PDA

Ver la Versión Completa : La alegría de la libertad



mikonos
12/10/2008, 13:33
Seguramente han visto el desarrollo de un bebe, empieza gateando y explorando la casa donde vive y poco a poco tras varios intentos logra por fin ponerse de bien !qué alegría irradia todo su cuerpo! ¡por fin he logrado desprenderme del suelo y un grado de libertad, ya no estaré sujeto a mi padre/madre, podré explorar nuevos campos e incluso ayudarles. Siente agradecimiento hacia su madre/padre por haberle permitido explorar, equivocarse y caer y levantarse y poder otear desde otro nivel.

El papel que juegan los padres/madres, deberían jugar las verdaderas religiones, los grandes profetas: Jesús, Muhammad y muchos otros ,no querían creyentes sumisos, no querían ha gente que siguiese a las autoridades exteriores, ayudaban como verdaderos padres/madres a que siguiesen la voz interior y que cada hombre/mujer confiara en el/ella mismos/as, si descubro algo auténtico debo seguirlo y evitar todo lo que lo obstaculice para que lo genuino en mi se manifieste. Y cuando se manifiesta se produce la alegría del bebe en nosotros/as.
:rolleyes:

Badr
12/10/2008, 14:41
Muy acertado.

Y ese es el por qué también de que las personas sinceramente religiosas se exigen e imponen a sí mismas, pero nunca a los demás, ni reclaman a nadie salvo a sí mismos ningún cumplimiento religioso.

Salaam

yamalaqi
13/10/2008, 00:24
«De joven yo era revolucionario y mi oración consistía en decir a Dios:
"Señor dame fuerza para cambiar el mundo". A medida que fui haciéndome adulto y caí en la cuenta que me había pasado media vida sin haber logrado cambiar a una sola alma, transformé mi oración y comencé a decir: "Señor, dame la gracia de transformar a cuantos entran en contacto conmigo. Aunque sólo sea a mi familia y a mis amigos. Con eso me doy por satisfecho". Ahora que soy viejo y tengo los días contados, he empezado a comprender lo estúpido que yo he sido. Mi única oración, ahora, es la siguiente: "Señor, dame la gracia de cambiarme a mí mismo". Si yo hubiera orado de este modo desde el principio, no habría malgastado mi vida».

Bayazid Bistami

......Todo el mundo piensa en cambiar a la humanidad, casi nadie piensa en cambiarse a sí mismo.

mikonos
13/10/2008, 07:56
«De joven yo era revolucionario y mi oración consistía en decir a Dios:
"Señor dame fuerza para cambiar el mundo". A medida que fui haciéndome adulto y caí en la cuenta que me había pasado media vida sin haber logrado cambiar a una sola alma, transformé mi oración y comencé a decir: "Señor, dame la gracia de transformar a cuantos entran en contacto conmigo. Aunque sólo sea a mi familia y a mis amigos. Con eso me doy por satisfecho". Ahora que soy viejo y tengo los días contados, he empezado a comprender lo estúpido que yo he sido. Mi única oración, ahora, es la siguiente: "Señor, dame la gracia de cambiarme a mí mismo". Si yo hubiera orado de este modo desde el principio, no habría malgastado mi vida».

Bayazid Bistami

......Todo el mundo piensa en cambiar a la humanidad, casi nadie piensa en cambiarse a sí mismo.

Gracias, es muy bonito. Sólo cuando uno cambia la mirada y la dirige al interior empieza una verdadera revolución y puede descubrir el tesoro escondido.

amr
14/10/2008, 23:08
Luz que hace ver y luz que es vista, fanâ del santo sufí en Allâh y baqâ’ de Allâh realizándose en el sufí.

La espiritualidad islámica ha madurado hasta el grado máximo de unión de todas las cosas en el Uno, hasta donde el Uno se hace presente y se revela en la parte que lo busca. Esa unión extingue las conciencias, ya sólo queda la Conciencia; y extingue los ciclos, ya sólo queda un eterno momento, la Creación constante.

Todo lo que se acaba o se extingue experimenta una fanâ’ y comienza un viaje baqâ’. En el sufismo estos dos términos anuncian el reencuentro del Santo en Allâh en un viaje del Uno hacia la interiorización del Santo en el instante perdurable. Un recorrido que pasa por siete grados sufíes y se alcanza con el Alma realizada. En el estado de Insan al Kamil

Salama