PDA

Ver la Versión Completa : Chávez, el niño que vendía papaya



maria
22/10/2012, 11:43
En los peores momentos de su cáncer ha leído a Fritjof Capra (un físico de la Universidad de Viena que estudia la interrelación de la física con el misticismo oriental), pero a Hugo Chávez lo que le gusta leer es historia. Dicen los que le conocen que es una de esas personas que se llevan prestados libros de las casas de sus amigos y nunca los devuelven. Su curiosidad por la historia le viene de pequeño, de cuando se sentaba en la primera fila de la escuela de su pueblo presidida por dos retratos: el del general Zamora, alias cara de cuchillo y el de Simón Bolívar.

La escuela de Sabaneta (estado de Barinas), el pueblo en el que nació en 1954, no era mucho mejor que el resto de las casas de la aldea, desperdigadas en tres calles polvorientas, con techos de palma y suelo de tierra. Allí vivió durante toda su infancia, en la casa de su abuela Rosa Inés, junto con su hermano mayor Adán. Sus padres, maestros de primaria, vivían en otra casa cercana. Los 300 bolívares que ganaban al mes no eran suficientes para alimentar a sus hijos. Llegaron a tener seis y Hugo fue el segundo; su madre tenía 19 años cuando nació y recuerda que ese parto no fue difícil en aquella madrugada del 28 de julio.

Pobre de solemnidad, vendía en los recreos de la escuela y en el pueblo "arañas de lechosa", un dulce hecho con papaya que preparaba su abuela. Chávez es mestizo, como la mayoría de la gente de Venezuela; su padre es negro, su madre blanca y su abuela Rosa Inés descendiente de los indios del llano.

Los genes blancos le vienen de su bisabuelo Pedro Pérez Delgado, conocido por Maisanta, que tuvo una vida de película. A los 16 años mató a un coronel que había dejado embarazada a su hermana y se pasó media vida huyendo hasta que se reenganchó en la guerrilla. Le llamaban Maisanta porque cuando cargaba contra sus enemigos iba gritando "Madre santa... ¡Ayúdame!". El apellido Chávez lo heredó de su bisabuela, con la que Maisanta, que tuvo otros muchos hijos desconocidos, nunca se casó.

La enseñanza media la cursó en la ciudad de Barinas, gracias a que le acogió en su casa su tío Marcos, el único hermano de su padre. De allí salió para matricularse en la Academia Militar de Caracas. En la Venezuela de aquellos tiempos, a diferencia de lo que ocurría en Argentina o Chile, existía la posibilidad de que las familias pobres enviasen a sus hijos a hacer la carrera militar. Esa puerta había sido aprovechada por el Partido Comunista que infiltró en el Ejército a algunos cuadros que llegaron a ser oficiales de alta graduación.
El caracazo y su ingreso en prisión

En esa situación se desarrolló en los cuarteles un movimiento conspirativo clandestino que se denominó ARMA (Acción Revolucionaria de Militares Activos) al que pronto Chávez se enganchó con el nombre en clave de José Antonio. El caracazo, la rebelión popular contra la política neololiberal de Carlos Andrés Pérez (1989), con sus cientos de muertos, salpicó también a los cuarteles. Allí se aceleraron los preparativos de los militares progresistas para levantarse contra el Gobierno.

En 2002 la derecha venezolana perdió la paciencia y se atrevió a dar un golpe de estado contra Chávez

Finalmente, en febrero del 92, se levantaron. Chávez ya era comandante y estaba encargado de tomar el Palacio Presidencial en Caracas, mientras otros oficiales, algunos de mayor graduación, deberían de apoyar la acción desde diversas ciudades. Pero hubo filtraciones y el levantamiento terminó en un rotundo fracaso. Chávez apareció en televisión y comunicó a los suyos que los objetivos no se habían cumplido "por ahora" e ingresó en la cárcel. Ese "por ahora", muy celebrado en Venezuela, fue realmente el inicio de su campaña electoral. Cuando dos años después salió de prisión, indultado por el presidente Caldera, ya era un hombre notablemente popular.

Ese Chávez de finales de los noventa, buen jugador de beisbol -siempre en primera base-, mal bailador -un serio problema en Venezuela- hábil dibujante, simpático y cercano, recorrió el país de arriba abajo explicando su proyecto político y conectó con la gente. En 1998 encabezó una coalición de partidos, el Polo Patriótico, y ganó con comodidad las elecciones.

