Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Patria y patriotismo

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    18 feb, 10
    Mensajes
    325

    Lightbulb Patria y patriotismo

    Me gustaría compartir una reflexión en torno a estos dos temas:
    ¿Qué es la patria?

    No es el suelo que uno pisa, ni el paisaje que se extiende sobre el horizonte. ¿Qué duda cabe de que hay suelos iguales o más fértiles que éste o de que sobre este mismo suelo se puede caminar más allá de la propia frontera?

    Y si bien en todo país hay paisajes bellos, ¿no se estremece uno con la mayor intensidad al descubrir aquellos de los que el propio país carece?

    Por ejemplo, no es extraño encontrar entre los habitantes de países templados personas con un gran interés por visitar los más grandes desiertos. Y sin embargo, en los climas desérticos no son pocos aquellos que maldicen su suerte y viajan a climas templados en busca de paisajes menos corrientes.

    La patria no debe ser tampoco el conjunto de los conciudadanos de una misma nación, a pesar de que a menudo se canta a la hermandad en ciertas canciones.

    En países donde el turismo y la inmigración no son tan masivos como para ser molestos, a menudo se invita a casa de más gana al extrangero que al conciudadano --que por lo general, tan solo por ser conciudadano, no obtiene privilegios fraternales en ninguna parte. Pues al vecino, como al paisaje cotidiano, estamos más que acostumbrados, por más o menos bello que éste sea.

    ¿Será la patria la cultura o la historia de una nación? Y sin embargo, superado el obstáculo del idioma, todo el mundo en todas partes puede asimilar la cultura e historias de cualquier nación. En las universidades del mundo existe ya una larga tradición de estudios superiores dedicados a las culturas, idiomas, literatura e historia extrangeras.

    No me cabe duda que un bachiller inglés en hispanología conoce con mayor rigor --aunque con diferente acento-- la lengua española, y aún más probable es que conozca la historia y literatura españolas en mayor detalle y profundidad que la mayoría de españoles, es decir, que aquellos españoles que no han cursado estudios superiores en ese mismo ámbito.

    Al parecer, la patria no debe ser nada real --como el suelo o el paisaje o un conciudadano--, y apenas parece ser algo con menos entidad como la cultura o la historia de un país.

    Pera la idea de patria nos recuerda a todas esas cosas. ¿Por qué?

    En mi opinión, el concepto de patria parece tener detrás al conjunto de todos esos elementos que he citado por separado, pero que en conjunto, tras la idea de patria, se han difuminado, cuando no perdidos de vista. La patria no parece ser realmente nada concluyente, nada con una definición cuyos elementos se muestran claros.

    Y no me extraña, pues todos esos elementos no merecen ni más ni menos afecto que los mismos elementos de todas y cada una del resto de naciones y, como ya hemos visto, algunos --como el paisaje-- son a veces más apreciados si se trata del extranjero que si se trata del propio.

    ¿Cómo podría amarse, por tanto, la idea de patria; una idea confusa y que esconde tras de sí a una serie de elementos que, en verdad, nadie en su sano juicio amaría tan sólo por el hecho de ser elementos propios y cotidianos? La respuesta se encuentra en la propia pregunta. La idea de patria se ama en virtud de que es confusa y de que oculta.

    ¿Qué es entonces ese afecto por la propia patria? ¿Y por qué esa distinción afectiva entre compatriotas y extrangeros?

    ¿No amamantó al bengalí o al vasco su propia madre, como a nosotros? ¿No aprendió el idioma, como lo aprenden los niños, tal como lo aprendemos nosotros --sin más mérito que el de, sencillamente, escuchar? ¿No estudió en la escuela su historia y literatura como la aprendimos nosotros --seguramente, a desgana? ¿y no fue seducido como nosotros por esa difusa idea de "patria", que habla de hermandad y deber para con una nación cuya una particularidad esencial es, a saber, que es la propia?

    ***

    Los patriotas difícilmente podrán entender como la mera idea de patria no es sino una forma de ocultar un deber mucho menos heroico o fraternal: el de servir a los intereses del gobernante de turno del propio país.

    No es extraño que en los países democráticos, donde los gobernantes y, por tanto, sus intereses, son cambiantes, se deba inculcar esta idea con más intensidad en su cualidad de disimuladora de conceptos. ¿Pues cuán confuso no sería deberse a una realidad --unos intereses-- que, al día siguiente, tras las elecciones, llegaran a ser distintos?

    En países, en cambio, donde prima siempre un mismo tipo de gobierno o incluso un mismo tirano vitalicio, se puede decir claramente: servir a la patria es servir a los intereses del tirano o del partido, y los patriotas --y los tiranos-- quedan así contentos. Ciertamente, los ciudadanos de esta suerte de naciones no pueden --o no deben-- distinguir entre amar a la patria y amar a algo real: las voluntades de sus gobernantes; y sería, por tanto, una mentira demasiado evidente para ellos --demasiado ofensiva para sus inteligencias-- lo que aquí es una mentira sutil e imperceptible para muchos: que ese no es el único y verdadero sentido de patria.

    A pesar de esta diferencia, el patriotismo como velo, difuso, y que oculta una verdad incómoda, compleja y confusa a las mentes simples, tiene algo en común con el patriotismo realista de los países no democráticos, y es que ambos afectos conducen a morir y dar muerte.

    Sin duda que viene al caso apelar a la biología y bendecir la existencia de distintas naciones, pues la biología nos enseña que lo desviado, lo inadaptado, lo defectuoso, tiende a perecer en la naturaleza, y la existencia de las naciones nos garantizan que los patriotas se maten entre ellos, lo que --sin duda-- es, a mi parecer, una fórmula de auto-aplicación de higiene para nuestra especie.

    Por desgracia, la tecnología y la estrategia militar, así como la lógica política a la que sirve y ha servido siempre, implica a los ciudadanos sin afectos patrióticos en todos y cada uno de los conflictos armados. Pero ¿qué clase de respeto a la vida ajena se le puede exigir a alguien que incluso ya ha despreciado la propia en virtud de la servidumbre o bien a la verdad de la realidad del tirano o bien a la mentira de que no sirve al interés de uno más o menos provisional?

    "No camines delante de mí, puede que no te siga.
    No camines detrás de mí, puede que no te guíe.
    Camina junto a mí y sé mi amigo"

    .
    Albert Camus

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    07 oct, 08
    Ubicación
    Barcelona. Catalunya
    Mensajes
    4,777

    Predeterminado

    Salam Mikaeel:

    "El patriotismo es el último refugio de los canallas"; de la película "Paths of glory" -Senderos de Gloria-, del director Stanley Kubrick; guión: Stanley Kubrick, Caldero Willingham y Jim Thompson, a partir de la novela homónima de Humphrey Cobb.

    Y un escritor que no recuerdo su nombre dijo: <<La patria es el lugar dónde transcurre nuestra niñez. (es decir, es el recuerdo de nuestra infancia).

    Salam
    “El fenómeno del Libro Sagrado (Al-Qu`rân) regla de vida de este mundo y guía más allá de él (...) es la compresión del sentido verdadero del Libro. Pero el modo de comprender está condicionado por el modo de ser del que comprende y, recíprocamente, el comportamiento interior del creyente está en función de su modo de comprender.”. Henry Corbín. Historia de la Filosofía Islámica. Editorial Trotta. 1994 Madrid. pp. 19

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •