PDA

Ver la Versión Completa : Ese antiguo oficio llamado prostitución I



Badr
19/05/2009, 11:31
Ese antiguo oficio llamado prostitución
La prostitución en países árabes y de mujeres inmigrantes, es una realidad silenciada pero real
Mujeres - 08/05/2009 9:07 - Autor: M. Laure Rodríguez Quiroga - Fuente: Webislam


Hace unas semanas, reporteros de informativos de la cadena Telecinco, mostraban una espeluznante realidad: la de menores prostitutas en burdeles de Pakistan.

Sin duda alguna, esta noticia, no debe pasar desapercibida para aquellas personas que luchamos por abolir las injusticias que destruyen los derechos fundamentales de la infancia y las mujeres.

Dicen que la prostitución es uno de los oficios más antiguos del mundo. Sobra decir que algo falla en las sociedades, cuando sigue existiendo esta práctica que victimiza y vulnera el pleno desarrollo psicosocial de quien la ejerce.

Aprovecho esta ocasión para hablar de una realidad latente, que se alimenta una vez más del género femenino para crecer. Debo intentar hacer un gran esfuerzo para ser respetuosa al sacar a la palestra un tema delicado y del que todavía mucha gente prefiere evitar comentar. Para muchos y muchas, hablar públicamente de la prostitución genera tensiones, especialmente en sociedades en donde el islam está presente de manera mayoritaria. En demasiadas ocasiones, la asunción de reconocer que la prostitución existe de manera evidente, supone poner sobre la mesa un tema que aparentemente está oculto, como si el silencio fuera capaz de borrar una realidad maldita.

Es preciso, que desde el interior de las comunidades musulmanas, se realice un autoanálisis y autocrítica para empezar a comprender que una cosa son las enseñanzas de las Sagradas Escrituras, y otras bien distintas son algunas prácticas contrarias al islam, como es el caso de la prostitución. Si desde las “miradas occidentales” se lanzan duras acusaciones a nuestra fe, es porque aquellos países y gobiernos que se autoproclaman islámicos, así como su ciudadanía integrante, son testigos y cómplices mudos de praxis ilícitas.

El juego de la oferta y la demanda, tampoco se escapa de este terreno. Si existen prostitutas es porque existen clientes que lo demandan. Si la prostitución no fuera un negocio rentable, hace tiempo que habría desaparecido. La prostitución, mueve millones de euros al año a escala mundial, sin excepciones. De alguna u otra manera se producen beneficios económicos que no siempre llegan a parar a las mujeres que la ejercen, sino a sus proxenetas o a las empresas vinculadas al sexo, a través del tráfico ilegal de mujeres, de la pornografia, de la explotación de burdeles, casas de citas o de masajes.

La prostitución, entendida como aquella actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas, a cambio de dinero, es dificil de cuantificar, precisamente por ser una realidad ocultada. El perfil de las personas que terminan cayendo en la prostitución es muy variado, en función del sexo, de la tendencia sexual, del origen, de la edad, del tipo de prácticas, de la situación familiar, de la clase económica, de la historia de vida, del nivel de estudios, del país en el que se desarrolla y, un largísimo etcétera de distinciones.

Puedo aventurarme a hablar de la prostitución en Pakistan, pero no podría aportar mucho más allá de las informaciones que vierten los reportajes mediáticos o los testimonios de las ONGD presentes en la zona. No conozco de primera mano la realidad que se vive en las calles de Heera Mandi en Lahore o en los burdeles de Peshawar, en donde organismos como la International Human Rights Monitor calculan la existencia de un millón de prostitutas en el país, de las cuales casi la mitad entraron en este mundo para huir de la pobreza, doscientas cincuenta mil lo hicieron por presiones familiares o de conocidos, frente al 5% que admiten hacerlo por voluntad propia.

Tampoco puedo decir más allá de lo que traslada el periódico iraní Entekhub, cuando afirma que existen 84.000 prostitutas en las calles de Teheran y en los 250 burdeles, donde cada día una media de 60 jóvenes fugadas de sus hogares se suman a las cifras computadas del ejercicio de la prostitución.

Intento asumir como verídico el testimonio de Ali Mussawi, presidente de la ONG iraquí Keeping Children Alive, quien afirma que desde la invasión de Iraq en 2003, el número de niños que han caido en la prostitución ha aumentado vertiginosamente, alentados desde las bandas criminales; o informes de Naciones Unidas que reconocen la existencia de mujeres jóvenes que se ven obligadas a prostituirse para poder alimentar a sus familias.

Revisando por internet me sorprendió encontrar el testimonio de un emigrante español en Dubai. En su blog comentaba lo siguiente: “Y es que aquí (como en muchas otras partes, nuevamente), se aplica una doble moral para muchas cosas. Por una parte persiguen y castigan la pornografía, la infidelidad en el matrimonio, y las relaciones sexuales fuera de este; por otra parte es uno de los países más conocidos en el mundo por su prostitución. Según se comenta, la cifra de ingresos derivados de la prostitución alcanza el 30% de los ingresos de la ciudad”.

Podría seguir enumerando más países y estadísticas, con el riesgo de que perdiera credibilidad el hecho de que son datos aportados en su mayoría por “Occidente” y que como algunos no dudan en afirmar, suponen una mentira más para atacar al islam.

Es así, que desde esta esfera y la oportunidad que se me brinda desde esta plataforma, hablaré de mis propias experiencias y conocimientos labrados después de más de 15 años de intervención como Trabajadora Social, y en donde he tenido la oportunidad de acercarme a la realidad de la prostitución de diversos países. Visiones y declaraciones en definitiva, vertidas desde la óptica profesional de una mujer musulmana.

Mi primera incursión en un país árabe se desarrolló hace años en Marruecos y es ahí donde centraré mi exposición, porque tras varios años de residencia y labor, llegué a conocer más en profundidad una realidad que rompieron todos mis esquemas.

