tráfico de riñones en el mercado negro de Estados Unidos por el rabino Levy Izhak Rosenbaum, quien llegó a colocar su revólver en la cabeza de los"donadores" arrepentidos, en su mayoría oriundos de aldeas pobres de varios países de Europa oriental, en particular de Moldavia (Haaretz; 26/7/09).

En India, la compra de los riñones de los miserables es más barata: 2 mil dólares (Daily News: 27/7/09). ¿Habrá comprado riñones indios el rabino criminal Rosembaum para acrecentar sus jugosas ganancias?

De los casi 70 mil transplantes de riñones que se realizan en el mundo al año,10 por ciento proviene del mercado negro. En Estados Unidos murieron el año pasado 4 mil 540 personas en espera de un transplante de riñón, lo que ha hecho florecer su lucrativo mercado negro en todo el mundo. ¿Tendrá ramificaciones en los hospitales"privados" de México?

Scheper-Hughes alega que en el hospital Monte Sinai de Nueva York se realizaban los transplantes de los riñones comprados por el rabino financiero Rosenbaum.

Otras fuentes más feroces ?que invocan "la complicidad del gobierno israelí"?, como las de Joseph Cannon (Los carniceros: la verdad oculta sobre el circuito de robo de riñones por Israel; 31/7/09), señalan al Albert Einstein Medical Center.

No puede existir tanta maldad ultraconcentrada en el planeta por lo que tampoco sería improbable que el rabino criminal Rosenbaum haya abusado de sus dotes religiosas para engañar a sus correligionarios médicos de Nueva York y Tel Aviv.

Cannon evoca que en "el transcurso de los años, muchos (sic) han acusado a Israel de traficar con los órganos de los palestinos". Entre los "muchos"descuellan los relatos macabros desde hace 21 años del connotado autor británico David Yallop (8/2 y 30/10 de 1988).

Cannon exhuma los vínculos entre Ilan Peri, presunto tratante del gobierno israelí (en la jerga del Mossad: elCaballo, quien opera la cobertura protectiva de las inmundicias gubernamentales), y el rabino financiero Rosenbaum.

Jane?s (5/3/08), centro de pensamiento militar británico, expone el "mercado negro expansivo del tráfico de órganos" dominado por "tratantes sin escrúpulos y facilitado por las legislaciones nacionales inadecuadas, amplias prácticas corruptas y la ausencia general de alerta ciudadana sobre la extensión de su comercio". Comenta que "el comercio ilegal de partes del cuerpo es ampliamente dominado por los riñones debido a su gran demanda y por constituir los únicos órganos mayores que pueden ser transplantados enteramente con pocos riesgos relativos para el donador viviente".

En este contexto barbárico,Aftonbladet, el periódico sueco de mayor circulación, reportó que "los soldados israelíes raptan a palestinos para robar sus órganos", lo cual provocó una iracunda reacción del gobierno israelí (Haaretz; 18/8/09). El autor, Donald Boström, vincula el robo de riñones palestinos al circuito criminal del rabino Rosenbaum.

En la tardía, cuan sorprendente exhibición de los rabinos lavadores de dinero y traficantes de riñones de Brooklyn, ¿tendrá algo que ver su pertenencia al grupo ultrarreligioso ortodoxo Chabad-Lubavitch y su alianza con el partido gobernante Shas, aliado del fundamentalista primer ministro del partido Likud, Bibi Netanyahu, quien ha declarado la guerra al plan de paz de Obama?

No se puede olvidar la reciente e indecente declaración de Manis Friedman, "el mejor de los rabinos de Chabad-Lubavitch" (según Nathaniel Popper del portal hebreo The Forward), quien incitó a los judíos a matar a los hombres, mujeres, (sic) y niños (¡supersic!) árabes durante la guerra: "la única manera de combatir una guerra moral (¡supersic!) es al estilo (sic) judío: destruyan sus sitios sagrados. Maten hombres, mujeres y niños (y su ganado)". Agregó sin desparpajo: "no creo en la moralidad occidental" (Haaretz; 9/6/09). Mejor aquí nos detenemos.


Salaam

cynara
10/09/2009, 15:43
Una familia palestina ha hecho un llamamiento a instituciones legales para que se abra una investigación independiente que aclare las circunstancias de la desaparición de órganos a un hijo muerto por Israel en 1992.

Bilal Ahmed Ghanem, oriundo de la aldea de Immatin, del distrito cisjordano de Naplusa, murió en 1992 a manos del Ejército israelí y según su familia, su cuerpo, que permaneció en poder de los soldados durante dos días, fue entregado sin órganos internos.

La familia del fallecido ha decidido hoy recurrir al amparo de las instituciones legales después de que un periódico sueco revelara en un artículo publicado el pasado mes de agosto estos hechos.

También acusaba al Ejército israelí de haber extraído los órganos de Ghanem.

El artículo, difundido por el diario "Aftonbladet", fue la razón del reciente empeoramiento de las relaciones entre Suecia e Israel. Y es que este país ha tachado la historia de "escandalosa" y "antisemita".

La diputada del movimiento nacionalista palestino Al-Fatah Najat Abu Baker, quien visitó hoy la vivienda de la familia del fallecido afirmó: "Vosotros sois los que conocéis la verdad y podéis decir que recibisteis el cuerpo de vuestro hijo sin órganos internos".

"El Ejército israelí está robando los órganos de los palestinos que matan los soldados y después de dos días devuelven los cadáveres a sus familias sin órganos y con su pecho y abdomen tapados con bandas", agregó.

La legisladora palestina dijo que la familia Ghanem ha expresado su disposición a realizar todas las investigaciones que sean necesarias, "incluso si se requiere reabrir la tumba y tomar muestras a fin de probar la verdad. Lo que hace Israel va en contra de toda humanidad".

EFE

maria
11/09/2009, 07:41
La Dra. A. Clare Brandabur, profesora del Departamento de Cultura y Literatura Estadounidenses en la Universidad Fatih de Estambul, Turquía, ha vivido y viajado mucho por Palestina. Su comentario después de leer sobre el caso fue el siguiente:

“Esta información encuentra eco en informes de palestinos en Gaza a los que pude acceder durante la primera Intifada. Cuando entrevisté al Dr. Haidar Abdul Shafi, director de la Media Luna Roja en Gaza, le mencioné los informes de tiroteos contra niños palestinos aun cuando no había ‘enfrentamientos’. Por ejemplo, un pequeño de seis años que entraba, solo, al patio de su colegio por la mañana con la mochila al hombro. Los soldados secuestraron al pequeño herido a punta de pistola y su cuerpo fue devuelto unos días después tras habérsele practicado “una autopsia en el Hospital Abu Kabir. Pregunté al Dr. Shafi si había considerado la posibilidad de que estos asesinatos se hubiesen perpetrado con fines de trasplante de órganos ya que, como lo señala Israel Shahak en su obra Historia judía, religión judía, no se permite tomar órganos judíos para salvar una vida judía, pero sí se permite tomar órganos de personas no judías para salvar vidas judías. El Dr. Shafi dijo que así lo había sospechado, pero no tenía forma de confirmar tales sospechas al no tener acceso a los registros del Hospital de Abu Kabir”.3

