PDA

Ver la Versión Completa : La desconocida historia de Ibn Al Khatabb, el "Che Guevara" musulmán



Umar
27/08/2009, 13:30
La desconocida historia de Ibn Al Khatabb, el "Che Guevara" musulmán http://4.bp.blogspot.com/_yg1QmuzrzVQ/RwlVpAIYjUI/AAAAAAAABbg/D-1KC8FVztM/s1600-h/309775041_2f5d45c76c.jpg

Al cumplirse el 40 aniversario del asesinato de Ernesto “Che” Guevara, a manos de un agente de la CIA, se celebran en todo el mundo actos de homenaje y recuerdo al guerrillero argentino. Sin embargo pocos occidentales conocen la historia del Amir Ibn Al Khatabb (o Khattab), asesinado en Chechenia, y con una vida paralela a la del Che latinoamericano.

Mas allá de su evidente parecido físico, de su cabello y barba larga, y su cabeza tocada siempre por la gorra de guerrillero, los paralelismos entre ambos combatientes, que dejaron su casa, su familia, y su patria, viajando a países lejanos para luchar por la libertad de otros pueblos, encontrando la muerte, a manos del imperialismo, por haber defendido esas ideas.

A diferencia de Ernesto Guevara, la identidad real del Comandante (Amir) Khattab, no esta totalmente clara. Su nombre de guerra, Ibn Al Khattab es el que ha pasado a la historia de los mártires del Islam, aunque tras su muerte se sugirió que su nombre real podía ser Samir Saleh Abdullah Al Suwailem.


http://4.bp.blogspot.com/_yg1QmuzrzVQ/RwlWrAIYjcI/AAAAAAAABcg/MORsrppsg8c/s1600-h/7549ht0.jpg

Khattab nacido en el Arabia Saudí en 1969, y como el Che, en el seno de una familia relativamente adinerada y educada. Su padre era árabe y madre caucásica (de Adyghe) Con menos de 20 años de edad, y tras estudiar la lengua inglesa, obtuvo una beca para una escuela secundaria americana en 1987, año del apogeo de la lucha de los muyahaidines musulmanes contra los invasores soviéticos en Afganistas. En aquel año jóvenes de todo el mundo musulmán llegaban en grandes cantidades a Afganistán respondiendo a la llamada autoridades del Islam como el Sheikh Abdullah Azzam (asesinado en 1989) y el Sheikh Tamim Adnani (fallecido en 1988), para unirse a la Yihad contra los soviéticos.

En aquellos tiempos, en que aun no existía la Internet, llegaban a todo el mundo musulmán fotografías, videocasetes, libros y artículos describiendo las proezas de los guerreros muyahidines, que en inferioridad de condiciones, de armas, y de entrenamiento, se enfrentaban a las tropas soviéticas con un valor que rozaba lo milagroso. En la película “Rambo III” de Silverster Stallone, ahora deliberadamente olvidada por los críticos norteamericanos, son los guerrilleros muyahidines los que combaten con el famosos Rambo contra los sovieticos en Afganistán. En aquella época, y antes de que cambiasen los intereses geoestratégicos americanos en la región, los muyahidines es luchadores por la libertad, y no terroristas como ahora los vende la opinión pública internacional.

A finales de ese año 87 Khattab debía partir hacia Estados Unidos para completar sus estudios, pero decidió hacer una escala en Afganistán, como muchos de sus amigos y familiares, con la intención de ayudar a la causa de la libertad. Aquel fue el ultimo momento en que su familia vio a Khattab, que ya no regresaría nunca a su hogar.

http://3.bp.blogspot.com/_yg1QmuzrzVQ/RwlXSwIYjiI/AAAAAAAABdQ/Jg4HAx6x8kY/s1600-h/200706-gahim-elros.jpg

"El campo de adiestramiento en Jalalabad estaba lleno de hermanos que iban y venían casi todos los días. Nos estábamos preparando para una gran operación contra los rusos, y aquellos hermanos que habían completado su entrenamiento estaban empacando sus bolsos y marchándose del campo para ir al frente de batalla. Mientras estábamos preparándonos para partir al frente de batalla, llego un grupo de nuevos reclutas. Entonces noté a un joven muchacho adolescente entre los nuevos reclutas: 16-17 años de edad, con cabello largo y una barba que aun no había comenzado a crecer plenamente. Inmediatamente él se dirigió a los comandantes del campo de adiestramiento y comenzó a rogarles que le permitieran ir al frente de batalla. Los comandantes obviamente se rehusaron a enviar a un joven muchacho sin adiestramiento al frente de batalla. Me acerque a él, lo salude y le pregunte su nombre. Él contesta, 'Ibn-ul-Khattab' ".

Caminaensueños
05/10/2009, 19:01
Esta historia me gustaria oirla. Por favor ¿puedes continuarla?.

