PDA

Ver la Versión Completa : El futuro del saneamiento del Islam pasa por las mujeres



salimkassabe-kassabelhabb-708
13/04/2013, 01:41
Nose lo que pensaran el resto de la comunidad musulmana pero en mi opinión, pienso que se le debe dar un papel muy importante a la mujer, debido a que el mundo esta avanzando y el Islam tiene que ir al mismo paso. Las mujeres de hoy en día esta totalmente preparada y capacitadas para afrontar cualquier reto que se proponga, es por eso que debemos darle voz y voto para decidir en todo los ámbitos del cultura, religión, etc...

Siempre tengo la esperanza en que Allah u akkabr quiere que todo ser humano que crea en el y en sus palabras tenga derecho a decidir, porque ningún ser humano esta por encima tuya sino que todo somos iguales ante Él.

Debemos cambiar nuestra forma de pensar en los que se refiere a restricciones dictatoriales, para que esa forma conseguir cambiar la imagen de nuestra comunidad y con ello atraer a mas seres humanos a nuestra comunidad mas de los que ya están aceptando como única y verdadera.

Y para acabar soy un chico de 23 años, luchando en londres por labrarme un buen futuro y con aspiraciones de crear una familia musulmana y democratica en el que cada mienbro tenga su opinión pero con educacion y respeto muslim

jose_angel
13/04/2013, 11:55
Hola salimkassabe-kassabelhabb-708

Eso es cierto en lo que se refiere a que las mujeres salgan del postergamiento histórico al que han estado sometidas en cuanto a sus derechos humanos, civiles, y sociales. En la medida en que esto se vaya logrando es obvio que cambiarán el islam sociológico. Aunque también es cierto que puede haber mujeres que tengan actitudes familiares y sociales más patriarcales y misóginas que muchos varones.

Pero por encima de todo lo que realmente puede sanear el islam y la sociedad en general es la apuesta por la implementación de un posibilismo en pos de la búsqueda de la justicia social.

Me viene ahora a la cabeza el reciente fallecimiento de Margaret Thatcher, y la exaltación de su persona por parte de un sector de la sociedad, como ejemplo de mujer de convicciones que se impuso en un mundo de hombre. Lo cierto es que esta mujer que se impuso en un mundo de hombres fue en su actuación política una persona sin un gramo de humanidad. No sentía ninguna misericordia hacia las personas más desfavorecidas socialmente, y esto se manifestaba en su ausencia absoluta de sentimiento de justicia social. Fue una mala persona, por muy de convicciones que fuese y por mucho que como mujer se impusiese en un mundo dominado por los varones. Su visión de la riqueza como una virtud que atribuía a una ficticia meritocracia es la manifestación de su carácter mas alabada por sus admiradores, un síntoma de la degradación ética y moral de nuestra sociedad.

Saludos

Badr
14/04/2013, 08:39
Desde luego, bienvenido, Salim

Agrada leer propósitos e ideales como los que expresas expresados con esa sinceridad y sencillez. Dios quiera que los jóvenes que venís tengáis esa fe en que la libertad es la hermana de la fe.

La fe sale del corazón y ¿como se le puede al corazón poner cadenas?

Lamentablemente, creoq ue arrastramos no siglos, sino milenios de una configuración mental por defecto en la que el varón es el ser humano y la mujer algo creado en su beneficio. Eso queda patente en uno de los relatos bíblicos asumidos, incluso por los no creyentes aunque sea de manera inconsciente como realidad. Por eso oímos decir cuandos e quiere emancipar a la mujer que ésta es igual al varón, jamás oímos que el varon es igual a la mujer. ¿Por qué? porque la configuración mental por defecto es varonil. Es ahí donde debemos atacarnos y es por ese costado por el que las mujeres "con carácter" optan por ser Margaret Thatcher, o sea, despiadadas y no protectoras. Si los varones pugnaran por ser iguales a las mujeres, al menos por un tiempecito, tal vez veríamos más ansias protectoras y una disposición más compasiva en las actitudes sociales.

De lo que no cabe duda es de que hay que cambiar actitudes mentales de raíz en cosas de las que ni nos damos cuenta.

Salaam y nuevamente bienvenido, Salim