No cabe duda, que el imaginario colectivo que se construye en las mentes occidentales es el de adjudicar al género femenino árabe una subordinación al hombre, como si ésta fuera una realidad extensible a toda la población. De igual forma, se cimienta el estereotipo de concebir a las mujeres musulmanas como seres invisibles envueltos en largas prendas que cubren cada centímetro de su cuerpo, sin que tras ellas pueda salir si quiera un ápice de voz.

Como en cualquier otra experiencia, a mi llegada a Marruecos, decidí que no podría elegir una mejor forma de integración en el país que la convivir en el seno de una familia marroquí, en el calor de un hogar desde el que poder afrontar las nuevas experiencias, conocer la cultura desde dentro y aprender a adentrarme en una realidad desconocida, no como mera observadora sino partícipe en el devenir diario de la sociedad.

El primer jarro de agua fría vino de la mano de la hija mayor de la familia, a la que llamaré “Fátima”. En ese momento, en el mismo instante de conocerla personalmente, cayeron súbitamente las construcciones sobre el atuendo femenino. Esa joven, que apenas llegaba a los 20 años, se presentó ante mí con una minúscula minifalda, un top que dejaba ver su escultural figura y un corte de pelo al estilo “garçon”, cuya largura no superaba los 5 centímetros.

A través de Fátima, pude conocer esa otra parte de la realidad de algunas jóvenes marroquíes, esas que han dejado de lado la religión para intentar imitar las conductas “occidentales” y sentir así, que están liberadas. Podría contar mil y una anécdotas recabadas en casi un año de vivencia con aquella familia, y de las experiencias que pude vivir en mi tiempo libre junto a Fátima y sus amigas, pero sería demasiado extenso, así que contaré algunas de ellas.

En una ocasión, presencié una acalorada discusión entre Fátima y su madre, una mujer religiosa y modesta que se negaba a abonar 30 euros para que su hija comprase unas lentillas de color. Fátima se marchó enfurecida de la casa, por el fracaso de su petición. Regresó a las 2 horas con sus flamantes lentillas de color que luciría en la fiesta de cumpleaños.

A priori, no quise dar importancia al asunto, pensando que tal vez algún familiar le habría regalado las lentillas, pero según fue pasando el tiempo y fui conociéndola mejor, me di cuenta que Fátima, como otras tantas jóvenes marroquíes, ofrecía su cuerpo a cambio de “regalos” caros que una familia humilde no se podría permitir.

(continuará)

Héctor
19/05/2009, 12:56
Dicen que la prostitución es uno de los oficios más antiguos del mundo. Sobra decir que algo falla en las sociedades, cuando sigue existiendo esta práctica que victimiza y vulnera el pleno desarrollo psicosocial de quien la ejerce.
)

¿Es uno de los oficios más viejos? Siempre me lo pregunté.
En las sociedades primitivas, supongo que el sexo era libre, no existía la propiedad privada, ni el matrimonio que era una forma generar herederos al propietario, ya que anteriormente solo se estaba seguro de la filiación materna. Creo que la prostitución nace como negocio de la imposibilidad de tener sexo de muchos varones. Esun tema que da para discutir.
Pero bueno, es verdad, bajo distintos regímenes políticos, nadie pudo eliminarla. ¿porqué?

Badr
19/05/2009, 14:53
(continuación)

En otra ocasión, fui a dar una vuelta por la medina rabatí con Fátima y sus amigas. Paseando y viendo escaparates, Fátima, observó un vestido en una de las tiendas. Lo quería, era evidente, pero su paga semanal no alcanzaba para comprar aquel capricho. Pocos metros más adelante, un coche paró junto a nosotras. Desde la ventanilla, un hombre de mediana edad dijo algo que no llegué a entender, ella sonrió y dirigiéndose a nosotras nos pidió que la esperáramos. Se montó en el asiento de copiloto y se marchó.

Después de 45 minutos de larga espera en el mismo lugar, me empecé a inquietar por la tardanza. Pensé que aquel hombre era un conocido de Fátima, sin embargo, una de las amigas lo negó. Ahí fue cuando realmente me alarmé, por la inconsciencia de montar en el coche de un desconocido. Después de una hora y media, Fátima regresó, ataviada con aquel vestido que momentos antes, tanto había deseado.

Todo esto, me hizo recordar la conversación con un joven, Mohamed, que se ganaba la vida buscando a chicas jóvenes en las puertas de los institutos para actuar como “bailarinas” en las fiestas privadas de extranjeros, principalmente de hombres saudíes. Escuché todo tipo de anécdotas, las cuales prefiero omitir por ser realmente fuertes y escandalosas, pero a partir de ahí, se repitió una y otra vez la frase de que Marruecos es uno de los países preferidos para el Turismo Sexual, dentro del mundo árabe.

Uno de los ejemplos de este tipo de chicas, vino de la mano de una vecina próxima a mi vivienda. Un hogar caracterizado por la pobreza, en nombre de las carencias más fundamentales y básicas de subsistencia de sus miembros, pero que sin embargo, la hija, parecía una princesita salida de los cuentos de hadas. Sus ropas caras, su peluquería semanal y su coche descapotable, nada tenían que ver con el nivel de vida familiar.

Quise profundizar más, conocer más de cerca esa forma encubierta de prostitución, que de alguna u otra manera me recordaba a las famosas “Jineteras” de Cuba. No hay una transacción económica directa por el servicio prestado, pero sí una cesión del cuerpo a cambio de cumplir con el deseo de alcanzar una vida de lujo.

Todo esto, me llevó a conocer otra realidad, la del fenómeno estudiantes/prostitutas, afincadas en el barrio Agdal de Rabat. Este barrio de clase media, es conocido por el importante número de jóvenes campesinas o de otras zonas del país, que acuden a la gran ciudad para ir a la universidad. Algunas de ellas, terminan viéndose involucradas en la prostitución, de manera directa o indirecta, tal y como se refleja en el blogger Words For Change.