La cosa no se queda ahí. La periodista palestina Kawther Salam, exiliada en Viena, se ha ofrecido voluntariamente para testificar en defensa de Boström si Israel cumple la amenaza de demandarlo. “El tema del robo de órganos palestinos es vox populi en Palestina”, señala. Sus ojos vieron bastante durante los 22 años que trabajó como periodista durante la ocupación israelí:

“Fui testigo de cómo los vehículos militares y los soldados israelíes secuestraban cadáveres palestinos de las salas de urgencias los hospitales y en otras ocasiones vi a los soldados seguir a personas palestinas al cementerio y robarles los cuerpos de sus familiares antes de que pudieran enterrarlos. Esta vileza se hizo tan frecuente que mucha gente empezó a llevar los cadáveres de sus seres queridos asesinados para enterrarlos en su propio jardín, debajo de la casa o de un árbol con tal de no esperar por una ambulancia que los trasladara a la morgue”.4

Las fuentes palestinas afirman contar con pruebas contundentes de robo de órganos.5 Aún no se determina la precisión de estas afirmaciones; sin embargo, la sospecha está lejos de ser novedad, ya que se ha manifestado durante décadas. Cuando Boström escribió acerca de Bilal y las sospechas respecto a lo que le habría pasado en su libro publicado hace 8 años la única respuesta fue el silencio. Además, no dice que haya un vínculo directo entre los palestinos asesinados y los perversos rabinos de Nueva Jersey (tal vez se trate de más de uno si consideramos la cronología). No obstante, después de las detenciones masivas, la gente se mostró más abierta a la idea de que, después de todo, Israel podría estar robando órganos palestinos. Boström esperaba que hubiera justicia para Bilal aun cuando hubiera pasado tanto tiempo.

Aparentemente, Israel está usando el artículo para transmitir un mensaje: Suecia es un país antisemita. Están decididos a presionar al gobierno sueco hasta que éste condene la “acusación del libelo de sangre”. De repente el debate se vuelca al viejo tema del antisemitismo en lugar del asunto del terrorismo de Estado de Israel y sus políticas de apartheid en contra del pueblo palestino.

Actualmente circula una petición en línea en Israel en la que se hace un llamado a boicotear IKEA. Hasta ahora, 10,000 israelíes la han firmado. Huelga decir que IKEA no tiene nada que ver con el caso pero, ¿qué podría ser más sueco que IKEA? En el corto plazo, Israel podría desviar la atención de los temas más graves. A la larga, Israel sigue cultivando enemigos. Hubo una época en la que todo el mundo occidental apoyó a Israel. Hace mucho que esa época quedó atrás.


4. “Los secuestradores de cadáveres de Israel.”
5. “Agencia de noticias palestina ‘confirma’ la noticia sobre el robo de órganos”, Jerusalem Post en línea, 23 de agosto de 2009.


Fuente: The Organ Theft Affair (Dissident Voice)

Artículo original publicado el 27 de agosto de 2009

Sobre el autor

Kristoffer Larsson y Atenea Acevedo pertenecen a Tlaxcala.

URL de este artículo en Tlaxcala: http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=8505&lg=es

Badr
11/09/2009, 14:24
El forense olvidado por Aftonbladet
¿El eslabón perdido en el robo israelí de órganos?


Jonathan Cook
CounterPunch


Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens




NAZARET – La hiperventilación de los dirigentes israelíes 1 por una historia publicada en un periódico sueco el pasado mes 2 que sugirió que el ejército israelí colaboró en el robo de órganos de palestinos ha distraído la atención de las inquietantes afirmaciones hechas por familias palestinas que constituían la base para la reclamación principal del artículo.

Los temores de las familias de que autopsias no autorizadas realizadas en Israel hayan extraído partes de los cuerpos de sus parientes muertos por el ejército israelí, han sido eclipsados por acusaciones de “calumnia de crimen ritual” dirigidas contra el periodista, Donald Boström, y el periódico Aftonbladet, así como contra el gobierno y el pueblo de Suecia.

No tengo la menor idea de si la historia es verídica. Como la mayoría de los periodistas que trabajan en Israel y en Palestina, no oigo esos rumores por primera vez. Que yo sepa, ningún periodista occidental los había investigado, hasta que Boström escribió su artículo. Después de tantos años, la suposición de los periodistas era que había pocas esperanzas de encontrar pruebas, aparte de la exhumación de los cuerpos. Sin duda, la acusación inevitable de antisemitismo que atraen semejantes informaciones también actuó como un poderoso disuasorio.

Lo que es impactante en este episodio es que nunca se ofreció a las familias que formulan las reclamaciones la oportunidad de una audiencia a fines de los años ochenta y comienzos de los noventa, durante la primera Intifada, cuando apareceron la mayoría de los informes, y que todavía se les niegue el derecho a expresar su preocupacón.

La sensibilidad de Israel a la afirmación del robo de órganos – o “cosecha”, como muchos observadores llaman la práctica – parece triunfar sobre la genuina preocupacón de las familias por el posible abuso de sus seres queridos.

Boström ha sido muy criticado por la frágil evidencia que presentó en apoyo de su incendiaria historia. Ciertamente hay mucho que criticar en la presentación que hizo, y también su periódico, de la noticia.

Más significativamente, Boström y Aftonbladet se expusieron a la acusación de antisemitismo – por lo menos de funcionarios israelíes ansiosos de causar daño – mediante un importante desacierto.

Enmarañaron las cosas al tratar de hacer una tenue conexión entre las afirmaciones de las familias palestinas sobre el robo de órganos mediante autopsias no autorizadas, y las revelaciones enteramente separadas de este mes de que un grupo de judíos estadounidenses había sido arrestado por lavado de dinero y comercio de órganos. 3

Al hacer esa conexión, Boström y Aftonbladet sugirieron que el problema del robo de órganos era actual, en circunstancias que han presentado sólo ejemplos de un problema semejante de comienzos de los años noventa. También implicaron, intencionalmente o no, que los abusos supuestamente cometidos por el ejército israelí podían ser extrapolados de alguna manera para aplicarlos de modo más general a los judíos.

En lugar de hacerlo, el periodista sueco debería haberse concentrado en la cuestión válida presentada por las familias de por qué el ejército israelí, por su propia admisión, se llevó los cuerpos de docenas de palestinos muertos por sus soldados, permitió que se les hicieran autopsias sin permiso de las familias y luego devolvió los cuerpos para enterrarlos en ceremonias realizadas bajo estrictas medidas de seguridad.

El artículo de Boström destacó el caso de un palestino, Bilal Ahmed Ghanan, de 19 años, de la aldea Imatin en el norte de Cisjordania, que fue muerto en 1992. Una fotografía impresionante del cuerpo suturado de Bilal acompañó el informe. 4

Boström ha dicho a los medios israelíes que sabe de por lo menos 20 casos de familias que afirman que los cuerpos de sus seres queridos fueron devueltos con partes de sus cuerpos faltantes, 5 aunque no dijo si alguno de esos supuestos incidentes ocurrió más recientemente.

Boström dice que en 1992, el año en cuestión, el ejército israelí le admitió que se llevó para realizar autopsias a 69 de los 133 palestinos que murieron por causas no naturales. El ejército no ha negado esta parte de su informe.

Una pregunta justificable de las familias transmitida por Boström es: ¿Por qué quería realizar el ejército las autopsias? A menos que se pueda demostrar que el ejército se proponía realizar investigaciones por las muertes – y al parecer no hay sugerencias de que lo haya querido – las autopsias eran innecesarias.

