PDA

Ver la Versión Completa : Hombres y mujeres ven diferente la belleza.



Páginas : [1] 2

Muntassir
11/04/2009, 19:34
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.

Un estudio dice que el arte activa distintas regiones cerebrales en ambos sexos.

LA biología no entiende de leyes de igualdad : marca disparidades entre ambos sexos, talladas en tiempos prehistóricos por la distribución del trabajo.A pesar de que la presión evolutiva sobre estos rasgos se haya reducido en las sociedades de hoy, su herencia persiste y se manifiesta incluso en tareas sofisticadas como la apreciación estética del arte, según publica hoy en PNAS un equipo multidisciplinar de investigadores españoles.

El estudio, encabezado por el catedrático de la Universidad de las Islas Baleares, Camilo José Cela Conde, compara las respuestas neurofiológicas a las imágenes artísticas en el cerebro de hombres y mujeres.El hijo del Nobel, filósofo de formación, ha estudiado durante años la evolución cognitiva en el ser humano que ha conferido al Homo sapiens una capacidad simbólica diferencial respecto a otros primates.Cela Conde ha colaborado anteriormente con el hispano-estadounidense Francisco J.Ayala, profesor de la Universidad de California y una autoridad en evolución.

En colaboracion con otros investigadores de la UIB, la Universidad Complutense de Madrid y el CSIC, Cela Conde y Ayala midieron y localizaron la actividad neuronal cuando a 20 sujetos- 10 hombre y 10 mujeres- se les presentaban imágenes bellas, como obras del Museo del Prado, o bien escenas sin particular atractivo.La activación de las neuronas se registró a través del campo magnético creado por lo impulsos eléctricos, una técnica llamada magnetoencefalografía que ofrece la ventaja de una gran resolución temporal.

UNA FRACCIÓN DE SEGUNDO.- Lo anterior era necesario, según los investigadores, para discernir el momento de la señal, ya que una respuesta retrasada en una fracción de segundos después de mostrar la imagen no corresponde a la percepción, sino al juicio que se emite sobre su belleza.Los resultados demuestran un claro dimorfismo sexual: el juicio estético se restringe al hemiserio cerebral derecho en los hombres, mientras que en las mujeres es bilateral.Los científicos apuntan una correlacion con capacidades que estudios anteriores han identificado como herencia se los ancestros cazadores-recolectores; las mujeres, recolectoras, están más atentas al entorno y lo organizan en categorías, mientras que el hombre, cazador, se guía por coordenadas y distancias.

Otra conclusión del estudio surge al comprobar que la apreciación del arte se ubica en el lóbulo parietal, una región del cerebro que se considera "privilegio evolutivo del Homo sapiens".La capacidad para apreciar la belleza de distinta manera en ambos sexos, dicen los autores, es específicamente humana y puede tener su origen en la selección sexual a través del arte de decorar el cuerpo.


Muntassir
.


De: Público, 240209.Investigación
Javier Yanes.Madrid.

JamilaNoor
12/04/2009, 07:56
Salam hermano:
Es muy interesante este tema. En un estudio realizado en estados unidos se comprobó que los concepto de belleza y fealdad son universales, eliminando el mito que la belleza respondia a la cultura de cada pueblo. Lo considerado bello es lo que tiene simetría y esto fue comprobado en un sondeo a nivel mundial. aunque arte ya no está vinculado exclusivamente a la belleza, la simetría, proporción y punto de vista de la obra artística es captada por quien la observa sin que tenga una preparación previa.
En lo particular, siempre en creido que "instinto" hacia lo que es arte. (aclarado este termino por el estudio que usted comenta) y tengo una anecdota al respecto. Mi tia tenía un cuadro pequeño en su casa, (oleo) hecho con espátula. Mi hijo, siendo pequeñito aún, gustaba sentarse a observar ese cuadro. Un día pidió a mi tía que se lo regalara porque "era muy bonito", claro que ella dijo que no pues su precio era elevado y pregunté por el autor, supe que era uno de los más reconocidos pintores de mi país. le pregunté a mi hijo que le gustaba del cuadro y me dijo "no se, es que cuando entro a esta sala no puedo dejar de mirarlo"

Muntassir
12/04/2009, 19:43
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.

QUE te dé un vahido después de contemplar una obra de arte se conoce como el síndrome de Stendhal.A este escritor le sucedió en Florencia al salir de la iglesia de la Santa Croce, donde se levantan los mausoleos de mármol de los artistas más insignes del Renacimiento.Ciertamente a algunas personas muy sensibles la belleza les altera el ritmo cardíaco hasta llegar al desmayo, pero a veces el síndrome de Stendhal también conduce al vértigo, a la locura e incluso al crímen y en plena alucinación un esteta se ve impelido por una fuerza interior a acuchillar un cuadro de Rembrandt o a partirle con un martillo la nariz a la "Piedad" de Miguel Ángel.En uno de los viajes a Grecia presencié una escena estremecedora.Un turista alemán totalmente desnudo y alucinado trataba de arrancar con una gran maza de hierro parte de una columna del Partenón para llevársela de recuerdo a casa.Poseído por un furor divino golpeaba el Partenón y al mismo tiempo parecía destruirse también a sí mismo con el afán de apropiarse de su belleza.

A partir de aquel suceso, los municipios de Atena esparcen cada mañana sacos de esquirlas de mármol por el ágora y la Acrópolis, como el que echa maiz a las gallinas, para que los turistas las recojan creyéndolas antiguas y calmen la fiebre de adornar la estantería con los despojos de aquellas ruinas sagradas.El sindrome de Stendhal se puede producir no sólo frente a una obra de arte sino también con el recuerdo de una playa o de un amor que nos llenó de felicidad en un tiempo ya lejano.

Aquel viaje a una Ibiza "prehippy" de los años cincuenta, la travesía a Formentera en la barcaza "La joven Dolores" ya deguazada, aquella muchacha de la falda de flores y el rostro soleado apoyada en la borda contra el viento, las calas desnudas a las que nos llevaba la vela latina de un bote compartidos con amigos se puede comparar con cualquier obra de arte.Recordar lo soles tan azules de la juventud produce una dulce ebriedad como le sucedó a Stendhal, pero también puede llevar al dolor y a la cólera si al volver a aquel paraiso o a aquel cuerpo esplendoroso los decubrimos destruidos.Ahora en Ibiza han construido una autopista para que Stendhal pueda llegar un minuto antes a casa rascarse una pierna.


Muntassir.


De : El País, 250109.
Vértigo.Manuel Vicent.

Jorge Aldao
12/04/2009, 22:23
Muntassir Hola

Buen dato el de los mármoles de Atenas.
Aquí en Ushuaia, Tierra del Fuego, Argentina hay un problema semejante con los restos de las culturas nativas ya extinguidas (puntas de flecha, puntas de arpones en huesos de ballena y esas cosas) que los turistas se llevan.
Lástima que reproducirlas sería muy caro para los organismos que quieren protegerlos, generalmente escasos de fondos.
Pero es una idea para tenerla en mente por lo creativa y sencilla.
Y lástima que los griegos no tienen fuerza para llevar a Inglaterra pedazos de mármol para dejarlos allí y recobrar los "Mármoles de Elgin", robados por los británicos (cuando no... piratas todos ellos) y que se exponen en el Museo Británico.

Un saludo

Jorge Aldao

JamilaNoor
13/04/2009, 02:15
Wa aleykum salam hermano:
Es hermoso lo que escribiste, casi pude ver los escenarios que detallabas. gracias por la información sobre este síndrome el cual desconocía. En Honduras sucede con las ruinas mayas, pero de otro modo. puesto que es tan grande la extensión real de la ciudad de Copan, muchos campesinos encuentran, al momento de labrar sus tierras, sobre todo si usan tractores, vasijas y esculturas mayas, pero no saben su valor, por eso es fácil comprar algunas cosas y llevarlas a la casa. Supe de una hermosa pieza en forma de cama o mesa, totalmente tallada y de piedra que fue a parar a la casa de un médico quien la encontró en una humilde vivienda tierra adentro y la compró por muy poco dinero.
Sobre el arte pienso ¿acaso no es lícito obstraerse en la contemblación del bello, armonio o magestuoso?

Muntassir
13/04/2009, 17:23
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.

Quienes vivimos en Madrid tenemos suerte al poder venir a menudo a este rincón.


EN el prólogo de sus "Novelas ejemplares", Cervantes nos recuerda que no siempre se puede estar en los templos, los oratorios o los negocios, y que hay horas de recreación "donde el afligido espíritu descanse"." Para este efecto- añade quien mucho sabia de tales aflicciones- se plantan la alamedas, se buscan las fuentes, se allanan las cuesta y se cultivan con curiosidad los jardines".Cada vez que me paseo por el Real Jardín Botánico de Madrid- un de los lugares más hermosos de España- pienso en las palabras certeras del "manco de Lepanto".Y nunca más que este inicio de primavera, cuando el recinto creado por carlos III al lado del Prado, amorosamente recuperado durante las últimas décadas, está luciendo con esplendidez sus galas.

Según el precepto clásico, el arte debe enseñar deleitando.Lo consigue con creces el Botánico madrileño, creando en quien se para, admirando, ante un bello árbol desconocido, traido de algún país lejano, una flor nunca vista o una variedad de lechuga insospechada, el sano deseo de saber más, de inquirir más.Lo pude comprobar en mi última visita, cuando un discreto panel, con ilustraciones de distintas modalidades de hoja, me enriqueció amablemen el léxico : falciforme, acicular, flabelada, escuamaforme...

Quienes vivimos en la capital tenemos suerte de verdad al poder acudir a menudo a este rincón tranquilo y recoleto, tan expresivo de la mesura, la elegancia y las inquietudes científicas del siglo XVIII.Y que, en medio de tanto estrés y ruido, nos proporciona una auténtica "recreación" cervantina del espíritu.


Muntassir.


De : Público, 120409.
Apuntes peripatéticos.
Ian Gibson.

JamilaNoor
14/04/2009, 23:28
Wa aleykum salam:

Gracias hermanso por regalarnos esa belleza del Botánico que en estas honduras no conocemos, a mi me inspira el silencio de la noche, esos momentos en que todos duermen y las calles se vacían. Me puedo sentar entonces en lo alto para observar ese silencio y pienso... sentir el aire frio y el cielo normalmente despejado regalando sus estrellas es un placer. Nunca he sabido exactamente como se llaman las constelaciones, pero ¿importa acaso? pienso que estan tan lejos y tan cerca, que hay tantos misterios y tan poco tiempo. Me gusta saber que todos sueñan y yo... despierta. Podría pasar así toda la noche, la calle sola, el aire frio, el cielo limpio y... con desgano vuelvo a acostarme, porque sino, la mañana será difícil.

Muntassir
15/04/2009, 17:32
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.

ESPERANDO para almorzar me acerqué a la ventana.Llovía intensamente.Era un día de invierno, de esos que te hacen recogerte en tí mismo y captar multitud de sensaciones; adivinaba qué gota era más grande por el sonido al golpear la lluvia sobre el cristal; jugaba a las carreras con las estelas de las gotas, apostando por la que llegaba antes al témino del ventanal; descubría por el resquelo que entraba la rendija mayor.El viento acompañaba a la lluvia, la hacía mecer de un lado a otro.Se oía el quejido de las matas de los plátanos, apuntaladas con los estacones, al zarandearlas el viento ; abanicaba a miles de hojas en una danza verde sin sentido.

Los hilos de alta tensión parecían una guitara de dos cuerdas gigante.Seguía lloviendo...Veía nítidamente la ola que iba a romper en el acantilado con más fuerza.Al mar lo teñía una mancha grisásea por las aguas arrastadas desde la cumbre por los barrancos.Los regos de los plátanos más cercanos al camino estaban inundando por el agua que traía.

Seguía lloviendo...Toda la casa cerrada.El olor a potaje la llenaba.El machaqueo del almirez era una campana tocando a mojo verde.Los polines resoplaban en el caldero.El almuerzo pronto estaría preparado.


Muntassir.


De: El Día, 030485.
Retazos.Martín.

JamilaNoor
16/04/2009, 05:06
NIÑITO

Su carita emergía alegre entre la caja de cartón donde su madre le había colocado mientras ella se dedicaba a la venta diaria en el mercado.

- ¡Ciruelas, mangos, piñas, sapotes… venga doñita, compre que están baratas!-. Gritaba con alegre ritmo, y el niñito, con esfuerzo lograba sacar medio cuerpo extendiendo sus manitas para tocar a la madre, pero ella no lo miraba.

-¡Venga a comprar las sandías maduritas, mínimos, lichas, venga doñita!...-seguía pregonando la mujer, sudando a chorros por el calor sofocante del medio día, y el niñito la miraba con amor, gorgojeando para ayudar a vender. Su naricita pequeña moqueaba a ratos. Reía al ver las frutas de cambiaban de dueño, era un juego para él. Daba saltitos con el deseo de salir del todo de su media prisión y rozar, por lo menos, el brazo que tantas veces le había acunado. Pero la madre no lo veía.

-¡Lleve sus frutas para hacer fresco, bonita, lleve sus frutas para hacer miel…!- la madre se desesperaba por la poca venta y las tantas deudas, y el niñito por fin logró caer fuera de su encierro y rodó por la acera.

-¡Estése quieto le digo, muchacho!- soltó la madre mientras corría a cargarlo, limpiando su trajecito de calle. -¡Estése quieto, que estoy vendiendo!- siguió ella al tiempo que le daba una ligera nalgada, y el niño, feliz, le tomó la cara con sus manitos, y se acercó a ella, abriendo la boca para saborear esas mejillas que tantas veces besaron también las lágrimas y el sufrimiento. Para él, aquello no era un castigo sino la recompensa de su esfuerzo.

Tomado del libro "Gotitas de luna"
de Karla Frida González

Muntassir
16/04/2009, 15:11
A salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.

ENTRÉ en la biblioteca con ánimo de escribir algo.Me di cuenta que no tenía nada que contar.Había leído, reflexionado, pero no sabía hilvanar un argumento que me diera pie para contar, comunicar algo.En la biblioteca había muchos periódicos.Era tarde y estaban ordenados de forma cuidadosa; los titulares parecían dormidos.Y si yo- pensé- tuviera la capacidad de hacer un preparado con todos ellos, me saldría un artículo estupendo.Posé la mirada de uno e uno para buscar una palabra sugerente, una palabra clave.Me fijé en uno que decía:" La Noche de la Ilusión".Pero no, no, no me decidi , me parecía efímero, quería algo más palpable.

Noté en el ambiente una sensación de paz, intenté retenerla.El bullicio se retiraba lentamente de las calles, a hurtadillas ; la noche se acercaba ya, rauda; una mescolanza agridulce de campanillas despedía la Navidad.

Por un momento quise imaginar cuántas palabras de Paz se habían escrito en los periódicos en estos días, y sonreí por lo imposible de mi pregunta.Y si yo me explayara con esta palabra : Paz, ¿sabría darle un significado correcto ? ; buscaría en los diicionarios, diría cosas comunes que han dicho otros.Pero, ¿ yo sé lo que es la paz?... creo que no.Y decidí sentir la paz, vivirla paz, amar la paz, para después hablar de ella.


Muntassir.


De: El Día, 160196.
Criterio.Martín.

alamir
16/04/2009, 16:37
me ha gutado lo que ha escrito la hermana Jamila , y muy bueno lo que has escrito hermano Muntassir, y realmene la paz se ama,cuando se encuentra en uno mismo, despues podra haber paz o no en el mundo,pero quien ansia la paz de un momento concreto,la encuentra,y es asi como llegamos a amarla,porque nos da esa calma,esa tranquilidad, que buscamos siempre.

JamilaNoor
18/04/2009, 01:54
Viéndolos accionar y gesticular al fulgor de la luz eléctrica, me he sentido triste, con el alma llena de congoja. Esa parodia de la vida, ese cómico remedo de las cosas serias, hace reflexionar amargamente a los pensadores que comprenden que hay algo grave y sombrío en esos muñecos que andan, que giran sobre sí mismos, que se sientan a la mesa a comer y a beber. ¿No tendrán vida, eralmente? ¿no hablarán de veras? ¿No se moverán por su propia voluntad?
En la ilusión teatral, en la media luz del escenario, en el fondo de los bastidores pintarrajeados de prosa, de cualquier modo, se agitan extrañamente los maniquíes, como si tuviesen voluntad e instinto. Só, los tienen en ese momento. Esas cabezas de cartón, llenas de papeles y trapos sucios, piensan; esas caras bañadas de albayalde y de pintura roja, gesticulan; esas piernas y esos brazso de mueven por si solos; en ese pecho palpita un corazón. Sí, esos fantoches y marionetas tienen vida, tienen alma.

tomado del libro "Cuentos y narraciones"
de Juan Ramón Jiménez

Muntassir
19/04/2009, 17:50
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.


CARACOLES DE PAPEL.
==============

Caracoles de papel,
piedras retorcidas,
la mar los baña
en faldas canarias.

Caracoles de papel,
piedras retorcidas,
jugando al patinaje
aluvión de espuma,
esperan el empuje
para rodar por
las rocas.

Caracoles de papel,
beodos de marecío,
dando traspiés de alegría
jugando cada día
con la mar bravía.

Caracoles de papel,
inmensa mole
sábana de espuma noble.
Selva azul
mugidos de león,
tierra foránea.

Caracoles de papel
¡diminutos, graciosos, valientes !


Muntassir.



De : El Día, 030597.
Versos cada día.
J.R.Martín ( Desde mi exilio)





























Moscas, mosquitos,

gusa

Muntassir
19/04/2009, 18:59
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.

LUCINDA, de pie junto al ancho ventanal que miraba los huertos floridos, releía una vez más la extraña carta que horas antes recibiera de Gonzalo; una carta llena de exaltaciones e impaciencias febriles, donde se había vertido toda la inquietud y el tormento inextinguible de un alma demasiada cultivada, una carta en que acaso hubiese algo más de cerebro que de corazón :

"...Y quién sabe, Lucinda, si en en esa misma brevedad fugaz del reinado de la belleza o del imperio de un trono esté el secreto de la muda adoración que saben arrancarnos.Adoramos y exaltamos arrebatadamente, muy de prisa, antes que muera, todo aquello que se va, lo que es mudable y transitorio, aquello que sólo vive lo que viven las rosas : el espacio de una mañana.

" Por eso idolatramos la niñez divina, por eso amamos como locos a las mujeres en el breve instante de su juventud; por eso gozamos a pleno espiritu, ávidamente, los fugitivos momentos de la felicidad.

"Lo que es eterno, llega a sernos familiar e indiferente.Para ello guardamos el culto grave, perenne y frío, de un templo sin fieles.Aquello que se va, próximo a perderse en la siniestra oquedad de la muerte o en la estepa helada de un olvido, es lo que nos encadena y nos arrasta al vórtice del delirio.¡ Placeres y esplendores fugitivos, vertiginosas ráfagas que poseen el secreto de dejarnos un agridulce saborcillo a desconsuelo, junto a una estela imborrable de recuerdos !

" Por eso te amo, Lucinda; porque eres bella, porque eres buena, y siento que te vas, que te alejas del fuego de mi alma, y acaso cuando logre alcanzarte sea ya tarde para que sepas perdonar mis culpas y puedas amar con toda la bondad ingenua de tu corazón..."

Lucinda, acodada en el alféizar, extendía la mirada sobre los híbleos campos sonoros; sobre los naranjos pletóricos de flor y llenos de pájaros cantores entre las ramas...Y poco a poco fue perdiéndose la vista en el mar lejano y rumoroso, luego en el cielo divinamente azul, azul etéro y marino.(...)


Muntassir.

Extraído de : Máxima culpa.
Del capítulo II.
Por Ildefonso Maffiotte.

JamilaNoor
19/04/2009, 22:29
Aclaración. el fragmento de Fantoche y marionetas es del escritor hondureño Juan Ramón Molina, y no jimenez que yo por un lapsus escribí mal.
Gracias hermano, esta bello el poema y el cuento.
De uno de mis preferidos, Tagore, alli va un fragmento del libro "el cartero del Rey"

(Amal y el lechero)
El lechero (fuera).- ...¡Quesitos, quesitos, a los ricos quesitos!
Amal.- ¡El de los quesitos, oye, el de los quesitos!
El lechero (entrando).- ¿Me has llamado, niño? ¿Quieres comprarme quesitos?
Amal.- ¿Cómo quieres que te los compre, si no tengo dinero?
El lechero.- Entonces, niño, ¿para qué me llamas? ¡Uf! ¡Vaya una manera de perder el tiempo, hombre!
Amal.- Si yo pudiera, me iría contigo...
El lechero.- ¡Conmigo!... ¿Qué estás diciendo?
Amal.- Sí; y me entra una tristeza cuando te oigo pregonar allá lejos, por el camino!...
El lechero (dejando en el suelo su balancín).- Y tú, ¿qué es lo que haces aquí, hijo?
Amal.- El médico me ha mandado que no salga, y aquí donde tú me ves estoy sentado todo el día...
El lechero.- ¡Pobre! ¿Qué tienes?
Amal.- No sé; como no soy sabio, no sé qué tengo. Pero di tú, lechero; tú, ¿de dónde eres?
El lechero.- De mi pueblo...
Amal.- ¿De tu pueblo? ¿Y está muy lejos de aquí tu pueblo?
El lechero.- Mi pueblo está junto al río Shamli, al pie de los montes de Panchmura.
Amal.- ¿Los montes de Panchmura has dicho? ¿El río Shamli? Sí, sí; yo creo que he visto una vez tu pueblo; pero no sé cuándo ha sido...
El lechero.- ¿Que has visto tú mi pueblo? ¿Tú has ido hasta los montes de Panchmura?
Amal.- No, yo no he ido; pero me parece que me acuerdo de haber visto tu pueblo... Tu pueblo está debajo de unos árboles muy grandes, muy viejos que hay allí, ¿no?; junto a un camino colorado, ¿no?
El lechero.- Sí, sí, allí está...
Amal.- Y en la ladera está el ganado comiendo...
El lechero.- ¡Qué maravilloso! El ganado comiendo... Pues es verdad...
Amal.- Y las mujeres, con sus saris granas, van y llenan los cántaros en el río, y luego vuelven con ellos en la cabeza...
El lechero.- Así mismo. Las mujeres de mi pueblo lechero todas van por agua al río; pero no creas tú que tienen todas un sari grana que ponerse... Pues sí, no cabe duda; tú has estado alguna vez de paseo en el pueblo de los lecheros...
Amal.- Te digo, lechero, que no he estado nunca allí. Pero el primer día que me deje el médico salir, ¿vas tú a llevarme a tu pueblo?
El lechero.- Sí; me gustaría mucho que vinieras conmigo.
Amal.- ¿Y me vas a enseñar a pregonar quesitos, y a ponerme el balancín en los hombros, como tú, y a andar por ese camino tan largo, tan largo...?
El lechero.- Calla, calla... ¡Pues estaría bueno! ¿Y para qué ibas tú a vender quesitos? No, hombre; tú leerás unos libros muy grandes, y serás sabio...

Muntassir
20/04/2009, 19:54
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.


EL VERTEDERO.
==========

Apargatas, alambres,

vidrios, tornillos.

Todo son deshechos

amontonados.

Caos, pestilencia.

Moscas, mosquitos,

ratas, gusanos.

Mierda.


Una flor asoma

sus pétalos.

Una sola.

Pequeña, bonita.

Una sola.

Blanca.

Emergiendo solitaria,

desafiante.



Muntassir.


De: El Día, 260898.
Versos cada día.
Juan R.Martín.

Muntassir
20/04/2009, 20:21
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.


(...) Había entonces en el aire y en el mar una alegría como de mil vidas que despiertan.Fue una lluvia gris que cabrileó vagamente sobre las aguas y cayó en los prados como un presentimiento de luz.

En toda la amplitud cóncava de los cielos empezó a lucir espléndido el azul, inmaculado a trechos por ligeros ramalones sanguinolentos; allá, en el horizonte, un montón de nubes negras permanecían apeñuscadas en remolinos, inmóviles, como monstruos petrificados, que rodeaban con hosco cinturón de tragedia el optimismo epicúreo del amanecer.

Ante ella, majestuosas en su quietud y en su negrura, las aves marinas, de plumaje bicolor, destacaban sus cuerpos y confundían sus alas.

Las montañas que cerraban el valle dibujaban su perfil dantesco, una cadena de jorobas que se prolongaba hasta el mar, alargándose como si quisieran mirar su férrea visión retratada en las aguas.Y las cimas calvs se colorearon de una clara rojez, como una crisma que divinizara su dominio en la altura.

El disco solar, que entretanto ascendía con vencedora lentitud tras las nubes grises, extendió sobre ellas un iris de policromía infinita que dio un sello de paz al nuevo día.

Juguetonas e inquietas, las gaviotas acrecentaron sus revuelos, mientras el amanecer glorioso ponía un rojo de milagro sobre la oscuridad de sus alas.

Empezó a romperse en desgarraduras de dolor el hosco cinturón de nubes apretujadas en el horizonte.Por las heridas sangrantes precipitaron sobre el mar una catarata de luz que hizo un chisporroteo de fuego en las aguas.Y entonces, cual un torrente de clara alegría que se desata, brilló pleno y magnífico el triunfo del sol.

Y en la tierra, que como hembra ahíta pagó con sus colores de infinita armonía el fecundo halago de luz, el viejo Bartolo, como un gusano, hincaba el hierro cortante de su azada.(...)


Muntassir.


Extraído de : Máxima culpa.
Capítulo II.Por Ildefonso Maffiotte.

JamilaNoor
21/04/2009, 05:48
Del gran poeta hondureño, además mi profesor de español en el colegio, Edilberto Cardona Bulnes.

Ulises
(El aire. El de Ulises. Sus blancuras. Por el aire de Ulises Odiseo
navegando intermundos. Las cajas. Odisea del pájaro.
Los bloques. Es lo mismo. Oes, úes, aes.
Poseidón y su música. Lea Ulises su espuma. Voluntades
en autopsia. Oxida hasta la nieve. Hunde sus oboes. Y por ternos
van hojeando las olas soledades, soledades. Resistencia
en fosfatos de sodio. Oiga Ulises su música. Oquedades
donde el agua no ve su transparencia. El tiempo no abandona.
Cipreses enraizándose en acuarios, rodeándonos.
Océano nos sigue. El espacio aumenta su límite.
Un beso como un astro. Y no consigue tiempo. Mi espacio.
Mi lenguaje hasta donde me cierra su tempestad. Sobo
mis sienes como pasear un sepia por la tarde de un ciego.
Los dioses contra. La abeja repitiendo sus hexágonos.
Soy su sombra. No conozco más cámaras. Son mi viaje.
Esmeralda tiene Invierno. No me han vencido.
El recuerdo, sus armas. La canción, su jardín, sus equinoccios.
Sudo. Si en el olvido han firmado sus acuerdos contra mi corazón.
La luna da su espalda. El sueño nos envuelve y desenvuelve.
He visto amigos que Circe volvió cerdos. Su rueda, su diamante.
Los cerdos no saben mis abrigos, mercenarios de las sombras.
No deja tallar el fuego su topacio. La vajilla del aire.
Vivo la muerte sin testigos muriéndome de vida.
La de ojos de lechuza no viene a volar sobre mí.
Quiero una mano sin guante. O al menos, habitado.
No hay firmamento encima de la espuma que uno tiene.
Bajo los hongos no existen las constelaciones ni las palomas.
No viene ya por eso la de ojos de lechuza
que ayer ayer contiene tanto me rescató de los rastrojos.



Así la diferencia en que consisto. Suma de resta. Los pájaros no vuelven.
Siempre están. Sobre el mundo en su rama de silencio abren su palacio.
Hay que salir para hallarlos. Adentro. No en la tierra o de la tierra.
Son a ella desde que aparecen. Siempre. Antes del canto la canción.
En caballos y toros resisto el pecho de las olas.
No salvarse para no condenarse. La numancia de la rosa.
Cuando acabe la cólera termino. Y paf, los impuestos.
Entregar el testuz, dar la pequeña para herrarla, ser manopla.
El corazón tiene la culpa de ser virgen y su condena es mantenerse.
No. Calipso no embruja mis corceles. Arre, arre caballos, arre toros.
Resistir hasta las pieles, a empujar amapolas. En ristre los pecuezos,
las colas y crines como dardos, palos, piedras, la guerra es sin cuartel
contra las olas. La guerra es sin cuartel. Febo lo sabe.
Sin descanso me siguen amapolas fluyendo el corazón que ya no cabe,
sin que acaba en la tarde la batalla que día a día sigue,
sin que acabe otra recua que venga de repente por aquí, por allá,
y así me halla la de manos de rosa.
El tridente buscando mi planeta, el aliento que pájaro callando
primavera mi frente. La malva, la uva, violeta donde siento.



He bebido los zumos de mi ausencia.
El corazón completa su contorno por arriba.
No se sabe el centro de la cruz. El hombro, si lo siente, no lo sangra.
Pero al pasar por octubre el pecho que se abre desde fines de junio
queda abierto definitivamente y el peso de la luz deshace el ocaso.
Me duele la armonía que escuché contra el palo en ataduras
sin poderme soltar. Lo deseaba por rozar su recuerdo.
Las hojas ya han caído cuando caen. No hay asesinatos.
Cómo matar muertos, vivos. En una vivificación o muerte.
No hay resurrección. Antes de llegar la alondra está esperándose.
Mis magnolias no pueden abrir las cerraduras del traspatio.
Estoy en acto con la muerte. Traigo mis sustratos a sus pisos
de tinta, de papel, ladrillos, de toda clase de material,
de soledades, de noches donde vierte el sexo su vigencia desde el Hades.
Bien dura lo que un fósforo. ¿Pero cuánto fuera del reloj?
Salí cuando el sonido. Y en mí caen de un golpe las edades.
Bien vuela pájaro de mar, tocando las almenas del aire.
Pero hasta dónde llega el pájaro en un pecho.
Yo sé bien que tu cuerpo en otra dimensión
tiene luminosidad de relámpago.
No sé cómo es así como en el día en que hiciste la luz
y nací en tu mundo. Supe por tus ojos lo que era.
El agua habla la misma lengua en toda la tierra
como el dolor en su camino.
Caen mis ojos a la sal y mi lengua lame maderos.
Cae mi voz. Me oigo llamando sombras.
Vivo burla de héroes y olvido de dioses.
¿Dónde están, dónde el que ayer juntaba las palomas?


Las cosas dicen algo de uno y nos extienden sus dedos de coherencia.
El plomo y la mano de luto hablan lengua de ellos
en una gramática sin dificultades. La oscuridad de sus palabras
es así como la claridad de las palabras de una novia
a su ramo de canarios. La ciudad tiene voz de los desaparecidos.
Cielo sobre cielo. Mi sombra comprende vidas que no he vivido.
Mías. Las agrupa de tiempos. No me deja.
Pues si Odiseo soy y no el que fui, soy mi conciencia.
Y si el cuerpo de Eolo Aquileo no respira, por mi bosque.
Mis muertos miran por mis ojos, Primavera y Otoño no son de la tierra.
Es para ellos. Se la pasan. La esencia viene, va, cambia de vaso
y ve por los postigos de la casa con llave.


Parto de cadáver. Mi cementerio donde vuelven las briznas.
Sólo en mí mi distancia. Mi infierno. Mi demonio.
La estructura del cíclope rodeando la pecera.
Arriba van los astros.
Cruza Apolo haciendo obedecer bestias de fuego.
Polifemo volvió con pupila de oro, hambre, sed de vida,
mermelada de niños, corazones, vino de arte, té de los que llegan.
La inocencia en la esquina de la nieve tocando la canción que no asoma.
Con sus ojos sin marco un mundo que no es. La caída de los ramos
con sus dedos de aceite. Siente pasar, de él, su alianza con el plomo.
La plomería de cuartel en cuartel el aire va murando.



(…)

Mi sangre doy donde me huye ese mar que no es mar.
El águila en el vuelo se deshace y en la sombra del vuelo se construye
sin que la toquen los dardos. La de afuera se complace
en sugerirse como la espuma habla del mar. La palabra
que es abono del aire. Columna de Atlas. Mano que despeina la muerte.

Hay rosales que suben del infierno. Y en los barcos de un niño
se exilan del reloj. Huyen del frío navegando su agua en golondrina.
Los círculos de luz, la ligadura de sangre, la armadura del óvulo,
los espinos floreciendo palomas, la música del astro, del naranjo,
caminos en un pétalo, ojo oyendo tonos de los prismas, pupilas viendo trinos
evantar su jardín sobre abandonos. Los escudos de la sal,
as construcciones de los espermatozoides, las acuarelas del recuerdo,
la palabra, su teurgia, premisa, liturgia, presagio,
su creación tan antes del milagro, muy antes de la luz. Esto y lo demás,
os argumentos del sueño, la inocencia, la sonrisa,
aún ante los rayos sin más rumbo de herir y derrumbar la madrugada.



Aquí peno el gozo de ser yo. Quemar el aceite.
Coger la burbuja de música, un pistilo de luz, una miga
de amor que cayendo de la mesa el corazón la huele, lame, come.
Se muere de vivir. Muriendo de lo que amo
aquí me tengo allí vela de muerte. Mudada que sin dicha
un marinero llevó bajo la lluvia. Porque vengo me voy.
Penélope me alumbra. A sus pies anclaré nauta siempre,
y en un pecho donde he velado mis uvas
entraré mendigo de mí mismo. Corifeo de olas, de viento.
Abandonaré mi equipaje hasta llegar a ella
sin nada más que yo. Por fin: yo.

JamilaNoor
21/04/2009, 05:50
Me urge
condensar
la eternidad de mi silencio
en la tristeza de u mirada
para elevar
así
mi manera de amarte.


Poema de
Karla Frida González

Muntassir
22/04/2009, 12:30
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.


Y de repente, dentro de los sentidos de una infértil soledad, dentro de una extraña interrupción del mundo restante- porque buscas algo y no puedes delimitarlo- dentro de innumerables corrientes de un anhelo, como esperando algo que no viniera, sientes que se forma dentro del silencio, allí donde tu ojo o tu existencia entera se inmovilizan, un escalofrío en el aire, un círculo musical supraexistencial para recibir el ignoto pálpito místico que viene de las profundidades de la vida, de las profundidades de tu pecho; que ha sentido la necesidad de hacerse oir y ha llegado.Y cuanto más lejos viene tanto más grande y poderosa es esa extraña agitación tuya.Te inmovilizas y callas para atender ese instante de alegre acercamiento que tantas y tantas veces has cerrado en tus dedos pero siempre te has quedado desperanzada porque él pedía irse al llegar.Para desearlo constantemente.Es el camino musical de de repente se forma para que el alma pase, para descolocar el peso de una nueva cosecha,un pasado y doloroso saber de experiecias hasta entonces desconocidas de dentro de mis profundidades.Viene con todos aquellos dones, pesados y oscuros , que sin temor ha recogido y mirado en su camino para desubicaros en manos del poeta: es la inspiración.

Y el poeta, dichoso por una visita así, por una transformación interior así, que siente que lo ilumina con todas sus luces como una habitación resplandeciente, como una luz suave cuya fuente no es este mundo, aunque tan sólo calla, inmóvil, no sea que pierda una presencia así, sabedor del peso de su riqueza; que no quiere mantenerlo para sí mismo, sino que desea transmitirlo también a los demás hombres, que lo saboreen, que lo destilen ellos también por la apertura de la verdad desvelada.Es el momento de la inspiración del poeta que se ha convertido por entero en miedo y espera a su poeta porque sabe que la parte que lo guiaba no medía con ningún metro material sino que sopesaba con la báscula más ancha, mientras se baten los grandes deseos de la existencia humana y los granes sueños que saltan como flores enormes en los prados de nuestro pecho muerto y que hablan de sangre, dolor, verdad y esperanza
.

Muntassir.


Por Olga Votsi.(1922-1997)
Pseudónimo literario de Olga Buki-Platí.
Nació en el Pireno.Estudió filología en Atenas
y alemania.
Poesía Neogriega.Cuadernos del ateneo nro.22.

Muntassir
22/04/2009, 12:48
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.


ENTREGA.
======


Los torrentes del espíritu,

las riadas del alma.

Los ríos musicales que por dentro de las manos,

interminables venas de agua,

hacen rodar afuera en el mundo.


El hombre se entrega,

por un momento sólo,

a las anchas pliegues de corrientes subterráneas,

al aterciopelada agua bienaventurada

para desvelar la respiración de la Divinidad,

para mecerse en sus grandes manos protectoras,

para anhelar caer en el abismo liberador del silencio.


Para palpar con su mano lo Indecible.


Muntassir.


De:" Claro del bosque".(1979)
Poema, de Olga Votsi.

JamilaNoor
24/04/2009, 05:03
INVIERNO

Como lobos en una estación seca

Germinamos por todas partes

Amando la lluvia,

Adorando el otoño.

Un día incluso pensamos en mandar

Una carta de agradecimiento al cielo

Y en lugar de un sello

Pegarle

Una hoja de otoño.

Creíamos que las montañas se desvanecerían,

Los mares se desvanecerían,

Las civilizaciones se desvanecerían

Pero permanecería el amor.

De pronto nos separamos:

A ella le gustan los grandes sofás

Y a mí me gustan los grandes barcos,

A ella le gusta susurrar y suspirar en los cafés

Y a mí me gusta saltar y gritar en las calles.

A pesar de todo

Mis brazos se abren al universo

Esperándola.

Del poemario: La alegría no es mi profesión (Al-farah laysa mihnati)
del poeta MUHAMMAD AL MAGUT

JamilaNoor
24/04/2009, 05:06
LAVAR LA DESHONRA

¡Mamá! Un estertor, lágrimas, negrura.

La sangre fluye, el cuerpo apuñalado tiembla,

El pelo ondulado se ensucia de barro.

¡Mamá! Sólo se oye al verdugo.

Mañana vendrá la aurora,

Las rosas se despertarán

A la llamada de los veinte años

Y la esperanza fascinada.

Las flores de los prados responden:

Se ha marchado... a lavar la deshonra.

El brutal verdugo regresa y dice a la gente:

¿La deshonra? –limpia su puñal-

Hemos despedazado la deshonra.

De nuevo somos virtuosos, de buena fama, dignos.

¡Tabernero! ¿Dónde están el vino y los vasos?

Llama a esa indolente belleza de aliento perfumado

Por cuyos ojos daría Corán y destino.

Llena tu vaso, carnicero,

La muerte ha lavado la deshonra.



Al alba, las chicas preguntarán por ella:

¿Dónde está? La bestia responderá:

la hemos matado. Llevaba en la frente

el estigma de la deshonra

y lo hemos lavado.

Los vecinos contarán su funesta historia

Y hasta las palmeras la difundirán por el barrio,

Y las puertas de madera, que no la olvidarán.

Las piedras susurrarán:

“Lavar la deshonra”

“Lavar la deshonra”



Vecinas del barrio, chicas del pueblo,

Amasaremos el pan con nuestras lágrimas,

Nos cortaremos las trenzas,

Nos decoloraremos las manos

Para que sus ropas permanezcan blancas y puras.

No sonreiremos ni nos alegraremos ni nos giraremos

Porque el puñal, en la mano de nuestro padre

O de nuestro hermano, nos vigila

Y mañana, ¿quién sabe en qué desierto

Nos enterrará para lavar la deshonra?





Del poemario El hueco de la ola (1957)
de NAZIK AL MALAIKA

Muntassir
24/04/2009, 23:00
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.


LA poesía es expresión del amor multiforme hacia la vida.Habla reveladora, conversación del yo con lo desconocido, con aquello imaginario que es condensación de lo realizable.Es una composición del discurso que forma más allá de la voluntad y del objetivo concreto, más allá del poder de lo momentáneo.Gracias a la poesía el discurso adopta extensiones insospechadas y se multiplica.No se dirige, dirige hasta adoptar su más profunda integridad y entonces se permite la elaboración.

la poesía crea extensiones que adoptan formas míticas pese a que el punto de partida puede ser el contacto directo, intenso, con lo llamado real.Es la deducción de las impresiones ilimitadas con que la costumbre de existir embota al hombre.Vidas, conocimientos, multitud de sensaciones y sentimientos en alteraciones y explicaciones.Condensación espontánea de la memoria, del deseo, medición del ímpetu y contracción del arrepentimiento.Es escucha extraña del verbo, finalmente casi inexplicable, al igual que nuestra propia vida.Y para dar un rodeo sobre el término explicación que he utilizado diré que la poesía contiene diversas explicaciones ya que puede ser que no las realicemos sino que las sintamos a veces doloroso a veces placentero...Y esto se manifiesta en al arbitrariedad, en la estructura del verbo, en la edificación del cualquier poema.

(...) Misterioso susurro lógico y, más allá de la lógica, la poesía no puede ser simple voluntad lógica y unilateral, es discurso de apasionado entusiasmo penetrante.(...) La poesía propone, concede el hechizo de las palabras a la vista, al oido, al gusto, dirige imaginariamente al olfato y a la pasión del tacto, conduce el amor a las cosas para que sean conquistadas, para que todos los sentidos se combinen.Embriaguez altiva.Fuego ( tal vez excesivo) el amor hacia todo, raramente ventajoso, la poseía lo crea... (...)

Muntassir.



Por Isabel García Gálvez.
De : Cuadernos de Ateneo, nro. 22.
Usos de posmodernidad.

JamilaNoor
25/04/2009, 01:44
Del gran poeta peruano CESAR VALLEJO

PIEDRA NEGRA SOBRE UNA PIEDRA BLANCA

Me moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en París -y no me corro-
talvez un jueves, como es hoy de otoño.

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
estos versos, los húmeros me he puesto
a la mala y,
jamas como hoy, me he vuelto,
con todo mi camino, a verme solo.

César Vallejo ha muerto, le pegaban
todos sin que él les haga nada;
le daban duro con un palo y duro

también con una soga; son testigos
los días jueves y los huesos húmeros,
la soledad, la lluvia, los caminos…

Muntassir
26/04/2009, 14:02
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.

DEBO confesar que la palabra me ha salvado del laberinto de la vida en el que, por otra parte, me interno una y otra vez, siempre llevada por una atracción contradictoria, y me sigue salvando, a pesar de mi obstinado empeño en perderme.Y como sé que mi deuda se acrecienta y no tendré tiempo de saldarla, intento que, cada día, otros se quieran dejar atrapar por ella.(...)

Apabullados por una información indiscriminada, en la que cualquier noticia tiene el mismo tratamiento, ya sea una guerra, una catástrofe natural o una competición deportiva, no hay tiempo para la reflexión ni para adoptar posturas críticas.Es cierto que los impresionantes avances de los medios de comunicación han puesto a nuestro alcance los más alejados continentes, las grandes obras de arte, los grandes descubrimientos, los grandes lbros.Pero es tal la profusión y magnitud de esta información que nos impide o, en el mejor de los casos, nos disminuye, algo que creo es esencial: el placer estético y la profundización.

Pero existe algo que es todavía más preocupante: si pudieramos preguntar a todos los habitantes del planeta sus preferencias, la mayoría elegiría el fútbol, las series televisivas, los concursos o los tan exitosos programas de "reality show".Porque todo, incluso la muerte, se ha convertido en un espectáculo.Sin embargo, toda esa información, lejos de proporcionarnos seguridad o afirmación de nosotros mismos, nos ha convertido en seres inseguros, en personas que rara vez sabemos "a qué carta quedarnos".(...)

Tal como están las cosas, da la impresión de que la Ciencia y la Tecnología, junto con la excesiva especialización, han relegado a las Humanidades a un segundo plano, al papel de la hermana poco agraciada que tiene que ocultarse para que las otras luzcan en todo su esplendor.(...)

Algunos podrían replicar que muchos escritores han estado en contra de la tecnología y de la ciencia y nombrarían ejemplos como Kafka, con su obra " En la colonia penal" o a Mary Shelley con su " frankestein" y otros muchos; pero lo que denuncian estos autores no es la tecnología o la ciencia, sino su utilizacion por parte de los hombre.Es decir, lo que precisamente denuncian es la falta de conciencia de lo que es el hombre y de su finalidad.

Pero volvamos al presente.Como he dicho antes vivimos una época en la que nos invaden los medios de comunicación.Toda o casi toda la información nos llega a través de imágenes.El mundo se nos empequeñece.Basta pulsar un botón para encontrarnos en China, bajo el Océano Pacífico, o en el misterioso planeta rojo.Lo recibimos todo, y todo se mezcla en una profusión de imágenes que nos aturde.Apenas hay tiempo para contrarrestar información, para criticar, para asimilar, en definitiva, para pensar.(...)

Muntassir.


De : Utopía, Modernidad y Ciencia.
Cuadernos Ateneo.Humanidades
Cecilia Domínguez Luis.(1999)

Muntassir
28/04/2009, 13:47
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.
.

IMPRESIONES.
=========

Las impresiones dedos,
a veces nacáreos a veces más rosados
leve sobre la frente,
en las sienes, de allí,
goce en las raíces del pelo
y en los párpados sensibles.
También son manos bárbaras,
anchas o puntiagudas,
que te cubren el rostro
de golpe o lo desgarran.
Pero para penetrar
en el cerrado secreto del cuerpo,
donde se deponen y danzan,
en ese alma desnuda, hemos de esperar
tal vez mucho para el recuerdo.
Entonces, el resultado aparece
aunque hayamos olvidado nosotros
la impresión, se hace diferente
se restituye a nuestra alma,
inesperado, el esquema
de la respuesta custodiada.


(Imaginación del Tiempo),1949.
Isabel García Gálavez.


Muntassir.


De :Cuaderno de Ateneo.
Usos de posmodernidad.
Poema.

JamilaNoor
30/04/2009, 02:44
BURBUJAS

Cuando vi tu cara la primera vez, no podía comprender como tu piel era un papel plegado y señalado en todos los ángulos y direcciones. Levanté mi manito y toque tu frente descubriendo la profundidad de tus recuerdos.

Te miré asombrada siempre, queriendo preguntar por qué habías nacido viejo, pero no me atreví por temor a tus constantes enojos.