Conocí a varias chicas que vivían en este barrio, unas aún estudiantes, otras ya licenciadas que sin ningún tipo de escrúpulos, frecuentaban ambientes selectos en busca de hombres que no dudasen en complacer su ansia de una vida opulenta. Recuerdo la primera vez que acudí a la Casa de España en Casablanca, un espacio visitado mayoritariamente por hombres marroquíes de clase alta y chicas jóvenes, también marroquíes. El testimonio de un empresario español me encogió el corazón cuando contaba lo fácil que era mantener relaciones sexuales con jovencitas marroquíes a cambio de invitarles a cenar en restaurantes caros, de comprarles regalos o incluso, facilitarles la entrada de trabajo en alguna de sus empresas.

Me viene a la mente “Mariam”, una joven licenciada en filología española que no dudaba en aparecer en los espacios frecuentados por españoles. Su objetivo era claro, había estudiado una carrera y no dudaba querer trabajar de ello, fuese como fuese. El éxito de ver a su amiga “Mounia”, también filóloga y que había conseguido entrar a formar parte de la plantilla de la Embajada, con méritos “dudosos”, era su gran aliciente. Su pensamiento era firme “si ella lo ha conseguido, yo también puedo”.

Pero la situación de Mariam, como la de otras chicas más, terminó desencadenando en el ejercicio oficial de la prostitución, esa en la que cada relación, el cliente desembolsa una suma de dinero. Y es aquí, en este punto de “prostitución oficial”, donde la mujer asume su rol de prostituta, en un amplio abanico de opciones.

Existe una gran distinción entre la prostitución ejercida en pueblos y ciudades, tal y como pude observar en Khemisset y Azrou o en Rabat , Marrakech y Tanger. El analfabetismo y la soledad son dos de las características principales de estas mujeres. Otra cosa bien distinta, es la que se ejerce en ciudades, especialmente turísticas.

La Organización Panafricana de Lucha contra el Sida en Marruecos lanzó un escalofriante estudio sobre la prostitución en el país. Las motivaciones de las mujeres que han desencadenado en la venta de su cuerpo se basan en el grado elevado de analfabetismo y pobreza, especialmente de las mujeres provenientes de las zonas rurales.

El 59,4% de las mujeres estudiadas, tuvieron relaciones sexuales remuneradas entre los nueve y los trece años. Ese fue el caso de Oumaima, una muchacha de apenas 16 años que fue reclutada para trabajar en el servicio domestico, como interna. Poco tardó el padre de la familia en solicitarle favores sexuales a cambio de un dinero que le permitiese ganarse unos dirhams extras. Para ella no supuso ningún contratiempo. A los trece años se escapó del hogar familiar, de una aldea próxima a Fez, para adentrarse en el infierno de la calle. Para poder llevarse algo a la boca, subsistió durante años entre robos y la venta de su propio cuerpo.

En la sociedad marroquí, especialmente en las zonas rurales, es difícil que una mujer divorciada pueda subsistir por sus propios medios, lo que acarrea que un número considerable de estas mujeres terminen acogiendo la prostitución como único modo de supervivencia. Ese fue el caso de Khadija, una mujer de 42 años, madre de 3 hijos y repudiada por su marido y familia, quien la consideraba responsable del fracaso familiar.

Para otras mujeres, la prostitución a través de la emigración promete unos objetivos golosos: la acumulación de dinero en mayor cantidad y en corto espacio de tiempo.

Fue así como “Amina”, decidió emigrar a Arabia Saudí, siendo consciente de que su trabajo como cocinera serviría de tapadera perfecta para ganar y ahorrar. Una vez allá, contaba, cómo un grupo de 15 marroquíes más bailaban en un club nocturno, y si podían, intentaban llegar a algún acuerdo económico con los clientes para subir al hotel y saciar sus deseos. En pocos años, acumuló lo esperado, volviendo a Marruecos. Pero la pobreza y falta de expectativas de trabajo, incidieron en que se planteara una vez más la emigración. Y así fue como llegó a España.

La prostitución en España, caracterizada por estar compuesta en un 90% por mujeres inmigrantes, se subdivide en bloques en función de las zonas geográficas de origen. Cada zona cumple una función, una forma en definitiva de llevar a cabo las relaciones sexuales.

Hablar de prostitución marroquí en España, supone hacer un gran esfuerzo de búsqueda, ya que el estigma que carga una prostituta de origen árabomusulman es mucho mayor que al del resto de prostitutas.

Hace unos años, tuve la oportunidad de participar en un estudio sobre prostitución a nivel nacional, por lo que pude tener acceso de primera mano a conocer los testimonios de quien la ejercen y de los propios clientes. Para mi sorpresa, este estudio vino a demostrar que las mujeres marroquíes eran uno de los grupos más permisivos a las penetraciones anales. Hablo de prostitución marroquí y no de otra nacionalidad, porque es el colectivo más representativo, y al fin y al cabo, la realidad que mejor conozco.

El testimonio de “Diana”, una joven de 24 años que convivía con su madre y su tía, también prostitutas, es soprendente. En su mente, ansiaba en algun momento dejar la prostitución y casarse con un marroquí, por eso, ella solo permitía la penetración anal, para así, como decía ella, mantener intacta su virginidad.



(Continúa)

Badr
19/05/2009, 14:55
(continuación)


Después de todos los años trabajando en el campo de la prostitución, habiéndome adentrado en burdeles, casas y la propia calle, sigo encontrando grandes dificultades para visibilizar la prostitución marroquí. Así como otros colectivos están más organizados y acuden frecuentemente a asociaciones de protección y atención a la prostitutas, para entre otras cosas, hacer revisiones médicas, el tema de las marroquíes es bien distinto. Ellas no acuden a estos centros, ni tampoco realizan revisiones ginecológicas, y cuando menos, se realizan las pruebas del SIDA, a pesar de que casi la mitad de estas mujeres acceden a mantener relaciones sexuales sin preservativo.