De hecho, eran más que innecesarias. Eran contraproducentes si asumimos que el ejército no tiene interés en reunir pruebas que puedn ser utilizads en futuros procesamientos por crímenes de guerra contra sus soldados. Israel tiene un largo historial de obstaculización de muertes de palestinos a manos de sus soldados, y continuó esa innoble tradición después de su reciente ataque contra Gaza.

Mayor preocupación causa todavía a las familias palestinas el hecho de que aproximadamente cuando el ejército se llevó los cuerpos de sus seres queridos para realizar las autopsias, existía casi la absoluta certeza de que el único instituto que realiza esas autopsias en Israel, Abu Kabir, cerca de Tel Aviv, estaba en el centro de un comercio de órganos que después se convirtió en un escándalo dentro de Israel.

De un modo igualmente desconcertante, el forense responsable del saqueo de órganos, el profesor Yehuda Hiss, nombrado director del instituto Abu Kabir a fines de los años ochenta, nunca ha sido encarcelado a pesar de admitir el robo de órganos y sigue siendo patólogo jefe del Estado en el instituto.

Hiss estaba a cargo de las autopsias de palestinos cuando Boström escuchó las quejas de las familias en 1992. Hiss fue subsiguientemente investigado dos veces, en 2002 y 2005, por el robo de partes corporales en gran escala.

Afirmaciones sobre el comercio ilegal de órganos de Hiss fueron reveladas por primera vez en el año 2000 por periodistas investigativos del periódico Yediot Aharonot, que informó que Hiss tenía “listas de precios” para partes corporales que vendía sobre todo a universidades y escuelas de medicina israelíes. 6

Sin inmutarse al parecer ante esas revelaciones, Hiss todavía tenía una serie de partes corporales en su posesión en Abu Kabir cuando los tribunales israelíes ordenaron un allanamiento en 2002. Israel National News informó entonces: “Durante los últimos años, parece que jefes del instituto han entregado miles de órganos para investigación sin permiso, mientras mantenían un ‘almacén’ de órganos en Abu Kabir.” 7

Hiss no negó el saqueo de órganos, y admitió que las partes corporales pertenecían a soldados muertos en acción y habían sido entregadas a institutos médicos y hospitales con el fin de hacer progresar la investigación. Comprensiblemente, sin embargo, es poco probable que las familias palestinas queden satisfechas con la explicación de Hiss. Si Hiss no respetó los deseos de la familia de un soldado, ¿por qué no iba a hacer también caso omiso de los deseos de familias palestinas?

Se permitió que Hiss continuara como directos de Abu Kabir hasta 2005 cuando las afirmaciones sobre un comercio de órganos volvieron a aparecer. En esa ocasión, Hiss admitió que sacó partes de 125 cuerpos sin autorización. Después de una negociación con el Estado, el procurador general decidió no seguir adelante con acusaciones criminales e Hiss sólo recibió una reprimenda. 8 Continuó como patólogo jefe en Abu Kabir.

También habría que destacar, como señala Boström, que a comienzos de los años noventa Israel sufría de una aguda escasez de donantes de órganos, hasta tal punto que Ehud Olmert, ministro de salud de entonces, lanzó una campaña pública para alentar a los israelíes a donar.

Esto ofrece una posible explicación para las acciones de Hiss. Puede haber actuado para ayudar a subsanar la escasez.

Ante los hechos conocidos, tiene que haber por lo menos una fortísima sospecha de que Hiss removió órganos sin autorización de algunos palestinos a los que hizo autopsias. Tanto este tema, como el posible rol del ejército en el suministro de cadáveres, requiere investigación.

Hiss también está implicado en otro antiguo escándalo no resuelto de los primeros años de Israel, en los años cincuenta, cuando niños de inmigrantes judíos recientes de Israel provenientes de Yemen fueron adoptados por parejas askenazíes después que los padres yemenitas habían sido informados del fallecimiento de su hijo, 9 usualmente después de su admisión a un hospital.

Después de un encubrimiento inicial, los padres yemenitas siguieron presionando para obtener respuestas del Estado, y obligaron a los funcionarios a reabrir los expedientes. 8 Las familias palestinas tienen derecho a lo mismo.

Sin embargo, a diferencias de los padres yemenitas, sus probabilidades de obtener algún tipo de investigación, transparente o no, parecen prácticamente inexistentes.

(sigue)

Badr
11/09/2009, 14:25
Cuando los pedidos palestinos para obtener justicia no son respaldados por investigaciones de periodistas o protestas de la comunidad internacional, Israel puede ignorarlas con seguridad.

Vale la pena recordar en este contexto la repetición constante por parte del campo por la paz de Israel en el sentido de que las brutales cuatro décadas de ocupación de los palestinos han corrompido profundamente la sociedad israelí.

Cuando el ejército goza de poder sin tener que rendir cuentas, ¿cómo sabrán los palestinos, o cómo sabremos nosotros, qué cosas se permite que hagan los soldados bajo la capa de la ocupación? ¿Qué límites se han establecido para impedir abusos? ¿Y quién les lee la cartilla cuando cometen crímenes?

Del mismo modo, si políticos israelís pueden gritar “calumnia de crimen ritual” o “antisemitismo” al ser criticados, dañando las reputaciones de las personas a las que acusan, ¿qué incentivo tienen para iniciar investigaciones que puedan dañarlos a ellos o a las instituciones que supervisan? ¿Qué motivo tienen para ser honestos si pueden silenciar a golpes a un crítico, sin tener que pagar el precio?

Es el significado de la frase “el poder corrompe”, y los políticos y soldados israelíes, así como por lo menos un patólogo, tienen evidentemente demasiado poder, - especialmente sobre los palestinos bajo la ocupación.

……….

Jonathan Cook es escritor y periodista. Vive en Nazaret, Israel. Sus libros más recientes son: “ Israel and the Clash of Civilisations: Iraq , Iran and the Plan to Remake the Middle East ” (Pluto Press) y “Disappearing Palestine : Israel ’s Experiments in Human Despair” (Zed Books). Su página web es: www.jkcook.net

Enlaces

1 http://www.haaretz.com/hasen/spages/1109437.html

2 http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=8390&lg=en

3 http://www.slate.com/id/2223559/

4 http://www.aftonbladet.se/kultur/article5652583.ab

5 http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-3766093,00.html

6 http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=1173179

7 http://www.israelfaxx.com/webarchive/2002/01/2fax0104.html

8 http://www.israelnationalnews.com/News/News.aspx/90518

9 http://www.independent.co.uk/news/world/israel-seeks-lost-children-of-yemen-exodus-1318037.html



http://www.counterpunch.org/cook09042009.html

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=91092

Jorge Aldao
10/10/2009, 18:42
La recolección de órganos israelí: ¿una nueva “calumnia de sangre”? (1ra parte)

AUTOR: Alison WEIR

Traducido por Laura Boué, Carlos Sanchís y Ana Atienza- Edición de Ana Atienza.

La semana pasada, el principal diario de Suecia publicó un artículo con material sorprendente que incluía testimonios y pruebas circunstanciales según los cuales los israelíes pueden haber estado extrayendo órganos internos de prisioneros palestinos sin su consentimiento durante muchos años. Sin embargo, peor aún es el hecho de que parte de la información que contiene el artículo sugiere que en alguna ocasión se podría haber capturado a palestinos con este macabro propósito.