Timurid
12/10/2009, 13:13
"Yihad" en el Cáucaso. La batalla por Daguestán
Gustavo Castro Suárez
jueves, 24 de septiembre de 2009

Ameer Khattab

En diciembre de 1994 llegó a Chechenia un grupo de veteranos yihadistas, procedentes de las guerras en Afganistán y Tayikistán. Ese grupo era liderado por un saudí, Saamir ibn Saleh ibn Abdullah al-Suwailim, conocido por Ibn ul-Khattab (Khattab en lo sucesivo), que había sido mano derecha de Osama bin Laden en el yihad antisoviético de Afganistán. Entre dichos miembros se encontraban también los saudíes Abu al-Walid al-Ghamidi, Yaqoob al-Ghamidi, Hakim al-Madani, Abu Omar al-Sejf, Abu Kuteyba o el sudanés Yasir al-Sudani.

Pocos podían sospechar el enorme impacto que provocaría en la región la inesperada irrupción de estos islamistas, atraídos por el intento de ruptura con Moscú pretendido por el checheno Dzokhar Dudayev. La decisiva participación de estos militantes, con una orientación ideológica salafista yihadista, con abundante financiación procedente del Golfo Pérsico, y con amplia experiencia en combate, provocó que numerosos clanes chechenos se unieran a sus filas. Así fue como un reducido grupo de expertos en explosivos, guerra de guerrillas, emboscadas y adoctrinamiento radical, junto con numerosos combatientes locales, consiguió hacerse un importante hueco en el Cáucaso norte. Desde 1994 hasta 1996, efectivos armados chechenos y yihadistas procedentes del extranjero, combatieron unidos para conseguir el objetivo de expulsar a Rusia de Chechenia. Pero la cohesión fue sólo temporal.

Retirada rusa y división islámica

Tras la retirada rusa en 1996, y la firma del Tratado de Khasavyurt en 1997 por el presidente ruso Boris Yeltsin y el dirigente checheno Aslan Maskhadov, la influencia e importancia de los salafistas yihadistas aumentó día a día. Se fundaron escuelas coránicas y llegó a crearse un campo de entrenamiento regentado por el saudí Khattab en Serzhen-Yurt, a imagen y semejanza del campo de entrenamiento afgano Al Farouk dirigido por Osama bin Laden, Ayman al-Zawahiri y el doctor egipcio Mohamed Atef.

Estos efectivos armados estaban divididos en dos facciones rivales. Los primeros se encuadraban en la Guardia Nacional y tenían una visión tradicional del Islam. Esta era la principal fuerza en la autodenominada República de Ichkeria (Chechenia), a las órdenes del presidente Aslan Maskhadov.

Los segundos estaban formados por grupos salafistas dirigidos por Abdurrahman al-Shishani (sucesor de Ali Fathi al-Shishani y líder espiritual de las fuerzas emergentes islamistas), Abdul-Malik Mezhidov (comandante de campo, a cargo de la jamaat Kurchaloy) y Arbi Barayev, entre otros.

La difícil convivencia entre los chechenos seguidores de las tradiciones sufíes y los jamaat salafistas degeneró en enfrentamientos armados en 1998 en Gudermes, segunda ciudad en importancia chechena. Tras los enfrentamientos armados en Gudermes, Shamil Basayev, que no había participado en el conflicto, propuso la creación de la Brigada Internacional Islámica (IIB). El IIB fue formado por las tropas de Basayev y Khattab, a quienes se unieron los hermanos Akhmadov de Urus-Martan. Este fue el grupo armado que invadió Daguestán en 1999 para ayudar, según ellos, a sus hermanos musulmanes de Karamakhi y Chabanmakhi. Los habitantes de estas regiones habían alcanzado en 1998 un acuerdo con Sergei Stepashin, entonces ministro del Interior ruso, por el que se implantaba la sharia en dichas localidades. Este acuerdo fue considerado por los yihadistas un síntoma de debilidad de las autoridades federales rusas. En enero de 1999, Aslan Maskhadov perpetró la implantación de la sharia en Chechenia, hecho que agravó aún más la situación.

Sharia significa camino y muchas de sus prescripciones se oponen a derechos humanos fundamentales. Por ello, comenzaron a ser habituales las ejecuciones públicas, a plena luz del día, tras juicios con dudosas garantías procesales y sin ninguna supervisión internacional. El efecto sobre la población local fue devastador, al quedar literalmente en manos de islamistas y supuestos teólogos musulmanes llegados de todos los rincones del mundo, con dudosos conocimientos reales sobre el Islam, pero que no dudaban a la hora de emplear brutales medios para mantener aterrorizada a la población.

Desgraciadamente, la autodenominada República de Ichkeria se convirtió en un "Estado fallido", en el que el presidente Aslan Maskhadov perdió por completo el control del país. El auténtico poder fáctico de toda la región estaba en manos del saudí Khattab, vinculado directamente con Al Qaida.