Tal vez en aquellas grandes ciudadades, donde la prostitución de calle es más evidente, es más facil encontrar a mujeres marroquíes, como es el caso de Madrid. A escasos metros de mi oficina, y simplemente asomándome a la ventana, puedo ser testigo diario de la forma de transacción de estas mujeres con sus clientes.

Si bien, no me cae de sorpresa que clientes españoles acudan al favor sexual de estas mujeres, siento cierto repudio hacia clientes árabes que no dudan en preferir elegir a sus paisanas en el trueque sexo-dinero.

De la misma manera, he de protestar ante el uso indebido del pañuelo, esa prenda que distingue a tantas mujeres musulmanas con honrabilidad. Por mucho que cueste entenderlo, existen prostitutas marroquíes que utilizan el pañuelo como reclamo sexual y que no dudan en permanecer completamente desnudas, a excepción de la cabeza, mientras complacen las perversiones de sus clientes, al menos es así como algunos de ellos lo atestiguan.

Tal vez, el colmo de estas realidades vino en manos de aquella mujer madura a la que se referían como Hajja. Para mis adentros pensé que era la forma de llamarla por haber hecho el Hajj. Cuando me explicaron, entre ironías el motivo de su apodo, sentí una gran repulsa. Según parece, el apodo “Hajja” suele ser frecuentemente utilizado en el lenguaje de calle para denominar a una mujer prostituta. “Hajja” propietaria de 3 clubs de alterne, ataviada con una chilaba y un pañuelo, se encargaba de reclutar a inmigrantes marroquíes para engrosar la oferta de sus burdeles, para, como se suele decir, renovar el género.

Pero no todas las realidades son así de frívolas e incompresibles. Cada vez más, llegan a mis oídos casos de mujeres jóvenes marroquíes, reagrupadas por sus maridos y que ante una situación de divorcio, se ven indefensas, sin un conocimiento del idioma, sin posibilidad legal de trabajar, sin un lugar donde vivir, ni recursos económicos con los que hacer frente a las necesidades básicas de cualquier ser humano. Son, por lo tanto, blanco fácil para la prostitución.

Creo que es importante hacer claras distinciones entre unas situaciones y otras. Si bien, la prostitución es una actividad claramente ilícita desde la visión islámica, la necesidad imperiosa de algunas mujeres que se refugian en su práctica como única y desesperada alternativa, nada tiene que ver con aquellas muchachas jóvenes que deciden ceder sus cuerpos para alcanzar un posicionamiento social-económico, porque su motivación responde más al capricho y lujo que a la mera necesidad de subsistencia. Ni qué decir tienen los posicionamientos como el de “Hajja” u otros tantos árabes que no dudan en aprovecharse de la necesidad de mujeres. Sus actitudes abrazan la hipocresía y la usura, algo que desde el islam es claramente ilícito y condenado.

Soy consciente de que este tema es peliagudo, que más de una persona pueda sentirse ofendida por hablar abiertamente de ello, y pido disculpas si es así, pero realmente me resulta necesario alzar la voz en un acto de rebeldía, reclamando justicia.

Es necesario generar un debate interno, que nos permita analizar y cuestionar las prácticas ilícitas que se siguen desarrollando en el seno de los países y comunidades musulmanas, viendo la forma de anular cualquier ejercicio que destruya las bases fundamentales de respeto y derechos que el islam otorga a los seres humanos, especialmente a las mujeres.

M. Laure Rodríguez Quiroga
Trabajadora Social. Directora de la Consultora Torre de Babel. Presidenta de la Unión de Mujeres Musulmanas de España.

Hawah Hussain
19/05/2009, 15:33
Lo que no me gusta de este articulo es como siempre parece que Occidente es el culpable de todo y es como muy cansino y hastia y te dan ganas de no seguir indagando, porque ademas lo que te queda en la cabeza es eso.

Parece que Occidente ha inventado la prostitucion ( y las concubinas de los harenes secuestradas en los paises caucasicos?????) no era esa otra forma de explotacion y prostitucion ?????? y luego me resulta muy gracioso cuando dicen como siempre por otro lado que esas y esos se han alejado de la religion pues como todos no he leido que ninguna religion al menos la cristiana favorezca la prostitucion de sus mujeres o que no le importe esta practica.

Con todas esas " diferenciaciones " para mi el articulo pierde todo porque es repetitivo.

La prostitucion es inherente al hombre con independencia de su religion , cultura o sociedad todo hombre tiene un instinto sexual, el poder corrompe a todos por igual y no es necesario querer parecerse a una occidental para ser prostituta ya que en Occidente no todas las mujeres son prostitutas.

Esta señora habla de Pakistan , en Pakistan y en la India todas las actrices de Bollywood y presentadores de TV se han acostado con todos los productores y directores habidos y por haber y si no, no trabajan como pasa en todos lados y no es por Occidente eso lo hacen ellos solitos y que tambien tienen instintos no son unos capados.

Pues como siempre el fuerte se impone al debil y el hombre se ve seducido por la tentacion del dinero como la amiga Fatima que no tiene nada que ver con Occidente sino que es una caprichosa y no duda en hacer lo que sea por conseguir lo que quiere.

Tambien se usaban el velo facil como forma de conquistar a un hombre en los harenes, es que parece que ahora todo es nuevo, que nos viene a decir que el mundo esta corrupto y es un mentira en todos lados, pues claro eso ya lo sabemos pero no es culpa de Occidente es culpa de las DEBILIDADES HUMANAS Y DE LA CARNE.

Pederastas, perversos, viejos verdes, etc lo hay de toda condicion y eso al igual que la venta de un cuerpo es tan antiguo como el mundo y comun a todas las sociedades.