En el artículo Se roban a nuestros hijos para quitarles sus órganos, el veterano periodista Donald Boström escribe que los palestinos “albergan fuertes sospechas contra Israel por capturar jóvenes y utilizarlos como reserva de órganos del país, una acusación muy grave, con suficientes interrogantes para instar al Tribunal Penal Internacional (TPI) a abrir una investigación sobre posibles crímenes de guerra”1.

Esto desencadenó una fuerte reacción inmediata por parte de una avalancha de autoridades y defensores de Israel, calificando tanto a Boström como a los editores del periódico de “antisemitas”. El ministro israelí de asuntos exteriores se mostró “horrorizado” y lo tachó de “demonización mediante calumnia de sangre”. Incluso una autoridad israelí lo denominó “pornografía del odio”.

Para la revista “Commentary”, esta historia no era “más que la punta del iceberg en cuanto al odio contra Israel financiado y fomentado por Europa”. Muchos han equiparado el artículo con la “calumnia de sangre” medieval (historias ampliamente rebatidas sobre supuestos asesinatos cometidos por judíos para usar la sangre en rituales religiosos). Incluso algunos escritores pro palestinos se han unido a las críticas mostrando su escepticismo.

Sin embargo, el caso es que durante muchos años se han presentado pruebas sustanciales de robo y tráfico público y privado de órganos, así como indicios de algo peor. En este contexto, las acusaciones suecas adquieren mucha mayor credibilidad de lo previsto, y sugieren que una investigación podría revelar información significativa.

Veamos algunos ejemplos de noticias anteriores sobre el tema.

El primer trasplante de corazón de Israel

En el primer trasplante de corazón que se hizo en la historia de Israel se utilizó el corazón de un paciente vivo sin su consentimiento y sin consultar a su familia.

En diciembre de 1968, un hombre llamado Avraham Sadegat (parece que el New York Times lo mencionó como A. Savgat)2 murió dos días después de sufrir una apoplejía, a pesar de que a su familia le dijeron que “iba bien”.

A pesar de su negativa inicial, el hospital israelí donde estaba siendo tratado finalmente entregó el cuerpo del fallecido a su familia. Entonces descubrieron que tenía el tronco vendado; algo extraño, pensaron, para alguien que ha sufrido una apoplejía.

Cuando retiraron el vendaje, descubrieron que habían rellenado la caja torácica con vendas y que faltaba el corazón.

Fue por aquel entonces cuando se realizó el célebre primer trasplante israelí de corazón. Tras su asombro inicial, la esposa y el hermano del fallecido comenzaron a asociar los dos hechos y a exigir respuestas.

En un principio, el hospital negó que el corazón de Sadegat se hubiera utilizado en el famoso trasplante, pero la familia levantó una polvareda mediática e incluso acudió a tres ministros del gabinete. Semanas más tarde, y después de que la familia hubiera firmado un documento en el que prometía no ir a los tribunales, el hospital admitió que se había utilizado el corazón de Sadegat.

El hospital explicó que había cumplido con la legislación israelí, según la cual se podía extraer órganos sin el consentimiento de la familia3. (La Convención de las Naciones Unidas contra el Crimen Organizado Internacional incluye la extracción de órganos en su definición de explotación humana).

No se investigaron los indicios de que la remoción del corazón de Sadegat fuera la causa real de la muerte.

Declaraciones de un director de medicina forense sobre la ausencia de órganos

Un artículo de Mary Barrett publicado en 1990 en el Washington Report on Middle East Affairs titulado “Autopsies and executions” (Autopsias y ejecuciones) habla sobre absurdos asesinatos cometidos contra jóvenes palestinos. Dicho informe incluye una entrevista al Dr. Hatem Abu Ghazaleh, que fue máxima autoridad sanitaria de Cisjordania bajo la administración jordana y director de medicina forense y autopsias.

Barrett le preguntó sobre “la amplia preocupación por el robo de órganos que ha atenazado a Gaza y Cisjordania desde que comenzó la Intifada en diciembre de 1987”.

He aquí su respuesta:

“Existen indicios de que durante el primer año o año y medio, por una razón u otra, se extrajeron órganos de los cadáveres, especialmente ojos y riñones. Hubo demasiados informes de personas fidedignas para pensar que no estuviera sucediendo nada. Si disparan a alguien en la cabeza y lo traen de vuelta a casa en una bolsa de plástico sin órganos internos, ¿qué pensará la gente?”4.

Muerte de un escocés en extrañas circunstancias

En 1998, un escocés llamado Alisdair Sinclair murió en circunstancias dudosas mientras estaba bajo custodia israelí en el aeropuerto Ben Gurion.

Se informó a su familia sobre el fallecimiento, y, de acuerdo con un reportaje del J Weekly, “(…) les dijeron que tenían tres semanas para reunir unos 4.900 dólares para repatriar el cuerpo de Sinclair en avión. Según él [el hermano de Alisdair], parece que los israelíes preferían otra opción: enterrar a Sinclair en un cementerio cristiano en Israel, a un costo de unos 1.300 dólares”.

La familia reunió a duras penas el dinero, repatrió el cadáver y le realizaron una autopsia en la Universidad de Glasgow. Resultó que faltaban el corazón de Alisdair y un pequeño hueso de la garganta. Como consecuencia, la embajada británica presentó una queja contra Israel.

El reportaje del J afirma:

“Posteriormente se repatrió a las Islas Británicas sin cargo alguno un corazón que supuestamente era de Sinclair. James quería que el Instituto Forense [israelí] pagara un análisis de ADN para confirmar que ese corazón era el de su hermano, pero el director del Instituto, el profesor Jehuda Hiss, rechazó la petición por su prohibitivo costo, estimado según algunas fuentes en 1.500 dólares”.

A pesar de que la Embajada Británica pidió reiteradamente los informes de la policía y del patólogo israelí, las autoridades de ese país no entregaron ninguno de los dos”567.

Autoridades gubernamentales israelíes plantean preguntas

El periodista palestino Khalid Amayreh narra en un artículo publicado el 20 de agosto de 2009:

“En enero de 2002 un ministro israelí admitió tácitamente que podían haberse utilizado órganos de víctimas palestinas para trasplantárselos a pacientes judíos sin que lo supieran las familias de las víctimas”.

“En respuesta a la pregunta de un miembro árabe del Knesset [parlamento israelí], el ministro, Nessim Dahan, afirmó que no podía negar ni confirmar que el ejército hubiera extirpado órganos de jóvenes y niños palestinos para trasplantes o para investigaciones científicas”.

“No podría afirmar con seguridad que no ocurriera algo de eso”.

Según Amayreh, el miembro del Knesset que formuló la pregunta dijo que “había recibido ‘pruebas creíbles’ que demostraban que médicos israelíes del instituto forense de Abu Kabir habían extraído órganos vitales como el corazón, los riñones y el hígado de cadáveres de jóvenes y niños palestinos muertos a manos del ejército israelí en Gaza y Cisjordania”8.

