PDA

Ver la Versión Completa : Del vacio de lo limitado a la plenitud



mikonos
04/08/2009, 12:08
La compresión de nuestra impotencia, de todos nuestros conocimientos y nuestras creencias puede conducirnos a la modestia, a la humildad. Se trata de una calma meditativa, de la "travesía del desierto. En él descubrimos, por un lado, la oportunidad de enterrar el equipaje de nuestros pretendidos talentos y frustraciones y, por otro lado, la posibilidad de que en esa calma y en ese silencio aparezca un valor diferente, otra realidad. Entonces entramos en la fase viva e impulsadora de la renovación: la adquisición de una nueva percepción no sensorial; de un nuevo saber no desviado por el intelecto, de una nueva motivación interior, libre de la presión social y del interés personal.

Pues, en la profundidad, bajo la arena del desierto, fluye una fuente que desea despertarnos a la realidad viva ,. Por ella puede desaparecer la renuncia pasiva, la falsa modestia, la vía de la menor resistencia y puede florecer una humildad activa así como una propensión a servir, desconocida hasta entonces.


Extraido extraído del artículo de la revista Pentagrama nº 4 Jul/Ag.2009. "El valor personal".

Información revista. www.fundacionrosacruz.org
:) un abrazo y buen verano.

Badr
04/08/2009, 14:24
Buena refexión


Salam

mikonos
05/08/2009, 07:57
Me alegro de que te haya gustado la reflexión. Aveces lo tenemos todo en esta vida pero seguimos anhelando algo que intuimos que nos puede llenar. pero
¿Podemos con conocimientos limitados llegar a la plenitud del ser?
Si estamos llenos de lo limitado ¿Podemos escuchar lo diferente?
bueno..................
Un abrazo,

alamir
05/08/2009, 14:21
yo pienso que estamos llenos de lo ilimitado,no de lo limitado, y si podemos escuchar lo diferente,pero a veces no lo aceptamos.....

mikonos
05/08/2009, 16:47
Tal vez, pero si fueramos conscientes de lo ilimitado, de lo infinito, nuestro anhelo de eternidad quedaría saciado, ya no tendriamos más hambre .

Creo que ningún ser humano puede estar seguro en lo limitado, en lo conocido, porque es infinito, no sería posible que lo limitado buscará la plenitud.

Decía Juan de la Cruz: para ir donde no sabes tienes que por donde no sabes.

como tu dices, lo diferente está en nosotros/as, pero no estamos dispuestos a abandonar lo conocido (que por experiencia ya sabes los resultados) y adentrarnos en lo desconocido lo mismo que el explorador que se abre paso a través de los obstáculos.

Gracias por tu escrito me ayuda a reflexión ....
Un abrazo,

alamir
05/08/2009, 18:49
el problema es que quien busca la eternidad para encontrar la calma no descansa, la paz solo se encuentra en el infinito del alma,alli,espiritualmente es donde se puede ir hacia lo desconocido,hacia lo imparable, el verdadero universo ilimitado esta en nosotros, pero si tienes razon en que los obstaculos al adentrarnos pueden ser muchos pero merece la pena pasarlos.

un abrazo hermano

mikonos
06/08/2009, 08:49
Todos los sabios del mundo nos han dejado señales, recuerdo el diálogo entre:

Ibn Arabi y Averroes.

Ibn Arabi, trata de decirle a Averroes, que a través de la razón, en cierto sentido, podemos conocer a Alá(Dios), podemos participar del conocimiento de ser. Pero con este conocimiento no se produce ninguna transformación del ser. De ahí que la gnosis este por encima de la razón.

Del el Zen recuerdo el cuento de:

Un erudito que visita al maestro para informarse del Zen. el maestro le invita a tomar té, le llena la taza hasta los topes y sigue echandodo té, el erudito le dice que pare de echar. El maestro dijo: estás llenos de tus especulaciones y opiniones. No puede enseñarte lo que es el Zen, tienes que vaciar tu taza.

En la Biblia: Abandona tus tesoros y sígueme (¿ querrá decir abando lo ilusorio en ti y sigue a la Lo Real?

¿Es todo relativo, o hay algo que no lo es y los sabios han descubierto y nos lo comunican a través del arte, cuentos, etc?

Gracias y un abrazo,

Badr
07/08/2009, 08:36
Otro mensaje también sobre el que vale la pena refelxionar, o también ir más allá y tomar conciencia.


Salaam