Buscaba entonces una chispa en tus ojitos apagados, grisáceos y arropados de pliegues. Me mirabas sin entender quien era, y te perdías luego en un abismo. Sentado siempre en el mismo sillón y en los mismos lugares.

Me asomaba a verte mientras dormías, eran los únicos momentos en que estabas inquieto y te movías todo. Entraba suavemente y me sentaba a tu lado observando como se movía tu bigote mientras roncabas con energía y metía un palillo de fósforos en tu nariz para que estornudaras y despertaras. Salía corriendo entonces para no ser descubierta.

Me asustaron los innumerables lunares de tu cuello. La abuela, me decía que esa era herencia de tus abuelos que habían sido guajolotes ¡Qué horror! Pensaba yo y corría a un espejo a examinarme porque no quería terminar así.

Debía acompañarte a dar pequeños paseos por el patio de la casa. Mi mano se perdía entre las tuyas, y ya erguido te sentía muy alto y muy grande. Caminábamos tan despacio que era imposible alcanzar una hormiga, y yo tomaba la actitud ceremonial de las maestras mientras te decía el nombre de las plantas y las cosas que se iban apareciendo en el camino oyendo a veces rápida respuesta tuyas.

Eras la única persona a quien no le importaban mis locuras. A veces cortaba hojas que prendía en tu mediana barba y otras llenaba tus bolsillos de gusanos y saltamontes recogidos de la tierra. Claro que los demás me castigaban por eso.

En las tardes cálidas del trópico del país donde vivimos, yo sacaba mis mejores tazas y platos para tomar cafés juntos, a la sombra de la casa y te contaba mil historias escuchadas en mi corta vida, tu indiferencia nunca impidió que mi imaginación volara muy lejos.

Por eso, abuelito, el día que entré a tu cuarto y no estornudaste con mis palillos, y tu mano huesuda caía flácida a un lado de la cama, supe que te habías ido, pero no a donde.
La abuela me dijo que te pidiera perdón por todas mis travesuras. Yo me sorprendí porque nunca te vi molesto con ellas, creo que en el fondo de tu alma te alegraste con aquellos momentos de compañía.

Mi madre me rescató de ese momento y salí sola al patio. Me senté en tu silla y te extrañé.

Mis primos me dijeron que moriste porque tu corazón estaba viejo y dejó de latir.

Allí supe que un corazón envejecido deja su huella en cada surco que cruza la frente y cada arruga que adorna el rostro.

Un corazón envejecido cuenta muchas historias tristes en esas líneas quebradas que llenan los cuerpos. Sentí mucha pena por mí, porque nunca me di la oportunidad de acercarme a tu pecho y escuchar tu corazón.
del libro GOTITAS DE LUNA
Por Karla Frida González

JamilaNoor
30/04/2009, 02:47
Yo soy el mar
Tú eres la playa
estas dispuesta a todo
en espera
a mis variables besos
y mientras me deslizo
por tu sedosa arena
pacientemente nutres
mi fondo azul verdoso

Tú eres la siempre fiel
la estática
y mientras yo me alejo
y vuelvo a cada instante
ya sea cariñoso
ya sea arrogante
te encuentro allí
esperándome

Caminaensueños
30/04/2009, 10:51
Gracias por escribir eso.


Yo soy el mar
Tú eres la playa
estas dispuesta a todo
en espera
a mis variables besos
y mientras me deslizo
por tu sedosa arena
pacientemente nutres
mi fondo azul verdoso

Tú eres la siempre fiel
la estática
y mientras yo me alejo
y vuelvo a cada instante
ya sea cariñoso
ya sea arrogante
te encuentro allí
esperándome

Muntassir
30/04/2009, 18:58
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.

Sencillamente : ¡ Precioso! Creo que las palabras se quedan cortas.Pero es así, opino, ante la belleza que no puedes atraparla para definirla.

El primer escrito, son de esos instantes, que te llega a tocar la fibra más sensible... y los pelos, el corazón, son tuyos -mios-, pero diferentes.El segundo, lo leí aturdido por esa sensación.GRACIAS.


Muntassir.

JamilaNoor
01/05/2009, 04:38
(nota. He aquí un ejemplo de cuento psicológico escrito en prosa poética)

Lúgubre y triste pasa el entierro. Pocos le acompañan.
por las callejas desvanecidas va, algunos salen a verlo. Al centro, una mujer joven encanecida por la vida, camina lento, arrastrando recuerdos.
Un chiquillo le sigue agarrado de su falda, con la pancita grande a fuerza de comer poco, moqueando algo y mirando con curiosidad las puertas y frentes de las casas.
Más atrás un hombre con pala y piocha de camisa a cuadros sonríe un poco.
Un grito desgarrado se oye de una vieja sin dientes, con un pedazo de tela negra en la cabeza el cual cada cinco pasos se desliza sin fuerza.
La botella de aguardiente besa todas las bocas.
Los humps de los cigarrillos cantan al cielo por el difunto.
Recorren callejones donde las ventanas se cierran al paso.
la puerta del cementerio está aabierta y el administrador espera.
Llegan a él y presentan el certificado de defunción.
Este lo lee y repite en voz alta ¿Muerte natural?
Todos lo afirman.
Señalando una pileta les dice:Pueden poner la caja allí y abrirla para ver el difunto por última vez.
El ataud es colocado donde se indica pero nadie lo abre.
En círculo todos se sientan. El chiquillo dice de pronto: mama, quiero ver a mi papa otra vez.
nadie se mueve...todos se miran.
El administrador se acerca de nuevo y repite:Pueden abrir la caja si lo desean.
El hombre de la camisa a cuadros se levanta con pesadez y la abre.
Allí, adentro está el cadaver de un hombre descuartizado, mutilado y ensangrentado.
el administrador se asusta y vuelve a leer el acta de defunción. sin saber que hacer, pregunta ¿Muerte natural? -Si- dice la mujer joven, -él era mi papá y el papá de mi hijo también...es natural.

Tomado del libro ESPEJO NEGRO
de Karla Frida González

Muntassir
02/05/2009, 14:11
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.


POR consejo de Pedro Antonio, el simpático doctor e íntimo amigo de Gonzalo Latorre, habíase aplazado la boda de éste con su prima Lucinda.
Las hondas e inesperadas emociones que había experimentado el diplomático con la presencia de Elza Liéder y de su hijo en la Quinta de "Los Naranjos", influyeron desastrosamente en su ya quebrantada salud.
Otra vez los fenómenos nerviosos que tanto alarmaban a Pedro Antonio volvieron a manifestarse pero con tal violencia que hacían presagiar un final triste y muy próximo para el último descendiente de aquélla estirpe de varones orgullosos y ardientes, por cuyas venas pareció correr la sangre de los Borgias.
Moral y físicamente, Gonzalo Latorre era una verdadera ruina.Sentado en un amplio sillón del despacho, junto a la ventana, abierta de par en par, su rostro, bañado por la cruda luz del mediodía, inspiraba compasión...La frente, de una palidez ebúrnea, parecía agobiaba por el peso de un poema de inconfesables dolores.Había en sus ojos una extraña fijeza de sonámbulo cuando se posaban en la azulada lejanía del mar que, en la monótona sucesión de sus olas, recordábale los golpes que sobre su vida descargaba el infortunio.Otras veces, tenían sus pupilas fatigadas una expresión de humildad cobarde, como las de un animal acorralado y enfermo: expresión penosa de súplica, de vaga angustia, de infinito hastío...
A pesar de que el aire circulaba libremente por la vasta habitación, notábase en ella un pronunciado olor a éter mezclado con la nupcial frangancia de los azahares que languidecían en preciosos búcaros sobre una mesa atestada de libros y de admirables estatuillas.
----Bartolo, mi buen Bartolo: ¡ esto se va...! Tengo la visión clara de mi porvenir en todo su horror...- exclamó Gonzalo con desaliento, mientras su fiel servidor le arropaba solícitamente las piernas con un rico "plaid" de viaje.
----Vamos, déjese su merced de pensar tales cosas.Mucho ánimo, y tenga voluntad de curarse, que el señorito don Pedro Antonio me ha dicho, ahorita mismo, al salir, que todo se arreglará, con tranquilidad y un poco de paciencia.Le conocí en la cara que iba contento de su visita...¡A cuidarse, y nada más...! Las malditas cavilaciones son las que le tienen así a su merced...
----No me hago ilusiones, Bartolo:"¡ Vida elegre y muerte triste...!"- murmuró el doliente con desmayada voz, envolviendo en una mirada rencorosa la marmórea majestad de una Venus que, desde un ángulo de la mesa, parecía sonreírle con sutil ironía...
Hubo un silencio lúgubre, acentado por el tenue tic-tac del reloj antiguo que movía acompasadamente la péndola.(...)


Muntassir.

nota.- La "Novela a Escote", publicada por el diario "La Prensa" el año 1915, constituyó uno de los mayores éxitos literarios que se recuerdan en el país...(...) Cada uno de los citados señores tuvo a su cargo un capítulo de la novela, para lo cual fueron semanalente sometidos a riguroso sorteo, fijándose un plazo de dos días para la entrega de las cuartillas.El que primero fue designado por la suerte, según se había convenido se encargó de titular la obra...(...)

Muntassir
02/05/2009, 15:15
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.


EL ESTANQUE.
=========

Una fina brisa,
casi imperceptible,
hacía imposible
mirar el fondo,
la profundidad.
Rápidas olillas,
arrugas que corren
por la piel del agua.
Por un instante,
el estanque
está quieto,
refulgentes destellos
ciegan la paz que se adivina.
Deseo mirarme en él, sin narcisos
engañosos.
Mirar y mirar hasta llegar al lodo;
lo hago:la quietud se va haciendo
más silenciosa, armoniosa.
Lo íntimo se regocija
al reflejarse tímido,
recién nacido.
¡ Lodo en el fondo;
quietud,paz, destellos
cegadores en lo alto!


Muntassir.

De : El Día, 280896
Cultura : Cada día versos
Por Juan R. Martín.

nota.- (por d.p.), la anterior narración de la novela escrita a escote, "Maxima culpa" ,- del capítulo IX- le correspondió a Manuel Verdugo.

JamilaNoor
04/05/2009, 02:25
Con desesperación él se agarra de un pedazo de tabla que flota a la deriva mientras ve con horror como el barco, en el cual era marinero, se hunde.
entonces observa por primeravez la inmensidad del mar...una masa inalcansable que se se pierde en el infinito.
Lucha por mantenerse a flote mientras su mente revuelve oleadas de su vida.
Sus adoloridos ojos se cierran a veces contemplando lo que fue la casa de sus padres, lugar donde creció. son tan intensos los recuerdos que huele los mangos y guayabas sembradas en el patio.
Las horas pasan lentamente, tan lentas que las toca... las saborea al tiempo que se va apagando en él toda esperanza de sobrevivir.
Tiene hambre, tiene sed. son estas necesidades tan imperiosas que empieza su larga agonía.
Los recuerdos siguen galopando su mente casi enferma.
la recuerda a ella, su ondulado cuerpo durmiendo a su lado, su sonrisa fresca y sus ojos chinitos. ¡Cómo adora esos ojos!
Piensa que al desaparecer de esta vida ella talves viva sola un tiempo pero después... ¿con quién hará su vida después?
Repasa entonces todos aquellos hombres que la miraban con lascivia, que deseaban su muerte para acostarse con ella.
Un terrible dolor en el estómago le hace tener deseos de vomitar. Es un malestar propio de la situación y los pensamientos alocados que lo consumen.
No puede morir, decide, no puede dejar tantas cosas que le producen satisfacción. No puede, siendo tan joven, estar de pronto en un baúl de recuerdos...piensa en Dios, ese ser del cual nunca ha tenido conciencia y espera que tal vez en el último momento se apiade de él y le haga un milagro para no morir.
la noche va llegando y él reza con desesperación, pero no puede más...se hunde como su barco y todo se vuelve obscuro...algo lo mueve y lo despierta. ¿Amor que te pasa? Se da vuelta y ve su chinita a su lado, en la cama. Todo fue una pesadilla.
Tomado del libro ESPEJO NEGRO
de Karla Frida González

JamilaNoor
04/05/2009, 02:37
Yo podría verte fijamente a los ojos
y podría permitir que me miraras
fijamente
a los ojos que te mirarían con deseo
y mirarían tu deseo
en mi boca se dibujarían anhelos, suspiros
coqueteos que podrías darme
si queremos
te miro y me miras
me dirías quiero
te diría quiero
con el fuego que se ahoga
que se sale
que se escapa
que se llama deseo
por eso no nos vemos.

Muntassir
05/05/2009, 12:27
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.


POEMA SIN NOMBRE.
=============

Quisiera ser cometa

para ir a tu encuentro,

al hilo de la vida,

y que el viento la

meciera,

con arrullos caprichos

dentro de tu corazón.

Muntassir
05/05/2009, 13:07
As salam´aleikum wa rahmatulllah wa barakatuhu.

PARA comerse a Caperucita el lobo a tenido que adaptarse a los nuevos tiempos.En cualquier parque infantil se puede contemplar a veces una imagen estremecedora.Los niños juegan dando gritos de golondrina mientras las madres charlan sentadas en los bancos sin perder ojo cada una, como es lógico, de su propia criatura.Esta nube de niños felices a la sombra de los plátanos compone una estampa muy armoniosa.Hoy los niños no temen al lobo porque el lobo suele tener rostro muy amable, como el de ese señor desconocido de mediana edad, vestido de gris, que a cierta distancia los observa de forma obsesiva, inmóvil junto a la valla.

A simple vista nadie es capaz de adivinar la irresistible tensión que lo atenaza por dentro, pero este lobo ha fijado una mirada vidriosa en una Caperucita de cinco años que juega a solas fuera del control de su madre.El lobo reclama su atención y le ofrece un caramelo con una sonrisa llena de bondad, que apenas deja ver los colmillos asomados por la comisura.El lobo adopta otras veces el aspecto de ese amable vecino que se cruza todos los días en el portal de casa con otra Caperucita, una adolescente muy inquieta y un poco rebelde.La saluda siempre con una palabra cariñosa, pero algunas mañanas la sigue hasta el colegio a pie o en el mismo autobús sin que ella se dé cuenta.Por la tarde la espera a la salida de clase y desde una esquina la descubre entre el bullicio de los compañeros.

Estudia cada uno de sus movimientos, conoce todos sus itinerarios y de regreso a casa hace lo posible para coincidir en el portal y tomar el mismo ascensor.Caperucita está lejos de imaginar a qué se debe la repiración agitada de ese vecino tan amable cuando se cruza con ella.Una noche de verano al final de una verbena el lobo ya no resiste más.Caperucita reconoce al vecino dentro de un coche el cual con una sonrisa amable propone llevarla a casa.La historia termina con una nube de aves carroñeras sobrevolando un enorme vertedero municipal.No existe imagen más genuina del terror moderno.Las palas mecánicas que escarban inútilmente en la ingente montaña de basura o el propio lobo que se suma a otros vecinos en la busca de Caperucita dentro de un pozo.

Muntassir.


De: El País, 030509.
Lobos.Por Manuel Vicent.

JamilaNoor
07/05/2009, 01:27
Tu nombre se convierte en mi secreto
aquello que se oculta en mi pasado
quiero decirlo, gritarlo
que se diluya despacio entre los vientos

Tu nombre, dulce tentación de mi recuerdo
pronunciarlo provocaría incendios
decirlo despacito y en silencio
provoca tempestades

Quiero oir la melodía de tu nombre
que solo en mi boca encuentre eco
vos y solo vos
el bálsamo que vibra en mi garganta

Tu nombre es un deseo
la cura total de mi silencio

JamilaNoor
07/05/2009, 01:30
SOLEDAD

Son el niño y su madre. Dos amores que se compenetran sin confundirse y que el tiempo destina a cambiar, cuando otros amores llenan ambas vidas.

Ella, tan joven aún, no pierde la esperanza de un compañero. Él, aún niño, no necesita más nada para ser feliz. Se mezclan en abrazos y besos, en cuentos y estelas de preguntas, en risas y llantos.

Ella se entusiasma cuando conoce a alguien, sonríe diferente a la vida. Se arregla más y sale muchas veces. Vuelve feliz. Él la observa en silencio y se desespera, teme compartirla, teme perderla. Cuando ella vuelve, él es feliz.

Ella lo comparte con ese alguien, lo integra a juegos y paseos, a cenas y desayunos. Él no quiere ser compartido con nadie. Pero lo acepta, a medias, porque en el fondo sabe que ella será suya siempre.

Cuando las cosas parecen ir mejor que nunca, ella se ve triste y preocupada, y él se preocupa por su madre. No quiere verla llorar, porque su corazón también llora. Prefiere compartirla a no ver de nuevo ese sol que ilumina su cara todo el tiempo.

Y es inevitable saber que de nuevo son ellos dos, el niño y su madre, solos.

Ella llora en el sofá, tapa su rostro y ahoga sus quejidos. Él se acerca, la abraza, la besa y le dice –No llore mamá, yo nunca voy a dejarla- Y esas palabras son lo que ella necesita para volver a ser feliz.
Dos amores que cambian, pero no se pierden.

Del libro GOTITAS DE LUNA

Muntassir
08/05/2009, 11:41
Desde honduras del corazón

laten deseos con nombre, mas

para que no se marchan deprisa

los guardo sin nombre.

La primavera dormida,

se ha vestido con nombre, mas

para que no venga el otoño,

los guardo sin nombre.

Desde honduras del corazón,

laten deseos con nombre,

los guardaré sin nombre

cuando se vaya la primavera

y el llegue el otoño.

Muntassir
08/05/2009, 12:45
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.

" Una vez más pensé que un solo instante de verdadera belleza puede valer toda una vida"

A menudo, cuando disfruto de algo especialmente hermoso,un libro muy bueno, una exposición inolvidable, un espectáculo excepcional, siento algo muy parecido a la envidia y me digo: si yo hubiera sido capaz de hacer esto o de participar en esto, creo que sentiría que mi vida estaba cumplida, que sólo con ello ya habría merecido la pena la existencia.Me sucedió el otro día viendo algunos de los mejores momentos de "Varekai", el último espectáculo del Circo del Sol.Tampo tiempo, tanto esfuerzo, tanta gente afanándose al unísono para conseguir un minuto de magia: decoradores, iluminadores, músicos, actores, maquilladores, figuristas...además de los artistas circenses, para lograr ese minuto soberbio, ese vuelo imposible, esa acrobacía exacta, han tenido que machacarse el cuerpo y la mente durante muchos años.Toda ese ingente marea de trabajo y talento se va uniendo y armonizando hasta culminar en una representación que dan para tí.

Qué gran regalo.Una vez más pensé que un solo instante de verdadera belleza puede valer toda una vida.Creo que somos lo suficientemente conscientes de hasta qué punto los seres humanos necesitamos la belleza para vivir.Hablo de una necesidad primaria, básica, esencial.De algo casi tan importante para nosotros como la comida.Los cromañones trogloditas ya usaban collares, ya adornaban sus artefactos.Invertían tiempo y esfuerzo en hacer objetos aparentemente inútiles.Los neardertales, en cambio, no crearon adornos, aunque tenían la misma capacidad craneal y, por consiguiente, la misma inteligencia.Ahora los paleóntologos se preguntan si el éxito de los cromañones se había debido precisamente a esa diferencia; si la belleza nos ayudó a sobrevivir.Si esto es así ( y yo lo creo), nada sería más útil que esa inutilidad.

Muntassir.


Maneras de vivir.
Por Rosa Montero.
El país semanal,030509.

Haizum
08/05/2009, 17:35
Amin,


Gracias por compartir

JamilaNoor
09/05/2009, 01:32
Tu cuerpo recortó el claro de la tarde
tus ojos llenaron de alas tristes mi esperanza
tu boca se vació en suspiros con una sonrisa alegre
cuando te fuiste
y quede yo
sin concebir
pecado de amor en mi vientre

JamilaNoor
09/05/2009, 01:33
TORMENTA

La tarde caía con desgano en la pequeña ciudad tropical. El calor se hacía sofocante a medida que pasaban las horas, el cielo estaba limpio y cristalino.

Sentada en el techo de su casa, la niña veía como las nubes se agrupaban poco a poco en el horizonte. Buscaba formas para jugar: un conejo despistado, un unicornio dormido, el gato detrás del ratón, y luego reía al ver como se desdibujaban en otras cosas.
Estaba sola porque todos trabajaban y volvían con las primeras horas de la noche, y ella, tan chiquita, no tenía con quien compartir esas tardes soleadas y cálidas.

Vio en ese momento que el color del cielo cambiaba y las nubes se ponían gordas y grisáceas, como cuando se ensucian y deben ser lavadas con el agua que cae del cielo.
Muy rápidamente todo estaba oscuro y a lo lejos resplandeció un relámpago y se escuchó un trueno. La niña saltó de su asiento y corrió adentro de su casa. Iba a llover.

Acurrucada en un sillón comenzó a escuchar la sinfonía celestial: retumbos cada vez más cercanos, centelladas de luces que iluminaban todo, martilleos de las gruesas gotas rompiéndose en el asfalto de la calle. Sintió miedo y comenzó a gritar despavorida, pero la lluvia impedía que los vecinas oyeran lo que le pasaba.

Como un ejército que se acerca en medio de una guerra, así fue para la niña la tormenta. Tomó una sábana y se envolvió de pies a cabeza mientras gritaba y lloraba, con los ojos cerrados y el corazón temblando.

Parecía que nada podía ser peor, cuando un rayó cayó en la acera de su casa.

Como en cámara lenta, ella vio el destello que iluminó toda la sala y tiñó de amarillo viejo los muebles y paredes. Luego temblaron todas las cosas, los cuadros cayeron de las paredes, una lámpara se hizo añicos, los muebles se deslizaron hacia un lado. El ruido la ensordeció de tal manera que pasaron muchos tiempo aún escuchaba un zumbido interior. Todo duró unos segundos, pero ella sintió que fue un siglo.

Luego volvió la calma exterior y después se fue la lluvia. La niña, temblando, quieta en el sillón, tapada hasta las orejas y sin llorar, respirando quedito para no provocar de nuevo aquella tempestad.

Llegó la noche, no había luz debido a la descarga eléctrica. Sola en esta situación llegaron sus padres. Ya sabían ellos lo sucedido. La buscaron bajo la manta y la cargaron con cariño. Pudo por fin desahogar el terror vivido entre los brazos protectores.

-Te prometo mamita- decía entre sollozos –que nunca, pero nunca más volveré a gritar cuando llueva ¡La lluvia se enojó con mis gritos y me castigó!-
Del libro GOTITAS DE LUNA

Muntassir
12/05/2009, 15:20
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.


Juntos ni palabras, ni gestos,
ni símbolos lo dicen todo.
Cuando te vas, en el silencio,
los gestos, palabras, símbolos,
son plenos.

En tu ausencia, en la soledad,
el cuerpo añora, los gestos
recordados, los símbolos
nítidos.

En esos momentos, eternos,
es cuando tú das sentido
a preguntas, gestos,
y símbolos.
como si el alma,
al estar juntos
dormitara tranquila,
y al irte despertara
igual que un niño
alejado de su madre
llora de tristeza
hasta volver a encontrarla.

Tu ausencia es imán
que busca su polo
para encenderse
y tú lo apagaras
con tu presencia.

Lo que quiero decirte
y no lo consigo :
que tu presencia
es tan fuerte
que aún en tu ausencia
estás presente.

Muntassir
12/05/2009, 15:49
As salam´aleikum wa rahmatullah wa barakatuhu.

" UNA VEZ MÁS PENSÉ QUE UN SOLO INSTANTE DE VERDADERA BELLEZA PUEDE VALER TODA UNA VIDA"

(...) Ahora los paleontólogos se preguntan si el éxito de los cromañones se habrá debido precisamente a esa diferencia: si la belleza nos ayudó a sobrevivir.Si esto es así ( y yo lo creo), nada sería más útil que esa inutilidad...

EL poeta romántico Friedrichs Schiller decía que la política era una cuestión de estética: " A la libertad se llega por la blleza".Me parece que le entiendo; estoy convencida de que la falta constante de belleza aumenta la violencia y multiplica el mal.Esos chicos nacidos y crecidos en barriadas marginales y horrosamente feas, esos adolescentes que nunca han podido saciar y tal ni siquiera reconocer el hambre de belleza que todo humano posee, son como niños físicamente maltratados.Individuos heridos y frustados.La falta de belleza deja cicatrices que no se borran.

Algunos creen ver a Dios en ese afán de belleza, pero para mí es un rasgo radicalmente humano.Algo que llevamos inscrito en el más recóndito rincón de nuestras células, en el chapoteo de nuestra sopa química.Un regalo genético que nos permite olvidar que somos mortales.La maravillosa exposición de Rembrandt en el Prado es un ejemplo perfecto de todo esto.En sus 63 años de existencia, Rembrandt lo vivió todo.Tuvo un éxito temprano y arrollador, se casó con una mujer a la que amaba, era un vitalista, sin duda fue feliz.

Cada vez pintaba mejor y era más "verdadero", pero esto tuvo sus coste; su pintura dejó de ser tan comercial y empezó a irritar a sus clientes, porque no les hacía los retratos complacientes que exigía el mercado.Su éxito se apagó, se llenó de deudas, tuvo que venderlo todo, incluyendo su colección de arte, llegó hasta la más completa bancarrota.Cuando falleció no poseía más que sus pinceles y su ropa vieja.


Muntassir.


Maneras de vivir.Por Rosa Montero.
El País Semanal, 110109.

Caminaensueños
12/05/2009, 22:47
La belleza toma forma humana, ahí sentada en el penúltimo escalón de la irregular escalera que conduce a la biblioteca, una hada, es como chirivitas de luz por el cuerpo, la belleza que perturba la conciencia hasta sumirla en la Noche y el Olvido o un señuelo del Paraiso.

La belleza, la magia inesperada, es el Oasis en el Desierto y la estrella que anuncia la Noche, el tejido del recuerdo que tiende sus manos como maderos flotando en la oscura tormenta del alma, esperanza.

Esas fracciones de segundo reflexivas que dice el estudio son posteriores, transcurren mientras recato mi mirada y deduzco que es una inglesa que espera el autobus y se llega a la biblioteca a esperar las horas.

Nuestro Dios es Misericordioso y la Belleza no solo entra en la biblioteca, sino que se sienta dándome la espalda al trozo de mesas atestadas de libros de la vacia biblioteca donde tengo ahora ubicado mi cubil de trabajo, los interminables momentos sellando páginas concretas de cada libro son un refugio del que mi mirada emerge cauta para robarle eternidad al fluir del tiempo, timida y fugaz.

Con la vista periferica observo que mira la puerta y se mira el reloj, mientras ojea las revistas o se entrega fugaz a su vez, en un texto que trae. Luego se levanta y se va.

Y uno conoce la ausencia de la belleza y se sienta en su silla y se dice a sí mismo, estaba aqui sentada, como si el aire que habia respirado flotase aún en el ambiente y fuese lo único que hubiese de beber de la Belleza.

¿De qué color eran sus ojos?.

Un hada, pienso atropelladamente.

JamilaNoor
13/05/2009, 02:07
( este cuento es muy querido para mí)

la tarde cayó con su penumbra y un breve chis chis de agua inundó los patios.
entonces el sol no se trevió a salir porque las nubes amenazaban con m´s tormenta.
La tarde cayó con sus pesares y un leve viento levantó tímido las cortinas.
Así, dormida en su camita, ella decidió que ya era hora de dejarse ir, sus manos palidecieron y un rayo de luz última cerró los pesados párpados a los rostros queridos.
La tarde cayó con los recuerdos postreros y el torrente de pesares corrió con la lluvia.
-Ella ha muerto- dijo el doctor, apesarado.
Sus familiares corrieron por todos lados arreglando las exequias.
entonces entré a verla, parecía dormida.
Tapones de algodón cubrían su nariz y su boca. Pensé qué difícil sería que despertara en ese momento y no pudiese respirar...y entonces sentí su última angustia.
su cuerpo estaba flácido, con un camisón rosado y el pelillo ralo no se alborotaba más con sus pensamientos.
en la camilla la subieron para ir a la morgue. Allí íbamos los tres , solos por la calle sin curiosos, el camillero distraido y yo tomando su mano dándole ánimo en su último recorrido.
-mamita- le dije-lo que más me pesa es no haberla despertado esta mañana y haber visto su sonrisa y darle un beso. Cuando el calor abandone este cuerpo, ¿donde estará usted, que locura ocupará su sueño?
¿con quien me sentiré útil, Aquien hare las bromas, a quien contaré a mi manera mis sueños que no me entienda...?
Y así, despacito le colocaón en un cuarto sola, porque la soledad siempre se lleva en el alma. Esa alma que ella no supo entender.
Caundo el preparador había termiano su trabajo entre, y su mortaja blanca se pegaba con desgano al cuerpo. Una sonrisa tímida había en su boca y tocando sus mejillas le dije adios...

JamilaNoor
13/05/2009, 02:13
me buscas
en la siesta de los sabados
debajo del frondoso
liquidambar
Me buscas
en las casas desoladas
arrasadas por un rio traicionero
Me buscas
en el parque de piedra
que replica
la civilización antigua,
en las páginasde un libro de cuentos
en el fondo de la taza de café de las tardes
entre los amigos
y los enemigos
Me buscas y no sabes
que me encuentro
en el aire que respiras

JamilaNoor
13/05/2009, 02:26
Ven amigo, te invito a un café. iremos al mismo lugar de siempre, donde nos hemos sentado tantas veces.
Allí escogeremos aquella mesa con muchas sillas, para que los demas se sienten, nos acompañen, pero tu y yo ya estamos acompañados.
Pediremos dos expresos, muy calientes. Estaremos frente a frente. Veremos como todos pasan sin que pase nada. hablaremos primero del tiempo, de las calles solas y los esquinas llenas. Luego, entre sorbo y sorbo comentaremos un poco de política, de economía, de lo que quieras, lo que te guste.
pero luego será inevitable que compartamos nuestros sueños. tu querras irte en un barco, muy lejos, escuchando las olas del mar cuando te duermas y explorando el horizonte cuando despiertes.
Yo querré ir a las arenas y a los desiertos, a dormir entre la estrellas y el frio y despertar entre las risas de las aves matutinas.
Luego me diras que te acompañe, que llevaremos muchos libros y muchas canciones, que tomaremos cafe como este día y seremos felices.
Y yo te diré que me acompañes, que tomaremos leche tibia y contaremos historias, como este día y seremos felices.
y cuando estemos muertos de risa, yo buscando los peces y tu las serpientes, cuando llegue ese momento, miraremos la hora y ya será tarde, el café estará a punto de cerrar, entonces, nos levantaremos y caminaremos en silencio por la calle, a tomar, cada quien su transporte, con la promesa de volver a vernos, algún día, sin prisa ni tiempo...

Muntassir
14/05/2009, 13:03
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.



Me he quedado casi ciego
de mirarme, narciso
desvelado en el cristal
del alma, para sacarle
oro al cuerpo.

Me he quedado casi ciego,
ensimismados latidos,
retina elocuente
de vida palpitante.

Cortinas, velos, puertas,
secretos llama a voces,
en un lugar sin techo.
Escondida luz escoltada
de sombras.

Me he quedado casi ciego
de tanto mirarme,
para hacer luminosas
las sombras.

Muntassir
14/05/2009, 13:25
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

" Una vez más pensé que un solo instante de verdadera belleza puede valer toda una vida"


UNO O DOS AÑOS ANTES DE SU MUERTE (Rembrandt) : pintó el último del centenar de autorretratos que se hizo a lo largo de su vida.Es el "Autorretrato como Zeuxis", un cuadro casi monocromático, en sombras ocres y luces marfileñas, y para mí, la obra más conmovedora de la exposición del Prado.Zeuxis fue un pintor griego tan amante de lo hermoso que, según la leyenda, murió de risa al tener que retratar a una anciana feísima.Rodeado de oscuridad, el rostro de Rembrandt tambien sonríe en este lienzo.Un Rembrandt viejo, arruinado y olvidado, que además había tenido que enterrar a su primera mujer, luego a su querida segunda pareja, mucho más joven que él, y por último a su hijo Titus.Frente a todo este desconsuelo y este dolor, Rembrandt sonríe, y su gesto es el más triste y el más sabio que he visto.Mira, está diciendo.Hace falta saber mucho para poder verlo tan claro, para asumirlo así, con esa humanidad y esa modestia.Y con el coraje de seguir pintando.De seguir buscando la belleza entre las tinieblas.Esa belleza que quizá nos pueda rescatar del sufrimiento.

Muntassir.


Maneras de vivir.Por Rosa Montero.
El País semanal, 110109.

JamilaNoor
15/05/2009, 05:13
Amada mía
Ninguna despedida debe ser celebrada, menos de esa manera,porque reitera recuerdos y puede sucerder que ellos galopen de tal manera que destrocen desicones y nos hagan retrocedes hacia aquello que ya forma parte del pasado.
Por eso me parecio de mal gusto la cena que te ocrecieron, los candelabros cargados de tantos ayeres y los manteles adornados de flores, virtudes que pocos logran algún día tener.
Por eso la comida supo a rancio y el vino hacía saltar lágrimas del corazón, tristeza contenida en la memoria.
No te merces eso, flor perfumada con incienso, porque se que cuando te duiste querias que todos te olvidaran, hasta tu misma.
No te mereces tampoco que te mencionen con insistencia, como si fueras una santa a la cual nunca antes le rindieron devoción;tu imagen ya no adorna mis paredes, porque este es mi tributo.
Tu mirada se perdió con la brisa nocturna de aquella noche y tu vos no hace eco en lo soidos de nadie.
Solo aquellos que no te conocieron insisten en dar cenas en tu nombre ausente, que solo vibra en algunos papeles grises...Yo haré que por fin descances, flor de manzano.
Nada hará que vuelvas, ten por seguro, te perderás corriendo con los años porue hasta este día nadie ha vuelto de un suicidio.
Tu amado.

Del libro Espejo negro.

JamilaNoor
15/05/2009, 06:01
Me cansa un poco el torbellino
la brisa, el sol, la piedra
la flor, la esperanza

Me cansa un poco la potencia
e impotencia
la ignorancia y la sabiduría
el triunfo y el fracaso
siempre son apariencias

No encuentro
en el fonfo de mi noche
esa obscuridad serena que calma
Ni la paz de la muerte puede llegar a mis huesos

Porque vegeto en el sueño de mi sueño
y el despertar tarda mucho

Muntassir
16/05/2009, 11:44
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.



No decir nada,
suspiros de letras,
anhelos de palabras.
Encima de la mesa
el lápiz dormido,
desierto el párrafo,
estéril el intento.

Se alaja desdeñoso
el vano empeño.
No decir nada, acaso
el silencio, vívido,
está gritando :
¡ No te lo mereces !

No decir nada, mudo,
leeré el silencio,
escucharé sus palabras,
escribiré sus sonidos.
No decir nada, mudo,
el silencio llenará
las páginas en blanco,
del afán de poesía
para decir :
No es arte el mío.

Muntassir
16/05/2009, 12:40
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


Antes se cansará la imaginación de imaginar que el Universo de maravillarnos ( Blaise Pascal).


Por la ventana, encima de la mesa, entraba la tarde madura, y sin embargo adolescente, del otoño.El cielo, de un azul sin mancha, se alzaba falto de gravidez sobre la calleja de Albayzín.Se oyó una risa de niño, el ruido de un mueble ligero al caer, otra risa, las voces de una mujer en mitad de la tarde, tersa como la piel de una manzana...Abrí, con el alma en suspenso, el cajón de la mesa.Nada.Ni cartas de la familia, ni una fotografía, ni un documento personal...Nada de lo que puede ser vedado a la curiosidad de los extraños.
---- ¿ Vienes, o te quedas a vivir en ese cuarto?-Santiago se guaseaba desde el suyo.
Yo salí con su olor a cuestas.
Antes de que, concluyéramos de estudiar la pesadez de la Ley de Enjuiciamiento, ya anochecido, se oyó abrirse la puerta del piso.
----Por la forma de cerrarla con tiento, es Minaya.Juan Luis cierra de golpe.
Lo llamó a gritos.Tocó en la puerta de la habitación.
----Buenas noches, ¿ Molesto?-Me tendía la mano.
En alguna radio proxima, se oyó de repente una música.Su grandeza y serenidad, que alumbraban la noche, no requerían palabras.Un coro, sin embargo, envuelto en esa música encendida y creciente, arrebató mi alma.Lo noté de una manera física.Tiraba hacía arriba de mí, lo acusaba mi estómago.Me sentía confundido con los otros, con todo.
Es la Novena Sinfonía de Beethoven..."El Himno a la alegría, de Schiller..."
Abrió la ventana Minaya y se inclinó sobre ella.Se apreciaba la llamada del cielo y el empellón que el suelo nos imprimía.

" Habló con voz queda y clara:

Todos los seres sorben la alegría
de los pechos de la Naturaleza.
los buenos todos y los malos
siguen las huellas de las rosas.
Besos nos dio, nos dio viñedos

y un fiel amigo hasta la muerte.
Incluso al gusano el gozo se le otorga
y el querubín está ante Dios "

Quienes cantaban eran hombres y mujeres, pero mucho más que hombres y mujeres.Era como si los santos más grandes y pequeños hubiesen sido consagrados sólo para cantar.Cantar aquella música que venía de todas partes.Continuó Minaya muy despacio.

" Alegres, así soles que vuelan
en el fervoroso dosel de los cielos.
Mudad, hermanos, vuestras órbitas
alegres como un héroe que triunfa,
abrazaos todos los seres entre vosotros,
que sea un beso el mundo entero.
Hermanos, sobre el dosel estrellado
ha de reinar un Padre bueno.
¿ Se prosternan las multitudes ?
¿ No adivinas, mundo, a quien te crea?
Búscalo sobre el dosel de estrellas.
Sobre su cúpula Él sin duda habita"

Cesó el arrebato de la música, pero no su estela que arrastaba.Que me arrastaba a lo más alto de la humanidad, a lo que aspira siempre a mayor altura e invita a quien la escuche a una distinta proeza, alegre y a la vez compasiva.(...)


Muntassir.

El imposible olvido.
A.Gala.

JamilaNoor
21/05/2009, 04:30
Llegó ligero a la orilla de aquel bosque y se detuvo, pensó por un momento que la selva es tan diferente al mar pues en el se entra paulatino y se siente el agua midiendo cada parte del cuerpo, pero en ella...¿ como saber a donde llegan sus honduras o las nuestras?
Se dicidió por fin y entró, cauteloso. Con su machete removía la maleza, pisaba cosas inexplicables y todos los sonidos llegaban al mismo tiempo a sus oidos, como alguna terrible sinfonía de Beethoven que amenaza con tormenta.
Caminó mucho tiempo sin encontrar nada, porque él buscaba algún indicio de su desaparecida compañera.
Ella era como esa selva inexplorable, misteriosa; su mirada siempre fue una muralla impenetrable y negra, sus cabellos las enmarañadas ramas de árboles antiguos.
En la abrupta pelea entrea ambos, salió corriendo dos días antes con ese rumbo y no se le volvio a ver.
Él se sintió cansado y supo que se había perdido. Sintió miedo, no llevaba agua ni alimentos, igual que ella, entonces buscó orientarse por el sol y le siguió de lejos, timidamente.
Llegó por fin a un claro y la vio tendida, enroscada en un pino. sus pies, enterrados, comenzaban a echar raices, sus brazos enroscados al tronco, rígidos, tenían corteza leve, su rostro adolorido sudaba y cada gota era absorbida por pequeños onsectos que le caminaban por doquier.
Abrió los ojos y sus miradas se cruzaron.
Libérame, dijocon un hilo de voz, entonces él, sin pensarlo, la partió en pedazos a punta de machete y la enterró envuelta en hojas y ramas.
Giró sobre si y caminó hacia adelante, al aterdecer llegó al mismo punto de aquella mañana por donde entró.
Un grupo de amigos y familiares estaba esperándolo.
-No encontré nada- dijo y guardó silencio...elcual le duró toda la vida.

JamilaNoor
21/05/2009, 04:35
Nunca te he visto
y te conosco tanto
pelo ensortijado
rebeldía de niño.

Nunca te he visto
y te recuerdo siempre
ojos negro-azulado
mirada de hombre

Nunca te he visto
y te escucho todo el tiempo
voz enronquecida
sabor de chocolate.

Nunca te he visto
y si te veo
distinto
pelo de pino
ojos de mar
vos de vainilla
¿como podré reconocerte?

Muntassir
21/05/2009, 13:58
Assalamu alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


Inspiración dormida
te haces rogar
como el primer
beso a una novia.

Acontecer
adormecido
por la frivolidad
del día.
¿ Dónde estás?
¿ Por qué te haces
rogar tanto ?...

Un inquieto
desasosiego,
una indefinida
emoción turbaba
ahora la noche:
la quietud redoblaba
las sensaciones ;
remansos de paz
por la arrulladora
serenidad de las
cosas nimias.

De pronto, irrumpe
como una cascada,
con un fondo blanco,
en penumbra entraba
por la ventana:
¡ Insólita Vírgen en
tierra de lujuria !
¡ No te vayas tan pronto !

Ruego soslayado
ante el temor a
poseerla...
Como se va a quedar
si pertenece a tantos.

Muntassir
21/05/2009, 15:08
Assalamu alaikum wa rahmatullah wa barakatuhu.

APRENDIZ DE NOCTÍVAGO.
=================

SON las dos de la madrugada.En casa todos duermen.El sueño no me llega.Me levanto con la idea de escribir algo, pero no se me ocure nada...Pasa una estrella fugaz.La Luna hace carantoñas detrás de una bruma.

El silencio destaca en la noche,Por el día todo es ruido y prisa, un hablar sin escucharse.La noche es silencio y obscuridad, se dan la mano, hay armonía.¿ Para que haya silencio tiene que existir la obscuridad?...La obscuridad suena a ilegible, a gris, pero la obscuridad hace silenciosa la noche y para poder escuchar tiene que existir silencio.

Dicen que la noche es misteriosa : cosa secreta que guarda alguna revelación para aquellos que la veneran, que aguardan pacientemente hasta que muera.El rocío la perfuma, los grillos le cantan.Los noctívagos la adoran, es su compañera ; navegan con la imaginación somnolienta hacia mundos de misterio.Por la noche la imaginación galopa.La sombra más pequeña nos asusta y se burla dibujando fantasías.

Ya son las tres de la madrugada y no tengo nada de que escribir.Sólo habla la noche : un coche pasa a gran velocidad y al tomar la curva le chirrían los frenos ; se oyen voces de gente alegre, dice uno- espera- pero el taconeo de una mujer es continuo, no se para; en los pisos de abajo susurros imperceptibles, luego suena un portazo.Sigue hablando la noche sugerente, en voz alta.Suena un despertado ¿ Con sueños de fantasía?, ¿ con sueños de pesadilla ? ; un perro ladra ; una luz que se enciende y se apaga,la tos de un niño...

La noche no es silencio . Es sugerente, imaginativa, burlona.Tiene variedad de diálogos según sea lunes o jueves, viernes o domingo, invierno o verano.

Me sigue hablando y ya no puedo escucharla.El sueño me vence, dejando sin acabar el sueño de ver terminar la noche.Pero ha sido un encuentro conmigo mismo.Un ajuste a la realidad, a la luz.


( Para JamilaNoor, con admiración, en su contemplación de las noches hondureñas)

Muntassir.

JamilaNoor
22/05/2009, 04:07
A ssalamu aleykum hermano. Es tan bello lo que escrines, que también se puede escuchar. Muchas gracias por dedicarlo a mi persona.

en un homenaje al recien fallecido poeta uruguayo Mario Benedetti, cuyos versos me acompañaron hace muchos años.

Te quiero

Tus manos son mi caricia
mis acordes cotidianos
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro

tu boca que es tuya y mía
tu boca no se equivoca
te quiero porque tu boca
sabe gritar rebeldía

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos

y por tu rostro sincero
y tu paso vagabundo
y tu llanto por el mundo
porque sos pueblo te quiero

y porque amor no es aureola
ni cándida moraleja
y porque somos pareja
que sabe que no está sola

te quiero en mi paraíso
es decir que en mi país
la gente viva feliz
aunque no tenga permiso

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

JamilaNoor
22/05/2009, 04:18
Se puso una vieja ropa que le quedaba algo grande: una falda verde y una camisa morada sobre la cual descansaa una saco a cuadros y en su cuello un pañuelo gris.
Sacó de su armario un par de zapatos viejos, de tacon alto y afilado, unas medias roidas y un sombrero rosado que fue de la abuela y lo usó tal cantidad de veces que exhalaba su aroma.
Se vió al espejo, algo le faltaba, aplicó colorete que dió vida a su ya viva boquita y mejillas redondas.
Y así como estaba salió a conquistar el mundo, segura de sí. Salió a la calle donde la admiración hacia exclamar un ¡Oh! a los transeúntes.
dio vuelta a la esquina y, como toda una mujer, cruzó la calle ante un alto obligado de los carros y llegó a la tienda.
Vio un grupo de chicos comiendo golosinas y preguntó con aire de mundo donde las vendían y ellos se rieron diciéndole "señorita". estaba a gusto, era feliz.
Ajena a cualquier acontecemiento y presintiendo que pocas veces haría esto en su vida, caminó de aquí hacia allá como una reina, hasta que calló la tarde y luego la noche.
tomó un café con alguién que la invitó e inclusó comió algunas galletas. No estaba cansada ni preocupada.
Ese día era suyo, ese día era ella, y así se envolvió en un manto oscuro de misterio.
Soñó con tierras extrañas debajo de unas alamedas y vió las primeras estrellas coronar la toga de la luna...hasta que apareció la policía, la cual muy gentilmente la llevó de nuevo a su casa donde sus nietos la esperaban...preocupados por su mal de Alzheimer.

Muntassir
23/05/2009, 13:52
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

GRACIAS hermana, por tus generosos elogios, pero un servidor, no es sino un escribiente de las palabras.Ellas, si alguna me sale, porque son caprichosas, son las bellas.




¡ Cómo me gustaría pintar

con las palabras !

