PDA

Ver la Versión Completa : Bin Laden: 1; Manchester United 0



Hawah Hussain
21/07/2009, 14:20
DAVID JIMÉNEZ desde Yakarta

21 de julio de 2009.- Entre fotografías de heridos, imágenes de ejecutivos corriendo a la carrera y notas de condena, el periódico 'The Jakarta Post' completaba su cobertura del último ataque terrorista en Indonesia hablando de fútbol: "Luto entre los fans por la cancelación tras los atentados". El Manchester United había anunciado que no viajaría al país para un partido de exhibición.


Un cartel colgado por admiradores indonesios decepcionados por la cancelación del viaje del Manchester United. (Foto: A. Berry)
Los indonesios habrían cambiado todos los discursos de condolencia de los políticos occidentales por ver al equipo inglés de sus amores. El propio club asegura tener 12 millones de seguidores en Indonesia, una fidelidad que ha resultado no ser mutua.

El hecho de que nadie se haya sorprendido por la cancelación del viaje es una demostración de hasta que punto se ha convertido en una costumbre ceder al chantaje del terrorismo islámico. Si la organización del París-Dakar traslada el rally a Latinoamérica en cuanto alguien llama a un periódico amenazando la competición, ¿por qué iba a comportarse de forma diferente el Manchester United?

El heroísmo es un extra de la personalidad que no puede ser exigido, pero la ocasión tampoco lo requería. Yakarta no había vivido un solo atentado en cinco años, cuenta con hoteles aislados que habrían hecho imposible un ataque y las autoridades locales estaban en disposición de garantizar la seguridad de los jugadores de la misma forma que lo habría hecho la policía en Madrid o Londres, por poner dos ejemplos de ciudades que también han sido golpeadas por el terrorismo. ¿Habría suspendido el Manchester o cualquier otro equipo un partido en Londres tras los atentados contra el transporte público en 2005? El atentado de Yakarta, con nueve muertos, fue mucho menor.

La decisión de jugar en la capital indonesia, en cambio, habría ofrecido un mensaje inequívoco: el terrorismo no va a determinar cómo vivimos, menos aún cuándo o dónde jugamos un partido de fútbol. Más allá de las operaciones policiales y la respuesta política, el terrorista teme el desprecio y la marginación social con la que los indonesios han respondido a sus intentos de desestabilizar el país. Es lo que vienen demandando desde hace tiempo los países occidentales, sin que su discurso vaya a menudo acompañado del ejemplo.

El terrorismo vive del aislamiento, la pobreza y la falta de educación de las comunidades donde recluta a sus militantes. Los países occidentales, con sus alarmistas advertencias pidiendo a sus ciudadanos que no viajen a países que han sufrido atentados, dañan sus intereses económicos y fomentan ese aislamiento que tanto buscan los asesinos. Por supuesto, esas mismas medidas no son aceptadas cuando el atacado es un país europeo.

El Manchester United tenía la oportunidad de dirigirse, de forma indirecta, a los jóvenes que en estos momentos están siendo tentados para seguir el camino del terrorismo. En 2003 visité la escuela coránica Al Mukmin, en la ciudad javanesa de Solo, el bastión de los radicales que estos días desafían a esa mayoría de indonesios que abrazan una versión del Islam moderada y tolerante. Una de las cosas que más me llamó la atención es que en los cuartos de los estudiantes convivían pósters de Osama Bin Laden y jugadores de fútbol como el madridista Raúl González.

La visita del Manchester United a Indonesia habría merecido la pena con que uno solo de esos estudiantes hubiera reemplazado la imagen del líder de Al Qaeda por la del delantero Wayne Rooney. En su lugar, al ceder al chantaje en un acto de cobardía innecesaria al que nos hemos acostumbrado, el club inglés le ha metido un gol en propia puerta a la lucha contra el terrorismo.

Osama Bin Laden: 1; Manchester United: 0.


El Mundo

abdal-lah
21/07/2009, 15:39
DAVID JIMÉNEZ desde Yakarta

21 de julio de 2009.- Entre fotografías de heridos, imágenes de ejecutivos corriendo a la carrera y notas de condena, el periódico 'The Jakarta Post' completaba su cobertura del último ataque terrorista en Indonesia hablando de fútbol: "Luto entre los fans por la cancelación tras los atentados". El Manchester United había anunciado que no viajaría al país para un partido de exhibición.


Un cartel colgado por admiradores indonesios decepcionados por la cancelación del viaje del Manchester United. (Foto: A. Berry)
Los indonesios habrían cambiado todos los discursos de condolencia de los políticos occidentales por ver al equipo inglés de sus amores. El propio club asegura tener 12 millones de seguidores en Indonesia, una fidelidad que ha resultado no ser mutua.

