PDA

Ver la Versión Completa : Mi regreso



hossfah
07/02/2013, 13:10
Salam
Paz


Como mecen los árboles sus ramas
Como son agitadas por los vientos
Fustigadas y rotas sus hojas
Como sacuden sus cuerpos verdes

Esparciendo sus lloros en el cielo
Dibujando sus gritos en la tierra
Como relatan la tragedia
Caídas las hojas tiernas

Que diluvio de lamentos
Recitan los sombríos huertos
Que hoguera de suspiros
Exhala el alma con respiro lento

Quiera el sol quemar la copa
Quiera la tierra secar su hondo
Quieran las ramas quedar espinas
Y el verde en pálido triguero

Quiera la vida ser la muerte
Quiera el destino borrar su letra
Quiera la mirada quedar perenne
Y solo ver el olvido

Ni la muerte
Ni el fuego
Ni la tierra
Me borrara como olivo

Un día fui río de sentidos
Fuente de aceites puros
Manjar cubierto de cielo
Fui camino

Ahora me rodea la sed
La podredumbre
El olvido
Quiero volver a ser olivo

Ser amigo del pan
Sombra para el rebaño
Verde en los soleados campos
Y aceituna negra caída en los caminos

Se que una lluvia puede llegarme
Se que el cielo sigue allí
Y las nubes también
Espero no haber perdido la raíz


Salam
Paz

Badr
18/02/2013, 06:12
Tienes imágenes bellísimas y originales y significados veraces y sentidos y todo ello conmueve y dice.

Si admites el consejo para que sea aún más redonda tu poesía, joya de fondo y forma y por más que es lo más ingrato de hacer porque cuesta, pule la forma, dale a eso tan hermoso que eres capaz de sacar la forma digna de ello. Estoy segura de que no es que no lo hayas trabajado, probablemente lo has trabajado mucho, pero es lo único que yo encuentro más flojo.

¡Ojalá te dure mucho esa magnífica inspiración!

Salaam

hossfah
19/02/2013, 09:08
Salam Badr

Gracias por el consejo.

En realidad, todas las poesías que lees son el trabajo de unos diez minutos de escribir seguido, y sin dedicarle mas tiempo o reflexión, son solos ideas, aires y respiros de un principio que nos aproxima (a mi y a mi amigo) a la densidad de lo poético, no son en modo alguno la realidad del cuerpo del poema, ni el fondo del alma de su verdad, son la sombra de un sol que solo golpea en la roca. Hablar del brillo y del haz de luz, ciertamente es algo que nos llevaría tiempo y sobre todo el acondicionar nuestra visión interior y exterior al fuego deslumbrante de la inspiración.

El tiempo es oro y es mejor aprovechar la llegada de la sombra de ese sol concentrándonos en las inspiraciones divinas y emplear ese tiempo en la búsqueda de sus realidades intentando darles explicaciónes.

Preguntad por el aire que inspira y olvidad a los árboles que se mueven por su viento,

Salam