Después de aprobar una nueva constitución, ganar otras elecciones, promulgar una ley de reforma agraria y cambiar la ley de hidrocarburos, la derecha venezolana perdió la paciencia y se atrevió a dar un golpe de estado apoyada por un sector del ejército, los medios de comunicación privados, la cúpula de la Iglesia, la patronal y las embajadas de EEUU y España.

Inicialmente tuvo éxito, pero en pocas horas la gente de los barrios bajó en trompa sobre el centro de Caracas. Otra parte de los militares se pusieron de parte del Presidente y lo liberaron de su prisión en la isla de Orchilla. Mientras en aquella noche de abril del 2002 la multitud rugía, Chávez regresó al Palacio Presidencial y demostró que su abuela tenía razón cuando decía que su principal defecto era su excesiva propensión a perdonar: ordenó soltar a los detenidos. ("También liberó a ese fascista con cara de asesino que tuvo el coraje de leer en televisión aquel papel que dejó abolida la Asamblea Nacional", le recriminó su hermano Adán).

Los peores momentos de su vida política se concentraron en ese año. Semanas después del golpe un grupo de militares se sublevó y tomó la plaza caraqueña de Altamira. Se instalaron en el hotel Palace, de cinco estrellas, y allí permanecieron un año entero. No había terminado el 2002 cuando los empresarios organizaron un paro en las empresas petroleras, que terminó alcanzando a la estatal PDVSA y provocó el colapso del suministro en las gasolineras y en el transporte.

Después de dos meses de manifestaciones y contramanifestaciones, caceroladas y enfrentamientos sociales, la huelga se diluyó y el gobierno consiguió reactivar las petroleras recurriendo a los trabajadores fieles de PDVSA y a técnicos de las universidades y del ejército. El largo golpe de la derecha venezolana había fracasado. Y de esa derrota todavía no se ha recuperado.
Política social

A partir de entonces Chávez lanzó su política social: las llamadas misiones, que con apoyo de 20.000 médicos cubanos llevaron la sanidad pública a los barrios, acabaron con el analfabetismo, combatieron la drogadicción, redujeron la pobreza a la mitad, abrieron las universidades a las clases populares y atacaron con menor éxito dos problemas incrustados en la sociedad venezolana desde mediados del siglo pasado: la criminalidad y la falta de viviendas.

Las llamadas misiones acabaron con el analfabetismo, combatieron la drogadicción y redujeron la pobreza a la mitad

Las políticas sociales (43% del presupuesto) trajeron otros problemas domésticos. Por ejemplo, el tráfico en las grandes ciudades se volvió desesperante, debido a las subvenciones a la población para comprar coches y para llenarlos de carburante (llenar el depósito de un automóvil cuesta, en Venezuela, menos de tres dólares).

La actividad de Chávez se volvió frenética. Sus colaboradores se quejan de que su agenda está siempre sobrecargada y es poco realista. Muy poco inclinado a delegar es muy exigente en el trabajo y tiene "mal pronto", un aspecto poco conocido por la mayoría de los venezolanos.

Todos los grandes medios de comunicación privados, sin excepción, son antichavistas y cada mañana atacan sin conmiseración al gobierno. A pesar de ellos, Chávez ha convocado 13 consultas electorales -con esta serán 14- y las ha ganado todas, con la excepción del referéndum constitucional del 2007.

En el verano del año pasado anunció que tenía un cáncer, cuando ya se vislumbraban en el horizonte las nuevas elecciones presidenciales. Genio y figura, decidió operarse en Cuba, descartando las ultraespecializadas clínicas de EEUU. Contra todo pronóstico, ha llegado a la campaña electoral en evidentes buenas condiciones físicas, para desesperación de sus opositores.