Un saludo,

Héctor
20/05/2009, 04:05
No veo queel escrito que incluyó Badr hable solo de occidente, al contrario

Caminaensueños
20/05/2009, 14:14
La prostitucion parece remontar sus origenes a la irrupcion del patriarcado y no existen datos sobre su existencia en el mundo celta. No existe en las culturas primitivas que aun subsisten, ni en las sociedades matriarcales de Nepal y Tibet, tampoco existen datos de su existencia en la sociedad de la que surge el apostol Mohammed, al contrario de lo que sucede con la sociedad de la que surge Issa ben Miriam.

Apunto como tercera causa en Occidente la heroina y la cocaina.

Me llama la atencion que no solo se llamen "putas" a las mujeres que comercian con su sexualidad, sino tambien a las mujeres que mantienen relaciones con distintos hombres por mero placer, siendo usado en tono peyorativo, al contrario de lo que sucede con los hombres que mantienen relaciones sexuales con distintas mujeres, a los que se considera "machos", "ligones", "suertudos", etc,. Es decir un mismo hecho aplicado a la mujer disminuye su status o su importancia personal y aplicado a los hombres la eleva.

Considero que la estigmatizacion de la sexualidad femenina en particular y de la sexualidad en general, a lo largo de los ultimos dos o tresmil años como causa final de la prostitucion.

Es un oficio que me merece todos mis respetos, por mas que no tenga necesidad de sus servicios y creo que estas mujeres deberian cotizar a la seguridad social y tener sus derechos como trabajadoras, sobre todo sanitarios, dado que ahora estan en manos de explotadores y mafias. Solia visitar el Marsella, un bar del Barrio Chino barcelones donde servian absenta y el estado de las prostitutas "jubiladas" era inhumano.

Es un tema muy complejo este. En el Mundo del Sueño he conocido prostitutas con las que me unia una gran amistad, por lo que me resultan simpaticas.

Hawah Hussain
20/05/2009, 15:26
Estimado Camina, en la sociedad de Muhammad existian las llamadas concubinas y las exclavas que hacian el mismo papel ( por comida y por tanto quiza no necesitasen lupanares si tenian en casa a la exclava que ya iba semidesnuda junto con las concubinas ) por tanto quiza no existieran los lupanares como tal ( cosa que no sé, por tanto ni afirmo ni desmiento) pero si otras formas de prostitucion o sometimiento sexual de la mujer.

La sociedad de Jesus es PALESTINA esa que tan traida y llevada, por tanto como no es Occidente sino Oriente la prostitucion tambien existia en Oriente en las sociedad palestina nacionalidad de Maria Magdalena que NO ERA EUROPEA.


Por no hablar de la prostitucion en los templos hindues de la India que esta en Asia y tampoco es Occidente y que se ven hoy en dia claramente y es muy antigua.

Por tanto algunas sociedad no tendrian lupanares en sentido extricto quiza porque ya tenian sus harenes cargados de mujeres dispuestas ha hacer feliz a su amo y no digamos a tener un hijo con el, en toda una relacion mercantil porque el amor y el placer en muchos casos brillaban por su ausencia.

Puta se llama a cualquiera como metodo de ofensa a mi me resulta mas gracioso el hombre que llama a puta a la mujer que NO quiere tener relaciones con el, eso siempre me ha parecido lo mas ridiculo del mundo.

Creo que la prostitucion es mas bien un asunto mercantil y de poder asi que mas bien va asociada al dinero, la necesidad de unos de poseerlo y la necesidad de otros de gastarlo y mostrar su poder.l

Si este es un tema muy complejo en eso estoy de acuerdo.

Un saludo,

Hawah Hussain
20/05/2009, 15:29
Si bien se considera, para buscar el origen de la prostitución no hay otro remedio que bucear en el origen de la humanidad.

La lacra social es tan antigua como la vida misma, y como la misma vida tiene su origen en los albores del hombre.

No cabe duda, hay que remontarse a los primitivos caldeos para hallar el primer vestigio de esta podredumbre que ha ensuciado las cloacas de la humanidad. Tanto una parte como la otra de la Caldea, la que extendía sus confines norteños hacia la Mesopotamia, patria de Abraham, como la otra, la de las fértiles llanuras y la vecindad con la Arabia, fueron la tierra en donde, el curioso de detalles, puede hallar la cuna del tráfico obsceno.

Caldea, de norte a sur, fue, para entendemos, la patria de la prostitución.

Caldea, pueblo aguerrido, esforzado, de cazadores consumados, se sacó de la manga un buen día -jornada situada en el lento amanecer de la humanidad- a más de la hospitalidad, la prostitución.

Vayamos por partes. Indiquemos que hospitalidad y prostitución van muy unidas en los primeros tiempos; casi se puede decir que se complementan. Pero no nos precipitemos, empero, y digamos que las dos partes de Caldea, al unirse por mandato de Nemrod, exhiben, como característica más acusada, la recién inventada y descubierta prostitución. Y, además, la prostitución primitiva con sus dos vertientes perfectamente diferenciadas: la hospitalaria y la religiosa.

El hombre, al amanecer sobre la faz del mundo, siente su primera y más irreprimible necesidad: la de creer en unos dioses que le protejan. Como a ese dios, o a esos dioses, que todavía no ha sabido inventar, no hay manera de encontrarlos por ningún sitio, el caldeo primitivo cree hallarlo, o hallarlos, en los caminos estirados que conducen a patrias ignoradas, allí donde el caminante, vagabundo de la primera hora,anda jornadas agotadoras y tremendas.

Ocurre que el caldeo primitivo no las tiene todas consigo. La vida, en este momento, es dura y amarga. Hay que confiar en un dios desconocido. Y cuando el forastero que llega pide posada y sustento, el habitante de los primeros núcleos caldeos, acaso por lo que pueda suceder, no descarta la posibilidad de que ese recién llegado resulte la expresión humana de la anhelada deidad. Entonces surge la hospitalidad. Y al andarín de los parajes caldeos se le entrega todo. La esperanza, el alimento, y el pudor de la esposa o la virginidad de la. hija. He aquí el primer ejemplo de este tipo de ingenua prostitución hospitalaria.