Dejando al lápiz

sin ninguna atadura,

cuando me quedo absorto,

quieto, a su merced.


Desearía pintar el mural

de mi vida, con los gris,

lo verde o lo obscuro.



¡ Cómo me gustaría pintar

con las palabras !

Escribir libre, como

pincel sin freno,

cuadro sin bosquejo.

Muntassir
23/05/2009, 14:50
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

Los jóvenes poetas españoles hablan sobre el sentido político de la lírica en una sociedad en conflicto.

EL pasado lunes 18 de mayo Pedro j. Miguel (profesor y codirector de la editorial el Gaviero) leyó en clase, junto con sus alumnos de primero de bachillerato en un instituto de Almeria, tres poemas de Mario Benedetti : Si Dios fuera mujer, Hagamos un tratro y Te quiero".Las lecturas acabaron con aplausos y explicaciones sobre cómo el poeta uruguayo, fallecido en la madrugada del domingo al lunes, supo unir al tema amoroso el del compromiso al mostrarse crítico con las iglesias e indepediente a ultranza."Mientras observaba los rostros de mis alumnos- cuenta el profesor- no podía dejar de pensar en que también la poesía de compromiso está aquí en las aulas" (...)


NOS HIZO MÁS SABIOS.
===============

Y sólo él nos dio "refugio y café instantáneo", tomó el guión de la tierra, de las cosas que iban pasando por el mundo, de las que pasarán; tomó la idea de lo sencillo con precisión y lo hizo inmenzo; dudo de todas las preguntas, intuyó las respuestas; no quizo ser alto para que cualquiera le alcanzara en la biblioteca; llenó actos con su nombre; le dio " la cara al mundo" y nos la puso luego, porque algo sucedía siempre detrás de su texto; nos hizo más sabios en cuanto a dudar siempre; contó palabras y sitios que sí eran de este mundo; me alejo de la muerte tantas veces; llevó la poseía al calendario, al powerpoint, a la carpeta bajo el brazo de estudiane de secundaria, en suma, lo entendían.Difícil ser sencillo en un mundo que adora la complicación, en un mundo críptico, hermético y elitista, se mofó de nuestro empaque, nos metió el dedo en la llaga.

Y ahora, ¿ le discriminarán por fácil los gestores, los filólogos, los poetas? ¿ Lo olvidaran, por gustar a todo el mundo, los altos poetas parnasianos ? El único ser humano que conozco capaz de mantener la respiración después de muerto es un poeta.Se salió por fin del paréntesis, estaba sin "luz", es bien sencillo.

Muntassir.


Peio H.Riaño.Reportaje
María Eloy-García.Análisis.
Público.Letras, 230509.

JamilaNoor
26/05/2009, 03:09
Wa aleykum salam hermano:
Belllo, muy bello lo que se dice de Benedetti, para nosotros, los latinoamericanos, enfrascados en esta lucha desigual contra un sistema que nos ha empobrecido económicamente, ante la vil estrategia de "sobrevivir" o vivir el dia dia, analfetas e ignorantes por decisión de otros, compradores de esperanzas a un sin número de traficantes espirituales de una religión impuesta con sangre, solo te puedo decir que cuando nace un poeta que recoge este ideal contenido de libertad, todos lo hacemos "nuestro" Ya independiente que no comparta con él la idiología política, sigo compartiendo el ideal de un mundo mejor. Y quiero aclarar que haber conocido el Islam, rescató en mí la ´fe en la religión, cuando esta es verdadera, como lo transmitió nuetro amado profeta Muhammad (La paz y las bendiciones de ALLAh sean con él)
sobre la palabra.
la palabra, en sí misma, es vacía. Una serie de caracteres aceptados en una sociedad. la palabra cobra vida con el que escribe. Porque cuando escribes, hermano, no puedes dejar de mostrar tu alma, entonces te conosco y puedo decir "Es bello", no la combinación, no la métrica, no la hiperbole, es bello lo que sale de tu corazón.

JamilaNoor
26/05/2009, 03:21
La sentencia fue breve, pero dolorosa.
Ella está agonizando, dijo el doctor. entonces él, pequeño, se sintió más chico.
entró cabizbajo al cuarto del hospital.
Ella lo vio con mirada de angustia, con sus grandes ojos como estrellas que se apagan.
Tomó su mano y luego la soltó, fue a llamar a sus hijos.
pensó en muchas cosas... en su Lourdes. Se acusó de no haber hecho el amor con más intensidad o con más frecuencia. Se lamentó de haber perdido el tiempo en peleas frívolas, en haberla hecho sufrir.
ella se apagó con el ocaso.
cosas triviales requerían su atención.
Fue a la funeraria caminando con su viejo paraguas por la calle.
Caía una leve llovisna cuando entró y pidió los precios de los ataudes. No escogió el más barato, porque pensó que ella merecía algo mejor en su muerte. Luego fué al cementerio.
A lo largo del trajín llegaron galopando un sinfin de recuerdos. Allí supo que había quedado solo, que eran muchos detalles los que llenaban su vida.
Recordó el día que iban en un bus cuando entró un hermoso ejemplar masculino: negro con ojos azules y espaldas corpulentas.
todas las mujeres se volvieron averlo. Él se sintió más feo, enano y tonto.
-! que hombre¡- dijo Lourdes.
Él lo volvió a ver y no pudo evitar pensar: -Qué cabrón tan guapo- y se rió de sus celos tontos. De todos modos ella era suya.
el entierro fue sencillo, poca gente, una fosa de tierra algo pequeña.
Bajaron el féretro y algo le apretó la garganta.
con esfuerzos ritmicos comenzaron a echar tierra.
algo de él se iba con su Lourdes.

Muntassir
27/05/2009, 11:36
La vida se escapa fuzgamente
como un tempano de hielo al Sol.
Invernaré mis ilusiones de utopías
y, cuando haya un eclipse de amor,
saltarán las astillas rotas
por el calor de la ilusión.

Dejaré un racimo de ilusiones verdes
al llegar la estación
de la eterna primavera,
para que no se me hiele el alma.

Viviré a la lumbre de una ilusión
y, el día helado de la muerte,
calentaré la tierra dejando
a otros un camino más feliz.
¡ Qué no se me hiele el alma !

No quiero cemento ni mármoles frios,
quiero ser abono de ilusiones,
que la tierra me arrope con su calor,
para que no se me hiele el alma.

No quiero ser guiñapo de deseos
podridos por la vejez :
abono de fraternidad; semilla
plantada de humanidad.

Algún día, se descubrirán los montes
helados del mundo y correrán ríos
de humanidad; manantiales tibios
por los senderos de las ilusiones
a regar las flores de la esperanza.
¡ Qué no se me hiele el alma !

Muntassir
27/05/2009, 12:06
GRITARÉ POR ELLOS.
=============

SE lamentaba el señor Tray, hace poco, en un medio de comunicación, más bien clamaba, ante la poca sensibilidad por los más desfavorecidos socialmente.Y es así, si uno sale alrededor de la diez de la noche, por una ciudad de España, en este caso mi Ciudad, verá cómo sacan a los animales a aliviarse con un ritual que muchos seres humanos quisiéramos en un trato mutuo.

Y en esa misma plaza, acurrucado, aterido de frío, solo, hay un ser humano ¿ Creen que alguien ha sentimo lástima ? Ni se han fijado : el orgullo de ver cómo su animal corretea y salta de alegría.

Ahora proliferan multitud de siglas, organizaciones para todo.Han sentido curiosidad de hacer un inventario.Por una parte se ayuda al tercer, cuarto y quinto mundo.Los organismos oficiales protegen a los animanes ,las plantas, las casas, las piedras...Y sin embargo, no hay dinero para un albergue.Con el frío que hace en invierno en mi Ciudad, está justificado.La palabra exacta de esta situación es indefensión.

Alguno, mal pensado, creerá que estoy defendiendo un nacionalismo barato o en contra de otra cosa, pero no es así ; simplemente viendo la realidad social.Estado Social y de Derecho, el nuestro, cuando las palabras no se corresponden con los hechos.¡ Qué esquizofrenia más grande, cuando no nos atrevemos a decir " Cáscaras de lapas", por temor a ofender al Estado sacrosanto !.

Este Gobierno nuestro, con toda su parafernalia, tiene mudos de frío, sin voz, sin palabra, a sus ciudadanos más débiles.Pero, ¡ Yo gritaré por ellos !


Muntassir.

JamilaNoor
31/05/2009, 01:55
Me disculpo por la tardanza en contestar, Ya sabe que tuvimos un terremoto, pero ALHAMDULLILAH donde yo vivo no pasó nada, sin embargo, el internet está muy lento, dicen que pronto se arreglará.

He aquí que mi angustia
se llama luz en las noches
y sombra de madrugada

¿Cuantos labios han de besarte
para que me beses de nuevo?

He aquí que mi tristeza
se llama falta y plenitud
certeza de la agonía

¿cuantos cuerpos han de tocar tu cuerpo
para ser tuya de nuevo?

He aquí que mi alegría
es llenarme
de lo que nunca he de tener

JamilaNoor
31/05/2009, 02:08
Desde que la vio le gustó mucho.
Allí estaba: acostada como si el mundo no existiera. con las piernas abiertas y los ojos cerrados.
En su boca, la punta de la lengua insinuante, los brazos caían relajados.
¿Como no enamorase de esa imagen?
Estab como dormida profundamente.
Así que se aceró despacio y tocó la planta de sus `pIes descalzos temiendo despertarla. ¡Ah! ella no despertó. siguió así, ofrecida porque también lo esperaba.
Deslizó la mano en la torneada pantorrilla y luego los muslos, su piel se erizaba al tacto. Le exitaba ver como ella permanecía inmovil y se dibujaba, según creía ver, una sonrisa en sus labios de flor silvestre.
quitó con cuidado su ropa.
la vió desnuda, lánguida y supo que nungún hombre había contemplado sus anchuras.
Cada parte de su cuerpo se turbó heladamente ante sus manos, esas manos que tocaron todo.
sin poder contenerse penetró sus honduras y vió una lágrima en sus cerrados ojos. ella, aquella belleza de 16 años, era suya para siempre.
No supo del tiempo. La noche corrió tranquila mientras ellos jugan a conquistar y ser conquistado.
A los primeros rayos del día él se levantó.
-quédate así, tranquila, te pondré bonita para tu familia...- le dijo
enseguida tomó una bolsa de maquillaje y dibujó sus ojos, labios y cejas, puso rubor en us mejillas.
La vistió con primor de blanco y la observó. Allí estaba ella esperandopor su ataud mientras él, maquillador de muertos, la acompañaba...

Muntassir
31/05/2009, 19:17
( assalamu alikum, hermana : no sabía nada.Pero, alhamdulillah, que estés bien.Si es por la lentitud de Internet en mi país había,cada quince días, un terremoto.)


Durante un tiempo que no sabe si computar en mnutos o en horas, mientras, para taparse con barro, araña sin descanso la tierra hasta sangrar por las uñas y reflexiona que la lluvia que no cesai mpedirá a los perros seguir su rastro, Sánchez Mazas continúa oyendo gritos y ladridos y disparo, hasta que en algún momento siente que algo se remueve a su espalda y se vuelve con una urgencia de alimaña acosada.

Entonces lo ve.Está de pie junto a la hoya, alto y corpulento y recortado contra el verde oscuro de los pinos y el azul oscuro de las nubes, jadeando un poco, las manos grandes, aferradas al fusil terciado y el uniforme de campaña profuso de hebillas y raído de intemperie.Presa de la anómala resignación de quien sabe que su hora ha llegado, a través de sus gafas de miope enteladas de agua Sanchez Mazas mira al soldado que lo va a matar o va a entregarlo- un hombre joven, con el pelo pegado al cráneo por la lluvia, los ojos tal vez grises, las mejillas chupadas y los pómulos salientes- y lo recuerda o cree recordarlo entre los soldados harapientos que le vigilaban en el monasterio.Lo reconoce o cree reconocerlo pero no lo alivia la idea de que vaya a ser él y no un agente del SIM quien lo redima de la agonía inacabable del miedo, y lo humilla como una injuria añadida a la injurias de esos años de prófugo no haber muerto junto a sus compañeros de cárcel o no haber sabido hacerlo a campo abierto y a pleno sol peleando con coraje del que carece, en vez de ir a hacerlo ahora allí, embarrado y solo temblando de pavor y de vergüenza en un agujero sin dignidad.

Así, loca y confusa la encendida mente, aguarda Rafael Sánchez Mazas- poeta exquisito, ideólogo fascista, futuro ministro de Franco- la descarga que ha de acabar con él.Pero la descarga no llega, y Sánchez Mazas, como si ya hubiera muerto y desde la muerte recordara una escena de sueño, observa sin incredulidad que el soldado avanza lentamente hacia el borde de la hoya entre la lluvia que no cesa y el rumor de acecho de los soldados y los carabineros, unos pasos apenas, el fusil apuntándole sin ostentación, el gesto más indagador que tenso, como un cazador novato a punto de identificar a su primera presa, y justo cuando el soldado alcanza el borde de la hoya traspasa el rumor vegetal de la lluvia un grito cercano:

----¿ Hay alguien por ahí?
El soldado le está mirando; Sanchez Mazas también, pero sus ojos deteriorados no entienden lo que ven: bajo el pelo empapado y la ancha frente y las cejas pobladas de gotas la mirada del soldado no expresa compasión ni odio, ni siquiera desdén, sino una especie de secreta crueldad o insondable alegría, algo que linda con la crueldad y se resiste a la razón pero tampoco es instinto, algo que vive en ella con la misma ciega obstinación con que la sangre persite en sus conductos y la tierra en su órbita inamovible y todos los seres en su terca condición de seres, algo que elude a las palabras como el agua del arroyo elude a la piedra, porque las palabras sólo están hechas para decirse a sí mismas, para decir lo decible, es decir todo excepto lo que nos gobierna o hace vivir o concierne o somos o es este soldado anónimo y derrotado que ahora mira a este hombre cuyo cuerpo casi se confunde con la tierra y el agua marrón de la hoya, y que grita con fuerza al aire sin dejar de mirarlo:

----¡ Aquí no hay nadie !
Luego da media vuelta y se va.


Soldados de Salamina.
Javier Cercas.

Muntassir
31/05/2009, 19:27
Sonidos hablan
profundos deseos.
Atisbo tu alma
el sensual tono.

Llegó el día ,
tu gesto amigable
abrió puertas,
deseos dormidos.

Se desató el amor
y el sueño no
dormía,
y la paz ardía.

Estalló asombrados
lo que el amor podía,
en enero frío
tu calor sentía.

Muntassir
01/06/2009, 13:44
Assalamu alikum, hermana : en la medida de lo posible, te dedico estos cuatro garabatos para que Internet esté más ágil y que el terremoto no haya dañado tu gran sensibilidad.


Las palabras son mágicas, caprichosas, coquetas.No hay una palabra exacta para definirlas.La mejor comparación es con la mujer; caprichosas porque a veces quieres decir algo y no te dejan; coquetas, se arreglan y perfuman antes de salir.La a (a) se pone tacones y vestido largo en la A (A); la m (m) es una invitación a la intimidad; la o (o) es sexual, sensual, símblo femenino ; y la r ( r) es como un martillo, y es capaz de desplegarse en rr (rr), es el símbolo masculino.

Con las palabras adoramos a Allah.Ellas son un vehículo de sus Atributos.Y reconocemos en los demás esos atributos por medio de las palabras.La palabra escrita es un gran pentagrama ; tienes que buscar el tono justo en un pasaje, en un acorde, para que no desafine , no sea extridente ; sea armónico y adecuado.Y aún así, al acabar el pasaje son tan caprichosas, tan mágicas, que vienen a tí las que ellas quieren.Es un misterio más del Creador.De de la inagotable Sabiduría en todas Sus cosas.

La palabra quiero ( quiero), sola, se queda quieta, desafiante a ver lo que eres capaz de unirle.

La te ( te), es una solitaria ; tienes que mimarla mucho
para escribirla junto a otra.

Y lo mágico es que podemos decir : AMOR TE QUIERO.


Que Allah, Altísimo, te Bendiga.


Muntassir.

JamilaNoor
04/06/2009, 03:24
amar lo imposible
lo intangible
lo idealizado

amar lo que es de otros
pero tambien nuestro
y que es de todos

amar lo que no cuesta
y cuesta tanto
y cuesta un poco

amar lo que se ofrece
y se niega
y se no-entrega

amar al hombre
al niño
al anciano, al todo

amar, eso quiero
amar

JamilaNoor
04/06/2009, 04:02
Guillermo sintió miedo cuando el avión en que se dirigía a un país del caribe, se estremeció con violencia y se ladeó un poco a la izquierda.
Miró a todos lados, encontró las miradas pavorosas de sus compañeros de viaje y comprendió que las cosas estaban muy mal.
Las luces de aviso se apagaron y se escuchó la voz de una azafata que gritaba a los pasajeros que había una emergencia y debían hacer un aterrizaje forzoso fuera del destino habitual. siguó un torbellino de palabras, de las cuales Guillermo solo comprendió que debía sujetarse el cínturón de seguridad e inclinarse hacia adelante. Guillermo pensó que la muerte estaba más proxima que la vida en ese momento. Como una película, los sucesos de su corta existencia se revelaron en su mente y se dió cuenta que había mucho de que agradecer, fue feliz y en sus momentos más difíciles también. No tenía reproches ni rencores, al fin y al cabo ¿de qué le servirían en el último momento? entonces, en un gesto poco usual en él, se levantó y abrazó a la primera persona que encontró en su camino, y luego a otra y otra hasta que en su quinto abrazó le hicieron sentarse nuevamente. Gullermo pensó que podía morir en paz.
en eso supo que faltaba algo, volvió sus ojos a su compañero de al lado y le dijo: amigo, si usted queda vivo le pido un favor, dígale a mi esposa que la amé mucho y a mis hijos tambien, a mi madre que morí pensando en ella y me pesa no haber podido agradecerle todo cuanto me dió, a mi padre que le perdoné sus ausencias y locuras, porque sus errores pesan un millón pero sus aciertos pesan dos millones. Gullermo entonces colocó sus codos sobre sus rodillas, entrelazó sus manos al fente y bajó la cabeza hasta tocarlas...allí le llegó un recuerdo, el de aquel amigo suyo, un musulman con quien siempre habló, al que quiso mucho pero no entendía. Recordó haberlo visto orar tantas veces, postrado ante dios, supo que esa posición es de sumisión, porque al estar de pie, el ser humano es activo y combatiente, se enfrenta a todo y vence todo, pero al postrarse ya no posee la tierra, sino que es poseído, se entrega a todo y espera todo. Extendió sus manos al frente y sintió una gran paz, así quería morir, en esa posición. su mente quedó en blanco y exhaló lo que creía sería su último suspiro.
Una gran conmosión llegó a todos y el aparato toco tierra. nadie murió en el intento, o tal vés si murio...

JamilaNoor
04/06/2009, 04:04
Wa aleykum salam hermano
Gracias por el último mensaje, aunque realmente agradesco todos. que hermoso, me tomé la libertad de copiarlo y leerlo en un grupo de amigos que compartimos el gusto por la literatura, nadie pudo haberlo expresado mejor, el cuento del aterrizaje realmente paso...no a mi, claro.

Muntassir
05/06/2009, 11:16
Assalamu alikum, hermana : yo tenía la vanidad obesa y, alhamdulillah, con una cura de humildad logré rebajar su peso.Pero, con tus inmerecidos elogios intentaré, que no vuelva ha engordar.Gracias.

" Los periódicos, que presumen de sus habilidades críticas, nadan demasiado en las babas de la adulación".

" Una mayor abundancia de información no significa, necesariamente, una mejor información"


REBUSCANDO en mi biblioteca a ratos perdidos me encontré con un curioso ejemplar sobre titulares y noticias disparatados, uno de esos libros que, de tanto en tanto, se publican para demostrar la ignorancia, la vulgaridad o , simplemente, la precipitación con que actúan quienes fabrican los diarios.

La portada del volumen reproducía la primera página de un periódico de provincias español cuya noticia principal rezaba:" Muere aplastado por una piedra mientras hacía el amor con una gallina", junto al titular, una fotografía de mala calidad ofrecía la prueba fehaciente del suceso, en el que una roca de varias toneladas había machucado la existencia de un pobre campesino dedicado al refocilo con la ponedora.

Puede pensarse que este argumento es una visión marginal o atípica de la función del periodismo, pero en realidad entronca bastante bien con los orígenes del mismo.Las noticias raras y absurdas han gozado siempre de un protagonismo admirable desde que se instalaron los procedimientos más conocidos de la historia del periodismo moderno : los "gazzettanti" venecianos o los "canard" parisinos.


Muntassir.


Juan Luis Cebrián, publica "El pianista en el burdel", una colección de ensayos sobre el periodismo en un momento crucial para este oficio.
El País, 310509.Lectura.

Muntassir
05/06/2009, 11:46
Assalamu alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

EL DESTINO.
========

A veces, el destino se parece a una pequeña tempestad que cambia de dirección sin cesar.Tú cambias de rumbo intentando evitarla.Y entonces la tormenta también cambia de dirección, siguiéndote a ti.Tú vuelves a cambiar de rumbo.Y la tormenta vuelve a cambiar de dirección, como antes.Y esto se repite una y otra vez.Como una danza macabra con la muerte antes del amanecer.Y la razón es que la tormenta no es algo que venga de lejos y que no guarde relación contigo.Esta tormenta, en definitiva eres tú.

Es algo que se encuentra en tu interior.Lo único que puedes hacer es resignarte, meterte en ella de cabeza, taparte con fuerza los ojos y las orejas para que no se te llenen de arena e ir atravesándola paso a paso.Y en su interior no hay sol, ni luna, ni dirección, a veces ni siquiera existe el tiempo.Allí sólo hay arena blanca y fina, como polvo de huesos, danzando en lo alto del cielo.Imagínate una tormenta como ésta.

Y tú en verdad la atravesarás, claro está.La violenta tormenta de arena.La tormenta de arena metafísica y simbólica.Pero por más metafísica y simbólica que sea, te rasgará cruelmente la carne como si del mil cuchillos se tratase.Muchas personas han derramado allí su sangre y tú, asimismo, derramarás allí la tuya.Sangre caliente y roja.Y esa sangre se verterá en tus manos.Tu sangre y, también, la sangre de los demás.

Y cuando la tormenta de arena haya pasado, tú no comprenderás como has logrado cruzarla con vida.¡ No! Ni siquiera estarás seguro de que la tormenta haya cesado de verdad.Pero una cosa sí quedará clara.Y es que la persona que surja de la tormenta no será la misma persona que penetró en ella.Y ahí estriba el significado de la tormenta de arena.

Muntassir.

Haruki Murakami.

JamilaNoor
06/06/2009, 04:28
El cielo se encapotó de golpe y calló la lluvia en el paisaje urbano. Los rios de concreto se llenaron de agua clara, limpia, fresca y la selva de edificios se meció con la humedad. Las basuras de las aceras corrieron a refugiarse en los tragantes, como llorando su abandono y los parabrisas de los carros decían "NO" en su rítmico baile invernal. La lluvia, abrió miles de sombrillas que invernaban en las puertas de las casas, esperando, y brotaron otras miles de bolas de plásticos que tapaban cabezas y cabecitas.
Lloraron los techos de las casas, ellos no tenían refugio alguno. Esas lágrimas hicieron hoyos en las aceras de tierra y muchas piedritas fueron a plantarse allí.

Y cuando el agua calmo un poco, surguió el milagro, el verdadero milagro de la lluvia en el paisaje urbano: Los niños que salieron con sus barquitos de papel a jugar las charcas frente a sus casas.

JamilaNoor
06/06/2009, 04:33
Wa aleykum salam hermano: es bueno que no engordes...pero rompe la dieta de vez en cuando

Del poeta hondureño Ramón Ortega:

Verdades Amargas

Yo no quiero mirar lo que he mirado
a través del cristal de la experiencia,
el mundo es un mercado donde se compran
honores, voluntades y conciencias.

Amigos... es mentira... no hay amigos
la verdadera amistad es ilusión
ella cambia, se aleja y reaparece
con los giros que da la situación.

Amigos complacientes sólo tienen
los que disfrutan de ventura y calma,
pero aquellos que abate el infortunio,
sólo llevan tristezas en el alma.

Si estamos bien nos tratan con cariño,
nos buscan, nos invitan, nos adulan,
mas si acaso caemos, francamente
sólo por cumplimiento nos saludan.

En este laberinto de la vida,
donde tanto domina la maldad,
todo tiene su precio estipulado,
amores, parentesco y amistad.

El que nada atesora, nada vale,
en toda reunión pasa por necio;
y por nobles que sus hechos sean,
solo alcanzan la burla y el desprecio.

Lo que brilla no mas tiene cabida
aunque brille por oro lo que es cobre,
lo que no perdonamos en la vida
es el atroz delito de ser pobre

La estupidez, el vicio y hasta el crimen
pueden tener su precio señalado.
Las llagas del defecto no se miran
si las cubre un diamante bien cortado.

La sociedad que adora su desdoro
persigue con su saña al criminal
mas si el puñal del asesino es de oro,
enmudece... y el juez besa el puñal.

Nada humano es perfecto, nada afable,
todo está con lo impuro entremezclado.
El mismo corazón con ser tan noble
cuantas veces se encuentra enmascarado.
Que existe la virtud... yo no lo niego,
pero siempre en conjunto defectuoso,
hay rasgos de virtud en el malvado
hay rasgos de maldad en el virtuoso.
Cuando veo en mi paso tanta infamia,
manchándome la planta de tanto lodo,
ganas me dan de maldecir la vida
ganas me dan de maldecirlo todo.
A nadie habrá de herir lo que aquí digo,
porque ceñido a la verdad estoy.
Me dieron a beber hiel y veneno
hiel y veneno en recompensa doy.
Pero si tengo la palabra tosca
con estas líneas turbias y sin nombre,
doblando las rodillas en el polvo
pido perdón a Dios... pero no al hombre.


Ramón Ortega

Muntassir
07/06/2009, 10:42
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


Nadar contra corriente,
zambullirse en olas mediocres,
dar brasadas para atraparte
ideal que te escurres de mi mente.

Llegan las espumas de los pensamientos,
nobles, altos, con mil aditamentos,
para llevarlos el viento, esparcidos
en el mar de la vida y la muerte.

Unos luchan contra acantilados,
otros con ríos disecados,
lo más han embarrancado
en un cielo estrellado.

Me sumerjo, cada vez, más profundo
para huir de un mar iracundo,
pero vuelven a flotar
en corrientes poco profundas.

Llega la corriente a ser tan fuerte,
que el pensamiento más corriente,
tiene que nadar fuerte
para no ser contraproducente.

Muntassir
07/06/2009, 11:09
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


EN resumen, la profesión de periodista tiene a la vez un origen canalla y un pedigrí regio, características que la ha acompañado durante toda su historia.Reporteros y columnistas no cesan de reclamar su pertenencia al pueblo llano, pero al tiempo luchan denodadamente por participar de los placeres y dignidades de la corte.Habitantes permanentes de palacio, en sus corredores tendemos a ser considerados unos intrusos tan necesarios como incómodos, sobre todo desde que los reyes y la nobleza se eligen mediante el sufragio.

Basamos nuestra fuerza en un curioso y no reconocido ejercicio de populismo que nada tiene que aprender de las mañas y trucos de los"gazzettanti" venecianos o de los criadores de aquellos "canard", auténticos gansos que inundaban con sus graznidos los arrabales del burgo.

Los bulos de los gondoleros interesaban lo mismo a los hombres de negocios que a los intelectuales, que ya habían concedido a Heródoto el título de historiador aunque se permitiera inventar la exstencia de seres tan poco creíbles como los hombres sin cabeza.El espíritu de nuestra profesión vino a enlazar así, sin demasiado esfuerzo nada menos que con la mitología romana, y enseguida hubo quien descubrió la conveniencia de llamar mercurios a los diarios.Mercurio, lo mismo que su antecesor griego Hermes, era el dios romano del comercio y consiguiente patrón de mercaderes y ladrones, pero también, sobre todo en su versión helénica , era el mensajero de los otros dioses y el protector de la elocuencia, lo que le convirtió enseguida en padrino de los mentirosos y cómplices de los estafadores.


Muntassir.


Juan Luis Cebrián.El País, 310509.
"El pinanista en el burdel".

Muntassir
07/06/2009, 11:35
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


ES de noche.La luz de la lámpara hace sombras debajo de mi mano.Leo lo que he escrito y prometo escribir más legible ; llego a la conclusión de que soy un desastre escribiendo a mano.Las promesas de escribir más sosegado se rompen al llegar a los primeros renglones.

Es como si mi mano brincara movida por no sé qué tic.A veces, el remordimiento por mi letra queda compensado, un poco, por el contenido de mis pequeños brinco escriturales; dejo reposar mi mano y releo lo escrito.Y así, me reconforto y mi mano descansa de tanto brinco.

Sonrío al pensar en la vejez, cuando el pulso tiembla por aguantarle a la vida los embates.Y me veo con la mano atada para amortiguar los saltos de mi mano y poder escribir.Me pondré el pseudónimo de : el de la mano atada.

Muntassir.


Desde mi exilio.

JamilaNoor
09/06/2009, 17:40
La calle sola
a pesar de estar llena
Tú caminando
detenido
Yo detenida
avanzando.

El destino
nos encuentra
sin encontrarnos
¿Es el destino?

La incertidumbre
es certera
en muchas cosas
menos en una:

que un día
pensando
sin pensar
estaremos

que una noche
amando
sin amar
amaremos

Muntassir
10/06/2009, 13:34
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


PRESUSORA.La imaginación compartida entre el camino Y tu casa.Tuviste, varias veces, que llamarla, que esperara, porque había llegado antes que tú.No podías retenerla.iba y venía.Hasta que ya cansada la atrapastes en la cima.

En ese ir y venir te dijo cosas que tu preguntastes y otras que no.Ya no prestabas atención a las respuestas, ni a lo que decía.Tu sentías, como si quisiera nacer antes de verlo, una sensación que tenías olvidada.Pero que tu corazón estaba preñada de ella.Buscabas un Algo más para que naciera otra vez.Le pondrías por nombre mujer y como padre el amor.

¡ Sí, me espera ! ¿ Cómo será ? ; alto, bajo, pobre, edad...Y ese mañana llegó, que en la puerta de tu casa estaba el amor ¿ Lo dejaré entrar ? No supiste cómo ni por qué ; una fuerza maravillosa te ayudó a abrir la puerta al amor.

¿ Qué te dijo el amor al dejarlo entrar? Al mirarle a sus ojos, escribían las mismas palabras que te decía.O hubo un silencio sin palabras, en el que ni uno ni otro sabían decir las cosas.Como si la misma fuerza que te ayudó a abrir la puerta quisiera estar ahí, contemplando el amor.

¿ Le besastes, le distes la mano...? O dejastes hablar al corazón.Te habló de riqueza, de raza, de edad...Qué te dijo el corazón... pues ese Algo más es el amor.


Que Allah, Altísimo, te Bendiga.

Muntassir.

JamilaNoor
11/06/2009, 01:49
Era tarde ya cuando se levantó del jardín para entrar en su casa, tan vieja como ella. A sus 76 años se movía lento por la artritis y su pecho saltaba con el rítmico candor de la tos, producto de los muchos años de cigarrillos, descuidos y malos tratamientos. pero la edad no había marchitado su mirada curiosa y sonrisa fácil que le valió el cariño de sus vecinos y amigos.

Todas las tardes entraba a su jardín esperando que por fin floreciera. ´Lo comenzó a plantar el día que se casó. Un hermoso limonario estaba en el centro y luego se llenó de muchas planta: un rosal cada vez que nació un hijo, Crisantemos con las graduaciones, gardenias con la muerte de su marido, Tulipanes con los matrimonios y siemprevivas con los nietos. Claveles cuando cumplio cuarenta y orquideas con la edad de oro. Ernraizó los recuerdos con sus plantas, pero cuando todos se fueron, el jardín comenzó a marchitarse sin remedio. Parecía que no era suficiente los recuerdos para que brotaran las flores.
Estaba cansada ya de esperar. Se sintió traicionada por ellas, a quienes había cuidado tanto. Pensó que talvés esta era una señal de que su vida se acababa sin remedio, que ya había futuro para su soledad. Quiso darle el bálsamo de la resignación a todo aquello, aceptar la muerte y morir sin lucha. Se volvió a sus plantas y les grito con tristeza -mañana las corto, porque así nos morimos todas de una vez- y empezó a llorar mientras caminaba a la cocina y servía una taza de te, que bebió sola, como siempre. Lloró mientras comía y lavaba dos platos. Lloró cuando encendió la televisión y vió las noticias, lloró cuando se vistió son su batita rosa y puso el gorro de dormir, por el sereno, en su cabeza blanca. Y hubiera seguido llorando si el teléfono no suena en ese momento y al contestar escucha la voz de un hijo que le dice -Mañana llegamos con mi familia, me ofrecieron un trabajo cerca de tu casa y no pude rechazarlo mamá ¡Cuanto deseo verte de nuevo y estar contigo!-
A la mañana siguiente retoñaron las flores del jardín.

JamilaNoor
11/06/2009, 01:59
-Por qué no sales hijita? todo el día encerrada, ¿Cómo encontrarás el amor con esa vida que llevas? ¿Piensas que vendrá un hombre a la puerta de la casa a casarse contigo? No hija, la vida no es así, los años pasan...- dijo la madre a la mujer, algo madura, que compartía con ella tristeza y alegrías.
-Ay mamá, otra ves lo mismo. ya le dije que espero mi príncipe azul que llegará un día en su caballo blanco, tocará la puerta y yo abriré. cuando se encuentren nuestros ojos sabremos que nacimos el uno para el otro. No habrá palabras. el amor llenará todo, nos casaremos y seremos felices- respondió ella y siguió con sus quehaceres.
Una tarde de lluvia intensa y truenos espantosos, cuando las calles son ríos y los árboles amenazan con caerle encima a cualquiera, alguién toco la puerta y salió la mujer. Un hombre bien vestido y mojado de los pies a la cabeza le dijo torpemente -Perdoneme que toque, no puedo seguir mi camino por la lluvia... soy vendedor y mi producto se echa a perder por el agua ¿Me lo puede guardar adentro? Yo estaré afuera para no molestar...-
Ella se conmovió por el hombre y lo hizo pasar con sus cosas, llamó a su madre. Juntas lo atendieron hasta que la lluvia cesó y pudo irse...seis meses después se casaron.

-Te lo dije siempre mamá- conversaban ambas mientras el primer retoño estaba por llegar -que mi principe azul llegaría a tocar la puerta de la casa-

JamilaNoor
11/06/2009, 02:05
lloro si no estás
pero no es ausencia
es la espera

Lloro si no estás
pero no es triteza
es deseo

Lloro si no estas
pero no es miedo
es alegría

Y cuando estas
lloro

Porque eres
ilusión
de lo perdido

Muntassir
11/06/2009, 14:06
Assalamu alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

La vida sólo merece la pena cuano está hecha de la misma materia con que se hacen los buenos textos.

Las bibliotecas son como la cueva de Alí Babá,
con un botín inagotable.

LEO con apetido de una muchacha que piensa que va a encontar al Principe Encantador en los libros", escribió Isak Dinesen.La literatura nos permite vivir con más intensidad nuestra propia via y tener aventuras que estén a la altura de nuestros anhelos y sueños.El lenguaje poético, según la gran escritora danesa, debe responder al sentimiento del placer pero también del deber.Amar algo es apropiarse de su vitaliad como hace el cazador con las piezas que cobra, pero también hacerse responsable de ello.Algo, en suma, muy cercano a la experiencia amorosa.

"Nuestra entrega encantada", así definió Ortega el amor.Es lo que nos pasa cuando leemos un libro que nos gusta.Accedemos gracias a él a un lugar nuevo, un lugar de hechizo que tal vez no podamos abandonar.Buscamos como los vampiros nutrirnos de una sangre que no nos pertenece para fortalecer con ella nuestra propia vida.Que los libros tienen el poder de cambiarnos, es algo que me parece fuera de toda discusión.No son obviamente todos, pero hay algunos que tienen sin duda ese incomparable poder.¿ Todo está en los libros?

De alguna forma sí, porque los libros proceden de la vida.Edith Wharton, en su prólogo a "Historias de fantasmas", se permite dar un consejo a los jóvenes aprendices de escritores:" si quieres escribir una historia de fantasmas debes sentir miedo al hacerlo".Es lógico que les diga esto, pues si no conocieran el miedo ¿cómo podrían transmitírselo al lector? El escritor necesita haber vivido para lograr que su experiencia pase a sus lectores a través de la escritura, pero esto no quiere decir, que leer sea lo mismo que vivir.

Los libros nos ofrecen imágenes y palabras que tal vez ayudaron a vivir a otros hombres, y que pueden ayudarnos a nosotros, pero no se confunden con la vida ni pueden sustituirla.La literatura es como un gran almacén.Se guardan en él todas las emociones humanas, nuestros sueños y nuestras preguntas, y leer es entrar en ese almacén y tomar lo que necesitamos.El lector devuelve a la vida, a través de lectura, lo que el escritor tomó de ella para escribir sus libros, con lo que el círculo se cierra.

Bernhard Schlink ha escrito una novela, sobre la que acaba de hacerse una película, que es una delicada metáfora de todo esto.Se titula "El lector " y en ella un adolecente conoce a una mujer que le dobla la edad y con la que inicia una apasionada relación.En las pausas de sus encuentros sexuales, ella le pide que le lea los libros que estudia en la escuela.El muchachao lo hace, y las palabras de esos libros regresan a la vida en forma de carcicias y encendidos besos.Y el muchacjo quedará marcado para siempre con esa turbadora mezcla.

... (1) Muntassir.


Gustavo Martín Garzo, es escritor.
El País.Opinión, 070609.

Muntassir
11/06/2009, 17:44
...Y el muchacho quedará marcado para siempre por esa turbadora mezcla.

Las bibliotecas son cOmo la cueva de Alí Babá y la historia de la literatura es la historia de cómo se ha ido formando ese botín inagotable y secreto.Leer es aprender a pronunciar las palabras que abren las piedras y rescatar el botín del olvido.Las palabras de la poesía tienen esa maravillosa cualidad y participan a la vez del mundo real y el de los sueños.La poesía nos lleva a los lugares soñados donde yacen los tesoros, pero a la vez nos permite regresar de ellos con las bolsas repletas. ¿ Para qué servirá un tesoro si no se puediera robar? Un tesoro no es nada sin un lugar real donde ser ofrecido y repartido.Y ese lugar real es la vida de todos los lectores del mundo.

José Luis Borges agradece en "El poema de los dones" la diversidad de las criaturas que forman este singular universo.Da gracias por el rostro de Elena y la perseverancia de Ulisis; por el amor, que nos deja ver a los otros como los ve la diviniad; por las místicas monedas de Ángel Silesio; por el último día de Sócrates; por aquel sueño del Islam que abarcó mil y una noches; por Swedenborg, que conversaba con los ángeles en las calles de Londres; por las rayas del tigre; por el lenguaje que puede simular la sabiduria; por el sueño y la muerte...Todos esos dones componen un único libro, un libro inagotable, en que la vida y lenguaje se confunden.

Los libros están hechos de palabras, pero nuestra vida también.Ser hombre ( y mujer) es vivir en el lenguaje, recibir esos dones que, en gran parte, se confunden con las palabras.Stéphane Mallarmé dijo que el mundo se creó para culminar en un hermoso libro, y vivimos tratando que nuestra vida se transforme en una historia que merezca la pena escuchar.

Cuando voy a dar charlas a los institutos de enseñanza media siempre digo a chicos y chicas que por mucho que se empeñen no pueden escapar a la literatura.No importa que no lean, que no abran un libro jamás, pues la lieratura, la poesía, forma parte de ellos.Es más, tiene que ver con las experiencias más decisivas de sus propias vidas, con esos momentos de epifanía y gozo que todos anhelan tener.

Por ejemplo, el amor es una experiencia así.Transcurre en el mundo, es una experiencia que pertenece al campo de lo real, pero a la vez es una experiencia poética.Los momentos más intensos de nuestra vida tienen una naturaleza doble: suceden a la vez en el mundo real y en el de los sueños.La única manera de escapar de la literatura, sigo diciéndoles, a mis jóvenes interlocutores, es dejar de vivir o tener una vida vulgar, cosa que ninguno de ellos obviamente desea.

Por eso animo a leer, porque la vida sólo merece la pena cuando está hecha de la misma materia con que se hacen los buenos libros.¿ Y qué nos dicen los libros? Algo muy simple: que podemos traernos cosas de los sueños.Coleridge tiene un poema en que el poeta sueña con un jardín fabuloso donde todo es perfecto.Paseando por sus senderos, ve un hermoso rosal y toma distraido una de sus rosas.Pero algo pasa y se descubre, de golpe, acostado en el cuarto inmundo de una pensión.Comprende decepcionado que ese jardín sólo ha existido en su fantasía y, cuando trata de volver a dormirse, ve sobre la mesilla la rosa que acaba de cortar.

Puede que el jardín fuera un sueño, pero se ha traido de él una flor.¿Es posible esto? La literatura nos dice que sí.El poema es la prueba.Coleridge no se limita a soñar con un lugar maravilloso, sino que escribe un poema que podemos leer.Ese poema es la rosa, una rosa de palabras.Leerlo es pasear por el jardín encantado, aspirar sus aromas desconocidos, llevar en las manos la rosa soñada.

No leemos porque queramos escapar del mundo, ni para sustituirle por otro hecho a la media de nuestros deseos, sino para ser reales.Tal vez la razón última de todos los libros que existen."¡ Quiero ser real !", es lo que exclaman todos los lectores del mundo cuando abren un nuevo libro.Y, paradójicamentem ese deseo es su sueño más desatinado y hermoso.

Muntassir.


Gustavo Martín Garzo, es escritor.
El País, 070609.Opinión

JamilaNoor
12/06/2009, 01:05
"Un día quise salir desnudo al mundo, una mano me detuvo y una vos me dijo: no salgas así porque el mundo no necesita dioses" Samuel sandoval.

El llegó de noche como siempre.
Venía de tratr de hacer la venta diariamde acinerías en la peatonal de una ciudad.
la calle a su casa era obscura con algunos malhechores merodiando. Todos le conocían.
-se caracterizaba por su don de gentes, ayudaba si podía...y si no podía tambien.
De corta estatura y cabellos obscuros, no se había casado porque no tenía nada que ofrecer a una mujer.
A fuerza había gustadoi mucho de su soledad. La dibujaba todas las noches en su cama.
su pasión eran los lobros, su pposesión más preciada. Las paredes de su cuarto estaban tapizadas de ellos, los tenía de todos los temas, nuevos y de segunda. su pasión era a veces un vicio incontrolable que satisfacía cada noche, madrugada y amanecer.
Ese día cumplia 41 años, le extrañó entonces ver su cuartito lleno de luces. entró y encontró una gran fiesta con muchos hombres y mujeres que conocía bien. Se acercó un enorme señor de barba blanca con una copa de vino y dijo :SALUD EN NOMBRE DE LOS DIOSES- él la tomó con gusto y salieron a su encuentro una hermosa mujer, patricios romanos, la célebre brocha de Miguel angel, las indomables amazonas. Todos en tropel hablando al unísono.
los organizó: primero los patriarcas del cristianosmo, luego los místicos orientales, seguiran los nostálgicos rusos.
Un Filósofo alemán habló de la existencia y un cuentista inglés le relató sus vivencias de niño. Un pintor belga le enseñó sus últimas creaciones sobre las flores.
fue feliz porque los personajes de sus libros se habían salido y le hacían una fiesta de cum`leaños.
Al día siguiente los vecinos miraron con sorpresa como unos hombres de blanco lo llevaban al manicomio.

Del libro Espejo Negro

JamilaNoor
12/06/2009, 01:28
La literatura latinoamericana surge en el siglo XIX con el modernismo de Ruben Darío, Juan Ramón Molina, José martí y Silva. Tiene su mayor auge con el Realismo Mágico, donde ubicamos a Jorge Luís borges, Julio cortazar, Pablo neruda, Cesar Vallejo y otros.
Realmente américa Latina tiene su diario vivir en esta mágica realidad. Sus fuentes, la tradición oral que se convierte en fábulas y leyendas, son esa otra visión popular que permite salir un poco de la cotidianidad, la pobreza y el descontento para proyectar un mundo ideal, donde nadie evade la justicia ni la lógica consecuencia de sus actos. La religiosidad como tal no existe, sino que se acomoda como el verdugo justiciero de la vida.
Así tenemos historias iguales en diferentes regiones, como la sucia y la siguanaba, que son las mismas: Espectros de mujeres que castigan a los hombres mujeriegos e irresponsables. O el Cadejo, espanto diabólico que ataca a los hombres malos y cuya aparición obedece a conjuros de brujería. La llorona que nace en México y se vuelve internacionalista al ser escuchada a media noche en todos y cada uno de los pueblos del resto del continente.

Novelas como doña Bárbala, de rómulo Gallegos, disfraza en una mujer malvada la opresión de una clase sobre otra, el rompimiento del status quo para dar paso al nacimiento de una nueva nación.

Los duendes, las sirenas y los sílfides, sinónimos de genios, recompensan o castigan a los niños por sus acciones y el coco, que amedrenta las noches de los infantes que no pueden dormir.

Y sobre todo eso, la literatura latinoamericana, resalta las costumbres de nuestros pueblos, con sus muestras de solidaridad, reciprocidad, caridad y consuelo.

Sobre la diversidad de influencias que tiene el continente, la frescura de la descripción, el abanico de colores, sabores y formas hacen que todo aquel que lea a nuestros escritores, vivan por un momento esa belleza matutina, vespertina o nocturna que nos ha regalado la naturaleza.