La figura de Chávez, el presidente mestizo que surgió de la miseria, tiene una particularidad difícil de batir: que con él se identifica la gente de las clases populares. Exactamente lo contrario de lo que le ocurre al millonario Capriles.

maria
22/10/2012, 11:45
Pascual Serrano
Periodista. Autor de Desinformación (Editorial Península)

En abril de 2008, algunos meses antes de que estallara la crisis económica en la que ahora estamos instalados, la prensa española informaba con profusión de un informe anual del BBVA presentado ante la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos, en el que advertía sobre los riesgos de la situación económica venezolana. Meses después era esa comisión estadounidense la que demostraba su falta de control de la situación económica de su país, mientras que el gobierno venezolano concedía 236,7 millones de dólares para 1.547 proyectos socioproductivos comunitarios. Han pasado más de cuatro años y la situación económica que ha colapsado ha sido la del país del banco que hacía ese informe y de los medios que tan diligentemente lo difundían.
Venezuela es el segundo país latinoamericano en recibir jóvenes españoles que encuentran trabajo

En cuanto a Venezuela, es hoy el segundo país latinoamericano en recibir jóvenes españoles que encuentran allí trabajo y su gobierno entregó el pasado año 146.022 viviendas a los sectores más humildes. Trabajo y vivienda, dos de los principales problemas que las encuestas señalan como prioritarios para los españoles, resulta que se están afrontando mejor en el país que nuestra banca -tan necesitada de rescate- decía que presentaba riesgos en su situación económica.



La crisis económica, del mismo modo que ha mostrado la falsedad del discurso de nuestra boyante economía, ha permitido correr el velo de gran parte de las mentiras en torno a Venezuela y el gobierno de Hugo Chávez. Por eso ahora resulta que mientras nos anunciaban exiliados venezolanos que decían que huían a Miami, nuestros jóvenes deben buscar empleo en Venezuela.

Y es que revolución bolivariana ha sido el proceso político del que más se ha (des)informado de forma diametralmente opuesta a lo que estaba sucediendo. Si el público español hubiera tomado nota sistemáticamente de forma contraria a lo que le decían los medios de comunicación, hubiera tenido una idea más acertada de la realidad que creyéndoles.

Ya casi nadie lo recordará, pero el 31 de mayo la práctica totalidad de la prensa internacional anunciaba que a Hugo Chávez le quedaban dos meses de vida según "una fuente altamente respetada y cercana a Chávez, que conoce su estado y su historial médico". La presidencia de Chávez ha estado jalonada de constantes embestidas mediáticas que han resonado en todo el mundo -y mucho más en España- en torno a auténticos montajes informativos, manipulaciones o irrelevancias.

Le vimos en televisión cantar una ranchera pero no cómo informaba de la inauguración de cientos de consultorios médicosDurante todo el año previo al referéndum de la reforma constitucional se estuvo diciendo que se postulaba como presidente vitalicio cuando sólo pretendía poder presentarse a la reelección, del mismo modo que lo puede hacer el presidente español. Publicaron que desde su antiamericanismo había prohibido la Coca-Cola cuando las autoridades sanitarias venezolanas lo que no autorizaron fue el edulcorante que se utilizaba en la modalidad Zero, también prohibido en Estados Unidos y Canadá. Nos contaban que prohibía los Simpson, cuando el organismo regulador lo que sencillamente planteó fue el cambio de horario en una televisión privada. La ciudadanía española está convencida de que Chávez ha expropiado de forma autoritaria las empresas pero lo único que sucedía es que su administración se dedicaba a comprar acciones en Bolsa, como cualquier capitalista, en sectores estratégicos de telefonía, eléctricas y banca para tener un Estado fuerte, tal y como había en España antes de las privatizaciones de Felipe González y José María Aznar. El presidente venezolano expuso en la ONU durante veinte minutos una propuesta de reforma para hacerla más democrática y cambiar su sede, y sólo nos enteramos de que empezó su intervención diciendo "huele a azufre". Le vimos en televisión cantar una ranchera pero no cómo informaba en ese mismo acto de la inauguración de cientos de consultorios médicos.

El gobierno de Chávez ha demostrado, como pocos fenómenos internacionales, el deterioro y el patetismo al que pueden llegar los medios de comunicación. Y lo que es peor, el abandono que sufren los ciudadanos por parte de empresas informativas y poderes públicos que impiden su derecho a recibir información veraz.

