PDA

Ver la Versión Completa : El egoísmo



livamu
02/06/2012, 21:38
¿Y CUÁL ES EL ORIGEN DEL EGOÍSMO DESDE EL PUNTO DE VISTA EVOLUTIVO? ES DECIR, ¿EN QUÉ MOMENTO DE LA EVOLUCIÓN DE UN ESPÍRITU APARECE EL EGOÍSMO?


El egoísmo es una prolongación del instinto de supervivencia animal y comienza a aparecer en el momento en que el espíritu comienza a decidir por sí mismo, a experimentar con su libre albedrío. El espíritu que entra ya en la
fase humana de la evolución acaba de estrenar su capacidad de libre albedrío. Aunque ya muestra un desarrollo incipiente de la inteligencia, debido a su escaso desarrollo emocional, sus decisiones todavía están muy influidas por los instintos, entre los cuales domina el instinto de supervivencia. La evolución pasa por independizarse totalmente de los instintos, y buscar un camino propio, decidido por su voluntad, a través del aprendizaje del sentimiento.
Cuando el espíritu comienza a ejercitar su recién adquirido libre albedrío, lo hace a partir del instinto, que es una especie de programación biológica que recoge el conocimiento adquirido por el protoespíritu durante la fase de evolución en el reino animal, y que es el germen a partir del cual se desarrolla la voluntad independiente del ser. Es como una configuración por defecto, un programa que le permite tomar decisiones automáticas sobre cuestiones sobre las cuales todavía no tiene capacidad suficiente para decidir por sí mimo. Es como un piloto automático, que le corrige la ruta cuando todavía no sabe pilotar, y le permite experimentar el pilotaje sin
estrellarse mientras todavía está aprendiendo a controlar los mandos de la nave. Entre estos instintos está el de supervivencia, que es como un programa que impulsa al espíritu encarnado a buscar alternativas para evitar la extinción de la vida física en cualquier tipo de circunstancia, por muy adversa que ésta sea, y el instinto sexual, necesario para la continuación de la especie. Ocurre que, al mismo tiempo, el espíritu se siente insatisfecho porque siente un impulso nuevo y desconocido de alimentar sus incipientes necesidades emocionales y, debido a su ignorancia en los sentimientos, cree equivocadamente que lo puede hacer saturándose en la satisfacción de sus instintos, que es lo que ha hecho siempre, empleando su inteligencia en ese fin sin tener en cuenta el daño que pueda hacer a otros seres.


¿Parece qué la existencia del egoísmo sea algo inherente al desarrollo evolutivo?

Que el espíritu, en su camino hacia la perfección, pase por una fase egoísta, más o menos prolongada en el tiempo, que puede durar multitud de encarnaciones, es en realidad inevitable, e incluso beneficioso, porque le sirve para reafirmar su individualidad, su voluntad y para poder experimentar lo que se siente en ausencia de amor, lo que le servirá para apreciar lo que se siente en presencia de amor, a medida que empiece a sentirlo.
Por ello, las primeras manifestaciones del egoísmo en la primera etapa, que llamaremos de vanidad primaria, en la que se encuentran los espíritus jóvenes, son básicamente materialistas, orientadas a la satisfacción de los instintos más primitivos. Se despierta la codicia, la avaricia, la lascivia, que se manifiestan en actitudes como el materialismo y el consumismo, el hedonismo y, a nivel colectivo, en el imperialismo y el colonialismo, es decir, la explotación de otros seres por la ambición de poder y riqueza materiales. Es la etapa que todavía predomina en vuestro planeta, porque una buena parte de la humanidad todavía se encuentra inmersa en esta etapa de adolescencia espiritual. A medida que el espíritu avanza en el conocimiento de los sentimientos, este egoísmo materialista comienza a transformarse en egoísmo espiritual. Es una fase de vanidad más avanzada.