Tras los incidentes de 1998 e implantada la sharia en Chechenia, los yihadistas decidieron hacer realidad un sueño que habían acariciado durante mucho tiempo: la invasión de la vecina república rusa de Daguestán, denominada operación Imam Gamzat Bek. En la grabación Battle for Dagestan 1 y Battle for Dagestan 2 puede hacerse una completa valoración de la importancia, medios y objetivos de los yihadistas para conseguir el ansiado sueño de fundar un Califato islámico, que debería abarcar según los ideólogos radicales, desde el mar Caspio hasta el mar Negro. El montaje de vídeo y audio fue difundido por los canales habituales en foros yihadistas. En él puede observarse a la Brigada Internacional Islámica (IIB), liderada por Shamil Basayev y el saudí Khattab, adoctrinando a los hombres, subiendo a los camiones y desplazándose hacia la frontera con Daguestán. Sorprende el elevado número de efectivos, pudiendo estimarse en varios miles de hombres, equipados con modernos misiles anticarro filoguiados e incluso medios antiaéreos. Lo cierto es que yihadistas de todo el orbe aparecieron de forma súbita en la frontera checheno-daguestaní: desde marroquíes como Salaheddin Benyaich procedentes de España, hasta suecos como Hassan Zaaroura.

Los islamistas consiguieron tomar cuatro pueblos de Daguestán: Echeda, Ansalta, Rokotá y Botlijsk, en la región de Botlij. El calado de la ofensiva no fue tomado en balde por los generales rusos. El 7 de agosto de 1999 Moscú empezó a concentrar en la zona fronteriza fuerzas federales, entre ellas, unos mil policías, un batallón de la 102º Brigada del Ministerio del Interior y un batallón de la Brigada Motorizada 136 del Ministerio de Defensa. El propio primer ministro ruso, Serguei Stepashin, visitó la zona, llegando a afirmar, en su habitual tono lacónico, que Daguestán podía perderse.

El 9 de agosto de 1999, en medio de la ofensiva terrorista en territorio ruso, se produjo un hecho que cambiaría toda la estrategia rusa en el Cáucaso norte: Vladimir Putin fue designado como nuevo primer ministro de la Federación rusa. Inmediatamente, el 10 de agosto de 1999, se proclamaba la República Islámica de Daguestán. La shura de Daguestán, una organización que agrupaba a varias tendencias islámicas, sobre todo a los salafistas, proclamó:

"Nosotros, musulmanes de Daguestán, proclamamos el establecimiento del Estado independiente e islámico de Daguestán. Declaramos que el yihad en Daguestán obliga a todo musulmán a defender este Estado islámico y a combatir hasta la expulsión del último infiel".

Shamil Basayev no dudó en tildar la operación en Daguestán como una auténtica guerra de liberación nacional. En el vídeo Daghestan Dar Ul Harb Vol. 1 editado por Shariat puede verse a Basayev aullando "Victoria o Paraíso" a las tropas, junto al miembro de Al Qaida, el saudí Hakim al-Madani. Magomed Tagayev, ideólogo de la ofensiva islamista en Daguestán, nombrado ministro de Información del autoproclamado Gobierno islámico de Daguestán por Shamil Basayev, instigaba a asesinar rusos. Los acusaba de ser paganos e idólatras adoradores de la Virgen María, por lo que debían hallar la muerte en las manos de los fieles musulmanes.

Los enfrentamientos fueron encarnizados, pero finalmente la invasión de Daguestán resultó un fracaso para las ansias islamistas de expandirse hasta el mar Negro, y se convirtió en una razón de peso incuestionable a la hora de decidir el inicio de la operación antiterrorista por parte de Vladimir Putin. El 23 de agosto, el tándem Basayev-Khattab dio la orden de retirada a sus hombres después de tres días de intensos y violentos combates en el poblado daguestaní de Tando.

Rusia retoma el control

La región del Cáucaso es un complejo entramado con infinidad de grupos étnicos, mezclados en una babel de lenguas. Sólo en Daguestán, según datos oficiales del censo ruso del año 2002, hay más de doce etnias. El propio Rasul Makasharipov, que con el tiempo sería el fundador de las estructuras salafistas Dzhenet (Paraíso) y Shariat, tuvo que realizar tareas de intérprete de Shamil Basayev al irrumpir en Daguestán.

El motivo principal del fracaso de la operación Imam Gamzat Bek fue la ausencia casi total de apoyo de la población local a los invasores islamistas. Mientras Vladimir Putin era aclamado en Daguestán por la población y juraba que Rusia nunca olvidaría el apoyo de los habitantes daguestaníes al Ejército ruso, el emir de Al Qaida Khattab se lamentaba por la colaboración que recibían los rusos afirmando que se trataba de "un pecado muy grave".

Las negociaciones, pactos políticos y acuerdos con los radicales islámicos siempre terminan de forma idéntica, ya sea en Chechenia, Daguestán o el Valle de Swat en Pakistán en fechas recientes: intentos de expansión islamistas, que requieren grandes medios militares urgentes para poder sofocar la insurgencia.

La intensa actividad de la estructura liderada por el saudí Osama bin Laden en el Cáucaso, acabó teniendo un efecto contrario al que esperaban: Chechenia se ha convertido en el gran bastión ruso en el Cáucaso, mientras la inmensa mayoría de la población daguestaní asume su pertenencia a la Federación rusa.

