PDA

Ver la Versión Completa : La caída del imperio yanqui



maria
16/02/2012, 20:38
http://www.insurgente.org/index.php?option=com_content&view=article&id=10479:la-caida-del-imperio-yanqui&catid=243:articulos&Itemid=619

(Un artículo de la letrada Purificación González de la Blanca, miembro fundador del colectivo internacional "Ojos para la paz").-

El dólar se ha hundido y la Reserva Federal Norteamericana (ese cártel de empresarios judíos vinculados al petróleo/banca/armas: Rothschild, Lehman Brothers, Rockefeller…), ha decidido qué países hay que invadir y destruir para apropiarse de sus recursos.

<<¿Caerá el Imperio yanqui? ¡Claro que sí! ¿No cayó el de la Roma eterna? Todo es cuestión de tiempo. Conviene releer al ruso Danilesky, al germano Spengler y al británico Toynbee, que han revelado las claves de la vida y la muerte de las Civilizaciones, y también a Jean-François Revel, que descubre cómo terminan las democracias. Pasemos por alto al norteamericano Fukuyama, equivocado al profetizar el fin de la Historia. En los anteriores, nos enteramos de las causas de la agonía de la España donde no se ponía el sol, y la decadencia del imperio británico… y los yanquis le seguirán pronto con la liquidación del Imperio del dólar.

Los síntomas que preceden al colapso y muerte de los imperios más reveladores los encontramos en la decrepitud de los dirigentes. Césares decadentes, ineptos y sangrientos en Roma. Paralelamente, los últimos presidentes yanquis dan la réplica: Uno asesinado, otro depuesto por mentiroso, seguido de otro rijoso que denigró el despacho oval, y ahora la saga de los Bush. Estos últimos saben bien que dentro de un cuarto de siglo las reservas petrolíferas de EE. UU. se agotarán. Entonces ellos y sus herederos tratarán de apoderarse, por las buenas o por las malas, de todas las regiones del planeta con petróleo en sus entrañas. El objetivo de la actual guerra de Iraq no tiene otra justificación.>>

(...)

<<Al que la naturaleza le haya gratificado con gas o petróleo ya sabe que se encuentra en la lista de espera de ser invadido. Para disimular el atropello, se invocan pretextos de que sólo se trata de democratizar unos países tan atrasados... Así llegamos al dato que buscamos: al imperio yanqui le queda otro cuarto de siglo dedicado a la rapiña.>>

(...)

<<Desde luego, no será una muerte suavizada por la eutanasia. Grandes convulsiones y sangrientas catástrofes padecerán los testigos vivientes. Como profetiza la Sagrada Lectura, los vivos envidiarán a los muertos. ¿Qué vendrá después? Quizás nuevos dictadores, otras fronteras y tal vez la cíclica manía de perseguir a sangre y fuego la estúpida inclinación de las personas a pensar distinto... A nosotros se nos ha concedido el privilegio de ser testigos del ocaso del Imperio yanqui.>>

Estos párrafos están recogidos de un artículo, titulado “Ocaso”, publicado en el Diario de Cádiz, en octubre de 2003, por el coronel D. José Pettenghi, fallecido pocos meses después. Hoy son de extraordinaria actualidad.

El autoatentado del 11-S daría carta blanca a los EE. UU. para las invasiones proyectadas de Afganistán e Irak, que comenzarían la lista que anunciara en su día, en entrevista concedida a Democraty Now, el general Wesley Clark, en la que siguen Libia (ya destruida y saqueada), Siria, Líbano, Yemen, Somalia e Irán.

Si nos parece catastrofista, pensemos en el campo de pruebas militares en que han convertido a Afganistán, en el millón de muertos y los 4.5 millones de refugiados de Iraq, en los once meses de bombardeos de los Aliados y la OTAN sobre Libia (que continúan), sobre hospitales, colegios (más de 45), rebaños, flota pesquera, universidades, aldeas, barrios, puertos, aeropuertos, sistemas de regadíos, centrales eléctricas, bibliotecas... Que han reducido a escombros al que fuera el país más próspero de toda África, según la Agencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (ONU), que había hecho su propia revolución con éxito: niños escolarizados, atención sanitaria gratuita y de alto nivel, mayor RPC, mayor esperanza de vida (casi 78 años), mayor PIB, reparto mensual de las rentas por petróleo (equivalente a 300 euros a cada ciudadano libio)... El 2% de los libios han sido asesinados. Hoy los supervivientes -que hace unos meses tenían cubiertas todas sus necesidades- están de luto y deambulan, con miedo, por las calles buscando comida, perdidos los puestos de trabajo, sin hospitales, sin escuelas a las que llevar a sus hijos, sin luz, sin agua, sin alimentos... Durante las últimas lluvias, miles de libios se han lanzado al desierto para recoger terfes, una especie de trufas (el maná de la Biblia) muy codiciadas que poder vender para hacerse con algo de dinero. Las reservas de oro del Banco Central libio han sido saqueadas, los pozos y refinerías de petróleo cercados por militares estadounidenses y británicos, y repartidos los contratos de reconstrucción. Aunque no se trata sólo del saqueo y el pillaje sino también de impedir el movimiento panafricano que lideraba el coronel Gadhafi, que estaba decidido a implantar su propia moneda (el dinar), dejando de lado ese trozo de papel carente de valor que es el dólar, y su propio sistema de telecomunicaciones. Médicos sin Fronteras acaba de acusar al gobierno títere de Libia de practicar la tortura como modus operandi y de las “desapariciones” cotidianas de libios. ¿Es ésta la democracia? Si: la democracia de Guantánamo, la de los escuadrones de la muerte, la del terrorismo de estado.

Todo ello mientras invaden Siria con miles de mercenarios que realizan a diario sabotajes y asesinatos (de los que culpan al gobierno sirio, qué cinismo), apuntan a Irán, con bloqueos y asesinatos, envían tropas a Somalia (¿Quiénes serán los piratas?) y agitan Pakistán.

El dólar se ha hundido y la Reserva Federal Norteamericana (ese cártel de empresarios judíos vinculados al petróleo/banca/armas: Rothschild, Lehman Brothers, Rockefeller…), ha decidido qué países hay que invadir y destruir para apropiarse de sus recursos. Va a ser dolorosa la caída del imperio, sobre todo para los que tengan petróleo... o no quieran vender en dólares. Ya lo decía, en 2003, el coronel D. José Petthengui.

El caminante
20/02/2012, 09:29
Los Estados Unidos están desbordados por tantos conflictos y esto tiene un impacto enorme en su económia y su sistema político. Esto casi con toda seguridad agravará la crisis económica y si la crisis económica se agrava y el pais llega a la quiebra completa habrá muy probablemente una crisis social y política sin precedentes; que en el mejor de los casos puede llevar el régimen estadounidense al colapso definitivo, con la consecuente liberación del mundo.

Estados Unidos ha sido, sin duda, el peor imperio de la história. Nunca tan pocos habian dominado a tantos. Su dominación se ha basado en el control de la economía y la cultura. Han substituido la censura y la represión usadas en otros tiempos por el engaño, la persuasión y la dependéncia. Su método de dominación consiste en crear hábitos a sus ciudadanos y manipular su comportamiento.

A pesar de esto fuera de sus fronteras siguen usando la censura y la represión para intentar dominar a las naciones que se resisten.