PDA

Ver la Versión Completa : Un sueño olímpico que muere en patera



livamu
20/08/2012, 18:05
La abanderada somalí en Pekín 2008, Samia Yusuf Omar, murió en una patera
La atleta, que llegó última en los 200 metros, quería llegar a Italia para continuar su carrera

1209El sueño de la pista de atletismo murió ahogado en el mar. Samia Yusuf Omar, la abanderada de Somalia en los Juegos de Pekín 2008, ya no corre: la prensa italiana la ha declarado muerta al descubrir que no habría completado un desesperado viaje en cayuco, de Libia a Italia, para dejar atrás un país roto por la guerra, sumido en la pobreza, y para ella lleno de muerte.

Aquel día del desfile de 2008, Samia lleva la bandera sonriente, abriéndose al mundo con una sonrisa, rodeada del azul de su vestido. Es una doble liberación. La de la mujer y la de la atleta. Como mujer, esos pasos dejan atrás las amenazas de muerte, los empujones, las armas empleadas como argumentos para que dejara de practicar deporte y se cubriera su cuerpo de velocista. Como atleta, esos metros del desfile, el mundo entero mirando, representa la despedida momentánea de la guerra, de las carreteras bloqueadas que impiden los entrenamientos, del padre y los tíos muertos por un proyectil dentro de las paredes de su misma casa, del pulso diario por conseguir algo que comer vendiendo fruta.

"Los somalíes tradicionales creen que las mujeres que practican deporte, o a las que les gusta la música, son corruptas", le contaba en 2008 a la BBC, tras protagonizar uno de esos bellos momentos de los Juegos, su llegada entre aplausos a la meta pese a que la ganadora de su serie de los 200m le había sacado diez segundos. "Por eso he sufrido presión de todas partes. Algunas mañanas, me encuentro con calles bloqueadas por el ejército, o por la milicia, lo que me impide entrenarme".


http://www.youtube.com/watch?v=4E1O_2BOt1c&feature=player_embedded

Nadie notó su ausencia en Londres 2012. Entonces, Abdi Bile, oro en los 1.500m en el Mundial de Roma 87, afirmó que la joven había desaparecido (se desconoce exactamente cuándo), tratando de llegar a Italia para continuar con su carrera deportiva.

Samia perseguía el sueño de Mo Farah, somalí de nacimiento, coronado como británico en los 5.000 y los 10.000 metros de Londres 2012. Así, dejó la pista, entró en el agua... y su nombre quedó apuntado en una lista de náufragos desaparecidos.

http://elpais.com/deportes/2012/08/20/actualidad/1345458747_750600.html