"Chechenia después de la tormenta": Lunes 28 de septiembre

Escritura en negrita mía.

Umar
18/10/2009, 01:53
Puedes decir misa, no te creo. Si tan informado estas, deberias saber que nació en Jordania

sigo con su historia

Khattab completó su adiestramiento y llegado el día, como sus compañeros, partió hacia el campo de batalla. Uno de sus instructores fue Hassan As-Sarehi, el Comandante de la famosa operación La Guarida del León en Jaji, en 1987. Allí conoció, según relataría posteriormente, a otro joven voluntario del Yihad en Afganistán, también de origen saudí, pero menos activo en el campo de batalla, y más ocupado en cuestiones logísticas, un tal Osama Ben Laden, pero sus destinos seguirían caminos distintos y terminarían perdiendo el contacato.

A diferencia de Osama, Khatabb ganaría su fama en el campo de batalla, enfrentándose cara a cara con el enemigo. Durante los siguientes seis años este joven muchacho se transformaría en uno de los más famosos comandantes muyahidines del siglo XX en todo el mundo. Era conocido por rehusar agacharse ante al fuego enemigo y por no demostrar dolor después de ser herido en combate. Participó en todo tipo de escaramuzas, desde emboscadas hasta operaciones e incursiones, y combatió contra las Fuerzas Regulares y Especiales Soviéticas, estando presente en las mayores operaciones del Yihad afgano entre 1988 y 1993, incluyendo las conquistas de Jalalabad, Khost y Kabul. Casi milagrosamente escapó de la muerte en muchas ocasiones, pero su hora aun no había llegado, ya que el destino le guardaba una importante misión en Europa.

Otro de sus camaradas muyahidines describe como Khattab en una ocasión recibió un disparo en el estomago con una bala del alto calibre (de 12.7 mm) de ametralladora pesada en Afganistán:
"Durante una de las operaciones, estábamos sentados en la habitación de una pequeña casa en la Segunda Línea. Estaba anocheciendo y el combate en el frente de batalla era muy fiero. Unos momentos mas tarde, Khattab entro a la habitación; su rostro se veía pálido, pero fuera de eso el parecía actuar en forma normal. Él entro, camino muy lentamente hasta el otro lado de la habitación y se sentó junto a nosotros. Khattab estaba más quieto que de costumbre, así es que los hermanos percibieron que algo no estaba bien, aunque él ni siquiera por una vez se inmuto o mostró signos de dolor. Le preguntamos si había sido herido; él respondió que en el frente de batalla había recibido una ligera herida, nada serio. Uno de los hermanos entonces se acerco a él para ver la herida. Khattab no quiso dejarlo ver, agregando que la herida no era nada serio. Este hermano obligo a Khattab a dejarle ver y entonces puso su mano sobre el abdomen de Khattab. Vio que su ropa estaba empapada en sangre y que estaba sangrando profusamente. Entonces llamamos de inmediato un vehículo y lo llevamos rápidamente al hospital de campaña más cercano, durante lo cual él continuo reclamando todo el tiempo que la herida era ligera y nada serio."

Umar
18/10/2009, 01:55
En otro combate con los soviéticos Khattab perdió dos dedos de su mano derecha mientras intentaba lanzar una granada casera. La granada exploto en su mano y dos de sus dedos fueron cercenados por la explosión. Sus compañeros muyahidines trataron de persuadirlo para que fuera a Peshawar a recibir atención medica, pero Khattab rehusó, insistiendo que poniendo un poco de miel en la herida, como dice la tradición coránica, y vendaje, seria suficiente, y que no había necesidad de recorrer toda la distancia hasta Peshawar. Sus dedos han permanecido en un vendaje similar desde ese día.


El Comandante Khattab luchó en Afganistán hasta que el pueblo afgano recuperó su libertad, igual que hico el Che Guevara en Cuba. Y de la misma forma en que una vez libertada la isla caribeña, el Comandante Guevara se dirigió a otros países de Africa o América Latína para continuar con la lucha, el Comandante Khattab se fue a Tayikistán en 1993 con un pequeño grupo de hermanos muyahidines por la libertad de los musulmanes allí sometidos Y por dos años permanecieron ahí combatiendo a los rusos en terreno nevado y montañoso con carencia de armas y municiones adecuadas.

Después de dos años en Tayikistán, Khattab regreso con su pequeño grupo a Afganistán, a comienzos de 1995. Era en este tiempo que la guerra en Chechenia recién había comenzado y todos estaban confundidos acerca de las inclinaciones religiosas de los Chechenios y el significado religioso de esta guerra. . "Si Usted me hubiese dicho en Afganistán que un día combatiríamos a los rusos DENTRO de Rusia, jamás le habría creído" dijo Khattab en aquella época.