El hecho de que nadie se haya sorprendido por la cancelación del viaje es una demostración de hasta que punto se ha convertido en una costumbre ceder al chantaje del terrorismo islámico. Si la organización del París-Dakar traslada el rally a Latinoamérica en cuanto alguien llama a un periódico amenazando la competición, ¿por qué iba a comportarse de forma diferente el Manchester United?

El heroísmo es un extra de la personalidad que no puede ser exigido, pero la ocasión tampoco lo requería. Yakarta no había vivido un solo atentado en cinco años, cuenta con hoteles aislados que habrían hecho imposible un ataque y las autoridades locales estaban en disposición de garantizar la seguridad de los jugadores de la misma forma que lo habría hecho la policía en Madrid o Londres, por poner dos ejemplos de ciudades que también han sido golpeadas por el terrorismo. ¿Habría suspendido el Manchester o cualquier otro equipo un partido en Londres tras los atentados contra el transporte público en 2005? El atentado de Yakarta, con nueve muertos, fue mucho menor.

La decisión de jugar en la capital indonesia, en cambio, habría ofrecido un mensaje inequívoco: el terrorismo no va a determinar cómo vivimos, menos aún cuándo o dónde jugamos un partido de fútbol. Más allá de las operaciones policiales y la respuesta política, el terrorista teme el desprecio y la marginación social con la que los indonesios han respondido a sus intentos de desestabilizar el país. Es lo que vienen demandando desde hace tiempo los países occidentales, sin que su discurso vaya a menudo acompañado del ejemplo.

El terrorismo vive del aislamiento, la pobreza y la falta de educación de las comunidades donde recluta a sus militantes. Los países occidentales, con sus alarmistas advertencias pidiendo a sus ciudadanos que no viajen a países que han sufrido atentados, dañan sus intereses económicos y fomentan ese aislamiento que tanto buscan los asesinos. Por supuesto, esas mismas medidas no son aceptadas cuando el atacado es un país europeo.

El Manchester United tenía la oportunidad de dirigirse, de forma indirecta, a los jóvenes que en estos momentos están siendo tentados para seguir el camino del terrorismo. En 2003 visité la escuela coránica Al Mukmin, en la ciudad javanesa de Solo, el bastión de los radicales que estos días desafían a esa mayoría de indonesios que abrazan una versión del Islam moderada y tolerante. Una de las cosas que más me llamó la atención es que en los cuartos de los estudiantes convivían pósters de Osama Bin Laden y jugadores de fútbol como el madridista Raúl González.

La visita del Manchester United a Indonesia habría merecido la pena con que uno solo de esos estudiantes hubiera reemplazado la imagen del líder de Al Qaeda por la del delantero Wayne Rooney. En su lugar, al ceder al chantaje en un acto de cobardía innecesaria al que nos hemos acostumbrado, el club inglés le ha metido un gol en propia puerta a la lucha contra el terrorismo.

Osama Bin Laden: 1; Manchester United: 0.


El Mundo

¡Un buen diario islamofobico si señora, que peazo nivel!

Hawah Hussain
21/07/2009, 19:18
Idem que en el anterior cuando tengas capacidad para dar opiniones con educacion y respeto entonces te daran educacion y respeto mientras tanto no bajare a tu nivel.

Saludos,

Legend
21/07/2009, 20:49
No hagas caso pequeña, hay algunos a los que nos gusta leer las noticias y tener debates sobre ellas, y no postear esas bobadas.
-----------------------------------------------------------------------------

La noticia es un punto un tanto interesante:

Si se cede a las reperesiones de los terroristas estos se dan cuenta de que sus actos da fruto; pero si no se cede ahí andamos viviendo, entre atentado y atentado hasta que los terroristas se cansen.

Don Pelayo
21/07/2009, 22:12
Obviamente Ben Laden jamás atentará contra un equipo de fútbol (aunque sea el Inter de Milán o la SD Huesca, por lo de su segunda equipación), que tendrán con qué divertirse los domingos por la tarde :rolleyes:

Hawah Hussain
23/07/2009, 18:06
Muchas gracias Legend, ademas no sabia que el periodista era un declarado islamofobo mas que nada porque no sigo sus articulos, y ademas creo que en realidad encierra una critica al Manchester por decepcionar a la poblacion de Indonesia, pero claro como dices para eso hay que leer el articulo y no escribir para rellenar el espacio.

Un saludo,