La máxima autoridad israelí en patología, destituida por robo de partes de cadáveres

Durante varios años se ha denunciado que la máxima autoridad israelí en patología estaba robando partes de cadáveres. En 2001, el servicio nacional israelí de noticias informó de lo siguiente:

“(...) Los padres del soldado Ze’ev Buzgallo, muerto en accidente durante unas maniobras de instrucción militar en los Altos del Golán, han elevado una petición ante el Tribunal Superior de Justicia para solicitar la suspensión inmediata del Dr. Yehuda Hiss y la interposición de cargos penales contra él. Hiss es director del Instituto Forense Abu Kabir (...). Según los padres, el cuerpo de su hijo se utilizó para experimentos médicos sin su consentimiento, actividades autorizadas por Hiss”9.

En 2002 este mismo servicio informativo divulgó lo siguiente:

“La revelación de la existencia de partes de cadáveres almacenadas ilegalmente en el Instituto Forense de Abu Kabir ha movido al parlamentario Anat Maor, presidente del Comité del Ciencias del Knesset, a exigir la suspensión inmediata de su director, el profesor Yehuda Hiss”.

La muerte de Alisdair Sinclair ya fue una primera advertencia a las autoridades sobre los actos delictivos de Hiss en 1998, aunque no se hizo nada al respecto durante años. The Forward señalaba:

“En 2001, una investigación del Ministerio de Sanidad israelí detectó que Hiss había participado durante años en la extracción durante las autopsias de partes de cadáveres, como piernas, ovarios y testículos, sin permiso de los familiares para venderlas a facultades de medicina con fines de investigación y formación. Fue nombrado patólogo jefe en 1988. Jamás se acusó a Hiss de ningún delito, pero en 2004 se vio obligado a dimitir de la dirección del Depósito de cadáveres del Estado, tras recibir quejas durante años”10.


http://1.bp.blogspot.com/_qUFDMUpk9jE/SnlPTp1zCaI/AAAAAAAAW6k/_vAWDz9SVvI/s400/suture01.jpg
¿”Donante” de órganos palestino?

Jorge Aldao
10/10/2009, 18:59
La recolección de órganos israelí: ¿una nueva “calumnia de sangre”? (2da parte)

Cosechando riñones entre las comunidades pobres

Según la revista Economist, entre 2001 y 2003 floreció en Sudáfrica una red de tráfico de riñones. “Se reclutaba a los donantes en Brasil, Israel y Rumanía, con ofertas de 5.000 a 20.000 dólares para visitar Durban y entregar un riñón. Cada uno de los 109 receptores, principalmente israelíes, pagó hasta 120.000 dólares por unas “vacaciones con trasplante”; fingían ser parientes de los donantes y que no se les remuneraba por ello”11.

En 2004 una comisión legislativa reveló lo siguiente en Brasil: “Al menos 30 brasileños han vendido riñones a una red de tráfico de órganos humanos para trasplantes realizados en Sudáfrica, cuya principal fuente de financiación provenía de Israel”.

Según un informe de IPS: “Los receptores eran sobre todo israelíes, que recibían reembolsos de las compañías de seguros sanitarios entre 70.000 y 80.000 dólares por intervenciones quirúrgicas vitales realizadas en el extranjero”.

Indica IPS:

A los brasileños se les reclutaba en los barrios más pobres y se les pagaban 10.000 dólares por riñón, “pero al aumentar la ‘oferta’, los precios bajaron hasta los 3.000 dólares”. La red de tráfico la había organizado un ex policía israelí, el cual se defendía diciendo que “no estaba cometiendo ningún delito, dado que el gobierno de su país consideraba legal la operación”.

La embajada israelí emitió una declaración en la que negaba que su gobierno estuviera implicado en el comercio ilegal de órganos humanos, pero reconocía que ciudadanos suyos, en casos de emergencia, podían someterse a trasplantes de órganos en otros países “de manera legal, cumpliendo las normas internacionales”, y con el respaldo económico de su seguro médico.

Sin embargo, según IPS, el presidente de la comisión calificó la postura israelí “como mínimo de ‘contraria a la ética’, y añadió que la red de tráfico sólo podía desarrollar sus operaciones a gran escala si existía una fuente importante de financiación, como el sistema sanitario israelí”. Asimismo, afirmó que los recursos que proporcionaba el sistema sanitario israelí “eran un factor determinante” que permitía funcionar a la red12.

El director de un hospital de Tel Aviv fomenta el tráfico de órganos

Continúa el informe de IPS:

“Nancy Scheper-Hughes, directora del proyecto Organs Watch de la Universidad de California en Berkeley, testificó ante la comisión legislativa de Pernambuco para declarar que la red internacional de tráfico de órganos humanos había comenzado unos doce años atrás, a instancias de Zacki Shapira, ex director de un hospital en Tel Aviv.

“Shapira realizó más de 300 trasplantes de riñón, en ocasiones acompañando a sus pacientes a otros países, como Turquía. Los receptores son muy adinerados o poseen una buena cobertura de seguro sanitario, y los “donantes” son personas muy pobres de la Europa del Este, Filipinas u otros países en desarrollo, dijo Scheper-Hughes, especialista en antropología médica”.

Israel procesa a los traficantes de órganos

En 2007, el periódico israelí Ha’aretz publicó que dos hombres confesaron haber persuadido a “árabes de Galilea y del centro de Israel que tuvieran trastornos del desarrollo o enfermedades mentales para que aceptaran donar un riñón a cambio de dinero”. Posteriormente, se negaban a pagarles.

El diario revelaba que ambos hombres formaban parte de una red criminal en la que estaba involucrado un cirujano israelí. Según el auto de procesamiento, el cirujano vendió los riñones obtenidos por una cifra entre 125.000 y 135.000 dólares13.

Anteriormente en ese mismo año, otro periódico israelí, el Jerusalem Post, informaba de la detención de diez miembros de una red de traficantes de órganos israelí dirigida a ucranianos14.

En otra noticia que salió a la luz en 2007, el Jerusalem Post se hacía eco de lo siguiente: “el profesor Zacki Shapira, uno de los principales cirujanos de trasplantes del país, ha sido detenido el jueves en Turquía como sospechoso de participar en una red de tráfico de órganos”. Según el diario, los trasplantes se concertaban en Turquía y se realizaban en hospitales privados de Estambul.

http://img5.imageshack.us/img5/2505/shapira3.th.jpg (http://img5.imageshack.us/i/shapira3.jpg/)

Zacki Shapira, ex jefe de la unidad de trasplantes de riñón del Centro médico Rabin del Campus de Beilinson, situado en Petah Tikva, cerca de Tel Aviv, fue arrestado en medio de un tiroteo que se produjo en un hospital privado de Estambul en mayo de 2007, después de que cuatro hombres armados entraran al asalto en las instalaciones pidiendo que les devolvieran su dinero. Tras el incidente, la policía llevó a cabo una investigación exhaustiva y descubrió que hacía más de un mes que un tribunal había decretado el cierre del hospital debido a que allí se realizaban trasplantes ilegales. El centro había recibido numerosas advertencias similares en el pasado. En el momento de incidente había cuatro personas en el hospital esperando un trasplante.

¿Ha llegado a los EE.UU. el tráfico de órganos israelí?

En julio de este año incluso los medios de comunicación estadounidenses informaron sobre el arresto de Levy Izhak Rosenbaum, de Brooklyn, detenido recientemente por agentes federales en una gran redada contra la corrupción en Nueva Jersey en la que se vieron involucrados alcaldes, funcionarios gubernamentales y destacados rabinos. Boström abre su artículo con este incidente15.