En esta etapa el espíritu continúa aferrándose al egoísmo, pero al mismo tiempo ya ha comenzado a desarrollar el sentimiento. Aunque todavía es reacio a dar, es capaz de reconocer la presencia de amor y el bienestar que
produce, y busca recibirlo. La avaricia se va transformando en apego y la codicia en absorbencia. Pero esto no se da de la noche a la mañana sino que se produce gradualmente, existiendo una fase de transición, una vanidad media, en la que coexisten todas estas manifestaciones egoístas (codicia, avaricia, apego y absorbencia) en diferentes grados y que es la que predomina en la Tierra actualmente. Puede costarle al espíritu miles de años
desprenderse sólo de alguna de estas formas de egoísmo. Pero a partir de determinado momento, cuando el espíritu comienza a adquirir conciencia de su egoísmo y de que al dejarse llevar por él está dañando a otros seres, es ya más responsable de sus actos, y por tanto más sensible al sufrimiento que genera. Y entonces, en algún momento de ese proceso, el espíritu despertará su sentimiento, sentirá la necesidad de amar y descubrirá que necesita amar para ser feliz.

williamcasta-castaeda-245
03/06/2012, 03:56
Livamo muy interesante de tu parte proponer este tema, da para mucho pero no quiero extenderme de una vez.
!Difícil es dejar el YO, y pensar primero en tu prójimo! Hay algo que me ayudo mucho cuando acepte a Jesús en mi vida, fue hacerme la pregunta. ¿Que haría Jesús en mi lugar? Me contuvo varias veces de reaccionar carnalmente, pero su ejemplo fue lo que mas me marco a la hora de poner mi YO a un lado, dice la Biblia ¨el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.¨ Ese es uno de los ejemplo mas grandes de humildad, aquí no hay ni una pizca de egoísmo, muy bien se pudo haber quedado en su trono de gloria y dejar al hombre que se las arregle el solo.
Y en la ultima cena cuando le lava los pies a cada uno de sus discípulos, a sabiendas de que esa misma noche todos le abandonarían. Que gran amor y paciencia por su creación!

livamu
06/06/2012, 22:17
Hola William, Escribes:
¿Que haría Jesús en mi lugar? creo que Jesús no haría nada por ti, lo que tenía que hacer lo hizo, y a partir de ahí viene un trabajo interior tuyo, no creo que Jesús deba cargar con las cruces de cada uno de nosotros.


Me contuvo varias veces de reaccionar carnalmente, pero su ejemplo fue lo que mas me marco a la hora de poner mi YO a un lado, Otra vez con lo mismo de arriba y encima pones de ejemplo a Jesús, ¿tu conoces la vida sexual de Jesús? y si es así cómo lo sabes?


dice la Biblia ¨el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo Jesús era tan hijo de Dios como nosotros, lo que pasa que el era consiente.


y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.¨ Ese es uno de los ejemplo mas grandes de humildad, aquí no hay ni una pizca de egoísmo, muy bien se pudo haber quedado en su trono de gloria y dejar al hombre que se las arregle el solo.
Y en la ultima cena cuando le lava los pies a cada uno de sus discípulos, a sabiendas de que esa misma noche todos le abandonarían. Que gran amor y paciencia por su creación! Creo que eso de humillarse para mi no es correcto, desde mi punto de vista el tenia un ideal y murió por el, en cuanto a lo humilde, su amor y su no egoísmo queda reflejado en su máxima ama a tu enemigo. Un saludo

livamu
07/06/2012, 22:25
¿Cuál es el origen del egoísmo desde el punto de vista evolutivo? es decir¿ en qué momento de la evolución de un espíritu aparece el egoísmo?

El egoísmo es una prolongación del instinto de supervivencia animal y comienza a aparecer en el momento en que el espíritu comienza a decidir por sí mismo, a experimentar con su libre albedrío. El espíritu que entra ya en la fase humana de la evolución acaba de estrenar su capacidad de libre albedrío. Aunque ya muestra un desarrollo incipiente de la inteligencia, debido a su escaso desarrollo emocional, sus decisiones todavía están muy influidas por los instintos, entre los cuales domina el instinto de supervivencia. La evolución pasa por independizarse totalmente de los instintos, y buscar un camino propio, decidido por su voluntad, a través del aprendizaje del sentimiento.