Por ello, la mayoría de los españoles se asombran de sus victorias electorales y de la probable de este 7 de octubre. Porque son muchos los intereses económicos que se dan cita en nuestros medios para que no comprendamos lo que sucede ni en Venezuela ni en el mundo.

http://www.publico.es/internacional/443505/por-que-no-entendemos-a-chavez

maria
22/10/2012, 11:49
Ignacio Ramonet advierte que la campaña de la prensa española contra Chávez encaja con la voluntad desestabilizadora de sectores de la oposición venezolana, que podrían intentar desconocer un resultado electoral adverso en las elecciones presidenciales

En respuesta a las recientes publicaciones de los diarios españoles ABC y El País, en las que se ataca al gobierno venezolano, el presidente y director del diario Le Monde Diplomatique en Español, Ignacio Ramonet, aseguró que "la información que publica la prensa española sobre Venezuela es totalmente inventada" y que de cara a las próximas elecciones presidenciales del 7 de octubre, los medios de este país intentan posicionar la idea de que si el candidato de oposición, Henrique Capriles, no vence en la contienda se debería a un fraude electoral.

"La voluntad desestabilizadora existe en Venezuela por parte de la oposición, es por ello que cada vez hay más artículos en la prensa que presentan a Capriles como un líder con respaldo popular, cuando todas las encuestas creíbles dicen lo contrario, porque esto acreditaría la idea de que si no gana es producto de un truco", dijo Ramonet en la Mesa Redonda: Venezuela de cara al futuro, organizada por la prestigiosa publicación Le Monde diplomatique en español y celebrada anoche en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

Ramonet recordó que “Venezuela es el único país donde se ha hecho un golpe mediático (abril 2002), y esto debe enseñarnos a reflexionar sobre la conexión entre el poder financiero y el poder mediático”.

En la actividad también participaron Marcos Roitman, profesor titular en Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid (UCM); Tahína Ojeda, investigadora asociada del Instituto Universitario de Desarrollo y Cooperación de la UCM; Raúl Morodo, ex embajador de España en Venezuela y catedrático de Derecho Constitucional y Bernardo Álvarez Herrera, embajador venezolano en España.

En relación a los artículos publicados por ABC, el embajador Álvarez consideró que hay que tomar en cuenta que están escritos por el “corresponsal” de este medio en Washington, Emili J. Blasco, que toma línea de Roger Noriega, y que esta campaña pudiera estar diseñada por "agencias descentralizadas y organismos de inteligencia" de Estados Unidos, empeñados en intervenir en la realidad venezolana.

Confianza en el CNE

Para Ramonet, sin embargo, la tesis del fraude en Venezuela está absolutamente descartada ya que "jamás ha habido ningún informe de algún organismo internacional que ponga en duda el sistema electoral venezolano", en cambio -dijo- el Consejo Nacional Electoral venezolano (CNE) "está reconocido como uno de los más confiables del mundo". Y sobre el posible resultado, el periodista e intelectual español establecido en Francia, asegura que "no se ha visto nunca un candidato que, con 10 o 15 puntos por debajo a dos semanas de los comicios haya ganado una contienda", en referencia a que considera imposible que Capriles supere la brecha que lo separa de Hugo Chávez.

El proceso de cambios en Venezuela es irreversible

El ex embajador español en Venezuela (2004-2007), Raúl Morodo, analizó el desarrollo del proceso de cambios en Venezuela, asegurando que se debió al agotamiento del sistema anterior y que se ha venido construyendo un modelo más incluyente, “con una nueva legalidad, que busca una democracia más real”, y que a pesar de las contradicciones y la polarización existente este proceso garantiza estabilidad. Así el diplomático concluyó que no hay posibilidad de un nuevo “trauma”, el camino de la continuidad del proceso "está asegurado y es garantía de la convivencia y la paz”. A su juicio, el proceso de transformación social y política que se desarrolla en el país es irreversible.

Con una exposición fundamentada en datos concretos de organismos como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y el Banco Mundial, el profesor Marcos Roitman expuso los resultados de las políticas sociales y económicas que ha llevado adelante el actual Gobierno en Venezuela, destacando el incremento en más del 100% de la inversión social, la disminución de la pobreza en más de 50%, el bajo nivel de desempleo (7%) y el éxito de las Misiones sociales. Según Roitman, en las próximas elecciones presidenciales se decidirá "si se continúa avanzando en esta dinámica transformadora o hacia un proceso de retroceso a las desigualdades sociales". "Hasta Capriles ha tenido que reconocer en su campaña el impulso social que ha dado el presidente Chávez", dijo.

Tahína Ojeda, comentó el papel que el gobierno venezolano ha tenido en América Latina, señalando que Venezuela ha fomentado que se inicie un "esquema de integración propio, que prioriza el entendimiento y la acción política, y donde la diversidad sea posible y se respeten las necesidades de desarrollo de cada país".