Pero no basta en este momento de salvaje incertidumbre. Hay que inventar algo, elevarlo a una categoría superior, darle, insuflarle una dimensión sagrada. Entonces, los caldeos descubren a Venus. A Venus o Milita. Dejemos hablar a Herodoto, el venerable padre de la Historia :

«Los babilonios tienen una ley muy vergonzosa: toda mujer nacida en la patria, está obligada una vez en su vida a ir al templo de Venus para entregarse en él a un extranjero. Muchas de ellas, orgullosas por sus riquezas, se desdeñan por confundirse con las otras, y se hacen llevar al templo en lujosos carruajes cubiertos. Allí permanecen sentadas, teniendo a su espalda un gran número de esclavos que las han acompañado. Pero la mayor parte de los demás concurrentes se sientan en tierra, en un sitio dependiente del templo de Venus, con una corona de flores en la cabeza. Unas llegan, otras se retiran, viéndose por todas partes sitios circunscritos por cuerdas extendidas. Los extranjeros se pasean por calles intermedias y eligen a su antojo una de aquellas mujeres. Cuando una de las presentes ha tomado asiento en el lugar sagrado, no puede volver a su casa sin que algún extranjero le haya arrojado dinero en el regazo, y sin que haya tenido comercio con ella fuera del sagrado recinto. Al arrojarle el dinero el extranjero le dice:
"-Invoco a la Diosa Milita!". ..»
y concluye Herodoto :
«Finalmente, cuando ha cumplido la obligación que la ha llevado al templo de la diosa, abandonándose al hombre extranjero, vuelve a su casa, y entonces ya no será posible seducirla ni con todo el oro del mundo. Aquellas mujeres a quienes tocó en suerte el gran atractivo de la belleza, no permanecen mucho en el templo. Las feas, sí; pues no pueden satisfacer a la ley tan pronto como ellas quisieran. Hay fea que permanece en el sagrado recinto esperando en vano a un extranjero hasta tres y cuatro años...»

Como se ve, surge de esta forma la prostitución sagrada. Que se complementa, que se engarza con la hospitalaria. Nemrod, al fusionar las dos partes de Caldea y crear la metrópoli de Babilonia a orillas del Eufrates, se encuentra con la invención de Venus. Y la diosa Venus, expresión de la femineidad, da lugar a este segundo tipo de prostitución primitiva, que tan grande importancia iba a tener en la inicial amanecida de los pueblos.

El culto a Venus iba a contar con lo que hoy, usando de nuestro lenguaje y de nuestra mejor forma de entendernos, diríamos una excelente Prensa. De Caldea iba a pasar, en un principio, a Armenia y a Siria. No importa que aquella especie de brutal exceso religioso corrompiese lógicamente las costumbres de Babilonia. El ejemplo iba a ser tomado de muy buen grado.



M. Tudela, de su libro "Biografía de la Prostitución"

Hawah Hussain
20/05/2009, 15:30
Terminologia y antecedentes históricos

El termino prostitución viene del latín "prostituire" que literalmente significa estar expuesto a las miradas del público, estar en venta, traficar con el cuerpo.

El termino ramera tiene su origen en los adornos colocados en una rama de árbol que se instalaba en el frontis de las casas donde se ejercía la prostitución

La prostitución es la actividad a la que se dedica la persona que mantiene relaciones sexuales con otra a cambio de dinero.
El origen de la prostitución se encuentra en las sociedades primitivas donde era costumbre ofrecer a la esposa, a la hija o sirvienta al huésped en señal de estima.
En la prostitución sagrada, religiosa o ritual, se ofrecían a las jóvenes vírgenes más hermosas a los dioses en señal de estima.
El origen de la prostitución sagrada está ligado a ritos de la fertilidad muy frecuentes en el antiguo Oriente.
Originalmente la prostitución sagrada se encuentra en Babilonia, cercano el tercer milenio a.J.C. como una de las formas de culto a Ishtar
En el gran templo de Ishtar en Babilonia, el E-ana, cercano al Gran Esagifa, moraban las sacerdotisas que se dedican al servicio de la diosa, es decir a efectuar actos de fornicación con los que pagan el precio del rito que se ingresa en la caja del Templo
Del principio del II milenio hay placas de terracota cocida que representan escenas de actividades sexuales y otros que representan órganos genitales femeninos y masculinos, usados probablemente como amuletos.
El primer escritor que describe el sexo ritual o la prostitución ritual es Heródoto en el siglo V a.J.C. , en sus "Historias" cuando describe el centro religioso de la gran ciudad de Babilonia, ya venida a menos y anota las costumbres poco usuales para un griego. Luciano en el siglo II, a.J.C., también describe el mismo rito, pero esta vez en la ciudad de Biblos en el Líbano, en un templo de Astarté.

Hawah Hussain
20/05/2009, 15:45
Hector el articulo se llama la prostitucion en sociedades arabes y por tanto es logico suponer que Occidente no son las sociedades arabes y la tematica del mismo no es la prostitucion en el Barrio Rojo de Amsterdam.

Lo que yo indico que me disgusta es que parece que da entender que en las sociedades arabes todos / as eran buenisimos hasta que quisieron imitar a Occidente y se hicieron clientes y prostitutas, lo cual no es cierto ni por asomo la prostitucion ya existia en Oriente antes del Islam asi que ni es moderna ni la induce la necesidad de "occidentalizarse".

Es como todo en esas sociedades producto de su doble moral y de la tipica actitud de mirar para otro lado.

No me gusta que salga esta señora con el rollo de siempre de la musulmana sumisita porque tampoco es extensible que la occidental es un pendon para mi hay ya empieza mal , en el imaginario Oriental esta que en Occidente la mujer se esparra con pensar en ello le digo yo.

Luego nos pone el ejemplo de la tal Fatima que como quiere occidentalizarse se prostituye por caprichos, esto ya es el colmo para mi la tal Fatima es una avariciosa que le da lo mismo 8 que 80 y no tiene nada que ver con su interes en occidentalizarse, porque le podia haber dado por estudiar una carrera y alfabetizarse quizas.