Según relataría años después el hermano de Khattab, este conoció la existencia del conflicto checheno al ver un reportaje en 1995 en un canal de televisión afgano. Así describió Khattab lo que sintió al vera aquellas imágenes de las matanzas de musulmanes chechenos a manos de las tropas rusas: "Cuando vi a un grupo de chechenos llevando cintas en sus cabezas una banda con 'La ilaha illalah...' (no hay mas dios que Allah y Muhammad es Su Mensajero) escrito en ellas, y gritando takbirs (Allahu-Akbar), decidí que había un Yihad ocurriendo en Chechenia y que debía ir allá."
Desde Afganistán, Khattab viajó con un grupo de ocho de sus compañeros muyahidines, directo a Chechenia, llegando allá en la primavera de 1995. Khattab entró en Chechenia como reportero de televisión y siempre fue consciente de la importancia de la propaganda y el poder mediático de información en tiempos de guerra. De esta forma el guerrillero-periodista documento desde ese día todas sus incursiones y operaciones con cientos de cintas de video.

Los siguientes cuatro años harían que las hazañas de Khattab en Afganistán y Tayikistán parecieran juegos de niños. De acuerdo a estadísticas oficiales rusas, más soldados rusos fueron muertos en tres años de guerra en Chechenia que en los diez años de la ocupación soviética de Afganistán.

A Khattab se unieron otros pocos de sus compañeros muyahidines de Afganistán y se pusieron a adiestrar a los Chechenos de la zona tanto en tácticas militares de guerra como en formación religiosa. Llevaron a cabo un número de osadas operaciones contra los rusos dentro de Chechenia (Khartashoi, 1995; Shatoi, 1996; Yashmardy, 1996) y en Rusia misma (Dagestan, 1997 y 1999).

Una de sus operaciones mas osadas fue la emboscada de Shatoi el 16 de Abril de 1996, en la cual dirigió personalmente a un grupo de 50 muyahidines que aniquilaron un convoy de 50 vehículos rusos que estaban saliendo de Chechenia. Fuentes oficiales militares rusas dijeron que 223 soldados rusos fueron muertos (incluyendo 26 oficiales superiores), y todos los vehículos fueron destruidos. Esta operación provoco el despido de varios generales rusos en Moscú, y Boris Yeltsin se vio obligado a responder por esa operación en el Parlamento ruso. Cinco de los guerrilleros muyahidines de Khatabb alcanzaron el martirio en esa operación. Y como solía hacer el Comandante-Reportero, toda la operación fue filmada y escenas y fotografías de ella pueden ser vistas en varias páginas de internet.

Pocos meses después su grupo llevo a cabo una incursión contra un cuartel del ejército ruso, destruyendo helicópteros por medio de misiles anti-tanque, con guía de alambre, AT-3 Sagger, una de las innovaciones que llevó Khatabb a la guerra chechena. Nuevamente esta operación completa, incluyendo la destrucción de los helicópteros, fue filmada en una crónica periodística desde la misma línea de fuego, que humilló aún más al todopoderoso ejército ruso. Entre los comandos del Comandante Khatabb nunca faltaba uno o dos cámaras grabando las operaciones.

Un grupo de sus combatientes también participo en la famosa ofensiva de Grozny en Agosto de 1996, conducidos por Shamil Basayev, y también estuvo en la famosa operación del 22 de Diciembre de 1997, cuando dirigió a un grupo de 100 muyahidines chechenos y extranjeros 100 kilómetros al interior de territorio ruso y atacó el cuartel central de la 136ª Brigada de Rifles Motorizada del 58 ejército ruso en Buinaksk. Esa unidad había sido señalada durante la guerra por las especiales atrocidades que cometían contra los chechenos, y tras la operación de Khatabb 300 vehículos rusos fueron destruidos y un gran número de tropas fueron muertas. Dos guerrilleros muyahidines fueron muertos en esta operación, incluyendo uno de los compañeros afganos de Khattab de mayor rango, el Comandante Abu Bakr Aqidah. Fuentes rusas, sin embargo, declararon que solo 10 vehiculos fueron destruidos y 15 dañados.

Después del retiro de las tropas rusas de Chechenia en el otoño de 1996, Khattab fue proclamado un héroe nacional en Chechenia. Le fue otorgada una medalla a la valentía y el valor por el gobierno chechenio y se le ascendió a general, en una ceremonia a la que asistieron Shamil Basayev y Salman Raduyev, el comandante más brillante de la guerra en Chechenia. Antes que el general Jawhar Dudayev fuera muerto, siempre manifestó hacia Khattab el más alto respeto. Un respeto ganado por sus acciones, no por sus palabras.