Fuente: La Tercera Información

http://albatv.org/Ramonet-La-informacion-que-publica.html

maria
22/10/2012, 11:50
Algunos se preguntarán qué relación tiene una cosa con la otra, sucedidas casi simultáneamente, para unirlas en un mismo titular. Pues mucha, porque Chávez no se enfrentaba a otro candidato ni a otro partido político, se enfrentaba a una maquinaria mediática que se ha convertido en la punta de lanza del proyecto político neoliberal que tan molesto se encuentra con la revolución bolivariana. Por otro lado, El País no es un periódico que se dedique a buscar informaciones y contárselas a sus lectores. Es el buque insignia de un grupo mediático -Prisa- que tiene como principal modus operandi influir en gobernantes, y especialmente en Latinoamérica. Y que, además, ha convertido a Chávez en el centro de sus obsesiones y embestidas, convencidos de que era -y es- una pieza clave en la conformación de una propuesta política alternativa al neoliberalismo.


Lo más preocupante es que, en el modelo neoliberal que tanto defiende, a El País como empresa no le va bien, por eso debe ir despidiendo periodistas, se afirma que 138, la cuarta parte de la plantilla. La cifra exacta se sabrá mañana. Sólo les funciona bien, eso sí, a sus directivos porque el consejero delegado Juan Luis Cebrián ganó 13 millones de euros en 2011, los ingresos de dos meses de publicidad. Seguro que si El País cambiara de línea política y de modelo económico interno les iría mejor a sus trabajadores y periodistas en lugar de hundirse todo el proyecto mientras se enriquecen sus directivos.


Ahora que lo pienso, ¡cuánto se parecen el funcionamiento de El País y el capitalismo!

maria
04/01/2013, 18:56
La ministra de Servicios Penitenciarios de Venezuela, Iris Varela, anunció en su cuenta en Twitter la expulsión de un ciudadano francés identificado como Frederic Laurent Bouquet, el 29 de diciembre de 2012.

1276

El señor Bouquet (en la foto) había sido arrestado en Caracas el 18 de junio de 2009 junto a 3 ciudadanos dominicanos y en posesión de un verdadero arsenal. En el apartamento comprado por Bouquet, la Policía Científica Venezolana encontró 500 gramos de explosivo plástico C4 (de uso militar), 14 fusiles de asalto –5 de ellos dotados de miras telescópicas, 5 con sistemas de puntería laser y 1 con silenciador– así como cables especiales, 11 detonadores electrónicos, 19 721 cartuchos de diversos calibres, 3 metralletas, 4 pistolas de diferentes calibres, 11 equipos de comunicación por radio, 3 walkie-talkie y una base de radio, 5 fusiles de caza calibre 12, 2 chalecos blindados, 7 uniformes militares, 8 granadas, 1 máscara antigás, 1 cuchillo de combate y 9 recipientes de pólvora de cañón.

Al ser juzgado, Bouquet admitió haber recibido entrenamiento en Israel y ser un agente de los servicios secretos franceses (DGSE). Reconoció además que estaba preparando un atentado para asesinar al presidente constitucional de Venezuela, Hugo Chávez.

Al término del proceso, Bouquet fue condenado a 4 años de cárcel por «ocultamiento de armas de guerra». Al expirar su condena fue extraído de su celda, en cumplimiento de la orden N° 096-12 de la jueza Yulismar Jaime, y expulsado de Venezuela por «amenaza a la seguridad nacional», en virtud del artículo 39 acápite 4 de la Ley de Extranjería y Migración de Venezuela.

Las autoridades venezolanas se habían abstenido hasta el momento de mencionar este tema. Los hechos fueron confirmados por el vocero del ministerio francés de Relaciones Exteriores, Philippe Lalliot. La embajada de Francia en Caracas se negó comentar la información.

Nuestra investigación nos permite llegar a las siguientes conclusiones:
1) El presidente francés Nicolas Sarkozy ordenó asesinar a su homólogo venezolano Hugo Chávez.
2) La operación resultó un fiasco.
3) Francia tuvo que conceder importantes compensaciones para evitar que el caso saliese a la luz durante el mandato presidencial de Nicolas Sarkozy.

http://alexcorrons.blogspot.com.es/2013/01/nicolas-sarkozy-ordeno-asesinar-al.html?spref=fb