Según la denuncia federal, Rosenbaum, que tiene estrechos lazos con Israel, declaró haber estado implicado en la venta ilegal de riñones durante 10 años. Un abogado estadounidense explicó: "Su negocio era persuadir a personas vulnerables para que cedieran un riñón por 10.000 dólares, que luego él negociaba y vendía por 160.000"16.

Éste es, supuestamente, el primer caso de tráfico internacional de órganos en los EE.UU.

La antropóloga de la Universidad de California y experta en comercio de órganos Nancy Scheper-Hughes, que informó al FBI sobre Rosenbaum hace 7 años, dijo que había escuchado informaciones según las cuales había amenazado a donantes a punta de pistola para asegurarse de que cumplieran con lo acordado para “donar” sus órganos17.

http://www.uruknet.info/pic.php?f=38.aptopix_corruption_arrests_nyll109.jp g

Jorge Aldao
10/10/2009, 19:03
La recolección de órganos israelí: ¿una nueva “calumnia de sangre”? (3ra parte)

Los problemas de Israel con los donantes de órganos

Israel posee un número extraordinariamente bajo de donantes voluntarios. Según la agencia de noticias israelí Ynet, “el porcentaje de donaciones de órganos entre los judíos es el más bajo de todos los grupos étnicos (...) En los países occidentales, alrededor del 30% de la población tiene carné de donante de órganos. Sin embargo, en Israel, sólo el 4% de la población tiene esta clase de carnés18.

“Según las estadísticas del sitio web del Ministerio de Sanidad, en 2001 murieron 88 israelíes esperando un trasplante por falta de donantes de órganos. En ese mismo año, 180 personas se hallaban en coma irreversible y sus órganos se podían haber utilizado para trasplantes, pero solamente accedieron a donar sus órganos los familiares de 80 de ellos”.

Señala Ynet que la baja cifra de donantes se debe a “motivos religiosos”. En 2006 se produjo una gran polémica cuando un hospital israelí conocido por su observancia de la ley judía llevó a cabo una operación de trasplante con un donante israelí. La semana anterior “había ocurrido un incidente similar, pero como el paciente no era judío pasó desapercibido”19 20.

El artículo sueco informa que Israel ha recibido reiteradas críticas por su modo antiético de abordar la cuestión de los órganos y los trasplantes. Francia estaba entre los países que dejaron de colaborar en este ámbito con Israel en la década de 1990. El Jerusalem Post escribió: “Se espera que el resto de los países europeos siga pronto el ejemplo de Francia”.

“La mitad de los riñones trasplantados a israelíes desde principios de esta década se trajeron ilegalmente desde Turquía, Europa del Este y América Latina. Las autoridades sanitarias israelíes tienen pleno conocimiento de este negocio, pero no hacen nada por detenerlo. En una conferencia celebrada en 2003 quedó demostrado que Israel era el único país occidental que contaba con una clase médica que no condenaba el comercio ilegal de órganos. Tampoco toma medidas legales contra los médicos que participan en este negocio ilícito; por el contrario, en la mayoría de los trasplantes ilegales están implicados responsables médicos de grandes hospitales de Israel, según Dagens Nyheter (5 de diciembre de 2003)”.

Para cubrir esta necesidad, el ex Primer Ministro Ehud Olmert, entonces ministro de sanidad de Israel, organizó una gran campaña de donaciones en verano de 1992, pero aunque el número de donantes subió vertiginosamente, las necesidades eran aún muy superiores a la oferta.

Aumentan las desapariciones de palestinos

Boström, que ya había tratado este tema en 2001 en su libro Inshallah21, afirma en su reciente artículo:

“Conforme se iba desarrollando la campaña, empezaron a desaparecer jóvenes palestinos en pueblos de Cisjordania y de Gaza. Soldados israelíes los devolvían muertos al cabo de cinco días con el cuerpo abierto”.

“Hablar de los cadáveres aterrorizaba a la población de los territorios ocupados. Había rumores de un drástico aumento de jóvenes que desaparecían, con los consiguientes funerales nocturnos de cuerpos autopsiados”.

“Yo estaba en la zona por aquel entonces, trabajando en un libro. En varias ocasiones se dirigió a mí personal de la ONU preocupado por los hechos. Las personas que se pusieron en contacto conmigo me dijeron que sin ninguna duda existía robo de órganos, pero que no se les permitía hacer nada al respecto. Después viajé a la zona por encargo de una red de emisoras y entrevisté a un gran número de familias palestinas de Cisjordania y de Gaza, reuniéndome con padres que contaban cómo se había despojado a sus hijos de sus órganos antes de ser asesinados”.

Concretamente describe el caso de Bilal Ahmed Ghanem, de 19 años de edad, que fue tiroteado por las fuerzas israelíes que invadieron su pueblo.

“El primer disparó le alcanzó en el pecho. Según los lugareños que presenciaron el incidente, a continuación le dispararon una bala en cada pierna. Después, dos soldados bajaron corriendo del taller de carpintería y dispararon a Bilal una vez en el estómago. Finalmente, le agarraron por los pies y le arrastraron hacia arriba por los veinte escalones de piedra de la carpintería (…). Los soldados israelíes cargaron a Bilal malherido en un jeep y le llevaron a las afueras del pueblo, donde esperaba un helicóptero militar. Se llevaron al muchacho a un lugar desconocido para su familia”.

Cinco días después lo trajeron de vuelta, “muerto y envuelto de arriba abajo en tela verde de hospital”. Boström informa que al bajar el cadáver a la tumba, su pecho quedó al descubierto y los asistentes pudieron ver que estaba suturado desde el estómago hasta la cabeza. Según Boström, no era la primera vez que la gente veía algo semejante.

“Las familias de Cisjordania y de Gaza creían saber exactamente lo que había pasado: “Usan a nuestros hijos como donantes forzosos de órganos”, me dijeron parientes de Khaled en Nablús, como lo hizo la madre de Raed en Jenín, y los tíos de Machmod y Nafes en Gaza; todos habían desaparecido durante varios días para ser devueltos por la noche, muertos y autopsiados”.

http://gfx.aftonbladet-cdn.se/multimedia/dynamic/00998/17s04bilalaBY_jpg_998448b.jpg
Bilal Ahmad Ghanem. Foto: Donald Boström.

¿Por qué autopsias?

Boström refleja los interrogantes que se formulan las familias:

“¿Por qué se quedan con los cadáveres hasta cinco días y sólo después nos dejan enterrarlos? ¿Qué les sucede a los cuerpos durante ese periodo? ¿Por qué llevan a cabo las autopsias sin nuestro consentimiento, cuando la causa de la muerte es obvia? ¿Por qué devuelven los cuerpos por la noche? ¿Por qué lo hacen con escolta militar? ¿Por qué acordonan la zona durante el funeral? ¿Por qué cortan la electricidad?”

La respuesta de Israel fue que a todos los palestinos muertos se les practicaba la autopsia como procedimiento de rutina. Sin embargo, Boström apunta que de los 133 palestinos que fueron asesinados aquel año, solamente se realizó la autopsia a 69.