JamilaNoor
12/06/2009, 03:32
(Adaptación de la leyenda "El muerto bañado" emitida por el programa radial "Cuentos y leyendas de Honduras")

Juan era un muchacho pobre y con retraso mental que vivia en los bajos del puente "Carías" en Comayagüela. No tenía padre, y su madre era una anciana mujer que pobremente se ganaba la vida lavando tripas de cerdo para venderlas a los carniceros del mercado "Las Américas". Juan no pudo ir a la escuela y muy jóven se dedicó al humilde trabajo de halar bultos para los vendedores de ropa, calzado y verduras de los tres mercados que circundaban su pequeña "casa" hecha de cartones y plasticos. Hablaba poco y era difícil entenderle. El agua era su peor enemiga. Una vez a la semana se dedicaba a una rápida limpieza en el rio choluteca, fuente que se llenaba de todos los desperdicios de media ciudad. Por eso, su mal olor se convirtió en su principal característica. Había perdido casi todos los dientes y los pocos que le quedaban estan roidos de caries e infecciones.
Suyapa era una joven vendedora de ropa interior que hacía poco tiempo había llegado a la capitalcon el deso de mejorar su vida en todos los sentidos. Cansada de las limitaciones físicas y morales que se imponían en el pequeño pueblo de Danlí, prefirió emigrar y dar gusto a sus placeres. Uno de sus peores defectos era burlarse de los demás y trasnochar con sus amigos de cantina en cantina hasta que llegaba el nuevo día. Juan le ayudaba siempre, como a todo el mundo, cobrandole poco y estando dispuesto a hacer todos los mandados que la joven requería en sus labores comerciales. Un día, la joven, estando en compañía de sus amigos, decidió jugarle a Juan una broma. Sabiendo que el muchacho tenía retardo mental y averiguando que nunca se le había conocido novia o mujer, comenzó a coquetear con él hasta que, entre chiste y trabajo ella le propuso que fueran novios. Juan, en su inocencia, pensó que había encontrado el amor de su vida y se ilusionó con la situación. a los tres días de noviazgo, suyapa le propuso a Juan tener relaciones sexuales. para este, le dijo, le esperaría en la noche en su cuarto.¨´El debía llegar a las 7 en punto, pero había una condición: Juan tenía que bañarse y lavarse los dientes, perfumarse y ponerse ropa nueva. el baño, como lo exigia Suyapa, no tenía que ser en el río, sino que debía ir a un baño público y asearse con agua limpia. Juan dedicó el rsto de la tarde a comprarse ropa nueva y hacer todo cuanto ellale dijo. Mientras tanto, suyapa buscó a sus amigos y los invitó a su casa a ver el desenlace de la situación. a las 7 en punto, suyapa y sus amigos se encerraron en la casa de ella y apagaron la luz. Juan llegó y toco, ella le hizo entrar y cuando él busco a la joven, llamandola, ella prendió la luz y Juan se encontró con mucha gente que se burlaba de él y gritaban ¡Juan se baño...Juan se baño! luego suyapa, humillándolo publicamente, le aclaró que era una broma y que jamás tuvo intenciones de tener una relación con él. Juan comenzó a llorar y salió corriendo del lugar rumbo a su casa. en su desesperación y junto llegando al río, no vió una piedra y tropezó. en su caida reciboó muchos golpes y cayó al río donde murió ahogado.
Todos estaban conmocionados con la muerte de Juan. Suyapa ocultó su sentimiento de culpa con una actitud despreocupada y cínica. a los nueve días de muerto Juan, esa noche, cayó sorpresivamente sobre la capital, una torrencial lluvia con truenos y relampagos atemorizantes. las calles de los mercados se inundaron y nadie salió de su casa. suyapa se encontraba sola y atemorizada, pensaba en sus bromas pesadas y lo ocurrido a Juan, pero no era capaz de arrepentirse. en medio de la lluvia, suyapa escuchó unos pesados pasos que se acercaban a su puerta. Tres toques se escucharon y ella preguntó quien era. De un golpe, la puerta se cayó y la figura de Juan se recortó en la obscuridad, iluminándo su cara pálida y golpeada con cada rayo -Soy yo, el muerto bañado- dijo una voz de ultratumba.
a la mañana siguiente, los vecinos encontraron el cuerpo inerte de suyapa y sobre él, el cadaver desenterrado de Juan.

Muntassir
13/06/2009, 20:42
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


LENTAMENTE fue aletargándose, sumiéndose en un estado de marasmo inconsciente, que no llegaba a consolidarse en un sueño profundo y reparador.En este sueño suyo, a flor de los párpados, íbanse agolpando, viviendo, como visiones que acudiesen a un conjuro imperceptible e inevitable, todo el conjunto poliédrico de sus impresiones más recientes y de sus afanes más redonditos.Y como una revelación inesperada, cruel e irremediable, vio a través del velo sideral que los reflejos lunados colgaban en la estancia, cómo se deshacía de pronto, diluyéndose en la nada, todo el bello contenido de su vida de sosegado ensueño y de no interrumpida esperanza...

Vio la silueta aventajada del amado en un encorvamiento inicial doloroso: la expresión de energía facial se debilitaba, sustituida por una inmovilidad característica que se estereotipa en el semblante de los idiotas; los movimientos incompletos, como si a intervalos se evaporase el fluido de la voluntad, propulsor de los órganos, no remataban las gallardas actitudes; la palabra, el "santo sacramento de la palabra", que dijera un sabio-artista, insigne e inmortal, rompíase al borde mismo en que el pensamiento pugnaba por cerrar el círculo de expresión plástica y comprensiva; las sensaciones se enredaban detenidas en la torpeza y atonía de los centros nerviosos; la memoria, la madre invicta que resucita con su esfuerzo fecundo la gloriosa necrópolis de nuestros recuerdos y nuestras vicisitudes, deflecábase, destruíala el proceso gradual de aquel enemigo aposentado en su organismo, como el tiempo descolora y destruye la riqueza portentosa de un tapiz inestimable...

Y por un insólito y resignado atisbo de sí propio, por un imprevisto azar del voltijeo de sus fantasmas mentales, despertábase en el amado, en el hombre que siempre acupara el santuario de su corazón, la misión funesta y real que en él mismo se refundiría en un plazo quizá no muy lejano...Y en un vislumbre de la desoladora realidad de su existencia carcomida, deshecha, en la avidez de salvación de los últimos destellos del espíritu por el milagro de una penitencia y de un sacrificio virtuales y reparadores, el propio amado, llevando con unción a los labios transidos la mortal cicuta, pronunciaba las únicas y definitivas palabras conscientes que sellarían el desde en adelante impenetrable fondo de su naturaleza paralizada...

Y ella, entonces, en aquel trágico vacío de la vida que enmarcaba su ser vio que se hacían plásticas en la claridad nacarada de la luna, y leyó absorta como bajo una pesadilla luminosa, la misteriosas palabras que salieran de la boca misma del amado, como síntesis de su personalidad desaparecida:"...Y quien sabe si también tú, Pedro Antonio, con tu frialdad de hombre escéptico, estás matando la única verdad de tu corazón; pero aún es tiempo..."

De pronto, en la postración letárgica, tuvo la noción de un roce frío bajo los cartílagos róseos y temblantes de la nariz, y como si fuera a ser presa de un vahído, de una delicuescencia de toda su persona.Hizo una expiración poderosa, como quien se descarga en exceso de oxígeno ya viciado; revolviose en el lecho, y al sentir que un hálito caldeado, fuerte y envolvente como un ala, la invadía el rostro, abrió los ojos, y en un sacudimiento brusco de su cuerpo, repentinamente se incorporó, desencajada...

Mauro, el fatídico Mauro, el mismo Mauro en persona, jíbaro, montaraz y satánico, estaba ante ella, con un pequeño objeto de cristal en las manos.Y resonó, en la quietud claustral de "Los Naranjos", estridente, nervioso, lleno de angustia desgarrante, un grito clamoroso...

Berta, en la estancia de la enferma,palideció hasta perder el conocimiento.Pedro Antonio, enderazándose en el diván, se abalanzó hacia una consola para agarrar una "browning";Gonzalo, sin hablar, de un brinco inusitado, increible, ganó la galería, y en una carrera breve y prodigiosa se plantó en la puerta de la habitación de Lucinda con el presentimiento de una desgracia formidable.De un empellón rompió el pasador y
penetró como un alud...

Terrible, bárbara, rápida y sangrienta fue la escena.El bastardo, como un oso lleno de vigor y de audacia, forcejeaba para tender en el lecho a Lucinda...
---Espera, bandido-prorrumpió Gonzalo, y se lanzó sobre él para estrangularle.
Pero inútilmente, el cuello táurico, como una masa de caucho, sacudió en un derroche violento aquella presión insuficiente.
---¡ Todo de una vez ! -gritó en un alarido atronante aquel hipógrigo inexorable y vengativo, y hundió en la garganta de Gonzalo, que se desplomó exámine, la hoja rutilante de un cuchillo...

Y hubiese reiterado la acometida, al ímpetu de la satisfacción sexual, que queria saciar en Lucinda, si durante el fugaz desenlace trágico no hubiera resonado en la galería, casi simultáneos con los de Gonzalo, otros pasos que corrían en la direción de la alcoba.Por una reacción súbita recobró el instinto de conservación y saltó por la ventana en el instante preciso en que Pedro Antonio, extendiendo el brazo, pálido y crispado ante el cadáver de Gonzalo, disparaba la "browning" contra aquel salteador que no pudo conocer de momento...


"Guillón Barrús".
del capítulo XII.

Muntassir
13/06/2009, 21:02
Ya vi tu rostro.
De pequeño me asustaba
cuando pasabas lejana.

Preguntas lacerantes
acosando el honor.
Principios cuestionados,
en ejercicio hecho
cotidiano.

¡ Qué gracia ! dos artículos
y a raspar en la carne
a ver si encuentran algo.
Como si el honor fuera
vestido ligero.

Armadura forjada
en el crisol
de altos ideales.
Son tan altos
que tus rastreros
manejos nuncan
alcanzarán.

Rencor no,
venganza no.
¡ Qué no se me ocurra
hacerte un hueco
en mi corazón !

JamilaNoor
15/06/2009, 02:57
Cambió su vestido, mujer al fin, quería verse bonita para enfrentar la tormenta que se avecinaba. Puso colorete en sus labios y pellizcó sus mejillas, como los guerreros antes del combate.
Sacó sus zapatos de tacón, para parecer más alta que lo habitual y tomo su bolso, del mismo color de los zapatos, disponiéndose a salir. Se regresó desde la puerta a buscar unos aretes y un collar para adornarse; al verse al espejo se asombró de parecer mucho más vieja que los años que tenía realmente. Mejor así, pensó, tenía un aire de madurez que le gustaba.
Subió calle arriba para esperar el autobús, ya en la estación se sintió incómoda. Al ir por el camino la angustia fue apoderándose poco a poco de su persona. Un nudo se le hizo en la garganta y el estómago comenzó a convulsionarse. Pudo haber bajado en ese momento y regresar, pero no era de aquellas que retroceden fácilmente. Bajó temblando de los pies a la cabeza. Llegó por fin al lugar. Sintió que levitaba mientras se dirigía un mostrador y preguntó a la señorita que atendía por Roberto Quintero. La pasaron a una sala de espera. Los minutos parecieron horas. Por fin se le hizo entrar a la espaciosa oficina y vio allí, sentado, a un hombre mayor, con cara amistosa, quien amablemente le ofreció asiento y preguntó en que podía ayudarla. Se vieron unos momentos. Ella reconoció la forma de la nariz y la profundidad de us ojos, no había duda. Sin decir palabra se levantó y caminó a la puerta. Salió más aliviada y tomó el autobús de regreso a su casa. Por fin había conocido a su padre.

JamilaNoor
15/06/2009, 03:05
Si algo siento
con profunda intensidad
es mi amor
por ti
pedazo de mi alma
dueño de mi corazón.

Me rindo impaciente
a tu impaciencia
boquita de fresa
carita de luna



Quiero
comerte a besos
que nunca me dejes
que siempre te encuentre
que nunca me olvides
que siempre recuerde
que Allah te bendiga

Hijo mío.

Muntassir
16/06/2009, 18:21
Assalamu alikum .

Hace un par de años, por un paseo marítimo en el muro que ponía límites al mar, estaba lleno de poemas.Levanté la vista y a uno 30 metros vi a una persona escribiendo en el blanco muro.Me paré a su lado,era joven, seguía escribiendo, y, a su lado, habían varios libros de poesía.Para mí sus píes seguían descalzos.



Soy el mismo hombre,
el mismo amigo
que nadie quiso.
La misma persona
que no se esconde
para mirar los abismos.
Soy el mismo de antes,
el que era,
antes de ser...
El que fui,
antes de hoy;
al que evitabas ayer.
Me quedé sin salir
esperando el adiós,
sin quererlo sentir
me sentía morir.
Soy el mismo de ayer,
el mismo de siempre,
el que quiso querer
esperando a la gente.
Ya lo ves...
Soy el mismo,
el mismo de siempre.



Antonio González.
El poeta descalzo.

Muntassir
16/06/2009, 18:44
RECUERDO que estaban casi a la puerta de la casa.Eran altos y recios, pero se diferenciaban notablemente entre sí, pues mientras unos coqueteaban con sus frondosas ramas, otros, sin parecer tristes, languidecían penosamente bajo el sol ardoroso del verano o bajo la fina lluvia que en invierno resbalaba por ellos hasta llegar a la tierra.Yo, aún adolescente, llegaba hasta el dintel de la puerta y me quedaba mirándolos durante largo rato.Después tenía miedo de salir y dudaba mucho en hacerlo.Finalmente emprendía la carrera.

Tenía la extraña sensación de que en cualquier momento sentiría sobre mis espaldas una de sus pesadas ramas.Intuía que podrían apresarme desde que quisieran y presentía, con dolor, que, desde que esto sucediera, la vida que comenzaba preñada de esperanzas y de ilusiones, dejaría de tener sentido y sería como una muerte prematura y absurda.

Por eso es por lo que cuando me veía fuera de su sombra hinchaba mis pulmones de aire y me parecía que éste era más puro y que daba gusto respirar con un aire así.Cuando regresaba una angustia feroz, que arañaba la garganta, se sentía en mi pecho.Las espaldas se me encorvaban, y, dócilmente, se preparaban para recibir el golpe.



Los árboles y otros cuentos.
José Juan Pérez. ( el autor es paisano y contemporáneo)

JamilaNoor
19/06/2009, 02:50
Que he de esperar
mañana
sin tus ojos

las noches desvelaran
tu nombre
sin sentido

el oriente llenara
de ti
mi lejano horizonte

Mi memoria
solo tendrá
tu presencia
ausente

amor mio
te espero en vano
pero espero

JamilaNoor
19/06/2009, 02:52
El día amanecio torrencial para que tu existencia mueriera en un instante, mariposa. Nunca tuviste un final feliz.

JamilaNoor
19/06/2009, 03:02
Cualquiera diría que estaba en la mitad de su vida: fresca y bulliciosa, tranquila y despistada. Pero no era así. Un terrible tumor se extendía en sus entrañas, silencioso.
Pero ella lo ignoraba totalmente.
Saltaba de aquí para allá, buscanco el amor que siempre buscó. Iba por las calles como si viniera de otro mundo, extasiada con aquello que se moviera levemente. Exploraba, como si habiese nacido ayer, este planeta tan camplicado pero pleno que se extendía a sus pies día a día.
Las fuerzas le fueron abandonando poco a poco. Tuvo que postrarse en la camita que le cobijó toda su vida. Perdió el apetito y el pelo. Pero esa mirada cautivadora..., esa no iba a irse tan facilmente.

No fue fácil ver caer su pelo, quedar calva. Tampoco lo fue comprobar que se convertia en hueso y pellejos. Por fin se acercaba el día del fin. Nadie fue a verle, total, no se puede decir que tuviera amigos. Unas manos cariñosas y anónimas levantaron su cabeza para acomodarle la almohada cuando expiró.

Casi de inmediato la noticia llenó el vecindario. -Se murio la gata, se murió la gata- se corría de voz en voz. En la tienda, una señora de bien, preguntó al dependiente -¿Cuál gata murió? y este le contestó -No se preocupe, era una prostituta que vivió en la otra calle-

Muntassir
19/06/2009, 20:42
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


Me voy a ir a buscar
el tiempo pasado,
voy a encontar
lo que no he mirado.
Voy a buscar los besos
que no supe robar,
voy a encontrar
el amor que se quedó
a medio.
También traeré las manos abiertas,
hermosos recuerdos,
buscaré el desconsuelo,
le haré del mar
un collar de cielo.
Voy a recoger
tus lágrimas caídas
y en frasco de cristal
ponerlas con las mías,
y borracho de alegría,
uniremos para siempre
tu alma y la mía.



Antonio González.
El poeta descalzo.

Muntassir
19/06/2009, 21:00
Con un par de versos

se hace un poema;

con un solo beso

se quitan las penas.

Con dos corazones

se hace uno solo,

se cuelga en pasiones,

se duerme en la arena.

De un solo hombre

salió una pareja;

con un par de versos

se hace un poema.



Antonio González.
El poeta descalzo.

JamilaNoor
24/06/2009, 03:04
Si alguna vez
sientes la tristeza carcomida
por el retoño
de la esperanza

Y si la noche
con obscuridad de plomo
penetra en ti
con fuerza infinita

Pero se apaga
con el resplandor tierno
de tu recuerdo
soltado en la mesa

Y acaso fueran
las madrugadas doloridas
apenas atisbo
del quejumbroso día

pero el reflejo
de los ojos negros
de tu amor
le vuelva blanda

entonces
y solo entonces diras
que amas mucho,
sobre todas las cosas

JamilaNoor
24/06/2009, 03:06
Del poeta nicaragüense RUBEN DARIO.
París es teatro divertido y terrible. Entre los concurrentes al café Plombier, buenos y decididos muchachos -pintores, escultores, poetas- sí, ¡todos buscando el viejo laurel verde!, ninguno más querido que aquel pobre Garcín, triste casi siempre, buen bebedor de ajenjo, soñador que nunca se emborrachaba, y, como bohemio intachable, bravo improvisador.

En el cuartucho destartalado de nuestras alegres reuniones, guardaba el yeso de las paredes, entre los esbozos y rasgos de futuros Clays, versos, estrofas enteras escritas en la letra echada y gruesa de nuestro amado pájaro azul.

El pájaro azul era el pobre Garcín. ¿No sabéis por qué se llamaba así? Nosotros le bautizamos con ese nombre.

Ello no fue un simple capricho. Aquel excelente muchacho tenía el vino triste. Cuando le preguntábamos por qué cuando todos reíamos como insensatos o como chicuelos, él arrugaba el ceño y miraba fijamente el cielo raso, nos respondía sonriendo con cierta amargura...

-Camaradas: habéis de saber que tengo un pájaro azul en el cerebro, por consiguiente...

* * *

Sucedía también que gustaba de ir a las campiñas nuevas, al entrar la primavera. El aire del bosque hacía bien a sus pulmones, según nos decía el poeta.

De sus excursiones solía traer ramos de violetas y gruesos cuadernillos de madrigales, escritos al ruido de las hojas y bajo el ancho cielo sin nubes. Las violetas eran para Nini, su vecina, una muchacha fresca y rosada que tenía los ojos muy azules.

Los versos eran para nosotros. Nosotros los leíamos y los aplaudíamos. Todos teníamos una alabanza para Garcín. Era un ingenuo que debía brillar. El tiempo vendría. Oh, el pájaro azul volaría muy alto. ¡Bravo! ¡bien! ¡Eh, mozo, más ajenjo!

* * *

Principios de Garcín:

De las flores, las lindas campánulas.

Entre las piedras preciosas, el zafiro. De las inmensidades, el cielo y el amor: es decir, las pupilas de Nini.

Y repetía el poeta: Creo que siempre es preferible la neurosis a la imbecilidad.

* * *

A veces Garcín estaba más triste que de costumbre.

Andaba por los bulevares; veía pasar indiferente los lujosos carruajes, los elegantes, las hermosas mujeres. Frente al escaparate de un joyero sonreía; pero cuando pasaba cerca de un almacén de libros, se llegaba a las vidrieras, husmeaba, y al ver las lujosas ediciones, se declaraba decididamente envidioso, arrugaba la frente; para desahogarse volvía el rostro hacia el cielo y suspiraba. Corría al café en busca de nosotros, conmovido, exaltado, casi llorando, pedía un vaso de ajenjo y nos decía:

-Sí, dentro de la jaula de mi cerebro está preso un pájaro azul que quiere su libertad...

* * *

Hubo algunos que llegaron a creer en un descalabro de razón.

Un alienista a quien se le dio noticias de lo que pasaba, calificó el caso como una monomanía especial. Sus estudios patológicos no dejaban lugar a duda.

Decididamente, el desgraciado Garcín estaba loco.

Un día recibió de su padre, un viejo provinciano de Normandía, comerciante en trapos, una carta que decía lo siguiente, poco más o menos:

"Sé tus locuras en París. Mientras permanezcas de ese modo, no tendrás de mí un solo sou. Ven a llevar los libros de mi almacén, y cuando hayas quemado, gandul, tus manuscritos de tonterías, tendrás mi dinero."

Esta carta se leyó en el Café Plombier.

-¿Y te irás?

-¿No te irás?

-¿Aceptas?

-¿Desdeñas?

¡Bravo Garcín! Rompió la carta y soltando el trapo a la vena, improvisó unas cuantas estrofas, que acababan, si mal no recuerdo:

¡Sí, seré siempre un gandul,
lo cual aplaudo y celebro,
mientras sea mi cerebro
jaula del pájaro azul!

* * *

Desde entonces Garcín cambió de carácter. Se volvió charlador, se dio un baño de alegría, compró levita nueva, y comenzó un poema en tercetos titulados, pues es claro: El pájaro azul.

Cada noche se leía en nuestra tertulia algo nuevo de la obra. Aquello era excelente, sublime, disparatado.

Allí había un cielo muy hermoso, una campiña muy fresca, países brotados como por la magia del pincel de Corot, rostros de niños asomados entre flores; los ojos de Nini húmedos y grandes; y por añadidura, el buen Dios que envía volando, volando, sobre todo aquello, un pájaro azul que sin saber cómo ni cuándo anida dentro del cerebro del poeta, en donde queda aprisionado. Cuando el pájaro canta, se hacen versos alegres y rosados. Cuando el pájaro quiere volar abre las alas y se da contra las paredes del cráneo, se alzan los ojos al cielo, se arruga la frente y se bebe ajenjo con poca agua, fumando además, por remate, un cigarrillo de papel.

He ahí el poema.

Una noche llegó Garcín riendo mucho y, sin embargo, muy triste.

* * *

La bella vecina había sido conducida al cementerio.

-¡Una noticia! ¡una noticia! Canto último de mi poema. Nini ha muerto. Viene la primavera y Nini se va. Ahorro de violetas para la campiña. Ahora falta el epílogo del poema. Los editores no se dignan siquiera leer mis versos. Vosotros muy pronto tendréis que dispersaros. Ley del tiempo. El epílogo debe titularse así: "De cómo el pájaro azul alza el vuelo al cielo azul".

* * *

¡Plena primavera! Los árboles florecidos, las nubes rosadas en el alba y pálidas por la tarde; el aire suave que mueve las hojas y hace aletear las cintas de los sombreros de paja con especial ruido! Garcín no ha ido al campo.

Hele ahí, viene con traje nuevo, a nuestro amado Café Plombier, pálido, con una sonrisa triste.

-¡Amigos míos, un abrazo! Abrazadme todos, así, fuerte; decidme adiós con todo el corazón, con toda el alma... El pájaro azul vuela.

Y el pobre Garcín lloró, nos estrechó, nos apretó las manos con todas sus fuerzas y se fue.

Todos dijimos: Garcín, el hijo pródigo, busca a su padre, el viejo normando. Musas, adiós; adiós, gracias. ¡Nuestro poeta se decide a medir trapos! ¡Eh! ¡Una copa por Garcín!

Pálidos, asustados, entristecidos, al día siguiente, todos los parroquianos del Café Plombier que metíamos tanta bulla en aquel cuartucho destartalado, nos hallábamos en la habitación de Garcín. Él estaba en su lecho, sobre las sábanas ensangrentadas, con el cráneo roto de un balazo. Sobre la almohada había fragmentos de masa cerebral. ¡Qué horrible!

Cuando, repuestos de la primera impresión, pudimos llorar ante el cadáver de nuestro amigo, encontramos que tenía consigo el famoso poema. En la última página había escritas estas palabras: Hoy, en plena primavera, dejó abierta la puerta de la jaula al pobre pájaro azul.

* * *

¡Ay, Garcín, cuántos llevan en el cerebro tu misma enfermedad!

FIN

Muntassir
25/06/2009, 18:04
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


¡Un teléfono! Por favor, necesito un teléfono para llamar a mi madre.¡Déjeme un teléfono!
----Tranquilízate.¿Qué es lo que ocurre?
----¡ Un teléfono! Por favor, tengo que hablar con mi madre...Me han querido matar...Un "fan" me ha querido matar.
Julia Serra, la encargada de la tienda de "souvenirs" Regalos Príncipe, miraba estupefacta a aquella chica histérica con el rostro ennegrecido por el rímel corrido por las lágrimas."Yo no la conocía.No sabía que era la actriz Sara Casasnovas.Creía que era una loca o que había discutido con alguien en la calle", rememora Julia.(...)
Sucedió a última hora de la noche del pasado domingo.Sara Casasnovas, actriz de 25 años, que alcanzó notoriedad en el papel de Alicia Peña en el serial "Amar en tiempos revueltos", acababa de terminar la última función de "La noche de la iguana" en el teatro Reina Victoria, en la Carrera de San Jerónimo, en Madrid.Estaba a las puertas del local cuando se le acercó un tio que conocía porque llevaba más de año y medio intentando conquistarla.De improviso, el fan obsesionado se lanzó contra ella y le agarró por el cuello.Sara, presa del terror, gritó con todas sus fuerzas.
Muy cerca de Sara había un corrillo formado por el actor vallisoletano Juan Antonio Quintana, su compañero Jesús Gallo y un matrimonio amigo del primero.Gallo no se lo pensó dos veces: se lanzó contra el agresor justo en el momento en que éste blandía una pistola-ballesta y disparaba una flecha contra Sara.La saeta, afortunadamente, pasó de largo.El atacante volvió a apretar el gatillo del arma y ésta escupió un segundo dardo que se inscrutó en la manga izquierda de la americana de Juan Antonio Quintana."Creí que me había herido.Corrí a mi camerino y vi que no sangraba.La flecha sólo me había atravesado la manga de la chaqueta y se había quedando colgando.Era como un arpón, casi imposible de sacar", dice el veterano quintana, (...)
Sara huyó despavorida, hacia la plaza de Canalejas y se refugió en la tienda de regalos de la calle del Principe.Mientras, Jesús Gallo y otras personas redujeron al atacante.(...) En varias ocasiones, el desquiciado agresor- un hombre de 1,90, fuerte, rapado y de cara redonda- intentó levantarse.El individuo llevaba una mochila en la que guardaba dos ballestas , varias flechas de 15 centímetros con la punta de acero, un aerosol de defensa personal, unos grilletes, un cortador, dos sogas con un nudo corredizo, un bote de gasolina y un cartel anunciador de una obra teatral en la que participó Sara hace unos meses (...)
Pero también portaba un papel, una especie de testamento de últimas voluntades, en el que dejaba traslucir que mataría a la actriz y que después él se ahorcaría, a la vista de que ella era refractaria a sus requiebros.El ballestero resultó ser Arndt Meyer, de 39 años, natural de la ciudad de Kusel (Estado de Renania-Palatinado) (...) Carecía de antecedentes tanto en España como en Alemania.
Meyer llevaba "enganchado" a Sara desde hace un año y medio.Justo desde que, estando en Estado Unidos, vio el serial "Amar en tiempos revueltos" (...) Se quedó prendado de la actriz gallega que interpretaba a Alicia Peña Caballero, una huérfana de padres republicanos que regresa de Francia a la España de posguerra para vivir con unos tios franquistas.Desde ese momento decidió conquistar a ese chica : empezó a mandarle cartas, poemas inflamados de "amor romántico" y regalos.
Y también comenzó a venir a España para ver cara a cara a la mujer de sus sueños.(...) El martes de la semana pasada Meyer compró un billete de autobús e hizo un larguísimo viaje desde Alemaia a Madrid llevando como único equipaje una mochila de la que no se separaba.(...)Quería ver a Sara a toda costa.Aunque fuera lo último que hiciera en su vida.(...) El domingo pasado, antes de salir a escena, Sara confesó a Samaniego que estaba preocupada por la insistencia del fan.(...)
Inasequible al desaliento.Meyer aguardó hasta que Sara salió...y entonces le abordó.En algún momento de la conversación, la actriz le reprochó:" Tu estás enamorado de Alicia.Pero yo no soy Alicia" (el personaje que interpretaba en el famoso serial televisivo).A lo que el alemán replicó:"No me puedes dejar solo.He venido desde Alemania para verte...y tú en cambio te vas a tomar vinos con tus amigos".Luego pasó lo que pasó.Y Sara estuvo a punto de morir de un flechazo.


Jesús Duva/Guillermo Abril.
el País, 140609.Madrid.

Muntassir
25/06/2009, 18:54
Escribir, escribir, escribir...,
romper las cosas con las palabras,
empujarlas, elevarlas y aplastarlas.
Denigrarse hasta rozar el peligro,
comprobar lo que son para
cogerlas o dejarlas.

Quisiera tener la rabia
de los quince años para
cantar al mar, al viento a
la miseria que me rodea
o de mi mismo.

¡ Sociedad, selva irracional,
que supeditas lo material
a la belleza y el
interés a la espontáneidad !
Idiotas llaman a los
que no juegan a la oca.

Escribir, escribir, escribir...,
las palabras para mejorar,
para rezar.

¡ Tanto sufrimiento!
¡ Tantas energías
mal aprovechadas!

Escudiñar nuestro ser
cada día más
para llenarlo de ternura.
volver a la Naturaleza a
nuestros orígenes a
la sociedad
revestida de humanidad.

JamilaNoor
26/06/2009, 04:11
Por: Froylan Turcios

La virgen de los quince años, que nunca había amado, en una tarde escarlata interrogó al hombre taciturno sobre algunas cosas del alma. Le interrogó más bien con la mirada profunda que con los labios floridos.

-El amor us una embriaguez divina. Es la suprema angustia y la suprema delicia. Amar es sufrir, es sentir dentro del espíritu todas las tempestades y todas las alegías. Es vivir una vida fantastíca, impregnada de trizteza y de perfumes. Es soñar dulces cosas a la hora del crepúsculo y cosas extrañas en la callada medianoche. Es llevar constantemente en las pupilas la imagen de la mujer querida, y en el oído su voz, y en todo el ser la gloria de su encanto.

Ella le miraba sonriendo misteriosamente.

El continuó:
-No sé lo que una mujer peuda pensar y sentir; pero me imagino que en ustedes las sensaciones son más sutiles y más hondas.

-Habla usted de tristeza y de sufrimiento -exclamó ella-, y yo creíía que en el amor no cabían esas palabras.

-Yo me he referido únicamente al amor sin esperanza -murmuró en voz baja el taciturno-. Al hablar de tristeza y de sufrimiento me he referido al amor sin esperanza. He dicho la emoción de amar; pero no la de sentirme amado.

-Usted, pues, ¿jamás ha sido amado?

-He sido amado locamente por mujeres blancas y tristes, por vírgenes morenas y ardientes. He sido amado por muchas criaturas seductoras. Las he sentido sollazar en mis brazos y jugar con mis cabellos y cubrirme de besos apasionados. Pero en el fondo de mi alma he permanecido impasible, frío ante tus caricias.

-Entonces- dijo la jovencita-, ¿no conoce usted la verdadero placer de sentirse amado? Porque si usted no amaba, no podia gozar con el amor de las otras...

-Sí, ciertamente, no he gozado con el amor de las otras.

-No conoce usted- dijo ella gravemente- el palcer de ser amado. O quizá no habrá sentido el amor.

-No conozco ese placer. Es decir, conozco, ahora, el amor; pero no la felicidad de sentirme amado. Diera la vida por una hora de esa felicidad. Usted es la única en el mundo que pudiera dármela.

Ella no contestó.
Pero entre la llama violeta del crepúsculo, la vió temblar y ponerse pálida.

JamilaNoor
26/06/2009, 04:15
llueve
como nunca
como siempre
sin querer herir
hieriendo todo
llueve


-*-*-*-*


El martirio de tus ojos
es
que me miran
sin ver
cuanto te quiero


-*-*-*-*

Te volviste,
sin quererlo yo,
en un olvido permanente
para mi tristeza
(o mi alegría)

Muntassir
26/06/2009, 22:19
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


EN las bodas de agosto asfixia el viento que viene de
levante.Los novios se recatan y no salen a destilar el sudor
en la ventana.Después de las doce se encierran a cal y
canto y prohiben abrirse a todas las puertas.El calor asfixia
y ho hallan refugio ni con los hilos de agua en las sábanas
bordados.

Aprenden con cuidado a cuidarse.Aventan las distancias que cortan la noche en madrugadas.No hay espacios cuando no pesa el peso de los cuerpos.¿ Quién les enseñó en tan pocas horas la duplicada ciencia de hablarse en silencio? ¿ Quién les dijo que en los besos se hallaban el lugar y el frescor de una fábula de fuentes?

El calor y el sudor eran mares.Y cuando los recién esposos quisieron mirar el amanecer de la tierra, a las rocas del valle sólo les faltaba cantar para volverse faunos y sirenas.



Juan José Delgado.
Cuadernos de Ateneo, nro.8 , 06/2000.
del libro: Un espacio bajo el día (1996)

JamilaNoor
29/06/2009, 20:41
Wa aleykum salam
De Yumana Haddad, (este poema que me gusta mucho.)
ÁRBOL AZUL
Cuando tus ojos se encuentran con mi soledad
El silencio se convierte en fruta
Y el sueño en temporal
Se entreabren puertas prohibidas
Y Eva aprende a sufrir.
Cuando mi soledad se encuentra con tus ojos
El deseo sube y se derrama
A veces marea insolente
Ola que corre sin fin
O savia que cae gota a gota
Savia más ardiente que un tormento
Inicio que nunca se cumple.
Cuando tus ojos y mi soledad se encuentran
Me entrego desnuda como la lluvia
Y desnuda como un seno soñado
Tierna como el fuego que madura la viña
Múltiple me entrego
Hasta que nazca el árbol de tu amor
Tan alto y rebelde
Tan rebelde y tan mío
Flecha que vuelve al arco
Palmera azul clavada en mis nubes
Cielo creciente que nada detendrá.

JamilaNoor
29/06/2009, 20:46
Tío Conejo y la olla de los deseos
El pobre tío Tigre estaba echado debajo de una mata de mangos relamiéndose sus pobres patas ya que un Puerco Espín le había lanzado todas sus espinas por todo su pobre cuerpo. Ese Tío Conejo si es mañoso y astuto. Se dio cuenta a tiempo de que lo había engañado ofreciéndole una mano de cambur para comérmelo, y ni corto ni perezoso llamo al tío cachicamo que a su vez era muy amigo del Puerco Espin, y no me dio tiempo ni siquiera de ponerle una garra encima gimiendo todavía por el dolor que le habían producido las heridas de las espinas.
Sin embargo, en ese momento paso un gran zamuro cerca de Tío tigre diciéndole: - Quieres comerte a Tío Conejo, yo te puedo ayudar, pero eso sí, me tienes que dar una parte de los animales que caces para tus comidas. Tío Tigre no muy convencido lo observo, pero al final acepto:- Pero, ¿cómo? ese conejo es muy mañoso. El Zamuro le indico: - Detrás de esa gran sembradía de cambures, y al final de una gran hilera de matas de mangos y lechosas corre un riachuelo, allí se encuentra escondido en el fondo del rió una gran olla, dicen que es la olla de los deseos, y cualquier deseo que pidas se te puede cumplir, incluso atrapar al mañoso de Tío Conejo. Tío Tigre muy entusiasmado se afilo sus grandes garras imaginándose que todo seria muy fácil, y ya se estaría comiendo a tío conejo.
Sin embargo, una iguana lo había escuchado todo, y se fue a donde vivía Tío Conejo. Mira Tío Conejo, Tío Tigre te tiene una trampa, te va comer pero eso si consigue la olla de los deseos. La olla se encuentra en el río que se encuentra cerca de la hilera de matas de mangos y lechosas. – Pues, yo voy a descubrir primero esa olla. A mi no me comen tan fácilmente- Dijo Tío Conejo.
A pesar de que Tío Tigre era muy veloz, Tío Conejo también muy ingenioso, así que le dijo su amigo canela, el caballo que habitaba cerca de su madriguera que lo llevase al río porque ya Tío Tigre llevaba la delantera, explicándole en el camino todo lo referente a la olla. Cuando Tío Conejo ya había llegado al río, Tío Tigre estaba a poco metros de distancia, y este ya había divisado donde estaba la olla.
Sin embargo, debajo de los matorrales se encontraba una mofeta. Tío Conejo la llamo:- Mira, allí esta Tío Tigre, y te voy a decir un secreto, el tiene planeado mudarse para acá para comerse todos los animales que viven por este sector. Tú eres el único que los puedes salvar. Acércate sigilosamente, y lanza tu perfume, y así saldrá corriendo, y no se le ocurrirá venir mas por estas regiones encantadoras- La mofeta, que de solo la idea de pensar que iba ser el bocadillo de ese felino o alguno de sus amigos no pierdo tiempo, y se le acerco a Tío Tigre. _ Hola, Tío Tigre. ¿Qué haces por aquí? -Lanzándole en ese momento a Tío Tigre su delicioso perfume. Y el pobre Tío Tigre cubriéndose de la hediondez del perfume de la mofeta se lanzo al río. En ese momento, Tío Conejo encontró la olla y se la llevo corriendo a su guarida, y pidió a la olla mágica que le trajera siempre zanahorias, y frutas en los tiempos de lluvia, y cómo el era muy generoso lo compartió con todos sus amigos. Y colorin colorado este cuento se ha acabado.

Muntassir
29/06/2009, 22:12
Assalamu alikum : alhamdulillah ¡ Me alegro oirte !



Escribía retazos
de mi propia historia,
buscaba lo oculto
en la vieja memoria.
Dibujaba nubes
en mar de corales,
me llenó la vida
la piel de arañazos,
me arrancó los días,
las noches salvajes,
le pedía perdón
al amor que nos une,
el cielo lloró
y se rompió una nube
escarchas de amor,
olor a perfume.



Antonio González.
El poeta descalzo.

JamilaNoor
04/07/2009, 20:24
A ssalamu aleykum hermano.
el internet malísimo, muchas páginas bloqueadas. Pero no quiero dejar de escribir este tema, que me apasiona, la literatura y el arte en general.

Poema El Amor Errante de Ramón Ortega (hondureño)

Filas de caserones de vieja arquitectura
que en el frontón ostentan el signo de la cruz.
Sobre la calle hosca pasa la noche oscura
como un fúnebre paño. Ni una voz, ni una luz.
En esta casa tuya, quizás, en las ojivas,
entre el silencio grave de la calleja sola,
tejieron un murmullo de pláticas furtivas
un linajudo hidalgo, y una dama española.
Más hoy es ¡oh, señora! un rondador nocturno,
un bardo trashumante de rostro taciturno
quien coloca la ofrenda de amor en tus umbrales.
Y quien, bajo la noche, frente al balcón florido,
se angustia al ver el sacro blancor de tu vestido,
que cruza vagamente detrás de los cristales.

JamilaNoor
04/07/2009, 20:25
Oración del Hondureño
Froylán Turcios

Bendiga Dios la prodiga tierra en que nací!

Fecunden el sol y las lluvias sus campos labrantíos; florezcan sus industrias y todas sus riquezas emplendan bajo su cielo de zafiro. Mi corazón y mi pensamiento, en una sola voluntad, exaltarán su nombre, en un constante esfuerzo por su cultura. Número en acción en la conquista de sus altos valores morales, actor permanente de la paz y del trabajo, me sumaré a sus energías; y en el hogar, en la sociedad o en los negocios públicos, en cualquier aspecto de mi destino, siempre tendré presente mi obligación ineludible de contribuir a la gloria de Honduras.

Huiré del alcohol y del juego, y de todo cuanto pueda disminuir mi personalidad, para merecer el honor de mejorar entre sus hijos mejores. Respetaré sus símbolos eternos y la memoria de sus próceres admirando a sus hombre ilustres y a todos los que sobresalgan por enaltecerla.

Y no olvidaré jamás que mi primer deber será, en todo tiempo, defender con valor su soberanía, su integridad territorial, su dignidad de nación independiente; prefiriendo morir mil veces antes que ver profanado su suelo, roto su escudo, vencido su brillante pabellón.

Bendiga Dios la prodiga tierra en que nací! Libre y civilizada, agrande su poder en los tiempos y brille su nombre en las amplias conquistas de la justicia y del derecho.

JamilaNoor
04/07/2009, 20:27
Hermano, estré fuera de coneccción una semana, debido a un viaje, por lo que si no escribo no es que me alejé del foro ni del tema, responderé en cuanto regrese. Salam

Muy acorde a los se vive actualmente

De ORLANDO BARONE (ARGENTINA)

5 cuentos cortos plebeyos y políticos

I
Es natural que ante un triunfo, los triunfantes celebren felices. Pasa en el deporte, en un examen académico, en un éxito artístico. Entonces, si en las urnas la oposición obtuvo tan buenos resultados ¿Por qué en vez de alegrarse y de tener buen humor sigue tan rabiosa como antes? Es que tal vez lo del domingo no le basta. Por eso no disfruta. El rencor no tiene alivio. La histeria es insaciable: no concluye.
II
Mirtha Legrand, vulgarmente llamada “ la señora”, dijo en su programa que lo que estaba pasando en la Repùblica de Honduras no le interesaba. Sus invitados a la mesa, Macri, De Narváez y Michetti sonreían como si nada. Honduras no es cool. No está buena como Buenos Aires. Pero el desinterés de la señora acaso sea justificado. Ni la torre Eiffel, ni el Empire State, ni la clínica “/Le Prairie”/ que transforma a una ruina en un pimpollo, están en Tegucigalpa. Además Honduras quiere decir cosas profundas. Y la señora Legrand se especializa en superficies.
III
Mario Leites, un ex militar prófugo, acusado de crímenes de lesa humanidad durante la dictadura fue detenido el domingo en Chajarí al presentarse a votar. El represor estaba al tanto de que la justicia lo buscaba, no obstante para cumplir con su obligación cívica se presentó ante la mesa del comicio y allí la policía lo detuvo. Absurda paradoja la de este hombre que violó la ley y negó la democracia, y que ahora en actitud cívica y para votar por ella puso en juego su libertad.
IV
También la fauna tiene sus especies políticamente incorrectas. Son los animales llamados necrófagos o carroñeros. Los buitres, los cuervos y las hienas, por ejemplo. Acechan el reguero de sangre de la víctima a la espera del momento en que esta ya no pueda resistirse y empezar a devorarla. A pocas horas del comicio se está viendo cómo partidarios o enemigos necrófagos, sin esperar siquiera a que un político esté muerto, ya le hincan los dientes estando vivo. Los más feroces son los de la propia manada. Ahora mismo se los está viendo.
V
El intelectual Mariano Grondona difundió en el diario La Nación, el día después de las elecciones, una crónica titulada: /“El rey ha muerto”. /Fue en alusión a Néstor Kirchner. Extraña generosidad la de coronar rey a un plebeyo al que se desea muerto. También es extraño que haya muertos que ignoran su situación e insisten en escribir sobre los vivos.

Muntassir
05/07/2009, 10:24
Assalam alaikum wa rahmatullah wa barakatuhu.

Si la realiad de España fuera pluricultural, sería hoy un país de luto.

Porcel observaba al ser huamno y descubría en él la plenitud.

2.470 caracteres para hablar de la figura y la obra de Baltasar Porcel son muy pocos, de modo que iremos al grano: la obra literaria de Porcel merece figurar entre las más prominentes de cuantas se han escrito en Europa en las últimas décadas.Lo único que me molesta al escribir esto es que alguien pueda interpretarlo como una salida de tono inducida por su desaparición.No es así: expresé la misma opinión cuantas veces pude mientras él vivió y me apetece repetirlo ahora que ha muerto.

Si el amable lector desea comprobar que no miento o exagero, sólo tiene que acudir a los libros que escribió Porcel : hay multitud de títulos suyos traducidos al castellano, o escritos directamente en esta lengua.En cualquier caso, si la realidad de España fuera verdaderamente pluricultural y plurilingüística, entonces España sería hoy un país de luto por su cultura.Es una lástima.Cuanto más, si se tiene en cuenta que Baltasar Porcel trabajó siempre porque esa pluralidad se hiciera real.

Si me hacen caso y se adentran en sus magníficas novelas, reportajes, entrevistas o columnas, descubrirían enseguida que Porcel se preocupaba por comunicar la idea de plenitud.Nació y creció en una Mallorca arrinconada y tercermundista; después fue joven en la Barcelona asediada y asfixiante del régimen franquista; finalmente maduró entre una Mallorca, una Catalunya y una España que, en democracia, se espabilaban como podían.Pero siempre supo que el momento histórico era coyuntural: lo fundamental estaba para él en la condición humana y en sus avatares, que se sobreponen a todo.Incluso al tiempo.Observaba al ser humano y lo que descubría en él era plenitud.

Algo que que trascendía todos los regímenes, ideologías, todas las excusas: algo que sólo podía realizarse en libertad, como siempre reclamó desde todos sus textos.En fin, qué les voy a decir.Morirse es un desastre, sean uno un gran escritor, un estadista, un astronauta, o el camarero del bar Manolo.Contra lo que podrán sugerir algunos, Porcel tuvo eso siempre muy presente.

Pero también supo que había algo más poderoso que la muerte, y ese algo se llama belleza, se llama amor, se llama instinto y algunos lo llaman ciencia.Ese algo, en resumen, se llama vida.Y está espléndidamente expresada en sus libros.


Muntassir.


Análisis.Sebastiá Alzamora.
Escritor y Poeta.Público, 020709.

Muntassir
05/07/2009, 10:37
El hombre olvida los prados verdes y nada verdea.Perdió los sueños y no habrá más milagro en los granos de trigo : los surcos se han vuelto todos garganta de calandria.