Cuando el espíritu comienza a ejercitar su recién adquirido libre albedrío, lo hace a partir del instinto, que es una especie de programación biológica que recoge el conocimiento adquirido por el protoespíritu durante la fase de evolución en el reino animal, y que es el germen a partir del cual se desarrolla la voluntad independiente del ser. Es como una configuración por defecto, un programa que le permite tomar decisiones automáticas sobre cuestiones sobre las cuales todavía no tiene capacidad suficiente para decidir por sí mimo. Es como un piloto automático, que le corrige la ruta cuando todavía no sabe pilotar, y le permite experimentar el pilotaje sin estrellarse mientras todavía está aprendiendo a controlar los mandos de la nave. Entre estos instintos está el de supervivencia, que es como un programa que impulsa al espíritu encarnado a buscar alternativas para evitar la extinción de la vida física en cualquier tipo de circunstancia, por muy adversa que ésta sea, y el instinto sexual, necesario para la continuación de la especie. Ocurre que, al mismo tiempo, el espíritu se siente insatisfecho porque siente un impulso nuevo y desconocido de alimentar sus incipientes necesidades emocionales y, debido a su ignorancia en los sentimientos, cree
equivocadamente que lo puede hacer saturándose en la satisfacción de sus instintos, que es lo que ha hecho siempre, empleando su inteligencia en ese fin sin tener en cuenta el daño que pueda hacer a otros seres.

williamcasta-castaeda-245
08/06/2012, 04:22
Livamu, lo que yo escribí de Jesus no lo digo yo, no viene de mi, ni de mi propia sabiduría. Esta en la Biblia, yo solo soy el mensajero.

Sobre la sexualidad de Jesús , no aparece nada registrado en la Biblia, ya que eso no es relevante, y prefiero no tratar el tema para no caer en fábulas y teorías que en nada ayudan.

Dices de que todos somos hijos de Dios, suena muy bonito pero realmente somos criaturas de Dios hechas a semejanza de El, Génesis 1:27. Los hijos somos aquellos que El escogió;

Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él. En amornos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad,para alabanza de su gloriosa gracia, que nos concedió en su Amado. Efesios 1.4:6

Dices que humillarse para ti no es correcto, eso es verdad! Pero si no hacia ese acto de entregarse a si mismo por todos nosotros estaríamos aun en la ley de Moises, y no en este tiempo de un nuevo pacto, un pacto de gracia. Que no merecemos, pero El por su misericordia nos ofrece.

Todos hemos pecado, y por eso estamos lejos de Dios. Pero él nos ama mucho, y nos declara inocentes sin pedirnos nada a cambio. Por medio de Jesús, nos ha librado del castigo que merecían nuestros pecados. Dios envió a Jesucristo para morir por nosotros. Si confiamos en que Jesús murió por nosotros, Dios nos perdonará. Con esto Dios demuestra que es justo y que, gracias a su paciencia, ahora nos perdona todo lo malo que antes hicimos. Él es justo, y sólo acepta a los que confían en Jesús.
Romanos 3: 23-25

Badr
08/06/2012, 09:10
El egoismo tiene muy mala prensa, pero poca gente se detiene a analizr qué es el egoísmo y si todo egoismo es malo.

Egoismo viene de ego. El ego no es un mal, es un don de Dios, un factor de nuestra naturaleza que nos proteje de destruirnos a nosostros mismos, que nos da fuerza para perseverar en la vida y hacernos nuestro lugar en la sociedad y en el mundo. El ego no es un mal es un bien. Como todo debe administrarse. No puede erigirse en el absoluto, pero no se puede de ninguna manera ignorar.