Sin embargo, y a pesar de la lucha en el campo de batalla, el Khattab “reportero de guerra” siempre creyó en el Yihad a través de los medios de comunicación. En una oportunidad declaró: "Allah nos ordena combatir a los incrédulos del modo que ellos nos combaten. Ellos nos combaten con medios de información y propaganda, así es que nosotros deberíamos también combatirlos con nuestros medios de información". Por esta razón, él insiste en filmar cada una de sus operaciones. Se rumoreaba que poseía una videoteca con cientos de cintas de Afganistán, Tayikistán y Chechenia, y algunas de sus filmaciones ahora pueden verse en youtube. Él creía que las palabras por si solas no bastan para responder a las afirmaciones falsas de los medios de información del enemigo: una filmación en video debe responder a esas afirmaciones.
Y lo cierto es que su estrategia periodística tuvo efecto en muchas ocasiones, por ejemplo en la operación de Dagestan, en Agosto de 1999, donde su cámara mostró a centenares de rusos muertos, dejando en ridículo la versión oficial rusa que pretendía limitar sus bajas a solo de 40 soldados muertos. Este video, como otros, puede encontrarse en la sección Yihad en Chechenia del sitio web de Azzam Publications.

Khattab fue llamado por muchos musulmanes el 'Khalid bin Walid' de nuestros tiempos. Y consiguió escapar de la muerte e intentos de asesinato en muchas ocasiones, la más cercana de las cuales ocurrió cuando, en compañía de otro de sus hombres, manejaba un camión ruso de cuatro toneladas, que de pronto fue bombardeado por los rusos. El camión fue despedazado lo mismo que su pasajero, pero Khattab sobrevivió sin un rasguño.

Con fama de inteligente (hablaba árabe, pastún, inglés, francés y ruso), valiente y de fuerte personalidad, contaba con la lealtad y la estima de todos sus hombres. Y regularmente verificaba como estában sus soldados, resolviendo cualquier problema personal que pudiese distraerles en el cambo de batalla, y llegando a darles dinero de su propio bolsillo, si tenían alguna necesidad. Khatabb comprendía que sus guerrilleros pudiesen sentir añoranza por sus familias, y en una ocasión declaró: "La principal cosa que nos impide a todos nosotros venir al Yihad es nuestras familias. Todos los que vinimos aquí, vinimos sin el permiso de nuestra familia. Si hubiéramos escuchado a nuestras familias y regresado a casa, quien continuaría este trabajo que estamos haciendo? Cada vez que llamo por teléfono a mi madre, aun ahora me pide que regrese a casa, aun cuando no la he visto en los últimos 12 años. Si fuera a regresar a visitar a mi madre, quien continuaría este trabajo?"

Umar
18/10/2009, 01:56
La ambición de Khattab fue combatir los invasores hasta expulsarlos de cada trozo de tierra musulmana, desde el Caucaso hasta las Republicas de Asia Central. "Conocemos a los rusos y conocemos sus tácticas. Conocemos sus puntos débiles; y es por eso que es mas fácil para nosotros combatirlos a ellos que combatir a otros ejércitos", dijo.

En 1998, y junto con Shamil Basayey, Khattab creó un grupo denominado Brigada de Pacificación Internacional Islámica (IIPB), también conocido como el ejército pacificador islámico, que en el año 2003 fue incluido por Estados Unidos en su listado de organizaciones terroristas, donde comparte orgulloso esta calificación con grupos como Hamas, Hezbolah, Al Fatal o, en definitiva, cualquier organización que no se someta a la dictadura del imperialismo, sea del extremo que sea.
En 1999, y como parte de propaganda rusa que pretendía convertir a Khattab en un líder terrorista, Moscú intentó presentar al Comandante como el responsable de las bombas que masacraron a la población civil ese año, pero el 14 de septiembre de ese año, y en un comunicado oficial a todas las agencias de prensa, Khattab, que nunca renegó de todas sus operaciones militares, declaró: “no quisiéramos ser relacionados con los que matan a civiles durmientes con bombas…”. Y se desmarcó totalmente de aquellos atentados cometidos, según él, por las mismas tropas rusas, para justificar las posteriores operaciones de represión y castigo contra los chechenos.

Khatabb continuó luchando, cara a cara, contra las tropas de ocupación rusa en Chechenia, como antes lo había hecho en Afganistán y Tayikistán, y sobrevivió a muchos atentados contra su vida por parte de los servicios secretos rusos, como sobrevivió a aquella granada que le amputó los dedos, a la bala del 12.7 y al bombardeo de su camión, pero en la noche del 19 al 20 de marzo de 2002, un agente infiltrado del FSB ruso, llamado Ibrahim y que acudía como mensajero de Dagestani, accedió a su comida y lo envenenó.

Khatabb murió ese año, pero desde entonces su nombre se recuerda entre todos los muyahidines como el de un mártir. Y da nombre a un tipo de granada casera, la khattabka, muy popular entre los guerrilleros chechenos.

Marwan Paz

Timurid
19/10/2009, 12:36
http://www.revistatenea.es/RevistaAtenea/REVISTA/articulos/GestionNoticias_904_ESP.asp

Chechenia después de la tormenta

Gustavo Castro Suárez jueves, 24 de septiembre de 2009

En pocos lugares del mundo se han producido situaciones tan dramáticas como en Chechenia. La irrupción en 1994 de un grupo de yihadistas vinculados a Osama bin Laden, liderado por el saudí Ibn Ul-Khattab, la invasión islamista de la República rusa de Daguestán en 1999, el secuestro colectivo en Moscú o el secuestro de niños en Beslán, son algunos ejemplos. Después de Beslán, en Occidente apenas se han recibido noticias de la región. La participación en la guerra de Osetia del Sur del batallón checheno Vostok en agosto de 2009, acudiendo en auxilio de la población civil, llamó la atención en los medios de comunicación de todo el mundo. Las fuerzas chechenas se convirtieron en auténticos héroes en el seno de la Federación Rusa. ¿Qué ocurrió en todo este tiempo para que se produjera esta transformación? Acompáñennos en un recorrido por la República de Chechenia para conocer de primera mano la situación sobre el terreno.