Pero si buscase el gozo blanco como las almendras, escondido bajo máscara bruta, el hombre sentiría vecinos los volcanes, podría ordenar que los manantiales vuelvan, que lleven su voz de agua a las raíces y hacer que la tierra gane otra pelea mientras la lengua de los niños pronuncia versos de azúcar.

Nunca será el camino dueño del hombre que pasa : es el hombre el que lo conduce con paso de fiesta.Porque todavía no es el mundo roto y aún hay tiempo de abrir el puño y hacer de las manos graneros.

Bastaría con un hora de esponsales y, entonces, como en un vientre, el milagro habrá de repetirse.



De "Un espacio bajo el día" (1996)
Juan José Delgado.

Muntassir
08/07/2009, 19:38
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


aile noire de la tombe
politesse du caveau.

G.Bataille.



NO puede uno apoyarse en el vacío.El aire cede, el desequilibrio impone su razón magulladora.Si en cambio, con la ferviente desesperación de un habitante de los bosques que entrevé un muslo joven, te lanzas sobre su musgoso abrigo- te enmarca la orilla circular de su sonrisa-, verás que en tu caída interna se te abren los poros como mundos, se te pueblan las fuentes de rumores plateados, añuda tu centro la noche con su amor oscuro.Tu libertad te entrega su hombro desnudo en la mazmora más honda.



De "Un apocalipsis invita a vivir, Madrid, 1991.
Bernd Dietz.

Muntassir
10/07/2009, 22:15
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.



Poesía toda,
poesía una.
Prosa sorda,
prosa muda.
Verso infinito,
beso escondido.
Hombre instrumento
de la pluma
del tiempo.
Alma gastada,
febril mirada
busca sin tregua
reinos sin reina.
Poesía sorda,
prosa toda.
Poesía muda,
prosa una.



Antonio González.El poeta descalzo.

JamilaNoor
12/07/2009, 07:10
Wa aleykum salam hermano. De Lety Elvir (hondureña)

IMPERFECTA DAMA

Él quería tener
Mujer con día y noche
Mañanitas de aderezo
Domingos de pastel
Una cocina blanca
Paredes sin agenda
Mujer de azúcar
Ovejita de algodón.
Sabihonda en medidas
Exacta al caminar
Puntual en la cita
Precisa en el acierto
Perfecta en el orgasmo sin amor.
Pero ella solía ser
Metáfora al ajillo
Ambigüedad al tiempo

Agua entre las manos
Punto de fuga en el retrato del despiste
Sexo y amor
Imperfecta dama
Mujer entre perro y lobo

JamilaNoor
12/07/2009, 07:15
siempre de Lety Elvir (del libro inédito Bajo sospecha: Mujeres Mercurio)

La historia rota

Con sabor a locura
se va contando los dedos
hablando quedito
para no herir la lluvia

Con sabor a locura
se va cortando el cabello
lloviendo despacito
para no ahogar la Luna

Con sabor a locura
se va tragando el deseo
sorbiendo a poquito
todo el bar de dudas

Con sabor a locura
se va desnudando
bailando en penumbras
al que ya no la espera
se ha ido en silencio
robó su cuarto, su nombre
también los aplausos

Con sabor a locura
se dibuja la mente
lagartos sus brazos
serpientes sus pechos
Venus, la del saurio monte
pájaros sus manos
amapolas sus ojos
tucanes los pies
sus nalgas son olas
aluvión sus ideas
quetzalcoatl su lengua
de barro sus piernas
cintura choques eléctricos
¡cállate, loca!

Su piel, sabana mármol
para que el fantasma
esculpa su firma
escupa su semen


Con sabor a locura
se va escribiendo la historia
con palabras mudas
ciegas camisas de fuerza

Con sabor a locura
vamos todos por el mundo
aplastando sonrisas
caballitos azules.

JamilaNoor
12/07/2009, 07:16
Un asunto de olores y honores
Por: Lety Elvir




Dos años de casados, los más felices de sus vidas. – “Amor, estoy embarazada”.

Él saltó de alegría, besó la barriga de sus amada y habló como niño de dos años para conversar con el ser del otro lado de la piel de su mujer; le prometió carros, montar caballos y muchas novias por conquistar.

Ella, cada mañana puntualmente a las seis, es un solo vomitar: bilis verde, bilis negra, bilis amarilla, casi, casi el hígado entero; pero no había que preocuparse porque esos síntomas desaparecerían después de los tres primeros meses de gestación, decían todos a su alrededor, y así lo pensaron ellos también.

Pasaron los tres meses, Sara comenzó a engordar de la cintura como globo de anuncio navideño, dejó de mirarse al espejo porque la del reflejo era una perfecta desconocida, con ojeras, encías sangrientas y un tufito a hierro que le salía en cada exhalación. Definitivamente, esa no era ella, sin embargo había dejado de vomitar, excepto si sentía olor a grasa o a pollo frito; cuando esto sucedía, Sara le daba la razón a los rumores que circulaban y decían que las mafias de narcos y asesinos de pollos se habían apoderado de la nación, las pruebas se basaban en que las drogas y las comidas rápidas a base de pollo frito se vendían por doquier.

Todo olía a pollo frito, hasta su marido, Adriano, había comenzado a transpirar ese mismo olor. La ciudad, el país entero eran un grasiento, drogado y asqueroso pollo frito.

Con el transcurrir de las semanas, la situación se volvió tan difícil que Sara le pidió a Adriano que durmieran en camas separadas porque ya no soportaba su olor. Adriano la miró estupefacto, con una pregunta en la boca: ¿Estás loca, Sara?, mi papá me dijo que el hombre de la casa jamás debe abandonar su lecho conyugal porque pierde el honor, y no dormiré en otro lugar que no sea con mi mujer, que para eso me casé.

-Por favor, Adriano, esto es superior a mí, no lo puedo controlar, dormí en el otro dormitorio, suplicaba Sara a punto de llorar.

Adriano intenta abrazarla, ella siente el olor y sale al baño a vomitar.

Adriano no entiende, pero tiene claro lo que le dijo su papá; Sara siente que lo odia. Lo odia, se lo dice en cuanto lo ve llegar cada tarde después del trabajo, se lo repite cuando lo ve meterse en la cama. Adriano está desencantado, ya ni del bebé se acuerda, no tiene cabeza para nada, tampoco tiene ropa planchada, ni lavada, porque el olor está ahí y Sara odia ese olor y con la nariz tapada echa en bolsas de basura la ropa sucia de Adriano. Él apesta, él es el culpable de su estado, él la rechaza, así lo siente ella.

Nadie lo duda, están en crisis. La familia de Sara, la suegra de Sara, las cuñadas y cuñados de Sara, todo el mundo sufre por la suerte de Adriano. –Hijo mío, un hombre no puede estar solo, mejor búsquese otra compañía que lo cuide como un hombre se merece, yo no lo traje al mundo para verlo sufrir, le recuerda la suegra de Sara entre lágrimas, a Adriano.

Los días han seguido su curso, ya pasaron siete meses y en cada esquina se vende pollo frito, es como si todo golpe cayera en el tropezón . Adriano es el culpable, insiste Sara, si no fuera por él, no estaría embarazada, Adriano malo, Adriano apestoso, Adriano necio, que no se sale de la cama ... y Sara lava las sábanas cada mañana.

Adriano no entiende, está herido; Sara no entiende, está herida. Adriano se marcha de la casa, Sara cambia las sábanas.

Adriano no vuelve a casa, nueva dama lo acompaña. Sara está sola, Sara cambia los pañales.

Muntassir
12/07/2009, 19:55
Assalamu alikum , Jamila :

Ante la Belleza tu presencia, alhamdulillah, en el foro, las palabras que la acompañan se quedan, ocultas, como sombras, de un regreso de fervoroso aplauso de las musas.

Al igual que la sed se apaga con el agua; tu manantial de palabras nos inunda de nuevo , haciendo fértil este foro con flores, racimos, de delicada poesía.

Ni el olor a la pólvora, asquerosa, ruín, pueden sacarte de tu pecho lo hermoso; fértil vega de racimos de paz de honduras como ninguna.

Ni la inquietud, lastimosa, pesada carga, para la Belleza pueden ni, por un momento, competir con tu bravura en el campo de aromas, de dulzuras, aquietadas en un corazón de amores.


Bienvenida, deciamos ayer... Muntassir.

JamilaNoor
13/07/2009, 18:50
Wa alweykum salam hermano:
Gracias por las bellas palabras. un verdadero poema que no se si lo merezco, pero me llenan sobre manera y espero estar siempre a la atura de las circunstacias.
Importante, y mucho, encontrar este espacio de intercambio literario, exquisito y delicado creo yo, para compartir aquellas cosas que no siempre se pueden discutir con los demás. Un bocadito rico, le digo yo, un gourmet de cuentos y poesias ¿acaso no es un verdadero lujo el que nos damos?

JamilaNoor
13/07/2009, 19:01
El teléfono suena de nuevo. Él corre desde su cama y aún con los ojos entre cerrados la encuentra; con un poco de desespero dice: ¡aló..aló! Nadie contesta.
Se siente molesto por el escarpado despertar, pero sabe que ya es hora de levantarse.
Comienza su ritual de limpieza con la barba que rasura con cuidad y luego el duchazo de agua fría. Esto le reanima.
Se cambia sin prestar atención a las combinaciones. Toma un café amanecido con algo de prisa. Ve de reojo el apartamento: libros, ropa, papeles. Todo en desorden.
Sale con más calma hacia su oficina.
Es un trabajo tedioso y aburrido que no le produce satisfacciones...pero es mejor que nada.
A medio día suena el teléfono otra vez. ¡Alo...aló! Nadie contesta.
Está turbado. Estas llamadas se suceden con frecuencia de dos o tres por día desde hace un mes.
A las cinco sale y se dirige a un bar. toma algo fuerte y platica con el desconocido de turno.
Carece de amigos y familia. Habla poco con sus compañeros de trabajo, es un extraño para sus vecinos.
Lllega a su apartamento y lo encuentra limpio...sabe que ese día llegó la doméstica eventual: una señora que conoce tres veces por semana a punta de referencia y una vez al mes por pago.
Se dispone a leer algo y dormirse. Suena el teléfono ¡aló..aló! Nadie contesta. Está molesto.
Suena el teléfono de nuevo. Levanta el auricular ¡aló..aló! una voz femenina dice al otro lado ¡aló...soy yo , amor...!
queda mudo, helado...petrificado.
Es su esposa muerta.

Muntassir
15/07/2009, 19:22
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


(...) LO que voy a relatar de seguidas puede tomar acaso dos párrafos, pero en el corazón de la escena a la cual remite se redujo, lo juro, a una fracción de tiempo menor que la empleada por un relámpago en desvanecerse.Al trasponer la puerta, y tal como si nos hubiesemos entrenado durante semanas para ejecutarlo ante una audiencia imaginaria, nos detuvimos los tres al unísono.Sentí (o creí sentir) que bajo mi brazo, Laura, que ocupaba el centro del trio, se erizaba ligeramente, y que La Flaca, al otro costado, comenzaba a temblar.

Mi intuición olfativa me llevó a una consideración tan obvia que me lució natural : La Flaca y yo preexistíamos, quien se postulaba (y había insistido en postularse) para ingresar en ese "nosotros", era La Polaca : era ella, en consecuencia, a quien le correspondía elegir,
Y lo hizo.
Tan pronto como me susurré a mi mismo la palabra "elegir" e igual que si le hubiera dictado un ultimátun, vi a Laura deslizar el brazo con que me había ceñido a su lado mientras caminabamos hacia el dormitorio, volverse hacia La Flaca, anillaría por la cintura con un abrazo doble y comenzar por una devoración que era diente y labio a un tiempo.

Siendo avasallada como parecía estarlo siendo.La Flaca aún reunió fuerzas para inclinar la cabeza a un lado de la nuca de Laura y lanzarme una postrer mirada de súplica y (tal vez alguno de ustedes le resultará difícil creerme: lo comprendo)...de amor.¡Atención! No me imploraba que la rescatara del abrazo que ya la vencía, me imploraba aquiescencia y absolución anticipada por algo que, a pesar de ella, resultaba inevitable, para no decir deseado.Ocurría porque tenía que ocurrir: no comprometía nuestro vínculo ni lo lesionaba.En cuanto a mí, no había duda: me quería allí con ella, mejor dicho, con ellas.Ese fue, inequívoco, el mensaje pupilar que alcancé a recibir : claro y expedito.¡ Y menos mal que expedito! Porque si hubiese requerido apenas de un segundo más, lo pierdo de un todo : me miró en caída libre y, con el mismo vértigo, cerró los párpados y se dejó abatir sobre las sábanas doblada como estaba ya bajo el impulso de Laura.



Fragmentos.Carlos Noguera.
Tinaquillo,1943.Venezuela.

Muntassir
15/07/2009, 19:52
AL anochecer, cuando las estrellas bajan a los anchos platanares con sus faroles pequeños, la brisa de la playa se levanta del agua tenebrosa y pasea desnuda como una muchacha solitaria por las dunas.Vaga entre los ramos mudos, atraviesa sin saberlo las plazas del pueblo, la luz parada de las farolas.

Salomé, que había salido esta noche para ver una rana amiga en el aljibe, siente cómo tiemblan de miedo los rosales y se ocultan los grillos entre la escarcha menuda del musgo.A veces la oye reirse, a escondidas, por los barcos varados en la arena fría.

Pero esta noche la brisa de la playa, como un fantasma sin cuerpo, ha subido hasta la casa, hasta la loma más elevada, llamando no sé qué nombre.Luego ha caminado descalza por las losas del patio blanco, sonámbula, buscando entre los claros lunares los brazos nocturnos del viento.


Francisco León.
De: 8 pajazzadas para Salomé, 1999)

JamilaNoor
17/07/2009, 03:56
Después de aquel viaje tan largo y extraviado llegó por fin a su casa, quiso tocar pero recordó su llave y abrió l apuerta, entró con asombro de ver todo tan cambiado.
Ya no estaban sus muebles ni sus libros, todo parecía muerto y enterrado.
fue a la cocina y allí vio unos platos ya tiempo olvidados y sus macetas reemplazadas por plantas mustias.
Buscó al gato, al perro o al perico pero no estaban.
sintió angustia y pensó que tal vés habías sido un error volver al pasado...
Ya no recordaba el día que se fue, solo esperaba que los suyos no pensaran que los había abandonado, que supieran que en aquella aventura inevitable su corazón pensaba en ellos y aún los amaba, cobre todo a él, su compañero, con profunda locura, tan profunda que había regresado.
Él era la principal razón de esto, aqueñ amor que le hizo saltar todas las barreras, la pasióncon que cada noche se encontraron, sus ojos negros y boca gruesa que besço frenéticamente antes de irse, esperando que la recordara.
fue al cuarto y buscó su rops, pero no estaba. Pensó que él no la había perdonado nunca y tal vés la había quemado.
Ya era tiempo de enfrentarlo. ¿qué haria? tal vés reproches si, pero luego se abrazarían como siempre y se mirarían a los ojos con cariño...
entonces vio aquel cuerpo viejo y arrugado sentado en el patio, su mirada perdida en a distancia y su viejo pincel seco entre las manos...viejo, era un viejo sin pelo, sin ilusiones, sin esperanzas...¿En eso lo convirtió su partida?
había pasado tal vés mucho tiempo, no lo sabía, se sintió confusa ¿cuanto hace que no le veía'
Se acercó y sus manos heladas tocaron el viejo hombre, entonces él se volvió y una mueca de asombro cubrió su rostro y le dijo: Valeria...hace 30 años falleciste...¿Por qué no me dejas en paz?
Y entonces ella comprendió todo y se fue de nuevo.

JamilaNoor
17/07/2009, 04:01
Una hoja filosa fue su mano
al acariciar despacio
su cuerpo perdido en la memoria

Tembló, anhelante
mientras sus miradas se encontraron
fijamente

Y salió sangre de su piel
candente, hirviendo
Y salio fuego de sus ojos

Mientras sus lágrimas
caían en las bocas
y los besos se ahogaban en el alma

Para despertar despúes
del sueño infame
de lo prohibido.

Muntassir
17/07/2009, 22:20
Assalamu alikum.

LA verdad es que era un coñazo oirlo.Cuando llegaba a casa, la mayor parte de las veces sobre las once de la noche, con su cigarrillo rubio en los labios y su mezcla alentosa de alcohol y aroma, mis jugos afloraban pidiendo guerra.Pero sus intenciones eran otras.Me tiraba de la oreja, me untaba el morro y, después de un apretón de pechos, se sacaba los pantalones y se recostaba a ver la tele.Yo me deshacía de ganas y humedad, me liberaba de ropas molestas, culeaba por la estancia y, a fin de cuentas, tenía que ir al baño a encontrarme con mi soledad.He dicho que era un coñazo oirlo, y así era, en efecto.Sus monólogos y paridas poco me decían, y aunque asintiera a sus palabras, mi imaginación y mis manos buscaban otros horizontes.

Para ser sincera, no era malo mi marido.Pero él mismo decía que su altura intelectual lo obligaba a hacer cosas que no quería, como asistir a tertulias donde se debatían problemas que yo no entendía, y que a veces ni él.En ciertas ocasiones cogía el micrófono del magnetofón-¡ qué connotaciones en mi!- y durante dos horas se dedicaba a hablar y a oirse.Y yo... como si ni existiera...Ahora, eso sí, era extremadamente delicado: cuando reunía en casa a algunos amigos se dedicaba, en el momento oportuno siempre, a elogiar mis artes culinarias, mis manos-¡ si él hubiera adivinado en qué las hubiera yo utilizado mejor!- hacendosas y de orfebre.

Yo, la verdad, en esos momentos no me aburría, pero después, al irse ellos siempre me quedaba con un nosequé de algo que me faltaba.Al final de esas reuniones, ya de noche, cuando él se consolaba de su vida en su silencio de sueño, yo hacía una especie de balance y no encontraba en mi haber más que frustaciónes y ausencias; en mi otra columna, entregas, entregas sin interés.En realidad, todo lo había dado, o casi todo.Cuando no a mis padres, sí a mis amigos; cuando no a ellos, sí al coro y al colegio.Conmigo contaron siempre cuando se trataba de recibir.Y, ya para sublimar mi entrega, también me di en cuerpo y alma al hombre presuntamente amante y amoro.


Los árboles y otros cuentos.
Jose Juan Pérez,

Muntassir
18/07/2009, 10:00
Y sí, al principio parecía que iba a tener mi premio, mi compensación...los agüeros me engañaron, y paulatinamente vi cómo el cerco machista me ceñía, me apretaba disimuladamente pero con fuerza.Yo nunca fui de muchos amigos, pero los pocos que tuve, por ese desdichado atributo de la entrega al ser amado, los perdí.Al contrario que él, que aumentó el caudal de sus amistades a mi costa y por sus méritos-¿ por qué no reconocerlo?- cada vez que se le presentaba la ocasión.

Lo que escribo ahora puede ser entendido como un lamento, como una acusación o como una disculpa tal vez, pero no es esa mi intención.No tengo que hacer tal cosa.Cuando una se libra lo hace para siempre, para el pasado y para el futuro; para todo nuestro presente, en este caso el mío, que es en el que escribo.A mí siempre me atrajo de él esa mezcla de olor a gúisqui y a tabaco rubio.Ya digo, me humedecía tan abundantemente que me desarmaba de pies a cabeza.

Pero no hallaba sitio, y la sirimbita que me entraba no tenía eco.Eso ninguna mujer puede soportarlo.Y no es que yo quisiera engañarlo, sino que me ofendía, me excitaba hasta el punto de clavarme las uñas en el cuadril, y claro, eso me torturaba más, porque yo no era monja, y menos de esas sacrificadas o como se llamen, que según Vidas Ejemplares se trillaban hasta los pezones.Esi sí que no.Porque cuando me miraba desnuda en el espejo había que verlos : enhiestos, duros, palpitantes, trémulos, desafiantes, esperando, siempre esperando...

¿Cómo iba a estropeármelos? Y me dolían; tremedamente me dolían, porque no sólo para amamantar servían, vamos, digo, yo, sino para recibir besos y caricias, es decir, para dar, para dar vida y condición.Pero como si nada.Todo en silencio.Y esperado,y aguardando, y recomiéndome por dentro.Y aquel olor a güisqui y rubio de las once de la noche.Hasta el día de la excursión.

La nevera portátil; nada de bañador; los bocadillos en papel de aluminio; unos vinos para el almuerzo; y los bistecs empanados; y los aperitivos con güisqui; y un cartón de rubio porque sale más barato; cada uno con su nevera, y el que quiera zumos que los lleve.Y los cubitos, por supuesto.

En "Los Roques" hace mucho calor; nada de bañadores, y mis pechos al aire, y mis muslos, y mi sexo, y las miradas espías, y los cubitos de hielo en la nevera.Y mis nalgas en la arena, y el sol en mis pezones, y sus miradas ansiosas, y el cubito rosa para el gúisqui, porque no me gusta el vermut demasíado frío, y todos a la lancha, y él con sus cubitos rosados- ¡ qué contraste de colores en mi gúisqui, dorado y rosa, regalo de los dioses!- y el sol en mis pezones, y la lancha que obligadamente se escora.

No hizo falta autopsia.Los médicos forenses fueron comprensivos.El corte de digestión era evidente, como lo era el de las ratas que habían muerto en la orilla de la playa al consumir las magdalenas rosadas.


Los árboles y otros cuentos.
Juan José Pérez.

Muntassir
19/07/2009, 11:27
Assalamu alikum :

" Siempre he creido que lo bueno no era sino lo bello puesto en acción".

J. J. Rouseau.

Brigeco
20/07/2009, 22:37
No es coña y se he demostrado,aunque a una estadisitica mas bien reducida a las mujeres en cuanto a la estetica mas elemental y cromatica mas elemental les gusta las lineas curvas y los colores frios, mas bien azulados, en cuanto a los hombres nos gusta mas las lineas rectas y los colores calientes, tirando a rojizos.

No se si esto puede ayudar o quiere decir algo, es muy interesante.

Saludos :)

Muntassir
20/07/2009, 23:11
No tiene coña pero, tela marinera...

JamilaNoor
21/07/2009, 03:56
Son las 9 de la mañana, el día despertó hace mucho más. Desde el fregadero, mientras lava la loza, ella escucha el tilín tilín del camión de la basura que se acerca a la cuadra. Con las manos aún enjabonadas amarra dos bolsas plásticas y corre a la puerta a quitar el candado y colocarlas entre un montón que se apretuja en la esquina. Viste una falda cualquiera y una ligera blusa, sus chanclas están más desmoronadas que completas y el deslucido delantal cuelga de lado. Todo es de prisa. Mira al cielo y lo encuentra limpio y arreglado. El movimiento callejero es el habitual, pero diferente. Vuelve alegre a sus quehaceres mientras analiza lo que hará para el almuerzo. La gata entra cautelosa olfateando todo y luego, con su ronroneo manipulador pide su comida.
Afuera, en el patio, su madre cuelga la ropa recién salida de las tinas de jabón y su hijo juega en el cuarto. Son las 10. Enjuaga la taza de arroz que acompañará el pollo y la ensalada de lechuga con tomates. Vuelve a ver el cielo asegurando que no lloverá ese día. Respira la brisa fresca de la casa, el olor a lavanda que viene del piso recién lustrado y del baño limpio. Se conmueve con las especias que utiliza en la cocina: clavos de olor, pimienta gorda, azafrán, orégano, anís, nuez moscada, ajos, cebollas, chile verde. Piensa que no existe alegría mejor en este mundo que el sancocho hecho a mano y molido en piedra. Mientras todo se cuece imagina el legado histórico, político y cultural de estos elementos que hoy le adornan. Sueña con los barcos cargados que salían de la India a repartir por el mundo el preciado tesoro. Al cortar la carne reconoce con satisfacción, el placer genuino de la humanidad al domesticar las aves y el ganado. Espera, en su interior, que algún día ella también tendrá su propia finca, producirá su comida y será feliz, porque seguirá el legado de sus ancestros humanos.

Son las 12. Llama a su familia para comer. Está orgullosa de haber preparado todo al gusto de sus amores. Mientras almuerzan, ella inicia su plática de siempre. Rinde honores generosos a los valores nutritivos de todo lo que se consume. Hace una reflexión sobre la importancia de los buenos modales en la mesa. Ilustra a todos sobre las cualidades de los nuevos jabones que cortan la grasa fácilmente.
Es la 1. Se dispone a descansar hasta las 3, cuando se levante a hacer la merienda y luego la cena. Termina el día y ella está satisfecha de la cotidianidad. Cuando las luces se apagan y todo está en silencio, una parte de su ser emerge de súbito y le pregunta por su vida ¿Qué espera ella? Entonces el vacío le desplaza la alegría del deber cumplido y se da cuenta que muy poco le queda para dejar de ser ama de casa. La cotidianidad adquiere otro color y otro aroma. La rutina se vuelve pesada y reconoce que sus sueños y esperanzas se disfrazan de sazón y condimento. Quiere más. No puede imaginar el final de sus días con la nostalgia de no haber explorado más allá de la casa. quiere escribir un libro, viajar a tierra extrañas, dar un concierto de piano, bailar ballet, pintar un cuadro, conversar con los poetas y los filósofos. quiere ser vista como mujer total, como persona integral aunque no cocine ni realice la limpieza. quiere tantas cosas que no sabe que quiere al fin. mañana volverá a lo de siempre. Seguramente habrá pesacado y ensalada de papas. La basura no pasará hasta dentro de dos días. La gata pàrece preñada, menudo problema el de los gatitos. ayudará a planchar la ropa hoy lavada y remendará otros trapos. la novela está interesante¿Descubrirá el fulano la trampa que le tendieron? quien sabe. Se duerme.

JamilaNoor
21/07/2009, 04:04
Salam hermano.
Gracias por el dato, realmente es interesante. A mi me gust ael color verde, que no es ni frio ni caliente.
Un poco de poesía en conmemoración a los 40 naños del primer viaje a la luna:

Poema de Mario Benedetti
¿Por qué no hay más viajes a la luna?



Cuando el bueno de armstrong dio aquellos pasos
todos registramos cómo se movía
tosco / pesado / en un suelo blancuzco
¿o era de piedra pómez? ¿quién se acuerda?

durante un rato estuvo cavilando
y la escafandra o como se llamase
impedía que viéramos sus ojos
pero juraría que su mirada era
de pereza o abulia

algo debió explicar a su regreso
algo diferente al discurso de gloria
que le ordenaron pronunciar eufórico
entre medallas flores vítores y guirnaldas

algo debió decir en privado a sus jefes
algo importante inesperado

verbigracia / cuando estaba allá arriba
caminando como un zoombie en la luna
mi general mi coronel pensé en ustedes
y se me ocurrió no sé por qué
que debía matarlos con urgencia
uno a uno / dos a dos / etcétera

o verbigracia dos / cuando andaba allá / heroico
pisando las feísimas arrugas del satélite
imaginé que así debía ser la muerte
es decir el paisaje de la muerte

o verbigracia tres / cuando estaba en selene
paseando por la nada como un imbécil
setí el asco infinito de la ausencia del hombre
y me dije qué mierda estoy haciendo aquí

algo así debe haber confesado a sus jefes
con su estrenada voz de robot disidente
y quizá por eso los dueños del poder
postergaron sine die los viajes a la luna.

Muntassir
22/07/2009, 12:28
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


Descubramos el rostro de palabras,
y en el despojo de los días asomémonos,

(...)



Todo amor como un naufragio es agua o llanto.
Todo amor como un silencio es plenitud del aire.
Todo amor como la vida estremece la sangre y la
enarbola.





Sin prisas ni artilugios he liberado los mares de mi redes,
asumiendo que la belleza está en los ojos que la
instauran
y no en lenguaje inútil que delimita el bosque de la vida.


Me introduzco en la tarde rumiando del tiempo su
entramado,
en esa hora que la luz resbala por la piel exhausta del
paisaje
hacia el silencio, y la noche comienza a respirar,
y cada respiración, en su hondo designio, es una estrella.


Todo amor como la vida es sortilegio y canto.
Todo amor como un cristal es pronunciar la lluvia.
Todo amor como un latido es de un fulgor sin lastre.





Roberto Toledo.
Cuadernos de Ateneo.
número 6, 1999.

alamir
23/07/2009, 03:27
¿Qué es la belleza?

la belleza es mirarse al espejo,pero no al de cristal,
es mirarse a la persona amada cada mañana al despertar,

la belleza es cada hoja de arbol que sustenta el viento al acariciar
su fragil tallo sin pararse a mirar, que cae despacio hasta descansar,
en un frio suelo se sienta hasta poderse secar,

su color amarillo nos alegra en otoño al salir a pasear,la belleza es no sólo mirar, sino los pequeños detalles saber contemplar,

la belleza es una mirada larga aguantando quien la va a quitar,
o un beso profundo sin poder respirar,los labios se duermen sin poder hablar de lo que se siente al poder amar,

la belleza es tacto desde el corazón,palpando los cuerpos,sintiendo el amor, la belleza es soñar que se ama y despertar amando a la vez,

la belleza es hacer el amor a quien se ama para la eternidad,
la belleza es una simple flor perdida en un prado en la inmensidad,

la belleza es un poema de fidelidad, una promesa que se jura de verdad, la belleza es la sinceridad, el alma que es pura en la realidad,

la belleza es cuando se llora de felicidad, y se rie en tiempos de tempestad, la belleza es pensar en que se vive sin correr, sin darle importacia al mundo,sin poderlo todo tener,

la belleza es ser uno mismo, interiormente crecer, todo poderlo ver,
pero no tentarse a poderlo coger,

la belleza es conformarse con existir,y rogar a Dios el poder vivir,
la belleza es aprovechar la vida con buena Fé,y poder ayudar hasta morir,

la belleza es sentirse dentro mejor, por fuera es un teatro, todo un telón,que el paso del tiempo va subiendo,y se acaba la función,

la belleza es quererse a uno mismo,y amar a alguien para siempre en tú corazon.......


Alamir

JamilaNoor
24/07/2009, 04:21
salam alamir, que hermoso esta el poema

JamilaNoor
24/07/2009, 04:32
La noche caía pesada en aquel paraje.
con frío y con hambre ella caminó despacio, parecía que llovería, no había estrellas ni escuchaba algún sonido.
ese silencio era aterrador, era como si po run momento todo el mundo hubiese desàparecido y que la tierra muriese lentamente.
las ramas de los árboles se torcía sugestivas mientras el suelo se hundía a su paso.
Por fin divisó un aluz y se dirigió aññçi.
Una casa destartalada estaba en su camino. entró y se encontró con una vieja que, de rodillas lloraba un muerto.
como los muertos nunca le habían gustado, pensó por un momento en irse, pero le atemorizó más la oscuridad y se quedó. Caminó hacia la señora que rezaba saludándola.
-sientate querida, hoy conoceremos el último misterio- dijo la anciana y continuo rezando.
Aquella la incomodó pero quedó alli en espera.
Pasó larga la noche y cuando parecía que iba a amanecer, un hombre cruzó el umbral de la puerta y dijo -Ya es hora-. Ambas se levantaron y entre los tres recogieron el cuerpo llevándolo afuera.
Ella estaba inquieta cuando se dirigieron al cementerio, que había salido de repente de la tierra. Cavaron una fos.
- ¿cómo te llamas? le dijo el hombre dirigiendose a ella. No lo recordóPensó que a lo mejor su nombre era soledad y así lo dijo.
cuando la fosa estuvo lista esos dos seres ectraños se volvieron a ella con ademanes raros mostrandole un camino y le indicaron que lo siguiera.
Ella no se movió. su mente se nublaba despacio, la parálisis la envolvió. Ellos sacaron de nuevo el cuerpo recién enterrado y se lo mostraron. Era ella, había muerto.
Volvió a ver el camino y decidió conocer el último de los misterios

JamilaNoor
24/07/2009, 04:38
me hundo en la noche de tus ojos
rodeando las palmeras de tu frente
buscando la paz de tus labios

ardiente
desnuda
postrada

Esperando un si, un no
queriendo ser querida
amada
deseada

rodeada de tu cuerpo
de tu aroma
abrazada
apretada

llevarte en mi vientre
nacerte
morirme
perderte

alamir
24/07/2009, 11:07
salam alamir, que hermoso esta el poema

salam Jamila, gracias, tú tambien escribes cosas muy buenas, y hermosas

Muntassir
25/07/2009, 23:48
Assalamu alikum :


El amor es la expresión de la belleza en su plenitud.


De un atisbo de colores sin fin,
de un atajo sin prisas en mi,
de un escalofrio en sudores por ti.

Tierno, dulce, fuerte...
no sé, si locura es color,
sonido es olor, pero sé
que amor es belleza en ti
en mi, en nostros, hasta el fin.

Atisbo tierno, sudores sin atajos,
escalofríos sin prisas,
fuerte amor, locura,
dulce sonido, olor es sudor
de mi amor por ti.

Amor es belleza, plenitud
en ti y en mi.

JamilaNoor
26/07/2009, 21:27
Siempre he disfrutado de este libro y en general de la poes´çia de Whitman. Un fragmente de:

CANTO A MÍ MISMO
(Song of Myself)
1
Yo mismo me celebro y a mí mismo me canto;
Y mis pretensiones serán las tuyas,
Pues que cada átomo mío también te pertenece.
Vago y a mi alma la incito;
Vago y holgazaneo a mi antojo, contemplando la brizna
de hierba estival.
Casas y aposentos llenos de perfumes están- las alacenas
saturadas de perfumes se hallan;
Aspiro yo mismo la fragancia y, complacido, la reconozco;
El vaho también me amenaza, pero yo no lo tolero.
La atmósfera no es un perfume- no tiene el dejo de la
destilación- es inodora;
Ella es para mi boca eternamente. De ella estoy enamorado;
Llegaré a la represa atravesando el bosque y, candoroso,
desnudándome,
Enloquecí al sentir su contacto.
Mi lengua, cada átomo de mi sangre, formados
de este suelo, de este aire,
Nacido aquí de padres, nacidos aquí de padres también
aquí nacidos,
Yo, ahora de treinta y siete años de edad, en perfecta
salud, comienzo,
Esperando no cesar más hasta la muerte.
Credos y escuelas a la expectativa,
Retirándome por un momento, teniendo suficiente de lo
que ellos son, pero sin olvidarlos nunca,
Yo ofrezco abrigo para el bien o para el mal,
Yo dejo hablar a todos a la ventura,
La naturaleza desenfrenada con la energía original.

JamilaNoor
26/07/2009, 21:38
Don Manuel murió una noche triste, oscura, helada.
Tenía muchos días de luchar contra un cancer terminal que le consumió las carnes y las ganas de seguir viviendo. Viajó desde un cacerío, muy lejos de la ciudad, a tratarse sin mejores resultados. Don manuel tenía 80 años. cuando se encontraba con las jóvenes cuarentonas de su pueblo, les recordaba que él seguía siendo fuerte como un potro salvaje y que buscaba su yegüita para hacer más prolija su especie. Ese era don manuel hasta su enfermedad.
Tenía un sombrero vaquero de fieltro verde, comprado en el extranjero, que nunca se quitó.
El día que murió, su sombrero no le acompañaba en el hospital. Una nieta lo guardó en su casa, en espera que un día llegara por él. Don manuel murió y nadie recordó el sombrero.
El día del entierro, sus hijos lloraban con desconsuelo. en la casa de l anieta lo sniños esperaban impacientes la llegada de los padres del cementerio. Jugando a buscar cosas, uno de ellos encontró el sombrero verde y bien cuidado. comenzron a pasarlo de cabeza a cabeza y uego lo llenaron de pidras y ramas. Cansado del juego, el sombrero quedó tirado en un aesquina. La vecina llegó y vió el sombrero, lo tomó y lo guardó. Nadie la hab´´ia visto. caund los niños quisieron retomar el juego, el sombrero no estaba. Buscaron en todos lados pero no lo encontraron. Uno de ellos preguntó con ansiedad ¿Era ese el sombrero del viejito? todos le confirmaron que sí, entonces, abriendo los ojos comenzó a gritar ¡el sombrero del viejito el sombrero del viejito, el muerto se lo ha llevado! corrieron a esconder y juraron ya nunca más jugar con las cosas de los muertos.

Muntassir
28/07/2009, 21:45
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

LA mosca esta allí, en el transparente cristal de la ventana.Me quedé mirándola largo rato.Parecía imposible que pudiera mantenerse en aquella superficie resbaladiza y limpia; en aquella superficie que frenaba su vuelo y que sin embargo no le negaba la visión del más allá.Veía perfectamente su cuerpo negro, repelente.De pronto, dio la vuelta y se quedó mirándome.Pude observar sus gigantesco ojos y tuve la impresión de que las tres cuartas partes de su cabeza eran ojos impenetrables y fríos.Se me ocurrió pensar entonces si las moscas sufrirían miopía, y lancé una carcajada al imaginar el aspecto que tendrían si se les pusiese gafas.

Entonces, como si se burlara de mi pensamiento se apoyó sobre sus patas delanteras y comenzó a frotar enérgicamente las posteriores.Yo quedé inmutablemente serio y la sangre comenzó a inundar mi rostro.Sí.Sentí ese calorcillo que la sangre produce cuando hace que nos ruboricemos, y al momento comprendí que comenzaba a odiarla.Sentí un poco de pena, pero traté de superar este sentimiento.

Ahora la mosca exhibía sus alas débiles y repugnantes.Era como si quisiera volar y una extraña fuerza la retuviera.Su impotencia se hacía palpable y me alegré mucho de ello.¡No podía! Llegó otra mosca y se le posó encima.Supuse muchas cosas.Tal vez sintiera placer, quizá la poseyese el instinto de rebeldía.Pero en todo caso no se movió.Para mis suposiciones no hubo una respuesta y de nuevo sentí crecer el odio, un odio inconmesurabe y tuve que morderme los labios para no gritar, y clavé las uñas en las palmas de mis manos.Cuando la otra mosca voló, vi cómo de nuevo intentaba despegarse del cristal, pero otra vez algo la retenía irremediablemente.Pensé que era triste que todo un mundo se le ofreciese ante sus ojos gigantescos y que no pudiera poseerlo porque ALGO la retenía.Cesó en su empeño y acerqué una mano al cristal, primero deprisa y luego lentamente, cautelosamente.


--¿ Qué haces?, pregunto alguien desde una lejana habitación.Pero yo sentía que mi mano se acercaba.Ayer por la tarde serenó un poco.Parece que el viento trajo un airecillo refrescante.Ahora se abría anchamente mi mano (...)


Los árboles y otros cuentos.
José J. Pérez.

Muntassir
28/07/2009, 21:56
El tallado y sutil cristal de roca,
teñido por la púrpura del vino,
me parece, si beso el borde fino,
la roja carne de tu fresca boca.

Y por eso, al beber, del ansia loca
que le lleva hacia ti en su torbellino,
tórnase copa de licor divino
esa carne de luz que me provoca.

Y padezco de sed abrasadora,
sed insaciable, sed que me devora,
una sed que me quema y me tortura,

sed que sólo con vino se liquida
o si dejas que muerda, en mi locura,
para beber tu sangre por la herida.



Tomás Z. Álvarez, 1885.Soneto.

JamilaNoor
01/08/2009, 00:54
La comenzó a caer sobre el polvoriento y viejo pueblo perdido entre montañas y hundido en los recuerdos. La casa de la abuela se estremecía con los truenos y relámpagos que iluminaban hasta los más escondidos rincones.
La niña jugaba en el piso de tierra, con sus muñecas hechas de olotes, vestida con tiras de tela de diversos colores, cubierta lo que parecía ser la cabeza con tuza y pintada con carbón una carita sonriente.
La abuela la tomo en sus brazos para alejarla de cualquier peligro. La llevó a la cama y se acostaron juntas, esperando que todo pasara y la normalidad volviera.
Desde que la madre murió, niña y abuela se volvieron inseparables. Compartían su sufrimiento en silencio y llenaron sus vacios con el cariño que se profesaban. No era difícil imaginar las penalidades que sufrían a diario. La pobreza hizo nido en su cocina cuando ya no estaban las únicas entradas de la venta de tortillas que la madre hacía con esmero. La miseria se asomaba en las sábanas y ropas remendadas con que cubrían las mustias carnes. Pero la soledad, esa, no pudo entrar por ninguna rendija, por ningún agujero de la casa hecha de bajareque, porque donde reina el amor, la paciencia, la aceptación, una coraza impenetrable para el espíritu se forma.
Tan solo había para comer esa noche una tortilla de maíz y un poco de queso. Por eso, el acostarse temprano era la estrategia infalible para no pensar que el estómago estaba urgido y rugía con esmero.
Abrazadas, escuchando el llamado del silencio entre los truenos, la niña preguntó a la abuela por qué había truenos y centellas, a lo que contestó la anciana con verdadera alegría: “Es que los angelitos de Dios duermen en el cielo sobre los cueros de los venados que ya murieron en la tierra. Cuando ya están muy sucios, Dios les manda el agua para que los laven y los truenos son el sonido que hacen los cueros cuando los angelitos los sacuden en el aire para que queden bien limpios” luego, riendo terminaba “entonces es mejor esconderse dentro de la casa, no sea que nos caiga a nosotros el polvo que se cae del cielo”.
Así, abuela y niña pasaban a su sueño tranquilo.

JamilaNoor
01/08/2009, 01:00
Lánguida mirada de mujer
sobre su espina
queriendo detectar
una señal de amor
que nunca llega
o se separa
o no se entiende.

Una señal que venga
de sus brazos tristes
de su boca seca
de su frente estrecha
Una señal, tenue, violenta


Algo que la haga suspirar
remirarse, recrearse
sumergirse y elevarse
que de fuerza y se la quite
una señal que nunca llega

Muntassir
03/08/2009, 20:44
Este hondo designio que acicala mi frente con su danza,
me brindó la certeza y el verbo de un cielo casi bosque.

Asi empecé a jugar con las palabras,
aprendí que cada sonido encierra el peso de la siembra,
el orbe de una estancia que al pronunciarla nos pronuncia,
y desde entonces ando con el alma enredada en cada verbo,
hasta que pueda nombrarlo todo y acunar en mis labios su silencio.

Este hondo designio que acrecienta las montañas de mi pecho,
Estos poemas bajeles en la noche y en el canto,
son mis herramientas, la sangre plena de mi ejército,
la odisea celeste de mis árboles en el gesto del verbo,
frutal anticipación del génesis, mi más hermosos hijos.


Roberto Toledo (1960)

Muntassir
04/08/2009, 13:03
DURANTE los días soleados del otoño y del invierno, las mañanas tibias de la primavera y los atardeceres del verano, me paso las horas muertas en la pequeña terraza, dejando vagar los ojos sobre los tejados inferiores, sobre los acortinadas buganvillas y los dos cipreses que crecen al pie de la casa...Y recuerdo los versos de Coleridge, que me gustaba repetir en la terraza del piso de mi padre :

Pálidas bajo el resplandor, pendían
transparentándose las hojas.Yo contemplaba
la brizna soleada de una de ellas
y amaba ver su sombra,
hasta donde alcanzaba el tallo,
perdilándose bajo la luz del sol.

Echo en falta tantas cosas, que el sufrimiento se afina transformándose casi en algo placentero, adormecido por mi propia desdicha.Igual que un niño que juega mientras llora, hasta quedarse dormido entre lagrimas...Y luego traigo los papeles escritos por la mano de Minaya, y los leo una y otra vez para saberlos de memoria.O transcribo las palabras que de él rememoro, mientras resbala la luz por los verdinegros fustes de los cipreses y lanza sus destellos últimos entre los bravíos colores de las buganvillas.

" He observado a los seres humanos y, antes de comprenderla, me soprendió la importacia que le dan al sexo.No es que no lo tengan, es que lo son.No me refiero al exterior, no en estricto ni en el amplio sentido: ese salta a la vista, o los rodea como un aire que no cesa, a veces cristalino, irrespirable a veces.

" Me refiero a esa llamada desde dentro que se abre
como una oscura y delicada flor, como una oscura y delicada herida.No ya en respuesta a otra persona, sino a ellos mismos.

"Me refiero a la voz de su sexo personal que, sin que ellos sepan ni por qué ni para qué, despierta, se depereza, frota sus ojos y comienza a observar su alrededor.Igual que lo hacen ellos al nacer...

" Y ese sexo ímtimo amanece tan pronto, y su entorno más inmediatp son quienes lo tienen y a su vez son tenidos por él, y el propio cuerpo coge tan a mano, y queda, sin embargo, tanto tiempo para que pueda la nueva fuerza, secreta e invencible, ejercitarse y salir a la luz y escudriñar su fin...

"Me pregunto si aparce el sexo en un momento dado, o es anterior al nacimiento y se llama ojos, boca, madre, padre, genes, vientre.Y, en el caso de que esa fuerza sea ellos, ¿ por qué no se lo manifiestan enseguida? ¿No les enseñan enseguida su nombre y su apellido de familia? ¿No es el sexo más personal aún, más decisivo, más glorioso, más útil, más alegre?

" Abadonan a sus niños como robinsones en una isla misteriosa:Nadie les dice nada.Nadie asiste, con ojos afectuosos, a su transformación, a su embrollo, a su intrincado desconsuelo...O, al menos nadie se lo hace saber.

" Los seres humanos habéis ensuciado el sexo.No recordáis que, en vuestro libro sagrado, al principio del Génesis se dice que Adán y Eva, en el Edén,"estaban desnudos y no se avergozaban".Como aquel inicial, el sexo es siempre equívoco, utilizable de múltiples maneras, ubicuo, inagotable y, sobre todo, inocente.En cualquier caso, inocente.Un sexo anterior a la estúpida manzana y a la comprensible transgresión; anterior al conocimieto del bien y del mal, que vino a teñir este asunto para siempre...