Se habla mucho de que el ego es malo, de que es lo que nos pierde, etc. No es cierto, es la mala gestión del ego, lo que causa daño, pero una mala gestión del ego es pretender suprimirlo. No se puede, es un medio que nos ha dado Dios para subsistir en este. Con los años y la sabiduría, el ego debe superarse, trascenderse, pero no en modo alguno suprimirse. La supresión o represión del ego, es destructiva de la persona, que tiene que hacer un camino en esta vida y para ello lo necesita. A lo largo del camino ira viendo que el ego va perdiendo importancia, como las camisas de las serpientes y que en un momento dado podrá dejarlo atrás, pero algo no se puede dejar atrás si no se ha pasado por ello. Y nadie puede querer a nadie más si no sabe quererse a sí mismo. El amor que va dirigido a los demás, sin antes quererse a sí mismo, no es sincero, es algo ajeno, que hacemos como deber sin entender y por tanto que no nos cambia ni sirve salvo para traquilizar, tal vez, una conciencia intranquila.

Como de todas las cosas buenas, como la hermosura, la inteligencia, el talento, del ego hay que hacer el uso recto y equilibrado que le extraiga su utilidad y sin embargo no nos ciegue ni nos ciegue nuestro camino de vuelta a Él.

Salaam

yousef
08/06/2012, 16:03
El egoismo tiene muy mala prensa, pero poca gente se detiene a analizr qué es el egoísmo y si todo egoismo es malo.

Egoismo viene de ego. El ego no es un mal, es un don de Dios, un factor de nuestra naturaleza que nos proteje de destruirnos a nosostros mismos, que nos da fuerza para perseverar en la vida y hacernos nuestro lugar en la sociedad y en el mundo. El ego no es un mal es un bien. Como todo debe administrarse. No puede erigirse en el absoluto, pero no se puede de ninguna manera ignorar.

Se habla mucho de que el ego es malo, de que es lo que nos pierde, etc. No es cierto, es la mala gestión del ego, lo que causa daño, pero una mala gestión del ego es pretender suprimirlo. No se puede, es un medio que nos ha dado Dios para subsistir en este. Con los años y la sabiduría, el ego debe superarse, trascenderse, pero no en modo alguno suprimirse. La supresión o represión del ego, es destructiva de la persona, que tiene que hacer un camino en esta vida y para ello lo necesita. A lo largo del camino ira viendo que el ego va perdiendo importancia, como las camisas de las serpientes y que en un momento dado podrá dejarlo atrás, pero algo no se puede dejar atrás si no se ha pasado por ello. Y nadie puede querer a nadie más si no sabe quererse a sí mismo. El amor que va dirigido a los demás, sin antes quererse a sí mismo, no es sincero, es algo ajeno, que hacemos como deber sin entender y por tanto que no nos cambia ni sirve salvo para traquilizar, tal vez, una conciencia intranquila.

Como de todas las cosas buenas, como la hermosura, la inteligencia, el talento, del ego hay que hacer el uso recto y equilibrado que le extraiga su utilidad y sin embargo no nos ciegue ni nos ciegue nuestro camino de vuelta a Él.

Salaam

Una gran reflexión... ¡tú si que rebosas espiritualidad!

livamu
16/06/2012, 11:05
El egoismo tiene muy mala prensa, pero poca gente se detiene a analizr qué es el egoísmo y si todo egoismo es malo.

Egoismo viene de ego. El ego no es un mal, es un don de Dios, un factor de nuestra naturaleza que nos proteje de destruirnos a nosostros mismos, que nos da fuerza para perseverar en la vida y hacernos nuestro lugar en la sociedad y en el mundo. El ego no es un mal es un bien. Como todo debe administrarse. No puede erigirse en el absoluto, pero no se puede de ninguna manera ignorar.


El ser humano como tal es esencia de virtudes, lo importante es saber cuales son mis cualidades sobresalientes con que cuento,
Aquellas características que nos han sido valiosas en momentos difíciles y que nos han servido de inspiración.