Vamos en Occidente la mayoria de las mujeres no se vende por un vestido, ni por unas lentillas de colores ni por esa necesidad de aparentar que tiene la tal Fatima.

Por otro lado es conocido el apetito sexual de los saudies que fletan aviones de protitutas europeas porque les gustan las rubias y eso no quieren occidentalizarse solo una cosa,......

Y por supuesto como ya dije la prostitucion no es una opcion en ninguna religion no solo en el Islam.

No me ha gustado nada la vision de esta señora.

Un saludo,

Badr
20/05/2009, 15:48
No creo que el artículo tenga mucho que ver con "Oriente" u "Occidente" como tales. Creo que más bien tiene que ver con estadios socieconómicos y si lo he puesto es porque me ha sobrecogido. No que no supiera en cierta medida o que no me oliera que hay todo lo que dice, pero puesto con todas las letras y en detalle es bastante alarmante. Aunque nada nuevo. Nada de nada. La pintura que hace de determinadas mujeres de Marruecos es el vivo retrato de lo que han vivido muchas mujeres de países de la Europa Oriental. El Paraíso no está en la otra vida. El Paraíse esté en ésta, sale en las películas y en la tele y tiene latitud y longitud perfectamente conocidas de todos y se va a él en avión, tren, barco o automóvil con billetes que se compran en lugares habilitados para ello y que no tienen nada de misterioso y por lo tanto, yo quiero todo eso.

Pero como al mismo tiempo, tampoco me quiero perder lo otro, pues abro la tienda sólo por la puerta de atrás y solucionado.

Esta mentalidad tampoco es sólo privativa de las mujeres, lo que pasa es que para las mujeres esto es tan plausible y a mano y la autoestima femenina nunca está demasiado por las nubes (por eso necesitan más el lujo para subírsela), que para ellas el caer es casi más fácil que caminar. Yo he sabido de oídas de muchachos en los países árabes que se van con los turistas para menesteres de puerta de atrás y nadie sabe nada y es muy probable que lleguen a formar una familia y nadie lo sepa. Esto y lo de las prostitutas sin puerta de alante me parece una bomba de relojería que puede llegar a dar un susto de muerte a muchas sociedades presuntamente virtuosas gracias a sida y otros regalitos sanitarios.

La prostitución es como la enfermedad, o el asesinato o el robo, siempre existirá, pero eso no quiere decir que no importe, que sea buena o que no tiene nada de particular.

Yo personalmente considero acertada la medida sueca de penar a los clientes.

Legalizar o ilegalizar las dos cosas tienen inconvenientes, mientras no se pierda de vista que no es porque algo sea legal que además es bueno o no es malo.

Lo que es inadmisible es rasgarse las vestiduras por las buenas señoras, mientras una parte, mayor o menor de la mitad de la población pasa por respetable cuando es tanto más guarra que las buenas señoras, con el agravante de que quien va a una señora de éstas sabe a lo que va, pero la mujer de estos señores puede vivir tan confiada y un buen día encontrarse con que del cielo le ha caído un sida, un papiloma, un herpes o cualquiera de las cositas que se pescan cuando se va de pesca.

Y a todo esto todavía pensando en que si la virginidad para arriba o la virginidad para abajo, porque ¡ay que ve lo puro que se es!

Salaam

Hawah Hussain
20/05/2009, 20:59
Bard no creo que haga falta salir de España y las españolas para tener historias como estas las mismas ahora también, pero no marchando al otro lado de la frontera en españa muchas mujeres dejaban sus pueblos para ejercer la prostitucion en las grandes ciudades y ahora tambien pasa, con la crisis mas segun dicen.


Todo eso que dices tambien pasa en Cuba con hombres y mujeres y en muchos paises asiaticos con Talilandia, Vietnan, etc,......, es decir, digamos que esta situacion se vive en el 99% de la tierra.

Porque podemos hablar de la pedarastia en la antigua Indochina no tan superficial como lo que aqui describe y ademas con niñas que son mas debiles que las mujeres todavía.

En lo demas estoy de acuerdo contigo y la virginidad pues ya sabes 5 minutos de tu tiempo y mil euros y puedes ser virgen hasta el infinito todas la veces que quieras, en fin es lo que hay pero te digo que se ha centrado en un apartado diminuto de lo que esto supone.

Un saludo,

Caminaensueños
20/05/2009, 20:59
No conozco los datos etnográficos exactos, en cualquier caso el Enviado surge entre los pobres y la extensión del Mensaje es entre pobres. Que un hombre ame a tres o cinco mujeres no es equiparable a mantener un contacto sexual por dinero o regalos o poder, en primer lugar ha de ser rico o ser muy espabilado y tener esposas espabiladas, que por lo que parece vivia cada una en su propia casa (creo deducir de la lectura de los hadiths que he leído hasta ahora).

Es obvio que las personas que no aman necesitan concubinas-esclavas o hetairas, para satisfacer su visión de la vida, con una total y absoluta indiferencia a lo que la esclava pueda desear o sentir.

Las hetairas surgen de la irrupción de los aqueos (creo recordar) en las sociedades neoliticas de la zona del mediterraneo denominada Grecia. Al parecer hubo grandes desplazamientos de población entre los pueblos nómadas a causa de un cambio climático en las zonas del Caspio. Marouja Gimboutas tiene muy buenos trabajos al respecto, te la recomiendo si quieres instruirte, Prehistoria Europea de Oxford (no recuerdo la editorial, tambien habla del asunto, hay bastantes libros sobre el tema, me han recomendado La Diosa Blanca de Robert Graves, pero aún no me lo he tropezado, te recomiendo el Vellocino de Oro y La Hija de Homero de este autor.