El imposible olvido.A.Gala.
Cap.14 (pag.272-273)

JamilaNoor
05/08/2009, 05:31
Salam hermano:
aunque no es el caso, se parece en cuento a que la represión no conoce límites y llama a la reflexión sobre la indiferencia.
Un poema de Bertol Brecht
Primero se llevaron a los judíos, pero como yo no era judío, no me importó.
Después se llevaron a los comunistas, pero como yo no era comunista, tampoco me importó.
Luego se llevaron a los obreros, pero como yo no era obrero tampoco me importó.
Más tarde se llevaron a los intelectuales, pero como yo no era intelectual, tampoco me importó.
Después siguieron con los curas, pero como yo no era cura, tampoco me importó.
Ahora vienen por mí, pero ya es demasiado tarde.

JamilaNoor
05/08/2009, 05:40
Ella deshoja una rosa en la ventana, cuando es de noche, cuando hay luna, cuando hay brisa fresca, cuando nadie le molesta, cuando todos duermen, cuando nadie escucha su llanto.
Esos pétalos los guarda en una bolsita de tela azul, bajo su colchón desgarbado y sus sábanas raidas, porque cree que, si alguien las encuentra, ese deseo, ese anhelo, esa pasión que esconde, no tendrá alivio ni solución.
Cada hoja que arranca dice si o dice no. Pregunta a Dios sobre ese hombre, quiere que vuelva. Pregunta si la quiere aún, desea ser amada. Pregunta si la piensa, quiere ser recordada.
Así pasan las noches. Pero en el día parece otra. Sus ojos no son tristes sino agresivos. No llora, grita. No arranca pétalos, tira sillas y mesas. No espera la clandestinidad, da la cara.
Se cansa rápido, duerme la siesta. Ignora todo hasta que es de noche y nuevamente su ritual tiembla y se enhebra con los petalos de rosa.
Así es ella, predecible, intoxicada, enajenada en el pabellón de mujeres del hospital psiquiatrico donde la internaron cuando toda su familia murió en un accidente. Así es ella que evade su realidad en un amor que no existe.

JamilaNoor
05/08/2009, 05:48
Un alma grita y llora. No lo puede escuchar más que el viento y el silencio. Un alma grita y llora mientras florece; parece ironía la vida en la verde tierra.
Y ese grito parece un susurro en las orejas de los descuidados y los desprevenidos.
Y parece una carcajada en los payasos y en los irresponsables.
Y parece un huracán en los temerosos y agitados.
Y parece un canto en los sensibles y sabios
y parece y río en los concientes e ilustres.
Pero es llanto, es grito, es anhelo, es desesperación contenida.
Un alma grita y llora. el mundo ríe. Es ironía que ayer murio alguien y hoy seguimos tranquilos tomando un cafe.

JamilaNoor
05/08/2009, 05:50
(Si hermano Muntassir, hay ha sido un día muy triste)

Muntassir
06/08/2009, 11:59
Assalamu alikum, hermana Jamila :

Nadie puede consalar a nadie, porque la tristeza es solitaria; tan solitaria, que necesita de los demás para acompañarla.Quizá sea así, no de otra manera, para darnos cuenta de la necesidad del otro.Ese otro que apreciamos, llega a sentir la tristeza de forma tal que, por un momento, la atrapa y se queda con lo que puede de ella para que no sea tan pesada para la otra persona.

Es un reencuentro con el nosotros, a través de la tristeza.Vivimos en el yo, egoista, y los sentientos son generosos, abiertos; sin límites, de fronteras,de razas.Traspasan todas las barreras y llegan a los confines del universo.

Estamos hechos para vivir para el otro-después de adorar a Allah, subhanahu wa ta'ala-, pero por desgracia, estamos haciendo todo lo contrario no adoramos a Allah y no vivimos para los demás.

La tristeza nos despoja de todo adorno para dejar el alma blanca y pura y, como un torrente, los sentimientos que pugnaban por salir se hacen más claros.De ahí, que el llorar dicen es limpiar el alma; y no hay cosa más humana que el llanto.Por su significado, el alma vierte el agua en los ojos para expresar un sentimiento; ojos con lágrimas, a fin de cuentas no es sino limpiar nuestra mirada (nuestra alma) para que podamos ver mejor quienes somos y lo que queremos.


No hay fuerza ni poder salvo en Allah, Clemente y Misericordioso.

Muntassir.





Somos

JamilaNoor
07/08/2009, 05:28
Wa aleykum salam
(Hermoso hermano, demasiado hermoso, llega uno a no sentir más que la compañía y el alivio.)

JamilaNoor
07/08/2009, 05:44
Sentados en el escritorio de una oficina, cuando todos se han ido y ellos quedan, el amor florece entre Marcela y Fredy. No es tiempo de paz, no son dos adolescentes que juegan a encontrarse o explarse.
Son dos combatientes, luchadores por su causa y saben que un día u otro, serán separados por la fuerza y alejados de la tierra.
Pero se aman, y en sus momentos de sosiego, cuando no hay un mitin, una bomba, una emboscada, ellos se encuentran clandestinamente en esa oficina prestada para poner juntas sus cabecitas revueltas y luego verse a los ojos, sin hablar, porque la compartimentación es un arma en la lucha.
Y una mirada lo dice todo. Allí se despliega el canto, el unicornio azul de Silvio Rodríguez, la yolanda de pablo milanez, Amanda...
Sus bocas se reunen en un tenue beso, no hay tiempo para apasionarse, y se despiden largo y corto. cada uno va por su lado, como si no se conocieran y esperan que otro día, no se sabe, otro tiempo de sosiego les permita unirse.
Suena un disparo. Fredy es muerto en un cateo, en una ciudad, en una calle, en una casa que Marcela no conoce. Suena un disparo que ella siente, la despierta. Su corazón palpita y se da cuenta que ya no le verá más. Marcela ya no espera un tiempo de sosiego, la lucha sigue por los dos ahora.

JamilaNoor
07/08/2009, 05:46
Yolanda
(Pablo Milanés)

Esto no puede ser no más que una canción;
quisiera fuera una declaración de amor,
romántica, sin reparar en formas tales
que pongan freno a lo que siento ahora a raudales.
Te amo,
te amo,
eternamente, te amo.

Si me faltaras, no voy a morirme;
si he de morir, quiero que sea contigo.
Mi soledad se siente acompañada,
por eso a veces sé que necesito
tu mano,
tu mano,
eternamente, tu mano.

Cuando te vi sabía que era cierto
este temor de hallarme descubierto.
Tú me desnudas con siete razones,
me abres el pecho siempre que me colmas
de amores,
de amores,
eternamente, de amores.

Si alguna vez me siento derrotado,
renuncio a ver el sol cada mañana;
rezando el credo que me has enseñado,
miro tu cara y digo en la ventana:
Yolanda,
Yolanda,
eternamente, Yolanda.


(1970)

JamilaNoor
07/08/2009, 05:50
Bellísimo, del poeta cubano Nicolás Guillén

CANCIÓN


¡De que callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera la primavera !
¡Yo, muriendo!

Y de que modo sutil
me derramo en la camisa
todas las flores de abril

¿Quién le dijo que yo era
risa siempre, nunca llanto,
como si fuera
la primavera?
¡No soy tanto!

En cambio, ¡Qué espiritual
que usted me brinde una rosa
de su rosal principal!

De que callada manera
se me adentra usted sonriendo,
como si fuera la primavera
¡Yo, muriendo!

Muntassir
08/08/2009, 13:10
Assalamu alikum, hermana .

Como siempre, me supervaloras; te lo agradezco diciendo que son tus ojos, tu sensibilidad, la que la hacen así; como tú la sientes.La belleza, la ternura, también, está en el que miras las cosas.Yo diría, que un poco de ternura, en alguien que posee un corazón inmenso, sensible, tierno, una sóla palabra, un sólo gesto ; es una orquesta sinfónica de melodías, de tonalidades, de acordes, de compases; que el peor de los músicos desearía tocar en ese corazón un " alegro vivace ".

Muntassir
08/08/2009, 14:15
Yo tenía siete u ocho años.La mujer que se ocupaba de la casa, Dorotea, que sentía por mí la predilección que se tiene por los huérfanos, a pesar de que era madre de cinco criaturas, acostumbraba traerme pequeños regalos.Una mañana me trajo un camaleón, que habitó en la terraza entre macetas, hasta que desapareció un buen día, seducido sin duda por el mundo exterior, lleno de árboles y de mosquitos.

Otra mañana feliz me trajo un abejaruco.Nunca había visto yo un animal tan lindo.Unos colores tan esplendorosos, un movimiento tan rápido y armónico a la vez.Ni creo que haya recibido nunca un obsequio mejor.Iba al colegio escoltado por Niño, y volvía corriendo para encontrarme con mi abejaruco...

Era por la tarde.Se emperezaba sobre el pretil de la terraza, lleno de gitanillas, la luz de mayo.Yo tenía la jaula en la mano, prendado de aquel pájaro que resumía para mí la belleza del mundo, aunque no habría sabido entonces expresarlo así.Niño no reaccionaba a mis alabanzas y transportes alrededor del abejaruco.Nunca lo había hecho desde que la avecilla, a la que yo cuidaba y alentaba como a un príncipe llegó a mi poder.Ya dije que no hablábamos: era como si cuanto él tuviera que decirme me brotara de dentro.Pero aquella tarde yo entendí lo que se debatía por decirme y yo me había negado a entender hasta entonces.

"Un pájaro no está hecho para ser admirado, ni mimado, ni querido, ni albergado en una jaula por preciosa que sea.Está hecho para volar en la gloria del día, y mecerse en ella, y congratularse con ella y construir su nido y buscar comida y la de sus hijillos y piar de rama en rama, en la estación propicia, buscando la hembra con la que compartir la alegría de estar vivo y el deber de estar vivo y transmitir la vida...Tú estás cometiendo un grave crímen".

Traté de no oirlo, de sofocar la voz dentro de mí.Quise que se callara.Pedí a gritos mi merienda.Cerré la puerta de la terraza para dejar a Niño fuera...Pero seguía escuchando sus reproches.Hice las tareas de casa sin mirarlo.Me encontré solo, y resistí la soledad.No quería que se refiriera a mi abejaruco.

Tampoco quería ver el pájaro, porque verlo sólo me recordaba la acusacion de Niño.Estuve toda la noche sin mirarlo, aunque la jaula estaba en mi cuarto y dormía conmigo.Me distraje de sus saltos y de sus aleteos.Apreté los ojos con toda mi fuerza para no ver tampoco a Niño...Dormí muy mal.En el sueño, indefenso yo, volvió Niño a la carga...Lloré, me defendí, defendí mi propiedad más querida, la única, la más mía...Fue en vano

Mientras me lavaba la cara y me mojaba el pelo y me hacía la ruya con el peine y sentía correr las gotas por la frente y el cuello y las orejas, tomé la decision.Cogí la jaula.Abrí la puerta de la terraza.Abrí despacio la de la jaula.Dejé irse al pájaro...Al principio no volaba, no se iba, no podía creer quizá su dicha.Tuve que decírselo yo a gritos:" Vete. Vete, abejaruco.Vete..." Volo rasgando la luz de la mañana...

Y ahora comprendí...


El imposible olvido.A.Gala

JamilaNoor
09/08/2009, 18:24
Wa aleykum salaam
¿sobrevalorarte? para nada hermano, eres de esas escencias raras que no se encuentran facilmente, solo así me explico la naturalidad y alegría con que lleno mi espacio en este espacio, si no fueras tú el que contesta y nos llena con tus respuestas ¿quien sería? algunos empiezan con entusiasmo este tipo de tertulias e intercambios, y lo abandonan, pero eres tu quien mareca el paso y sigue el ritmo. Yo sensillamente te sigo, porque dirigirlo no podría. Gracias hermano.

JamilaNoor
09/08/2009, 19:19
No se conocían. La vida transcurrió tranquila sin que supieran el uno del otro. Sin embargo, se presintieron siempre, como cuando sabemos que más allá del mar una tierra prometida nos espera.
Nacieron el mismo día a diferentes horas en hospitales distintos. Ella en blanca seda y rodeada por sus padres. Él en manta desteñida y con su madre a solas, unidos más que nunca cuando los desunieron, porque no hubo padre que dijera ¡Presente! en su vida.
Así crecieron ello, ambos con grandes ojos negros y dulce sonrisa, ambos con mente clara y corazón ardiente. No se conocían, pero se buscaban entre las multitudes de la gran ciudad. Se soñaban a veces y se despertaban con la sensación de que falta algo...un no se que.
No se conocían cuando se encontraron simple y llanamente un pasillo de una tienda de un lugar donde ambos buscaban lo mismo y lo tomaron al mismo tiempo. Se miraron a los ojos y descubrieron que todo lo sabían el uno del otro. Era esa sabiduría que se lleva en la sangre, en los genes. Y por eso, tan solo por eso, sin decirse nada, tomaron sus manos y caminaron en silencio para descubrirse aún más, para llegar a las honduras de ambos, para consumarse. Pero la madre de él llegó pasó en ese instante. Viendo a los jóvenes embelesados el uno del otro, corrió hacia ellos y los apartó de entre sí, mientras lloraba y le decía al hijo, con vos entre cortada, ¡Es tu hermana…hijo mío, tu hermana, la hija de tu padre el que nos abandonó!

Muntassir
11/08/2009, 11:39
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


MUERE alguien cercano - y, creánme, estoy en una edad que ello sucede a menudo-, y me pregunto si le abracé lo suficiente.La memoria contiene atenciones dedicadas a la piel, al perfume de cada uno.En mi olfato evocador premanecen los referentes de esa persona con la misma exactitud con que ahora mismo, si cierro los ojos, evoco el olor de la gente viva a la que quiero, tanto si permanece lejos como si voy a encontrármela en el transcurso del día de hoy.Registramos la percepción que recibimos de las personas amadas y- hay muchas formas de amar, afortunadamente-, el aroma que desprenden y la manera en que nuestra capacidad para el encuentro lo adopta y clasifica.

Pues se mezclan, en los sentimientos que perdurarán para el recuerdo convertidos en una sensación única, el olor del otro y nuestro don más o menos afilado para recibirlo.Y es entonces, cuando alguien muere, y te llegan a los sentidos el vaho de su cabello en verano, la frescura de sus pecas en invierno, el mensaje de su ropa...Es entonces cuando te preguntas si os abrazasteis lo bastante.

Inevitablemente, uno mira alrededor para comprobar si está abrazando lo bastante a quienes le rodean y le importan.Y comprende que hay mucho abrazo vano y mucho besuqueo en el aire, pero nos falta acercar el pecho, darse con el torso uno de esos toques profundos, una de esas transmisiones de afecto que el otro metaboliza, que acompaña.


Muntassir.


Perdonen que no me levante.
Por Maruja Torres.El País Semanal, 090809.

JamilaNoor
12/08/2009, 01:44
Ella se acuesta en un carton y sueña.Porque su realidad es tan infima e insignificanteque ni siquiera la puede ver, mucho menos al estar de pie. Y es cuando sueña que se hace grande o grandiosa, según sean sus sueños. Y alli es donde conquista ese otro universo paralelo que funciona segun sus leyes y sus normas.
Ese mundo vuela, se extiende o se contrae. Es infinitamente triste o feliz, pero no hay infinitos reales en él. cuando se levanta todo se derrumba y camina lento, arrastra los recuerdos de sus sueños mientras sus faenas le permiten sobrevivir el dia a día.
Y la veo menuda, distraida, sola... mal vestida o cuasi vestida por las calles. Limpia vidrios de los carros, revuelve la basura de los inmesos toneles de los restaurantes de comida rápida, o se acurruca en una esquina con su veneno a tiempo para evadirse y sueña...sueña... como pocos humanos lo podemos hacer.
La veo pobre pero ella no me ve, no ve a nadie. Todos los demás somos objetos y no sujetos en su mundo. Ve la mano que se estira para regalarle unos centavos, ve un torso que se vuelve al otro lado para ignorarla. No le importa. No espera. No quiere conocernos...tampoco la queremos conocer.
La veo y me pregunto su sueños, ella sueña. Vive en las calles, no se como, no se donde. vive en las calles y seguramente morirá alli tal como vivió, con sus sueños y yo sueño junto a ella que un día, un día sin que yo sepa ni me de cuenta, en que yo no intervenga, ya no habrá niñas como ella. Vana ilusión.

JamilaNoor
12/08/2009, 01:49
Te espero.
-Cada día salgo a mi ventana para verte-
Te escondes.
-tu no pasas, escoges otra calle-
Te busco.
-leo los signos de la acera para sentirte-
Evades
-Dejas tus huellas en otras calles-

¿Hasta cuando amor mio?
¿hasta cuando mi tesoro?
La vida es la ilusión del que añora.

Muntassir
13/08/2009, 12:23
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

EL éxito había sido el chocolate con bizcochos de la merienda prevista.No la sopa, no la ensaladilla, no el pescado, no la carne del almuerzo.En realidad esto había sido para aquellos viejos oscuros que daban el dinero- las quinientas pesetas de rigor- por una risa, por un comentario insinuante, por una entrega de intimidad.Sí, el éxito había sido aque chocolate ¡ Qué maravila! con los trajes blancos, inmaculados; con la pureza de la comunión, con el acervo de consejos guardados en la memoria, en el pecho; de normas de estricto cumplimiento, y que Gladys se le subiera la falda.Los reclinatorios sudaban ¡ qué calor!

Qué pena de huellas para aquellas rodillas puras que tan descaradamente se atrevian a manchar el terciopelo rojo de aquella solemnidad...Santo, santo, Santo es el Señor, y la falda que no cubre, que Gladys no se dé cuenta Señor perdóname pero quién se la planchó ¿ y el almidón? No, no se le baja, y todos se dan cuenta, todos menos ella.¡ Santo, Santo es el Señor! Lo mejor fue el chocolate con bizcochos.
---¡No manches el misal
--- Pero papá, es tan pequeño...
Y la servilleta que no cubre, y el bizcocho que gotea, y las rodillas de Gladys.
Desde luego, lo mejor fue el chocolate con bizcochos, porque aquello de pecar nadie lo entendía, y eso que tenía una cicatriz, y ya se sabe, las heridas coartan, disminuyen el físico, ayudan a la moral.Por eso creo yo lo del martirio.Ahora que, claro, posiblemente me equivoque, porque el bulto nadie ni nadie me lo bajaba, y cómo era posible (Santo, Santo) con lo rico del chocolate y de esos bizcochos que me acordarse de las rodillas.

--- Pero niño, ¿ te molesta algo?
---¡ Qué le va a molestar! Es el chocolate. ¿No ves cómo ha quemado las rodillas de Gladys?
---¡ Niños, que este dinero que han recaudado les sirva para curar las heridas que la barbarie de la civilizacion ha causado en nuestros semejantes! ¡ Restañemos aquellas heridas que nuestros ojos han visto, aunque nuestras manos no puedan darles alivio preciso aquí y ahora, a traves de la Santa Infancia ¡
---¡ Que bueno el chocolate! Santo, Santo, Santo, te damos gracias, Señor, por los alimentos recibidos.

La verdad es que Rosendo Petisco no llegó a imaginar nunca lo que se encontraría aquella noche en la planta del primer piso de su casa a medio hacer.Fue tal su sorpresa que volvió a bajar las escaleras pensando en si el puro que llevaba en la boca tendría alguna droga, o si le habrían puesto algo en el café que momentos antes había tomado en el bar, antes de hacer su ronda nocturna para ver si todo estaba en orden en la obra.Al llegar a la planta baja se apoyó en el quicio de la puerta, aspiró profundamente el aire y se quedó mirando la brasa del tabaco, girándolo muy despacio y acercándolo con cuidado a su nariz para olerlo con sumo deleite.Pero no, quemaba bien el condenado, y su arona era exquisito.Todas las tardes, al oscurecer, después de guardar el coche, solía hacer lo mismo (...)

Lentamente y de puntillas comenzó el ascenso por la escalera de ladrillos sin vestir, procurando que al colocar el pie la gravilla existente no hiciese demasiado ruido.Si era real lo que había creído ver, no convenía espantarlos, sino cogerlos con las manos en la masa (¡qué sorpresa se llevarían los hijos de...!) para reconocerlos y obrar en consecuencia; si había sido una visión, toda precaución sería inútil, pero a pesar de todo no estaría por demás, por si las moscas.El primer tramo estaba cubierto.En el rellano de la escalera pensó que sería conveniente una linterna escondida en la obra para casos como éste, aunque, claro, tampoco convenía lucha luz por si...¡ Huy! Qué ganas de que terminen la baranda de la escalera.Ahora mismo casi me caigo.Imagino la risa de esos cabrones si me descubrieran y encima caído en el suelo.Bueno, me parece que ya no quedan sino cuatro.Afuera la poca claridad de la luz de la calle me ayudará a determinar qué es lo que pasa.

En la losa del edificio, los ojos bañados por la sorpresa y atiborrados de miedo, las manos detenidas en su loco placentero movimiento, todos, los seis, contuvieron la respiración.¿ De dónde surgía aquella sombra? Pero si habían comprobado la puerta (tenía que haber otra...).¡Chist! ¡Cállate, coño, que nos han pescado! (Se me ha quedado más chiquira que una adivina) (Y eso que decías que ibas a ganar) ¡Es el dueño ! ¡Qué hacemos!

--- ¡ Cabrones! A cascarse manuelas en mi casa nueva. ¡ Fuera de aquí ! Voy a verles las caras para denunciarlos...

Desabrochados los pantalones, jadeantes, con las manos en el cinto, levantándose agil y alocadamente, sus cuerpos adolescentes cocharon entre sí buscando una salida, mientras Rosendo Petisco, dueño de la casa, se aprestaba a coger un pedazo de guía para machacar la cabeza, las cucas o las manos de aquellos mozalbetes que habían tenido la desfachatez de convertir aquella ilusión en un peculiar prostibulario, original recinto de concursos.El escarmiento sería mayúsculo porque por la escalera no podrían bajar...

---¡ Al montón de arena de abajo! ¡¡ Salten! ...



Los árboles y otros cuentos.
Jose J.Pérez.

Muntassir
13/08/2009, 12:32
Feliz el que, alejado de negocios,
como en remoto tiempo los mortales,
paternos campos con sus bueyes ara
y no riden a la usura vasallaje,
ni le despiertan los clarines bélicos
ni teme aireados mares,
y evita igual del foro las intrigas
que del rico soberbio los umbrales.




De : Trampas de la memoria
Angel Mollá.

JamilaNoor
13/08/2009, 21:40
Aquí en mi corazón
Crece una rosa
Día a día
Que quiere ser cortada
Por la mano amiga
Del que poco a poco voy amando.
Nada le es oculto a mi alma
Todo lo sabe o lo presiente
El corazón.
Pero no pierde el encanto, lo acrecenta e intensifica
No pierde le brillo, brilla más
Crece el entusiasmo
Y admiro las razones
Los motivos
El juego
El escondite
El buscarte
El perderte y volverte a encontrar
No te vallas para siempre amado mío.
No importa si hay otras tierras
En las suelas de tu zapato
Por que se que la mía
Se encuentra en tu razón….

JamilaNoor
13/08/2009, 21:41
Nunca dejes de asombrarme.
Mi pobre alma dormida necesita que la despierten de tanto en tanto.
No dejes de conquistarme
Mi corazón entra en duda cuando ya no es el objeto de tu atención.
Visítame
Los ojos y los oídos sufren la espera y sufren más la indiferencia.
Amame
Con todas tus fuerzas
Y yo te amare con todas las mías

JamilaNoor
13/08/2009, 21:42
No puede entender el humano como es posible que una flor se destaque dentro de un torrente de basura, y se eleve victoriosa entre desperdicios que solamente la hacen lucir mejor…
Así era aquella niña tímida, discreta, que se paseaba de un lado a otro encontrando siempre una razón para vivir y no para morir. Su mirada se desplomaba sobre los que amaba sin condiciones. Sus palabras fueron un bálsamo a las heridas que la pobreza hizo cada día. Sus manos el toque mágico de la sanación del alma, el recuerdo de la ternura y la caricia limpia.
Por eso la noche lloró en silencio el día que fue desfloronada por la fuerza. Ella salió de su cuarto limpio, sin loza ni cerámica en el suelo que era pura tierra. Ella salió al patio a traer algo, una niñería propia de su edad. Ignoró los signos de la maldad que le avisaban del próximo infortunio: el silencio agigantado, el vientecillo caliente, la negrura del cielo. Ella salió a dar lo que debía ser un regalo y no un castigo. Las manos temblorosas de un hombre le ahogaron el grito y el suspiro…las palabras. Así, por la fuerza, arrebatada la inocencia, fue la flor envejecida y sin mañana. La flor muerta.
El día después amaneció triste y sin respiro. No hubo más niña ni más ternura.
No puedo entender al ser humano que arranca la bella flor aunque se eleve en la basura ¿Qué importa? La belleza no esta en el lugar sino en el fondo de la cosas.

Muntassir
14/08/2009, 22:02
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

PUEDE que la comida no esté tan alejada del alma de las cosas, si entendemos que su función, por tan excelsa, ha de ser cuidadosa con el contenedor del alma: el cuerpo.Los productos que nos alimentan, las cosas o productos que se usan en todo plato, por sencillo que sea, han tenido que tomar parte de la naturaleza.Como todo ser vivo, también servimos de alimento a otros seres.No es que todas las cosas se puedan comer, aunque vivamos en época en que todo se devora, se fagocita, deglute y desecha rápidamente.

Vivimos en la época que nos han dejado nuestros antepasados y los que vienen -ya vienen pronto- vivirán en el mundo que nosotros les dejemos.Pero debemos abstraernos un tanto de esa conceptualización del alimento de la vida, que pasa por entender que todo lo que vive se procesa, usa, se utiliza y degrada al fin, para centrarnos en algo más simple y doméstico como la cocina familiar y el recuerdo de aquel platillo magnífico de arroz con leche de nuestros primeros cinco años que nos hizo descubrir que la tata era el ser más adorable del mundo.

Reconozco que de pequeño me deslumbraba los pasajes de la literatura francesa del diecinueve en que los protagonistas mantenían sus relaciones en torno a una buena comida.Quizá por eso creo ahora que alrededor de toda cocina familiar se nutre el que será el individuo futuro.Como tercer hijo de familia numerosa, recuerdo de mi infancia que muchas cosas importantes se producían y fraguaban entre la cocina y el comedor.Buscando el "tiempo perdido" a través de los sentidos hay sensaciones que resuenan hoy día con eco lento e imágenes morosas.Cierro los ojos y puedo oir aún el tinteneo mañanero de los cencerros del rebaño de cabras que, cruzando la calle, provenientes del Barranco Santos, iban a la búsqueda de la hierba fresca que hallaban en lo alto de las Asuncionistas.Oiría pronto los toques recios de una de las manos cerrada en puño del cabrero dando contra la puerta de madera de nuestra casa, mientras en la otra portaba la medida de latón.Me alongaba, luego de oirlo, a la ventana del piso alto y me quedaba viendo cómo ordeñaba las cabras.Me embobaba oir aquel "frú fu frú frú" de ritmo trocaico con un tempo pausado cado ocho chorros de leche adentro de la medida (tempo-ritmo octosílabo, quizá para terminar formando un romance popular de muchas e inacabables ordeñadas).

Era un tempo-ritmo preciso, no muy rápido, quizá moroso, pero metálico y esponjoso que producía en el caer de la leche cuando era proyectada desde las tetas del animal hasta el cacharro de latón que, pronto, acabaría completamente lleno de espuma blanca y sabrosa como un caramelo de nata.Repito : en las cocinas se cocían también los seres futuros.Junto al calor de los calderos y el humo, mezclábase nuestras segregaciones internas con los olores, danzando juntos un mundo heteregéneo de sensaciones que coincidían en proceso del mañanear.Con los rapapolvos y sopapos (¡quitate, niño, de en medio!) se orquestaban las músicas cantadas a voz en grito de las muchachas de servivio, las voces engoladas de las novelas."La Lechera" que aderezaba llantos imaginados o reales de la cocinera con las especies...

Las horas del comer marcaban el antes y después de todas las acciones, junto con el interés por lo novedoso.Yo, cuando volvía del colegio, tenía la costumbre que posiblemente era ya heredada, como los trajes, de los hermanos mayores.Iba derechito a la cocina y, tras preguntar qué había de comer, pegaba a despatar calderos y a incrustar mi recta y afilada nariz entrometida en la inadagación de sus contenidos.Las potas en salsa me chiflaban; los rodillos envueltos de mahonesa y rellenos de atún fresco, me enloquecían, las croquetas suaves y cremosas de pescado, carne o queso, le hacían palidecer; los tollos, me daban un vuelco en el corazón; la ropa vieja, los calamares rellenos de carne mechada...Pero también estaban los postres de la tarde (¡oh, los postres: bizcochos, helados, cremas!) con sus tufillos previos caramelosos y nectarinos que impregnaban toda la casa de arriba abajo haciendo insoportable la espera de la hora de la merienda.

Hay un plato que tiene para mí una simbología notoria: los rollitos de col rellena de carne.Mi abuela vino de Palestina a conocernos en el 1952, aquí dejó entre nosotros, antes de irse para siempre, todo un recuerdo hermosamente mitificado en torno a los olores de las especies y ciertos platos de cocina que, en cierto modo, se acabarían adaptando a nuestra materias primas y paladares.Mi madre Amparo, llama a este plato "Rollitos de col rellena de carne", aunque en árabe se denominan "malfuf" (col rellena).Se pueden hacer tambien de hojas de parra (warrack inab) o de acelgas."Mulfuf" quiere decir enrollado que, en este caso, como casi toda la cocina árabe, contiene un relleno, que seguro es una sorpresa para el paladar.



Por Albert Omar Walls.Prosa.
Cuadernos de Ateneo, nro. 9

Muntassir
14/08/2009, 22:16
Llegas hasta mi cuerpo
rápida como el vuelo de cien pájaros
como al instante llegas
como la llama
Llegas hasta mi frente
habitas mis olvidos de deseos
maduras las horas
del silencio profieres
en mudos malpaíses
esculpes esta piel con tus racimos
te desgranas en cien haces transparentes

Penetras en mí

traslúcida

vestida del color de tus espigas
de sol de claridad de aire de nada

Mi rostro en tu silencio iluminado
es sólo un espejismo que anega
una confusa máscara de voces
gestos latidos risas que se apagan
sitiadas por tu luz.




Isidro Hernández.
Cuadernos de ateneo, nº 9

JamilaNoor
15/08/2009, 06:27
Un volcan que estalla en mil sabores
eres tu
en mi deseo.

Un huracán que arranca hasta la tierra
eres tu
en mis recuerdos.

Un preludio majestuoso de Beethoven
eres tu
en mi futuro

te espero

JamilaNoor
15/08/2009, 06:29
La mano se entrelaza con la rama para no caerse. Pobre niña. no hubo otro punto de apoyo a su persona.

JamilaNoor
15/08/2009, 06:33
De Marco Antonio CORTÉS FERNÁNDEZ (primer premio 2009 del Concurso de cuento corto latinoamericano)

“Hacía ya más de cien mil lunas, de la madre tierra le nacieron las primeras mujeres mayas, semillas libres que les nacieron las mujeres y hombres que trabajaron nuestra tierra y ella los alimentó. Ellas nunca poseyeron ni explotaron esta tierra, sino que por el contrario la compartieron entre sus comunidades y cuidaron de ella. Fue hasta hace cincuenta mil lunas que los otros mataron y robaron nuestra tierra, se apropiaron de ella y la explotaron. Desde entonces, nosotras hemos resistido y defendido nuestro derecho a vivir a nuestro modo, nuestra cultura, y hemos retomado nuestra tierra, ya desgastada, maltrecha, para cuidarla nuevamente y pedirle que vuelva a alimentarnos y a nacernos. Hemos vuelto a acostar a nuestras hijas, al cumplir sus cincuenta lunas, sobre un petate, para que aprendan a mirar las estrellas y escuchen la voz de nuestras raíces, y su carne de maíz se nutra de esperanza”. Así hablaba la comandanta Ramona a las mujeres de Acteal, antes del levantamiento.

Cuarenta lunas les habían pasado, cuando los árboles crujieron, los ríos crepitaron, la tierra bramó, y las estrellas, al llegar la noche cayeron en llanto, inconsolables. Las mujeres madres, las no nacidas y los hombres de Acteal, habían sido masacrados por las guardias blancas de paramilitares, al servicio del corazón egoísta de los otros, siervos del capitalismo.


Una radio encendida en una empobrecida y autónoma comunidad del llamado “Caracol V”: “Se alza la palabra de las mujeres y hombres indígenas que han logrado con su sudor la proclamación de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas”.

Eran las seis de la tarde, el sol se estaba ocultando detrás de las montañas de la región de San Cristóbal de las Casas, Chiapaz.

La niña Quetzalli, con su cotona de lana, estaba acostada sobre un petate, panza arriba y rascándose el ombligo, su mirada de mujer llegaba hasta la última estrella del cosmos, en sus ojos, como hermosos espejos, se reflejaba la luna, mensajera de esperanza de un nuevo amanecer. Esa noche escuchó en el rumor de las hojas de los frondosos árboles de mango, una voz milenaria.

Le habían enseñado las ancianas de su pueblo, que la vida de cada una de las personas que han sido enterradas está depositada en la sabia de los árboles, quienes por medio de sus raíces, dan la mano a cada una para abrirles las puertas de los caminos que las llevarán hasta sus hojas, que tocan las estrellas. Cuando caen las hojas nocturnas es que han tocado el haz de una estrella, y ambas, hoja y estrella, se confabulan para que renazca una nueva indígena forjadora de mujeres y hombres libres.

Esa noche las hojas hablaban con el conejo de la luna: “Han pasado ya ciento cuarenta lunas y tu has sido testigo de que nuestros pueblos indígenas de Chiapaz han alzado sus voces para resistir al sistema injusto y defender con sus vidas los derechos de los pueblos indios”.

El conejo, se hospedó esa noche en la frente de la niña y susurró a sus oídos: “He visto como caminaban tu madre, tu padre y tus hermanas con la Junta de Buen Gobierno, esa que llaman “nueva semilla que va a producir”. Los vi caminar junto con los otros pueblos, construyendo autonomía en su territorio”.

Un pequeño temblor sacudió el petate y el ligero cuerpo de la niña. “Ejem, ejem”. Nuestra madre tierra intervino, comenzó a hablar al corazón de Quetzalli: “Yo te he nacido, te he alimentado, te he dado la vida, he guardado tu historia, soy la misma tierra de tus abuelas. De mis entrañas, aires y aguas, salen todas las riquezas para tu pueblo”. La pequeña escuchaba atenta y sentía como la cálida tierra la acariciaba. Seguía observando a la luna, y el conejo continuaba su diálogo: “Por eso tu madre, tu padre, tus hermanas y todas las que en ella trabajan, se han ganado el derecho de vivir en ella”.

“Santita, recibe paz”. Dijo la tortuga. Había llegado con su andar paciente a la mano izquierda de la niña y posó la base de su verde caparazón sobre la palma de su mano. Su madre le había dicho sobre la tortuga, que era un animal muy sabio, que la había escogido a ella de entre muchas niñas, para hacerse su compañera y ayudarla con su tenacidad a que se reconocieran sus derechos, a ser tomada en cuenta y ser verdaderamente respetada en nuestro modo, para con su paciencia no desfallecer en tu rebeldía y resistencia”.

La tortuga como fiel nahual, con su voz grabe y ronca habló con ternura a los sentimientos de la pequeña: “Sigue caminando en la esperanza subversiva, de tu sangre indígena, de tus mártires, que viven en los árboles de raíces tan profundas jamás cortadas. Tu madre, tu padre y tus hermanas, están aquí, en las hojas de estos mangos”.

“¡Quetzalli, linda, despierta!” Dijo su abuela. La tomó de la mano con el amor intenso de la trascendencia, la llevó consigo hasta la carreta donde había un balde con agua, la ayudó a enjuagarse, mojó su cara, para encontrarse con esos hermosos ojos negros, brillantes, como las obsidianas. Quetzalli la miró hasta la raíz de su sentido de vida, buscando en sus ojos, los de su madre. La abuela hablaba casi como el susurro de los árboles: “Tenemos que seguir caminando, vamos a denunciar la incursión de la organización paramilitar “Paz y Justicia”, que armados mataron a tu familia y a otras hermanas más de nuestro pueblo, invadiendo y despojándonos de nuestras tierras. Porque ellos obedecen al corazón egoísta del capitalismo”.

La pequeña, era ya una mujer indígena, a su corta edad, alzaba su palabra para denunciar los ataques del mal gobierno. La tortuga durante el camino le contó, que su tía, apenas alcanzada la edad de procrear, había decidido tener una hija para contribuir a la multiplicación de las mujeres y hombres de maíz, para seguir cuidando de nuestra madre tierra. “Una radio encendida en una empobrecida y autónoma comunidad informaba hacía ya setenta lunas antes: “Fueron encontradas 4 mujeres embarazadas, en la masacre de las 21 mujeres, 15 niñas y niños y 9 hombres, indígenas simpatizantes del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en la empobrecida comunidad de Acteal, en el norteño municipio de Chenalhó”.

La tortuga, que seguía el camino de la esperanza subversiva en un nuevo amanecer, se mantenía al lado de Quetzalli, esa pequeña que el corazón egoísta del capitalismo le negó nacer. Pero que gracias a nuestra madre tierra, los árboles y las estrellas, la habían renacido.

Extendió su petate, entre la petatera de los marchistas, se acomodó su cotona y se tendió boca arriba, para alimentar su mirada con esperanza de hojas y estrellas.

Han pasado cien lunas, en una pequeña casa de palma y estuco hecho de barro, la pequeña, hecha mujer, estaba por opción siendo madre al parir una hermosa niña, morena, cabello negro. La arropó con sus brazos y la amamantó con su amor y deseo de justicia.

Ya pasadas 50 lunas, como es la costumbre, le vistió su cotona de lana y la acostó panza arriba, ha aprender a mirar con esperanza subversiva.

Muntassir
15/08/2009, 23:08
Estás en mi destino, como está
el pájaro en su fuego, ardiendo oscura-
mente

Pero,
cómo has de nacer, dí, cómo
haré que nazcas de esta tierra estéril,
si ya te siento, como un dios de entraña
viva,
hundiendo más tu lanza en mi costado
para que nazca el nuevo hombre, el dios
que hablará como el niño en tu regazo.

¿ Y preparado estás, dices, si aún
no has apurado el vaso de tu sombra
hasta caer tres veces en la noche,
si el fuego aún no es fuego de la muerte,
y el ave aún no es ave de la vida?

Cómo habré de encontrarte, dime,
¿ tan oscuro eres, tan claro?




Alejandro R. Refojo.

Muntassir
15/08/2009, 23:26
Tómame en tus sudarios de nieve dolorida,
en tus negras yacijas de cristal y silencio
abórtame en tus muslos de coágulos tatuados
con uñas asesinas de espasmos más reales.
Moldéame en tu fuego de crisol repetido
para el vaso imperfecto que contenga mi sangre.
Destrúyeme en el mármol de tu altar cirujano,
en la pira en que todo, salvo el aire, se hiela.
Acógeme en tus hojas de boscajes caducos,
allí donde los ríos parece que no corren.
Ahógame en tus ciénagas de agua negra y serpientes
en sus nieblas prehistóricas de olvido subterráneo.

Haz de mi lo que quieras,
pero hazlo pronto y claramente.
Porque también me acosa la llama en la pupila,
los dedos que le niegan a mis manos sus alas,
los labios que no beben salvo el barro del viento,
el pecho que no estalla de tanta servidumbre.
Tómame entre tus brazos de hetaira que, insaciable,
me exige la constancia del labrador de nubes,
Tómame o deja abierto
mi cadáver al mar de los naufragios.
Pues después de mi entrega sin excusas,
sólo he de ser la sombra de una luz no que existe.


Ignacio C.Valderrama.

Muntassir
15/08/2009, 23:39
Espónjase la tierra bajo el fuego
del sol ardiente en la mañana de oro,
y los "canarios", con trinar sonoro,
¡ más luz! le piden en amante ruego.

Dejando de sus chozas el sosiego,
el labrador trabaja su tesoro,
y se oye entre las mieses un "te adoro",
que une dos almas que se besan luego.

Es el amor de Dácil, que alegrías
en el boscaje y en el prado añora,
amor con dejos de melancolías.

amor ingenuo que al mirar implora:
el que al reir nos canta unas "folías"
y un "arroró" de madre cuando llora.


Diego Crosa.

JamilaNoor
17/08/2009, 01:39
Con el color
de tus ojos
Se acabaron mis nostalgias
Perdi el temor que tenia
De mirar hacia adelante
Y mi alma que estaba muerta
Le pusiste alas blancas
Volo y se paro en tu boca
Con tu beso la atrapaste
Volo y se paro en tu boca
Con tu beso la atrapaste

Y cuando no puedo verte
Y te llamo para oirte
Mil mariposas de plata
En mi estomago se espantan
La cosa mas cotidiana
La conviertes en milagro
Que no me falte tu risa
Ni tu enojo ni tu llanto
Que no me falte tu risa
Ni tu enojo ni tu llanto

*CORO*

Te llevare
Te llevare
Las alambradas sabremos cruzar
Te llevare

Te llevare
Te llevare
La vida se hace tan facil si estas
Te llevare

El tiempo nos ha cambiado
De se brasas titubiantes
A fuego que no se apaga
Ni con la lluvia que cae
A diario tengo razones
Nuevas causas para amarte
Tesoro de carne y hueso
Yo te adoro mas que antes
Tesoro de carne y hueso
Yo te adoro mas que antes

Te llevare
Te llevare
Las alambradas sabremos cruzar
Te llevare

Te llevare
Te llevare
La vida se hace tan facil si estas
Te llevaRE
De: Hernaldo Zúniga. Nicaragua.

JamilaNoor
17/08/2009, 01:44
No tengo mas patria que tu corazón
todo cuanto amo lo tienes mujer
de la geografia que hay en ti
me viene el aliento de escribir
me encanta escalar, tus montes y arar
me abrigan tus huecos, cuando hay tempestad

No tengo mas himno que aquel, que es tu voz
hallarte fue un gozo mi mapa cambió
lamiste mi herida sin saber
que en medio de un mundo que anda mal
me diste el vigor para sonreir
promueves mi calma, da gusto vivir

No tengo mas patria que tu corazón
en esa mirada me cabe hasta el sol
si todo es mentira lo tuyo es verdad, color

No tengo mas patria que tu corazón
si todo se cae me queda tu amor
me queda tu nombre que grito a todo pulmón

Mi unica bandera ondea por ti
si miro al futuro me gusta creer
que envejeceremos piel con piel
rodeados de nietos y ojala
queriéndonos mas, o al menos igual
viviendo una casa a orillas del mar

No tengo mas patria que tu corazón
en esa mirada me cabe hasta el sol
si todo es mentira lo tuyo es verdad, color

No tengo mas patria que tu corazón
si todo se cae me queda tu amor
me queda tu nombre que grito a todo pulmón

De Hernal Zuniga. Nicaragua

Muntassir
17/08/2009, 17:35
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


CON los periódicos de los años sesenta podíamos no sólo estar al tanto de la política mundial, sino asistir a debates apasionados, nunca sin fundamento, sobre temas que más nos preocupaban, no ya políticos sino también científicos, culturales, sociales.Cada medio tenía su servicio de documentación, nunca publicaría deliberadas falsedades.

Algunos medios sentaban cátedra, por su intachable ortografía, pero también por la correcta construcción de las frases y la estructuración inteligente de las colaboraciones.La concordancia de los titulares con los textos que encabezaban era imperativa, los pies de foto pasaban varios filtros para evitar contradicciones y se intentaba que la publicidad no interfiriera con el material editorial.

Se evitabab frases hechas.Nunca una explosión"hizo saltar todo por los aires", ninguna inundación "se llevó todo por delante" ni arrasó todo lo que encontró a su paso ", la lluvia nunca " hizo acto de presencia", ningún ingreso en un hospital era "con caracter de urgencia", nada tenía "carácter confidencial"-era confidencial y basta-.La cosas no quedaban "calcinadas" sino quemadas o carbonizadas, los equipos no "entrenaban", sino que se entrenaban, las bombas no"explosionaban" sino que explotaban; los superlativos holgaban y un coche destruido no estaba más destruido porque se dijera "destrozado".

A ningún periodista se le iban a ocurrir preguntas como:"¿Qué se siente cuando se recibe este premio?" o"¿ cómo vivió usted la noticia de la muerte de su hermano?".Lo obvio no era noticia.Tampoco lo eran las conjeturas.Nunca un huracán "habría podido dejar" decenas de muertos.Los había dejado o no era noticia.Salvo en algunos pasquines sensacionalistas, ni los sucesos ni las catástofres, naturales o artificiales merecían mucha atención por parte de las redacciones, a menos de ser salvajadas extremas o algo afín a las hecatombes.

En buena medida los periódicos reflejaban la variedad del mundo y todos los esfuerzos iban dirigidos a singularizarse en los quioscos.Los titulares de las primeras páginas diferían no sólo por su estilo, sino por su tema y sus valores tipográficos.Una sana disciplina, entre pragmática y moral, confería a los medios un singular matiz didáctico que se expresaba en el valor relativo de las noticias, tanto por el lugar y el espacio que ocupaban como por su tratamiento gráfico y tipográfico.La prensa de entonces era imprescindible.Lo que no se comprende es qué está pasando con el periodismo de hoy.


Muntassir.


Tiempo real.Mario Muchnik
Público, 170809.

Muntassir
17/08/2009, 18:49
Un policía canadiense detectó que el teclado que sostenía el niño violado tenía la letra española y mandó la pista a Madrid.


LOS primeros pasos de las investigaciones policiales se asemejan al inicio de un noviazgo: lo más importante para que marche bien son los pequeños detalles.Un cabello "olvidado" por el delincuente.La casi imperceptible huella dejada en el mueble.La direción que dibujan las salpicaduras de sangre de la víctima...Eso lo sabe muy bien Álvaro Iglesias, un joven informático al que le espera una larga temporada en prisión gracias, precisamente, a esos pequeños detalles.Iglesias, conocido como"Nanysex", era un peligroso pederasta al que la policía puso entre rejas en mayo de 2005 por abusar sexualmente de críos que nunca superaban los cinco años de edad.Se ofrecía como canguro a los confiados padres, que nunca sospecharon que aquel agradable joven terminaba grabando en vídeo los abusos que cometía a sus pequeños y subiéndolos a Internet.