Se habla mucho de que el ego es malo, de que es lo que nos pierde, etc. No es cierto, es la mala gestión del ego, lo que causa daño, pero una mala gestión del ego es pretender suprimirlo. No se puede, es un medio que nos ha dado Dios para subsistir en este. Con los años y la sabiduría, el ego debe superarse, trascenderse, pero no en modo alguno suprimirse. La supresión o represión del ego, es destructiva de la persona, que tiene que hacer un camino en esta vida y para ello lo necesita. A lo largo del camino ira viendo que el ego va perdiendo importancia, como las camisas de las serpientes y que en un momento dado podrá dejarlo atrás, pero algo no se puede dejar atrás si no se ha pasado por ello. Y nadie puede querer a nadie más si no sabe quererse a sí mismo. El amor que va dirigido a los demás, sin antes quererse a sí mismo, no es sincero, es algo ajeno, que hacemos como deber sin entender y por tanto que no nos cambia ni sirve salvo para traquilizar, tal vez, una conciencia intranquila.

Como de todas las cosas buenas, como la hermosura, la inteligencia, el talento, del ego hay que hacer el uso recto y equilibrado que le extraiga su utilidad y sin embargo no nos ciegue ni nos ciegue nuestro camino de vuelta a Él.

Amarse a uno mismo es reconocer las necesidades afectivas propias, los sentimientos, y desarrollarlos para que sean el motor de nuestra vida.

¿Es bueno quererse a uno mismo?

Por supuesto que sí. La autoestima es necesaria para ser feliz. Nuevamente lo repito: a lo que uno tiene que renunciar es al egoísmo, no al amor. Si uno no se quiere a sí mismo, ¿de dónde sacará la fuerza y la voluntad necesarias para amar a los demás?. Vivir sin sentir es casi como estar muerto. Por ello muchas de las personas que viven sin sentir desean morir, porque albergan la falsa esperanza de que al morir se acabará su suplicio y así ellas mismas inician el proceso de autodestrucción de su cuerpo que llamamos enfermedad. Muchas enfermedades provienen de que la persona es incapaz de amarse a si mismas.

livamu
18/02/2013, 09:48
El egoísmo, esa plaga de la humanidad, debe desaparecer de la tierra cuyo progreso moral detiene; al Espirito le está reservada la tarea de hacerla subir en la jerarquía de los mundos. El egoísmo es, pues, el objeto hacia el cual todos los verdaderos creyentes deben dirigir sus armas, sus fuerzas, su valor; digo su valor, porque éste es más necesario para vencerse a sí mismo que para vencer a los otros. Que cada uno ponga todo su cuidado en combatir su egoísmo, porque este monstruo devorador de todas las inteligencias, ese hijo del orgullo, es el origen de todas las miserias de la tierra. El es la negación de la caridad, y por consiguiente, el más grande obstáculo para la felicidad de los hombres.

Si los hombres se amasen con un mutuo amor, la caridad se practicaría mejor; pero para esto sería preciso que os esforzaseis en desembarazaros de esa coraza que cubre vuestros corazones, a fin de ser más sensibles para los que sufren. El rigor mata los buenos sentimientos. Los profetas no se negaba a nadie; el que a ellos se dirigían, cualquiera que fuese, no era rechazado: la mujer adúltera y el criminal eran socorridos por ellos; no temían nunca rebajar su propia consideración. ¿Cuándo, pues, lo tomaréis por modelo de todas vuestras acciones? "Sí la caridad reinase sobre la tierra, el malo no tendría imperio; huiría avergonzado, se ocultaría, porque por doquiera se encontraría el mal; estad bien penetrados de esto.

Empecemos por dar el ejemplo nosotros mismos, siendo caritativos para todos indistintamente, esforcémonos en no tildar a los que nos miran con desdén y dejemos a Dios el cuidado de toda justicia, porque todos los días en su reino separa el buen grano de la cizaña.

El egoísmo es la negación de la caridad, y sin la caridad no puede haber sosiego en la sociedad; digo más, ninguna seguridad. Con el egoísmo y el orgullo que se dan la mano, el mundo sería siempre un juego favorable al más astuto, una lucha de intereses
en la que son pisoteados los más santos afectos, en que ni aun son respetados los lazos sagrados de la familia.