PDA

Ver la Versión Completa : Acción y Reacción



livamu
14/02/2013, 00:55
Con relación a la ley de causa y efecto, es imperioso recordar que todos los valores de la vida, desde las más remotas constelaciones a la más mínima partícula subatómica, pertenecen a Dios, cuyos inabordables designios pueden alterar y renovar, anular o reconstruir, todo lo que está hecho. Por tanto, somos simples usufructuarios de la naturaleza que se identifica con los tesoros del Señor, con responsabilidad en todos nuestros actos desde el momento en que poseamos algún discernimiento. El espíritu, sea donde sea, encarnado o desencarnado, en la Tierra o en otros mundos, gasta, en verdad, lo que no le pertenece, recibiendo como préstamos del Padre eterno, los recursos de que se vale para efectuar la propia sublimación en el conocimiento y en la virtud. Los patrimonios materiales y la riqueza de la inteligencia, los procesos y los vehículos de la manifestación, el tiempo y la forma, los afectos y los rótulos honoríficos de cualquier procedencia, son de la propiedad del Todo misericordioso, que nos los concede a título temporal, para que los utilicemos en el perfeccionamiento de nosotros mismos, marchando a través de las grandes líneas de la experiencia, con el fin de que entremos en la posesión definitiva de los valores eternos, sintetizados en el amor y en la sabiduría con que, en un futuro remoto, podamos exteriorizar Su gloria soberana. Desde el electrón hasta los gigantes astronómicos del Cosmos, todo constituye reservas de las energías de Dios, que usamos en nuestro provecho, por Su permiso, de manera que promovamos con firmeza nuestra elevación a Su majestad sublime. De ese modo, es fácil percibir que, después que conquistemos la corona de la razón, se nos pedirá cuentas de todo en el momento oportuno, ya que no puede haber progreso sin justicia ni estimación de valores.

Druso, instructor de André Luiz