Aeropuerto de Grozni

El viaje a Chechenia comienza en el aeropuerto moscovita de Vnukovo. Desde allí es posible alcanzar el aeropuerto de la capital, Grozni, equipado con una moderna terminal dotada con todo tipo de servicios. Se encuentra muy cerca de la principal base federal rusa en la zona, Khankhalá, sede de un helipuerto militar. Desde Moscú operan dos compañías en la región, Aeroflot-Don y Daghestan Airlines.

Donde hasta hace poco no había más que escombros y destrucción, ahora se alzan edificios recién inaugurados. Allí donde las calles eran intransitables, llenas de cascotes y obstáculos para el viandante, pueden observarse calles limpias recién adoquinadas. Donde no había más que caminos polvorientos llenos de cráteres, ahora existen carreteras perfectamente asfaltadas y señalizadas. Puede verse por doquier a jóvenes hablando con sus teléfonos móviles. ¿Qué ha ocurrido en los últimos diez años para que se haya producido este drástico cambio?

La reconstrucción

El actual presidente de República de Chechenia es Ramzán Kadirov, hijo del célebre y respetado muftí Akhmad-Hadji Kadirov, el cual fue asesinado en un brutal atentado el 9 de mayo de 2004 en el estadio Dinamo de Grozni. Tras el atentado, el presidente ruso Vladimir Putin visitó la devastada región y mostró su disgusto por el nivel alcanzado de reconstrucción. "Grozni tiene un aspecto horrible", sentenció tras sobrevolar la ciudad en helicóptero. Alu Alkhanov ocupó el cargo de presidente de la República, hasta que Ramzán Kadirov cumplió la edad necesaria para ser presidente según la Constitución chechena. Los presupuestos asignados a la República se dispararon, se intensificaron los esfuerzos en la lucha antiterrorista, y se lanzó una gran campaña contra la corrupción.

La Mezquita de Grozni

El emblema de la reconstrucción es la Mezquita de Grozni. La espectacular construcción con sus imponentes cuatro minaretes, está causando sensación en propios y extraños. Además, muy cerca puede verse la Iglesia cristiana ortodoxa, de color azul turquesa, en la avenida Akhmad Kadirov. Todo un símbolo de concordia, que debería servir de ejemplo a algunos países del Golfo Pérsico donde está terminantemente prohibida la construcción de cualquier lugar de culto ajeno al Islam.

Pero un recorrido por la capital Grozni no es suficiente para poder determinar el grado de reconstrucción en la república. Primer lugar de parada obligatoria es Novyye Atagui. En esta pequeña localidad, el 16 de diciembre de 1996, la enfermera española Fernanda Calado Rosales fue asesinada junto a otros cinco empleados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR): el ingeniero holandés Hans Elkerbout, la enfermera noruega Ingeborg Foss, la enfermera canadiense Nancy Malloy, la enfermera noruega Gunnhild Myklebust y la enfermera neozelandesa Sheryl Thayer. Fernanda Calado Rosales había participado en numerosas misiones para el CICR en países como Pakistán, Ruanda o Somalia, antes de llegar el 16 de agosto de 1996 a Chechenia.

Donde antes existía un hospital de la Cruz Roja en Novyye Atagui, en la actualidad hay un colegio atestado de una bulliciosa chiquillería que se muestra efusiva y alegre ante la inesperada llegada de un español a tan remoto lugar. Menos efusivos fueron los agentes de paisano, probablemente del Servicio Federal de Seguridad F.S.B., que comenzaron a hacernos todo tipo de preguntas. Algo lógico y razonable después de la tragedia de Beslán. Un señor mayor, ataviado de riguroso negro con sombrero característico, hace una señal con la mano recordando lo bajita que era Fernanda. Una de las profesoras se emociona cuando la preguntamos por nuestra compatriota, y nos deja palabras de aprecio y recuerdo en su memoria. En el lugar hay una placa conmemorativa en honor a los empleados de la Cruz Roja asesinados. Por desgracia, continúa sin esclarecerse totalmente esta masacre, si bien la sombra de Al Qaida planea sobre la acción. La agencia de noticias Ria Novosti anunció la detención de uno de los responsables, Umar Cyblanov, en 2004. El hallazgo por parte de este investigador, en un vídeo yihadista, de unas declaraciones del líder de Al Qaida en aquella época, el saudí Ibn Ul-Khattab, mofándose del trabajo de la Cruz Roja en la región, es reconocida de inmediato como una terrible amenaza. Aunque quizá haya un trasfondo más oscuro y siniestro tras la masacre, tal y como expresaban con temor los lugareños. Quizá ese sea el motivo por el que las autoridades rusas no colaboran lo más mínimo con la investigación, a pesar de las múltiples peticiones de este investigador al respecto.