Al parecer las hetairas surgen en todo el orbe durante esas invasiones, se ve que existió una sociedad de tipo matriarcal y con una cosmologia de tipo comunista-libertario teista (Diosa), los arqueologos flipan por la velocidad con la que extienden los nuevos avances tecnologicos en las zonas de los grandes ríos de todo el mundo, a pesar de estar separadas grandes zonas del globo por oceanos, desiertos, m ontañas, etc.

¿Y las gheisas qué?. Es un fenomeno global que responde a una escisión o intento de escision grande, en la psique de las mujeres, del concepto eros y de su total libertad de ser y conocer y decidir qué cómo cuándo dónde con quién etc., por parte de una cosmología que se disfraza de lo que pille para considerar y convertir, si pueden y nadie dice nada, a las mujeres o incluso niños, en meros objetos, con una total y aberrante indiferencia a lo que puedan sentir.

Es un tema complejo, recuerdo que en la mili era un símbolo de virilidad y poder el ir de putas, afortunadamente para mí era pobre y no me enamoré de ninguna de ellas. Por suerte habia un casado con maná que le fue fiel a su esposa y ya nos hicimos compañia unos pocos preguntandonos cuanto valdría un quinto de cerveza, mientras esperabamos.

No obstante conozco algunas personas que se relacionan con prostitutas y a veces hablamos. En el caso de mi amigo se ve que suele repetir con la que se enamora y si no le gusta ninguna se vá y punto, lamentablemente las cambian de ubicación, pero al parecer ha conocido a chicas muy majas.

Es un tema ciertamente delicado y complejo.

Por cierto, que tambien existen prostitutos masculinos para las mujeres ricas.

As Salam Alaykhum hermano.


Estimado Camina, en la sociedad de Muhammad existian las llamadas concubinas y las exclavas que hacian el mismo papel ( por comida y por tanto quiza no necesitasen lupanares si tenian en casa a la exclava que ya iba semidesnuda junto con las concubinas ) por tanto quiza no existieran los lupanares como tal ( cosa que no sé, por tanto ni afirmo ni desmiento) pero si otras formas de prostitucion o sometimiento sexual de la mujer.

La sociedad de Jesus es PALESTINA esa que tan traida y llevada, por tanto como no es Occidente sino Oriente la prostitucion tambien existia en Oriente en las sociedad palestina nacionalidad de Maria Magdalena que NO ERA EUROPEA.


Por no hablar de la prostitucion en los templos hindues de la India que esta en Asia y tampoco es Occidente y que se ven hoy en dia claramente y es muy antigua.

Por tanto algunas sociedad no tendrian lupanares en sentido extricto quiza porque ya tenian sus harenes cargados de mujeres dispuestas ha hacer feliz a su amo y no digamos a tener un hijo con el, en toda una relacion mercantil porque el amor y el placer en muchos casos brillaban por su ausencia.

Puta se llama a cualquiera como metodo de ofensa a mi me resulta mas gracioso el hombre que llama a puta a la mujer que NO quiere tener relaciones con el, eso siempre me ha parecido lo mas ridiculo del mundo.

Creo que la prostitucion es mas bien un asunto mercantil y de poder asi que mas bien va asociada al dinero, la necesidad de unos de poseerlo y la necesidad de otros de gastarlo y mostrar su poder.l

Si este es un tema muy complejo en eso estoy de acuerdo.

Un saludo,

Hawah Hussain
21/05/2009, 10:25
Estimado Camina en primer lugar podria ser tu hermana porque soy una mujer no un hombre.

En segundo lugar yo creo que mas bien has leido a Sherezade en la epoca del Califa Harum al Rashid, te lo digo porque ni el Califa tenia un casa para cada una de sus esposas, sino un harem que es el lugar de la casa / palacio donde se reunen todas las mujeres, exclavas, eunucos y concubinas que tenia el Califa / Sultan/ emir segun su nivel.

Por tanto eso esta muy bien pero nunca se llevo a la practica y en todo caso la favorita ( que mas placer sexual dada al amo) podia tener algun que otro privilegio pero cada esposa como el marino de barco ingles que en cada puerto tiene una mujer no.

Para los señores ricos segun descendia su nivel se reducia el numero de exclavas, concubinas y esposas, y el largo etc que las acompañaba.

Ya sabes el botin de guerra y en esa epoca habia muchas.

De todas formas los caldeos no estan muy alejados geograficamente.

Las gheisas no se solian acostar con los hombres con los que estaban eran mas bien de tipo florero y tener un amante fijo no varios.

Y por cierto tambien existe hombre prostitutos para ricos homosexuales.

Un saludo.

Badr
21/05/2009, 11:02
Yo le oí decir a un catedrático de historia que Harún al Rashid era estrictamente monógamo. Los sultanes otomanos sí tenían harenes con colección, pero no sé si eso reza para todos los sultanes, califas y demás gobernantes de la historia. Creo que no.

Salaam

Badr
21/05/2009, 11:18
No, la autora del artículo no dice nada nuevo y, de hecho, nuevo, nuevo, hay muy poquitas cosas en el mundo. Si lo he colgado es porque me parece que hay entre los musulmanes, especialmente los más apegados a lo tradicional, hay mucho mito, hay mucho vivir de irrealidad y hay mucho echar debajo de la alfombra lo que no se quiere ver, lo cual no es algo exclusivamente musulmán, desde luego, sino muy humano. Pero precisamente también por eso muy conocido y es la misma historia de siempre, que de la mierda que está a la vista uno puede guardarse, de la que no se ve, no. Y cultivando el paralelismo entre dos realidades que conviven y que nunca se miran a la cara, lo que se crea es un estado de apariencias, mitos, sospechas, doble moral, doble vida y en resumidas cuentas, la confusión total y en el plano sanitario tal vez catástrofes a plazo fijo.

Lo que me lleva a decir una vez más, que los musulmanes tienen que dejarse de mitos y ensoñaciones o la más turbia realidad se los comerá vivos y encima las sectas "evangelistas" devorarán los despojos, porque en este tipo de situaciones es donde hacen su agosto.

Salaam