Continúa: “Sabemos que Israel tiene una gran necesidad de órganos, que existe un amplio comercio ilegal de órganos que funciona desde hace muchos años, que las autoridades son conscientes de ello y que están involucrados médicos que ocupan puestos directivos en los grandes hospitales, así como funcionarios de diversos niveles. También sabemos que han desaparecido jóvenes palestinos y que los devuelven a los cinco días por la noche, con gran secretismo y cosidos tras haberles practicado un corte desde el abdomen hasta el mentón”.

“Ha llegado el momento de aclarar este macabro negocio, de arrojar luz sobre lo sucedido ahora y en el pasado en los territorios ocupados desde que comenzó la Intifada”22.

Jorge Aldao
10/10/2009, 19:05
La recolección de órganos israelí: ¿una nueva “calumnia de sangre”? (4ta parte- final)

¿La nueva “calumnia de sangre”?

Al pasar revista a todas las reacciones que ha suscitado el reportaje de Boström, llama la atención la cantidad de acusaciones que inciden en que este artículo es una nueva versión de la antigua “calumnia de sangre” antisemita. Dadas las circunstancias, conviene examinar un libro publicado en 2007 por un destacado experto israelí en historia medieval judía y en lo que le sucedió.

El autor es el profesor de Bar-Ilan (y rabino) Ariel Toaff, hijo del antiguo rabino jefe de Roma, líder religioso tan famoso que un periodista israelí escribió que el padre de Toaff “es a la judería italiana lo que la Torre Eiffel a París”. El propio Ariel Toaff está considerado como “uno de los mayores expertos en su campo”23 24.

En febrero de 2007 los medios de comunicación israelíes e italianos polemizaron (aunque la mayoría de los estadounidenses la omitieron) con la noticia de que el profesor Toaff había escrito un libro titulado “Pasque di sangue” (“Pascuas de sangre”)25 que contenía pruebas de que “había un fundamento objetivo en algunas de las calumnias de sangre medievales contra los judíos”.

A partir de los datos recopilados a lo largo de 35 años de investigación, Toaff concluye que hubo al menos algunos incidentes reales, posiblemente bastantes.

Afirmaba Toaff en una entrevista para un periódico de Italia (país donde se publicó el libro):

“Mi investigación muestra que, en la Edad Media, un grupo de fundamentalistas judíos no respetó la prohibición bíblica y usaron sangre para realizar curaciones. Fue solamente un grupo que pertenecía a las comunidades que sufrieron las mayores persecuciones durante las Cruzadas. De ese trauma surgió un ansia de venganza que en algunos casos llevó a ciertas respuestas, entre ellas los asesinatos rituales de niños cristianos”26.

El profesor Toaff fue atacado inmediatamente desde todos los ángulos, e incluso recibió presiones orquestadas por el presidente de la Liga Anti Difamación, Abe Foxman, pero Toaff, respaldado por sus 35 años de investigación, declaró:

“No voy a renunciar a mi devoción por la verdad y la libertad académica, aunque el mundo me crucifique… No se debe temer a decir la verdad”.

Sin embargo, poco después, sometido a una implacable presión pública y privada, tuvo que claudicar, retirar su libro y prometer que entregaría todos los beneficios obtenidos (el libro había volado de los estantes de las librerías italianas) a la Liga Anti Difamación de Foxman. Un año después publicó una edición revisada”27.

La experiencia de Donald Boström parece ser una repetición de lo que el profesor Toaff padeció: calumnias, insultos y difamaciones. Boström ha recibido asimismo amenazas de muerte, experiencia por la que quizás pasara también el profesor Toaff.

Si Israel fuese inocente de las acusaciones de saqueo de órganos, o si su culpabilidad fuera considerablemente menor de lo que Boström y otros sugieren, debería agradecer la apertura de investigaciones imparciales que despejaran dudas sobre su culpabilidad. Sin embargo, el gobierno y sus defensores están tratando de suprimir todo debate y aplastan a quienes consideran una amenaza por sus preguntas y conclusiones. El Primer Ministro Benjamín Netanyahu, más que responder a los llamamientos para que se abra una investigación, exige que el gobierno de Suecia abandone su compromiso con la libertad de prensa y condene el artículo. La oficina de prensa israelí, al parecer como represalia y para impedir nuevas investigaciones, está rechazando dar credenciales de prensa a los reporteros del periódico en cuestión.

Al igual que en el caso del violento ataque a Jenín, del ataque al USS Liberty, de la masacre de Gaza, del aplastamiento de Rachel Corrie, de la tortura de ciudadanos estadounidenses y de una multitud de otros ejemplos, Israel está empleando sus considerables recursos en todo el mundo para interferir en el proceso de investigación.

Cuesta creer que no tenga nada que ocultar.



Notas

[1] Hay dos traducciones al inglés; en este artículo se ha utilizado la primera http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=8390&lg=en
http://www.theoccidentalobserver.net/authors/SwedishTrans.html. La traducción al castellano aquí empleada puede verse en http://www.tlaxcala.es/pp.asp?lg=es&reference=8568.

El artículo original sueco de Aftonbladet puede verse en:
http://www.aftonbladet.se/kultur/article5652583.ab

[2] New York Times, Feb. 3, 1969, p. 8, Columna 6 (53 palabras).

[3] http://www.haaretz.com/hasen/spages/1046041.html
40 years after Israel's first transplant, donor's family says his heart was stolen. Por Dana Weiler-Polak, corresponsal de Haaretz. 14 de dic. de 2008.

[4] http://www.wrmea.com/backissues/0490/9004021.htm
Washington Report on Middle East Affairs. Abril de 1990, pág. 21. The Intifada: Autopsies and Executions.

[5] http://www.jweekly.com/
30 de octubre de 1998. Bizarre death of Scottish tourist involves suicide, missing heart. Por NETTY C. GROSS. Jerusalem Post Service.

[6] http://www.forward.com/articles/112915/
The Forward, Illicit Body-Part Sales Present Widespread Problem. Por Rebecca Dube. 26 de agosto de 2009.

[7] http://www.mail-archive.com/ctrl@listserv.aol.com/msg114437.html
Masons, Muslims, Templars, Jews, Henry and Dolly.

[8] http://ccun.org/Opinion
Al-Jazeerah: Cross-Cultural Understanding. Por Khalid Amayreh. 20 de agosto de 2009.

[9] http://www.israelnationalnews.com/News/Flash.aspx/12699

[10] http://www.forward.com/articles/112915/
The Forward, Illicit Body-Part Sales Present Widespread Problem. Por Rebecca Dube. 26 de agosto de 2009.

[11] http://www.economist.com/
The Economist, Organ transplants: The gap between supply and demand. 9 de octubre de 2008.

[12] 12/http://ipsnews.net/news.asp?idnews=22524
BRASIL. Poor Sell Organs to Trans-Atlantic Trafficking Ring. Por Mario Osava. IPS. 23 de febrero de 2004.

[13] http://www.haaretz.com/hasen/spages/935092.html
Haaretz, Two Haifa men sentenced to jail for organ trafficking. Por Fadi Eyadat. 18 de diciembre de 2007.

[14] http://www.jpost.com/
Police uncover illegal organ trade ring. Por Rebecca Anna Stoil. 23 de julio de 2007.

[15] http://www.thestar.com/news/world/article/671687
Sting rocks U.S. transplant industry. Por David Porter y Carla K. Johnson. ASSOCIATED PRESS. 25 de julio de 2009.