Precisamente en la red comenzó la investigación, aunque a miles de kilómetros de España.Un agente de la Unidad de Crímenes Sexuales de Toronto (Canadá) logró penetrar en un foro secreto y contactar con un cibernauta que ofrecía pornografía infantil.Éste le envió unas fotos en las que aparecía un niño de un año.No eran pornográficas, pero las promesas del presunto pedófilo de futuras imágenes explícitas del abuso, convencieron al agente que estaba ante un nuevo caso de pederastia.

El agente canadiense remitió, a través de Interpol, las fotos y vídeos que había conseguido a Madrid, ya que estaba convencido de que el pequeño había sido violado en España.¿Intuición? No, capacidad de observar los pequeños detalles: el teclado del ordenado que aparecía en las imágenes tenía la tecla "ñ".Así, la Policía española descubrió que en otra el menor sujetaba en la mano un billete de metro.Tras mucho analizar la imagen, los agentes supieron que se trataba de un ticket de cercanías de Madrid y que había sido expedido por una máquina de la estación ferroviaria de Collado Villalba.

En otra de las imágenes, el niño aparecía sobre una toalla.Tras someterla a varios aumentos, los agentes pudieron leer la palabra "PAZ" y concluir que pertenecía al hospital madrileño.En su afán por acorralar al pederasta, incluso siguieron la pista de la llamativa tapicería del sillón donde aparecía la víctima.Tiraron de ese hilo hasta llegar a la empresa de Elche encargada de su distribución.Sin embargo, aquel cabo se cortó.Abastecia a demasiados almacenes de muebles baratos como para poder avanzar por ese camino en las pesquisas.

EL "NICK" DELATOR : No importó, porque los vídeos seguían arrojando pistas.Muchas imágenes aparecían con un "copyright" que adjudicaba su autoría a un tal "Kova".La Policía pudo relacionar rápidamente ese "nick" con otro apodo habitual en los foros de pederastas, el de "Nanysex", que iba dejando sus huellas en la red desde las localidades desde las que se conectaba a Internet.: Collado Villalba, Cercedilla...y así hasta llegar a Murcia.En esta localidad, donde había regentado un negocio de informática, la Policía lo localizó y detuvo.En julio de 2007, la Audiencia Provincial de Madrid lo condenó a 58 años de prisión.Un largo "noviazgo" con la cárcel gracias a los pequeños detalles.


Muntassir.


Negro por dentro.Libre, 170809.
Por Óscar López-Fonseca

Muntassir
18/08/2009, 12:21
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


Oreja : breve playa del sonido
donde las puras ondas se detienen;
rosada, frágil concha a donde vienen
los suspiros del aire y del sentido.

Maravillosa perfección: o nido
en que vibran palabras que no tienen
ni espíritu ni nada y que convienen
a la paz de ese mármol consentido.

En su breve oquedad calla la boca
y el aliento purísimo se atreve;
no la voz, que es mudez cuando toca.

Y, cóncava a la sangre de la nada,
una lluvia de luz sonora bebe
esa perfecta oreja nacarada.


Ventura Doreste.Soneto.

Muntassir
18/08/2009, 12:33
Agua turbia que bulles, te despeñas,
te quiebras bajo el sol, y eres de oro.
Serpiente inofensiva que yo adoro
bajo las duras venas de las peñas.

Inmóvil por el cauce, dí, ¿qué esperas
presidiera sin voz, ya maniatada...?
Agua de sumisión, caucificada
en eterno acueducto con fronteras


No avanzas ya, tropel de algarabías
¡Oh salvaje corriente que morías
con un loco clamor de incertidumbres!

Hoy eres un temblor, un soplo, un giro.
El aire doloroso de un suspiro
lejos de las gargantas de las cumbre.



Manuel C. González, 1944

Muntassir
18/08/2009, 12:45
No me antoja pedir otros presentes
al milagro de luz de la mañana.
Este cielo que llena mi ventana
tiene ya los regalos suficientes.

Nada quiero de más para el sustento
de mi lírico sueño renacido.
Una alondra ha llenado todo el nido
y una lila ha cubierto el firmamento.

Nada pido ni quiero, ya me basta.
Se ha clavado una fiesta en mi alma y hasta
en los dedos me tiemblan cascabeles.

¡ Juventud! ¡ Con qué poco te he llenado!
Con un grano de amor se me ha quedado
todo el cuerpo lleno de claveles.


Rafael Arozarena, 1945.Soneto

JamilaNoor
19/08/2009, 05:57
(Dos poemas de alfonsina Storni, argentina, una de mis preferidas)

VOY A DORMIR

Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación; la que te guste;
todas son buenas; bájala un poquito.

Déjame sola: oyes romper los brotes...
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

para que olvides... Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido...

JamilaNoor
19/08/2009, 05:58
YO EN EL FONDO DEL MAR

En el fondo del mar
hay una casa de cristal.

A una avenida
de madréporas
da.

Un gran pez de oro,
a las cinco,
me viene a saludar.

Me trae
un rojo ramo
de flores de coral.

Duermo en una cama
un poco más azul
que el mar.

Un pulpo
me hace guiños
a través del cristal.
En el bosque verde
que me circunda
—din don... din dan—
se balancean y cantan
las sirenas
de nácar verdemar.

Y sobre mi cabeza
arden, en el crepúsculo,
las erizadas puntas del mar.

JamilaNoor
19/08/2009, 06:00
(La canción preferida por mi papá)

de los argentinos Ariel Ramirez y Félix Luna.

Por la blanda arena que lame el mar
Su pequeña huella no vuelve mas,
Un sendero solo de pena y silencio llego
Hasta el agua profunda,
Un sendero solo de penas mudas llego
Hasta la espuma.

Sabe dios que angustia te acompaño
Que dolores viejos callo tu voz
Para recostarte arrullada en el canto
De las caracolas marinas
La cancion que canta en el fondo oscuro del mar
La caracola.

Te vas alfonsina con tu soledad
Que poemas nuevos fuiste a buscar ...?
Una voz antigua de viento y de sal
Te requiebra el alma y la esta llevando
Y te vas hacia alla como en sueños,
Dormida, alfonsina, vestida de mar ...

Cinco sirenitas te llevaran
Por caminos de algas y de coral
Y fosforecentes caballos marinos haran
Una ronda a tu lado
Y los habitantes del agua van a jugar
Pronto a tu lado.

Bajame la lampara un poco mas
Dejame que duerma nodriza en paz
Y si llama el no le digas que estoy
Dile que alfonsina no vuelve ...
Y si llama el no le digas nunca que estoy,
Di que me he ido ...

Te vas alfonsina con tu soledad
Que poemas nuevos fuiste a buscar ...?
Una voz antigua de viento y de sal
Te requiebra el alma y la esta llevando
Y te vas hacia alla como en sueños,
Dormida, alfonsina, vestida de mar ...

JamilaNoor
19/08/2009, 06:06
Por Gabriela Mistral ( esta bellísimo)

I

Del nicho helado en que los hombres te pusieron,
te bajaré a la tierra humilde y soleada.
Que he de dormirme en ella los hombres no supieron,
y que hemos de soñar sobre la misma almohada.

Te acostaré en la tierra soleada con una
dulcedumbre de madre para el hijo dormido,
y la tierra ha de hacerse suavidades de cuna
al recibir tu cuerpo de niño dolorido.

Luego iré espolvoreando tierra y polvo de rosas,
y en la azulada y leve polvareda de luna,
los despojos livianos irán quedando presos.

Me alejaré cantando mis venganzas hermosas,
¡porque a ese hondor recóndito la mano de ninguna
bajará a disputarme tu puñado de huesos!

II

Este largo cansancio se hará mayor un día,
y el alma dirá al cuerpo que no quiere seguir
arrastrando su masa por la rosada vía,
por donde van los hombres, contentos de vivir...

Sentirás que a tu lado cavan briosamente,
que otra dormida llega a la quieta ciudad.
Esperaré que me hayan cubierto totalmente...
¡y después hablaremos por una eternidad!

Sólo entonces sabrás el por qué no madura,
para las hondas huesas tu carne todavía,
tuviste que bajar, sin fatiga, a dormir.

Se hará luz en la zona de los sinos, oscura;
sabrás que en nuestra alianza signo de astros había
y, roto el pacto enorme, tenías que morir...

III

Malas manos tomaron tu vida desde el día
en que, a una señal de astros, dejara su plantel
nevado de azucenas. En gozo florecía.
Malas manos entraron trágicamente en él...

Y yo dije al Señor: ?«Por las sendas mortales
le llevan. ¡Sombra amada que no saben guiar!
¡Arráncalo, Señor, a esas manos fatales
o le hundes en el largo sueño que sabes dar!

»¡No le puedo gritar, no le puedo seguir!
Su barca empuja un negro viento de tempestad.
Retórnalo a mis brazos o le siegas en flor».

Se detuvo la barca rosa de su vivir...
¿Que no sé del amor, que no tuve piedad?
¡Tú que vas a juzgarme, lo comprendes, Señor!

JamilaNoor
19/08/2009, 06:13
De manuel Acuña (mexicano)

Si supieras, niña ingrata,
lo que mi pecho te adora;
si supieras que me mata
la pasión que por ti abrigo;
tal vez, niña encantadora,
no fueras tan cruel conmigo.

Si supieras que del alma
con tu desdén ha volado
fugaz y triste la calma,
y que te amo más mil veces,
que las violetas al prado
y que a los mares los peces;

tal vez entonces, hermosa,
oyeras el triste acento
de mi querella amorosa;
y atendiendo a mi reclamo,
mitigaras mi tormento
con un beso y un “yo te amo”.

Si supieras, dulce dueño,
que tú eres del alma mía
el solo y único sueño;
y que al mirar tus enojos,
la ruda melancolía
baña en lágrimas mis ojos;

tal vez entonces me amaras,
y con tus labios de niño
mis labios secos besaras;
y cariñosa y sonriente
a mi constante cariño
no fueras indiferente.

Ámame, pues, niña pura
ya que has oído el acento
del que idolatrarte jura;
y atendiendo a mi reclamo,
ven y calma mi tormento
con un beso y un “yo te amo”.

JamilaNoor
19/08/2009, 06:19
De pablo Neruda (Chileno)

Rodando a goterones solos,
a gotas como dientes,
a espesos goterones de mermelada y sangre,
rodando a goterones,
cae el agua,
como una espada en gotas,
como un desgarrador río de vidrio,
cae mordiendo,
golpeando el eje de la simetría, pegando en las costuras del
alma,
rompiendo cosas abandonadas, empapando lo oscuro.

Solamente es un soplo, más húmedo que el llanto,
un líquido, un sudor, un aceite sin nombre,
un movimiento agudo,
haciéndose, espesándose,
cae el agua,
a goterones lentos,
hacia su mar, hacia su seco océano,
hacia su ola sin agua.

Veo el verano extenso, y un estertor saliendo de un granero,
bodegas, cigarras,
poblaciones, estímulos,
habitaciones, niñas
durmiendo con las manos en el corazón,
soñando con bandidos, con incendios,
veo barcos,
veo árboles de médula
erizados como gatos rabiosos,
veo sangre, puñales y medias de mujer,
y pelos de hombre,
veo camas, veo corredores donde grita una virgen,
veo frazadas y órganos y hoteles.

Veo los sueños sigilosos,
admito los postreros días,
y también los orígenes, y también los recuerdos,
como un párpado atrozmente levantado a la fuerza
estoy mirando.

Y entonces hay este sonido:
un ruido rojo de huesos,
un pegarse de carne,
y piernas amarillas como espigas juntándose.
Yo escucho entre el disparo de los besos,
escucho, sacudido entre respiraciones y sollozos.

Estoy mirando, oyendo,
con la mitad del alma en el mar y la mitad del alma
en la tierra,
y con las dos mitades del alma miro al mundo.

y aunque cierre los ojos y me cubra el corazón enteramente,
veo caer un agua sorda,
a goterones sordos.
Es como un huracán de gelatina,
como una catarata de espermas y medusas.
Veo correr un arco iris turbio.
Veo pasar sus aguas a través de los huesos.

JamilaNoor
19/08/2009, 06:23
De Octavio Paz (Mexicano)

Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos olas
y la noche es océano.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces dos piedras
y la noche desierto.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces raíces
en la noche enlazadas.

Dos cuerpos frente a frente
son a veces navajas
y la noche relámpago.

Dos cuerpos frente a frente
son dos astros que caen
en un cielo vacío.

Muntassir
19/08/2009, 22:48
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatuhu.


HACÍA mucho tiempo que no caía ni gota, y los animalitos de la Caldera se reunieron en el claro del Pino Pepote para tratar el tema de la sequía.Tazafre, el Sapote verde, que no desperdiciaba una, le echó la culpa a la señorita Presidenta.Naturalmente, la conclusión fue que ellos no podían hacer nada para remediar aquella calamidad.

---Debería hacerlo el hombre.Pero es un" dejado" y un egoísta-terció Tijaña, el Lagarto tizón-.
Luego, Matí,la Coruja, dijo:
----Esto me recuerda lo que me contaron hace poco, acerca de una gotita de agua...


"ERASE UNA VEZ una gotita de agua pequeña y frágil.Nació en una nube gris, con millones de compañeras.Pasó las primeras horas de su vida en un baile loco, juguetando en el aire.Otra gota grandota que estaba cerca de ella, era más vieja.formaba parte de la nube hacía mucho tiempo, y había hecho un largo recorrido empujada por el alisio.Había visto barcos diminutos en el ancho mar de allá abajo, dejando tras sí una bonita estela de espuma.Había estado en lo más alto de la nube, sin otras encima, admirando el cielo azul y el sol color oro, la llanura blanca y sin fin de grumos de algodón, tal como los seres humanos la ven desde las altas cumbres y las ventanillas de los aviones.

Se había vestido infinidad de veces con los colores del arco iris.Había visto la luna llena, jugando al escondite tras los nubarrones extraviados de las noches de viento.Se había extasiado con los crepúsculos de la mañana y de la tarde; había tropezado con cometas y globos, con misiles y ovnis.Se había asustado con el latigazo fulgurante de los relámpagos y el fragor horrísono de los truenos.La gotita nueva, recién nacida de un poquito de vapor que subió del mar, oía a la gota antigua contar cuanto había visto y oído, y la admiraba profundamente.

Fue la vieja gota, que por haber viajado tanto conocía muy bien los redondos caminos de la atmósfera, la que habló por vez primera a la gotita nueva de siete islas emergidas del profundo del Atlántico, en la ruta de los alisios, apiñadas cerca de la joroba de un continente llamado Africa, pacíficas y de una belleza y variedad increibles: del esmeralda al oro.Pero siempre con sed de agua.Sobradas de luz y de sol, deseosas de recibir la visita de millones y millones de gotitas como la gotita nueva o la gotita antigua, que en copiosa lluvia mojara sus campos, limpiera las fachadas de sus casas, llenara sus etanques o se filtrara bajo tierra para quedar embalsada donde luego pudiera extraerse.

La gotita nueva, oyendo a la gota antigua, quiso con todas sus fuerzas caer en cualquiera de aquellas islas que tanto la necesitaban.Y proseguía su viaje, soñando en el instante de pasar sobre ellas.Hasta que, un día, las vio entre la bruma, en el confín de horizonte ; una, era de lava y fuego, otra, de piel de camello, bordeada por rubia arena, otra, como una gema con perfiles de las otras seis, otra, como un diamante nevado sobre un manto de jade, otra, como joya de mil surcos, coronada de laurisilvas, otra, como la planta de un dios del Olimpo y la, última, como una esmeralda lúcidamente verde...

Una manaña de octubre, la gotita nueva se despidió de la gota antigua, dejó el cómodo y seguro anticiclón y se fue con una borrasca de las Azores.La borrasca la llevó hasta las tierras soñadas.Y tuvo suerte.Había deseado no caer en el mar, y cayó junto a los campos secos, con otros millones y millones de gotitas como ella.A cántaros.

---¡Bueno, ya está, lo conseguí!, se dijo satisfecha la gotita nueva, mientras rodaba, dichosa, barranco abajo, atravesando unos paisajes bellísimos, mojando un suelo encantado de recibirla.Hasta que, de pronto, vio la desembocadura del aluvión y se tiró las manitas a la cabeza

----¿ Por qué otra vez al mar? ¿ Por qué, si tanto me necesitan, me dejan ir adonde ya volveré a ser nadie?

----¿ Por qué no me quieren? Y la gotita nueva despareció para siempre en un desagüe pardo y sucio, mientras los insensatos habitantes de aquellas islas sedientas clamaban como locos por el agua del santo cielo".

Matí calló, parecía llorar.Sin embargo, lo que le resbalaba pico abajo no era una lágrima, sino la primera gotita del otoño, iniciadora de las cabañuelas de San Miguel...


Cuentos nuevos de la Isla.
Luis Sánchez Brito.

Muntassir
20/08/2009, 13:54
Bajo esa misma calma luna que corre su desdén hacia la pausa
donde los novios sin tregua se dedican el de la gorra blanca
navideña puede poner la calle entera en estado de sitio.

Aquí se prueban los cascabeles más auténticos.
Aquí se mancha el piso con los perfumes de la noche baja.
Aquí el comercio de los temas se establece rígido como un detalle o una capital.

Y si alguien cree que va a hablar de sí puede poner la calle
entera en estado de sitio.

Ya va partiendo como fina copa el de la gorra blanca canastilla.

Los labios de la noche difractan bajo el peso brutal de su concepto.

Un billete elegante en el bolsillo hondo, una mirada eterna
y a caminar la patria el que pudo poner la calle entera en estado de sitio.


Óscar Rojas Olsina (La Habana, 1964)

JamilaNoor
21/08/2009, 04:58
A lo lejos veo un hombre en el desierto. Su espalda se resbala entre las dunas calientes...un hombre. El turbante le cubre la cabeza y a veces un poco la nuca. El hombre a lo lejos camina despacio, evitando una piedra aquí y otra alla. Camina hacia adelante. Yo quiero alcanzarle, tocarle, hablar con él sobre aquello que solo él sabe. Corro a él, pero no puedo avanzar. Un muro invisible se interpone y solo puedo verlo. Él se detiene, extrañamente se vuelve y nos vemos. sonríe, me entiende y yo entiendo que solamente seguiré sus pasos, pero juntos, pero cerca, no al menos en esta vida.
y lo extraño sin saber más de él que es un hombre en el desierto.
Y lo amo sin saber más de él que camina...eso ya es bastante, algunos nunca se mueven de sus silencios.
Y le sigo, sin saber más de él que deja huellas que no se borran...en el desierto.

JamilaNoor
21/08/2009, 05:08
En la oscura noche que enmarca mi condena, he de escribirte, cariño mío. No porque la muerte cercana me ablande de repente. Ja! la muerte. No porque algún remordimiento escondido de pronto aflore. No!, de nada me arrepiento. Cada herida que causé lo hice con placer y bebi la sangre que vertí sobre la tierra, llena de tierra y de los gritos angustiados de la gente.
No veo mi actuación como una lacra, ni creo causar daño...mira que he limpiado el mundo de otras cosas, detalles, nimiedades que al final solo descomponen lo poco que se logra construir.
No te escribo para desahogarme, o engalanarme. Ni siquiera por orgullo lo hago. Ninguno más malo que yo ninguno más bueno.
Lo hago porque en estos últimos momentos he pensado...no recuerdo que he visto...y he pensado que mañana a esta hora muchos sonreirán felices de que yo, por fin, deje la tierra. Pero habrá alguien, cariño, alguien que me extrañará en gran manera, alguien que me ama en silencio y sin reservas. No eres tu, ni lo quisiera yo. a ese alguien te pido que la veas y le ayudes, ya no podré entonces, nada le confortará, pero si sabe que llevas un hijo mio...talvés...talves... es mi madre, cariño, ve con ella.

Muntassir
22/08/2009, 11:58
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


La vida,
no te saca sin castigo de su matriz.
La vida,
te envía bocas de lobos a desgarrarte,
dolores y lumbres de Hades
si sólo has regresado y la has mirado mucho.
Cuando salgas de su corriente ciega.

Adoradores quiere la vida,
el ardor,
lleno de abrazos y trampas.
Su gran cuerpo,
su escamada piel
no quiere que los estudiemos mucho tiempo;
sólo que caigan en sus manos
a respirar con ella.

¿ Quién se ha quedado sobre la vida?
¿ Quién no se ha vertido en su ola, se ha perdido
y ha florecido?
Los animales salvajes
desean el eco de una voz
y los dioses vagan por el infinito
para escapar
de la saeta mortal de su soledad.



De Peanas desnudas,(1973) "Bolsas de huesos"
Por Isabel García Gálvez

yousef
22/08/2009, 18:21
Cierto día Belleza y Fealdad se encontraron a orillas del mar. Y se dijeron:

-Bañémonos en el mar.

Entonces se desvistieron y nadaron en las aguas. Instantes más tarde Fealdad regresó a la costa y se vistió con las ropas de Belleza, y luego partió.

Belleza también salió del mar, pero no halló sus vestiduras, y era demasiado tímida para quedarse desnuda, así que se vistió con las ropas de Fealdad. Y Belleza también siguió su camino.

Y hasta hoy día hombres y mujeres confunden una con la otra.

Sin embargo, algunos hay que contemplan el rostro de Belleza y saben que no lleva sus vestiduras. Y algunos otros que conocen el rostro de Fealdad, y sus ropas no lo ocultan a sus ojos.

De Khalil Jibran

Yuhannà
23/08/2009, 00:38
Salam :

Yo sé lo mismo pero con esta versión;
el mismo escenario, los mismos actos y palabras :

Había un sabio pescando : Y al salir las dos y verlas desnudas, ya no sabía quién era una ni otra.Y dijo ¿ lo mejor será hablar con cada una a ver cómo son?

JamilaNoor
23/08/2009, 02:13
Un cuento muy hermoso

JamilaNoor
23/08/2009, 02:23
Èlla solo quería que alguien la amara. Así que se vistió de rojo y se perfumó toda. Esperó en el mismo lugar, sin moverse, para que le vieran y el amor surgiera donde un día plantó sus raices.
Llegaron unos atraidos por el penetrante y suave aroma, la miraron por todos lados, y era exquisita dentro de las sencillez que la adornaba, pero ninguno se interesaba por darle amor.
Y llegaron otros impresionados por su forma, la tocaron con delicadeza, le presintieron el alma, pero no se quedaron porque ella era demasiado para ellos.
Y otros más se acercaron, curiosos de los muchos que pasaban, y se preguntaban el por qué de tanto alboroto, la olieron y tocaron, pero no estaban dispuestos a amar lo que no comprenden.
pasó así el tiempo. Ella se desesperó primero, luego aceptó su destino y la tristeza le cambio el rojo por matices diferentes, parecía un arcoiris, parecía el rayo último de sol de la tarde. Su aroma maduró de tal manera que era imposible no sentirla a la distancia.
Y llegó uno por fin, que sin pensar en más nada, la arrancó de cuajo y la llevo a su casa a verla morir. Pero tampoco la amó.
Dentro de un grueso libro esta el cadaver de la rosa.

Muntassir
23/08/2009, 11:53
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

Hay quien sospecha que el creador de Sherlock Holmes convenció a su amante para que envenenara a su marido y quedarse con el manuscrito de "El Sabueso de Baskerville".


ALGUNOS escritores miran al techo con la esperanza de encontrar allí la inspiración.Otros, buscan directamente la sangre.En la historia de la literatura no faltan los ejemplos de autores salpicados por la hemoblobina.El caso más reciente es el de Jorge Real, un colombiano preso en España por secuestrar, torturar, asesinar y sepultar a dos británicos en alcoi (Alicante), que en breve sacará a la calle su primera novela, "los vuelos del silencio".Él se resiste a detallar qué parte de esta historia de narcotráfico y violencia es realidad y cuál sólo ficción, pero reconoce que escribir le permite sacar sus "demonios".

Más realismo aún tiene la primera novela de Krystian Bala, un filósofo polaco metido a escritor que en 2003 publicó "Amok".De éxito modesto, un ejemplar cayó en manos de un policía, quien descubrió en sus páginas una copia exacta de un crímen cometido tres años antes y que estaba sin resolver. El de un empresario cuyo cadáver maniatado había aparecido en un río.Los detalles que Bala contaba, que sólo podían conocer los investigadores y el propio asesino, terminaron condenándolo a 25 años de cárcel aunque él siempre defendió su inocencia.Durante el juicio, la editorial hizo sonar la caja registradora.

La que no ha negado su pasado criminal, aunque no le guste hablar de ello, es la conocida escritora británica Anne Perry.La madre de los inspectores Thomas Pitt y William Monk supo lo que era un interrogatorio policial mucho antes de escribir su primera novela negra.Perry, que en realidad se llama Juliet Marion Hulme, tenia quince años cuando, con la ayuda de su inseparable amiga Pauline Parker, decidió acabar a ladrillazo limpio con la vida de la madre de ésta.Su bautismo de sangre le costó cinco años de reclusión y ver como hace unos años aquel suceso se llevaba al cine en "Criaturas Celestiales".

Otros han tenido mas suerte y las sospechas sobre su inspiración criminal se ha quedado en eso, en sospecha.Arthur Conan Doyle, creador del perspicaz Sherlock Holmes, fue señalado como el instigador de la muerte de su amigo Bertram Fletcher Robison.Algunos sospecharon que Doyle convenció a la esposa de éste, con la que mantenía una relación sentimental, para que lo envenenase.

EDGAR ALAN POE : También planeó sobre Edgar Alan Poe.En su caso fue la del crímen de una guapa estanquera llamada Mary Roggers, que apareció flotando en el neoyorquino río Hudson.Aunque el caso se cerró tras el suicidio del prometido de la muchacha, la sospecha sobre Poe surgió cuando poco despues publicó el cuento "El misterio de Marie Rogêt".En él narraba un asesinato idéntico, con la única diferencia de que lo situaba en París y los protagonistas tenían otros nombres.Para algunos, había "demasiadas similitudes".Aunque, tal vez, el pionero sea el poeta mexicano del siglo XVII Juan de Gaviria, quien asesinó a puñaladas a su esposa tras sorprenderla con un amante.Gaviria relató el crímen con unos versos en los que hizo un alegato de la violencia de género:"La que me quitó la vida/se quede sin mí y sin ella".¿ Alguien duda de que la letra con sangre entra?


Muntassir.


Negro por dentro.Por Óscar López-Fonseca
Público, 180809.

JamilaNoor
23/08/2009, 17:47
De Edgar Allan Poe
( tengo especial inclinación a este autor)
No espero ni remotamente que se conceda el menor crédito a la extraña, aunque familiar historia que voy a relatar. Sería verdaderamente insensato esperarlo cuando mis mismos sentidos rechazan su propio testimonio. No obstante, yo no estoy loco, y ciertamente no sueño. Pero, por si muero mañana, quiero aliviar hoy mi alma. Me propongo presentar ante el mundo, clara, sucintamente y sin comentarios, una serie de sencillos sucesos domésticos. Por sus consecuencias, estos sucesos me han torturado, me han anonadado. Con todo, sólo trataré de aclararlos. A mí sólo horror me han causado, a muchas personas parecerán tal vez menos terribles que estrambóticos. Quizá más tarde surja una inteligencia que de a mi visión una forma regular y tangible; una inteligencia más serena, más lógica, y, sobre todo, menos excitable que la mía, que no encuentre en las circunstancias que relato con horror más que una sucesión de causas y de efectos naturales.

La docilidad y la humanidad fueron mis características durante mi niñez. Mi ternura de corazón era tan extremada, que atrajo sobre mí las burlas de mis camaradas. Sentía extraordinaria afición por los animales, y mis parientes me habían permitido poseer una gran variedad de ellos. Pasaba en su compañía casi todo el tiempo y jamás me sentía más feliz que cuando les daba de comer o acariciaba. Esta singularidad de mi carácter aumentó con los años, y cuando llegué a ser un hombre, vino a constituir uno de mis principales placeres. Para los que han profesado afecto a un perro fiel e inteligente, no es preciso que explique la naturaleza o la intensidad de goces que esto puede proporcionar. Hay en el desinteresado amor de un animal, en su abnegación, algo que va derecho al corazón del que ha tenido frecuentes ocasiones de experimentar su humilde amistad, su fidelidad sin límites. Me casé joven, y tuve la suerte de encontrar en mi esposa una disposición semejante a la mía. Observando mi inclinación hacia los animales domésticos, no perdonó ocasión alguna de proporcionarme los de las especies más agradables. Teníamos pájaros, un pez dorado, un perro hermosísimo, conejitos, un pequeño mono y un gato. Este último animal era tan robusto como hermoso, completamente negro y de una sagacidad maravillosa. Respecto a su inteligencia, mi mujer, que en el fondo era bastante supersticiosa, hacía frecuentes alusiones a la antigua creencia popular, que veía brujas disfrazadas en todos los gatos negros. Esto no quiere decir que ella tomase esta preocupación muy en serio, y si lo menciono, es sencillamente porque me viene a la memoria en este momento. Plutón, este era el nombre del gato, era mi favorito, mi camarada. Yo le daba de comer y él me seguía por la casa adondequiera que iba. Esto me tenía tan sin cuidado, que llegué a permitirle que me acompañase por las calles.

Nuestra amistad subsistió así muchos años, durante los cuales mi carácter, por obra del demonio de la intemperancia, aunque me avergüence de confesarlo, sufrió una alteración radical. Me hice de día en día más taciturno, más irritable, más indiferente a los sentimientos ajenos. Llegué a emplear un lenguaje brutal con mi mujer. Más tarde, hasta la injurié con violencias personales. Mis pobres favoritos, naturalmente, sufrieron también el cambio de mi carácter. No solamente los abandonaba, sino que llegué a maltratarlos. El afecto que a Plutón todavía conservaba me impedía pegarle, así como no me daba escrúpulo de maltratar a los conejos, al mono y aun al perro, cuando por acaso o por cariño se atravesaban en mi camino. Mi enfermedad me invadía cada vez más, pues ¿qué enfermedad es comparable al alcohol?, y, con el tiempo, hasta el mismo Plutón, que mientras tanto envejecía y naturalmente se iba haciendo un poco desapacible, empezó a sufrir las consecuencias de mi mal humor.

Una noche que entré en casa completamente borracho, me pareció que el gato evitaba mi vista. Lo agarré, pero, espantado de mi violencia, me hizo en una mano con sus dientes una herida muy leve. Mi alma pareció que abandonaba mi cuerpo, y una rabia más que diabólica, saturada de ginebra, penetró en cada fibra de mí ser. Saqué del bolsillo del chaleco un cortaplumas, lo abrí, agarré al pobre animal por la garganta y deliberadamente le hice saltar un ojo de su órbita. Me avergüenzo, me consumo, me estremezco al escribir esta abominable atrocidad.

Por la mañana, al recuperar la razón, cuando se hubieron disipado los vapores de mi crápula nocturna, experimenté una sensación mitad horror mitad remordimiento, por el crimen que había cometido; pero fue sólo un débil e inestable pensamiento, y el alma no sufrió las heridas.

Persistí en mis excesos, y bien pronto ahogué en vino todo recuerdo de mi criminal acción.

El gato sanó lentamente. La órbita del ojo perdido presentaba, en verdad, un aspecto horroroso, pero en adelante no pareció sufrir. Iba y venía por la casa, según su costumbre; pero huía de mí con indecible horror.

JamilaNoor
23/08/2009, 17:48
Aún me quedaba lo bastante de mi benevolencia anterior para sentirme afligido por esta antipatía evidente de parte de un ser que tanto me había amado. Pero a este sentimiento bien pronto sucedió la irritación. Y entonces desarrollose en mí, para mi postrera e irrevocable caída, el espíritu de la perversidad, del que la filosofía no hace mención. Con todo, tan seguro como existe mi alma, yo creo que la perversidad es uno de los primitivos impulsos del corazón humano; una de las facultades o sentimientos elementales que dirigen al carácter del hombre. ¿Quién no se ha sorprendido cien veces cometiendo una acción sucia o vil, por la sola razón de saber que no la debía cometer? ¿No tenemos una perpetua inclinación, no obstante la excelencia de nuestro juicio, a violar lo que es ley, sencillamente porque comprendemos que es ley? Este espíritu de perversidad, repito, causó mi ruina completa. El deseo ardiente, insondable del alma de atormentarse a sí misma, de violentar su propia naturaleza, de hacer el mal por amor al mal, me impulsaba a continuar el Suplicio a que había condenado al inofensivo animal. Una mañana, a completa sangre fría, le puse un nudo corredizo alrededor del cuello y lo colgué de una rama de un árbol; lo ahorqué con los ojos arrasados en lágrimas, experimentando el más amargo remordimiento en el corazón; lo ahorqué porque me constaba que me había amado y porque sentía que no me hubiese dado ningún motivo de cólera; lo ahorqué porque sabía que haciéndolo así cometía un pecado, un pecado mortal que comprometía mi alma inmortal, al punto de colocarla, si tal cosa es posible, fuera de la misericordia infinita del Dios misericordioso y terrible.

En la noche que siguió al día en que fue ejecutada esta cruel acción, fui despertado a los gritos de «¡fuego!» Las cortinas de mi lecho estaban convertidas en llamas. Toda la casa estaba ardiendo. Con gran dificultad escapamos del incendio mi mujer, un criado y yo. La destrucción fue completa. Se aniquiló toda mi fortuna, y entonces me entregué a la desesperación.

No trato de establecer una relación de la causa con el efecto, entre la atrocidad y el desastre: estoy muy por encima de esta debilidad. Sólo doy cuenta de una cadena de hechos, y no quiero que falte ningún eslabón. El día siguiente al incendio visité las ruinas. Los muros se habían desplomado, exceptuando uno solo, y esta única excepción fue un tabique interior poco sólido, situado casi en la mitad de la casa, y contra el cual se apoyaba la cabecera de mi lecho. Dicha pared había escapado en gran parte a la acción del fuego, cosa que yo atribuí a que había sido recientemente renovada. En torno de este muro agrupábase una multitud de gente y muchas personas parecían examinar algo muy particular con minuciosa y viva atención. Las palabras «¡extraño!» «¡singular!» y otras expresiones semejantes excitaron mi curiosidad. Me aproximé y vi, a manera de un bajo relieve esculpido sobre la blanca superficie, la figura de un gato gigantesco. La imagen estaba estampada con una exactitud verdaderamente maravillosa.

JamilaNoor
23/08/2009, 17:50
Había una cuerda alrededor del cuello del animal. Al momento de ver esta aparición, pues como a tal, en semejante circunstancia, no podía por menos de considerarla, mi asombro y mi temor fueron extraordinarios. Pero, al fin, la reflexión vino en mi ayuda. Recordé entonces que el gato había sido ahorcado en un jardín, contiguo a la casa. A los gritos de alarma, el jardín habría sido inmediatamente invadido por la multitud y el animal debió haber sido descolgado del árbol por alguno y arrojado en mi cuarto a través de una ventana abierta. Esto seguramente, había sido hecho con el fin de despertarme. La caída de los otros muros había aplastado a la víctima de mi crueldad en el yeso recientemente extendido; la cal de este muro, combinada con las llamas y el amoníaco desprendido del cadáver, habrían formado la imagen, tal como yo la veía. Merced a este artificio logré satisfacer muy pronto a mi razón, mas no pude hacerlo tan rápidamente con mi conciencia, por que el suceso sorprendente que acabo de relatar, grabóse en mi imaginación de una manera profunda. Hasta pasados muchos meses no pude desembarazarme del espectro del gato, y durante este período envolvió mi alma un semi sentimiento, muy semejante al remordimiento. Llegué hasta llorar la pérdida del animal y a buscar en torno mío, en los tugurios miserables, que tanto frecuentaba habitualmente, otro favorito de la misma especie y de una figura parecida que lo reemplazara.

Ocurrió que una noche que me hallaba sentado, medio aturdido, en una taberna más que infame, fue repentinamente solicitada mi atención hacia un objeto negro que reposaba en lo alto de uno de esos inmensos toneles de ginebra o ron que componían el principal ajuar de la sala. Hacía algunos momentos que miraba a lo alto de este tonel, y lo que me sorprendía era no haber notado más pronto el objeto colocado encima. Me aproximé, tocándolo con la mano.

Era un enorme gato, tan grande por lo menos como Plutón, e igual a él en todo, menos en una cosa. Plutón no tenía ni un pelo blanco en todo el cuerpo, mientras que éste tenía una salpicadura larga y blanca, de forma indecisa que le cubría casi toda la región del pecho.

No bien lo hube acariciado cuando se levantó súbitamente, prorrumpió en continuado ronquido, se frotó contra mi mano y pareció muy contento de mi atención. Era, pues, el verdadero animal que yo buscaba. Al momento propuse, al dueño de la taberna comprarlo, pero éste no se dio por entendido: yo no lo conocía ni lo había visto nunca antes de aquel momento. Continué acariciándolo y, cuando me preparaba a regresar a mi casa, el animal se mostró dispuesto a acompañarme. Le permití que lo hiciera, agachándome de vez en cuando para acariciarlo durante el camino.

Cuando estuvo en mi casa, se encontró como en la suya, e hízose en seguida gran amigo de mi mujer. Por mi parte, bien pronto sentí nacer antipatía contra él. Era casualmente lo contrario de lo que yo había esperado; no sé cómo ni por qué sucedió esto: su empalagosa ternura me disgustaba, fatigándome casi. Poco a poco, estos sentimientos de disgusto y fastidio convirtiéronse en odio.

Esquivaba su presencia; pero una especie de sensación de bochorno y el recuerdo de mi primer acto de crueldad me impidieron maltratarlo. Durante algunas semanas me abstuve de golpearlo con violencia; llegué a tomarle un indecible horror, y a huir silenciosamente de su odiosa presencia, como de la peste.

Seguramente lo que aumentó mi odio contra el animal fue el descubrimiento que hice en la mañana siguiente de haberlo traído a casa: lo mismo que Plutón, él también había sido privado de uno de sus ojos.

Esta circunstancia hizo que mi mujer le tomase más cariño, pues, como ya he dicho, ella poseía en alto grado esta ternura de sentimientos que había sido mi rasgo característico y el manantial frecuente de mis más sencillos y puros placeres.

No obstante, el cariño del gato hacia mí parecía acrecentarse en razón directa de mi aversión contra él. Con implacable tenacidad, que no podrá explicarse el lector, seguía mis pasos. Cada vez que me sentaba, acurrucábase bajo mi silla o saltaba sobre mis rodillas, cubriéndome con sus repugnantes caricias.

JamilaNoor
23/08/2009, 17:51
Si me levantaba para andar, se metía entre mis piernas y casi me hacía caer al suelo, o bien introduciendo sus largas y afiladas garras en mis vestidos, trepaba hasta mi pecho.
En tales momentos, aunque hubiera deseado matarlo de un solo golpe, me contenía en parte por el recuerdo de mi primer crimen, pero principalmente debo confesarlo, por el terror que me causaba el animal.

Este terror no era de ningún modo el espanto que produce la perspectiva de un mal físico, pero me sería muy difícil denominarlo de otro modo. Lo confieso abochornado. Sí; aun en este lugar de criminales, casi me avergüenzo al afirmar que el miedo y el horror que me inspiraba el animal se habían aumentado por una de las mayores fantasías que es posible concebir.

Mi mujer habíame hecho notar más de una vez el carácter de la mancha blanca de que he hablado y en la que estribaba la única diferencia aparente entre el nuevo animal y el matado por mí. Seguramente recordará el lector que esta marca, aunque grande, estaba primitivamente indefinida en su forma, pero lentamente, por grados imperceptibles, que mi razón se esforzó largo tiempo en considerar como imaginarios, había llegado a adquirir una rigurosa precisión en sus contornos. Presentaba la forma de un objeto que me estremezco sólo al nombrarlo: y esto era lo que sobre todo me hacía mirar al monstruo con horror y repugnancia, y me habría impulsado a librarme de él, ni me hubiera atrevido: la imagen de una cosa horrible y siniestra, la imagen de la horca. ¡Oh lúgubre y terrible aparato, instrumento del horror y del crimen, de la agonía y de la muerte!

Y heme aquí convertido en un miserable, más allá de la miseria de la humanidad. Un animal inmundo, cuyo hermano yo había con desprecio destruido, una bestia bruta creando para mí -para mí, hombre formado a imagen del Altísimo-, un tan grande e intolerable infortunio. ¡Desde entonces no volví a disfrutar de reposo, ni de día ni de noche! Durante el día el animal no me dejaba ni un momento, y por la noche, a cada instante, cuando despertaba de mi sueño, lleno de angustia inexplicable, sentía el tibio aliento de la alimaña sobre mi rostro, y su enorme peso, encarnación de una pesadilla que no podía sacudir, posado eternamente sobre mi corazón.

Tales tormentos influyeron lo bastante para que lo poco de bueno que quedaba en mí desapareciera. Vinieron a ser mis íntimas preocupaciones los más sombríos y malvados pensamientos. La tristeza de mi carácter habitual se acrecentó hasta odiar todas las cosas y a toda la humanidad; y, no obstante, mi mujer no se quejaba nunca, ¡ay! ella era de ordinario el blanco de mis iras, la más paciente víctima de mis repentinas, frecuentes e indomables explosiones de una cólera a la cual me abandonaba ciegamente.

Ocurrió, que un día que me acompañaba, para un quehacer doméstico, al sótano del viejo edificio donde nuestra pobreza nos obligaba a habitar, el gato me seguía por la pendiente escalera, y, en ese momento, me exasperó hasta la demencia. Enarbolé el hacha, y, olvidando en mi furor el temor pueril que hasta entonces contuviera mi mano, asesté al animal un golpe que habría sido mortal si le hubiese alcanzado como deseaba; pero el golpe fue evitado por la mano de mi mujer. Su intervención me produjo una rabia más que diabólica; desembaracé mi brazo del obstáculo y le hundí el hacha en el cráneo. Y sucumbió instantáneamente, sin exhalar un solo gemido mi desdichada mujer.

Consumado este horrible asesinato, traté de esconder el cuerpo.

Juzgué que no podía hacerlo desaparecer de la casa, ni de día ni de noche, sin correr el riesgo de ser observado por los vecinos. Numerosos proyectos cruzaron por mi mente. Pensé primero en dividir el cadáver en pequeños trozos y destruirlos por medio del fuego. Discurrí luego cavar una fosa en el suelo del sótano. Pensé más tarde arrojarlo al pozo del patio: después meterlo en un cajón, como mercancía, en la forma acostumbrada, y encargar a un mandadero que lo llevase fuera de la casa. Finalmente, me detuve ante una idea que consideré la mejor de todas.

Resolví emparedarlo en el sótano, como se dice que los monjes de la Edad Media emparedaban a sus víctimas. En efecto, el sótano parecía muy adecuado para semejante operación. Los muros estaban construidos muy a la ligera, y recientemente habían sido cubiertos, en toda su extensión de una capa de mezcla, que la humedad había impedido que se endureciese.

Por otra parte, en una de las paredes había un hueco, que era una falsa chimenea, o especie de hogar, que había sido enjabegado como el resto del sótano. Supuse que me sería fácil quitar los ladrillos de este sitio, introducir el cuerpo y colocarlos de nuevo de manera que ningún ojo humano pudiera sospechar lo que allí se ocultaba. No salió fallido mi cálculo. Con ayuda de una palanqueta, quité con bastante facilidad los ladrillos, y habiendo colocado cuidadosamente el cuerpo contra el muro interior, lo sostuve en esta posición hasta que hube reconstituido, sin gran trabajo toda la obra de fábrica. Habiendo adquirido cal y arena con todas las precauciones imaginables, preparé un revoque que no se diferenciaba del antiguo y cubrí con él escrupulosamente el nuevo tabique. El muro no presentaba la más ligera señal de renovación.

Hice desaparecer los escombros con el más prolijo esmero y expurgué el suelo, por decirlo así. Miré triunfalmente en torno mío, y me dije: «Aquí, a lo menos, mi trabajo no ha sido perdido».

Lo primero que acudió a mi pensamiento fue buscar al gato, causa de tan gran desgracia, pues, al fin, había resuelto darle muerte. De haberle encontrado en aquel momento, su destino estaba decidido; pero, alarmado el sagaz animal por la violencia de mi reciente acción, no osaba presentarse ante mí en mi actual estado de ánimo.

Sería tarea imposible describir o imaginar la profunda, la feliz sensación de consuelo que la ausencia del detestable animal produjo en mi corazón. No apareció en toda la noche, y por primera vez desde su entrada en mi casa, logré dormir con un sueño profundo y sosegado: sí, dormí, como un patriarca, no obstante tener el peso del crimen sobre el alma.

Transcurrieron el segundo y el tercer día, sin que volviera mi verdugo. De nuevo respiré como hombre libre. El monstruo en su terror, había abandonado para siempre aquellos lugares. Me parecía que no lo volvería a ver. Mi dicha era inmensa. El remordimiento de mi tenebrosa acción no me inquietaba mucho. Instruyose una especie de sumaria que fue sobreseída al instante. La indagación practicada no dio el menor resultado. Habían pasado cuatro días después del asesinato, cuando una porción de agentes de policía se presentaron inopinadamente en casa, y se procedió de nuevo a una prolija investigación. Como tenía plena confianza en la impermeabilidad del escondrijo, no experimenté zozobra. Los funcionarios me obligaron a acompañarlos en el registro, que fue minucioso en extremo. Por último, y por tercera o cuarta vez, descendieron al sótano. Mi corazón latía regularmente, como el de un hombre que confía en su inocencia. Recorrí de uno a otro extremo el sótano, crucé mis brazos sobre mi pecho y me paseé afectando tranquilidad de un lado para otro.

La justicia estaba plenamente satisfecha, y se preparaba a marchar. Era tanta la alegría de mi corazón, que no podía contenerla. Me abrasaba el deseo de decir algo, aunque no fuese más que una palabra en señal de triunfo, y hacer indubitable la convicción acerca de mi inocencia.