Timurid
19/10/2009, 12:40
Entre la "sharia" y Moscú

Khattab, que fue mano derecha de Osama bin Laden durante la guerra de Afganistán hasta 1989, y que posteriormente participó hasta 1994 en la guerra civil en la República de Tayikistán, transformó la naturaleza del conflicto. Lo que en un principio fue un movimiento por la independencia terminó convirtiéndose en un eslabón más del terrorismo global con base salafista. La implantación de la sharia en enero de 1999, las ejecuciones sumarias, así como la existencia de esclavos (imposible olvidar el caso Anatoly Fabritsyn, el último esclavo liberado por el F.S.B. en el año 2001), causaron un profundo espanto en una población chechena, en su mayoría sufí, y por tanto, ajena a las prácticas más radicales del wahabismo. Con el paso del tiempo, estas brutales acciones, donde los secuestrados eran mutilados o degollados, así como las ejecuciones en plena calle, se harían célebres en Irak. Misma ideología radical, mismos métodos, mismas escuelas de terrorismo, distintos escenarios.

Pero la intensa actividad de la estructura liderada por Osama bin Laden en el Cáucaso, tuvo un efecto contrario al que esperaban: la mayor parte de la población y de los dirigentes, que en otros tiempos fueron independentistas, decidieron unirse a la Federación Rusa de buen grado para poder librarse de los salafistas yihadistas. El presidente Vladimir Putin depositó su confianza en el muftí Akhmad-Hadji Kadirov, líder de la tariqat (cofradía sufí) Qadiría. Esta cofradía sufí, que entre 1994 y 1996 lideró la resistencia contra la invasión militar rusa y luchó para conseguir la independencia, constituye hoy el pilar principal de toda la política rusa en el Cáucaso. Cuando la cofradía Qadiría se constituyó como auténtico poder fáctico en la República con el apoyo de Moscú, la situación de seguridad comenzó a estabilizarse, y los desplazados empezaron a regresar a sus casas.

Grozni en plena reconstrucción

El recorrido prosigue por Urús-Martán, Argún, Chechen-Aul, Gudermés o Stariyye Atagui. Las fuerzas federales rusas se desplazan con sus blindados por las nuevas carreteras, mientras las fuerzas chechenas leales a Kadirov (y por extensión a Moscú), patrullan por las ciudades y localidades. La población se muestra esperanzada e ilusionada ante la nueva etapa. Una etapa, en la que el presidente Ramzán Kadirov gobierna con puño de acero, tras hacerse con el poder absoluto en la República desplazando a sus rivales políticos. A todos ellos. Son muchos los que creen que el presidente checheno y su entorno, están detrás de la oleada de asesinatos selectivos de opositores que se está ejecutando de forma lenta pero inexorable por todo el planeta: Ruslan Yamadayev en Moscú, Sulim Yamadayev en Dubai, Umar Israpilov en Viena, Islam Dzhanibekov en Estambul o Suleyman Madov en Dubai, entre otros. La sombra de la vendetta chechena es alargada. La aplicación de la ley de las montañas, implacable.

Un Ramzán Kadirov que ha triunfado allí donde sus antecesores en el cargo, Doku Zavgayev, Dzhokhar Dudayev o Aslan Maskhadov, habían fracasado. Un presidente Kadirov que al llegar al palco presidencial del remodelado estadio Sultan Bilimkhanov en Grozni, es aclamado por miles de jóvenes que acuden a presenciar los partidos del equipo de la región, el FK Terek Grozni.

El 9 de agosto de 2009, fuerzas chechenas encuadradas en el batallón Vostok, entraron en Osetia del Sur para auxiliar a la población civil que estaba siendo bombardeada por las tropas georgianas. Un batallón checheno actuando como punta de lanza del Ejército Federal ruso, acudiendo en auxilio de ciudadanos osetios, con pasaporte ruso, que sueñan con integrarse en Rusia. Incluso la organización defensora de los Derechos Humanos Memorial, certificó que los chechenos dieron un trato humano a los prisioneros georgianos y que no participaron en supuestos saqueos en la ciudad georgiana de Gori.

Así acaba nuestra historia. Paradojas de la vida y del extraordinario e incomprensible Cáucaso que tanta fascinación provoca. El gran escritor ruso León Tolstoi lo retrató a la perfección en su obra Hadji Murat. Ojalá el tiempo cicatrice las heridas y todo el Cáucaso pueda disfrutar algún día de paz.

brisam
19/10/2009, 19:58
Pero qué conveniente resulta la presencia de al qaeda. Sea en USA, en Iraq, Afganistan, Paquistan o Chechenia. Siempre aparece al qaeda para justificar guerras antiterroristas y que los de siempre arrimen el ascua a su sardina.