[16] http://www.haaretz.com/hasen/spages/1102799.html
U.S. Professor: I told FBI about kidney trafficking 7 years ago. Por Natasha Mozgovaya, corresponsal de Haaretz. 3 de agosto de 2009.

[17] http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-3388529,00.html
A mitzvah called organ donation. Por Efrat Shapira-Rosenberg. 10 de junio de 2007.

[18] http://www.ynetnews.com/articles/0,7340,L-3265889,00.html
Orthodox in uproar over organ donation incident. Por Neta Sela. 22 de junio de 2006.

[19] http://www.israelshamir.net/English/Body_Snatchers.htm
The Return of the Body Snatchers. Por Israel Sahmir. El escritor israelí Israel Shamir informa que hace unos años “(…) un destacado rabino del Chabad, Yitzhak Ginzburgh, dio su permiso religioso a un judío para tomar un hígado de un no judío incluso sin su consentimiento. Dijo que ‘un judío tenía derecho a extraer el hígado de un gentil si lo necesitaba, porque la vida de un judío es más valiosa que la de un gentil, de la misma manera que la vida de un gentil es más valiosa que la de un animal’”.

[20] http://www.bokus.com/b/9789170370939.html

[21] http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=8390&lg=en

[22] http://www.haaretz.com/hasen/spages/829381.html
Ha’aretz. The Wayward Son. Por Adi Schuartz. 1 de marzo de 2007.

[23] http://www.haaretz.com/hasen/spages/824152.html
Ha’aaretz, Bar-Ilan to order professor to explain research behind blood libel book. Por Ofri Ilani. Haaretz Service y The Associated Press. 11 de febrero de 2007.

[24] http://www.bloodpassover.com/toafftableofcontents.htm

[25] http://haaretz.com/hasen/spages/824152.html
Ha’aaretz, Bar-Ilan to order professor to explain research behind blood libel book. Por Ofri Ilani, 11 de febrero de 2007.

Hace algunos años, un profesor también israelí, Israel Shahak, publicó libros que contenían información relacionada con este tema y el judaísmo medieval y moderno, algunos de ellos particularmente relevantes para el debate sobre la extracción de órganos y sobre la amplia supresión de dicha información. Acerca de Israel Shahak escribió Noam Chomsky en una ocasión lo siguiente: “Shahak es un destacado estudioso, con una notable perspicacia y profundos conocimientos. Su trabajo, documentado y penetrante, es una contribución de gran valor”. Animamos al público a leer estos libros íntegramente: Jewish History, Jewish Religion, The Weight of Three Thousand Years y Jewish Fundamentalism in Israel, del que es coautor el profesor Norton Mezvinsky.

[26] http://www.haaretz.com/hasen/spages/957357.html
Ha’aretz, Historian recants theory that Jews killed Christian child in ritual murder. Por Adi Schwartz. 24 de febrero de 2008.

Fuente: http://ifamericansknew.org/cur_sit/sweden.html & CounterPunch

Artículo original publicado el 28 de agosto de 2009

Sobre la autora

Laura Boué, Carlos Sanchís y Ana Atienza son miembros de Tlaxcala, la red de traductores para la diversidad lingüística.

URL de este artículo en Tlaxcala: http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=8916&lg=

Badr
10/10/2009, 19:21
Es que hay que fastidiarse con esta gente. Ese por donde quiera que se les coja son siniestros. No creo que esté muy lejos el día en que no puedan ni vivir con ellos mismos a pesar de todas las subvenciones y de los órganos fáciles.

Salaam

SALAM1
10/10/2009, 20:19
y ke esperabais de los judios flores, paz y palestina jajajaaaaaaaaa

Jorge Aldao
10/10/2009, 21:17
y ke esperabais de los judios flores, paz y palestina jajajaaaaaaaaa

Salam1... Salam ...

Yo creo que no es correcto decir "de los judíos".

Pienso que es más justo decir "de los sionazis", o de los Invasores y Ocupantes de Palestina o como quieras llamarlos, pero no "de los judíos"

Porque hay muchos judíos (no la mayoría por desgracia) que no están de acuerdo con lo que se hace en Sionaziland.

Los sionazis han secuestrado el judaísmo para usarlo en su provecho, pero no todos los judíos son sionazis.

Pero, además, porque supongo por tu nick que eres musulmán y pienso que te molestaría mucho que alguien, ante alguna conducta perversa de una persona que se define como musulmana, dijera "¿y que podían esperar de los musulmanes?"

Pienso que separar la paja del trigo es importante.

Un saludo

Jorge Aldao

SALAM1
10/10/2009, 22:04
Salam1... Salam ...

Yo creo que no es correcto decir "de los judíos".

Pienso que es más justo decir "de los sionazis", o de los Invasores y Ocupantes de Palestina o como quieras llamarlos, pero no "de los judíos"

Porque hay muchos judíos (no la mayoría por desgracia) que no están de acuerdo con lo que se hace en Sionaziland.

Los sionazis han secuestrado el judaísmo para usarlo en su provecho, pero no todos los judíos son sionazis.

Pero, además, porque supongo por tu nick que eres musulmán y pienso que te molestaría mucho que alguien, ante alguna conducta perversa de una persona que se define como musulmana, dijera "¿y que podían esperar de los musulmanes?"

Pienso que separar la paja del trigo es importante.

Un saludo

Jorge Aldao

y me lo cuentas a mi ?

si tu mismo lo dices: Porque hay muchos judíos (no la mayoría por desgracia)
y si son mayoria son muchos, y los otros son pasivos y mucho bla bla bla bla

lo de mi nick ¿y que podían esperar de los musulmanes?" si esto ya lo dicen no te preocupes

si un soldado musulman mata se acusaria a su presidente o su jefe superior de lesa humanidad, genocidio, holocausto jajajaaaaaaa

aora lo hace un americano ( un cristiano con todas las letras )
el presidente se limpiaria la mano diriais ke es un perturbado mental y ke se abrira investigacion y ke mientras se llevaria al soldado a su pais de vuelta en total una pelicula para luego meterle 3 añitos por vete a saber por cuantos muertos
no me alargo mas

en fin esto es occidente (cristiano con todas las letras )

Badr
10/10/2009, 23:01
Pues a lo mejor decir "¿Y qué podían esperar de los musulmanes?" no es muy oportuno, pero por ejemplo decir

"Y qué podían esperar de jajajaaaaaaaaa?"

sería oportunísimo.



Salaam

Don Pelayo
10/10/2009, 23:21
Tráfico de órganos... interesante tema, que se lo pregunten a Hashim Thaçi, ese delincuente que dice ser el 1º ministro de Kosovo.

Más de uno lo adora por aquí. No hay quién os entienda :rolleyes:

Jorge Aldao
11/10/2009, 00:05
Tráfico de órganos... interesante tema, que se lo pregunten a Hashim Thaçi, ese delincuente que dice ser el 1º ministro de Kosovo.

Más de uno lo adora por aquí. No hay quién os entienda :rolleyes:

Pelayo Hola...

Quizás si usted pone un montón de información documentada y con enlaces a fuentes más o menos confiables (como la que hemos puesto en este hilo) nos enteremos de las razones por las que usted dice que ese señor es un delincuente y dejemos de adorarlo y, así, usted pueda entendernos.

Un saludo

Jorge Aldao