PDA

Ver la Versión Completa : Oración universal



livamu
17/07/2012, 17:15
Bendito Dios misericordioso, Padre unimúltiple del Universo,
Creador sublime de todas las bellezas, dador de bondades y perdones,
En esta hora solemne, cuando nuestros corazones están saturados con tu Amor,
Cuando vibra tu belleza en nuestros espíritus y te vemos con los ojos del alma,
Te imploramos señor:
La paz y la armonía para el mundo, que cesen los sufrimientos y las penalidades
de todos los hombres sobre la tierra. que haya abundancia en cosechas y luz
para que reine la felicidad en los dos planos; En el material humano y en el
místico divino.
Bendice, oh Padre, nuestro mundo y que reine la Paz y la armonía en el
corazón de todos los hombres sobre la tierra.


AMEN
AOM
OM

livamu
24/07/2012, 10:18
Altísimo, omnipotente y buen Señor,

Tuyos son la alabanza, la gloria, el honor

Y toda la bendición. Solo a ti, Altísimo, son debidos;

Y ningún hombre es digno

De hacer de Ti mención.

Loado seas, mi Señor,

Con todas las criaturas tuyas,

Especialmente el señor hermano Sol,

Que aclara el día

Y con su luz nos alumbra.

Y él es bello y radiante

Con grande esplendor:

De ti, Altísimo, es la imagen.

Loado seas, mi Señor,

Por la hermana Luna y las Estrellas,

Que en el cielo formaste claras

Y preciosas y bellas

Loado seas, mi Señor,

Por el hermano Viento,

Por el Aire, o nubloso

O sereno, y todo el tiempo,

Por el cual a tus criaturas das sustento.

Loado seas, mi Señor,

Por la hermana Agua,

Que es muy útil y humilde

Es preciosa y casta.

Loado seas, mi Señor,

por el hermano Fuego

Por el cual alumbras la noche.

Y él es bello y alegre

Y vigoroso y fuerte.

Loado seas, mi Señor,

Por nuestra hermana la madre Tierra,

Que nos sustenta y gobierna,

Y produce frutos variados

Y coloridas flores y hierbas.

Loado seas, mi Señor,

Por los que perdonan por tu amor,

Y soportan enfermedades y tribulaciones.

Bienaventurados los que las sustentan en paz,

Que por ti, Altísimo, serán coronados.

Loado seas, mi Señor,

Por nuestra hermana la Muerte corporal,

De la cual ningún hombre puede escapar.


Felices los que ella encuentre

Cumpliendo la tuya santísima voluntad,

¡Porque la muerte segunda no les hará mal!

Alabad y bendecid a mi Señor,

y gracias le dad,

Y servirlo con grande humildad.

( Francisco de Asís)