-Señores -dije, al fin, cuando la gente subía la escalera-, estoy satisfecho de haber desvanecido vuestras sospechas. Deseo a todos buena salud y un poco más de cortesía. Y de paso caballeros, vean aquí una casa singularmente bien construida (en mi ardiente deseo de decir alguna cosa, apenas sabía lo que hablaba). Yo puedo asegurar que ésta es una casa admirablemente hecha. Esos muros... ¿Van ustedes a marcharse, señores? Estas paredes están fabricadas sólidamente.

Y entonces, con una audacia frenética, golpeé fuertemente con el bastón que tenía en la mano precisamente sobre la pared de tabique detrás del cual estaba el cadáver de la esposa de mi corazón.

¡Ah! que al menos Dios me proteja y me libre de las garras del demonio. No se había extinguido aún el eco de mis golpes, cuando una voz surgió del fondo de la tumba: un quejido primero, débil y entrecortado como el sollozo de un niño, y que aumentó después de intensidad hasta convertirse en un grito prolongado, sonoro y continuo, anormal y antihumano, un aullido, un alarido a la vez de espanto y de triunfo, como solamente puede salir del infierno, como horrible armonía que brotase a la vez de las gargantas de los condenados en sus torturas y de los demonios regocijándose en sus padecimientos.

Relatar mi estupor sería Insensato. Sentí agotarse mis fuerzas, y caí tambaleándome contra la pared opuesta. Durante un instante, los agentes, que estaban ya en la escalera, quedaron paralizados por el terror. Un momento después, una docena de brazos vigorosos caían demoledores sobre el muro, que vino a tierra en seguida.

El cadáver, ya bastante descompuesto y cubierto de sangre cuajada, apareció rígido ante la vista de los espectadores. Encima de su cabeza, con las rojas fauces dilatadas y el ojo único despidiendo fuego, estaba subida la abominable bestia, cuya malicia me había inducido al asesinato, y cuya voz acusadora me había entregado al verdugo...

Al tiempo mismo de esconder a mi desgraciada víctima, había emparedado al monstruo.

Muntassir
24/08/2009, 10:23
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


Naciste.
Antes de la enseñanza del pecado.
Eres aquella concesión del espíritu
que apaga la insaciable privación
y aniquila la avidez.
Deseas permanecer dispuesto a privarte.
Por encima de tí resbala
toda disposición ajena a tu forma.
Buscas la honra del alma
y tú la regalas, cuerpo vivo y calmo.

Encuentro frugal con lo absoluto,
desnudo misterio.
Forma escapada de la necesidad.
Música de un sonido te alzas
divina habilidad humana dada.

No te ha torturado el amor
que es duda,
anhelo y dolorosa sumisión,
aunque tengas en la mirada
la maravillosa humana melancolía,

obra del hombre, tú,
de aquel que ha amado su vida
con gloria altiva y respetuosa.



De: antitesis,1957.Isabel G. Gálvez.( Efebo Anticitera)

JamilaNoor
26/08/2009, 02:23
Decidi darte mi amor
y vi en el cielo un aguilar volar
señalando mi camino
hacia ti

Decidi darte mi amor
con la preocupación de no saber amar
y vi un niño sonriendo
y mi amor reflejado en el

Decidi darte mi amor
pensando que era poco
y se multiplico
amando sin detenerme
ante el mundo

Porque no era mi amor
el que te daba, era el tuyo
que recibia
sin condiciones

Y tu amor ha sido
la fuerza
en mi tormento

JamilaNoor
26/08/2009, 02:34
Por el camino, en un avance y retoceder constante van ellos. Nadie podría seguirles el paso. Ellos van mientras el mundo gira alreddor sin darse cuenta que existen.
Uno detras del otro, como hormiguitas detras de la señal de la comida.
uno adelante del otro, como mariposas extasiadas con las flores. Pero no son mas que dos niños que salieron despues del aguacero.
Y van por la vida sin saber de ella pero sintiendo, sintiendo todo sin sentir nada que no sea la admiración de lo recien descubierto.
La inocencia se perfuma de arcoiris y la nobleza se viste de chocolate. No conocen de preocupaciones. No se enteran del mañana. el pasado pasó hace unas horas, cuando llovía. el futuro es la esperanza de saltar charcos y recoger las piedritas de colores que arrastro la corriente hasta sus pies.
Y en ellos vemos la misericordia de Dios y su clemencia. No hay ni una señal de lo que acurrirá con los años. Pero llegarán y en ellos los recuerdos de esos días serán un refugio y sabren que siempre pasa la tormenta y siempre viene la paz y la calma

Muntassir
27/08/2009, 00:08
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


Tu granero y yo cedazo.
Espigas maduras que
has guardado del viento,
grano haz unido.

Tú granero y yo cedazo.
Espigas al viento,
esperando el granero
el trigo maduro
esperando el cedazo.

Tú cedazo y yo granero
haz de espiga en tu granero,
aireo deseos con mi cedazo.


Yo espiga y tu granero,
en mi cedazo, aireo deseos,
de espiga al viento
de tu granero.

Espiga, grano y cedazo.
Haz de deseos en mi cedazo,
de tu granero al viento aireo.



(Ramadán Mubarak)

JamilaNoor
28/08/2009, 02:27
Bailando una danza ella se preocupa por su porte y el olor de su perfume, Él no quiere que sus pies tropiecen y caiga haciendo el ridiculo.
Mientras le toma la cintura, él piensa que no debe apretar más para no parecer abusivo, ella quiere que la aprete y se pega a su cuerpo.
Él aspira su fragancia y hunde un poco la cabeza en el cuello, ella siente que su respiración le hace cosquillas y se aparta para no reir estrepitosamente.
Él cree que ella lo rechaza y se aleja de nuevo, vuelve su cabeza a otro lado fingiendo disimulo.
Ella cree que mal interpretó sus deseos: él solo quiere bailar, nada más.
Al dar la vuelta sus ojos se encuentran y ella le sonrié, con la coquetería de la mujer felina que invita a seguir bailando.
Él sabe que hay un juego oculto y se entusiasma de nuevo, la cerca a sí y su boca se posa levemente en lo alto de sus mejillas.
Ella suspira y tiembla, es casi imperceptible. Él la siente y sonríe: ya casi todo esta hecho.
La música termina y se separan. ella camina a su asiento y vuelve a verlo de repente, preparando su mejor pose para él.
él descubre otro monumento de mujer y corre a esa para que otro no le quite la oportunidad.

Muntassir
28/08/2009, 23:19
Assalam aleikum wa rahmatulahi wa barakatu.


SERAFÍN dio uno de sus gritos, ¡Lucrecia, dónde coño metiste mis chancletas!, y ella sonrió sin preocuparse por responder, aunque no dejó de pensar :"Cabrón!".Entonces miró el reloj de la cocina y comprobó que, para ser exquisito, su guión debía esperar otras dos horas, ¿Pero qué eran aquellos 120 minutos que la separaban de la redención? Nada o mejor, puro gozo, concluyó mientras lavaba unos latos y pensaba en las seis décadas de una condena cumplida tan profunda y plenamente.

Cuando andaba por los 62 y los 42 de matrimonio con Serafín había tenido la suerte de leer aquel artículo donde se deslizaba la información que, desde ese segundo, la habia mantenido viva y expectante: según el Código Penal, a los 80 años los ciudadanos del país, aunque no perdían la responsabilidad penal, quedaban exentos de cumplir condenas carcelarias por cualquier delito que cometieran.La idea llegó como un relámpago y, desde aquel día Lucrecia empezó a ser verdaderamente feliz: ¿si ya había resistido 42 años, qué cosa eran otros 18, esperados con un único y satisfactorio propósito?

Su mayor preocupación fue que la naturaleza-o Dios, según los creyentes-le hiciera una mala faena y se llevara del mundo a Serafín o quizá a ella misma, antes de que cumpliera el plazo y le arrebatara aquel inmenso placer.También la martirizaba la posibilidad de que modificaran las leyes y desapareciera una bonificiación que parecía decretada para ella: porque si bien había sido capaz de soportar a Serafin, sus ataques de ira, sus gritos y ofensas por cualquier motivo y hasta sus eyaculaciones precoces, el enciero en una cárcel era algo que la horrorizaba- más incluso que vivir con un tirano que, 17 veces en 60 años, había llegado a la agresión física-.

Durante los primeros años de matrimonio cometió el error de desestimar a opción del divorcio a causa de sus tres hijos.Pero esos mismos hijos pusieron mar por medio en cuanto les fue posible y en alguna ocasión le confesaron que se iban de la casa y del país para estar lo más lejos posible del padre.Y le aconsejaron hacer lo mismo: pero ella dejó pasar el tiempo y cuando lo pensaba seriamente, leyó el artículo que le dio sentido a su vida.

Desde que supo cómo se libraria del sápatra que le amargaba la vida a todo el que se le aproximara.Lucrecia comenzó a vivir cada día de aquella moratoria con una fruición indescriptible: como mismo se había convertido en su carcelera, ella ejecutaría su liberación. A las 11,30, Lucrecia se bebió una taza de café.Oficial y cronológicamente había entrado en los 80 años.Levantó el teléfono y llamó a la policia para notificar el asesinato de Serafín Torres, y añadió su dirección.

Esperó entonces a que su casi difunto marido diera un grito reclamdo el oloroso café.Enseguida mi amor, respondió.Lucrecia se enjugó el sudor, pensó que en la calle el calor debía ser espantoso y, mientras, acarició el hacha que guardaba en la gaveta de la cocina.Cantando por lo bajo "Vereda tropical" fue a cumlir el sueño que la había mantenido en pie aquellos 18 años de paciencia y felicidad.


Muntassir.


Fundido en negro.Por Leonardo Padura.
Es autor de la novela "La neblina de ayer"( Tusquets)

JamilaNoor
01/09/2009, 03:37
Pablo Milanés
(Cubano)

Acuéstate y hazme sentir
Y derramarme en cada poro de tu cuerpo.
Levántate a compartir
Todas las cosas que aún nos quedan por vivir.

En posición horizontal
Hay pocas cosas que inventar
Se puede amar,
Dar rienda suelta al sexo.

Puedes llegar hasta a soñar
Montar en centauros, en nubes volar
Y cuando tierra has de pisar; debo hacer cuentas,
Que aún quedan veintitrés partes del día para andar.

Acuéstate y hazme sentir
Y derramarme en cada poro de tu cuerpo.
Levántate a compartir
Todas las cosas que aún nos quedan por vivir.

JamilaNoor
01/09/2009, 03:39
Silvio Rodriguez
(Cubano)

Te amaré, te amaré como al mundo
Te amaré aunque tenga final
Te amaré, te amaré en lo profundo
Te amaré como tengo que amar.

Te amaré, te amaré como pueda
Te amaré aunque no sea la paz
Te amaré, te amaré lo que queda
Te amaré cuando acabe de amar

Te amaré, te amaré si estoy muerto
Te amaré al día siguiente además
Te amaré, Te amaré como siento
Te amaré con adiós, con jamás.

Te amaré, Te amaré junto al viento
Te amaré como único sé
Te amaré hasta el fin de los tiempos
Te amaré y después te amaré.

JamilaNoor
01/09/2009, 03:53
Es el llorar la brisa que alimenta el alma. Así lo ve el niño que despierta con miedo y busca la cara conocida de la madre, sus latidos amantes.
Llorar es el bálsamo del corazón enfermo, cuando la gonia se extiende al pecho y la respiración se estanca por el dolor, la frustración, la humillación o el descontento.
Llorar es liberar el veneno de la ofensa. tirarlo al suelo en las lagrimas que se vuelven cristalina, depurando el cuerpo.
Llorar es volver al hombre hombre.
Y es tambien el llorar la máxima expresión del extasis, la alegria.
Es liberar lo bueno y regarlo por el mundo. Es adorar a Dios en su máxima expresión y así nace entonces el verdadero amor.

Muntassir
01/09/2009, 19:21
Assalam aleikum wa rahmatulahi wa barakatu.


Permanece de tu Señor a la puerta.
Y toda otra cosa abandona.
Y pídele la perfección.
En ese estado de la pispersión y de la prueba
¡ Adelántate, oh afligido!
Si es que deseas remedio
¡Pide y anhela de nos todo deseo!
No encontrarás en nosotros la Realidad y además otro.
Es tal nuestro significado.
Que todo sin más lo abarca.
Hicimos el Yihad y alcanzamos
a estar por encima del plano mundano.
En nuestra debilidad obtuvimos
de Allah toda la fuerza.
Lejos del cosmos nos extraviamos
y de toda otra cosa que Allah.
¡Pero lejos está de nosotros ser
de la gente de la perdición!
¡toma la verdad de nosotros
y abandona las pasiones!
Y conviértete como somos
¡Muere (para el ego) y desaparece!
Ocúltate en nosotros de nosotros mismos
en el Valle de Tua.
Nuestra ascendencia es noble
y el retoño ha madurado.
Nuestra realizacion es el Jardín
propicio para la confidencia (íntima con Allah)
¡Prepárate para la Belleza
y bebe hasta saciarte!
en la morada del secreto:
si es que no no haces
remedios para tus aflicciones.
Todo hombre entre nosotros
recibirá aquello que anhele.
¡ Allah, oh Allah!
¡Allah está con nostros!



Muntassir.


del Sheij Al-alawi

JamilaNoor
01/09/2009, 20:15
(Salam hermano, que ALLAH este complacido con tu ayuno)

Mi cuerpo no puede comprender la lejanía
y te llama a gritos.
se resiente la ausencia.
Rompí contigo las barreras hacia el cariño
y he de levantar de nuevo
sus viejos simientes.
Que mi coraza debe ser impenetrable
es más que una urgencia
o una necesidad
mi cuerpo no puede comprender
la ausencia,
resiste la lejanía
mientras agoniza
el último suspiro

JamilaNoor
03/09/2009, 19:56
II
Corrí mucho tiempo y nadie pudo darme alcance.
Y de repente apareces a la orilla de mi camino
con un lazo que tiras con pulso firme
y se enreda en mi cuello.
Caigo.
Quiero levantarme y salir huyendo
Pero ya estas junto a mí
y se que me montarás
que nada hará que te alejes.
Y si me alejo,
tu recuerdo me traerá de nuevo a tus dominios.
Pero no quiero irme
quiero que tu lazo se enrede mas y mas
quiero que me montes y cabalgues en mí
que me lleves al borde del abismo y te detengas de pronto
y des la vuelta…

JamilaNoor
03/09/2009, 20:03
III
Me siento tierra que siente tu pie por vez primera.
Tierra que nunca fue herida por hombre y tu hieres
Tierra que abres con tu arado y fecundas
Te adentras en ella y la conoces
Sabes que es tuya y será tuya sobre los demás
Tierra que quiere tu arado
Y la hierba tiembla solo de pensarlo
los ríos corren sin rumbo si tu mano no los toca
y tu boca no bebe el agua que viene de mis entrañas,
que saco para ti

JamilaNoor
04/09/2009, 07:50
El campesino guardo su semilla, esa semilla preciada que debía multiplicarse en frutos. Y la semilla se guardo para él, feliz de no ser comida de una familia, feliz de no ser exhibida en un mercado. Simplemente feliz de ser guardada.
Llegando el tiempo de las lluvias, cuando se dispone la tierra para la cosecha, el campesino sacó su semilla, la que era feliz, y la llevó al surco para enterrarla con amor. Y la semilla seguía siendo feliz de ser mejor guardada, porque el mejor refugio siempre es la tierra.
Aunque ya no podía escuchar nada más que el arrullo de otras semillas felices, esperaba ella el momento de que él llegara a verla, al fin y al cabo se guardaba para él. Pero llegó la lluvia y gotitas de agua se filtraron en ella ablandando su capa, esto la desconcertó mucho, no sabia si sentirse feliz o mojada, pero confiaba en quien la guardo tanto. Y la capa reblandecida comenzó a romperse. El dolor que le causaba una pequeña raíz que brotaba en su interior le hizo pensar que no era tan feliz, sin embargo, esperaba que la mano querida la socorriera en su quebranto. La espera le ilusionaba y le preocupaba. Pensaría él que ella no se guardó lo suficiente. Él no la había dejado rota ni brotada. La raicita comenzó a crecer, y cada centímetro agobiaba más a la semilla, que supo que no era feliz: estaba triste, inmovilizada, atrapada en la tierra, mojada. Supo que iba a morir y comenzó a gritar para que le campesino supiera que estaba rota y desfigurada. Pero ya era tarde. La semilla murió el día que se rompió toda. Nació una plantita que abrió la tierra, y al ver el sol, las nubes, las aves, fue feliz de no estar guardada. El campesino llegó a verla con la certeza que había escogido la mejor semilla. Ambos se regocijaron al verse y el ciclo volvió a empezar.

JamilaNoor
05/09/2009, 05:57
I
Su quebranto comenzó el día que una extraña sensación entró a sus huesos ya raidos por el tiempo. Era una vibración nueva que le hacia temblar todo, a veces con cosquillitas y a veces con sufrimiento. Pensó que era el invierno que ya le calaba. No era un joven que jugara con la vida, ya no era un joven. Se había cuidado mucho, a veces demasiado, de todo aquello que alguna vez fuera un verdadero placer. La renuncia hizo hueco en su casa, la alegría fue despedida con la última aventura de un verano algo lejano.
La soledad se había apareado y tenía una extensa descendencia en su corazón. Así era él. Por eso esta sensación nueva le hizo levantarse y derribar las viejas paredes que le impedían ver la calle frente a su casa. Salió por un momento para sentir la brisa tropical que bañaba las aceras, ver los brillantes matices esmeralda que solo pueden dar el sol sobre la nueva tierra. Salió, craso error, pensando que la sensación nueva significaba un comienzo, un amanecer y no el atardecer de su existencia. Salió para alumbrar los oscuros recodos de su alma, pero su equivocación le llevó de nuevo adentro de su casa, enfermo y dolorido, apesadumbrado por no reconocer la verdadera naturaleza que llevaba dentro.

II
Nació el día que encontró la palabra en el fondo de su corazón. Era tan solo una palabra, leída en algún lugar que ya no recordaba. Esa palabra no era nueva para ella. Bailó muchas veces frente a su espejo, en la fugaz sensación de la aventura, la leyó muchas veces en los diarios, la escuchó de diferentes tonalidades y acordes. Pero el día que nació, esa palabra estaba sola, ofrecida, sensual y a la mano. Fue el destino, pensó siempre. Siguió la palabra hasta donde pudiera llevarla. Así nació ella. Con una palabra leída en algún lugar, pero estaba en el lugar exacto y era ella la persona destinada a nacer en el momento preciso. Así era ella. Igual que la palabra renacida. Y como las palabras no se escriben solas, busco al dador de la misma, la mano que escribía y encontró la fuente de su nacimiento, su vientre mismo de donde salió. Tomó la mano y la llevo a su alma tierna y ancestral al mismo tiempo. Entró a la casa del que escribió la palabra con la esperanza que nuevas palabras escritas por él renacerían continuamente.

III
En su lecho de muerte sintió el dolor. No era el dolor físico de la enfermedad, el que nos transporta y hace implorar el cuerpo. Era el dolor constante y tenue de haber perdido. En su pecho la respiración se agotaba y el corazón se estrujó cual si una mano invisible exprimiera lo último de él. Y cayeron gotas de agonía en sus manos, esas que no supieron dar ni recibir, esas que escribieron tantas cosas insulsas y tantas cosas profundas. Sus ojos vieron su vida a través del cristal que las lágrimas contenidas hicieron grueso y pesado. Fue una visión borrosa y distorsionada, mediatizada a fuerza de repetir mentiras o ilusiones vanas.
Y le dolía el vientre carente de carias y sabores, lleno de frustraciones y anhelos, ese vientre que a veces fue prolijo y otras veces mezquino.
Que no supo amar, ya lo sabía. No supo entregarse enteramente, no supo vivir los sueños y no tuvo esperanzas, nada nuevo. Pero ¡como dolía!
Ya era muy tarde para rectificar. Apenas le quedaban algunos minutos en este mundo.
Suspiró una, dos, tres veces para saborear el dolor. Por lo menos lo viviría elegantemente. Abrió la boca para saborear la tristeza y la melancolía. Degusto dulce y amargo, suave y gomoso. Sintió el olor de la añoranza y los años idos. Se erizó con el calor y el frio de su ahora, presintiendo su sin porvenir. Apretó su pecho para que no escapara el último vestigio de que era un ser vivo…humano, entonces sus ojos brillaron con las lagrimas que comenzaron a caer, primero despacio y luego alegremente y así, tendido en la cama, vivió intensamente antes de morir. Hay quienes viven muertos.
IV
-No he de irme de aquí sin que lo vea- dijo ella adelantando el paso para entrar a la habitación. Inútiles fueron los esfuerzos de los guardias para detenerla. Ella entró con la misma determinación con que le dijo “mío” el día que le conoció, con el mismo convencimiento de él cuando dijo “nuestro” después del primer beso.
La habitación estaba a oscuras y distinguió el cuerpo caído entre las sábanas. Ya no había vida en la carne y huesos vestidos y arropados. Aunque los pasos fueron rápidos al acercarse, parecían lentos y lejanos en ella. No llegó a tiempo. Se lamentó por ello. Descubrió el rostro amado tantas veces, la boca rígida que supo hacerla reír, los ojos cerrados a si mismo, tantas veces abiertos a ella. Las manos heladas fueron tomadas por sus manos y quiso repetir una caricia…era tarde, si, era tarde. Debió haber tomado un taxi para llegar a tiempo y despedirse.
Quiso hablarle y comprendió que ya nada había por decir ¡y había tanto aún! Pero ya él no escucharía la cantarina vos que le dijo tantas veces “amado mío”. Ni ella encontraría el eco de sus palabras al oído. Las promesas rotas no pueden repararse, solo pueden sustituirse por nuevas promesas.
No tenía sentido quedarse allí, sin embargo no quería irse. En su indecisión pasaron unos minutos, le miro de nuevo y tapo su rostro. Fue su manera de decir adiós.
Cuando salió llovía. El agua refrescó su cuerpo a punto de derrumbarse. Caminó despacio asimilando tan duro suceso. Quiso morir con él. Abrazarlo para que no hiciera ese viaje solo, seguir siendo su compañía. Quiso morir y algo murió en ella. Quiso que él viviera y algo de él comenzó a vivir en ella. Porque no pudo comprender su alma nada que no fuera el amor con que lo amó en todo momento. Entonces cayó desfallecida. Al día siguiente fue encontrado su cuerpo.

Muntassir
22/09/2009, 21:48
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


No sigas avergonzándome con tus ojos, que no he venido a mendigar de tí.Sólo me detuve un instante al final de tu patio, tras los rosales de tu jardín.¡No sigas avergonzándome con tus ojos!

No cogí una rosa, ni arranqué un fruta de tu jardín.Me senté, humilde, a la sombra del camino que no se niega al caminante.Pero no toqué la rosa.

Mis pies estaban cansados y la lluvia caía sobre mi cabeza.El viento gemía entre las ramas dobladas del bambú y las nubes se deslizaban por el cielo, como huyendo de una derrota... Mis pies estaban cansados.

No sé que pensabas de mí, ni a quién esperabas en la puerta.El relampago deslumbró tus ojos vigilantes.¿ Cómo iba yo a saber que me observabas en las oscuridad? ¡No sé qué pensabas de mi!

El día agoniza.Y ha dejado de llover.Me marcho.Ahí te dejo la hierba en que me senté y la sombra del árbol de tu jardín que me amparó.Cierra tu puerta, que oscurece.Yo prosigo mi camino...El día ha muerto.


Muntassir.

R.Tagore ( El Jardinero)

JamilaNoor
22/09/2009, 22:27
(tagore, uno de mis favoritos)

hermoso. Simplemente hermosa la manera en que tagore descubre los sentimientos escondidos, tiernos, dulces, simples, como un niño. el niño que saca del lector.
Esta frase en especial me llamo la tención: como para salirme un poco de mi triste destino, me atrevería a contestarla, ( si seré grosera¡¡¡¡) pero me atrevería a contestarla... aunque, como no he leido la obra, pude que sea mi mayor imprudencia...
Y siento que algo se estremece y tiembla al leer al tagore, mucha veces no puedo evitar las lágrimas en mis ojos con su frases infantiles, ese es tagore.
Y vuelve de nuevo la tentación de contestarle a este magnifico escritor indu, esa frase, "no cogi una rosa ni arranque una fruta de tu jardin..." porque es tan profunda y compleja: habla sobre lo que creemos y percibimos de un lado, pero ¿Y del otro? ¿Acaso la rosa se sintio no cogida y la fruta no arrancada? ¿Acaso la rosa quiere ser tomada y la fruta mordida? creo que comprare el libro, inshallah

JamilaNoor
22/09/2009, 22:29
Siento tu ausencia.
te espero.
aunque el orgullo impedira
que yo tienda mi mano nuevamente
pero el amor
permitira
que tome tu mano si me lo pides.

Muntassir
23/09/2009, 15:21
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


¡Dime si es verdad, dime si es verdad!

Cuando relampaguean mis ojos, el nubarrón oscuro de tu seno me responde con el eco de un trueno.Di, ¿ es verdad que mis labios son dulces como la miel del primer amor? ¿Es verdad que el recuerdo desvaído de todos los mayos está en mis piernas y brazos? ¿ Es verdad que el rocío humedece los ojos de la noche cuando vengo, que la luz matutina se alegra cuando me coge el cuerpo? ¿ Es verdad, es verdad que tu amor iba solo, a través de eras y mundos, en mi busca? ¿Es verdad que, cuando al fin me encontrastes, tu deseo milenario halló la paz completa en mi dulce hablar, en mis ojos, en mis labios, en mi cabello suelto ¿ ¿Es verdad, es verdad, que el misterio del infinito está grabado en mi frente, tan pequeña?

¡ Dime si es verdad, dime si es verdad?


Muntassir.


R.Tagore (El jardinero )

JamilaNoor
24/09/2009, 03:46
Desde este cuarto barato, con paredes color de avellana, zócalos ocres, techos viga vista, láminas de zinc, cama de madera que no ocupa mi cuerpo: pienso en ti, mi querida Honduras.
Tierra que se deshoja mientras la miro por la minúscula ventana que se abre al cielo.
Escucho tu lamento y tu angustia. Veo tu cara de india virgen que me mira.
Un ventilador viejo despeina mis recuerdos. la hamaca donde intento descansar recoge el suspiro prolongado que provoca tu ausencia, y nunca antes como ahora te extraño, y nunca antes como ahora deseo tu tierra en mis zapatos.
No entiendo la causa de tu desgarro, ni entiendo el motivo por el cual te despedazan y te hundes. Solo se que un día, Inshallah no muy lejano, serás íntegra de nuevo. Las cicatrices de tu dolor formarán la corona de la vida, esa vida nueva que solo surge en las Américas.

Muntassir
25/09/2009, 22:26
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

A uno mismo yo canto, una simple persona independiente,
Sin embargo pronuncio la palabra Democracia, la palabra Masa.

Canto a la fisiología de píes a cabeza,
Ni la fisonomía sola, ni el cerebro solo, son dignos de la Musa,
Digo que la forma completa es mucho más loable,
a la Hembra en igualdad con el Macho yo canto.

A la Vida inmensa de pasión, de pulso y de poder,
Alegre, para la suprema libertad de acción concebida bajo las leyes divinas,
al Hombre moderno yo canto.


Muntassir.


W. Whitman.( Hojas de hierba) Dedicatorias.

JamilaNoor
27/09/2009, 00:40
Los dias se deslizaban en el pincel del pintor sin darse cuenta.
Las noches amanecian con desgano mientras en su lienzo aparecían los más hermosos colores, las más agraciadas formas.
Eran increibles los tonos de piel tan reales confundidos con bocas que parecian hablar.
Los criticos decían que había creado un nuevo género en la pintura: el realismo real, donde la mujer era el tema central. Preparar cada exposición le llevaba 6 meses, al finalizar el pintor quedaba flaco y desencajado como si parte de su vida quedara plasmada en los lienzaos.
Este año presentaria su obra maestra, el cuadro CATALINA en honor a una guapa muchacha desaparecida misteriosamente.
Él la amaba en secreto, la vio mil veces ir y venir por los parques y avenidas. Nunca le habló, pues tenía miedo de su rechazo o talvez de que al conocerla el encanto de su presencia se perdiera.
Catalina fue el objeto secreto de su inspiración.
Trabajó día y noche encerrado en su apartamento en el primer piso de un edificio.
Apenas salia a veces para comprar provisiones, los pocos que le miraron decían que hablaba de cómo captando poco a poco la dulzura de la muchacha en su paleta.
en las noches los vecinos oían gritos de angustia y de placer, pero ya estaban acostumbrados a sus extrañas conductas.
La CATALINA por fin estaba lista y se mostro en público.
La admiración no se hizo esperar, tan hermosa como la realidad, surgió ante los ojos de muchos una mujer con el rostro triste, unos sublimes ojos negros parecían moverse mirando a todos con angustia.
La piel...tan real que daban ganas de tocarla y...sudaba, además pequeños puntos de sangre salían de sus poros, y un ritmico latir del corazón parecía persibirse levemente.
Todo fue alboroto mientras el pintor, exhausto, sonreía.
Mientras tanto, el el refrigerador de su apartamento, el cuerpo descuertizado de la mujer, sin piel y sin muchos de sus organos, descansaba...sin paz.

Muntassir
27/09/2009, 15:02
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

Las manos cogen a las manos y los ojos se demoran en los ojos...Así comienza la historia de nuestros corazones.Es noche de marzo, de luna, y el dulce olor de "henneh" perfuma el aire.Caída está mi flauta y olvidada, y tu guirnalda de flores está incompleta...
Nuestro amor es sencillo y bello como una canción.

Tu velo color azafran me enturbia los ojos.La corona de jazmines que me trenzara tus dedos llena mi corazón de gozo...Jugamos a dar y a no querer dar, a mostrar y a volver a esconder.Sonrisas, timideces, dulces combates inútiles.

Este amor carece de misterio más allá de lo presente, de anhelos imposibles, de sombras tras el encanto, de busquedas en la oscuridad...
Nuestro amor es sencillo y bello como una canción.

Las palabras no nos precipitan en el silencio eterno, ni elevamos las manos al vacío, más allá de la esperanza.Sólo dar y recibir...Nos hemos esprimido la alegría hasta extraerle el licor del dolor...
Nuestro amor es sencillo y bello como una canción.


Muntassir.


R.Tagore.(El jardinero, 16)

imana
27/09/2009, 22:20
EL AMOR!

"El amor es la unica libertad que hay en el mundo,porque eleva tanto el Espiritu que lo independiza de las Leyes de la Humanidad y de los Fenomenos de la Naturaleza"
(Khalil Gibran,peota Libanes)


Saluditos
Imana;)

JamilaNoor
28/09/2009, 04:25
(muy bonito Imana)
(Wa aleykum salam hermano Muntassir, gracias por traer a TAGORE, ME GUSTA UN MUNDO)

El Amor es insensato, no razona.
La Razón busca un beneficio.
El Amor se te declara,
consumiéndose, inmutado.

Sin embargo, en medio del sufrimiento,
el Amor avanza como una rueda de molino,
sencilla y de dura superficie.

Habiendo muerto de interés personal,
lo arriesga todo y pide nada.
El Amor pierde apostando cada regalo
otorgado por Dios.

Sin causa, Dios nos dio el Ser;
sin causa, devuélvelo otra vez.

de Yalal ud-Din

JamilaNoor
28/09/2009, 04:28
De Yalal ud-Din

Un momento de felicidad,
tú y yo sentados en la varanda,
aparentemente dos, pero uno en alma, tú y yo.
sentimos el Agua de Vida que fluye aquí,
tú y yo, con la belleza del jardín
y el canto de las aves.
Las estrellas nos mirarán,
y les mostraremos
lo que es ser una fina luna creciente.
Tú y yo fuera de nosotros mismos, estaremos juntos,
indiferentes a conjeturas inútiles, tú y yo.
Los papagayos del paraíso harán el azúcar crujir
mientras reímos juntos tú yo.
de una forma en este mundo,
y de otra en una dulce tierra sin tiempo.

Muntassir
29/09/2009, 19:51
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


(Imana, qué, pero qué muy lindo)


Del suave deslizarse de una manos sobre mí, y de unos dedos penetrando en mi pelo y mi barba,
Del largo beso insistente en la boca o en el pecho,
Del apretado abrazo que me embriaga a mí o a cualquier hombre, que me rinde con exceso,
De lo que el esposo divino sabe, de la obra de la paternidad,
De la exultación, de la victoria y el alivio del abrazo de la compañera en la noche,
De los poemas vivos de los ojos, de las manos, de las caderas y de los pechos,
Del brazo temboroso que se aferra,
De la curva que se encorva y del abrazo,
De lado a lado la blanda colcha que se aparta,
De ella que no está dispuesta a dejarme marchar, y de mí, tan poco dispuesto a irme,
(Sólo un momento, oh tierna compañera que me esperas, y ya vuelvo,)
De la hora de las estrellas que brillan y del rocío que cae,
De la noche que emerjo un momento y salgo volando,
Yo te celebro, acto divino, y a vosotros, hijos engendrados,
Y a vosotros, robustos lomos.


Muntassir.


W.Whitman.(Hojas de hierba)
Hijos de Adán(de afligidos rocíos retenidos)

JamilaNoor
01/10/2009, 05:10
Por PABLO MILANES

Creo en ti,
como creo cuando crece
cuanto se siente y padece
al mirar alrededor.

Creo en ti,
y me alegro que el mañana
a través de mi ventana
nunca sea igual que hoy.

Creo en ti,
porque dándome disgustos
o queriéndome mucho
siempre vuelvo a ti.

Creo en ti,
lleno de contradicciones
presto a soluciones
siempre creo en ti.

Creo en ti,
porque nada hay más humano
que prenderse de tu mano
y caminar creyendo en ti.

Creo en ti,
como creo en Dios
que eres tú, que soy yo,
en ti, Revolución.

Muntassir
02/10/2009, 18:25
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


Vamos, haré el continente indisoluble,
Haré la más espléndia raza que el sol jamás haya
iluminado,
Haré divinas tierras magnéticas,
Con el amor de los camaradas,
Con el amor de por vida de los camaradas.

Plantaré el compañerismo tan espeso como los árboles a lo
largo de todos los ríos de América, y a lo largo de las
orillas de los grandes lagos, y por todas las praderas,
Haré ciudades inseparables, cogidas entre sí con los brazos
alrededor de los cuellos,
Por el amor de mis camaradas,
Por el amor viril de los camaradas.

¡ Por ti mis cantos, oh Democracia, para servirte, esposa
mia !
Por ti, por ti trino estos cantos.


Muntassir.


W. Whitman. (Hojas de hierva ): Cálamo.

Muntassir
02/10/2009, 18:49
¡Ven como estés; no aguardes más !Qué si te ha soltado la trenza, que si no has trazado bien la raya del pelo, que si las cintas de tu corpiño están sueltas, ¡qué importa eso ! ¡Ven como estés; no te arregles más !

¡Ven, aprisa, por la hierba! Si se despintan tus pies con el rocío, si el tintineo de tus ajorcas se confunden, si caen perlas de tu cadera, ¡qué importa! ¡Ven, corriendo, por la hierba!

¡ Qué nubarones en el cielo! Las cigüeñas aletean en bandadas en la otra margen del río y el huracán aulla por el yermo.Corre el ganado a sus establos, temeroso. ¡Qué nubes hay en el cielo !

¿Para qué coges la lámpara para mirarte? ¿No ves que el viento la apaga ? ¿Quién sabrá que no te has pintado los ojos, si son más negros que la tempestad ? ¿Para qué coges la lámpara para mirarte ?

¡Ven como estés, no te arregles más ! ¿Qué más da que tu guirnalda no esté concluida ? ¡Olvídate de las pulseras ! ¡Ven cono estés, no te entretengas más !


Muntassir.


R.Tagore.(El jardinero, 11)

JamilaNoor
04/10/2009, 05:37
de Antoine Saint Exupéry

(extracto)
"... -Ven a jugar conmigo -le propuso el principito-, ¡estoy tan triste!
-No puedo jugar contigo -dijo el zorro-, no estoy domesticado.
-¡Ah, perdón! -dijo el principito.
Pero después de una breve reflexión, añadió:
-¿Qué significa "domesticar"?
-Tú no eres de aquí -dijo el zorro- ¿qué buscas?
-Busco a los hombres -le respondió el principito-. ¿Qué significa "domesticar"?
-Los hombres -dijo el zorro- tienen escopetas y cazan. ¡Es muy molesto! Pero también crían gallinas. Es lo único que les interesa. ¿Tú buscas gallinas?
-No -díjo el principito-. Busco amigos. ¿Qué significa "domesticar"? -volvió a preguntar el principito.
-Es una cosa ya olvidada -dijo el zorro-, significa "crear lazos... "
-¿Crear lazos?
-Efectivamente, verás -dijo el zorro-. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos. Y no te necesito. Tampoco tú tienes necesidad de mí. No soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo...
-Comienzo a comprender -dijo el principito-. Hay una flor... creo que ella me ha domesticado...
-Es posible -concedió el zorro-, en la Tierra se ven todo tipo de cosas.
-¡Oh, no es en la Tierra! -exclamó el principito.
El zorro pareció intrigado:
-¿En otro planeta?
-Sí.
-¿Hay cazadores en ese planeta?
-No.
-¡Qué interesante! ¿Y gallinas?
-No.
-Nada es perfecto -suspiró el zorro.
Y después volviendo a su idea:
-Mi vida es muy monótona. Cazo gallinas y los hombres me cazan a mí. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres son iguales; por consiguiente me aburro un poco. Si tú me domesticas, mi vida estará llena de sól. Conoceré el rumor de unos pasos diferentes a todos los demás. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra; los tuyos me llamarán fuera de la madriguera como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves allá abajo los campos de trigo? Yo no como pan y por lo tanto el trigo es para mí algo inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada y eso me pone triste. ¡Pero tú tienes los cabellos dorados y será algo maravilloso cuando me domestiques! El trigo, que es dorado también, será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo.
El zorro se calló y miró un buen rato al principito:
-Por favor... domestícame -le dijo.
-Bien quisiera -le respondió el principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.
-Sólo se conocen bien las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, Ios hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!
-¿Qué debo hacer? -preguntó el príncipito.
-Debes tener mucha paciencia -respondió el zorro-. Te sentarás al principio ún poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca... "

kasandra
04/10/2009, 14:58
muy bonito y simbolico.Salam

sherezade
06/10/2009, 11:10
Mi frase preferida de "El Principito" es:

Lo esencial es invisible a los ojos.

Saludos

Caminaensueños
06/10/2009, 19:18

Muntassir
06/10/2009, 20:58
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.

ALGUNAS noches, apagada la luz, depués de hacer los gestos de un sexo un poco en demasía consabido, me preguntaba por qué las personas felices como nosotros no lo parecían siempre ante todo el mundo.Me preguntaba por qué la gente, desde fuera, nos veía distantes uno del otro; yo no me daba cuenta...Es cierto que no nos importaba el dinero con que contábamos ni hablábamos de él, pero ¿ consiste en eso la felicidad? Y es que tampoco hablábamos de lo mal que dormía el pequeño o de las contestaciones demasiadas bruscas de Regina.Y tampoco hablábamos de que en la casa se respiraba cierto malhumor enconado no muy manifiesto.Ni hablábamos de quiénes éramos en realidad o de quiénes habíamos llegado a ser : ella Elvira, mi mujer y yo...O, en definitiva, de quiénes aspirábanos a ser y en que nos habíamos quedado.

Quizá me decía una vez apagada la luz, en lugar de leer que es lo que me habría gustado, la fuente de la felicidad, si es que la tiene, está en nuestro interior.Quizá consista, como opinaba un modesto lúcido relojero de La Haya llamado Spinoza, en preservar el propio ser, no otro, y no en ser distinto; en aceptarse reflexiva y dócilmente tal como se es...Mientras llegaba el sueño, me preguntaba: pero ¿cómo se es? ¿Cómo adquirir el determinante conocimiento de uno mismo, sobre todo cuando una ya va acompañado en la intimidad? Aunque sea mal acompañado, añadía...Ahí estaba la valla en la que tropezábamos Elvira y yo: nos sentiamos solos, y éramos, por cariño, incapaces de decírnoslo.Hasta la ocasión se perdió una vez por todas, y permanecimos a medias, conformados con la dosis de venturas y desventuras que nos había dado o que nos habíamos deparado entre los dos.Sin dar un paso más hacia el otro, ni siquiera hacia el fondo de nosotros mismos.Por temor, probablemente por temor...

Y no es que yo aspirase a una loca felicidad.En cierta ocasión, contemplando el mar alborotado, trepidante y lleno de borreguitos, entendí que acaso lo que llamamos felicidad no sea sino la armonia con el resto del mundo.La armonia con su desarmonía en muchas ocasiones, creo que pensé...La armonia con el resto del Universo, creo que pensé..Sería como un breve estado de consentimiento: de sentimiento con; con una diluida y contagiosa confunsión; de fusión con...La lucidez y el esfuerzo por comprender nunca he creído que nos haga felices.No obstante, el dolor y la lucidez es lo qe me ha hecho vivir siempre con más intensidad.Hasta ahora.

Y me negaba, casi en sueños ya, sin darme cuenta, a abandonarme...


Muntassir.


A.Gala.De : El imposible olvido

JamilaNoor
07/10/2009, 18:29
El principito volvió al día siguiente.
-Hubiera sido mejor -dijo el zorro- que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejempló, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la feliçidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, nunça sabré cuándo preparar mi corazón... Los ritos son necesarios.
-¿Qué es un rito? -inquirió el principito.
-Es también algo demasiado olvidado -dijo el zorro-. Es lo que hace que un día no se parezca a otro día y que una hora sea diferente a otra. Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.
De esta manera el principito domesticó al zorro. Y cuando se fue acercando eI día de la partida:
-¡Ah! -dijo el zorro-, lloraré.
-Tuya es la culpa -le dijo el principito-, yo no quería hacerte daño, pero tú has querido que te domestique...
-Ciertamente -dijo el zorro.
- Y vas a llorar!, -dijo él principito.
-¡Seguro!
-No ganas nada.
-Gano -dijo el zoro- he ganado a causa del color del trigo.
Y luego añadió:
-Vete a ver las rosas; comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás a decirme adiós y yo te regalaré un secreto.
El principito se fue a ver las rosas a las que dijo:
-No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Nadie las ha domesticado ni ustedes han domesticado a nadie. Son como el zorro era antes, que en nada se diferenciaba de otros cien mil zorros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.
Las rosas se sentían molestas oyendo al principito, que continuó diciéndoles:
-Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mí rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.
Y volvió con el zorro.
-Adiós -le dijo.
-Adiós -dijo el zorro-. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple : Sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible para los ojos.
-Lo esencial es invisible para los ojos -repitió el principito para acordarse.
-Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
-Es el tiempo que yo he perdido con ella... -repitió el principito para recordarlo.
-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres responsable de tu rosa...
-Yo soy responsable de mi rosa... -repitió el principito a fin de recordarlo

Muntassir
08/10/2009, 20:42
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


"TODA vuestra breve historia-breve, aunque os parezca tan inmensa- está puntuada por lo que llamáis ángeles, que no son sino emisarios que os envía el cosmos: para prevenir catástrofes, para orientaros, para ayudaros, para confortaros...Toda vuestra historia está cuajada de visiones que no habéis entendido, de ofrecimientos que no habéis escuchado, de adelantos que rechazasteis o usasteis mal, de fenómenos que os sobrecogieron en lugar de aleccionaros...Y lo que es verdad para vosotros, los de aquí y ahora, lo más próximos, también lo es para los aztecas y su Quetzalcóalt, para todas las mitología, para todos los Génesis de la Tierra, para todos los Diluvios y todos lo mares que se abrieron y os permitieron atravesarlos, para todos los Éxodos y las Arcas de la Alianza, que no son otro cosa que receptores de nuestros mensajes...Hasta en China recibieron de nosotros testimonios y sugerencias, y nuestras contribuciones para descubir o inventar lo que, de ser útil, pasó casi siempre a ser nocivo en vuestras manos"

Un joven camarero se aproximó para ver qué ibamos a tomar.Minaya puso un billete en sus dedos y lo despidió con un gesto afectuoso.

"Decepcionados por tanto esfuerzo y tanto afán perdidos, o peor, vueltos en contra vuestra por vuestro afán suicida; desanimados ante vuestras cargas de "zozobra", de ansiedad y de ensañamiento, que no cesan y que producen desajustes sociales de consecuencias impredecibles, escarmentados del peligro que entraña intervenir en vuestro proceso mental con fallidas esperanzas; concientes del riesgo de que nuestra intervención, o la mera sospecha de ella, produzcan fatales derivaciones en vuestro lento proceso de evolución...-Hizo un pausa-: Ya en Granada te dije que yo venía a observar y no a participar...Así las cosas, los míos, es decir, la gente de mi planeta, hemos recibido la orden de replegarnos sin brusquedad pero con firmeza.No se sabe qué es mejor con vosotros, si vuestra atención o vuestra ignorancia.Hemos experimentado la aguda amenaza de las dos..."


Muntassir.


A.Gala.De : El imposible olvido.

Muntassir
26/11/2009, 00:25
No sigas mirándome, que he venido por ti.Sólo me detuve un instante al final de tu patio.Tras lo rosales de tu jardín ¡ No sigas mirándome !

Cogí la rosa , y arranqué la fruta de tu jardín...

Muntassir
17/01/2010, 21:47
Assalam alaikum wa rahmatulahi wa barakatu.


Ella me calma
la furia y las ganas
de romper con todo.

Me amansa y me lleva
de la locura
a la nada,
me relajan sus suaves modos.

No querer
dejar de estar con ella,
ella,
las más alta estrella.
Bella,
regazo de paz
en aciagos días.
Tiempos eternos,
largas noches,
lecho de sueño
caridad infinita,
refugio secreto
de su alma
y la mia.

Ella,
es todo lo más bello,
es mi amada...
la poesía.



Antonio González : el poeta descalzo.